Sunday, December 17, 2006

UNA VEZ EN LA VIDA

Una vez en la vida....




De cárceles, genocidios y triunfos*


*Por Osvaldo Bayer

Fui a visitar a las presas de Ezeiza. Presas "comunes", como se les dice en
el idioma de los usuarios. Es un programa de la Secretaría de Cultura de la
Nación. Encuentro de escritores con seres humanos condenados en cárceles por
diferentes delitos. Cuando me preguntaron si aceptaría hacer esa visita
dije: si se trata de inaugurar comedores infantiles, bibliotecas populares o
visitar las cárceles, siempre voy a aceptar, venga de donde venga la
invitación. Me acompañan Armando Echeverría y Carolina Josa, de la
organización Café-Cultura, y Ana González, del Ministerio de Justicia.
Entramos a la cárcel y esperamos en una salita de reuniones. Entran. Son
seis las "internas". Tres jóvenes y tres de mediana edad. Enseguida preparan
mate. Presentaciones. Llevan varios años de cárcel casi todas. De una de
ellas, madre de tres hijos, cuando estaba ya condenada falleció una hija, de
doce años. Hay profunda tristeza en su rostro. Pero el mate ayuda al
diálogo. Quieren que les hable de historia. Les describo el espíritu de
Mayo, de aquellos increíbles seres de 1810. Y cómo fueron traicionados en
sus ideales por gobiernos de décadas posteriores. Les entusiasma el tema y
todas hacen preguntas. Preguntas, respuestas pero también opiniones de
ellas.
Hablamos tres horas. Hemos navegado en aguas distintas a las habituales, no
hablamos de los problemas de ellas ni de los del país, sino de ideales y
luchas del pueblo. Llega la despedida. Una de ellas me entrega un libro de
poesía. Es el que se hizo en el Primer Festival de Poesía realizado en la
unidad penitenciaria de Ezeiza. ¿Cómo?, sí. Parece un sueño. El ser humano
no se rinde. Sí, me dice Silvia Elena Machado, la poetisa presa "común",
aquí también hay poesías mías. El libro se llama Yo no fui.
Momento de partir. La despedida con cálidos besos en la mejilla y ojos
húmedos. Seres humanos que se encuentran de pronto. Seres distintos, muy
distintos. Y se ven muy iguales. Los dividen las rejas. La sociedad. Pienso
que Pinochet, el uniformado de la mente asesina, murió atendido por todos y
le hicieron honras militares. Cuánta cobardía hay en las llamadas sociedades
modernas. Chile se avergonzará en todos los tiempos de haber dado honras
militares al ogro, ladrón y traidor a los más nobles sentimientos.
En el viaje de regreso abro el libro Yo no fui, de las presas de Ezeiza. Leo
la poesía de Silvia Elena Machado. Finaliza diciendo: "¿Será que mi
ausencia/ los detiene/ los amarra/ en ese cintilar atemporal?/ ¿Será que en
una verónica redentora mi Ausencia da/ lugar/ espacio/ cuerpo/ a la
presencia?".
Sí, la presa se pregunta sobre su ausencia. Melancolía... tal vez enorme
tristeza.
Melancolía es lo que siento al dejar la puerta de la cárcel donde hay
mujeres jóvenes. No les he preguntado por qué están allí. Días de juventud
en la cárcel. Vaya a saber cómo las interpretó la sociedad, qué
posibilidades de vivir, si les dio amor desde niñas. Es nuestra sociedad.
Tal vez, sí, extremadamente rigurosa contra los pecados pequeños, pero que
mira a otro lado ante los corruptos de bolsillo compacto.
En un sobre me han dado un hermoso Papá Noel dibujado por ellas. Una ha
escrito detrás "A las plantas las endereza el cultivo, a los seres humanos,
la educación". Y todavía: "Felices fiestas. Gracias por venir. Mujeres de la
Unidad 31. Ezeiza, 2006".
Miro el camino de regreso: villas pobres, rostros de niños tristes. Me
prometo en la próxima visita llevarles flores multicolores, silvestres,
llenas de vida.
Cuando llego a casa, recibo una gran alegría: me ha escrito Antonio
Puigjané. El sacerdote católico que acompañó siempre a los perseguidos. El
que pasó más de una decena de años preso en la cárcel más perversa de la
dictadura: la de Caseros. Esa que hizo construir el general Videla, que
cuando visité por primera vez, me dije: "El general desaparecedor se ha
construido su propio monumento". Sí, sobre una cárcel con patios levantó una
torre donde los presos jamás veían el sol ni tenían ningún lugar para
caminar. Una cárcel para desaparecer, con una placa orgullosa del
desaparecedor: "Este edificio fue construido por inspiración del teniente
general Jorge Rafael Videla". Sí, ese que vive hoy a pocos metros de la
iglesia castrense y todas las tardes sale al balcón para mirar al templo y
hacerse la señal de la cruz. Obscenidades argentinas.
Pero bien, Antonio Puigjané, el buen cristiano, me comunica que estuvo
presente ante las ruinas de esa cárcel donde le robaron gran parte de su
juventud. Ahora son todas ruinas. Me envía una foto donde está ante su vieja
celda. Sonríe Puigjané, así de sencillo. Por eso, cárcel de años infinitos.
Hoy ya destruida. Un triunfo de los organismos de derechos humanos.
En los eternos años que visité a Antonio Puigjané lo encontré con un rostro
marcado por el sufrimiento pero siempre sonriente. Hablábamos del futuro. De
un Jesús de la mano de Bakunin. Y nos reíamos felices. Pese a las rejas y la
constante humillación. Me escribe ahora que hicieron un asado ante las
ruinas y contaron anécdotas mientras el mate seguía la ronda. Tenía razón
Fray Antonio cuando en alguna visita me dijo: "No te preocupes, alguna vez
yo voy a ver las ruinas de este antro de perfidia". Y ahora lo vivió.
Sonriente, ante la celda que trató de alejarlo para siempre del pan fresco
para los niños pobres.
Y el día terminó muy bien. Me llegó otra buena nueva. Valía la pena
escribir. Todos los años me tomé el deber de denunciar algo que el egoísmo
humano había tratado de tapar. El genocidio armenio cometido por el pueblo
turco. Principios del siglo pasado. Un millón y medio de armenios muertos en
manos de turcos uniformados. Armenios muertos a golpes y ahorcados, mujeres
que murieron junto a sus hijos de hambre y cansancio. Francia fue el primer
país que calificó de genocidio el bárbaro crimen. Y ahora lo acaba de
reconocer el Congreso argentino. Sí, los legisladores argentinos. Una medida
valiente, tal vez fruto de nuestras experiencias con parte de su propia
población. Diputados y Senado por unanimidad. Muy bien, señores. Para
aplaudirlos. Por primera vez no se tuvo miedo y se dijo la verdad. Ahora
falta la firma del Presidente. Pero no creemos que una resolución así,
tomada por unanimidad, ponga dudas en el Poder Ejecutivo. Esto es fruto de
la lucha de la Asociación Armenia que desde tiempos lejanos ha persistido en
la prueba de todos esos hechos. En esas contratapas expusimos los argumentos
y las pruebas irrefutables.
Ahora sí es hora de que también el Congreso de la Nación condene de una vez
por todas el genocidio cometido contra nuestros pueblos originarios en la
tierra argentina. Roca y su "campaña del desierto" y además quién se quedó
con las interminables tierras de nuestras pampas. Basta decir un nombre:
Martínez de Hoz. Le dieron 2.500.000 hectáreas. Repetimos, 2.500.000
hectáreas. Bisabuelo directo del ministro de Economía de la desaparición de
personas. La historia se repite.
Ha llegado la hora, señores legisladores: con un prólogo de debates
históricos con las pruebas científicamente históricas. Como mejor prueba
oigan a los conservadores aquellos de la Década Infame. Que dirán que las
tierras "fueron liberadas". Sí, liberadas para ellos.
Cumplan con ese deber de conciencia, señores legisladores. Ya es tiempo de
decir la verdad.

*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-77792-2006-12-16.html






Los que duermen afuera*


*por Beatriz Sarlo bsarlo@viva.clarin.com.ar


Todas las noches los veo preparando su dormitorio en la ochava de un
edificio público, que no funciona ya como entrada a ninguna parte. Es un
lugar de varios metros cuadrados, por lo tanto bastante espacioso como para
que puedan tenderse a dormir dos personas. Salvo que llueva del sur,
netamente del sur y con viento, no entra agua sino en los cincuenta
centímetros delanteros. Por supuesto, como la ochava fue una entrada
importante se accede a ella por tres escalones, que contribuyen a la
sensación de aislamiento y permiten trazar una especie de límite imaginario
entre los que la ocupan y la calle.
La cuadra es singularmente activa al comienzo de la noche; ofrece bastante
material a los cartoneros y las veredas de dos estacionamientos que cierran
al atardecer sirven como playones temporarios mientras ellos clasifican la
basura. Uno de los cartoneros la clasifica doblemente ya que conserva para
su propio consumo los diarios o revistas que eventualmente aparecen entre
las cajas y los envoltorios. Es un hombre que cayó bajo una doble crisis: la
de 2001 y los conflictos personales que estallaron durante esos mismos
meses. No pudo volver a ser ocupante de un departamento, como había sido, ni
consiguió otro trabajo.
Los de la ochava no se mezclan con media docena de adultos y chicos
cartoneros que trabajan rápido y concentrados, en silencio. Ellos no son
pasajeros de la calle sino ocupantes fijos (y no doy más detalles del lugar
para no poner en estado de alerta a nadie); sus colchones permanecen allí
enrollados durante el día, y en cuanto la luz ya no es más la sombra
grisácea del atardecer, se preparan para pasar la noche, despiertos pero ya
acostados. Generalmente tienen algún tetrabrik y cigarrillos. Por suerte,
porque la noche, que comienza para ellos a las siete u ocho, debe ser más o
menos interminable.
Otros viven, con un régimen parecido, en una plaza cercana, en cuyos árboles
dejan los colchones enrollados y envueltos en plástico, mientras sus dueños
andan por la ciudad, en busca de esas oportunidades que conocemos: la
panadería que les da la factura del día anterior, por ejemplo. Estas
panaderías benefactoras tienen una especie de grupo estable; en general,
prefieren a los chicos por razones evidentes. Pero entre las sobras de la
abundancia porteña suele haber algo para los demás.
No todos los que reciben esas sobras duermen al aire libre. Y no todos los
que duermen al aire libre fueron dejados allí donde están por las oleadas de
la crisis económica. En la ciudad se entretejen vidas diferentes: los
recientemente desalojados, que no capturó la red de ningún plan social y se
fueron debajo de la autopista; los hombres que cayeron más que sus propias
familias, en las que la mujer pudo salvarse y seguir a flote y ellos fueron
dejados como los restos que quedan de la marejada; los locos que una vez que
comenzaron a caer ya no tienen una nueva oportunidad ni la tendrán en el
mejor de los mundos. Durante muchos meses, sobre una gran avenida, un hombre
había optado por vivir allí haciendo de esa opción una especie de
manifiesto. Reclinado sobre su colchón, envuelto en mantas, a su lado había
puesto un cartel donde protestaba por los salarios docentes y se declaraba
ex docente, dejando que los que pasaban imaginaran las razones del supuesto
o real abandono de una profesión que, si no es lucrativa, por lo menos es
vista como respetable. Al costado, sobre un cajón, un tablero de ajedrez con
una partida comenzada reforzaba la idea que deseaba transmitir sobre sí
mismo. Algunas veces lo vi jugando cansinamente mientras sostenía una
conversación reiterada y circular.
En todas las ciudades del mundo hay personajes como el ex docente. Pero en
las ciudades donde los pobres abundan, como Buenos Aires, es difícil
encasillarlos como singularidades extravagantes y aislarlos del escenario de
miseria que lanzó a cientos a la calle en los últimos años. Hay un par de
borrachitos que viven, en el indócil invierno berlinés, sobre un puente
justo frente al teatro del Berliner Ensemble, donde trabajó Bertolt Brecht.
En todos las ciudades hay hombres y mujeres que fueron depositados entre los
despojos; la palabra con que se los designa en París, clochards, es conocida
en todo el mundo ya que con ella se ha hecho mucha literatura (incluyendo un
famoso capítulo de Rayuela, de Cortázar).
Sin embargo, aunque casos así ocurran en Buenos Aires (en años de abundancia
también había linyeras en el Parque Lezama), es difícil que hoy los miremos
como los berlineses miran a sus borrachitos vecinos del teatro de Brecht.
Nosotros no podemos olvidar el momento en que esas figuras dejaron de ser
extravagantes para mezclarse con los expulsados de todas partes. No podemos
olvidar los meses en que los cartoneros se convirtieron en la multitud
laboriosa del anochecer, y que los chicos de la calle dejaron de ser sólo
casos de droga, abandono o extrema rebeldía. Todo eso está demasiado cerca y
lo mejor es que nunca parezca la decoración miserable de un paisaje normal.
En cambio, hace cinco años, durante la crisis, muchos pensaron que podían
ser los próximos perdedores.


*Fuente: Revista Viva - Clarín
http://www.clarin.com/diario/2006/12/17/sociedad/s-01329268.htm





En la corte del rey Barrick*
14/12/06

*Por Oscar Taffetani

(APE).- Poco después del golpe militar contra el gobierno constitucional de
Salvador Allende, en Chile, la junta presidida por el finado Pinochet
publicó en tirada masiva un volumen titulado Libro Blanco del cambio de
gobierno en Chile (Santiago, 1973, 264 páginas).
Aquel Libro Blanco, exculpatorio y falaz, semejante a otros que publicaban
los regímenes militares de la época, decía las mentiras que un sector de la
dirigencia política y de las oligarquías conservadoras chilenas querían
escuchar.
Por ejemplo, si la verdad -a todas luces- era que ellos habían derrocado a
un gobierno legítimo e instaurado una sangrienta dictadura, el libro decía:
"el camino democrático fue descartado completamente en el curso de 1973,
como veremos, optando el ex presidente Allende y sus partidarios por la vía
violenta del autogolpe..."
Luego, se acusaba al gobierno depuesto del déficit fiscal, del
desabastecimiento y del caos económico que la misma acción de los
conspiradores -empresas multinacionales, servicios de inteligencia
extranjeros, grupos de choque civil, logias de las FFAA- habían provocado.
Era la mentira absoluta, machacada y repetida mil veces como les había
enseñado a la distancia su maestro Josef Goebbels.
A más de 30 años de aquel golpe, la prolija mentira de un Chile "exitoso y
abierto al mundo", un Chile que quiere olvidar a sus 3.000 muertos y
desaparecidos, dar vuelta la página del exilio y la diáspora y consentir la
sistemática depredación de sus recursos naturales, nos dibuja el perfil de
la más peligrosa y letal de las dictaduras.


Celebración de la entrega

Con bombos y platillos, el gobierno de la argentina provincia de San Juan
anunció que ha dado luz verde (como precedentemente hiciera el gobierno de
Chile) al proyecto minero Pascua-Lama, de la multinacional minera Barrick
Gold Corporation.
"Con reservas probadas -leemos en el diario- de 18,3 millones de onzas de
oro, la mina se convierte en la más grande del país. Esta cifra es superior
a la producción actual de las otras tres minas de oro en actividad del país:
Bajo la Alumbrera, Veladero y Cerro Vanguardia..."
"Ayer, el gobierno de la provincia de San Juan, donde va a estar localizada
la mina del lado argentino, aprobó el proyecto con algunas condiciones. La
principal es la constitución de un fondo de 70 millones de pesos (sic),
administrado por el Estado provincial para fines de infraestructura y
desarrollo de nuevos emprendimientos..."
Hasta allí, los bandos de la corte del rey Barrick, el alegre (y cómplice)
sometimiento de nuestros gobernantes a los dictados de una multinacional.


Un fallo desoído, inapelable

El pasado 25 de noviembre de 2006, en las instalaciones colmadas de la
Facultad de Arquitectura de Santiago de Chile y seguidas en vivo sus
sesiones a través de la radio Tierra 1300, se reunió el Tribunal Público del
Foro Social, para juzgar el comportamiento de la Barrick Corporation.
El juicio a la minera, por falseamiento de la información, por daño a los
ecosistemas y al paisaje, por utilización subsidiada del agua y la energía,
y por perjuicios causados a las pequeñas comunidades y pueblos, fue
sustanciado con fiscales, con defensores y con magistrados que la acusada
desdeña y desdeñará.
Sin embargo, ese Alto Tribunal escuchó los cargos, escuchó los alegatos y
falló. Su sentencia -imposible de cumplir, en este momento- fue la expulsión
inmediata de Barrick Corporation de los territorios de Chile, la Argentina y
el Perú.
La carcajada del rey Barrick -suponemos- habrá resonado en el palacio,
multiplicada por las risotadas de la corte y cohorte de lacayos y
alcahuetes, a ambos lados de la cordillera.
Barrick siente que tiene el poder; el poder de la corrupción y del dinero;
el que le otorgan los Estados sometidos y cómplices; y hasta el poder
militar, llegado el caso.
Pero ese Tribunal despreciado que lo condenó, cuenta con la autoridad que le
dan los pueblos; cuenta con los derechos inalienables e imprescriptibles de
los pueblos.

Un día caerá el becerro de oro, partido por el rayo. Sobre sus ruinas, con
la cara sucia y una alegría invencible, nuestros niños harán castillos.



*Publicado en AGENCIA PELOTA DE TRAPO. agenciapelota@pelotadetrapo.org.ar
http://www.pelotadetrapo.org.ar/





"DAMAGE"*

"Damage" ("Una vez en la vida") filme dirigido por Louis Malle.


Despierta a lo que ve
sellando pactos
él despierta, él ve

¿Concibe él
un arrullo frenético?

¿Y qué otras cercanías
él concibe?:

Cualquiera:
A la sazón
un límite.



"DAMAGE"


Espierta a lo que ve
trancando pautos
elli espierta, elli ve

¿Atalanta elli
una añada frenética?

¿Y qué otres rodiaes
elli imaxina?:

Cualisquiera:
N'aquella ocasión
una llende.


*de Rolando Revagliatti. revadans@yahoo.com.ar

Poema concebido a partir del filme del maestro Malle y traducido al
asturiano por el poeta español Xosé Lluis Campal.



*

Queridas amigas, queridos amigos:

El próximo domingo 17 de diciembre del 2006 presentaremos en la Radiofabrik
Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!),
música del compositor cubano Aurelio de la Vega. Las poesías que leeremos
pertenecen a Roque Dalton (El Salvador) y la música de fondo será de
Rikchariy (Andes); todo ésto en nuestro programa Poesía y Música
Latinoamericana, en español y alemán. ¡Les deseamos una feliz audición!

ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar
online en el sitio www.radiofabrik.at (Link MP3 Live-Stream)
!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!


REPETICIÓN: ¡La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se
repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en
la Radiofabrik de Salzburgo!
Cordial saludo!


YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schießstattstr. 44 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel. + Fax: 0043 662 825067




Ejercicios de escritura:


1. La agenda del año*

Un año puede ser una lluvia. Un vértigo de acontecimientos que apenas pueden
ponerse en palabras.
Sea por el dolor, la alegría o el asombro, los invito a construir una agenda
de sucesos-sentimientos -ficciones del año. Mes por mes, consignemos frases
sobre acontecimientos personales y/o sociales.
Los escritos se publicarían del 26 al 31 de diciembre.
(Para cualquier consulta me escriben)

*Eduardo F. Coiro. inventivasocial(arroba)hotmail.com




2. Collage de frases.

Se trata de construir una narración utilizando en la mayor medida posible
una serie de frases:

-El/ella habla desde una antigua devastación.
-No estoy lo suficientemente deprimido/a para ser artista.
-Como a esa gente que se aferra habitualmente a un salvavidas de plomo.
-Cuidame a mi nena, que no le pase nada, por que si no cuando vuelvas te la
vas a ver conmigo.
-Hasta que punto del sufrimiento hay que llegar para parir la escritura.
-Lo más inconscientemente feliz que pueda.
-Tenía vocación por remontar ilusoriamente la adversidad.
-Nadie puede amar sin el corazón libre.
-El mundo para el/ella era un gran tedio.
-Para el dolor nunca hay auspiciantes.
-"casi un fracasado como vos".
-Llevaba en silencio la plegaria que dice por mi culpa, por mi culpa, por mi
grandisima culpa.
-Pero esa ilusión de futuro ya casi se desvanece.
-Y le pedimos al otro, más que a nosotros mismos.
-Vió una clara vocación por el destierro, por el exilio de propia vida.
-¿Cómo hacer para que la vida no sea morir lentamente en gotas?
-Era una imposición razonable al lado de otras murallas brutales, pero una
imposición al fin.
-Aquello era una cienaga sobre la que no se podía construir nada estable.
-En esa lucidez sin remedio que tienen las víctimas.
-Todos somos actores, y no dejamos de representar un papel para los demás.


Para dudas y consultas, me escriben, es para publicar antes del fin de año.


*Eduardo F. Coiro. inventivasocial(arroba)hotmail.com



3. Re-escribiendo a Inventiva Social*

A la largo del año se editaron y titularon muchas ediciones. Quiero
proponerles que tamicen, que condensen en algunas frases las experiencias de
lectura y/o escritura en Inventiva Social.
Para el 29 /30 de diciembre.


*Enviar escritos a: inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar



Una antología personal.
-Sólo para socios de Inventiva-

Los invito a enviarme una selección de sus escritos (ya publicados o no)
para editarlos en los últimos días del año y durante el mes de enero del
2007. Con respecto a la extención de cada antología, la idea es no superar
los 100 kb.
Cualquier duda me escriben.

*Eduardo F. Coiro. inventivasocial(arroba)hotmail.com


*

Reescribiendo noticias. Una invitación permanente y abierta a rastrear
noticias y reescribirlas en clave poética y literaria. Cuando menciono
noticias, me refiero a aquellas que nos estrujan el corazón. Que nos parten
el alma en pedacitos. A las que expresan mejor y más claramente la
injusticia social. El mecanismo de participación es relativamente simple.
Primero seleccionar la noticia con texto completo y fuente. (indispensable)
y luego reescribirla literariamente en un texto -en lo posible- ultra breve
(alrededor de 2000 caracteres).
Enviar los escritos al correo: inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio:
la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada
escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se
editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación
en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor
emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada
obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su
difusión los escritos que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras
recibidas, solo verificar que un autor con nombre Y/o seudonimo , y una
dirección personal de mail nos envia un trabajo.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y
noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de
cada escrito es un intercambio de libertades entre el escritor y el editor,
cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de
estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de
trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus
propuestas de escritura

¿ Otras preguntas o consultas? escribi a inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar

No comments: