Saturday, May 10, 2008

EL OTRO CIELO...


El otro cielo ...




*

Al ser que sueña
este sueño que me incluye


*Dante Schettini. dante.sch@gmail.com






Bruno*



*Por Osvaldo Bayer


Treviso (norte de Italia). Camino por el Prato di Fiera, hay aire de primavera aquí. Ya hay flores. Me vienen los recuerdos del sábado pasado. Uno de los momentos más increíbles de mi vida. En la Feria del Libro de Buenos Aires presentamos Carcoveando, un libro de relatos escritos por chicos de la villa de emergencia De la Cárcova, sí, la villa de José León Suárez, que esta ahí nomás, cercana a los basurales de la “Operación Masacre” descripta por nuestro querido Rodolfo Walsh. Sí, los chicos de una de las villas más carecientes, de esa escuela que tiene setecientos alumnos y no cuenta siquiera con un teléfono, fueron capaces de escribir un libro donde se mezclan las fantasías más inesperadas con las realidades fotográficas de la vida diaria. ¿La idea? De Claudia y Myriam, dos maestras de allí que los empujaron, los tomaron de la mano, les mostraron otros horizontes, los sacaron de la vida diaria de la villa y los llevaron al bosque de las ideas, a las alturas de los sueños y a la realidad de que ellos también saben expresar en palabras. Myriam y Claudia, sí, con chicos de ojos brillantes como estrellas y piel morena como la tierra. En la Feria del Libro. Dije allí que el ser humano nunca se va a dar por vencido y va a crear poesía donde los fusiles sólo quisieron la muerte como siempre. En aquel escenario de la masacre comenzaron a brotar las semillas pese a la muerte, al fuego, al egoísmo y los preconceptos. Y de la Feria del Libro, estos autores jóvenes como el amanecer irán “carcoveando” el 5 de junio al salón Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional. Cuando se entere Borges va a murmurar: “la fantasía se ha adueñado del Barrio Norte”. Y hubiera escrito un cuento: “Los pibes de la esquina celeste”.
Pero de la alegría de lo justo a la profunda tristeza de lo inexplicable. En la madrugada del lunes el llamado: ha muerto Bruno.
Levanto la cabeza. Miro los libros, que me observan en la eterna espera. Los lápices, las hojas en blanco. Ha muerto Bruno, a los veinte años. Veo que hay apenas tres o cuatro hojas escritas. Con frases para el futuro, planes, sueños. Me levanto; sólo puedo insistir, no me rindo. Ya sólo me queda regar las plantas, que me observan, siempre más verdes.
Estoy ya en Treviso, camino por el Prato di Fiera. Todo esto lo vio adolescente a Bruno. El joven increíble que leía, discutía, soñaba y proyectaba. Era el libertario soñado por la utopía. Entusiasta, hacedor, con ganas de meter la vida en todo. También en las sociedades pacatas de intereses y codazos. Sí, él eligió el secundario “científico” y no el humanista aunque solo no podía salvar el mundo y necesitaba para hacerlo el pensamiento humanista. Esa búsqueda lo hizo abandonar sus estudios por un breve tiempo y dedicarse a recorrer Europa para conocer la vida. Lo vieron muchos llegar con miles de jóvenes a Heiligendamm, en Alemania, a protestar contra la reunión de los Ocho, el G-8, de los que manejan el mundo. Lo vieron a Bruno, en el momento en que avanzaban más de 800 policías y soldados contra la protesta juvenil, él, Bruno, en ese momento les salió al encuentro y sin ninguna defensa les gritó a los uniformados –pleno de humor y desprecio– esa palabra italiana que lo dice todo: vaffanculo. Todos se quedaron perplejos ante la valentía de ese muchacho con aire de poeta. Lo hubieran podido destrozar. Pero él se quedó inmutable, sonriente, demostrando que la decisión de un ser humano puede ser más digna y tenaz que mil gatillos y corazas. Esa palabra vaffanculo tendría que utilizarse en cada manifestación popular contra la represión del poder.
Después Bruno recorrió diversos países trabajando en las más humildes labores para ganarse la vida y para conocerla bien desde abajo. Ya en Treviso iba a recibir la injusticia bruta. Los cabezas rapadas fascistas lo iban a sorprender a él y a un amigo y los golpearon con ferocidad. Poco después se iba a repetir lo mismo en una plaza.
Luego reinició sus estudios pero no ya en Treviso, una ciudad cada vez más derechizada donde se vive un constante racismo contra los trabajadores extranjeros. Reinició sus estudios en Trieste, una ciudad distinta, con una población más internacionalizada. Para él fue una nueva vida. Uno de sus amigos lo describe así: “Era un placer ver a Bruno cuando estaba presente. Siempre demostraba alegría. Era inteligente, simpático, hablaba cuatro idiomas, músico, tolerante y amante de la libertad”.
Esa cualidad de amar la libertad iba a ser fatal para él en esa Italia que marchaba hacia el Berlusconismo. Su último viaje fue a Berlín, como intérprete del alemán ante sus propios colegas de estudio y sus profesores. Allí se sentía en el centro del mundo, por la historia de esa ciudad de la historia de la crueldad máxima del nazismo, pero al mismo tiempo, ciudad de la revolución de los obreros, soldados y campesinos del ‘19, con Rosa Luxemburgo, ese ser increíblemente justo y noble, asesinada a culatazos por los esbirros del poder.
De regreso lo esperaba el Norte de Italia con su irreversible retorno a la derecha. El triunfo de Berlusconi y sus aliados fue aplastante. El neofascismo volvió a salir a la calle. Bruno no comprendió cómo en Italia, que había dado tantos pensadores pacifistas que aconsejaban como única salida futura la paz, la sociedad cayera en un racismo tan desnudo y eligiera como líder máximo a un todopoderoso, representante del capitalismo más descarnado. El diario alemán Suddeutsche Zeitung tituló: “Paliza mortal”. Simplemente así: “La extrema derecha italiana no pone ningún límite a sus excesos. Italia teme una nueva ola de violencia política”. E informa la muerte a trompadas y patadas del joven Nicola Tommasoli a manos de cinco miembros de la juventud neofascista. Lo mataron porque sí. Ocurrió esto en Verona, la ciudad de Romeo y Julieta. “La ciudad del amor –dice el diario– que se ha convertido en símbolo del miedo que transita por las calles italianas.” “El miedo ante el odio, la intolerancia, la decadencia social”, explica en sus columnas y prosigue el diario: “Se puede sentir la inseguridad en todas las grandes ciudades italianas, en los míseros barrios pobres de los inmigrantes en las orillas romanas del Tíber, en las orgías alcohólicas en las calles que rodean a la Universidad de Bolonia, y los video-celulares de torturas sadistas entre estudiantes, todo esto hace temer la decadencia italiana.” Para eso, más seguridad, más policía, más Berlusconi. El mismo diario alemán sostiene que “en Italia reina un clima cultural y político en el que florece el odio y la intolerancia con los más débiles”. Ni pobres ni extranjeros es la divisa como si ellos fueran los culpables y no el sistema.
El diario italiano La Repubblica denuncia que el creciente neofascismo tiene como lema: “Caza al distinto” y publica fotos escalofriantes con jóvenes con carteles: “Veneto Fronte”, “Skinheads” y con banderas fascistas con símbolos de imitación de la cruz svástica. Muchos de ellos son fans de clubes de fútbol. Se dicen herederos de los legionarios romanos y son apasionados por el boxeo. El diario La Tribuna titula el 7 de mayo “Alarma negra”. Cruces svásticas, cruces celtas, cabezas rapadas... Lo curioso –o no– es que la mayoría de los neofascistas proviene de escuelas católicas.
Todo este clima fue determinante para Bruno, que no podía comprender la violencia. Estos hechos fueron minando su optimismo y cayó en la melancolía de que tal vez, pese a toda la lucha de parte de la humanidad, es ya imposible de lograr el Paraíso en la Tierra que él soñaba.
Tal vez, si Bruno hubiera conversado con las maestras Claudia y Myriam de la villa de José León Suárez habría desistido de su última voluntad.
Esto fue lo último que Bruno escribió a sus amigos, esta poesía de Hermann Hesse. Que lo dice todo. Todo lo que él nos quiso decir en su adiós.

Noche en vela
Porque no duermes...
Aquello que quieres
decirme en esta hora
¡no lo digas!
–mira abajo el fondo del lago
–que se vuelve oscuro
–y cómo se persiguen las nubes
–reflejándose en el negro terciopelo
¡No lo digas!
Esta es una mala noche
lo sé,
en esta hora aflora
en lo profundo de tu pecho
todo aquello que te apremia.
¡No lo preguntes!
De tu boca aparece
ahora la palabra que te hace infeliz
¡No la digas!
Esta es una mala noche
me lo dirás mañana.
No lo sabemos
quizás, tal vez...
mañana todo será milagrosamente fácil,
esto que ningún corazón puede soportar,
esto que hoy me hace tan infeliz.
¡No lo preguntes!
Esta es una mala noche.

Bruno era mi nieto.


*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-103937-2008-05-10.html







Plan de Muerte*



No tenía ningunas ganas de morir y había concebido un plan infalible. Llevaba desde los 75 años planeándolo, o sea que eran más de 15 años en los que había estudiado a fondo la estrategia.
Ahora, con 90 años, estaba en la cama esperando la llegada de la muerte, expectante pero tranquilo. Ella se presentó puntual y siguiendo las formas: Túnica negra con capucha (no muy limpia) harapos en los bajos, voz cavernosa y guadaña.

- Buenas tardes, muerte. Te estaba esperando.
- Buenas tardes. ¿Eres de los que esperas?. Eso es que quieres intentar algo.
- Bueno, únicamente tengo una solicitud, pero si no quieres oírla, me muero y en paz.
- Dime qué quieres - preguntó la muerte curiosa.
- He sido afilador toda la vida y me gustaría comprobar el filo de tu guadaña, con la cantidad de trabajo que tienes debe estar muy afilada.

La muerte, sin pensarlo, me entregó la guadaña y en el momento que la tuve en mi poder, sonreí. Mi plan se había cumplido. La muerte sin su guadaña no podría matar.

- Lo siento, muerte, pero sin tu guadaña no puedes hacer tu trabajo - dije sonriendo.
- ¿Crees eso?. Mira lo que hay grabado en el filo.
- ¡Es mi nombre! - exclamé asombrado - Debe ser porque me ibas a herir con ese filo.
- No, te equivocas, yo no trabajo así. También a la muerte le llega la modernización. Mi guadaña no es más que una agenda electrónica donde programo el trabajo pendiente. Yo como mato, es así...

Y me mató.



*Joan Mateu. joan@cimat.es








El otro cielo *



I

Algunos pensarán que es el ensueño
que agita sus alas endiabladas / pero
yo tuve otro cielo
No era un cielo de azules ondulantes
ni de ojos amarillos
ni de nubes
era un cielo amasado
con siglos de silencio
un amasijo de noches
ardiendo en el osario
de una cripta milenaria / dulce atrocidad
de lo imperfecto
húmedo aliento de la sombra
pavoroso amor / exacerbado
candor de lo siniestro.
Yo tuve otro cielo
no este / azul / marítimo / impecable
con sus estrellas que brillan a lo lejos
sino un caos de voces encendidas / soplando
desde el fondo de los vientos
alarido de imágenes
que vuelven
desde la hondura / infinita
de los tiempos.
Si / yo tuve otro cielo
no esta pesadilla que entumece los huesos
sino una boca abierta
al beso
tormentoso
de lo negro.



II

Tinieblas desgarradas
por lluvias de fuego
resplandor eléctrico hiriendo la negrura
convulsión de lenguas metálicas
embraveciendo los mares de mercurio
agitando las moléculas
de nuestros cuerpos ingrávidos / etéreos
y en esas desoladas tierras
de azufre y basalto
te amé
sin palabras
como sólo los dioses pueden hacerlo
no con este laberinto de sílabas huecas
sino con ese estremecimiento atómico
que aceleraba nuestras partículas más íntimas
fue sólo un instante
(eternidad detenida
al borde del misterio.



III

Nacimos / es verdad
del ensueño afiebrado de un mago
un nigromante lúdico
y perverso
que consumó su existencia
entregándose a un delirio sin retorno
Tal es nuestra esencia
imagen que perdura
de una creación alucinada
cosmogonía de la sombra
arquitectura onírica / poblada
por seres ? pensamiento.



IV

Sería imposible determinar algún momento
en este eterno devenir
pero lo hubo
y en esa escena patética / indecible
en que pareció iluminarse el firmamento
estallaron las montañas de esmeralda
escupiendo nitrógeno encendido
las mareas se alzaron en el aire
como queriendo acometer al infinito
y nuestra nave
(idea vaga / telaraña
suspendida por débiles hebras
del silencio
cayó
y fuimos entonces
estrellas huérfanas
multiplicando un universo en extinción.



V

Y así llegamos a la Tierra
(zona desértica del cosmos
tercer planeta del sistema
desierto infestado
de simios arquetípicos
fauna inferior
iluminada
por una luna de estiércol
seres concretos
sin posibilidad de abstraerse
a su rutina alimenticia
Y del polvo suspendido
fabricamos nuestros cuerpos
rígido lodo primigenio
y a semejanza de aquel mago
en su delirio
inventamos movimientos
y nuestro cuerpo se hizo carne
y descubrimos nuestras pieles
y gozamos de las formas
y por las puertas abiertas del instinto
se colaron las sombras
que eclipsaron nuestra esencia
y perdimos el rastro.



VI

Fuimos / desde entonces
prisioneros
en una celda de huesos
condenados al exilio
en un laberinto de puertas
y espejos deformantes
viendo nuestra imagen
repetida / por millones
como minúsculos fragmentos
de la nada
como estandartes marchitos
de una nueva raza
que empezaba a animar
con nuevos rostros
esta esfera estéril y salvaje.



VII

Nos descubrimos por entonces solos
y al encontrarnos separados
no fuimos más que una marea
informe / repleta de temores
y por la herida abierta en el espíritu
se escapó la luz de nuestros ojos
y la angustia
acorraló nuestros sentidos
y empezamos a tantear / a ciegas
entregados al azar
y la intuición
sin encontrar la llave
que nos devuelva
el resplandor de los comienzos.



VIII

Pero no nos resignamos
a no volver jamás a nuestro mundo
desde donde partimos un día
sorteando los abismos estelares
para recalar en esta tierra
pronta a fenecer
porque en ella
somos sólo débiles cristales
atravesados por la furia
de una guerra de titanes
tal es el espectro reflejado
de negro a negro
muerte sobre muerte
supremo arte de los dioses
entregados al frenesí del exterminio
sacrificando marionetas / inmolándolas
en la hoguera de sus sueños de poder
como cuerpos apestados
arrojados al furor
de las piras crepitantes.



IX

Como no soñar / entonces
el regreso
desnudo ya de pieles
y fantasmas
como no buscar
la huella de tu paso
en este camino de siglos
(esas pequeñas muescas
que brotan / como flores tardías
en el alma de los moribundos
en la preñez de las mentes
penetradas por lo turbio
en el salto al abismo
del lúcido suicida acorralado
en el ardor de las vírgenes en celo
en la caída inexorable
de las máscaras humanas
en la ebriedad de los náufragos
en la mirada / ciega
de los recién nacidos.



X

También / en el vino
que te inunda de destellos
mientras quema
con sus moradas llamas invisibles
el asfixiante velo de la muerte
y descorre
las pesadas cortinas / que oscurecen
esa otra conciencia que te habita
y te permite
vislumbrar en pesadillas
aquel cielo que perdimos
y hoy
desde el silencio
de una eternidad ausente
nos reclama.




XI

Y volvemos a buscar el pasadizo
que nos conducirá
desde esta realidad
hacia otro espacio
temporal / hacia otras tierras
aunque sabemos
que en este derrotero milenario
se fueron perdiendo nuestras fuerzas
por eso es necesario
imprescindible
deshacernos del lastre que nos ata
y arrojar nuestros temores
como flechas lanzadas al vacío
y encontrarnos
para componer esa pasión vital / ese deseo
que será la materia / con que habremos
de construir la nave del regreso
una nave hecha de imágenes y sueños
y con ella
podremos / al fin
abandonar / para siempre
nuestros cuerpos
devolverlos / nuevamente / al barro
del que alguna vez salieron.



XII

Y las huellas me guían
por bares inmundos
donde los enigmas
giran como moscas
en torno a las palabras
y el aliento envenenado
es una brisa cósmica
que brota
desde la profunda oscuridad
del inconsciente
como el aroma a polvo
que acompaña a los viajeros
que visitaron
paisajes inhóspitos / indómitas llanuras
y volvieron
con la mueca del espanto
dibujada
en sus rostros opacos.



XIII

Por oscuros asilos
donde moran los espectros
existencias condenadas
a la ausencia y el silencio
ocultando
tras sus ojos mudos
el horror de lo indecible
malabaristas
en las alturas sin tiempo
alquimistas afiebrados
sabedores del misterio
sangres torturadas
por sutiles picanas hipodérmicas
que convierten a los hombres
en andrajos
para borrar / definitivamente
todo resto de memoria.




XIV

Pero de esos pantanos
fangosos / malolientes
se elevan como insectos
los residuos ancestrales
de la mente
y las señales / escapan
sorteando los muros
se filtran en las voces
vacías / en los ecos
y asoman
en la oquedad de las palabras
en la fatalidad mortal
de este mal sueño.


XV

Entonces es posible
recomponer el mapa vislumbrado
como pequeños ensambles
de un gran rompecabezas
e imaginar una ruta
a través de los astros
y eliminar la escoria
para despegar
cuando esté todo preparado
y mi ser
definitivamente libre
de la carne
y de la tierra.



XVI

Partiré / sin despedirme
una mañana cualquiera
mi cuerpo quedará sobre una silla
con la mirada ausente
y una sonrisa tenue
dibujada en los labios
será el último acto
de mi estancia
en este páramo olvidado
cruzaré lentamente
la frontera que impone
la atracción de los que quedan
y volveré a encontrarme
solo
(acaso como siempre
en la inmensa soledad del universo
un poco más cerca
de esa estrella que me atrae
y que me espera
ardiendo en los fulgores
de un cielo de azabache
y seré / por entonces
solamente un recuerdo
(ante lo inminente
del deseado encuentro
cuando me hunda / por fin
en el abrazo
oscuro y palpitante
terriblemente dulce
de aquel otro cielo.



Buenos Aires, 19 de julio de 1991.



*© Dante Schettini.
-FUENTE: http://elmutante-elotrocielo.blogspot.com/






CORREO:



TREN DE LA COSTA: EL PRIMER INÚTIL*


Pero ¿Cómo? ¿Un ascensor horizontal de lujo pidiendo subsidio por transporte? Sí, el Tren de la Costa funcionó desde su principio como el "ascensor horizontal de lujo" de un Shopping abierto.
Antes de pasar a la parte caricaturesca de estas líneas, quiero destacar que, la Concesión por parte del Estado Nacional (FERROCARRILES ARGENTINOS), para el "Tren de la Costa" fue integral de Red Ferroviaria + Inmuebles colindantes y la única excusa por la que pusieron el tren en el proyecto fue porque esa era la única forma de darles la concesión integral de los inmuebles. Tan es así, que en el principio propusieron un coche motor minúsculo sobre una sola mísera vía cada un par de horas para así demostrar el cumplimiento. La separación ante los acreedores de los inmuebles entiendo es una modificación clave del espíritu y tanto más el pedir los subsidios cuando las ganancias de lo inmobiliario deben pagar la explotación (y recién allí sí, si fuera necesario, bien merecerían un subsidio si realmente hiciera falta).
Claro, para que luego de que las cuentas se equilibren y diera un posible déficit, el Estado debería pagar un subsidio a la empresa (INTEGRAL INMUEBLES+EXPLOTACIÓN FC), sí y solo sí se presta un servicio regular de alta frecuencia y de alto atractivo de viajes para los habitantes del lugar (LO QUE ES POSIBLE Y NECESARIO).
Ahora voy al sarcasmo y sin disculpas.
Queridos expertos ferroviarios, inmobiliarios, transporteros y otras yerbas con los que algunos desubicados nos cruzamos en 1989, 90 y 91 en referencia a la recuperación "DEL RAMAL DEL BAJO" (Para los habitantes del País Real más allá de la General Paz, el que ahora llaman Tren de la Costa): ¿Se acuerdan cuando les decíamos que era una locura recuperar la línea para transitar con, apenas, un coche motor diminuto cada dos horas? ¿Se acuerdan cuando les decíamos que no debería ser un adorno de la explotación inmobiliaria pues podría ser lo que más valor le daría a esos inmuebles si lo explotaban como un verdadero servicio de transporte público? ¿Se acuerdan cuando les decíamos que deberían prever la continuidad futura de los trenes eléctricos del Mitre porque lo de ustedes sería un éxito y les iba a convenir que el Mitre volviera a llegar "al Bajo"?
¿Se acuerdan cuando les dijimos que estaban locos al cambiar la trocha del ramal a "trocha standard" porque aislaban definitivamente a la línea Mitre y no lo iban a aprovechar en el futuro? ¿Se acuerdan cuando les dijimos que se estaban equivocando en no proyectar al TREN DE LA COSTA como un servicio de transporte? Claro, vuestra inteligencia y la del Estado era superior a todos los Universitarios, Profesionales, Especialistas y otras yerbas que, ESTANDO DE ACUERDO CON EL PROYECTO INMOBILIARIO, no coincidíamos con el de "ascensor horizontal de lujo" PORQUE SE QUEDABA MUY CORTO EN OBJETIVOS.
Bien, ahora, pasado tanto tiempo y habiendo tanta realidad encima nuestro, y digo nuestro porque yo, desde Bahía Blanca deberé pagar también parte del subsidio para ese mal-armado Tranvía verdoso, NO LES PARECE QUE DEBERÍAN SALIR A PEDIR DISCULPAS? ¿No les parece que deberían salir a contar la mala experiencia que es CAMBIAR LA TROCHA DE UN SISTEMA DENTRO DE SÍ MISMO? ¿No les parece que tendrían que contarle al País que se pierde mucha plata al separar el transporte de lujo del de personas? Ahora que proponen unir el Tren de la Costa al Mitre y que no se puede por el cambio de trocha, no les parecería bueno pensar el transporte para todos y así sí poner algo de lujo encima de lo que es muy rentable para que todos ganemos?
Ahora bien, ustedes, contemporáneos de Puerto Madero, no les parece que deberían contar todo lo que perdieron cuando fueron cerrando locales a lo largo del Tren de la Costa porque la gente se aburrió de viajar para mirar y se perdieron todos los pasajeros de todos los días que hubieran cotizado de lujo SIEMPRE a todos los inmuebles de la línea?
Me niego a que les paguen subsidio sin equilibrar las cuentas con el resto del emprendimiento, pero sí estoy de acuerdo que les paguen si hace falta ante un verdadero transporte público y a condición de que publiquen un libro de cómo se equivocaron en todo esto (Y por Internet y sin costo para nadie).



*De Jorge de Mendonça. jorgedemendonca@gmail.com
Ingeniero White – Pcia de Buenos Aires – 9 de Mayo de 2008






"BOLIVIA: POR DEBAJO DE LA FICCION"*


Es el título que he asignado a esta comunicación cuya redaccion he finalizado el dia 9 de mayo de 2008 y que tiene la pretensión, de brindar un esbozo tentativo de contexto para acercarse al acontecer boliviano. La misma esta disponible en el vínculo:
http://members.tripod.com/choloar/BOLI_FICCION2008A.htm
Agradezco la atención que se le pueda dar a la presente


*Alfredo Armando Aguirre. choloar@rocketmail.com

http://choloar.tripod.com/choloar.html








*

Apreciadas amigas, queridos amigos,


El número 83 de nuestro Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL “Estrella Errante”, edición Abril/Junio/2008, puede ser ya consultado en nuestra página de internet www.euroyage.com en el link:

http://www.euroyage.com/index.php?i=http://www.euroyage.com/xicoatl/83/e_83.php

CONTENIDO:
Poemario: Poemas. Mario Markus
Ensayo: Tomás Carrasquilla. Harold Alvarado Tenorio
Narrativa: Los eunucos inmortales. Oswaldo Reynoso
Austria: Poemas. Peter Paul Wiplinger

La edición impresa de XICóATL # 83 puede ser puede ser solicitada a YAGE por e-mail en la dirección euroyage@utanet.at al precio de 7.- Euros (incl. envío postal).

Cordial saludo,

YAGE, Verein für lat. Kunst Wissenschaft und Kultur.
http://www.euroyage.com/
Schießstattstr. 44 A-5020 Salzburg AUSTRIA
TEL + FAX: (++43) 662 82 50 67




ESPACIO PARA SOCIOS:


-Sociólogo con perfil cualitativo y experiencia en opinión pública busca espacio laboral en área metropolitana. Comunicarse dejando datos de contacto al correo: sociologoescritor@yahoo.com.ar


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: