Thursday, April 17, 2008

HAY DESILUSIONES QUE MATAN...


*



Lucha de clases
Por mi pequeña culpa, por mi gran culpa
les dejo mis carnet con iniciales y números fenicios.
Traigo una manta de olvido.
Dejo un sudor de lágrima.
Me fui donde nazco.
Por mi culpa sembré mi cultura que no daña.
Por mi abrigo dejé solear un sauce y cantó primaveras.
Un tu paso largo
y lame una mentira
En el jugo de este juego
La revancha es la palabra.
En mi juego está el jugo de estas mañanas de pájaros.
Tengo precisamente árboles
y como silos almacenan pájaros.
Lamento los abrazos dados en vano
pero no reclamo.
Subsisto de abrazos hermanos.
Quien me recuerde abrazo.
Quien me niegue
que viaje a la tumba del olvido.
Es esta vida correr en las calles desalmadas
rutas del odio a un corredor de frío incontenible.
En esta vida también canto.
por una culpa que no en vano.



*de ricardo mastrizzo.






HAY DESILUSIONES QUE MATAN...





"No me defienda, Compadre"*




Es significativo el valor que tienen algunas frases para interpretar el mundo que nos rodea.
Hace muchísimos años alguien dijo: "Las apariencias engañan", y ¿Quién lo duda?
Imaginando un poco, me atrevo a "asegurar" que los primeros seres humanos, antes de comunicarse por medio del lenguaje, se percataron de la atracción que ejercía en el sexo opuesto el cubrirse con la piel de un leopardo, un tigre u otro animal de pelaje vistoso, en lugar de hacerlo con la piel gris y opaca de algún elefante o con la de un rinoceronte. La pasión por la belleza desplazó la caza de animales de abundantes carnes y pieles resistentes, por otros más atractivos. Nació la estética y el engaño.
Desde entonces se otorga mayor valor a lo aparente que a lo bueno, y hemos sido engañados por fabricantes, comerciantes y politiqueros.
Cuando se mira la foto de Bush, Blair y Aznar en las Islas Azores, la apariencia conduce a creer que son tres felices amigos que disfrutan un chiste y no tres macabros asesinos que estaban decidiendo el envío de sus soldados y máquinas de guerra a asesinar a cientos de miles de iraquíes, y a saquear y destruir uno de los más importante patrimonios de la humanidad. La sonrisa de los tres, es la envoltura. El producto, es el petróleo.
Cuando el Presidente Bush desciende del avión presidencial en New Orleáns con su perrito en brazo y muy risueño, la apariencia dice que llega para socorrer a los negros de una catástrofe y que es un hombre que ama a los animales. Si además, miramos a la señorita Rice en una lujosa tienda comprando costosos vestidos y zapatos, de inmediato creemos en el progreso de la raza negra en Estados Unidos de América y olvidamos que en esos instantes cientos de negros norteamericanos ya se habían ahogado o
ahogaban en New Orleáns y decenas de miles habían perdido bienes indispensables para la vida.
El momento de mayor prosperidad de la apariencia es durante las elecciones "democráticas": Los candidatos visitan las villas miserias y hasta la tv acude; con su mejor sonrisa se abrazan y posan con personas escuálidas, que solo pueden mostrar una mueca porque carecen de sonrisa y de dientes, y
regalan caramelos a niños desnutridos y parasitados. La apariencia es: "Todos somos iguales", "soy quien te sacará de la miseria", "soy el único bueno". Promete, la gente lo cree y vota. Años después se repite el ciclo y lo peor: La gente sigue creyendo en la apariencia.
Después de tantos descubrimientos científicos, de la historia negra de las iglesias, y las mentiras políticas, el hombre sigue siendo en el Siglo XXI un ser de fe, aún no ha podido sustituir el mirar y el creer por el ver y el pensar. El hombre sigue siendo un creedor, por ignorancia o necesidad.
La primera creencia llega cuando nos dicen donde, cuando, y de quién hemos nacido; en cual familia estamos situados y hasta el nombre que alguien nos puso. Debemos creer y amar. Sin embargo, muchas veces descubrimos que existen otras versiones y recabamos la ayuda de los ADN para confirmar o negar nuestro primer acto de fe. La ciencia acude en ayuda de la verdad, pero ésta sigue siendo relativa. Desgraciadamente, esas cosas sucedieron durante las dictaduras militares que azotaron el cono sur de nuestro continente y aún permanecen muchos sin saber que sus "amantes progenitores" fueron torturadores y asesinos de sus verdaderos padres, o cómplices de esos crímenes.
En esto de hacernos creer no pueden faltar algunas iglesias,( fíjese bien, digo: iglesias, no religiones) , que levantan la cruz con un Cristo sangrante , echan a un lado el apostolado de éste a favor de los pobres y el rebaño obediente soporta las garras de los ricos por la promesa de que irá al cielo. Pero si alguien se atreve a desobedecer y denuncia las injusticias del sistema, como los de la Teoría de la Liberación, la cruz se transforma en mazo y es golpeado, consumiendo tal fuerza que no alcanza después para castigar a los pederastas. No obstante, continuamos escuchando boquiabiertos los sermones que nos llegan desde el púlpito, enriqueciendo sus ricas arcas y creyendo de buena fe en la "buena fe" de los anticristos.
Sin duda, existe una alta correlación entre apariencia y creencia. Hay quienes, hablan, escriben y se visten de izquierdistas. Nos hacen creer que lo son y luego descubrimos que realmente no creen en el socialismo. Son seres que abogan por un socialismo que no ha existido, no existe y no existirá si depende de ellos, porque ningún socialismo satisface sus "ideas". Los hay, que no han participado en la construcción de ninguno y lanzan ataques de expertos contra otros que hacen el intento de construirlo. Para ellos hay otra frase célebre: "Están con Dios y con el Diablo", pero sirven a éste.
A pesar de todo, la sinceridad es una cualidad de la mayoría. Hay que seguir teniendo fe en el mejoramiento humano y luchar por un mundo mejor, pero habrá que decirle a algunos "amigos": "No me defienda, Compadre".



*De Miguel Crispín Sotomayor arcomar@cubarte.cult.cu
(Cuba) 17.04.08










Jueves, 17 de Abril de 2008
Honor o muerte*




*Por Juan Gelman


El 5 de junio se cumplirán tres años del suicidio en Irak del coronel norteamericano Ted Westhusing. Lo habían ascendido pocas semanas antes y le faltaban cinco para terminar su misión en el país ocupado. Lo encontraron en su trailer con el orificio de un tiro detrás de la oreja izquierda disparado por su Beretta 9 milímetros de servicio. En realidad, no se mató él: lo mató su sentido del honor militar.
No pocos veteranos de Irak y Afganistán se han suicidado -687 al 30 de marzo de 2007 (The Independent, 1-4-07)- sea en pleno servicio, sea al volver a casa, por razones que un grupo de psicólogos de las fuerzas ocupantes sigue investigando. Las que llevaron a la muerte de propia mano al coronel Westhusing -el de mayor grado hasta el momento- parecen claras, al menos la principal: su descubrimiento de la carencia de valores militares en los que creía profundamente. Era profesor de filosofía y de inglés en West Point, se había licenciado en estrategia militar y en filosofía rusa, publicaba trabajos acerca de su tema central, la ética militar. Su tesis de doctorado en Filosofía de la Universidad de Emory, Atlanta, se tituló "La virtud competitiva y cooperativa en el ethos bélico estadounidense", un texto que exige del "guerrero que consagre todo su ser a la defensa de la Constitución de EE.UU., a la que ha jurado lealtad" (Texas Observer, 9-3-07), de lo cual era un practicante verdadero.
A fines del 2004, convencido de que el cumplimiento de sus ideales le demandaba acudir a la guerra inventada por W. Bush, abandonó la seguridad de la cátedra para ofrecerse como voluntario en Irak. Fue destinado al comando multinacional de seguridad bajo las órdenes directas de los generales Joseph
Fil y David Petraeus, el mismo que, hoy comandante en jefe de las tropas ocupantes, compareció la semana pasada ante el US Senate para demandar que se eternice la ocupación de Irak. Asignaron a Westhusing la tarea de supervisar el trabajo de USIS (US Investigation Services), una empresa
privada que el Pentágono contrató para entrenar a tropas del "gobierno" iraquí en operaciones antiterroristas especiales. Entonces se vio cercado por las contradicciones entre el filósofo que se hace preguntas y el soldado que debe obediencia.
El contrato de USIS por valor de 77 millones de dólares obliga a la firma a proporcionar instructores en materia de seguridad y su único gasto es el pago del salario de los 15 mercenarios israelíes que envió a Irak, unos 7500 dólares mensuales por cabeza. Westhusing comprobó que algunos de ellos no cumplían su labor, que USIS robaba al gobierno y que ese personal asesinaba a su antojo a civiles iraquíes. Elevó a sus superiores un detallado informe sobre la corrupción imperante y la respuesta fue un silencio que lo llevó a pensar que la situación también beneficiaba a sus jefes. Así comenzó a descender las gradas de la alarma y la desesperación.
"En los e-mails que enviaba a su familia, Westhusing se mostraba particularmente turbado por una conclusión que se le impuso: valores militares tradicionales con el deber, el honor y el país habían sido
reemplazados por el afán de lucro en Irak, donde EE.UU. ha llegado a depender excesivamente de los contratistas para tareas que antes realizaban los militares" (The Hufftington Post, 10-4-08). Junto al suicida yacía una carta de cuatro páginas, escrita en letras mayúsculas, que dirigió a Fil y Petraeus. Dice en su párrafo inicial: "No estoy seguro de si puedo confiar en ustedes o no" www.texasobserver.org, 9-3-07.
La carta no habla a medias: "Gracias por decirme que era un buen día hasta que les informé (sobre USIS). A ustedes sólo les interesa la carrera y no el apoyo a su personal... No puedo ser parte de una misión que entraña la corrupción, el abuso de los derechos humanos y la mentira. Estoy harto, ya
no más. No decidí voluntariamente (venir a Irak) para secundar la corrupción, a los contratistas ávidos de dinero, a comandantes sólo interesados en ellos mismos. Vine para servir honorablemente y me siento
deshonrado... ¿Para qué servir cuando no se puede cumplir la misión, cuando ya no se cree en la causa, cuando cada esfuerzo que uno hace choca con mentiras, la falta de respaldo y el egoísmo? Ya no más. Mírense a sí mismos, comandantes. Ustedes no son lo que piensan que son y yo lo sé" (www.alternet.org, 10-4-08). Lo supo y entró en una profunda depresión. La semana anterior al suicidio se lo vio desanimado, ausente de lo que sucedía y a menudo mirando fijamente su Beretta 9 milímetros. El católico Westhusing, soldado y filósofo, sólo encontró esa manera de terminar con el pisoteo manifiesto de su fe en el honor militar. Hay desilusiones que matan.


*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-102575-2008-04-17.html







"THE FOG"*




La niebla



las palabras son:

la niebla



las palabras de la niebla son:

la venganza y el resarcimiento



Aun cuando un banco de niebla

lo haya sido de sangre

se invoca la disipación



Y que no vuelva por nosotros.







*De Rolando Revagliatti. revadans@yahoo.com.ar


-“THE FOG” de John Carpenter.





InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: