Wednesday, November 05, 2008

TRAS EL SILENCIO, AGUDO ES EL TIEMPO...



*ILUSTRACIÓN DE RAY RESPALL ROJAS


VUELO DE LÁGRIMAS*




Salen en silencio
pequeños pájaros de mis ojos.
Abrí las compuertas de mi angustia
para que no mueran
mis últimos ensueños.
¡Cuánta resaca recogen mis manos!
Todas las mieses las planté a destiempo.
En nada brotará una flor,
los frutos se ahogarán
en su desaliento.
Sobre ese desierto sofocante
me tiendo en cruz.



*de Emilse Zorzut. zurmy@yahoo.com.ar





TRAS EL SILENCIO, AGUDO ES EL TIEMPO...






PECHOS DE NARANJAS*



Cuenta una leyenda que una víbora perseguía a una luciérnaga. Huía y huía
hasta que se cansó y la interpeló . Acaso formo parte de tu cadena
alimenticia? -No, fue la respuesta. ¿Te hice algún daño? No, fue la
respuesta. ¿Por qué me persigues entonces? ¡Es que no soporto tu brillo!


Por los bordes sinuosos
de una mujer de arena,
la envidia, descalza, doblegaba la tarde.
Suspendida, giraba, como un anillo de agua.


Parpadeaba, por un lado la infancia.
Por el otro lastimaba el peso de una rama
cargada de naranjas.


La envidia caminaba
como Cristo en las aguas.
El odio provocó la primera caída.
-Hasta los años albos han sido cercenados-
Solo quedaban las naranjas. Tan morenas y dulces.
Un secreto sabor aligeró la carga.
Tan próximo y remoto.
Tan dulce,
tan hermano.


Por los bordes sinuosos de una mujer de arena
la tarde, descalza, doblegaba la envidia.



*de Amelia Arellano arellano.amelia@yahoo.com.ar










El duelista*



Era famoso por la cantidad de duelos en los que había participado. El hecho de que estuviera allí dejaba claro que los había ganado todos. Su talante serio y circunspecto hacía presagiar a sus contendientes el más clamoroso fracaso.

El "duelista serio", mote por el que era conocido, jamás sonreía, vestía completamente de negro y parecía desvalido y cansado. Decían de él que se tomaba la vida en serio y la muerte en broma.

A cada duelo que participaba se arriesgaba más, haciendo gala de una enorme sangre fría, llegando a veces, a dejar disparar a su oponente sin ni siquiera alzar el arma. Jugaba con la muerte, siempre con aquel rictus de seriedad acompañándole.

Sin embargo, en su último duelo, al recogerle sus padrinos del suelo, observaron que, con el último suspiro, esbozaba una sonrisa.



*De Joan Mateu joan@cimat.es






Cambiar*



*Josefina Licitra
05.11.2008


Ayelén está sentada en un sillón de peluquería, ubicado en el centro de un estudio de televisión. Es morocha. Tiene el cabello largo. Frente a ella, también sentada, hay una chica rubia y entre ambas está de pie Guido Kaczka, el conductor de El último pasajero, el programa de más rating de la televisión dominical. La prenda se llama “Duelo de pelos” y tiene un argumento simple: la que no se anima a cortarse el cabello, pierde. Pierde ella y pierde su curso, que ve drásticamente reducidas sus posibilidades de ganar un viaje a Bariloche.

Ayelén lleva traje azul. Su contrincante viste de rojo. Los detalles son muchos, pero el concepto general es que Ayelén –si llega hasta el final– tendría que aceptar cortarse casi al ras para poder llevar lejos a sus compañeros. Una socióloga, Susana Saulquin, dice que en la cabeza –el cabello, los accesorios– se refleja la ideología de una persona. Cortarte el pelo sería entonces, y simplificando un poco, el equivalente a dejar de ser quien sos.

Ayelén está seria. En el estudio se oye el tema “Entrégate” y Kaczka se ríe de la misma forma en la que habla: a toda velocidad. Desde la tribuna los compañeros de Ayelén gritan como se le grita a un suicida en la cornisa. Ellos quieren que Ayelén salte.

–¡Ayeee! ¡Te pagamos las extensiones, Aye!

–¡Aye! ¡Vos podés! ¡Sos hermosaaa!

Los rasgos se le están cerrando; el rostro teje lentamente su propia muralla. Ayelén está haciendo esfuerzos por no llorar: es eso. No quiere llorar.

–A ver, Aye: ¿ya lo pensaste? –dice el conductor–. Si aceptás, ya sabés: ¡podés llevar a toda tu división a Bariloche!!!!

La palabra Bariloche es un botón que lo enciende todo. La tribuna estalla y un hombre entrecano toma el micrófono. Se llama Eduardo. Es el padre de Ayelén. En mapuche, Ayelén significa “la alegría”.

–Hija–, dice con la voz tranquila.

Ella lo mira. Debe de tener diecisiete años, pero de golpe parece una niña.
–Hija, vamos, dale para adelante.

El resultado es que Ayelén no se animó. Y cuando dijo “no” (¿cuánta gente se anima a decir “no” ya no a su padre, sino a la televisión?) sus compañeros se abrazaron como si alguien hubiera muerto. Ayelén volvió sola a su tribuna. Se puso, sola, unas antenitas.

Esta escena ocurrió hace algunas semanas. Desde entonces, hago zapping los domingos y cada tanto encuentro una chica padeciendo ese dilema infame de joderse la cabeza o joder a su curso. En general, los defensores del “Duelo de pelos” –los hay en internet– argumentan lo mismo que, sin duda, sostendrán Endemol y Telefe cuando deciden lanzar este desafío al aire: que nadie obliga a estos pibes a ir, del mismo modo que nadie me obliga a mí a ver.

No es la primera vez que el falso liberalismo –“todos tenemos la posibilidad de elegir”– termina funcionando como argumento perfecto para generar momentos humillantes en televisión. Todos podemos cambiar de canal, del mismo modo que podemos hacernos los dormidos cuando entra una embarazada al subte. Siempre está la posibilidad de no mirar. Y de pensar, en este caso, que Ayelén firmó un contrato para participar de un concurso, y que cualquier presión es una parte más del show en el que ella eligió estar.
Pero la de elegir, se sabe, es una posibilidad compleja.

Elegimos en un mundo en el que seis mil millones de personas con distintos grados de poder también eligen, y eso hace que la opción de decir “sí” o “no” esté atravesada por un mar de variables que nos calientan la cabeza. Sólo por dar un ejemplo, sobran las mujeres que se dejan lastimar por sus maridos a cambio de un supuesto “amparo económico”. ¿Es esta permuta de maltrato por dinero un intercambio lícito? Todos respondemos que no, con la misma naturalidad con la que decimos “sí” cuando una adolescente –porque siempre son adolescentes mujeres– es sometida a un corte de pelo en una escena de violencia insoportable.

Tengo ochenta y dos canales pero ese domingo, cuando vi a Ayelén en la pantalla, no quise cambiar. Sería más justo que cambien ellos.



-Fuente: Crítica digital
http://criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=14869






Atardecer*



Esta cálida luz que recién asoma
por la herida abierta en el poniente,
en la agonía del color, pinta diamantes
sobre copas de los árboles.


El sol,
un ojo de vida entreabierto
sobre las espaldas de los montes;


el cielo,
un pesado párpado
que impondrá las tinieblas.


Extraña luminosidad del paraje,
abruma el sortilegio del silencio,
y desde mi ventana veo caer
la última hoja del árbol vecino.



*de Silvia Berlasso. silvia_1856@yahoo.com.ar






LAS MIL Y UNA SOMBRAS*



*Por Miriam Cairo. cairo367@hotmail.com




MIL Y UNA
Tengo sesenta años. Mi salud es perfecta. Reino con los pies en la tierra y en la cabellera doble del viento.
Tengo quince años, soy hija de un malhechor nocturno y de una esfinge solitaria.
Tengo cien años. A simple vista puedo ver desde el halo del templo hasta el vapor del infierno.
Tengo cuarenta años. Sin levantar la voz, me llamo a ser la vengadora de todas las mujeres que no alcanzan la estirpe de culonas.
Tengo tres daños de cangreja. Soy la diosa lar de las sibilas domésticas. La numina de las sibilas puercas. La Epona de las sibilas obreras.
Tengo un puñal entre los ojos, veo la otra parte, que es el universo.
Tengo una eternidad pasajera. Vigilo el umbral de las criaturas errantes, denuncio los oscuros meteoros y me precipito con un grito de triunfo sobre las tablas del cadalso.



LA CASA Y LA MEMORIA
La casa y los aposentos están cargados de perfume. El recuerdo de un hombre está cargado de perfume. Aspiro y me complazco en la memoria de esa fragancia.
Él vino a comer a mi mesa, vino a dormir en mi cama, vino a profanar mi recelo, vino a malograr mi desesperanza. Vino a confesar algo sobre su vida y escuché algo sobre la mía. Vino confundido por una lluvia de oro y lodo.
Vino y se fue, como lo demanda la historia que escribo.
Hoy mi casa es su perfume y yo lo aspiro y lo absorbo como una novia. Me desnudo enloquecida para recordar una y otra vez los alcances de su tacto.
La memoria, más que el alimento, es lo que me mantiene saludable y distinta.



ESPOSOS DE LA AURORA
La eternidad tiende a ser un poco larga.
Nunca ha habido más juventud que ésta, ni más vejez que ésta, ni más cielo, ni más perfección, ni más infierno. Un breve llamado puede poner en orden el universo. Vamos de viaje y jugamos a escondernos. ¿Acaso los otros corazones pueden llegar a ser tan ciegos?
Mi cuerpo y tu cuerpo, esposos de la aurora. Nos vamos por espacios musicales para olvidar el sitio de donde salimos y al que volveremos irremediablemente.



EL TEJIDO
Al caer la tarde, busco un sitio inseguro donde temer a la noche. Algo más que providencia y desatino me ha enseñado a andar por las laderas del peligro. Salgo a olvidar que el recuerdo fragua los huesos. Salgo a escribir que soy aquella que no soy, y que tengo algo tuyo en el vientre, en el corazón y en el pensamiento. Salgo a pensar que no sos trofeo ni residuo.
Salgo porque soy la equilibrista sobre el hilo flotante y abajo están los lobos con sus ojos matrimoniales. Algo más que lucidez y cariño me ha permitido andar por las briznas del peligro. No hay mucho por saber: apenas soy la tejedora que tiende las redes del vuelo y la caída.



UTOPÍAS
El carnicero afila el cuchillo detrás del mostrador en el mercado. Una mosca se detiene en torno al temblor. Apareció en un instante, intacta en su negrura, con su ínfima porción de vida y una perla invisible brillándole en la boca. Buscaba la mano que sostenía el puñal. Cuánta impertinencia en esas
patas transparentes. Una mosca no ha nacido para detener la mano que retiene y despedaza.



CANTA COMO ROSAS
Soy del viejo y del joven, del cobarde y el héroe; distraída y atenta, maternal y carnal. Voy escribiendo una historia mínima y fragmentada. La historia que nadie quiere vivir y que mi vida disfruta. Yo nunca digo nada que no diga mi cuerpo. El canta como rosas, él roza como palabras.



QUIEN QUIERA VER, QUE MIRE
¿Soy yo un asombro? ¿Son asombrosos lo pájaros que el cielo lanza como piedras? Soy amada por la noche, por los heliotropos, por las tentaciones y las figuras geométricas. Una casualidad renovada no cesa de construirme y cuando la furia muerde mi corazón me inflo como un panal de abejas
desmelenadas.
Hace mucho que corro dando tumbos en mis laberintos para evitarme la torpeza de hallar una salida. Además, tengo otros caprichos: aunque me guste morir y matar de amor, me reservo de gozar el crimen con las puertas entrecerradas.



*Fuente: Rosario-12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-15847-2008-11-01.html






Exagerar*



Intuía
lo que hube pretendido
en desesperada intentona descalificante
extirparme de encima y de adentro
-excitación, fastidio, corrosiva curiosidad-
cuando aduje ante otros que me parecías
"estrafalario"


Exagerar, mi querido, inicialmente
no me ha impedido destronar, poco después
a la malograda señora
que yo era.



*De Rolando Revagliatti revadans@yahoo.com.ar





*



Tras el silencio, agudo es el tiempo

Pasa filoso, se ahoga la lengua

Hay muerte intensa, cotidiana y mañanera

No se recuerda… solo se vive

Y esta luna que me revela la verdad

De seguir más allá de la fe de creer

Miedo tango

Terror tango

Sudor tango

Duele tango… como escapar.

Muerde de rabia, espuma en su boca

Aliento húmedo poco seguro

Palabras muertas y ciegos que las ven

Un alma cruenta, miente y persigue

Y esa hiena develándome el temor

Y en la noche otra vez pierdo la fe

Miedo tango

Terror tango

Sudor tango

Duele tango… como escapar.



*De Esteban S. Tesolín. estebansoyel10@hotmail.com





Convocatoria*


El trilingüe Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL "Estrella Errante" (impreso y digital), que desde hace 17 años se edita en Salzburgo, Austria, convoca a ensayistas, narradores y poetas a colaborar con el trabajo de difusión cultural que llevamos a cabo.

Las colaboraciones deben tener una extensión máxima 4 páginas para ensayo y cuento. Para poesía se ruega enviar una selección de poemas de un máximo de 10 páginas. Los escritos deben acompañarse de un breve curriculum vitae (que contenga la dirección postal) y una foto digital del escritor a la dirección euroyage@utanet.at
Los textos seleccionados serán traducidos al alemán y publicados de manera digital e impresa.

Más informaciones sobre nuestra labor cultural sin ánimo de lucro en Europa encontrarán en nuestra página de internet www.euroyage.com
Cordial saludo,



*Dr. Luis Alfredo Duarte-Herrera
Director de YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schiessstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Para visitar:
www.walkala.priv.at
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/
http://zonamutante.blogspot.com/
http://www.metroflog.com/Exducere


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: