Friday, March 14, 2008

UNA BREVE ILUSIÓN DE ETERNIDAD...


Elogio de la nostalgia*


...pues nostalgia es memoria
y Mnemosine era la madre de las musas.

La nostalgia es la cita sutil con el pasado
y una forma del sueño.
Esa corriente oculta y silenciosa
que se opone al olvido con decoro.
Es el domingo triste del recuerdo
y la suave saudade de lo que un claro día
fue tocante, entrañable.
De lo que hubo de hondo y bello
entre tantas cosas...

No sólo es el pasado,
tiene intención de futuro.
Adivina, espera
aquello que mañana no afeará la vida.


*Raúl González Tuñon
DE POEMAS PARA EL ATRIL DE UNA PIANOLA, 1965







UNA BREVE ILUSIÓN DE ETERNIDAD...






NADA NOS DEJA MÁS EN SOLEDAD*

Crónicas del Hombre Alto (nº 38)


"¿Viste que se murió Guinzburg?", me dijeron. "¿Quién?", pregunté por reflejo, como si no hubiese entendido bien, como si en verdad no supiera de quién me estaban hablando. "Guinzburg, Jorge Guinzburg", me confirmaron, derribando así mi incredulidad inicial. "¿Y cómo?", me descubrí balbuceando estúpidamente. Escuché entonces un comentario algo impreciso acerca de una probable afección pulmonar. No era la respuesta adecuada, claro. Mi inquietud no iba dirigida a una cuestión de causas; era una petición de lógica, una búsqueda de sentido. Lo que yo había querido preguntar, en
realidad, era cómo podía ser que esa persona se hubiera muerto.
Toda muerte inesperada de un famoso causa conmoción, pero cuando quien muere es alguien que nos hacía reír, lo imprevisto de la noticia parece golpear mucho más hondo. La muerte temprana de un humorista presenta un matiz obsceno del que otras muertes carecen. Y es que, por naturaleza, la
risa excluye a la muerte. La combate, la empuja, la aleja. No puede cancelarla, es cierto, pero logra el formidable prodigio de mantenerla oculta por un rato. La hace desaparecer de nuestro horizonte y nos obsequia, por lo tanto, una breve ilusión de eternidad. Tal vez sea por eso que, inconscientemente, uno tiende a incurrir en la errónea impresión de que quien nos hace reír no se puede morir nunca. Y hasta nos sorprende que un buen día nos contradiga haciéndolo.
Decía Pitigrilli que "el humorista es un niño que silba al atravesar las habitaciones oscuras para esconderse a sí mismo su propio miedo". A esta aguda observación faltaría agregarle que nosotros vamos caminando a su lado, llevando a cuestas nuestro propio temor, y que son justamente sus gracias y
ocurrencias las que nos alivian el trayecto.
"Nada nos deja más en soledad que la alegría si se va", canta Fito Páez, y tiene razón. Así como el año pasado nos quedamos sin Fontanarrosa, ahora lo perdimos a Guinzburg. Ya no disfrutaremos de su humor inteligente, de su implacable ironía, de sus réplicas demoledoras.
El problema es que la habitación sigue a oscuras y nosotros continuamos pasando a través de ella. ¿Quién habrá de silbar, entonces, para sacarnos el susto?



*De Alfredo Di Bernardo. alfdibernardo@ciudad.com.ar





Cuando crecimos engañados en el país de mamá y papá*



DESDE EL DIVÁN.
-18 de abril de 2004-



*Por Jorge Guinzburg


Entré al consultorio, me quité el piloto, lo colgué en el perchero, miré durante unos segundos cómo se iba mojando la alfombra y avancé hasta el diván. Me senté; no estaba en condiciones de acostarme.
Si en esa sesión no miraba a la cara a mi analista, no hubiera sido capaz de emitir una palabra. Sabía que lo que había descubierto podía cambiar el curso de mi terapia.
Percibía que por primera vez estaba a punto de descifrar por qué me afectaba tanto no entender la realidad, algo que les pasa también a muchos políticos sólo que a ellos no les importa.
Mirándolo a los ojos, le dije a mi terapeuta: “Mi mamá y mi papá me engañaron todo el tiempo”. Y sin dejarlo pestañear fui desarrollando el nudo de mi angustia.
Y no fueron mentiras así nomás.
Yo puedo perdonarles que me hayan asegurado que si tomaba la sopa iba a crecer, pero no esas calumnias que afectaron mi vida para siempre. Con la carga adicional de saber que no estaba recordándolas todas, comencé a enumerar las que aún resonaban en mi atormentado cerebro:
Si te pasa algo en la calle, llamá a un policía, él te va a ayudar. Los ladrones le tienen miedo a la policía.
Juez no es cualquiera, primero tiene que demostrar su honestidad y que es el mejor en lo suyo.
Para integrar un partido político tenés que tener la misma línea de pensamiento que el resto de tus compañeros .
Si querés ganar mucha plata tenés que trabajar muy duro.
El que roba va a la cárcel.
Las Fuerzas Armadas son las encargadas de defendernos en caso de una agresión extranjera.
Los periodistas tienen que ser objetivos y en ningún momento mostrar su ideología, sólo tienen que informar y eso sirve para formar. Si lo dijeron por la tele, es verdad.
Al final siempre ganan los buenos.
La Argentina es un país rico, vos plantás un palo de escoba y crece una planta, por eso acá nadie se muere de hambre. Acá no trabaja el que no quiere.
Éste es un país de inmigrantes, el que llega no se quiere ir más.
El Banco es el lugar más seguro para guardar la plata.
El cliente siempre tiene razón.
Si sos honesto siempre te va a ir bien en la vida.
Mis derechos terminan donde comienzan los de los demás y viceversa.
Los políticos son los representantes del pueblo.
La escuela pública es la mejor, a las privadas van aquellos a los que no les da la cabeza para estudiar.
Un presidente, cuando asume, declara su patrimonio, y cuando termina su mandato no puede tener más que cuando asumió.
Después de las elecciones, el candidato que perdió se pone a disposición del que ganó para ayudarlo.
Ningún país se puede inmiscuir en asuntos internos de otro.
Todos los ciudadanos tienen los mismos derechos y obligaciones.
Nos tienen bronca porque somos los mejores.
Como se come acá no se come en ningún lado.
Los países ricos ayudan a los países pobres.
La esclavitud se terminó hace rato y está prohibido que los chicos trabajen.
Después de trabajar toda la vida, el premio es que podés jubilarte y vivir sin laburar.
Al llegar a ese punto, me arrepentí de verle la cara a mi terapeuta, él también estaba llorando mientras hacía añicos el retrato familiar que hasta ese día cuidaba como un tesoro.


*Fuente: http://www.clarin.com/suplementos/libros/2006/03/10/sesiones.pdf








NOSTALGIAS DEL PAÍS DONDE SE PODÍA JUGAR EN LA CALLE SIN MIEDO*



DESDE EL DIVÁN.
-25 de abril de 2004-


*Por Jorge Guinzburg



Llegué al consultorio tan ansioso que hasta olvidé mis ganas de abandonar terapia. Apenas se abrió la puerta avancé hasta el diván, me acosté y repitiendo lo que hacía cuando era chico, me saqué el zapato derecho empujándolo con la punta del izquierdo, que aún tenía puesto, haciendo fuerza con el dedo gordo del pie que había quedado descalzo.
Sé que tengo nostalgia -dije mientras miraba las medias- pero no sé desde cuándo. Es más, ni siquiera tengo la certeza de haber vivido el período que añoro. Pienso, por ejemplo, en los tiempos del lejano oeste; una época primitiva en la que los hombres llevaban el revólver en la cintura, siempre dispuestos a usarlo. Imagino un salvaje duelo al sol, a treinta pasos, en una calle de tierra, un poco de viento levantando polvo y haciendo rodar las matas de pasto seco, la gente asomada por las ventanas, en el saloon, el sonido de un piano, y me resulta mucho más civilizado que un titular contando que un vecino le
disparó a un chico que le quería robar el autoestéreo.
Y si hablamos de civilización, ¿qué mejor que cuando los caballeros marchaban a las cruzadas y eran despedidos
por esas damas demacradas que entre faldas, corsés y cinturones de castidad hacían que relatar el momento en que se desnudaban llevara un capítulo entero de una novela de caballería? Es cierto que esos hombres partían a la guerra por intolerancia religiosa.
Pero hoy, para mostrar fanatismo no hace falta part i r a una cruzada: los misiles reemplazaron el viaje y los atentados en poblaciones civiles hacen parecer Mahatma Ghandi al rey Arturo y a todos sus caballeros de la mesa redonda.
Intuyo, sin embargo, que lo que extraño es una etapa que viví, cuando el picado de fútbol se jugaba con una pelota de goma a rayas llamada Pulpo y los arcos, delimitados por un poste de alumbrado y la pared, se ubicaban en diagonal, uno en cada vereda. El partido sólo era interrumpido cuando pasaba un auto, es decir cada tres minutos, y hacían de público unas cuantas tías que miraban sentadas en las sillas que habían sacado hasta la puerta mientras algún vecino preparaba el vermucito
al que estaba invitado medio barrio.
Tengo nostalgia de un tiempo en el que la palabra subdesarrollo no figuraba en nuestro diccionario, éramos felices con lo que teníamos, no había encendedores descartables, bolígrafos a los que no le podés cambiar el repuesto, hojas de afeitar para una sola vez o cepillos de dientes con la pasta incorporada. Por eso tenías tiempo de encariñarte con las cosas; no existía el "úselo y tírelo" tan práctico y desangelado.
Añoro esa época en la que los autos no tenían paragolpes de plástico y era posible ser solidario y empujar al que se había quedado y estaba pidiendo ayuda sin romper el nuestro. En ese entonces no había walkman: si queríamos escuchar música estábamos obligados a compartirla; ni delivery, porque la casa no era un refugio; ni chat, cuando queríamos comunicarnos con un amigo tratábamos de encontrarnos; ni casas de ciberjuegos en las que los pibes juegan uno al lado del otro sin hablarse.
Sí, tengo nostalgia de un momento en el que había ilusiones hasta para el suicidio: por ese entonces muchos jóvenes regalaron su vida, pero imaginando que podían cambiar el mundo; hoy, en cambio, otros muchos jóvenes, algunos triunfadores, eligieron con la droga un suicidio autista y desesperanzado.
Lo entiendo Jorge -interrumpió el analista- y comparto su pensamiento. Lo único que me pregunto es ¿por qué dejó de dedicarse al humor?



*Fuente: http://www.clarin.com/suplementos/libros/2006/03/10/sesiones.pdf









*

Queridas amigas, apreciados amigos:

El domingo 16 de marzo del 2008 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música del compositor brasilero Claudio Santoro. Las poesías que leeremos pertenecen a Clara Rebotaro (Argentina) y la música de fondo será de Surazo (Andes).
¡Les deseamos una feliz audición!

ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at
(Link MP3 Live-Stream. Se requiere el programa Winamp, el cual se puede bajar gratis de internet)!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!

REPETICIÓN: ¡La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!
Cordial saludo!


YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schießstattstr. 44 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel. + Fax: 0043 662 825067


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura
Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.
Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre el escritor y el editor, cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura

No comments: