Friday, May 03, 2013

ESTACIÓN EMITA

*Foto de Héctor Ángel Benedetti.
 
Inventren
 
 
 
 
Cadena Trófica
que incluye a la Estación Emita*
 
 
 
El Sol se traga cada mañana
el tabique de nuestras casas,
el rojo de las nubes
(las deja blancas),
se traga su propia esfericidad
y revienta.
 
Las plantas se tragan la Luna
(quien no sabe tragar),
las alas de los insectos,
las paredes de la estación del tren,
se tragan su nombre
y no revientan, sino todo lo contrario.
 
Lo que la Estación Emita traga
son los pasos del tiempo
(de quien no se sabe cómo es que los da),
lo que pensamos mientras le miramos,
lo que se escribe acerca de ella
y nos revienta,
porque aprendió a soplar dentro de nosotros
todo lo que se traga,
(mientras leía revistas para adelgazar).
 
Pero en esta historia,
la única que mastica resulta ser la Luna,
(ni traga ni sorbe,
solamente mastica):
Nos mastica y escupe,
o nos muerde los dedos.
 
A la Estación Emita
se la tragó el progreso,
se la pasó de un bocado la modernidad,
a mí me ha tragado la inflación,
el salario mínimo, la deuda externa...
La guerra que viene
y ver día a día que, como quien dice,
hay muchas familias
de aquí y de allá,
que no tienen ni qué tragar.
 
 
*De hugo ivan cruz-rosas. quetzal.hi@gmail.com
 
 
 
 
 
 
 
 
ESTACIÓN EMITA
 
 
 
 
 
 
 
 
EL TREN HACIA LA NADA*
 
 
Just a small town girl
Living in a lonely world
She took the midnight train
Going anywhere…
 

Don´t stop believing

Journey
 
En las noches, cuando los párpados se resisten a continuar la lectura de turno, abordo el tren hacia la nada.
 
He circulado en este tren desde que tengo recuerdos. A pesar de que el viaje es en un solo sentido, puedo recordar con nitidez de óleo y pincel fino sus múltiples paradas. Puedo verlas, si abro determinadas ventanas temporales: ahí está mi infancia en el castillo de hojas, mi adolescencia solitaria, el descubrimiento del amor, la primera visión del rostro de mis hijos, las emociones recibidas o entregadas, alegría, silencios, lágrimas, aquellos que han ido bajándose en diferentes estaciones, unos tras un largo viaje, otros tras un breve recorrido, suficiente para dejar su impronta en el resto de los viajeros.
 
A veces cambio de cubículo. Hacer el viaje en compañía solo vale la pena cuando es agradable, cuando del intercambio salimos ganando los ocupantes. No es triste, me da la oportunidad de conocer nuevos pasajeros, registrarlos en mis recuerdos, quedar en su memoria. Guardo una grata nostalgia de vagones anteriores, pero intento vivir intensamente el aquí y ahora de cada asiento que ocupo, aprender lo máximo que me brinda el momento. Es la esencia del viaje.
 
Puedo considerarme afortunada, he vivido experiencias extraordinarias. He logrado atisbar realidades cuyas reminiscencias me acompañan al despertar y dan vida a mis creaciones literarias. He viajado a mundos paralelos, donde mis almas gemelas se debaten en similares
 incertidumbres. He vislumbrado la presencia de seres que a otros pasan inadvertidos, peregrinos, mensajeros o simplemente extraviados en la grieta que separa los universos alternativos.
 
Pero lo mejor del tren, lo que más adoro y me hace aguardar con alegre paciencia el instante de abordarlo cada noche, es que, no importa si largo o corto el camino – aunque siempre ha de valer la pena -, si solos o en compañía, sea cual sea el destino, conocemos cuál ha de ser la última parada.
 
 

*De Marié Rojas Tamayo.

La Habana. Cuba.

 
 
 
 
 
 
 
 
*
 
 
Entre algunos versos
de este libro,
sin ninguna palabra que los nombre,
cruzan trenes en la
noche.
-¿Estás despierta?
-te pregunto,
mientras los árboles
murmuran
y los silbos revuelan
en nosotros.
Entre algunos versos
y olvidos,
el aire trae un tono,
un augurio
-sones y ecos de las sombras-,
que respiramos y se
pierden
en lo lejano y lo
impensado,
sin ninguna palabra
que los nombre.
 
 
 
*De Eduardo Dalter. eduardodalter@yahoo.com.ar
-"Nidia". Ediciones del Nuevo Cántaro. Buenos Aires. 2007
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Nos veremos otra vez*
 
 
 
Llueve, y llueve fuerte. Afuera de la ventanilla el horizonte esta velado por una cortina de agua.
Nos queda intentar arreglar las cosas desde la literatura piensa el hombre.
El arquitecto Ricardo Klepta acaba de ver a Irene entrando al vagón. Le hace señas para que se siente al lado de él. Irene que tarda en reaccionar, pasaron casi 20 años. El pasado es otra persona, otro mundo al que ya no pertenecemos, y eso incluye a las personas que quedaron allí apresadas en esas capsulas congeladas.
 
Pero el saludo es emotivo, abrazo, besos. Esa sensación de vértigo que da el no ver al otro en décadas.
 
¿Cómo me reconociste? –Pregunta Irene.
 
-Sos vos, igualita antes del tiempo, solo te falta el cigarrillo en los labios y el humo dejando fantasmas.
 
-Me prohibieron el cigarrillo, pero yo fumo a escondidas, es un ritual personal y no voy a renunciar mientras el cuerpo me lleve hasta un kiosco y pueda comprar los cigarrillos por mi misma.
 
Ricardo recuerda esa imagen en el estudio de arquitectura donde ambos trabajaban. La vista fija de Irene en la ventana, como no viendo o viendo otra cosa. Ese aire a la Pizarnik que descubrió cuando la vio leyendo un libro con la foto de Alejandra en la tapa.
Irene que le dice con aquel libro en mano y su infaltable cigarrillo en la boca:
 
-Decidí que iba a fumar una tarde a los 11 años viendo a mi abuelo fumar en el patio.
“Veía a mi abuelo fumando solo en el patio. Esa concentración de estatua viviente imposible de describir: ¿en que pensaba?
Viéndolo con ese hilo de humo que se disipaba en el aire dejando siluetas que jugaba a descubrir mi abuelo era una locomotora mansa. Era de los viejos de antes, macizos, parecían invulnerables. Esos bigotes tipo manubrio de bicicleta que después descubrí que eran igualitos a los de Hindenburg.
Como los abuelos de muchos otros niños mi abuelo había sido foguista ferroviario.
El abuelo armaba sus propios cigarrillos sin filtro o fumaba en pipa, pero yo empecé a fumar en la adolescencia los negros
Parisiennes, éramos minoría las mujeres que fumábamos negros”.
 
En un momento se funden los recuerdos con la palabra presente de Irene que evoca los momentos compartidos: me encantaban esas horas donde no pasaba nada o no había trabajo y se hablaba, se fumaba y se tomaba mate hasta la hora de irse cada cual a su casa.
 
Llueve mucho che, el tren parece un barco. En este momento ya debe haber gente con el agua al cuello. –dice Ricardo volviendo por un instante la mirada a la ventanilla
 
¿Te acordas del proyecto de la casa-barco? Dice Irene.
 
-Vendría bien retomarlo, todavía tengo cuadernos con apuntes y los planos enrollados.
 
De memoria : “El barco casa es una unidad transportable,  pensada para ser utilizada como vivienda en medios urbanos manteniendo sus características de flotabilidad ante situaciones de inundación extrema” recuerdo la risa de los dueños del estudio, “ni en el Delta lo usarían”.
 
-Vos terminabas indignado Ricardo.
 
-Algunas veces los maldecía en polaco y otras en ruso. Y si me preguntaban, les decía: consíganse traductor a mí me pagan por proyectista.
 
La música funcional del tren les acerca a Serú Girán.
 
¿Te acordas cuando lo desafinábamos a dúo? –dice Irene abriendo bien grandes sus ojos verdeagua.
 
Si te hace falta quien te trate con amor
Si no tenés a quien brindar tu corazón
Si todo vuelve cuando más lo precisás
Nos veremos otra vez
 
Un encuentro casual puede ser fulgor. Alegría imprecisa. Un puente sobre el tiempo que puede ser a la vez una promesa.
La estación Emita como futuro impredecible esta todavía lejos.
 
 
 
*De Eduardo Francisco Coiro. inventivasocial@hotmail.com
 
 
 
 
 
 
 
 
EFÍMEROS PAISAJES*
 
 
¿Dónde están esas vidas?
Cuerpos, sólo cuerpos desvencijados
Perturbados
La confusión y el olvido
Plasmados en efímeros paisajes:
 
Desolados, secos
Faltos de latidos
Embebidos en lástima, por otros
Por sí mismos.
 
Manos caritativas
Alivian el frío de sus noches y de sus días.
 
Tal vez los últimos.
 
 
 
*De Ruth Ana López Calderón. anilopez20032000@yahoo.es
 
www.destilandosentimientos.blogspot.com
www.ruthanalopezcalderon.blogspot.com
 
 
 
 
 
 
 
*
 
 
No hay como ponerle cintas negras
a la maravillosa libertad de los cabellos
 
Salpicar el viento con látigos de tinta
oscuros, como la voz de la noche
 
Mi túnica es así
hoy y siempre será así
 
Yo cubro mis hombros
y doy fe a mis omóplatos
con la música de un café
cada noche y cada mañana
 
Y con la jarra que me ordena las respuestas
lavo mis pies,
para salvarlos de sus deudas.
 
Mis manos, en cambio,
anidan en los vagones
de este tren que me empuja
viento arriba,
como dos trozos de papel que bailan
para el insaciable perfil
de sus ojos despiertos.
 
 
*De Marcela Lokdos. lokdos1@yahoo.com.ar
 
 
 
 
 
 
 
PRIMER ÚLTIMO TREN. EL TREN*
 
 
 
El tren no se detiene jamás, por el fuera las cosas carecen de realidad. Sólo hay aquí el ritmo de los sacudones constantes que ya no se sienten, el ruido que forma un continuo, el olor de los vagones y la gente sentada eternamente, comiendo de envoltorios que terminan arrugados en los pasillos.
Yo camino buscando ese cine móvil, que se mueve porque el tren se mueve y se mueve porque sorprendentemente aparece a diferentes distancias de la locomotora, que, como el vagón de cola, son los hitos inmóviles que a la vez se desplazan.
Encuentro la puerta que comunica con la oscuridad. La película de ahora es japonesa. Ya ha comenzado, jamás logro ver los títulos de inicio, siempre los finales.
Hay gente en un enorme edificio rodeado por el otoño. Los jardines son memorables, tienen esa sutileza oriental en el dibujo de las ramas tenues sobre cielos blancos.
Las personas, lo adivino después, están muertas. Han llegado a un lugar de tránsito donde deben escoger un instante, el instante más feliz que hayan vivido, para pasar en él la eternidad. Tienen un tiempo para hacerlo.
Los vemos recordar, buscar, debatirse entre instantes afortunados. Hay quien fue un mujeriego desapegado, pero decide que la eternidad será un momento con su familia. Hay el joven desdichado que no puede recordar un solo momento de felicidad plena, pero descubre que puede pasar la eternidad en el recuerdo dichoso de otra persona, esa otra afortunada persona que fue feliz gracias a él. Y hay una ancianita.
Hay una ancianita, una viejita que no escucha lo que le dicen, que no responde, que en un momento hace callar a su instructor para poder oír el bello canto de un pájaro que llega por la ventana. Ancianita japonesa, minúscula viejita de manos de niña, levanta el dedito y señala la ventana, para que el joven calle y se dibuje en amarillo el trino que llega de afuera. Recoge piedritas en el jardín, y las coloca sobre el escritorio notando la belleza de esas simples piedras tan poco valiosas para la mirada del hombre que la estudia con aire preocupado.
Y el hombre estudia a la ancianita, a la minúscula viejita de rostro de muñeca cuarteada, hasta que descubre lo evidente. Dice que pensó que sería la más difícil, y es, en cambio, la más simple. Ella ya ha escogido en qué lugar pasar la eternidad. Lo ha escogido desde antes de morir. Como casi todos, se ha vuelto a la infancia, donde la absoluta y plena felicidad es posible.
Y dónde, me pregunto, adónde elegiría, yo, detener el tiempo para siempre. En qué lugar, me pregunto, pasaría yo la eternidad. Cuándo fue el momento de felicidad que desearía proyectar en el presente absoluto, futuro y pasado fundidos en un único instante continuo.
El tren se aleja, o se acerca. El tren sigue su marcha traqueteante por la llanura mientras pienso esto, sentada yo en una butaca de un vagón en penumbras.
Me sobresalta la carcajada de Oliver Reed, que ha muerto; la sonora carcajada de Oliver Reed que ha vuelto hacia atrás la cabeza, me mira con fijeza y súbitamente, bruscamente, brinda por mí bebiendo del pico de su eterna botella siempre llena.
 
 
 
*De Mónica Russomanno. russomannomonica@hotmail.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Experiencia en el tren*
 
 
 
Recuerdo que viajaba en el tren y soportaba
la tiranía de mí mismo, los ojos
girando en los límites del cerebro,
pensando en cosas sin salida
tambaleando en callejones equivocados.
Pero de pronto el viento me golpeó la cara
y hasta el final del viaje
retuve su canción en mis pulmones.
Recuerdo que fui suave y feliz
tan densamente vivo
y el asunto lo juro que era bueno.
Fue algo así
como el radiante comienzo de una fiesta,
¡algo así
como ser necesario a todo el mundo!
 
 
 
*De Joaquín O. Giannuzzi.
 
Obra Poética. EMECÉ. Buenos Aires, edición del año 2000.
 
 
 
 
 
 
 
Estación otoño*
 
 
 
Es esa voz que nace debajo de mi costilla,
como si la pariera en mi vientre infinitas veces.
 
Es ese impulso que me habita y ruge la prisa
del último vagón de un tren repleto de su cadáver
 
Es esa ausencia braceando mi nombre
a través de las ventanas
como queriendo acelerar mi paso hacia…
 
Hay un lugar donde me pierdo,
donde coso el tiempo de a veintidós puntadas.
 
Donde mi ayuda es una aguja ciega
con ojo de noche eterna
 
Donde mi estancia es esa cruz horizontal
clavada sobre mi rastros.
 
 
 
*De Marcela Lokdos. lokdos1@yahoo.com.ar
 
 
 
 
 
 
 
***
 
 
Inventren Próximas estaciones: 
 
 
 
LUCAS MONTEVERDE.
-Por Ferrocarril Provincial-
 
 
 
  INDACOCHEA.
-Por Ferrocarril Midland-
 
 
 
Al salir de la Estación de empalme Ingeniero de Madrid, el Inventren sigue un doble recorrido por vías del ferrocarril Midland con destino a Puente Alsina, y por vías del ferrocarril provincial con destino a La Plata.
 
 
 
 
-las estaciones por venir en el ferrocarril Midland:
 

LA RICA.  SAN SEBASTIÁN.  J.J. ALMEYRA.  INGENIERO WILLIAMS.

GONZÁLEZ RISOS.  PARADA KM 79.  ENRIQUE FYNN.

PLOMER.   KM. 55.   ELÍAS ROMERO.

KM. 38. MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD.  MERLO GÓMEZ.   RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA.  JUSTO VILLEGAS.  JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE.  ALDO BONZI. 
 
KM 12.  LA SALADA.  INGENIERO BUDGE. 
 
 VILLA FIORITO. VILLA CARAZA.  VILLA DIAMANTE.  
 
PUENTE ALSINA.  INTERCAMBIO MIDLAND.
 
 
 
-las estaciones por venir en el ferrocarril  Provincial:
 
 
EMILIANO REYNOSO.       SALADILLO NORTE.   GOBERNADOR ORTIZ DE ROZAS.
 
JOSE RAMÓN SOJO.  ÁLVAREZ DE TOLEDO.    POLVAREDAS.
 
JUAN ATUCHA.   JUAN TRONCONI.    CARLOS BEGUERIE.
 
FUNKE.   LOS EUCALIPTOS.     FRANCISCO A. BERRA.
 
ESTACIÓN GOYENECHE.    GOBERNADOR UDAONDO.   LOMA VERDE.
 
ESTACIÓN SAMBOROMBÓN.   GOBERNADOR DE SAN JUAN RUPERTO GODOY.
 
GOBERNADOR OBLIGADO.   ESTACIÓN DOYHENARD.   ESTACIÓN GÓMEZ DE LA VEGA.
 
D. SÁEZ.    J. R. MORENO.     EMPALME ETCHEVERRY.
 
  ESTACIÓN ÁNGEL ETCHEVERRY.  LISANDRO OLMOS.  INGENIERO VILLANUEVA.
 
ARANA. GOBERNADOR GARCIA.  LA PLATA.
 
 
 
 
 
 
InventivaSocial
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

 


Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar
 
Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.
 
Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.
 


No comments: