Thursday, December 21, 2006

VOLVER DE UNA LARGA AUSENCIA

*

Tu influencia en mí
me es odiosa
Moriría
si te odiara lo bastante.



Dein Einfluß auf mich
ist mir verhaßt
Ich würde sterben
wenn ich dich genug haßte.


*de Rolando Revagliatti. revadans@yahoo.com.ar

- "Tu influencia en mí..." traduce al alemán Renato Vecellio.




Volver de una larga ausencia...




Jueves, 21 de Diciembre de 2006
La tormenta*

*Por Federico Tinivella.


Patricio Rodaballo del Solar acaricia el bolso que lleva sobre las piernas.
Allí dentro hay algunas fotos. Recorta en su cabeza una y la quita del álbum imaginario. Se puede ver abrazado a Linda con el imponente glaciar como toda escenografía. Ahora lo distraen unos patos que viajan en dirección contraria al ómnibus, que se desliza por ese espacio lánguido y seco que es La Pampa.
No es fácil para Patricio desandar el camino, volver a casa a refugiarse en los secretos conocidos.
De la brisa de los ojos se desprendía el aroma de esos instantes previos a las tormentas, en que la densidad del aire oprime los huesos del alma, desata inquietudes y pega en el vidrio una calco que dice: cuidado. Los ojos vagaban dispersos en los vericuetos de la calma. Dreuty había bebido de más.
Se le dificultaba enfocar las piezas concretas de ese ajedrez que el creía era la vida. Iba al tanteo, de bruma en bruma, como los boxeadores que han recibido demasiado y solo atinan a abrazar a su adversario.
La estación de ómnibus es ácida. Hay en los pasillos, de madrugada, cierta tensión angustiante, como los instantes previos a las tormentas. Los habitan, como extras de un film liviano, personajes fascinados y frágiles, que se envuelven en asientos duros como el acero, mientras un escobillón enorme barre los sueños que van cayendo al piso sin red.
Dreuty, borracho, apenas podía con el peso de sus párpados, a duras penas insistía con tratar de mantenerlos abiertos. Temía dormirse mientras llegaba el bondi que traía al tío del sur. La visión débil le permitía solo distinguir cuerpos fuera de foco, como cuando la vista cede en los finales de una película densa.
Detrás de los vidrios de la estación, que conforman un límite escaso, se gestaba sin pausa una tormenta. Desde el oeste un viento espeso empujaba las latitas de gaseosas y envoltorios de sandwichs de miga de crudo y queso.
Iluminó todo, como si encendieran una habitación oscura con 1000 wats, un rayo que secó la garganta del Panza de inmediato. Recobró la visión, pero la incertidumbre se apoderó del cuerpo. Los viajantes que iban bajando buscaban rápidamente refugio. Los truenos eran una negra cortina musical. Se podía
ver el rostro rendido del hombre de la escoba, apoyando la barbilla sobre su mano cansada. Los niños tiraban de las polleras de sus madres, se perdían aquellos que intentaban hacerlo de las calzas, muy de moda en esta época, a ellas las tomaban de la mano.
Imaginaba el Panza ahora el rostro de su tío sentado junto a la ventana, porque siempre pedía ventana, deleitándose con lo que pasaba allá fuera.
Este pensamiento lo tranquilizó. Sabía que su tío amaba las tormentas, había sido marino mercante, allá en Comodoro Rivadavia. Más de una vez le contó historias de altamar, la inmensidad de unas olas asesinas que le pegaban duro al barco en la mandíbula. Lo que nunca contó fue por qué regresaba
solo, sin la compañera con la que había emprendido viaje y aventura.
Linda Lusardi era de cutis trigueño, mirada de pájaro alerta, y cuerpo atlético, producto de años de patín artístico. Oriunda del norte de Santiago, donde las pistas de patinaje eran de tierra, se había desplazado al sur de Santa fe después de oír en la posada el Tanguví del imparablecrecimiento de una ciudad llamada Rosario. En el Tanguví Linda era mesera y cuando la situación lo requería se aventuraba a dejarse llevar hasta las habitaciones del primer piso, generalmente con viajantes o vendedores de
enciclopedias. Para los viajantes la soledad del camino es conmovedora, un lecho desnudo como la espalda de un campo arado es la fotografía triste que los acompaña desde que abandonan el catre familiar. Resuenan también las voces de los amigos, "mirá que se queda sola tu germu", entonces, por las
dudas, "salimos empatados", le confiesan a Lusardi abrochándose la camisa.
El ómnibus que traía las esbeltas piernas de Linda a Rosario hizo escala técnica en Ibarlucea, y el destino juega con dados de papel, que en el viento arriman su tristecidio. Ahí andaba en su pony Patricio Rodaballo del Solar con el pecho cargado de bellos igual que Andy García, con la vista clavada en un poste que alojara un palomo de dimensiones extraordinarias. No soltaba la mirada de aquel palomo, la gomera apretada con furia, el ojo izquierdo entrecerrado para hacer blanco. En aquellos días la comida
escaseaba en el campo quemado por la sequía y pensar que solo a unos pasos estaba Rosario, la creciente. Linda dejó atrás el último escalón del Tirsa y se topó sin más paredón que el viento con la figura, viril y estirada ahora sobre el Pony, del tío de Dreuty que andaría por los treintaipico. Aún los músculos apretados sobre el hueso, aún algunos cabellos dorados bajo ese sol dorado. Linda casi se desmorona ante tanta belleza, el palomo si cayó, pero debió ser compartido. Lusardi nunca llegó a conocer Rosario, sí la destreza de un gaucho posmo y aventurero.
Lo cierto es que Rodaballo del Solar llegaba ahora solo del sur, después de diez años de pelearla mano a mano con la trigueñita, como la describía en sus cartas plagadas de errores de ortografía y solo bajaba ahora del bondi en medio de una tormenta macabra. El Panza creyó al verlo que descendía de un barco, la estación inundada ayudaba a construir esa imagen. Lo abrazó sin mediar palabra, y juntos se largaron a caminar bajo el agua. Pareciera que la lluvia lava las angustias, quita lo feo, como cuando bajo la canilla desterramos lo negro de las hojitas de lechuga.

*Fuente: Rosario-12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-6691-2006-12-21.html





Miércoles, 20 de Diciembre de 2006

Desaparecido*


*Por Sandra Russo

Hablamos un idioma y nos comunicamos a través de él. A través de un idioma es que estoy escribiendo e intentando comunicarme. Es decir: debo confiar en ese idioma y en mi manera de manejarlo, de usarlo al escribir. No me sirve de nada volcar aquí un par de reflexiones si del otro lado nadie va a entender, o a sentir, o a pensar. Pero la lengua tiende sus trampas y muchas de ellas, infinidad de ellas, nos pasan inadvertidas tanto para los que escribimos como para los que leemos. San Barthes lo explica muy bien,
traducción mediante, incluso, cuando dice que "la lengua es fascista" y que "se define menos por lo que permite decir que por lo que obliga a decir".
La lengua nos obliga a decir. Bien. Las palabras no vienen solas, sino cargadas de guirnaldas, olores, lanzas, truenos, vacíos, despertadores, somníferos. Es desde esa perspectiva que ha reaparecido entre nosotros la palabra desaparecido.
Voy a tomarle prestada una idea que Marcelo Figueras escribió en su blog.
Uno de los efectos más visibles y personalmente verificables de la desaparición de Jorge Julio López es no sólo la reaparición de esa palabra que llega cargada, ella específicamente, de tormento, escalofríos y
amenazas, sino la reconstrucción de cómo esa palabra se constituye, la locura y la confusión que implica. Lo que advirtió Figueras es que este caso, el caso López, recrea la figura de la desaparición en todo su poder siniestro, y parte de esa recreación-repetición fue la actitud inicial de su familia, atribuyendo la ausencia de López a un problema de estrés o vejez.
En esa duda, en esa vacilación primera es que la figura de la desaparición hace pie para iniciar su recorrido enloquecedor. Como sin pasado, como sin experiencia, como sin antecedentes, incluso en las circunstancias ardientes en las que se produjo esa desaparición, la desaparición es algo tan contra
natura, tan demencial, que fue una palabra esquivada, casi meditada antes de sentirse, sentirnos listos para pronunciarla.
Desde que llegó la democracia, la palabra desaparecido estaba tan cargada de dictadura que prácticamente se limitó su uso para aludir a las desapariciones políticas. La gente perdida (los que se fugan, los que se pierden) no eran desaparecidos: la lengua obligaba a decir, junto con la palabra desaparecido, desaparecedor.
Fue recién con el lento paso de los años y con el lento avance de la Justicia que fue posible la recuperación de esa palabra para designar desapariciones sin desaparecedores. Pero el caso López interrumpe ese proceso abruptamente. Nos reenvía colectivamente al espanto de saber que hay
todavía personas dispuestas a secuestrar a alguien y borrar rastros, personas aparentemente mucho mejor entrenadas para esto que cualquier secuestrador extorsivo, que consiguen tragarse a alguien, eliminar sus huellas, atormentarlo o asesinarlo de modos tan sanguinarios y amorales como nunca se le ocurriría a ningún secuestrador extorsivo.
La puesta en escena de esa desaparición (justo antes de la condena a cadena perpetua a Miguel Angel Etchecolatz) tiene el brillo soez de las operaciones muy planificadas. Y la palabra desaparecido, que reapareció junto con la aparición, en ese mismo juicio, de la palabra genocidio, trepa por nuestros
cerebros y baja hasta nuestros estómagos, atravesando la gruesa capa de defensas que le oponemos.
Nuevamente se produce una operación de sentido en la lengua que compartimos entre todos. Los perdidos vuelven a ser perdidos.
Desaparecido, está Jorge Julio López.

*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-77959-2006-12-20.html







¿Sabe usted dónde está su hijo?*
20/12/06


*Por Sandra Russo

(APE).- La idea hace rato que está en danza, y reaparece en distintos lugares y en diferentes circunstancias que, en realidad, no son tan diferentes: cuando arrecian las quejas de vecinos por menores que delinquen o simplemente deambulan, como ocurrió ya en Mendoza y La Pampa, a alguien se le ocurre enviar a la respectiva Legislatura un proyecto de ley que sancione a los padres de los menores con multas o prisión. En este caso, la idea fue reflotada en San Luis, provincia cinematográfica y aparentemente, según sus esporádicos y carísimos spots publicitarios, de pleno empleo. Sin embargo, con una minoridad amenazante. El gobierno puntano elaboró un proyecto según el cual los padres de un menor que cometa un delito que ellos podrían haber evitado serán arrestados y deberán cumplir una pena de hasta 120 días de prisión. La aprobación del proyecto implicaría modificar el Código Contravencional local.
Esta semana la iniciativa recibió tratamiento en la Cámara de Diputados de la provincia, según agregó la agencia Télam.
Para la aplicación de estas medidas, el gobierno dispuso la creación de 22 fiscales barriales y departamentales distribuidos en toda la provincia y se designará un fiscal por cada comisaría en las dos principales ciudades de la provincia, San Luis y Villa Mercedes.
El proyecto del gobierno puntano indica que cada vez que se cometa un delito, la policía deberá avisar al fiscal barrial, quien será el encargado de realizar el sumario y avisar a su vez al juez de instrucción, quien dirigirá la confección de las actuaciones y controlará la investigación.
"La policía deberá acatar las órdenes de los fiscales y éstos tendrán la facultad de dirigir la investigación de los delitos cuyas penas privativas de libertad no sean mayores que cuatro años", sostiene este proyecto.
Hace falta agregar, para hacer una relectura de esta noticia, que el chico en la calle o el chico implicado en un robo no es un sujeto para este tipo de proyectos de ley, sino un objeto del que el Estado se desentiende, como si los derechos vulnerados de esos menores (derecho a una vivienda digna, derecho al juego, derecho a la alimentación, entre tantos otros) fueran exclusiva responsabilidad privada de los padres, ante una sociedad que sólo se reserva el derecho de sanción y castigo. Una aberración sólo comprensible en el marco de un gobierno provincial que busca glamour y que pretende esconder la basura debajo de la alfombra.

Fuente de datos: Diario La Nación 11-12-06.


*Publicado en AGENCIA PELOTA DE TRAPO. agenciapelota@pelotadetrapo.org.ar
http://www.pelotadetrapo.org.ar/





Fueguito*


Es una noche cualquiera. usted esta en un lugar cualquiera, un bosque, la costa de un río, el jardín de la casa de algún amigo. junta hojas y ramas secas, hace una buena pila. Se arrodilla sobre la tierra, acerca un fósforo a las hojas y espera. su figura -rápidamente lo descubre- tiene la reverente actitud de alguien que aguarda un milagro. Tal vez se trate de una vieja ceremonia a la que esta acostumbrado, y le baste forzar un poco la memoria para descubrir un vasto mapa de de fogatas a lo largo de su historia. Pero esta noche -siempre suele ser así- vuelve a sorprenderlo y a exaltarlo igual que la primera vez. Ante el crepitar de la llama, usted se siente extrañamente en casa. Es como volver de una larga ausencia. Un reencuentro en el que, con el concurso de la noche y el silencio, se va desanudando un lenguaje al mismo tiempo familiar y secreto, alimentado de certeza y plenitudes breves. El fuego crece y mantiene un monologo en el que usted encuentra una correspondencia exacta. El fuego es puro movimiento y usted no es más que sus ojos y el calor de su piel. rodeados por la oscuridad, protegidos, suspendidos, están en el centro del mundo. Usted siente que nada puede tocarlo. Escucha su mente desbrozar trabajosamente una idea: no soy el que fui ni soy el que seré. Simultáneamente toma conciencia de la banalidad de todo pensamiento.
A esta altura, usted es una sola cosa con el fuego, un presente inevitable. se entrega, se abandona. Sin embargo, cree comprender que de esa comunión se desprende un sentimiento más amplio, que trasciende esta hora. a través del trabajo del fuego parece surgir una medida de orden. los ojos fijos, subyugado, sin cambiar de posición, usted piensa que, detrás de su persistencia, el fuego es fundamentalmente inocencia, un regreso a la limpidez del origen, al remoto albergue de toda posibilidad. y comienza a percibirse usted mismo inocente, como una hoja en blanco donde todo puede ser escrito, donde todo esta por ser iniciado. Y acá es donde vuelve a reconocerse. Y a reconocer los términos que han marcado sus pasos a través de los días, los meses y los años: permanecer desposeído, abierto a lo imprevisto, alerta, en permanente sospecha. Son principios de una doctrina que se ha ido forjando y cuyo sentido ahora el fuego le devuelve. Comprende que también en usted ha ardido siempre parte de ese fuego. Que esa es una llama de consumación. Una llama donde usted se ha sacrificado siempre a si mismo, ha sacrificado su vida, las posibilidades de su vida, los accidentes de su vida, tal vez con el único fin de deshacerse de su historia o de construir una historia diferente. Es posible que oiga voces a través del aire nocturno, sin saber si se trata de amigos que vienen a buscarlo o si son llamados que llegan desde otros años, desde otros ámbitos, suscitados por otros fuegos. acomoda algunas ramas y piensa que cuando todo esta dicho es bueno regresar al fuego, al origen.
Que es bueno, muy bueno, volver a arrodillarse ante su voracidad, estudiar su movimiento y el núcleo cambiante de su centro. Que es bueno para sus alegrías y para sus dudas. que ahí, libre de toda esperanza, puede limitarse a mirar y a no pensar. Y en esa llama sin tiempo ve arder también el ciclo que termina precisamente esta noche, el ciclo que comienza, los muchos que vendrán con sus cargas de confusiones y riquezas, lo que ha sido, lo que será, y todo cuanto alberga la oscura, invencible memoria o nostalgia de la sangre.


*de Antonio Dal Masetto.





Reescribiendo a Inventiva social*


Este año, luego de que saliera por la página web www.euroyage.com el resultado del concurso sobre Mozart, comenzaron a llegarme distintas ediciones literarias. Algunas presentan material profusamente, que la mayoría de las veces no llegué a leer completamente, otras pedían que se les mande material, y están las que me ofrecían diversos cursos literarios para mejorar mis posibilidades de mercado. Inventiva social en cambio me ayudó a conocer a escritores comprometidos en lo social. Realizar los ejercicios de escritura fue muy importante para alguien que como yo, se está iniciando. He podido disfrutar de cuentos de Soriano y reescribir noticias, que me permitió expresar mi opinión libremente desmenuzando algún artículo que me hubiese impactado. He podido intercambiar opiniones con escritores de trayectoria que se han molestado en escribirme luego de leer algún cuento o nota mía. Lo único que no he podido hacer fue asociarme por motivos obvios y Eduardo seguramente lo ha percibido porque nunca me lo ha demandado. Será por eso que aunque no soy socia me siento amiga.

Felices fiestas para todos y un gran abrazo

*Mirta Alicia Gisondi mirtagisondi@hotmail.com




Correo:
*
Te doy mi palabra: noticias de los cuentacuentos
Editorial

Pedir la palabra

*Por Cristina Villanueva

Como en una asamblea para no superponerse a las otras voces pedirla si se tiene algo que decir y no para repetirse. Usar las bellas, fuertes, sonoras, buenas palabras para salirse de lo ya dicho, lo gastado.
Darle gracias a la vida como Violeta Parra, agradecer incluso tener la oportunidad de soportar los dolores. Bendecir (bien decir), tener quienes nos escuchan y leen. Se está asomando otro año, necesitamos despedirnos de éste. Agradecer todo lo que vivimos juntos, incluso con los que no nos
conocemos de cuerpo presente y si de alma que nunca está ausente.
Invitarlos a todos a celebrar la salida de un año y la entrada de otro. Lo mismo que cuando el sol se va y llega cambia los colores del cielo. Los años que van y vienen dejan surgir la celebración y lo nuevo. La propuesta es encontrarnos y festejar con palabras que salsearán las comidas y bebidas.
Traigan poemas o cuentos a la cena de fin de año, con algunas copias para repartir. De está forma todos tendremos un regalo de papel para llevarnos a casa, guardar debajo de la almohada y gustarlo como una golosina por las noches. Pongan su nombre en el texto junto con el del autor ya que uno se apropia de lo que lee y ya lo habita. Inventen brindis.
El brindis que más guste tendrá un premio.
Los esperamos con las palabras más vitales, las habitadas por todo lo sentido, las que nunca se quedaron dormidas en la frase hecha.

Cena de Fin de Año
Viernes 29 a las 20.30
JC Café, Gascón esquina Bartolomé Mitre
Informes y reservas: 4771-9590
pluma@velocom.com.ar



*
Queridas amigas, queridos amigos:

Agradecemos la colaboración brindada en el 2006 a nuestros diversos proyectos culturales, ¡les deseamos unas felices fiestas de fin de año y un venturoso año 2007!


Los domingos 24 y 31 de diciembre del 2006 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa Poesía y Música Latinoamericana, en español y alemán, música de diversos compositores latinoamericanos y textos de diversos poetas latinoamericanos en sendos programas especiales de navidad y de despedida del viejo año y bienvenida al que comienza. ¡Les deseamos una feliz audición!

ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at (Link MP3 Live-Stream)
!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!

REPETICIÓN: ¡La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!
Cordial saludo!

YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schießstattstr. 44 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel. + Fax: 0043 662 825067



Ejercicios de escritura:


1. La agenda del año*

Un año puede ser una lluvia. Un vértigo de acontecimientos que apenas pueden ponerse en palabras.
Sea por el dolor, la alegría o el asombro, los invito a construir una agenda de sucesos-sentimientos -ficciones del año. Mes por mes, consignemos frases sobre acontecimientos personales y/o sociales.
Los escritos se publicarían del 26 al 31 de diciembre.
(Para cualquier consulta me escriben)

*Eduardo F. Coiro. inventivasocial(arroba)hotmail.com




2. Collage de frases.

Se trata de construir una narración utilizando en la mayor medida posible una serie de frases:

-El/ella habla desde una antigua devastación.
-No estoy lo suficientemente deprimido/a para ser artista.
-Como a esa gente que se aferra habitualmente a un salvavidas de plomo.
-Cuidame a mi nena, que no le pase nada, por que si no cuando vuelvas te la vas a ver conmigo.
-Hasta que punto del sufrimiento hay que llegar para parir la escritura.
-Lo más inconscientemente feliz que pueda.
-Tenía vocación por remontar ilusoriamente la adversidad.
-Nadie puede amar sin el corazón libre.
-El mundo para el/ella era un gran tedio.
-Para el dolor nunca hay auspiciantes.
-"casi un fracasado como vos".
-Llevaba en silencio la plegaria que dice por mi culpa, por mi culpa, por mi grandisima culpa.
-Pero esa ilusión de futuro ya casi se desvanece.
-Y le pedimos al otro, más que a nosotros mismos.
-Vió una clara vocación por el destierro, por el exilio de propia vida.
-¿Cómo hacer para que la vida no sea morir lentamente en gotas?
-Era una imposición razonable al lado de otras murallas brutales, pero una imposición al fin.
-Aquello era una cienaga sobre la que no se podía construir nada estable.
-En esa lucidez sin remedio que tienen las víctimas.
-Todos somos actores, y no dejamos de representar un papel para los demás.


Para dudas y consultas, me escriben, es para publicar antes del fin de año.


*Eduardo F. Coiro. inventivasocial(arroba)hotmail.com



3. Re-escribiendo a Inventiva Social*

A la largo del año se editaron y titularon muchas ediciones. Quiero proponerles que tamicen, que condensen en algunas frases las experiencias de lectura y/o escritura en Inventiva Social.
Para el 29 /30 de diciembre.


*Enviar escritos a: inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar



Una antología personal.
-Sólo para socios de Inventiva-

Los invito a enviarme una selección de sus escritos (ya publicados o no) para editarlos en los últimos días del año y durante el mes de enero del 2007. Con respecto a la extención de cada antología, la idea es no superar los 100 kb.
Cualquier duda me escriben.

*Eduardo F. Coiro. inventivasocial(arroba)hotmail.com


*

Reescribiendo noticias. Una invitación permanente y abierta a rastrear noticias y reescribirlas en clave poética y literaria. Cuando menciono noticias, me refiero a aquellas que nos estrujan el corazón. Que nos parten el alma en pedacitos. A las que expresan mejor y más claramente la injusticia social. El mecanismo de participación es relativamente simple. Primero seleccionar la noticia con texto completo y fuente. (indispensable) y luego reescribirla literariamente en un texto -en lo posible- ultra breve (alrededor de 2000 caracteres).
Enviar los escritos al correo: inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión los escritos que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas, solo verificar que un autor con nombre Y/o seudonimo , y una dirección personal de mail nos envia un trabajo.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre el escritor y el editor, cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura

¿ Otras preguntas o consultas? escribi a inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar

No comments: