Thursday, September 24, 2015

CUÁNTAS FORMAS DE VOLVER TIENE LA AUSENCIA…


*Dibujo de Erika Kuhn.






*


La flor pegada en la pág. 50.
El polvo de la flor en la 49.
Tus dedos tratando de levantar la flor
sin que se rompa.
La forma en que se ahoga la tristeza
cuando lográs tener la flor
entre las manos.
Otra vez la misma flor y late el mundo.
Cuántas formas de volver tiene la ausencia.


*De Valeria Pariso.







CUÁNTAS FORMAS DE VOLVER TIENE LA AUSENCIA…








Seamos dos*



Miro el cielo y tu flor derramada

en el verde

de mi lugar en el mundo

y en la mitad de la calle

que bordas para mí.

Árbol de cielo, agradezco que estés.

Y que estoy.

No me dejes sola.

Seamos dos...



*De Miryam Colombotto Seia. miryamseia@cablenet.com.ar










Conversaciones *



Vino mi exmarido
a traer a nuestro hijo
/está igual que cuando lo conocí/
charlamos
me comentó que se casaría
en una iglesia pequeña
de pueblo
le leí los últimos poemas
que escribí
hablamos del perro
del valor de las cosas
/va a vender el auto
construir su casa
y ser feliz/
nos despedimos con un gesto

un día
nuestros hijos tirarán sus cenizas
en el río
y si estoy viva
guardaré un puñado


*De Carolina Quiroga. carolinq73@hotmail.com











PAPALOTE *


¡Que rezongue el viento, que gruña la lluvia…!
¡Contigo en el nido, no sé lo que es miedo…!

-El nido-
Juana de Ibarbourou



Estaba jugando en el parque cuando voló de sus manos. Era su papalote: no comprado, ni regalado por otros, sino hecho por él, adornado con lazos de papel recortados en hojas de revistas con la tijera de su abuela, decorado con dibujos de su invención, ¡hasta le había puesto ojitos, nariz y una gran sonrisa! No, no lo dejaría partir así como así. Se dedicó a seguirlo por la ciudad.
Por increíble que parezca, a nadie le extrañaba ver un niño solo, caminando por las calles, mirando hacia arriba. A veces lo perdía de vista, pero una nube en forma de rombo, el aletear de una mariposa o el vuelo de un ave le daban nuevas pistas. Jamás pasó por su mente preguntar a las personas mayores, ellas solo miran al cielo para saber si va a llover, no iban a fijarse en una pequeña figura de papel coloreado con una armazón de varitas.
Así, sin darse cuenta, llegó a las afueras cuando comenzaba a caer la oscuridad. Pasó la noche al descampado, sintió frío, pero no le asustó la soledad, ni la infinidad de sonidos que se repartían entre los árboles y el pasto. Al despertar, para su sorpresa y alegría, vio al papalote moviéndose en el aire, contemplándolo con su carita sonriente. Intentó atraparlo, mas se le escurrió hábil, subió y comenzó a volar suavemente, como indicándole que le siguiera.
Detuvo el vuelo junto a un árbol. Un poco temeroso de caer, el niño escaló el tronco. Lo que vio fue inesperado: una cometa china con preciosos dibujos de dragones estaba fabricando un nido… ¡Un nido, como los pájaros!
¿A quién habría pertenecido? ¿De qué manos había volado? Su cola despeinada hablaba de vientos lejanos. El papalote se acercó, trayendo una ramita, se posó al lado de la cometa. No hizo falta otra explicación… El niño le tiró un beso con la punta de los dedos y emprendió el camino a la ciudad.
El papalote continuó en la importante tarea de fabricar un hogar junto a su compañera. Sabían que jamás tendrían una nidada que acunar, que no por volar serían aves, que la lluvia lavaría sus colores y terminaría por ablandar sus cuerpos… y al mismo tiempo, eran felices como pocas criaturas sobre la faz de la Tierra.



*De Marié Rojas Tamayo.
La Habana. Cuba












EL RASTRILLO DE SAKIAMUNI*



1

heralda voz del eco
pálpito,
subyugación
tierna
al ojo que vibra
al paso
de la rueda
que su silencio
nombra.



2

sus huellas
se disuelven al mirarlas
formarse
mas el vacío
en tanto
apuntala su existencia
como perenne.



3

la luz sin la luz
que la
origina
la voz sin eco
que
sostenga
su principio
caerá
del labio
con el atardecer.




4

quien mire a su sombra
suyo hará
el orbe que sostiene
la imaginaria
voz
de lo tangible.



5

... frágiles huellas de rastrillos
desafían
la brisa primaveral.
las coloridas
lágrimas del cerezo
se confunden
en el lago
con las escamas de las truchas.
abajo,
el monje divide el tiempo
con los escarceos
de sus manos viejas.


*De Daniel Montoly. danielmontoly@yahoo.es











Caja Sorpresa *



Él trajo la caja con la forma del libro que ella estaba por publicar. Ella la abrió  y en la oscuridad del interior, dispuso todo para la proyección de las imágenes.
Ese hombre, pensó, sabe regalar que es como meterse en el deseo del otro. Así parece dispuesto a descubrir que es lo que ella quiere. Le trajo una caja con la forma del libro que  está por publicar. En la tapa las casas invitan a pasar, ella se mete, un largo corredor de luces veladas la alejan del desierto cálido y sensual. Abre una puerta y encuentra no al hombre de su vida sino al harén de su vida.
Siempre le gustó la poliandria. Diversidad y abundancia.
Con disimulo vuelve a la clase, sus alumnos terminaron de escribir, corrige, sonríe, sabe que le quedan muchas puertitas inexploradas y de yapa, ventanas.


*De Cristina Villanueva. libera@arnet.com.ar









*



¿Hacia dónde mirábamos
cuando teníamos
los ojos puros?


¿Qué mundos
alumbrábamos?
¿Qué cielos
perseguíamos?


Cuando vivir
no era
esta opaca
trascendencia,
este persistir
del músculo obligado
a respirar,
acaso fuimos
-alguna vez-
dignos
de la felicidad.


*De MARIANA FINOCHIETTO. mares.finochietto@gmail.com









Decisión*


Estoy al borde del precipicio de tus ojos
siento que balanceo el cuerpo.
Mis pies descalzos sufren las púas de las piedras
mis manos sangran, apretadas, tensas.
Hay en mi pecho un golpeteo de tambor rojo.
Baña mi boca un sabor a flores, a vida, a miel.
Y me duele mirarte.
y no quiero.
Pero el huracán me empuja.

Y me dejo caer blandamente.



*De Elsa Hufschmid. elsifumi@yahoo.com.ar







*


Quién escribiría versos amables
De manzanas verdes, doradas
Las pieles de ellas extienden
Pasiones y sueños desencontradas

El almendro con sus frutos deja
Efusivas gotas de cobre grabadas
Quise robar el fruto con alma desesperada
Pero disolvió frágil el color que emanaba

La guadaña quebró mi cielo
La espada fulminante cautivaba
La esperanza tronando en mis pechos

Y en el horizonte, tenue la mirada
Se fue haciendo turbia, triste
Al deshacerse en agua sudada

Fui diosa y relámpago
De manojos aromáticos de albahaca
Tomé sus hojas humedecidas
Encontré mi mirada mojada

Solo el fruto astuto sepa
Del presente y el pasado plantado
En tierras de tentaciones
Donde mi alma habita callada.-









***

INVENTREN



(De la estación Rolito – Ferrocarril Midland)


Breve historia de hielos y trenes*



Fue después del escándalo, cuando el gringo se fue a vivir allí. En medio del campo, aunque no era campo sino una franja de tierra rodeada de agua. Su fiel asesor comercial Graham compró lo que pudo o lo que le vendieron: 15.000 hectáreas de las cuales más de 10.000 son de lagunas permanentes no parece un negocio razonable. Tenía la intención de vivir alejado del mundo, dispuesto a vivir de la caza y la pesca. Con la tranquilidad de los Apalaches, pero en Argentina.
El inventario incluía la antigua estación de tren Rolito, con un edificio habitado por una familia. La laguna “del Venado” y parte de la “Paraguaya”.
Aprendió como pudo algo de español. Mando construir una vivienda pequeña, y ya instalado, dedicaba sus días a tallar frases de la cultura popular que le enseñaban los peones de la estancia en unos durmientes que se hacia traer para ese fin.
“No hay mal que por bien no venga” fue una de las primeras frases talladas en quebracho.


2

En ese invierno cayo nieve después de 42 años. El campo venía con meses y meses de seca.
Eran señales débiles. Lo había anunciado un científico ruso unos años antes pero la advertencia pasó de largo. O no se comprendió bien la complejidad de la relación entre efecto invernadero y el ciclo de declinación de la energía solar. Khabibulló Addusamatov fue quien lo predijo. No fue él único, pero si el más conocido de los científicos que anunciaron la cercanía de una pequeña edad de hielo en el siglo XXI.
El gringo mientras tanto seguía tallando frases, pescando y según decía –aunque nadie encontró ni una línea en un anotador- escribiendo un libro. Más o menos por esa época encargo un proyecto a Glenn, su amigo arquitecto de Carolina del Sur.
El arquitecto le contesto estaba chiflado o algo por el estilo, pero él insistió: “El futuro está en el sur” estas tierras y ese proyecto eran el resultado del diálogo a solas –sin asesores espirituales- con su Dios. La noticia de la construcción de un complejo hotelero de cinco estrellas frente a la estación Rolito corrió rápido entre los pueblos vecinos, más aún cuando la obra –un complejo hotelero para pasajeros y albergue transitorio- se hacía en medio de la nada o casi al borde de una laguna sólo frecuentada por pescadores de pejerrey.


3

Fue años después, cuando el complejo ya estaba construido cuando ocurrieron acontecimientos imprevistos, o los milagros, según como quiera verse.
En la primavera del 2018 volvió el tren.
El gringo seguía tallando, de esa época es la frase “Nunca seremos dos sin lastimarnos” de la desconocía autor pero que dedicó mentalmente a su ex mujer, a la que seguía amando, aunque detestara en ella esos símbolos comunes que la acercaban a la estética de las mujeres republicanas que llevan collar de perlas en el cuello.
La llegada del tren empezó a generar las condiciones para abrir el complejo hotelero.
El gringo Mark se había hecho devoto de la imagen de la Virgen de Lujan que encontró bajo el alero de la estación. Los paisanos le explicaron que era la patrona de los ferrocarriles y “muy milagrosa”. El ex gobernador hacia gestos visibles de orar y tocaba la base del pequeño oratorio. Nuestra señora del amor a distancia, como la llamaba delante de los paisanos de Guaminí que oraban como él antes de subir al tren, le devolvería lo perdido y más.
Al hombre quizá no le pasaba desapercibido la esencia egoísta del rezar, pero no le parecía del todo mal ese individualismo de las personas que ruegan por sus seres queridos y por sí mismos y no tanto por el buen destino de la humanidad.


4

Durante el más crudo invierno del que se tenga noticia. Mientras en el parlamento se discutía un posible cierre de los ferrocarriles de fomento por el gasto excesivo que generaban al Estado.
Fue cuando la virgen de la estación lloró perlas de hielo. Los caminos se congelaron y los camiones se quedaban varados en la nieve. El tren mixto de Carhué a Puente Alsina circulaba sin problemas. Un conjunto de locomotoras provistas de un vagón barre nieve aseguraban que las vías estuvieran despejadas y confiables. A pocos meses de una previsible clausura el tren se volvió imprescindible. La humanidad había dilapidado gran parte de sus reservas de combustible fósil y la imprevista llegada de una pequeña edad de hielo que duraría décadas obligaba a que el transporte colectivo tuviera la tecnología más apropiada para afrontar el duro racionamiento que permitía abastecer principalmente al consumo industrial y doméstico.



5

Mientras tanto el complejo de hoteles del gringo prosperaba. Los turistas llegaban en tren para hospedarse, disfrutar y aprender patinaje sobre hielo en las lagunas. Las parejas venían también en tren para hacer el amor en el albergue por horas. Los albañiles le enseñaron una forma cruda de nombrar a la fuerza del deseo y él lo talló en una madera bien visible arriba del dintel, sobre la mesa de recepción del conserje:
“Un pelo de concha tira más que una yunta de bueyes”
Al llegar en el tren desde la oscuridad de la noche, impresiona ver a lo lejos las luces que los hoteles proyectan al cielo. De cerca asombraban sus torres y murallas de aspecto medieval recubiertas en hielo. Sólo hay que cruzar una calle para hospedarse en el Stanford Palace Rolito. Al entrar a la recepción quien  preste atención puede leer talladas en quebracho frases que más que frases sueltas parecían antiguas cicatrices de amor.



*De Urbano Powell.





***

Próxima estación para escribir por Ferrocarril Provincial:

 JOSE RAMÓN SOJO.

ÁLVAREZ DE TOLEDO.    POLVAREDAS.
JUAN ATUCHA.   JUAN TRONCONI.    CARLOS BEGUERIE.
FUNKE.   LOS EUCALIPTOS.     FRANCISCO A. BERRA.
ESTACIÓN GOYENECHE.    GOBERNADOR UDAONDO.   LOMA VERDE.
 ESTACIÓN SAMBOROMBÓN.   GOBERNADOR DE SAN JUAN RUPERTO GODOY.
GOBERNADOR OBLIGADO.   ESTACIÓN DOYHENARD.   ESTACIÓN GÓMEZ DE LA VEGA.
 D. SÁEZ.    J. R. MORENO.     EMPALME ETCHEVERRY.
ESTACIÓN ÁNGEL ETCHEVERRY.  LISANDRO OLMOS.  INGENIERO VILLANUEVA.
ARANA. GOBERNADOR GARCIA.  LA PLATA.


***

Próxima estación para escribir por Ferrocarril Midland:

PARADA KM 79

ENRIQUE FYNN.  PLOMER.  
KM. 55.   ELÍAS ROMERO.  KM. 38.
MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.
LIBERTAD.  MERLO GÓMEZ.   RAFAEL CASTILLO.
ISIDRO CASANOVA.  JUSTO VILLEGAS.  JOSÉ INGENIEROS.
MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE.  ALDO BONZI.
KM 12.  LA SALADA.  INGENIERO BUDGE.
 VILLA FIORITO. VILLA CARAZA.  VILLA DIAMANTE.
 PUENTE ALSINA.  INTERCAMBIO MIDLAND.



InventivaSocial
Plaza virtual de escritura
Para compartir escritos escribir a: inventivasocial@yahoo.com.ar




No comments: