Sunday, March 25, 2018

UN OLOR A TIERRA MOJADA TIENE MI ESPERA…


*Foto de Karina Giglio.










Pienso*



...tal vez sea necesario modificar
la rutina de mis días
para calmar este tumulto de latidos
que ya conoce todos los declives.

Comenzaré a nombrar y creer
cosas imposibles :

Sentir que tu mano me acaricia la frente.

Que el mundo no me duele.

Que mis pies bailan con zapatillas de punta.

Y el mundo no me duele...

Que pronto y por siempre iré en busca del mar
desde mi simple arroyo. Seré
la ansiedad del agua saltando pozos.

Llegaré. Y convertida en playa, contaré al océano
mi más grande mentira:

Que el mundo no me duele.


*De Miryam Colombotto Seia. miryamseia@cablenet.com.ar











UN OLOR A TIERRA MOJADA TIENE MI ESPERA…

-Textos de Miryam Colombotto Seia.









*


Así.

Llégame

pausadamente

como el gesto de la llovizna.


Un olor a tierra mojada
tiene mi espera.









Código Secreto


Se vieron venir como otras veces.
Ella supo que podría mirarle
-electricidad corriendo por el cuerpo-

Se encontraron detrás de la tarde
cuando la arena tibia era un mimo
en las palmas de las manos.

Sin pensar. Sin propósito. Siguiendo
un  diálogo de pieles en código secreto
escribieron en sus cuerpos la universal historia

...con todos sus secretos









*


No hay una orilla en la verdad
todo es un inmenso, infinito mar
se puede oír la oscuridad respirando a mi alrededor
pueden ser mis deseos un río de resplandores que se apagan
entre hechizos de una noche sostenida y frágil.

No hay una orilla en la verdad
porque es redonda y brillante. Como esta luna de sal











Alumbramiento



La luna se ahuecó, se hizo
regazo para contenerme…

…nana-luna-una-pena-quema-como-ausencia


noche-luna, regazo maternal
para mi sueño,
como en medio de la jungla
casi sin dolor

tu y yo
damos a luz
solas.











*



Sé, que sabes.
Hoy
llovizno sobre tu recuerdo.











Arder en lo que amamos



Así estoy, cuestionando el estar, sin entender con certeza los para qué... (Que suele preguntarme la del espejo)

Le digo que a menudo una suerte de llamado
con reminiscencias de algo conocido, hace que suponga
que son llamadas del fuego original -así como siempre nos ha fascinado mirar las llamas de un fuego encendido en el hogar;
o la luz de una vela en la oscuridad de un cuarto-
Como si fuéramos parte de la misma combustión.
Otra cosa no sé...

Pero me han dicho que el mundo todo, el de cerca y el de lejos
nos indica que debemos arder.
Arder en lo que amamos.

Y que, si eso fuera posible, así de inmensa la fogata, sería de una claridad tal que podría atravesar los demás cuerpos celestes.
Supongo que eso es lo que no logramos.
Tal vez Dios ha cerrado los ojos,
tal vez necesita de una combustión así
para volver a mirarnos.

El tiempo nos lleva hasta donde la memoria lo elige.
Y yo lo veo como a un anciano que nos carga sobre su espalda
como a niños cansados.
Otra cosa no sé...









*



La soledad se ha puesto mis zapatos
y sale a caminar
por mi garganta.

Le hace dos nudos.
Los desata.

Entra en todos
los recodos
y recuerdos.

Simula ser
una pena superada.
Se pierde en el camino de mi cuerpo.

Con indulgencia
la miro
y le hago señas.

Se quita los zapatos
regresa a mí.

-No me queda más remedio
que abrazarla.











El viaje



Amaso tu silencio como pan leudado
junto a la tibieza del hogar,
será tu equipaje.
Las luces del alba sostienen todavía
aquella mirada que no supe darte
porque el cansancio dolía
en el pecho-las uñas-la espalda-las manos.

(Una fotografía sorprendida por el tiempo.
Así es la vida)

Y como la poesía  no quiere
Que  el lenguaje pese
me despido de vos como si fuera
en una estación de trenes...
defiendo algunas palabras
contra el tiempo que todo lo arrebata.
Ya llega el estrépito de hierros candentes.

Lo infinito se consuma en los rieles
sobre el tren que parte.
Y te lleva de viaje…

Una fotografía sorprendida por el tiempo.
Así tu imagen











A pesar de ser febrero



Madre, estoy zurciendo los recuerdos

como tú lo hacías con los dobleces del invierno.

Préstame el hilo azul, el de tus silencios...

alcánzame los verdes, debo cavar la tierra

de los dormidos sueños y dejar mi semilla,

la que tú no creías que germinaría...

Consígueme un hilo blanco para las iniciales

de su pañuelo, el de mi padre, que iba y venía

de su sudor, al nuestro.

Madre, que estoy zurciendo los recuerdos

necesito una manta que me abrigue

y cubra la semilla que germinó... y florece.

Todavía tengo frío a pesar de ser febrero.












El mundo nunca es inocente



Esta tristeza mía que llega de no sé dónde
tal vez desde esa etapa en que el mundo era inocente
tan rápido me toma como algo suyo
y me arrebata mucho de lo otro que soy
Expuesta a todo. A salvo de nada.
Con ella puedo entrar en la intimidad
de sitios que era míos
(Miento; nunca nada fue mío) y observar
la vida de las cosas que ahí están
y aún siguen sin decir nada
pese a mi pregunta interminable:
-madre ¿porqué no me dieron
permiso para volar?
La urgencia de lo absoluto,
-grande como una verdad-
no se resuelve cerrando puertas.
Ni ahora.
Ni antes.
Jamás.
Ahora sé.  El mundo nunca es inocente.









*



Aquí estoy, dentro de las verdades relativas
acribillada de realidad
haciendo pie en lo bello cotidiano
encuentro el equilibrio
que siempre está
en el filo de la verdad.













Los espejos se apagan...



...consumen instantes que ya fueron.

Ante el hecho irrefutable
se me aturden los ojos de mirar presentes
deseados
que no son.
Entonces
huye de mi pecho un color despavorido.
Sopla el viento su flauta de sal.
Una boca de sangre aúlla y divide relámpagos.

En medio del fragor de cada día
a esta hora del ocaso y la soledad
es
cuando
dejo
de
pertenecerme.

Y las aguas se dividen.











Tiempo congelado...



... sobre capas de piel que no abrigan.
Acaricié recuerdos que vinieron a quitar
uno
a uno
las máscaras / los velos / los mantos / el sudario
hasta quedar las venas, palpitando, expuestas.

Entonces el cuarto fue un cálido mariposario.

(Sólo sabe Dios porqué debo mentirle
a mi niña pequeña para que deje
de temblar de frío,  y duerma...)











Cuando las vendas caen...



Ese vacío se colma de imágenes rotas, si algo es el vacío.
La noche sigue, serena y distante
alejada de los seres y su maraña de intrigas
se mantiene en esa suprema indiferencia
que a veces parece tener el universo con nuestras pequeñeces.
No es para menos. Ella ignora
el sentido y el orden razonable que
-se supone- el hombre a puesto a regir en este mundo.

Cuando las vendas caen suele ser el silencio, estrepitoso.

Lo confirma esta noche y su callada manera.
Su palidez lunar deslizando indiferente
la proa de su curso hacia la madrugada
que choca sobre mi frente.

La luz da su primera señal.
No sé si es el amanecer
o arden en mi alma –como madera-
las creencias baldías, cuando las vendas caen.












Acoso



Ayer soñé –creo–
el cansancio de los muertos.

Hoy me asusta mirarme en los espejos
no sé qué responderle a quien me mira
cuando su pregunta acosa. Ya le he dicho
que las verdades se escurren, se fugan
detrás de los espejos...
Mira. Y no me cree. Exige
definir la verticalidad del insomnio
en mi entrecejo.












Paradoja



El día tiene veinticuatro pasos
mi andar menudo
los prolonga
así la noche no huye de mí.
Cuando maduran sus espectros
el día y yo
nos arrojamos al vacío
y en el paso siguiente
inexiste
inexisto.
Somos un ovillo rodando
hacia los sueños.
Es la oscuridad
quien me viste de luz.











Verdades



Llega otro día.
Gira a mi alrededor
como un carrousel
sin encontrarme.

Dialoga la tarde con el árbol
se preguntan qué es la vida
no lo saben. Ni me ven.

Camino despacio.

Va anocheciendo, varias nubes
como polvo rojizo
vienen persiguiéndome.

Camino displicente.
Nadie me espera.













Nostalgia



Lo que nombra, define.
Y te nombro: "melodía".
Has estado cantándome siempre
solista  única y constante
canon a varias voces
polifónica...
forte
en adagio
a sotto voce
pianísimo...
hasta diluirte.
Has tomado mi modo
y hasta cuando río siento
que detrás de mí respiras.

Aunque quitara mi ropa
aunque sacara mi piel
seguirías siendo
mi atávica forma, nostalgia.

En la partitura busco el compás del silencio.

-dame un soplo de aire. Un respiro-










Desconocida mía



Espalda,
desconocida de mí.
Aún si quitaran el mapa de la piel
quedaría la luz inexplorada.
La incertidumbre de soles que no fueron.
El aroma plural de los jazmines.
Un mar sin farallón donde romper sus olas.

No te conozco sin auxilio de espejos.
Pero sé que en ti se deslizan alas de silencio
silencio que grita sin saber de vuelos.

Acotado territorio con historias dispersas
ansioso de sentir la conjura del velo que la abrigue.

Y el beso innumerable de la noche que arrope la soledad
para abolir este pacto de intemperie.











Tal vez sea verdad



Miro el mundo desde el pequeño universo de mi casa
¡es...tan inabarcable, tan complejo, tan intenso!
que me declaro su amante admiradora.

Asume su error... la Humanidad.
Y asumo mi error... no tener simiente astral.

Aunque un día -tal vez sea verdad-
me deshaga en el cosmos

después del silencio total.










*



Por dentro me suceden

cosas nuevas

iguales, pero nuevas

¿entiendes?

...como el sol, cuando se acuesta.











Serenidades



El hálito de aire que me besa cada día.
La certeza de los verdes respirables.
El cobijo del hogar.
Lo transitorio, ya asumido como final.
La cáscara de la palabra,
hurgada hasta encontrar su hueso...
Son serenidades cosechadas día a día
después del empeño; del rechazo; del esfuerzo
es decir, del tiempo. Ni más ni menos que el Maestro.
Yo simplemente deslizo este largo rosario
de sencillos rituales que conforman toda una vida.

Serenidades cosechadas día a día.










*


Desencontrado el día
con mi esperanza
se deslizó
por el declive del sol

– Y eso que le pedí al oído
no me dejes así,
desabrigada el alma.












Hilandera



Aquí estoy, sin saber qué hacer ni qué decir.

Vuelta hacia adentro, sin recursos para nombrar

esta noche que tiene todos los desencuentros.

Salgo a indagar al infinito cielo y no encuentro

ni estrellas. Sólo una macilenta luna que,

cansada, está hilando el vellón de mis preguntas.










Lo intangible...



En ese preciso momento
en que el día se despide
y la noche
todavía
no es

está lo intangible del poema.












ESPINO Y AVE


Hoy quiero salir del peso de palabras sombrías.
Escapar de su prisión. Hacer el ejercicio
luminoso de decir el pensamiento
que sutura heridas.

Decir, por ejemplo:
respiro.

Nombrar un milagro;
hijos.

Imaginar un imposible;
tener frente a mi casa, un río.

O sentir que puedo
modelar la arcilla de esta tarde
y hacer con ella, amorosamente
la silueta de quien fui; el espino y su ave.
Tan simple.
Tan lejos.







-MIRYAM COLOMBOTTO SEIA

Reside en Gálvez -Provincia Santa Fe-. Ha publicado en 1981, RAÍZ AL AIRE - Poemas-. En 1986, ENTREGA DE LOS DÍAS -Poemas-. En 1987, CUENTOS PARA MANUELA -Cuentos infantiles-. En 1988, TIEMPO ALFARERO -Poemas-.

En 1991, fue seleccionada por concurso para integrar la ANTOLOGIA DE ESCRITORES SANTAFESINOS.

En 1997, recibió el premio: "SANTA MARGARITA DE ESCOCIA" para destacar su trayectoria en Literatura en su ciudad.

En 1999, integró el Jurado del Certamen Autores Jóvenes "Mateo Booz" y "José Cibils" de ASDE

Realizó Exposiciones de FOTOPOEMAS con las fotografías de Carmen Riera de Dall'Aglio en 2001 - 2003 y 2008: "Imágenes del alma" - "Maneras de ver" - y "Misceláneas"

En el año 2004 la ASDE (Asociación Santafesina de Escritores) le otorgó la Primera Mención en el Certamen "José Rafael López Rosas"

Participó en numerosos Encuentros Literarios, Recitales y Certámenes en los que ha recibido distinciones, plaquetas y menciones especiales. Integrando varias antologías en Junín; Santa Fe, y Buenos Aires.

En el año 2008 fue miembro del Jurado en el Concurso Bienal de Poesía y Narrativa organizado por el ROTARY CLUB de San Vicente, a nivel nacional.

Su último libro NAVEGO PALABRAS fue publicado en 2009 en Editorial Ciudad Gótica – Rosario

-Escribir como alumbramiento. Dice Miryam: “Si me preguntan qué es para mí el escribir, justamente diría: un alumbramiento. Porque sabe a luz. Porque sabe a parto. Porque es vida. Y uno tiende a creer que es una manera de no morir del todo, un intento de quedarse en lugares amados y en seres queridos. Y en los amigos que vayan llegando... los lectores que completan nuestra obra".








Inventren
https://inventren.blogspot.com.ar/








*



Ver desde la memoria la Estación de tren, eso estoy haciendo...
Desovillo el tiempo con aquella expectativa enorme...
¡Pasaba el tren! Y allá iba, mi mano pequeña dentro de una mano grande y tibia, a ver cómo ese gris y ruidoso animal respiraba  el aire de mi pueblo
y despedía humo por sus fauces.
A pura imaginación viajé la infancia.
Mis pasos de hoy caminan en tu andén el aire inmóvil de la tarde…
Mariposa monarca, colores andantes, voladora del sueño de ir a buscarte
¿Rescataré un retazo de asombro?
No sé. Pasa una palabra, y no la comprendo.









Estación baldía*


En tu andén se extraviaron viajeros del tiempo.
Pero tren, tú ya no te detienes. Pasa tu silbo vertical, sin miedo.
Y me deja ausente. A la orden de un sueño, espero tu regreso.
Tendré que cultivar el susurro para nombrar los pasos que en tu andén perduran...
A pura luz de atardecer, al oeste, un día oirás  mi corazón decir:
-Aquí desciendo.
Con la simpleza de espigas que maduran.



*Microrelatos con trenes de Miryam Colombotto Seia. miryamseia@cablenet.com.ar







-Próximas estaciones:



PLOMER

-Por Ferrocarril Midland- & -Ferrocarril C.G.B.A-




JUAN ATUCHA.

–Por Ferrocarril Provincial-


 Próximas estaciones literarias en el Ferrocarril Provincial


JUAN TRONCONI.    CARLOS BEGUERIE.   FUNKE.   LOS EUCALIPTOS.     FRANCISCO A. BERRA.
ESTACIÓN GOYENECHE.    GOBERNADOR UDAONDO.   LOMA VERDE.
ESTACIÓN SAMBOROMBÓN. GOBERNADOR DE SAN JUAN RUPERTO GODOY. GOBERNADOR OBLIGADO.
ESTACIÓN DOYHENARD.   ESTACIÓN GÓMEZ DE LA VEGA.    D. SÁEZ.    J. R. MORENO.     EMPALME ETCHEVERRY.
ESTACIÓN ÁNGEL ETCHEVERRY.   LISANDRO OLMOS.  INGENIERO VILLANUEVA.  ARANA.  GOBERNADOR GARCIA.
LA PLATA.




***


Próximas estaciones literarias en el Ferrocarril Midland:


KM. 55.    ELÍAS ROMERO.    KM. 38.   MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.   LIBERTAD.
MERLO GÓMEZ.   RAFAEL CASTILLO.    ISIDRO CASANOVA.  JUSTO VILLEGAS.
JOSÉ INGENIEROS.   MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE.  ALDO BONZI.   KM 12.   LA SALADA.
INGENIERO BUDGE.  VILLA FIORITO.  VILLA CARAZA.   VILLA DIAMANTE.
PUENTE ALSINA.  INTERCAMBIO MIDLAND.






InventivaSocial
Plaza virtual de escritura


-Para compartir escritos escribir a: inventivasocial@yahoo.com.ar

-Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.