Saturday, March 24, 2007

BAJO UNA MONTAÑA DE IMPOSIBLES.

Bajo una montaña de imposibles...




MIS AMORES*



Hoy han vuelto.
Por todos los senderos de la noche han venido
A llorar en mi lecho.
¡Fueron tantos, son tantos!
Yo no sé cuáles viven, yo no sé cuál ha muerto.
Me lloraré a mi misma para llorarlos todos.
la noche bebe el llanto como un pañuelo negro.
Hay cabezas doradas al sol, como maduras...
Hay cabezas tocadas de sombra y de misterio,
cabezas coronadas de una espina invisible,
cabezas que sonrosa la rosa del ensueño,
cabezas que se doblan a cojines de abismo,
cabezas qui quisieran descansa en el cielo,
algunas que no alcanzan a oler a primavera,
y muchas que trascienden a flores del invierno.
Todas esas cabezs me duelen como llagas...
Me duelen como muertos...
¡Ah!... y los ojos... los ojos me duelen más: ¡son dobles!...
Indefinidos, verdes, grises, azules, negros,
abrasan si fulguran;
Son caricia, dolor, constelación, infierno.
Sobre toda su luz, sobre todas sus llamas,
se iluminó mi alma y se templó mi cuerpo.
Ellos me dieron sed de todas esas bocas...
De todas esas bocas que florecen mi lecho:
vasos rojos o palitos de miel o de amrura,
con lises de armonía o rosas de silencio
de todos estos vasos donde bebí la vida,
de todos estos vasos donde la muerte bebo...
El jardín de sus bocas venenosos, embriagante,
en donde respiraba sus almas y sus cuerpos,
humedecido en lágrimas
ha cercado mi lecho...
Y las manos, las manos colmadas de destinos
secretos y alhajadas de anillos de misterio...
Hay manos que nacieron con guantes de caricia,
manos que están colmadas de la flor del deseo,
manos en que se siente un puñal nunca visto,
manos en que se ve un intangible centro;
pálidas o morenas, voluptuosas o fuertes,
en todas, todas ellas puede engarzar un sueño.
Con tristeza de almas,
se doblegan los cuerpos,
sin velos, santamente
vestidos de deseo.
Imanes de mis brazos, panales de mi entraña,
como a invisible abismo se inclinan en mi lecho...
¡Ah, entre todas las manos yo he buscado tus manos!
Tu boca entre la bocas, tu cuerpo entre los cuerpos,
de todas las cabezas yo quiero tu cabeza,
de todos esos ojos, tus ojos sólos quiero.
Tú eres el más triste, por ser el más querido,
tú has llegado el primero por venir de más lejos...
¡Ah, la cabeza oscura que no he tocado nunca
y las pupilas claras que miré tanto tiempo!
Las orejas que ahondamos la tarde y yo inconscientes,
la palidez extraña que doblé sin saberlo,
ven a mí: mente a mente;
ven a mí: cuerpo a cuerpo.
Tú me dirás qué has hecho de mi primer suspiro,
tú me dirás qué has hecho del sueño de aquel beso...
me dirás si lloraste cuando te dejé solo...
¡Y me dirás si has muerto!...
Si has muerto,
mi pena enlutará la alcoba plenamente,
y estrecharé tus hombros hasta apagar mi cuerpo.
Y en el silencio ahondado de tiniebla,
y en la tiniebla ahondado de silencio,
nos velará llorando, llorando hasta morirse,
nuestro hijo: el recuerdo.


*de Delmira Agustini.
-Fuente: http://www.poesia-inter.net/dag24001.htm





PREGUNTAS AFIRMATIVAS*



Escribo para detener la disolución, para que alguien en algún lugar sienta alguna cosa, para que alguna de las hojas del árbol permanezca un segundo más aferrada al tallo. Escribo para que alguna persona se sienta movida a expresarme una sola palabra de afecto, para que un perro se rasque las pulgas en la mente de algún ser humano un lapso entre un segundo y cuarenta años. Escribo para no irme, para escaparme, para que me vean y para esconderme.
Escribo para que piensen que soy mejor de lo que soy, para exponer mis mezquindades. Escribo para comprender alguna de mis caras que no puedo ver en el espejo, para verme la nuca, para avergonzarme a futuro, para emocionarme por lo que alguna vez pude creer.
Pongo palabras una detrás de la otra, una encima de la otra, trato de obligar al lenguaje a ejercer la imposible tarea de crear algo parecido a la realidad.
Me sorprendo de lo que escribo, me pregunto por qué, para quién, con qué razón y con qué propósito. Con qué sapiencia y con cuántas ignorancias.
Escribo porque no puedo cantar. Escribo para escucharme.
Escribo para reencontrarme y volver a perderme. Para esconder algo secreto en medio de tanta cosa superflua, quizás el nombre del amor en la Divina Comedia. Para vencer los terrores al conjurarlos, para darme cuenta de que le temo a otras cosas que no quiero, que no puedo nombrar.
Escribo para no ser lo que soy, mientras soy yo, profunda, dolorosamente.
Escribo en la noche palabras nocturnas que se esfuman a la luz del sol. Palabras diurnas que suenan falsas a la mortecina luz de las bombillas.
Escribo hoy para hoy, aunque lo leeré mañana. Para reconocer que nunca soy la misma y me repito invariablemente.
Para mentirme alegre cuando aprieta la desesperación. Para convencerme infructuosamente de que escribir tiene algún sentido.
Escribo porque si, y porque me es importante. Escribo porque escribo.


*de Mónica Russomanno. russomannomonica@hotmail.com





El mar*



La bruma cubre las olas
que llegan hasta la orilla
agitándose con locura
sobre la arena dorada.
El viento las abraza
con sus brazos gigantescos,
la noche feliz celebra,
el solitario cielo sonríe.
El susurro del agua
distrae a los pescadores,
no encuentran sus anzuelos,
buscan entre la espuma.
El misterio se cruza
con el mágico encanto,
el mar es un paraíso,
sueñan los amantes.
La música de los besos
hace bailar las rocas,
el paisaje tiene brillo,
el amor lo perfuma.


*de María Griselda García Cuerva. mg_cuerva@yahoo.com.ar





Diario de expresión semanal*

Misterios de la naturaleza:

La ropa

Donde van las medias?
O su par: siempre se pierde una. En el lavarropa no quedan, en el tender tampoco, en cajones varios menos. Solo siempre y para siempre aparece una
¿A la basura? ¿Por qué? ¿Las lleva el perro y la entierra como preciado tesoro aromatizado con verdadero perfume a comida y no a alimento balanceado? ¿Y los que no tienen mascotas?: ¿no pierden el calcetín?
Quizás sea obsesiva o muy curiosa, pero quiero y necesito saber científicamente donde está la otra media que siempre falta
¿Por qué no desparecen las dos juntas? ¿Es una conspiración extraterrestre, para medir nuestra capacidad de pérdida?
¿Es que las medias son hermanas gemelas, que quieren algún día separarse? Y apenas pueden,¿se escapan? ¿Cansadas quizás de tanta simbiosis?
O... tal vez sean como vienen en pareja, les agarra la crisis y desean un cuarto intermedio. Pero luego fascinadas por tanta libertad no quieran volver. O tal vez quieran, pero no saben como hacerlo.
Algunas medias se sentirán muy usadas y quizás sufran claustrofobia y no soporten el encierro de zapatos, zapatillas y botas. Entonces propusieron a su compañera escapar y quizás su par tuvo miedo y se quedó esperando.
Ya sé que hay misterios más importantes para investigar (Nora Dalmasso, García Belsunce, etc.) pero este, por ser tan cotidiano, tan repetitivo y tan común a todas las clases sociales, debería tener una investigación exhaustiva.
No sé si culparlo a Menen, porque creo que este problema data desde que se inventaron la medias y no de la década del noventa.
Se me ocurre que quizás sean unos gnomos enviados por los fabricantes de soquetes y afines para, claro, incrementar sus haberes.
Pero yo les voy a arruinar el negocio, voy a proponer que las medias no vengan de a pares sino de a tres. Solo espero que los moralistas no me acusen de perversa, ya que prometo hacerlas descansar en cajones separados, evitando fiestas prohibidas



Accidentes de tránsito

Reclamamos al estado, y en mucho tiene falencias en hacer cumplir la ley.
Pero el estado también somos nosotros, no son solo los que nos representan.
Entonces no neguemos nuestra responsabilidad, no funciona más eso de siempre culpar a alguien: el responsable es el que va a una velocidad excesiva, el que va en bicicleta o moto y no respeta los semáforos, el peatón que cruza por donde quiere.
¿Qué estado queremos formar si siempre nos situamos por afuera de la ley? Y desde allí limpios de toda culpa reclamamos. ¿Con que autoridad moral reprendemos a los que no cumplen la ley?
Tenemos el gobierno, las leyes, las empresas públicas que supimos construir con este material que somos.
Todavía no descubrimos nuestro poder


Los varones y el sexo

Leo con asombro que aún hoy los jóvenes se inician sexualmente con prostitutas.
Y me entristece por los varones especialmente, que están forjando esa imagen de mujer.
En el imaginario colectivo entonces está instaurado que el sexo es algo sucio, que hay que hacerlo rápido y que la mujer es solo una cosa a usar
Y no defiendo a las mujeres, ni a las prostitutas las acuso. Lamento el retraso cultural de los hombres y de los padres que formamos hombres. Me da pena que un chico conozca algo tan lindo y natural, escondido de sí mismo.
Que como hombre no aprenda otras armas para seducir a una mujer que no sea con dinero. Hoy podría decir que todavía, lamentablemente, no estamos en las mismas condiciones de igualdad el hombre y la mujer. El hombre está un escalón mas abajo en cuanto a la obtención de placer

¿Y también es como violarse a si mismo, en el sentido existencial
Tendrá alguna relación con el uso temprano del viagra?
Porque no es natural pagar para tener sexo, entonces por lógica no pueden tener sexo natural si no es con ayuda de algo artificial.


*de Silvia Irigaray silviairigaray@arnet.com.ar






Sábado, 24 de Marzo de 2007

Vísperas*


*Por Beatriz G. Suárez. beagasua37@hotmail.com


"En todo caso, yo era demasiado joven. Hay libros a los que no hay que atreverse hasta no haber cumplido los cuarenta años. Se corre el riesgo, antes de haber alcanzado esa edad, de desconocer la existencia de grandes fronteras naturales que separan, de persona a persona, de siglo a siglo, la infinita variedad de los seres; o por el contrario, de dar demasiada importancia a las simples divisiones administrativas, a los puestos de aduana o a las garitas de los guardias. Me hicieron falta esos años para aprender a calcular exactamente las distancias entre el emperador y yo."

Margarite Yourcenar. "Memorias de Adriano".


¿Qué habré hecho el 23 de marzo de 1976? Me habré acostado esa noche sin siquiera intuir el tremendo ayuno que nos esperaba.
Tenía trece años, hacía poco la escuela secundaria me había incluido en primer año. Nunca jamás me perdono no recordar exactamente esa noche y las primeras horas del día.
Tal vez soñé algo, construí un hombre o dejé de creer en una historia hecha también para mí.
Esa noche había 30 mil más, era la de los últimos hombres libres. Soñé que la verdad no es pura. Me envolvió el fuego de los trece y la carpeta de Castellano mientras la instrucción cívica quedaba superviviente.
No me disculpo no saber, no haber entendido la importancia de ese día, de la previa, el recoveco del minuto simple o ese inexorable porvenir de espanto basado en eliminar sustancia humana, huesos, epidermis, creyendo que con ello se exterminaba además la valentía. Moler vena y vientre, pulmón o kilos de clavículas pensando que así se derretían convicciones o el agua madre de todas las ideas.
Habré dormido con mi hermana en el cuarto perfecto donde empezaba a enfermar mi corazón de un inasible amor. En esa habitación que era una patria para mí.
Una generación apenas posterior a la mía tembló. Juanes, Marcelos, Jorges, Silvias, Anamarías, Robertos. Un vértigo de Franciscos eliminados. El nombre desaparecido.
¿Qué habrá sido de mí en la última luna cuando el toque de los hechos inundó el otoño?
Ese marzo me desespera antes del veinticuatro, como un cantor que no canta o un médico que no medica o un escultor que no lograra tallar el duro mármol.
Evalúo mi vida dejando sábanas de niña, tal vez para proteger mi exacto peso de mujer en el medio de tanta dictadura.
Siempre pienso esa noche. Los músculos aún intactos. Había gente precisa en los panfletos.
Después, entre sutiles adversarios, no pude ahorrar sangre ni crecer de repente.
Solo hacer un trozo de palabras, eso. Escribir este diario, poder arrepentirme o estallar, decir que mis días también están contados.
Aquél veintitrés de marzo se disimuló la muerte, quedaba en el ropero de la pieza, entre una alegría beatle y el flotar de los cuerpos.
El río de la Plata. La realidad contradictoria. La plaza de Wheelwright diferente e idéntica a la de Mayo. Mi familia de políticos, mi pasado. Mi último paraíso.
Cuando pienso en esa noche se me aparece una tristeza como la que sobreviene en un museo luego del cierre. Todo quieto. Todo limpio. Y el vaho de aliento de hipótesis indefendibles.
Me da rabia no acordarme del futuro que venía. De que cuando dieran las ocho o las nueve el peligro haría volar helicópteros.
De no recordarme a mí y sí a los otros.
De que la edad no me concediera la posibilidad de irme con algunos.
Hasta de seguir aferrada a la vida. Hoy. Aquí. Luego de treinta y un años.



*FUENTE: ROSARIO-12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-7848-2007-03-24.html




*

Caía la lluvia, el viento zarandeaba los árboles deshojados, y de tiempos pasados viene una imagen, la de un hombre alto y delgado, viejo, ahora que está más cerca, por un camino inundado. Trae un cayado al hombro, un gabán embarrado y antiguo, y por él se deslizan todas las aguas del cielo. Delante
vienen los cerdos, con la cabeza baja, rozando el suelo con el hocico. El hombre que así se aproxima, difuso entre las cuerdas de lluvia, es mi abuelo. Viene cansado, el viejo. Arrastra consigo setenta años de vida difícil, de privaciones, de ignorancia. Y no obstante es un hombre sabio, callado, que sólo abre la boca para decir lo indispensable. Habla tan poco que todos nos callamos para oírlo cuando en el rostro se le enciende algo así como una luz de aviso. Tiene una manera extraña de mirar a lo lejos, incluso siendo ese lejos la pared de enfrente. Su cara parece haber sido tallada con una azuela, fija aunque expresiva, y los ojos, pequeños y agudos, brillan de vez en cuando como si algo que estuviera pensando hubiera sido definitivamente comprendido. Es un hombre como tantos otros en esta tierra, en este mundo, tal vez un Einstein aplastado bajo una montaña de imposibles, un filósofo, un gran escritor analfabeto. Algo que no podrá ser nunca. Recuerdo aquellas noches templadas de verano, cuando dormíamos debajo de la higuera grande, lo oigo hablar de la vida que tuvo, del Camino de Santiago que resplandece sobre nuestras cabezas, del ganado que criaba, de las historias y leyendas de su infancia distante. Nos dormíamos tarde, bien enrollados en nuestras mantas para defendernos del frío de la madrugada.
Pero la imagen que no me abandona en esta hora de melancolía es la del viejo que avanza bajo la lluvia, obstinado, silencioso, como quien cumple un destino que no podrá modificar. A no ser la muerte. Este viejo, que casi toco con la mano, no sabe cómo va a morir. Todavía no sabe que pocos días antes de su último día tendrá el presentimiento de que ha llegado el fin, e irá, de árbol en árbol de su huerto, abrazando los troncos, despidiéndose de ellos, de las sombras amigas, de los frutos que no volverá a comer.


*de Jose Saramago

-Fragmento de Las pequeñas memorias (Alfaguara).
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/subnotas/5793-1939-2007-03-24.html



*
Queridas amigas, queridos amigos:

El domingo 25 de marzo del 2007 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música del grupo latinoamericano De las Rosa Latin Music. Las poesías que leeremos pertenecen a Saturnino Rodríguez Riverón (Cuba) y la música de fondo será de Chimizapagua (Andes). ¡Les deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at
(Link MP3 Live-Stream. Se requiere el programa Winamp, el cual se puede bajar gratis de internet)!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!


REPETICIÓN: ¡La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!
Cordial saludo!

YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schießstattstr. 44 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel. + Fax: 0043 662 825067

*

Reescribiendo noticias. Una invitación permanente y abierta a rastrear noticias y reescribirlas en clave poética y literaria. Cuando menciono noticias, me refiero a aquellas que nos estrujan el corazón. Que nos parten el alma en pedacitos. A las que expresan mejor y más claramente la injusticia social. El mecanismo de participación es relativamente simple. Primero seleccionar la noticia con texto completo y fuente. (indispensable) y luego reescribirla literariamente en un texto -en lo posible- ultra breve (alrededor de 2000 caracteres).

Enviar los escritos al correo: inventivasocial( arroba)yahoo. com.ar




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial( arroba)yahoo. com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión los escritos que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas, solo verificar que un autor con nombre Y/o seudonimo , y una dirección personal de mail nos envia un trabajo.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre el escritor y el editor, cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura

No comments: