Saturday, February 06, 2010

MONÓLOGO CON DIOS...




*Ilustración de Ray Respall Rojas. (Cuba)




MONÓLOGO CON DIOS*

*Poemas de Emilse Zorzut. zurmy@yahoo.com.ar





Pobre del colibrí, del gato negro,

Del laberinto donde duermen los olvidos,

Pues al amanecer habré cerrado las ventanas

Y no habrá ángel.

Padre ¿y he de agradecerte cada día?


MARIÉ ROJAS TAMAYO






l


Como serpiente al borde de un ataque
mi era contamina mis entrañas.
Tendida en cruz sobre hojarasca
cuestiono por su holganza a Dios,
repudio el perdón ofrecido;
destruye las leyes de toda justicia...
Si el mal ha engendrado dentro
de lo que Él construyó como puro,
que nos destruya al fin, ya,
que nos arroje presto al abismo
pero que no nos prometa exculpas,
salvar nuestros vicios, odios, arrogancias
mientras nos amordaza y nos lastima
en un infierno lento y sin punto de olvido.




II


Estoy cuestionándote, Dios
pero aún rezo.
Ya no utilizo tus signos
ni tus imágenes ni tu verbo.
Sale de mi interior la palabra
blanqueada al sol, no bendita
y digo lo que ya no comprendo
y exijo limpieza de reglas,
que iluminen de nuevo la senda
por donde me arrastro doliente.
Estoy cuestionándote, Dios
y no es arrogancia ni grito,
es sólo reclamo, pedir tu clemencia
para que amanezca de nuevo
y se cierren por fin las heridas.




III



Entre mis manos
yace muerto el pájaro,
se evaporó su vuelo,
también murió la libertad.
¿Qué redime esa fuga
inútil e involuntaria
de alguien que ya no es
forzado a ya no ser?
¿Son tus designios, Dios,
poner el límite
sobre la piedra del sacrificio?
Quiero justificar
lo que se esfuma,
quiero comprender
lo que me duele...
Espero la señal...




IV



Llamé a tu puerta
y siguió cerrada.
Bramé mis signos
y el eco habló.
Lloré mi angustia
y surgió el silencio.
Todo fue uno
unido sin razón.
Alguna tarde
deslizaste tu luz,
por la rendija
me llegó tu aliento.
Estabas ahí...
La paz fue manto
sobre espalda cansada
pero las respuestas
pidieron perdón...




V


Impresas mis huellas
se sacuden sobre la tierra
ávidas de historias.
¿Me diste, Dios
libre albedrío
o sólo mueves
mis hilos de marioneta?
A veces no me reconozco,
dudo de mi rumbo,
también de la búsqueda,
de la meta.
¿Cuánto hay de mí
en lo que me impulsa?
¿Soy yo quien hila hechos
o soy esclava
de tu reino?




VI


No puedo negarte
pero me rebelo.
No encuentro paz
en lo que predicas.
¿Es humildad
lo que pretendes
o sumisión de esclavos?
¿Si somos imperfectos
qué ser te representa?
¿Quién dice tu verdad?
No puedo negarte
pero engendro dudas,
choco contra eclipses
entre cielo e infierno,
entre verdad y sueño
y se deshilacha el rezo
porque no sé
si me escuchas...




VII



Suelo invocarte
cuando mis entrañas
sangran de injusticia
y la blasfemia surge
y la demanda estalla.
Como ante un padre injusto
reclamo, interrogo,
acuso a veces
pidiendo disculpas después.
No he aprendido
a leer los mensajes
que tu sabiduría filtró
en mi mente negada,
a leer tus símbolos
que se ocultan siempre
detrás de metáforas.
No me hiciste sabia,
¿o lo hiciste en vano?
Por eso te invoco,
dime que te callas...





VIII


Quienes hablan en Tu nombre
humanizan los símbolos
y los contaminan
borrando su esencia.
¿Cómo lo toleras?
¿Cómo no los niegas?
Ellos te reducen
a simples esquemas,
a códigos pétreos
que borran tu credo.
Por eso te enfrento
aunque hablo en rezo
y aún mis blasfemias
te aceptan, te esperan...





IX



Tus contornos tienen
límites imprecisos.
Nos confunde no contenerte
en una visión completa;
cada mente te concibe,
te da fulgores distintos,
dimensiones contrapuestas
o negaciones rotundas.
Pero cuando duele el alma
o se desintegra el cuerpo
en alarido invocamos,
te llamamos con aullidos...
Te nos impones entonces,
te presentimos cercano.





X



¿Cómo ordenas
la rueca de la vida?
¿Engarzas a ella
un pacto con la muerte?
Hay tumbas cavadas
que no las justifico,
hay vuelos tempranos
que se unen al poniente.
¿Cómo lo decides
si es que está en tu mano
abrir y cerrar sendas?
¿Es castigo o es premio,
es desidia u olvido?
¿Por qué tu puerta cerrada?
¿Por qué guardas respuestas
en tu arca de poder?





XI



Escondes tu nombre,
nos dejas librados al vicio
de no coincidir,
de negarnos al signo común,
al que une
y alzamos emblemas opuestos,
doliente manera
de andar por caminos que huyen.
Pareces burlarte,
arañas los textos cargados
de negras intrigas
aunque van señalando
búsquedas iguales.





XII



Los que hablan en tu nombre
reprocharán mi osadía,
sentenciarán a perpetua
la condena de mi tiempo.
¿Les dictas sus sentencias
o dejas que con tu anuencia
elaboren los castigos?
¿Cierras los ojos a sus vicios,
disimulas herejías?
¿Con qué criterio eliges
a los que hablan por Ti?






XIII



¿Con qué nombre me bautizaste
cuando alumbró mi alma?
¿O fue mi nodriza
la que inventó el símbolo
y soltó mi vuelo?
Por momentos dudo...
¡Me siento tan huérfana
de cielo y de infierno!
¿Dónde duerme la impiedad,
el dolor, la muerte injusta?
Si te pienso no te encuentro
y se evaporan los rezos...




XIV


¿Si perdonas mis errores
por qué agrandas fantasmas
con el rótulo de culpas?
No me creaste perfecta
pero sí me moldeaste libre.
¿Por qué entonces amenazas
con ermitas destructivas,
con ser desertor del cielo,
con hechos de horror y fuego?
¿Sólo debemos temer,
hincar rodillas en tierra
pidiendo eternamente perdón
por no llegar a saber
cual es tu exacta exigencia?





XV


Sobre el aura de mi cuna
se instaló hambrienta la muerte...
¿Impediste su estrategia
o el pánico la hizo estatua?
¿Por qué no cortó mis alas
y sólo siguió mi rastro
sin completar su misión?
La siento asida a mi espalda
pero no entiendo el mensaje.
No comprendo tus designios
ni qué esperar de mí...





XVI


La eternidad muere
en el horizonte
como una flecha
disparada hacia la nada.
¿Por qué nos diste
la noción de lo eterno
si ibas a detener
todos los relojes?
¿Cuándo detendrás el mío?
Quisiera saberlo
para armar adioses
que no tengan tiempo.






XVII


¿Dónde muere el arco iris
después de la tormenta?
Nos has rodeado de misterios
que la lógica explica
con signos contrapuestos
a los que hablan en Tú nombre.
Ellos expresan acertijos,
nos cercan con incoherencias,
siembran dudas en certezas
y Tú callas, eres silencio.
Clamamos por Tus respuestas,
los por qué se vuelven cruces
y en ellas nos crucificas.
¿Para qué saldemos culpas?






XVIII



Y la gente caminará
en busca de ese Dios
que prometieron las Escrituras,
lo buscará ansiosa,
escudriñará los rincones insólitos,
llamará a gritos
unidos de las manos
y mirando al infinito.
Y la gente caminará
aunque todo sea páramo,
aunque llegue la noche
y sea muy oscura y con miedo
y te buscará, Dios prometido,
te buscará aunque nunca,
nunca aparezcas ni hables
para justificar tu abandono.






XIX



Puedo mirar
a través de un azul ilusorio
el cielo que trasparenta pecados.
Como espejo impiadoso
muestra al humano despiadado,
vanidoso, enfermo de voracidad,
con lacras groseras
sobre un alma crepitante
que no accede al perdón
ni crucificando nuevos credos.
Parece forjado a imagen
del lado oscuro del Edén,
macerado en cuencas con veneno
y tormentas de raros conjuros.
No quiero ver, cierro los ojos,
quiero atesorar la aurora
que se insinúa detrás
del lado nacido en oscuridad...





XX


¿Están en mi corazón
o en algún recoveco
de mi alma cansada
los segundos en que fui feliz?
Como adheridos a la nada
penden de visiones fugaces,
cambian tonos y contornos,
dejan calor y dulzura.
Aparecen como paridos
por una energía mágica
que premia con esos toques
la incertidumbre del destino.
¿Pero sabes, Dios? Eso no basta,
son sólo gotas de lluvia
cuando la sed nos sofoca,
son sólo besos de viento
que no secan nuestras lágrimas...





XXI



Me asombras a veces...
Enciendes estrellas
y apagas soles,
exiges que viva
la primera célula
y la ciegas cuando florece...
No entiendo qué quieres,
por qué lo reproches,
por qué nos sacudes,
por qué en un minuto
sofocas los siglos
que fueron creados...
Siento que nos mientes,
que todo fue en vano
como un capricho
que inventó tu astucia
y tu ego aumenta
cuando aniquilas...






XXII



Creo ver el altar
donde reposas
abarcando tu reino
y los deslices
de las almas perdidas
tras los velos.
Imagino tu enojo
cuando miras
los vaivenes del mal,
las ignominias
que destruyen tu Edén
y que echan sombras
sobre el manto del sol
que acaricia.
Comprendo los azotes
de tu viento,
el temblor de la tierra,
el fuego del volcán,
la muerte oscura,
pero siento injusticia
en tu condena
que a todos por igual
nos crucifica.







XXIII



Observo en la pradera
los hijos de tu ingenio.
El árbol parlotea
con pájaros traviesos,
la flor tiene en la brisa
caudales de caricias,
el agua del arroyo
evapora deseos.
Tendida cara al cielo
te busco, te presiento
como un manto sagrado
pleno de bendiciones.
Pero de pronto tu furia
arranca sombras y miedos
como si fueran dragones
que degluten toda calma...
El parloteo es grito,
la flor de rodillas muere
y no nos dices por qué
ahogas tus bendiciones
con los bramidos del viento
y la rigidez de la escarcha.






XXIV



Se murió entre mis manos
el pájaro que mató
quien jugaba con su flecha
en la búsqueda de un blanco.
Aún siento el calor
de la vida que huye
sin razón y sin juicio,
sin lograr que su rumbo
me sea revelado.
¿Existe la alcoba
que reciba al pájaro
cuando acceda a irse
por designio ajeno?
¿Existe un lecho blando
donde repose su muerte
y alas con ritos mágicos
que le concedan volar?





XV



Hundo mis manos
en hondonadas de dudas,
mis preguntas son gaviotas
guiadas por barcos
cuya brújula varada
busca a tientas su lugar.
Estoy de pie ante tu signo,
palpo en Tu Libro la meta
que me conduzca al comienzo
sin acertijos que oculten
tu verdad y tu razón.
La soledad serpentea
mi costado y mi espalda,
se adhiere a mi piel caliente,
frena mi andar y mi voz
y me deja a la intemperie
tropezando con mis dudas
en un páramo interminable
sin saber a donde voy...







XXVI




Mi rezo se hizo murmullo
como un arroyo andariego,
inventó su propio cauce
que lo conduzca hasta Ti.
Deshecho todo influyo
de quienes dictan los credos,
busco rituales blancos
para teñirlos de añil.
Y se hizo fácil decirte
lo que en el alma surgía
como gotas de llovizna
sin apuro por volar.
Creo que ahora me escuchas,
te presiento tras la puerta
de Tu infinito universo
aunque tercamente callas
y me privas tu decir.








XXVII



¿Este dolor
que siento en mis entrañas
acaparado en mi angustia
y velado por mis miedos
es el castigo
por haber desoído
tus cláusulas estrictas?
Las prédicas anuncian
promesas de condena
si traspaso las normas,
si claudico en mi fe.
También dicen
que perdonas a tus hijos
cuando en Tu Reino no aciertan
la senda a transitar.
Tú creaste los caminos,
ayúdanos a elegir...






XXVIII



Me agobian las sombras
que juntan mis manos
en los recovecos de la sinrazón.
Bajo un manto negro
y a tientas rastreo
signos de mi esencia
y musitando quedo
llamaré a tu puerta
para hablar de mí.
¿Mi osadía, crees, merece castigo?
Si es así, regreso a mi páramo azul,
ahuecaré mi forma,
lloraré en silencio
e inventaré nuevos rezos
que se dejen oír.






XXIX




Soy un despojo del dolor,
su intensidad
anestesió mi alma
y evaporó mis lágrimas.
¿Es tu voluntad, mi Dios,
convertirme en páramo?
¿Es tu fuerza
la que me empuja al ruedo?
Me siento flotar
en medio del vacío,
un presagio vago
invade mi nada,
y te llamo, Dios,
busco tu presencia,
tu mano en mi espalda,
tu luz en mi cueva
antes que la angustia
diseque mi entraña
y ahogue mi esencia
que aún está viva.






XXX




La senda del parque
sintió nuestro rastro
porque allí anduvimos
marcando silencios.
Presentí a mi lado
tu pulso color alba
con el mismo ritmo
de la sangre en mis venas.
De golpe murieron
todas las preguntas,
todos los reproches,
todos los por qué...
Acepté Tu Imagen
inventada a medias
por quienes quisieron
modelar tu ego.
Tiéndeme Tu mano
que huele a comienzos,
lava mis heridas
con azúcar y miel,
luego prende soles
que ahuyentes mis sombras,
bendice mi sueño
sin rastros de infierno.





XXXI



En mi regazo
mueren las palabras
que lancé en tu búsqueda;
escribí en la arena,
di mensaje al pájaro
que bebe los cielos,
consulté el Oráculo,
me postré ante Ti.
De regreso el viento
me cubrió en silencio,
la noche fue oscura
pero amaneció.
¿Es ese tu gesto
que incluye respuestas?
¿Con eso me dices
que debo esperar?
Mi tiempo se escurre
en el reloj de arena,
el hilo de plata
está por ceder.
¿Cuándo esto ocurra
hallaré tu mano
que me guíe dentro
de Tu inmensidad?







XXXII



Creo que comprendo...
En la mansedumbre
de mi casa interna
la penumbra tenue
calma ansiedades.
Ya no me rebelo,
ya acepto que existes
y que te pareces
a quienes creaste;
la imagen de espejo
también te rebela
e intentas cambiarnos,
que nos transformemos
en ese espejismo
que sueña tu mente.







XXXIII




Un lecho de espuma
ante mí se tiende
en insólita ofrenda
y me llama quedo...
Como guía un faro
despierta mañoso
en un horizonte sutil
y sin límites.
Y se abre un camino
con árboles sin flores.
El lecho me atrae
con luz de arco iris,
ya no me resisto...
Tu voz en mi oído
me dice que es hora
de hallar las respuestas
que clamé de Ti...



MONÓLOGO CON DIOS*

*Poemas de Emilse Zorzut. zurmy@yahoo.com.ar






*

Apreciadas amigas, queridos amigos,


El número 90 de nuestro Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL "Estrella Errante", edición Enero/Marzo/2010, puede ser ya consultado en nuestra página en internet www.euroyage.org
bajo el link:

http://www.euroyage.org/es/xicoatl-90

CONTENIDO:

+ ENSAYO: El amor eficaz: el cine de Marta Rodríguez. Guadi Calvo.
+ POEMARIO: Poemas. Flobert Zapata.
Poemas. Jorge C. Corcho Padrón.
+ NARRATIVA: Cuentos. Amado Storni.
+ AUSTRIA: Poemas. Hubert Tassatti.

La edición impresa de XICóATL # 90 puede ser puede ser solicitada a YAGE por e-mail a la dirección euroyage@utanet.at al precio de 7.- Euros (incl. envío postal).

Cordial saludo,

YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur
www.euroyage.org
Schießstatt-Str. 37 A-5020 Salzburg
AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067



*


Queridas amigas, apreciados amigos:


Este domingo 7 de febrero del 2010 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música del Carnaval de Rio de Janeiro 2010. Las poesías que leeremos pertenecen a Eva Durán (Colombia) y la música de fondo será del Carnaval de Rio de Janeiro 2010.
¡Les deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at (Link: MP3 Live-Stream).
Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!
(Recomendamos usar http://24timezones.com/ para conocer las diferencias horarias).


REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Freundliche Grüße / Cordial saludo!


YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.org

Schießstatt-Str. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067



*



Inventren Próxima estación: EDUARDO CASEY.

Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

No comments: