Tuesday, March 20, 2007

UN ESPEJO EN EL TECHO

FUÉ AL PASAR*


Yo creí que tus ojos anegaban el mundo...
Abiertos como bocas en clamor... Tan dolientes
Que un corazón partido en dos trozos ardientes
Parecieron... Fluían de tu rostro profundo
.
Como dos manantiales graves y venenosos...
Hornos á fuego y sombra tus pupilas !... tan hondas
Que no se desde donde me miraban, redondas
Y oscuras como mundos lontanos y medrosos.
.
¡ Ah tus ojos tristísimos como dos galerías
Abiertas al Poniente !... Y las sendas sombrías
De tus ojeras donde reconocí mis rastros !...
.
Yo envolví en un gran gesto mi horror como en un velo,
Y me alejé creyendo que cuajaba en el cielo
La medianoche húmeda de tu mirar sin astros!


*de Delmira Agustini.
(de Cantos de la Mañana)
-Fuente:
http://www.damisela.com/literatura/pais/uruguay/autores/agustini/cantos/pasar_p2.htm




Un espejo en el techo...



MUJER FELIZ*


Había yo concurrido a una charla dada por un psiquiatra. La charla
trataba sobre la felicidad. El psiquiatra definió el grado de felicidad como
el nivel de aceptación en la relación de la persona con sus aconteceres; la
familia, los amigos, el trabajo, las diarias ocupaciones.
Ocurrió que la mujer sentada a mi lado era una persona feliz, y, para mi
dicha, esa mujer feliz me había otorgado el alto y honorable título de
amiga.
Ahora bien, cómo es que esa mujer es una de esas raras personas que han
incurrido en la extraña fortuna de ser felices. Habría que hacer un estudio,
pero no está en mi mano más que el esbozo de una descripción, incompleta y
externa como todos los intentos de aproximación al misterio.
Esa mujer que gozosamente confirmaba cada rasgo presente en las personas
felices camina con los pies hacia afuera como una bailarina. No es un dato
anecdótico. Como no puede ir por la vida con los brazos abiertos, va por
ella con los pies abiertos, abarcando con un abrazo desde la tierra al
universo y sus criaturas.
Es de esa clase de gente que una quiere tener cerca cuando el cielo
resplandece, y que una necesita cuando llega el otoño y el deshojarse de las
ilusiones. Tiene la incomparable capacidad de estar, de estar para quien la
necesite a la hora del mediodía o de la medianoche, de callar, reír o
hablar, de consolar sin mentir, de sonreír en silencio, de llorar lágrimas
de sal y música melancólica por una amiga en desgracia.
Es hija, madre y hermana, es esposa y amiga. Es decir, que ejerce con
solvencia todos los posibles modos de caricia y de estar en el mundo con y
para otros. De su marido ha dicho "lo quiero tanto", y no se me ocurre frase
más modesta y más hermosa.
Que haya amamantado a sus tres hijos y a sus siete sobrinos la colocan
en el terreno de la Pachamama, de las Venus Esteatopigias, de todas esas
deidades que desde el inicio de los tiempos dieron leche y vida a los
humanos. Que pueda narrarlo con bellas palabras es un encanto añadido.
Es, entonces, una especie de maga.
Si el timbre de su voz lo evoco en la frase ¡Qué-buéno!, así
pronunciada, ¡Qué-buéno!, en las situaciones en que una se daría a todas las
maldiciones que recuerde o pueda inventar. Si esa mujer dice qué-buéno
cuando se pone a cocinar a las once de la noche, y al otro día tiene que
madrugar para ir al trabajo. Si dice que hace falta or-ga-ni-za-ción,
sabiendo que nadie le hará caso, y no se enoja. Si extiende su afecto como
una manta infinita que abriga a todos y a todo. Si hace todo eso, debe de
ser, y es, una mujer feliz.
Descubro entonces que la felicidad no es una cuestión de sucedidos,
fortunas o resguardos. La mujer feliz deja que la felicidad le retoñe en los
pechos y la regala. No protege con muros su jardín, lo abre a los
visitantes. No guarda su felicidad en una cajita de sándalo e incienso, la
derrama, y al derramarla crece.
Es feliz porque nos hace felices. Y hacemos cola para sentarnos un
ratito a su lado en la hamaca.
No puedo decir que Edurne sea un hada. Es una mujer de verdad, y una
mujer feliz. No hay mayor magia que esa.




*de Mónica Russomanno. russomannomonica@hotmail.com








Martes, 20 de Marzo de 2007
Citas rápidas*


*Por Sandra Russo



En un hotel de diseño del centro de Buenos Aires, hay cierto nerviosismo a
eso de las seis y media. Falta un rato para "las 19", cuando según consta en
las tarjetas de falsa invitación, dará comienzo el juego. Ya se ven por aquí
y por allá mujeres de más o menos cincuenta años tomando cortados, solas o
de a dos. Aparentan esa tranquilidad que cuesta mucho aparentar. Esperan.
Mientras tanto, una especie de Alessandra Rampolla en versión boliviana, muy
sexy y muy correcta, encapsulada en su rol de anfitriona, circula por el
lobby, cuyo centro es una enorme pileta de no natación: en el agua flotan
diversos objetos que la convierten en una instalación. A ambos lados, filas
de mesas y sillas hipermodernas están ya dispuestas; dentro de media hora,
en esas mesas y sillas se sentarán hombres y mujeres durante ocho minutos
exactos: el juego consiste en eso. En conocer a diez personas del sexo
opuesto y conversar con cada una de ellas ocho minutos exactos, que serán
cronometrados por la Venus coordinadora. El juego pertenece a una nueva
modalidad de citas, las citas rápidas. La coordinadora prefiere llamarlas
fast dates. Ella habla un lenguaje curiosamente neutro, y sospecho que no es
porque sea boliviana. Bolivia ha quedado muy atrás en su biografía. Ella es
la cara de una empresa especializada en fast dates, y maneja a la perfección
el monólogo del vendedor del juego.
Dirá, por ejemplo: "Las damas y los caballeros que participan de nuestros
eventos no tienen tiempo para hacer vida social. Imagínate: ir a una
discoteca, bailar, conversar, quedarse tomando un trago, quedar en verse al
día siguiente... Eso lleva mucho tiempo. Aquí tienen la posibilidad de
conocer a diez personas del sexo opuesto en dos horas y de iniciar una bella
relación".
Como se trata de "una empresa seria" que "ante todo garantiza
confidencialidad", mientras esas damas y esos caballeros estén sentados en
el hotel, mesa por medio, conociéndose durante ocho minutos, ignorarán sus
respectivos nombres. Les han dado nicknames que los protegen. Es que el
juego tiene sus vaivenes. Deben ser protegidos de gente que a su vez quiere
ser protegida. La seguridad entra por esa grieta al mundo de las relaciones
personales, haciéndolas impersonales. ¿No será un costo demasiado alto? Para
las damas y los caballeros, no.
El juego se divide por "rangos", y hay eventos especiales para cada "rango".
El "rango" no es más que la franja de edades: si no fuera por el "rango",
las damas de cincuenta como las que hoy están aquí se quedarían sin
candidatos hasta en este juego y pese a haber pagado la inscripción. Los
caballeros de cincuenta y tantos prefieren a las treintañeras.
Les dan tarjetas ya tabuladas y marcadas con la primera impresión que les
provoque cada candidato/a. Son como antiguos carnets de baile. En las
tarjetas hay tres caritas que expresan: 1) satisfacción; 2) duda: merece una
segunda oportunidad; 3) desagrado. Tomándose ese examen mutuo, un rato
después de "las 19", el lobby está lleno de damas y caballeros sonriendo y
conversando, cada pareja en su mesa. A los ocho minutos, suena una campana
que toca la Venus de ojos celestes con un mohín que indica que todos deben
cambiar de mesa y compañero/a. Todos obedecen. Están ansiosos por ver quién
sigue. Quizá mientras conversen con el siguiente seguirán pendientes del
anterior, si es que les ha gustado, y relojeando a la dama con la que él se
ha sentado. Las variables posibles de atracción o rechazo escapan a la
manipulación del juego, así como las pasiones y los arrebatos, los
pensamientos recurrentes, la naturalidad y el azar, en fin, esos pormenores
tan importantes en cualquier historia de amor o deseo. El juego ofrece
seguridad y garantiza "gente para conocer", pero a cambio se reserva el
derecho de enamoramiento súbito, desprolijo y antojadizo. Aquí no se viene a
dejarse llevar, sino a evaluar y a ser evaluado.
Las citas rápidas florecen en un contexto en el que la soledad ya ha
empantanado demasiado a hombres y mujeres que deben convertirse en damas y
caballeros, como si fueran personajes surgidos de alguna trama de amor
cortés, o bien como los carteles de los baños públicos. Visto desde la
puerta del hotel, el juego sigue su curso, aunque ha habido inconvenientes,
que son los de la vida real: hay más damas que caballeros. Ellas deben
relucir más, ser más agudas y divertidas para que ellos marquen 1) o 2).
Afuera paró de llover y sin embargo todavía hace calor. La noche que llega
impregna el algodón de las remeras y las camisas de un sudor mezclado de
humedad y cansancio. Afuera hay embotellamiento, y hay patrulleros pidiendo
documentos a unos pibes. Las bocinas están enfurecidas y los hombres y las
mujeres que salen de sus trabajos caminan rápido para alcanzar el colectivo.
Y aún con la pesadez del clima y el tránsito, afuera de ese hotel todo está
vivo.



*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-81990-2007-03-20.html







CHIS­TE TRIS­TE*



*pieza teatral de ROLANDO REVAGLIATTI. revadans@yahoo.com.ar




Per­so­na­jes:
MU­JER
AN­CIA­NO
MU­JER DE 50 AÑOS QUE SE SOS­TIE­NE LA CA­BE­ZA
MU­CHA­CHA
MON­JA
HOM­BRE QUE HA­BLA SO­LO
HOM­BRE 1
HOM­BRE 2
AN­CIA­NA
MU­JER 2
MU­JE­RIE­GO
MU­JER QUE NO HA­BLA
MU­JER 1
HI­JO
CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL
MO­ZO

ES­CE­NA­RIO: A fo­ro, el fren­te de una con­fi­te­ría. Una am­plia puer­ta,
al me­dio. En un car­tel enor­me
so­bre la puer­ta se lee: "Con­fi­te­ría Grand". De­lan­te del de­co­ra­do,
una con­fi­te­ría de bal­ne­a­rio.
Es­ca­li­na­tas. Y en ellas, si­mé­tri­ca­men­te dis­pues­tas, ca­tor­ce
me­si­tas re­don­das con una si­lla ca­da una,
to­das de fren­te al es­pec­ta­dor. En ca­da si­lla un per­so­na­je. Otra
me­si­ta, la úni­ca de­so­cu­pa­da, tie­ne dos si­llas, am­bas de fren­te,
en pros­ce­nio y en el me­dio.

En ca­da me­si­ta hay lo si­guien­te:
MU­JER: Gran he­la­do.
AN­CIA­NO: Ga­se­o­sa.
Me­si­ta De­so­cu­pa­da: Ce­ni­ce­ro.
MU­JER DE 50 AÑOS QUE SE SOS­TIE­NE LA CA­BE­ZA: Té con le­che; apar­ta­do,
co­mo si ya lo
hu­bie­se be­bi­do. Un sán­gu­che de pan pe­be­te co­mi­do has­ta la mi­tad.
MU­CHA­CHA: Gran co­pón de cer­ve­za.
MON­JA: Me­ren­gue con cre­ma. Le­che cho­co­la­ta­da.
HOM­BRE QUE HA­BLA SO­LO: Pla­ti­to con acei­tu­nas. Pa­li­lle­ro con
es­car­ba­dien­tes. (Y un mi­cró­fo­no.)
HOM­BRE 1: Ver­mut con in­gre­dien­tes.
HOM­BRE 2: Ver­mut con in­gre­dien­tes.
AN­CIA­NA: Gi­ne­bra.
MU­JER 2: Si­dra. Pan dul­ce.
MU­JE­RIE­GO: Whisky con hie­lo.
MU­JER QUE NO HA­BLA: Agua mi­ne­ral.
MU­JER 1: Si­dra.
HI­JO: Cog­nac.

Dis­tri­bu­ción de iz­quier­da a de­re­cha:
Pri­me­ra hi­le­ra: MU­JER - AN­CIA­NO - MU­JER DE 50 AÑOS QUE SE SOS­TIE­NE
LA CA­BE­ZA - MU­CHA­CHA.
Se­gun­da hi­le­ra: MON­JA - HOM­BRE QUE HA­BLA SO­LO - HOM­BRE 1 - HOM­BRE
2 -
AN­CIA­NA.
Ter­ce­ra hi­le­ra: MU­JER 2 - MU­JE­RIE­GO - MU­JER QUE NO HA­BLA - MU­JER
1 - HI­JO.

Ca­rac­te­rís­ti­cas de al­gu­nos per­so­na­jes, de­ta­lles de
in­du­men­ta­ria y de com­por­ta­mien­to:
HOM­BRE QUE HA­BLA SO­LO: Se­sen­ta y cin­co años. Pu­cho en la bo­ca.
Ha­bla so­lo, de mo­do
inin­te­li­gi­ble, du­ran­te to­do el trans­cur­so de la re­pre­sen­ta­ción;
ex­cep­to, por ejem­plo, cuan­do cree oír a su ima­gi­na­rio
in­ter­lo­cu­tor -tal vez, más de uno-, con el cual re­fle­xio­na y tam­bién
dis­cu­te. Una que otra pa­la­bra po­dría ser cap­ta­da. Hos­ti­li­dad y
re­ce­lo son los ma­ti­ces pre­do­mi­nan­tes en su ac­ti­tud. Sin em­bar­go,
aquí y allá, apa­re­cen tam­bién fu­ga­ces ras­gos sim­pá­ti­cos y
cor­dia­les. Es­tá sen­ta­do a la úni­ca me­sa en la que en su cen­tro hay
in­ser­to (co­mo un ele­men­to na­tu­ral, pro­pio de ella) un mi­cró­fo­no;
(no co­nec­ta­do -a sa­la- si­no re­cién en ins­tan­cia de­ter­mi­na­da).
Des­de lue­go, es­te per­so­na­je "ig­no­ra" ese mi­cró­fo­no, "no lo ve",
pa­ra él no exis­te, "no ha­bla por él" ni an­tes ni des­pués de
co­nec­ta­do.

MU­JER 2: Cua­ren­ta y cin­co años. Gor­di­ta.

MU­JE­RIE­GO: Lee un lar­go per­ga­mi­no.

MU­JER QUE NO HA­BLA: Ac­cio­nes que re­a­li­za:
a) Se sa­ca los len­tes de con­tac­to. Los guar­da en el es­tu­che. Se
co­lo­ca una go­ta de co­li­rio en ca­da ojo. Se po­ne an­te­o­jos de mu­cho
au­men­to y con co­lor.
b) Se co­lo­ca go­tas en la na­riz.
c) Con­sul­ta el re­loj (de hom­bre). In­gie­re una cáp­su­la.
d) Se echa ai­re con el va­po­ri­za­dor pa­ra el as­ma.
e) Se po­ne una pas­ti­lla en la bo­ca.
f) Se­ca su trans­pi­ra­ción con un pa­ñue­li­to.
g) Ob­ser­va de­te­ni­da­men­te su ros­tro en un es­pe­ji­to.
h) Se sa­ca al­gún ani­llo con di­fi­cul­tad. Ma­sa­jea el de­do
do­lo­ri­do. Guar­da el ani­llo en un mo­ne­de­ro. Bus­ca en la car­te­ra.
Sa­ca otro ani­llo. Se lo po­ne en el mis­mo de­do.
i) Sa­ca de la car­te­ra un ca­rre­tel de hi­lo de co­ser. Cor­ta una
por­ción de hi­lo. Guar­da el ca­rre­tel en la car­te­ra. Pa­sa el hi­lo
en­tre un par de dien­tes. Lo ob­ser­va. Re­pi­te la ope­ra­ción. Ti­ra el
hi­lo. Re­co­rre con la len­gua el si­tio en cues­tión.
MU­JER 1: Cua­ren­ta años. Muy gor­da.
HI­JO: Sie­te años. Bien ves­ti­di­to, pul­cro, pei­na­do. Se­rio.
CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Se­sen­ta años. Atil­da­do. Apues­to. Ele­gan­te.
Pe­ro de­ca­den­te. Cor­ba­ta lu­jo­sa,
al­go abu­cho­na­da, con al­fi­ler de cor­ba­ta. Cha­le­co. Za­pa­tos
re­lu­cien­tes.

Se oye al HOM­BRE QUE HA­BLA SO­LO.

MU­JER 2: ¡Mo­zo!
HOM­BRE 2: ¡Mo­zo!
MU­JE­RIE­GO: "Te­re­sa Cla­ra A., 31, se­pa­ra­da, bien. Ol­ga Zu­le­ma H.,
23, sol­te­ra, bien.
Ma­yo 75: Ali­cia J., unos cua­ren­ta, dos hi­jas, muy bien.
Este­la P., 34, viuda, do­ble equis.
Ju­nio 75: Est­her Ol­ga, unos trein­ta, sol­te­ra, mal. Adria­na M.,
49, re­gu­lar, de pie."
AN­CIA­NO: Es tan ino­cen­te. ¿Có­mo se los pue­do mos­trar? Se pei­na
so­lo, se ali­sa. En­tro al ba­ño, lo
des­cu­bro, y él si­gue, es­tá en lo su­yo. ¿Les con­té lo de los
ani­ma­les?... ¡Ay, le gus­ta cal­car! Cal­ca. Es lo que más le gus­ta. Le
pi­den dos y ha­ce ocho. ¡Qué ri­co!... La ma­es­tra, se ve, él me di­ce, le
pi­de un ave y un ma­mí­fe­ro, una va­ca. O le pi­de un pes­ca­do. Y él
pre­pa­ra las co­sas, los úti­les, tie­ne va­rias plu­mas ya, la tin­ta,
la... la tin­ta chi­na; se es­me­ra ¿no?, quie­re ser pro­li­jo, y el
pa­pel..., con el pa­pel... Es lo úni­co que le gus­ta. Es una ce­re­mo­nia,
se ilu­mi­na, lle­na los cua­der­nos, se apli­ca, lo ha­ce con un
en­tu­sias­mo, que mi­rá que él no, pe­ro con una apli­ca­ción... Es
vo­lun­tad, tie­ne vo­lun­tad. Pa­ra eso. Los pa­í­ses... Cal­ca pa­í­ses.
Rí­os, la­gu­nas... Me sa­lió... Pe­ro mi­rá, ho­jas y ho­jas. Pu­ros
fe­li­ci­ta­dos. Ay... có­mo... La ma­es­tra de­be es­tar
sor­pren­di­da. La ma­es­tra de­be es­tar sor­pren­di­da.

Apa­re­ce el CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL por la puer­ta de la Con­fi­te­ría.
Ob­ser­va.

MON­JA: La Na­vi­dad la pa­so con él. El, or­ga­ni­za el ban­que­te; yo:
co­mo. Yo cla­vo los dien­tes, yo muer­do; él ben­di­ce el pan y el
pu­che­ro; las man­za­nas y los ome­le­tes, el ja­món y la so­pa; la tar­ta
de ca­da día y el tu­rrón, la so­da, las pas­tas, el bor­go­ña; la
re­mo­la­cha, la os­tia, el dul­ce de le­che del flan. Co­mo si fue­ra
mú­si­ca yo oi­go la co­mi­da, el con­du­mio. La pa­so con él. En paz.
¡Mo­zo!...

El CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL va ha­cia la MU­JER 2.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Se­ño­ri­ta: us­ted es­tá so­la y yo es­toy so­lo.
Me agra­da­ría in­vi­tar­la a be­ber... otra co­pa.

MU­JER 2: No, no, mu­chas gra­cias, no.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pe­ro, se­ño­ri­ta... Us­ted es­tá so­la y yo es­toy
so­lo. ¿Por qué no po­drí­a­mos be­ber una co­pa?

MU­JER 2: No, lo sien­to, gra­cias.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pues dis­cúl­pe­me us­ted. (Pau­sa. Al
MU­JE­RIE­GO.) Se­ñor: us­ted es­tá so­lo y yo es­toy so­lo. Me agra­da­ría
in­vi­tar­lo a be­ber una co­pa.

MU­JE­RIE­GO: ¿Eh?... No, mi­re... Otro día.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pe­ro, se­ñor... Us­ted es­tá so­lo y yo es­toy
so­lo. ¿Por qué no po­drí­a­mos be­ber una co­pa?

MU­JE­RIE­GO: Por­que... No. De­ci­di­da­men­te.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pues dis­cúl­pe­me us­ted. (Que­da ob­ser­van­do a
la MU­JER QUE NO HA­BLA.)

MU­JER: ¡Fue una no­che es­plén­di­da, es­plén­di­da, ma­má! ¡Nos tra­ta­ron
tan bien! Más que co­rrec­ta­men­te. Siem­pre pen­sé que así ten­dría que
ser. Nos pa­sa­ron a bus­car. A las tres a la ca­sa. Las ma­dres de ellas
los co­no­cie­ron. Y una has­ta lo hi­zo en­trar, ma­má. Lás­ti­ma que vos
no co­no­cis­te a mi..., a es­te jo­ven. En bue­na po­si­ción. En muy bue­na
po­si­ción. No, no... A mí me gus­ta­ría... No, no, ma­má, no, no es... No,
no es... pro­fe­sio­nal. En bue­na, en una só­li­da po­si­ción eco­nó­mi­ca.
Me lo dio a en­ten­der; no creas que me lo di­jo, que se ven­dió. Y muy
dis­cre­to. Los tres. No, no me de­jé to­car. No me to­có, na­da. Al
cru­zar. Eran
ama­gues, ges­tos... "Por aquí, así...", al ba­jar. "Cui­da­do con el rue­do
del ves­ti­do." Por el ro­ce, ma­má...: los es­ca­lo­nes. Las tres en una
gran con­fi­te­ría. Que no pa­re­ce de afue­ra. Con­fi­te­ría. De
mu­chí­si­mo lu­jo. Y mo­zos... Eso es... ¿de li­brea?... Atil­da­dos, de
ha­blar ba­jo, de ca­mi­nar en si­len­cio. To­dos. Una ver­da­de­ra cla­se
so­cial. No­so­tras re­lu­cía­mos, ma­mi­ta. ¡Ay, tan­to es­pe­rar, y no me
vis­te! Pe­ro no creas, tra­ta­mos de que no se no­ta­ra que era nues­tra
pri­me­ra vez. Tu­vi­mos aplo­mo, te di­ré, aun­que cla­ro, nos sen­tía­mos
ob­ser­va­das... Pe­ro no creas, ¡es­tá­ba­mos muy ele­gan­tes no­so­tras
tam­bién! Las se­ño­ras nos mi­ra­ban... al
en­trar. No­so­tras. Vis­te, ma­má, siem­pre mi­ran. Se mi­ra. Es­tá­ba­mos
tan di­cho­sas, ¡tan in­men­sa­men­te
cho­chas...! Eh...: gra­ti­fi­ca­das. ¡Cham­pag­ne, nos sir­vie­ron
cham­pag­ne he­la­do ma­ra­vi­llo­so! Y uno con­tó el
es­ta­cio­na­mien­to. Del cham­pag­ne. La con­ver­sa­ción... ani­ma­da,
ajus­ta­da, so­bria. No­so­tras nos de­lei­ta­mos. Al prin­ci­pio, un
po­qui­tín ten­sas. Es ló­gi­co. Ha­bía que afron­tar una con­ver­sa­ción.
To­das mo­du­lá­ba­mos, ele­gía­mos las pa­la­bras ade­cua­das... So­brias
tam­bién. Los mo­da­les... Nosotras... Ha­brías... Te hu­bie­ras... ¡Ay, te
hu­bie­ras sen­ti­do or­gu­llo­sa de tu hi­ja! Y de las ami­gas de tu hi­ja.
Y quie­ro que lo es­tés. No te amar­gues..., ya vas a ca­mi­nar... Va­mos a
sa­lir de és­ta. Siem­pre he­mos sa­li­do ade­lan­te. Mien­tras yo ten­ga
fuer­zas... Y be­lle­za. Una sa­na be­lle­za. Una cla­ra... ac­ti­tud. Pe­ro
sí, ma­má, me agra­da. ¡Có­mo no es­tar agra­da­da! Có­mo no es­tar
ilu­sio­na­da si vol­ve­rá a lla­mar­me y con­cer­ta­re­mos una nue­va
ci­ta, tal vez so­los... Pe­ro... no seas así... de­be­mos con­ver­sar en
so­le­dad. Ma­má: no quie­re de­cir apar­ta­dos, ab­so­lu­ta­men­te
so­los. ¡Oh, soy tu hi­ja!... Quie­re de­cir, que po­dre­mos vol­ver a esa
con­fi­te­ría o a... al­gún otro si­tio pú­bli­co si­mi­lar, y
con­ver­sar..., en fin..., se dan otros te­mas, se es más pro­fun­do, en
fin..., se char­la más en
par­ti­cu­lar, en fin..., una es­tá más en to­do lo que se di­ce. ¡Si vos me
vie­ras!... Aten­di­da, con­si­de­ra­da.
Res­pe­ta­da, ma­má, lo que vos que­rés.

El CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL va ha­cia la MU­JER 1.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Se­ño­ri­ta: us­ted es­tá so­la y yo es­toy so­lo.
Me agra­da­ría in­vi­tar­la a be­ber... otra co­pa.

MU­JER 1: Muy gen­til. Pe­ro no me se­rá po­si­ble acep­tar­la.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pe­ro, se­ño­ri­ta... Us­ted es­tá so­la y yo es­toy
so­lo. ¿Por qué no po­dría­mos be­ber una co­pa?

MU­JER 1: Es que no... Le rue­go. Cré­a­me. Se lo agra­dez­co. Pe­ro no.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pues dis­cúl­pe­me us­ted.

MU­JER 1: Por fa­vor.

El CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL va ha­cia el HI­JO.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Ni­ño: tú es­tás so­lo y yo es­toy so­lo. Me
agra­da­ría in­vi­tar­te a be­ber otra co­pa.

HI­JO (sin mi­rar­lo): ¡No quie­ro!

El CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL que­da tur­ba­do.

HOM­BRE 1: Va a vol­ver.

HOM­BRE 2: Va a ne­ce­si­tar vol­ver al­gún día.

HOM­BRE 1: ¿Es­tá se­gu­ro?

HOM­BRE 2: Va a ne­ce­si­tar vol­ver un día de es­tos.

HOM­BRE 1: ¿Có­mo sa­be?

HOM­BRE 2: ¡Si no voy a sa­ber­lo yo!

HOM­BRE 1: ¿Y por qué?

HOM­BRE 2: ¡Si lo co­no­ce­ré!

HOM­BRE 1: ¿Us­ted es pa­rien­te?

HOM­BRE 2: ¡¡¿Pa­rien­te?!!

HOM­BRE 1: Sí. ¿Us­ted, es...?

HOM­BRE 2: ¡Ha­bra­se vis­to!

HOM­BRE 1: Bue­no, ¿es?

HOM­BRE 2: Tu­pé co­mo el su­yo... Pe­ro, si yo soy...

HOM­BRE 1: ¿A ver?

HOM­BRE 2: ¡Ah, no, in­so­len­te, no me pro­vo­que!

HOM­BRE 1: Si­ga, si­ga.

HOM­BRE 2: ¡Si lo sa­bré yo!

HOM­BRE 1: ¿Qué?

HOM­BRE 2: Que va a vol­ver.

HOM­BRE 1: Eso di­je.

HOM­BRE 2: Sí.

HOM­BRE 1: Sí.

HOM­BRE 2: Lo re­cuer­do.

HOM­BRE 1: Me ale­gro.

HOM­BRE 2: Per­fec­ta­men­te.

HOM­BRE 1: Di­je só­lo que iba a vol­ver.

HOM­BRE 2: Me te­mo...

HOM­BRE 1: Yo tam­bién.

HOM­BRE 2: No... Yo iba a de­cir... No im­por­ta. "Te­me­rás a tu Dios co­mo
a tí mis­mo."

HOM­BRE 1: ¡Mo­zo!

HOM­BRE 2: ¡Mo­zo!

HOM­BRE 1: ¡Mo­zo!

HOM­BRE 2: ¡Mo­zo!

HOM­BRE 1: ¡Es­te mo­zo!...

HOM­BRE 2: U otro.

HOM­BRE 1: Sí.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL (al HI­JO): Pe­ro, ni­ño... Tú es­tás so­lo y yo
es­toy so­lo. ¿Por qué no po­dría­mos be­ber una co­pa?

HI­JO (sin mi­rar­lo): ¡No quie­ro!

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pues dis­cúl­pa­me tú. Us­ted. (Pausa. A la
AN­CIA­NA.) Se­ño­ra: us­ted es­tá so­la y yo es­toy so­lo. Me agra­da­ría
in­vi­tar­la a be­ber una co­pa.

AN­CIA­NA: ¡Otras que­rrán pa­rir de us­te­des!... ¡Ma­chos crue­les más
ma­chos dul­ces! ¡Brrrrhh!... ¡Qué frío! Só­lo los vie­ji­tos se agol­pan en
mi can­cel; los mu­cha­chi­tos ha­ra­ga­nean, pier­den la me­mo­ria. ¡Soy
aris­ca a pa­rir, sé­pan­lo!...

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pues dis­cúl­pe­me us­ted.

El CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL va ha­cia la MU­CHA­CHA.

MU­CHA­CHA: Ano­che, me hu­bie­ra vis­to co­rrer ba­jo la llu­via... Bue­no,
no sé en qué se trans­for­mó.
Em­pe­za­mos a co­rrer -yo es­ta­ba con el mo­zo de "Or­fe­bre"-, pa­ra
co­rrer, por em­bro­mar. El me quie­re co­mo a una no­via, yo an­da­ba
ti­ra­da y él es­ta­ba sim­pá­ti­co, chis­to­so. Sa­lió lo de las
cos­qui­llas, que oí
de­cir, se de­cía en otro tiem­po, que quie­nes te­nían más cos­qui­llas
eran más apa­sio­na­dos, más... Sa­lió de eso que se me da por ha­cer­le. Lo
em­pie­zo a co­rrer por la re­co­va. Llo­vía, no ha­bía na­die... Se me
em­pie­za a es­ca­par. Ni lo ha­bía aga­rra­do que, de pron­to, él se ar­ma
y se po­ne co­mo yo, me en­fren­ta co­mo pa­ra él co­rrer­me y se me vie­ne
en­ci­ma. Me le es­ca­po; y era des­con­cer­tan­te pe­ro me adap­té; no me
gus­ta­ba
de­ma­sia­do pe­ro me era con­fia­ble, y to­da­vía con un res­to de
di­ver­ti­da, de di­ver­sión, le si­go el jue­go. ¡Qué...! ¡Me avi­vo!... Me
estaba persiguiendo. El a mí. Sin jue-go. Me es­ta­ba per­si­guien­do de
ver­dad, me per­se­guía no sé pa­ra qué pe­ro con vio­len­cia. Le gri­té
bas­ta, le di­je bas­ta, ter­mi­ná, cor­nu­do; no muy al­to por­que ni
po­día, y ade­más es­ta­ba can­sa­da, to­do por la re­co­va, pe­ro ya la
otra cua­dra; y bue­no, bas­ta, y él se­guía... y él se­guía obs­ti­na­do,
ha­bía per­di­do la ra­zón. Co­rrí ha­cia la pie­za..., digo... pla­za;
llo­vía
fuer­te, fue un ra­ti­to. Me aga­rró. Me abra­zó por de­trás, me apre­tó.
Pri­me­ro con fu­ria, co­mo mal. Y por ahí, ¡plafff!..., no sa­bía qué
ha­cer con­mi­go, le dio ver­güen­za, no aflo­jó mu­cho los bra­zos; ya me
te­nía de fren­te, aflo­jó, pe­ro los bra­zos eran dos es­ta­cas,
de­re­chos, du­ros y sin ma­nos; agran­dó los ojos, no me po­día mi­rar. En
rea­li­dad, es­ta­ba fue­ra de sí, co­mo ha­bía es­ta­do fue­ra de sí, pe­ro
aho­ra con te­rror.

El CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL va ha­cia el AN­CIA­NO.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Se­ñor: us­ted es­tá so­lo y yo es­toy so­lo. Me
agra­da­ría in­vi­tar­lo a be­ber una
co­pa.

AN­CIA­NO: ¡¿Qué?! ¡Ni pien­so!...

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pe­ro, se­ñor... Us­ted es­tá so­lo y yo es­toy
so­lo. ¿Por qué no po­dría­mos be­ber una co­pa?

AN­CIA­NO: ¡Ya le di­je!

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pues dis­cúl­pe­me us­ted. (Que­da de­mu­da­do.)

MU­JE­RIE­GO: "Ju­lio 78: Do­lo­res S., 35, ca­sa­da, cua­tro hi­jos, un
ba­la­zo, Es­pa­ña, do­ble equis.
Mar­ta G. R., 16, sol­te­ra, muy bien.
Agos­to 78: Sil­vi­na Li­lian D., 41, se­pa­ra­da, tris­te.
Vil­ma So­nia Elec­tra de V., 69, di­vor­cia­da, ma­ra­vi­llo­so.
Pau­li­na D. C., 25, sol­te­ra, ge­nial, Bra­sil, do­ble equis."

El CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL va ha­cia el HOM­BRE 1. (Sos­ten­drá con el
HOM­BRE 1 pri­me­ro y con el

HOM­BRE 2 des­pués, diá­lo­gos se­me­jan­tes a los que ya ha
man­te­ni­do -en es­tos ca­sos: cor­dia­les-;
diá­lo­gos que se lle­van a ca­bo sin so­ni­do. Es­to em­pe­za­rá a ocu­rrir
al tiem­po que se ini­cia el si­guien­te
diá­lo­go en­tre la MU­JER 1 y la MU­JER 2:)

MU­JER 1: Es­toy muy apre­ta­da, en­lo­que­ci­da de pru­den­cia.

MU­JER 2: ¿Fuis­te al doc­tor?

MU­JER 1: No me re­vi­só. No me di­jo qué te­nía.

MU­JER 2: ¿Te dio al­go?

MU­JER 1: Na­da.

MU­JER 2: ¿Aná­li­sis?

MU­JER 1: Me mi­ró a los ojos. Tie­ne lin­dos ojos el doc­tor.

MU­JER 2: Ho­me­ó­pa­ta.

MU­JER 1: Sí, an­tes aná­li­sis. En ayu­nas. To­da­vía no sa­be­mos el
re­sul­ta­do. Des­pués la me­di­ca­ción.
¿Que­rés ho­ra?

MU­JER 2: Bue­no...; si es bue­no...

MU­JER 1: Me su­be una co­sa... No, no me su­be... Al­go no me ba­ja. El
cor­sé...

MU­JER 2: Hay que ali­ge­rar­se. Sí, hay que ali­ge­rar­se.

MU­JER 1: Me mi­ré en un es­pe­jo. Sor­pren­di­da. En el te­cho.

MU­JER 2: ¿Un es­pe­jo en el te­cho?

MU­JER 1: En el te­cho.

MU­JER 2: ¿Un es­pe­jo?

MU­JER 1: La úl­ti­ma vez. Ha­ce mu­cho. Era yo.

MU­JER 2: ¿Y có­mo?

MU­JER 1: ¿Y esa era yo? Sor­pren­di­da.

MU­JER 2: Acla­rá.

MU­JER 1: ¡Y era yo!... No sen­tía. No me lle­ga­ba bien. O yo.

MU­JER 2: Es­ta­bas... Ah, vos es­ta­bas...

MU­JER 1: El: un mim­bre.

MU­JER 2: Voy a ir.

MU­JER 1: Des­pa­ta­rra­dos. Son­reía. Lo mi­ré.

MU­JER 2: Es­cu­cha­me. Voy a ir.

MU­JER 1: Mi cor­pi­ño tie­ne seis bro­ches.

MU­JER 2: Pe­di­me ho­ra.

MU­JER 1: El me le­van­tó los mun­dos con los bra­zos: "¡Qué poe­ma
des­me­su­ra­do!", me di­jo.

MU­JER 2: ¿Te vas a acor­dar?... Los ojos... ¿de qué co­lor?...

MU­JER 1: El in­troi­to an­du­vo bien, lo me­nos es­pe­cí­fi­co. Yo
so­bre­sa­lía de mí. Y aho­ra no me que­po.

MU­JER 2: ¡Seis bro­ches!

MU­JER 1: Exac­to.

El CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL va ha­cia la MU­JER.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Se­ño­ri­ta, us­ted...

MU­JER: Mu­chas gra­cias. Pe­ro no acos­tum­bro.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pe­ro, se­ño­ri­ta... Us­ted...

MU­JER: Por fa­vor, no in­sis­ta.

CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL: Pues dis­cúl­pe­me us­ted.

El CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL se sien­ta en una de las si­llas de la me­sa
de­so­cu­pa­da.

MU­JER DE 50 AÑOS QUE SE SOS­TIE­NE LA CA­BE­ZA: Cla­va­da. Que­da­ré.
Cla­va­da. Es­ta ca­ra que se me pu­so. Con es­ta ca­ra que se me pu­so...
Ca­ra de ex­tra­ñar­te. Su­ce­dá­neo. Im­po­si­ble reír. Reac­cio­nar. Los
fan­tas­mas vie­nen a ca­ba­llo. Di­ver­sos. Nun­ca lle­gan y siem­pre
vie­nen. (Lla­ma:) ¡Mo­zo!... Es­tre­lla­da.
Que­da­ré. Es­tre­lla­da. Una es­tre­lla.

El CA­BA­LLE­RO ES­PA­ÑOL en­cien­de un ci­ga­rri­llo. Fu­ma.

MU­JE­RIE­GO: "Di­ciem­bre 82: Do­ra K., 59, viu­da, muy bien.
Ce­li­na Ch., unos cua­ren­ta y cin­co, vir­gen, bien.
Bea­triz Lau­ra R., 34, sol­te­ra, bien, do­ble equis.
To­tal: Vein­ti­nue­ve.
Ene­ro 83: Mir­ta Lui­sa, 27, sol­te­ra, in­tras­cen­den­te.
Ne­né (Ade­la; nom­bre fal­so), 50, re­gu­lar, do­ble equis."

HOM­BRE 1: Se cla­ma inú­til­men­te.

HOM­BRE 2: Eso di­go.

HOM­BRE 1: Lo so­li­da­rio, ¿eh? ¿Qué de­cir de lo so­li­da­rio? ¿Qué
de­cir?

HOM­BRE 2: Po­co. ¿Qué?...

HOM­BRE 1: Se­gu­ra­men­te.

HOM­BRE 2: Y mu­cho me­nos de la pe­des­tre ge­ne­ro­si­dad, de la
am­pli­tud del es­pí­ri­tu.

HOM­BRE 1: Me­nos, me­nos.

HOM­BRE 2: La es­tre­chez de mi­ras con­co­mi­tan­te de una ver­da­de­ra
rea­li­za­ción hu­ma­na y lo hu­ma­no
de­sa­rrai­ga­do de lo con­co­mi­tan­te.

HOM­BRE 1: Así se­rá.

HOM­BRE 2: Es que... ¿por qué no es de otra ma­ne­ra?

HOM­BRE 1: Y...

HOM­BRE 2: ¿Por qué?

HOM­BRE 1: ¡Ese es el te­ma!

HOM­BRE 2: D. H. Law­ren­ce, Proust, Key­ser­ling, Ce­li­ne,
Krish­na­mur­ti, Ra­be­lais...: ¡Ma­gos! ¡Ma­gos!...

HOM­BRE 1: ¡Los leí, los leí!

HOM­BRE 2: Le creo.

HOM­BRE 1: ¡La tem­pes­tuo­si­dad de las pa­sio­nes!: obra de la
ci­vi­li­za­ción.

HOM­BRE 2: La...

HOM­BRE 1: Jus­ta­men­te. ¿Y a qué con­du­ce?... El ar­dor, la ex­tin­ción
de lo in­mi­se­ri­cor­de.

HOM­BRE 2: ¿A qué con­du­ce?

HOM­BRE 1: No con­du­ce.

HOM­BRE 2: Y en­ton­ces...: de­te­ni­dos.

HOM­BRE 1: Afin­ca­dos.

HOM­BRE 2: Pe­sa­dos. Amor­fos. Dó­ci­les.

HOM­BRE 1: Us­ted y yo...

HOM­BRE 2: Nos que­re­mos.

HOM­BRE 1: Pa­re­ci­do.

HOM­BRE 2: Dé­bil­men­te.

HOM­BRE 1: Crí­ti­cos.

HOM­BRE 2: ¡Mo­zo!...

HOM­BRE 1: Aus­te­ros. Sen­sa­tos, exa­ge­ra­da­men­te.

HOM­BRE 2: ¡Mo­zo! De una so­la pie­za.

HOM­BRE 1: ¿No vie­ne?... In­mar­ce­si­bles, sin em­bar­go.

HOM­BRE 2: No.

Apa­re­ce el MO­ZO por la puer­ta de la Con­fi­te­ría. Va ha­cia la
me­sa don­de es­tá el CA­BA­LLE­RO
ES­PA­ÑOL. Se sien­ta en la otra si­lla. Se in­cor­po­ra. Va ha­cia la me­sa
don­de es­tá el HOM­BRE QUE
HA­BLA SO­LO. Co­nec­ta el mi­cró­fo­no. Vuel­ve a sen­tar­se. Se oye al
HOM­BRE QUE HA­BLA SO­LO
(aho­ra tam­bién por los par­lan­tes que hay co­lo­ca­dos en pla­tea).
Dis­mi­nu­ye la luz. Has­ta la os­cu­ri­dad
to­tal.

Con­ti­núa oyén­do­se al HOM­BRE QUE HA­BLA SO­LO. Te­lón.



*

Reescribiendo noticias. Una invitación permanente y abierta a rastrear
noticias y reescribirlas en clave poética y literaria. Cuando menciono
noticias, me refiero a aquellas que nos estrujan el corazón. Que nos parten
el alma en pedacitos. A las que expresan mejor y más claramente la
injusticia social. El mecanismo de participación es relativamente simple.
Primero seleccionar la noticia con texto completo y fuente. (indispensable)
y luego reescribirla literariamente en un texto -en lo posible- ultra breve
(alrededor de 2000 caracteres).

Enviar los escritos al correo: inventivasocial( arroba)yahoo. com.ar




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial( arroba)yahoo. com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio:
la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada
escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se
editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación
en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor
emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada
obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su
difusión los escritos que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras
recibidas, solo verificar que un autor con nombre Y/o seudonimo , y una
dirección personal de mail nos envia un trabajo.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y
noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de
cada escrito es un intercambio de libertades entre el escritor y el editor,
cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de
estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de
trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus
propuestas de escritura

No comments: