Wednesday, June 02, 2010

CON LA ENERGÍA CÓMICA QUE ASOMA, YA SUS RAYOS ILUMINAN NUESTRA HISTORIA...



*Ilustración de Flavia Revagliatti.



-Breve antología de Rolando Revagliatti.





"ED WOOD"*



Descreemos que logren ustedes resistir
la estética hórrida, urticante, pingüe
que los incitaría a ulular, persignarse, contraer
en menos de lo que tardarían en aterrizar
nuestros ígneos platillos voladores
o en menos
de lo que cede al trueno el relámpago

Cualquiera de nuestras enrarecidas atmósferas
los liquidaría rara y atmosféricamente
cualquiera de nuestras polvorosas estampidas
los pulverizaría en sus butacas

Jalamos los hilos, cortamos:
¡ESTUVO PERFECTO! :
casamos en una alta iglesia cósmica
a la travesti Angora, fresca, repentista
con el cavernario Metadona, talentoso, ubicuo
(cualquiera de estas mancomuniones
inasumidamente
los conmovería)

El Emperador Galáctico oficiaba
con nuestros bautistas.



*De "Tomavistas"







"L' ete prochain"*



No te amo
no se me esfuma la vida en este último abrazo
no temo no temeré
no mando
no caemos de una cama
no te recuerdo no disputo
no sondeo mi aburrimiento
no tengo frío
no temería no temí
no vacilás ante mis desaires ni ante mi influencia
no soy un canalla
ni un imbécil.



-"L' ete prochain" ("El próximo verano"), filme dirigido por Nadine Trintignant.

*De "Picado contrapicado"







de mi mayor estigma*


¿romántico permanezco (pertenezco)
o evitaré ser lo que me digo?



*De "De mi mayor estigma (si mal no me equivoco)"








Los papás queman*




1

Ex Pablito afirma que los papás queman después de cenar
ex Norita no tiene dudas sobre que los papás queman cuando se van a ver a un enfermo
ex Germancito con rudeza increpa a todos los papás que queman
ex Clarita asevera que los papás queman poco antes del mediodía del domingo
ex Olafito, ex Beatricita y ex Cecilita con facies compungidas arguyen que los papás
[queman en almíbar
ex Virginita atesora la certidumbre de que los papás queman porque amanecen más temprano
y ex Rolandito declama que los papás queman de viaje o muertos, antes o
después de haber nacido




2

A ex Isakito se le pliega el alma porque sus papás queman desde sus hermanos
ex Alicita no quiere creerle a sus pechos enardecidos cuando los mustios
papás le queman
ex Hilarito
hila finito
que los papás queman cuando muelen a golpes
o se deshacen a cariñitos
ex Andreíta funeraria y ex Joselito se dan con sangre de horchata cuando los
papás queman por contigüidad
y ex Gabrielita se aprieta las puntas de los dedos con la ventana a través
de la cual los
[papás no cesan de quemar



3

Ex Palomita se arrellana en la contemplación de los papás que queman al horno
ex Miguelito, piromaníaco, aduce que queman y queman los papás que queman
los papás
ex Silvita añade que los papás queman con mesura, con concupiscencia, con
delicadeza, con suspenso, con salvajismo
mientras ex Leopoldito recalca, sobreimprimiéndose, que los papás queman
abnegados,
[grandilocuentes, ahítos, formales, posesos, desmadrados, despadrados, cachonderos,
[lóbregos
ex Estelita sufre porque los papás queman en prosa o con ademanes, descalzos
y aun en
[chinelas
ex Rodolfito sonríe con afectación porque los papás queman con tan extremada
independencia de la temperatura
así siguiendo, ex Lilianita y ex Danielito no accionan con prontitud en pos
de salvar el honor de los papás que queman cuando maman o papan
y ex Mirtita...: sólo ella se petrifica admitiendo el pudibundoso grado de
inflamabilidad
[hijística.



*De "Obras completas en verso hasta acá"







Amadeo Modigliani*



Madame Pompadour y su puntualidad a la hora de la ironía
vino áspero en el vaso del compañero
amigas atravesándote con sus enyesados fuegos recónditos
amigos en los trazos de ternuras y vigores


Y tu Juana Hébuterne también ella gestando.


*De "Pictórica"







Me apego sonoramente*


Me apego sonoramente
a tus fantasmas

Un buen tiempo
los interpreto

Pero después
no sueno.



*De "Propaga"






Se infiltran*



Se infiltran en las pesadillas de tus personajes
unos que embadurnan con plumas fascistas del Ku-Klux-Klan
y sellan con sus orgías crucificantes
el colapso

Así como antes esos personajes
se infiltraron
en tus pesadillas.



*De "Ripio"






Seré, si no*




Seré dichosa si no
te decepciono

Deberé trasuntar que no sé
lo que aprendí
lo que siempre intuí
y luego confirmé

Seré dichosa si no
te decepciono.



*De "Ardua"






"ESTIMADOS CONGÉNERES"*



Entre estimados
nos turnamos para espiar
tu libro
entre congéneres
nos espiamos por riguroso turno

Entré en tu libro

A cinco minutos de concluida la lectura
de tus discursos dedicados
estamos
a cinco minutos de apaciguado el certero despliegue

Me asaltó tu ciudadanía
¿cómo no tentarme?
si fui también un comensal
durante todos
estos
años.



*De "Leo y escribo"







"Casa de Muñecas"



Desde el comienzo se ensayó con vestuario. La sirvienta, con cofia. El doctor Rank, con piyama de invierno y chinelas doradas. Krogstad, el procurador, con extenuado sobretodo oscuro y gorra. La señora Linde, normal, de ciudadana contemporánea y argentina. Torbaldo, con smoking. Y Nora Helmer (Casandra) de vedette, con altísimos tacos, brillos, plumas y sostén de estrella glamorosa.
Casandra había trajinado en teleteatros y programas cómicos.
Krogstad participaba en concursos nacionales de físico-culturismo. El doctor Rank estudiaba escribanía y la sirvienta, el profesorado de historia. La señora Linde estaba casada y Torbaldo (Randolfo) vivía de rentas.
Desde las primeras improvisaciones, incluyéndose en el espacio dramático, el director instaba y compelía en voz baja, turnándose, a cada actor. Sus alumnos concurrían a los ensayos y, a su pedido, intervenían en papeles movilizadores, extemporáneos, patoteando, ridiculizando, invadiendo con contundencia el hogar de los Helmer.
Nora siempre desesperadamente quería coger con su esposo cuando no estaban solos. Él debía, entonces, sacarse a la pegajosa Nora de encima, disuadirla y cuidar las formas, la compostura, justificarla ante los invitados y atenderlos, instruir a la servidumbre. Torbaldo se resistía
mientras la apelante y descomedida lengua de Nora lo acicateaba en su boca o en sus orejas, desabrochado, hurgueteado, masturbado por esa lúbrica cónyuge que insistía en la consumación. Caricaturesco tirabombas Krogstad; la señora Linde, fina y solícita; el doctor Rank, achacoso y descalabrado médico, al pie de la tumba; impertinente y jaranera la sirvienta. Krogstad y Torbaldo
conformaban un dúo rememorativo a lo Carlitos Gardel y Tito Lusiardo ("Por una cabeza", "Buenos Aires, cuando yo te vuelva a ver"), y juntos cantaban amistosísimos y engolados, machos y sensibles. Nora y Krogstad se enfrentaban en un duelo, Nora sin sostén, a teta limpia, armada con sus tetas, y el procurador, estilo Hormiga Negra, con una prótesis fálica. El enamoradizo Rank se procuraba erecciones (indicios de vida) auscultando, palpando y frotando al plantel femenino, el que consultaba al facultativo a raíz de malestares imaginarios. Durante el tramo final, Torbaldo intercalaba textos de Nora a otros inventados por él, parecidos y diferentes en cada ensayo, y aun en cada función, con Nora atornillada en el piso, escupiéndolo y emitiendo rugidos y gruñidos crispados o estertóreos, trastornado de dicha Torbaldo posibilitando el surgimiento de tantas voces y discursos: Michelángelo Antonioni, Pepe Arias, Adolfo Hitler, el indio Patoruzú, Lily Pons, "las lolas yéndose a los puertos", un chanchullero, una contorsionista, un falangista y un republicano, la recitadora Berta Singerman, y otros, y Mecha Ortiz y Roberto Escalada, y otros más, encarnando Torbaldo en una cierta realidad a una Nora Helmer triunfante, Torbaldo inmisericorde, omnímodo, agradeciendo a los revolucionarios de la
escena, sin saltear a Vsevolod Meyerhold, Edward Gordon Craig y Vakhtangov, que facilitaban ese despliegue desaforado, ese Ibsen: "Sí, tuve que sostener una lucha atroz". Los actores accedían, en ocasiones, a un completo éxtasis, al nirvana (epopéyicamente despersonalizados), a lo inefable, a lo divino.
Sin arredrarse, de sus roles se embriagaban y se dejaban traspasar.
Randolfo, mientras, intima, entre otras, con dos mellizas, alumnas del director; y Casandra se casa in artículo mortis con el tío de su madrastra, de quien hereda, por ejemplo, una pequeña fábrica de maniquíes, una casa-quinta en Loma Hermosa y un camión. La sirvienta, faltando poco para dejar de hacer funciones frente a un público que envidia el furioso goce histriónico del elenco, se instala en la vivienda del director. El doctor Rank mantiene relaciones esporádicas con la señora Linde, quien,
después, se separa del marido y se radica en Lima. El director, a los dos años de convivencia con la sirvienta, liquida a sus alumnos y al teatro, vuela a Lima y se instala en la vivienda de la señora Linde. El doctor Rank es, desde entonces, alguien también alejado del espectáculo. Krogstad padece una afección severa en la musculatura. Casandra vuelve a la tevé y Randolfo produce recitales poéticos que presenta en entidades culturales.
La sirvienta va ya redondeando esta redacción y aguarda los efectos de una droga aborigen centroamericana que potenciada con un litro de vino tinto, la hará disfrutar de intensidades emotivas con lágrimas y sonrisas y secreciones que la incrustarán raudamente en la magia y en los abismos, como con la rotundez congregada de aquellos personajes de la versión delirante y genial de la más bien strindbergiana Casa de Muñecas.








"PROOF"*



Absorbidos por su cámara
los apuntados por su cámara
revelados
éramos descriptos
ya desligados de su cámara

Lucíamos como perros
flores y personas
asediados por detalles
circundados por la descripción


y en evidencia.



*De "Trompifai"






"Repulsión"*



La manicura se come
las uñas

Los crepusculares crescendos de la enormemente deseada
y devastadoramente deseante
ya en su mirada infantil

Grieta a la vista
agrietando la vista

Tendida
taladrándole también los oídos
la manifestación sonora de un crescendo
fraterno

Máculas a la vista
desinmaculando

Son los sentidos invitados a esta cena
con plato único:
conejo.



-"REPULSIÓN", filme dirigido por Román Polanski.

*De "Fundido encadenado"






*


Sabrás de la garrapata de mis versos
o si no
no sabrás nada.



*


A buen entendedor, palabras.



*


Las margaritas que tiraron
a tus chanchos

mis vacas
se las comen.




*De "Del franelero popular"







Altas cumbres*



Al macanudo tótem de la monogamia saludo
despego desde célibe sin par hasta amante esposo
de lo cual laboriosamente me impregno cada día

Pecador en el llano y en mi juventud
desde las altas cumbres de la madurez
yo me solazo
con picarona repugnancia.



*De "Corona de calor"







Y aunque el mate esté frío*



Nos estamos cayendo en el dos mil
y el pescado sin vender
gaucho entre los gauchos
y atraviesa el malón la polvareda
el buenón en cambio juega solo a la taba
crisis de identidad la del buenón
que poco capea sus contradicciones
del todo contraindicado el buenón
aires de pampa mía cavándole el hoyo
pa' quel hueserío haga hito
como la traición entre las tradiciones
y el esmero del inveterado malón
al pervertir a las infamélicas y consanguíneas
hembritas insosteniblemente vaporosas
y a las regionales y desencantadas esposas de los intendentes
meta rasgueos de guitarras

Y aunque el mate esté frío, doña Dominga
doña Venancia, doña Azucena, doña Hilariona
no dejo de payar en estas circunstancias
confusas para este acreditado paisajista
de acendrado calar nacional
y popular

Síganme
pobretes y ricachos a las puertas del amor de un día
por la inmensidad tanto como por la circunscripción
que no los voy a defraudar
macho
gaucho
y guacho
que no los voy a fotografiar con zoom en la estaqueada
en esta superproducción reproductiva.



*De "Desecho e izquierdo"








Febo*



La cucharita que Flavia aferra
dentro del pocillo vacío
es tratada
con la energía cómica
que asoma
ya sus rayos
iluminan
nuestra historia.



*De "Sopita"








"LA CA­BE­ZA"


-Pieza teatral-

Per­so­na­je Úni­co: MU­JER


IN­DU­MEN­TA­RIA:
a) Tra­je sas­tre ne­gro, mal he­cho.
b) Blu­sa con pun­ti­llas.
c) Me­dias ma­rro­nes. Va­rios pa­res su­per­pues­tos. En­ro­lla­das ape­nas más arri­ba de las ro­di­llas.
d) Za­pa­tos nue­vos.



ES­CE­NA­RIO:
a) Un ban­qui­to.
b) Una mu­ñe­ca sin ca­be­za. Mi­de 1,70 mts. Sin ro­pas. Pa­re­ce un ser hu­ma­no.
Ex­ten­di­da, ha­cia arri­ba, en mi­tad del es­ce­na­rio, con pier­nas a pros­ce­nio y abier­tas. De­lan­te y a un par de me­tros del ban­qui­to.



IN­DI­CA­CIO­NES:
a) La MU­JER ta­lla con un cor­ta­plu­mas un pan de ja­bón du­ran­te ca­si to­do el
trans­cur­so de la re­pre­senta­ción.
b) En las tres ins­tan­cias en que la MU­JER to­ma con­tac­to fí­si­co con la mu­ñe­ca que­da con ca­be­za a
pros­ce­nio.

El es­ce­na­rio a os­cu­ras. Se en­cien­de una luz. Y otra. Y otra. Así to­das las
de­más.
Pau­sa.



MU­JER (sen­ta­da al la­do del ban­qui­to): No­so­tras no la ma­ta­mos. Se mu­rió so­la. Se
mu­rió por­que se te­nía que mo­rir. Cuan­do se te­nía que mo­rir. No­so­tras la cui­da­mos
des­de que na­ció. No. Des­de que na­ci­mos. La cui­da­mos, le da­mos de co­mer... La
fre­ga­mos, le hun­di­mos los bi­chi­tos en el agua, le can­ta­mos el bo­le­ro. Nos por­ta­mos bien. Ella no. Ella a ve­ces se por­ta­ba bien. No­so­tras no.
No­so­tras no la ma­ta­mos. Se mu­rió so­la. La cui­da­mos des­de que na­ci­mos. "Ella es tu her­ma­na..." "Y ella es tu her­ma­na..." Ella no. La cam­bia­mos, le da­mos de co­mer. Ella le can­ta­ba el mis­mo bo­le­ro que le gus­ta­ba. Ba­ji­to. No po­de­mos ha­cer na­da más
no­so­tras. La fre­ga­mos con "pu­loil". Cuan­do apa­re­cían las man­chas en­se­gui­da las
pin­tá­ba­mos. Ella se con­si­guió el es­mal­te y le pa­sá­ba­mos el pin­ce­li­to. Le ha­cía­mos un po­co de cos­qui­llas pe­ro nos mi­ra­ba con gra­ti­tud. Ella se mu­rió so­la. No. No­so­tras
es­tá­ba­mos pe­ro no la ma­ta­mos. Se equi­vo­can. Se equi­vo­ca­ron con no­so­tras. Pen­sa­ron que no­so­tras la
ayu­da­mos. Le traía­mos
vi­no y le can­tá­ba­mos el bo­le­ro.
Más ella que yo. Le can­ta­ba. Pe­ro no­so­tras le traía­mos el vi­no.

Pau­sa.


Me la voy a po­ner cuan­do la ter­mi­ne. Tie­ne que que­dar bien he­chi­ta. Si no, no la quie­ro. No me la
pon­go ni me­dio. Pa­só una mu­jer y se cre­yó que la te­nía. Me di­jo no sé qué de las
ore­jas. Se cre­yó que la te­nía pues­ta. Me la vio en la fal­da y no se dio cuen­ta. Me dio una la­ta con mi­gui­tas. Me di­jo: "To­me, pa­ra us­te­des". La se­ño­ra esa no es de acá, pa­sa­ba. Me cues­ta la bo­ca. So­bre to­do por­que que­re­mos
te­ner una bo­ca que sir­va pa­ra reír­se. No que ha­ga así (ha­ce un pe­que­ño ges­to con la bo­ca) un po­qui­to. Que­re­mos que se ría. Que car­ca­jee. Con rui­do. ¡No nos in­te­re­sa que no que­de fi­no! Ella no se
rió nun­ca. Se mu­rió so­la. Si se hu­bie­ra reí­do al­gu­na vez no hu­bié­ra­mos te­ni­do que
es­tar siem­pre con ella vi­gi­lán­do­la, no nos hu­bie­ra pe­di­do na­da. Se hu­bie­ra
en­tre­te­ni­do so­la. Se hu­bie­ra reí­do. Las que no me
sa­len no las ti­ro más, las guar­do en la la­ta. Nos va­mos a ha­cer una ca­be­za con pe­lo de mi­gui­tas.

Ríe es­ten­tó­rea­men­te. Co­lo­ca su ca­be­za a con­ti­nua­ción del cue­llo de la mu­ñe­ca. Que­da ex­ten­di­da,
ha­cia arri­ba.
Pau­sa.


¡Qué be­llo que nos que­ra­mos! ¡Que oi­ga­mos por la mis­ma ore­ja, que ola­mos por la mis­ma na­riz! ¡Que no nos odie­mos, que no nos que­rra­mos ma­tar! Se mu­rió so­la.
No­so­tras la cui­da­mos. Le voy a
po­ner la den­ta­du­ra. Va a sa­lir bien. Si no, ha­ce­mos otra. No me im­por­ta. Bien
he­chi­ta. Si sa­le mal, no
im­por­ta. Otra vez. No nos da­mos por ven­ci­das. (Ríe es­ten­tó­re­a­men­te.)
No­so­tras sa­be­mos lo que pa­sa: vie­ne la fia­ca y no tra­ba­ja­mos. Nos que­da­mos
mi­rán­do­nos co­mo es­tú­pi­das. Nos po­ne­mos a pen­sar co­mo idio­tas. Nos em­pe­za­mos a
ara­ñar. Nos em­pe­za­mos a de­cir co­sas crue­les,
ho­rri­bles. Y así pa­re­ce que nos odia­mos, que no ne­ce­si­ta­mos es­tar jun­tas. Pe­ro
no­so­tras ne­ce­si­ta­mos
es­tar jun­tas. Y de­cir­nos que nos que­re­mos.
Y que nos de­mos una flor, o al­go. No bas­ta sa­ber que nos que­re­mos. Nos po­ne­mos la
ca­be­za y ya es­tá. Y si ella se mu­rió, ella se mu­rió. Nos po­de­mos be­sar y nos po­de­mos mor­der. Y nos ha­ce­mos una po­e­sía y la
de­ci­mos. Co­mo un re­ga­lo. Nos gus­ta mu­cho ha­cer­nos una po­e­sía, o una flor, o al­go. No que­re­mos que nos en­cuen­tren ti­ra­di­tas, o acu­rru­ca­das, o con ca­ra de frío. Ella nos lla­ma­ba la pa­li­du­cha.
¿Pe­ro quién se mu­rió?... No­so­tras no. Pe­ro tam­po­co le hi­ci­mos na­da. No. La cui­da­mos no­so­tras. Tam­bién.


En si­len­cio, se in­cor­po­ra tra­ba­jo­sa­men­te. Arro­di­lla­da, mi­ra a la mu­ñe­ca. Se
aga­cha y po­ne su bo­ca en uno de los pe­zo­nes de la mu­ñe­ca. Suc­cio­na. Lo aban­do­na
dán­do­le be­sos. Be­sa amo­ro­sa, so­no­ra e in­fan­til­men­te. Sus­pi­ra. Ta­lla el ja­bón con
par­ti­cu­lar ahín­co. Sus­pi­ra. Ríe
es­ten­tó­re­a­men­te. Que­da
sen­ta­da al la­do de la mu­ñe­ca.


¡Qué ale­gres que so­mos! Y di­cha­ra­che­ras y ju­gue­to­nas. Siem­pre nos en­ci­ma­mos,
ha­bla­mos al mis­mo tiem­po. De­ci­mos pa­só una nu­be jus­to cuan­do pa­sa. ¡Ale­gres,
ben­di­tas y ale­gres! ¡Somos una gloria!
¡Y co­mo so­mos chis­pe­an­tes y di­ver­ti­das no nos ha­cen do­ler los bra­zos ni el cu­lo!... Y co­mo ha­ce­mos así (Ha­ce un pe­que­ño ges­to con la bo­ca.) con la len­gua lim­pia, las mue­las em­plo­ma­das, to­das ben­di­tas, nos
fe­li­ci­tan con tar­je­to­nes: "Pa­ra las chi­cas más re­ca­ta­das..." "Pa­ra las ha­cen­do­sas her­ma­nas..."
"Las pú­di­cas mu­cha­chue­las del pa­be­llón me­re­cen to­da nues­tra sim­pa­tía y
cor­dia­li­dad." "Por -cán­di­das y pri­ma­ve­ra­les, nues­tro be­ne­plá­ci­to, nues­tro
re­go­ci­jo." "Pa­ra las ri­sue­ñas bue­nas mo­zas..." ¡Y esas so­mos no­so­tras pa­ra los
de­más!... (Pau­sa.)

¡Es­ta bo­ca! ¡Me sa­le trá­gi­ca, me sa­le trá­gi­ca! Ché, na­die te va a be­sar a vos, así. Tan amar­ga, van a
po­ner los la­bios pa­ra aden­tro, los otros.
Te vas a ha­cer ma­la fa­ma. Y haz­te ma­la fa­ma y écha­te a dor­mir. Y des­pués de dor­mir, más amar­ga, más sin sa­li­va to­da­vía. Ché, no­so­tras te que­re­mos ra­dian­te, ¿eh? No
pas­to­sa. ¿Pa­ra qué te po­ne­mos los
ho­yue­los en­ton­ces? ¡De­sa­pro­ve­cha­do­ra! No­so­tras te mi­ma­mos, te ha­ce­mos son­ri­si­tas, te con­ta­mos...

(Me­te la ma­no en una axi­la. Sa­ca dos pa­pe­li­tos. Lee uno en voz ba­ja. Lee el otro:)
chas­ca­rri­llos. (Guar­da am­bos pa­pe­li­tos en la axi­la.) Te da­mos chi­clets Adams, te
can­ta­mos el bo­le­ro. No. A vos no te can­ta­mos el bo­le­ro. ¡Las ce­jas no in­te­re­san, las mu­je­res se las arran­can!

(Se yer­gue alar­ma­da. Sus­pen­de su ta­rea de ta­llar el ja­bón. Di­ce:)
"Alam­bre alam­bre no ma­ta el ham­bre." (Re­to­ma su ta­rea de ta­llar el ja­bón.) "Alam­bre alam­bre no ma­ta el ham­bre." (Co­lo­ca su pu­bis so­bre el de la mu­ñe­ca.)
No la ma­ta­mos no­so­tras. So­la se mu­rió. La cui­da­mos des­de que na­ció. No. Des­de que
na­ci­mos. No­so­tras te­ní­a­mos que na­cer tam­bién. Ella ya es­ta­ba. Ya es­ta­ba acá.
No­so­tras apa­re­ci­mos. "Ella es tu her­ma­na..."
(Co­mien­za a fro­tar con sua­vi­dad su pu­bis "en re­don­do" so­bre el de la mu­ñe­ca.)

"Y ella es tu her­ma­na..." Nos di­je­ron "de­ci­le ma­má". La cui­da­mos, la fre­ga­mos, le hun­di­mos los bi­chi­tos en el agua. No se mu­rió por­que no le di­ji­mos ma­má. Le can­ta­mos el bo­le­ro. Más ella que yo. Vi­no así:
ya es­ta­ba muer­ta.
(De­ja de ta­llar el ja­bón al tiem­po que ce­sa de fro­tar­se. Abre los bra­zos, apo­ya un
la­do de la ca­ra en el sue­lo. En una ma­no tie­ne el ja­bón, en la otra el cor­ta­plu­mas. Le­van­ta la
ca­be­za. Di­ce:)
Me fal­ta la ca­be­za...

(Fro­ta su pu­bis con­tra el de la mu­ñe­ca du­ran­te al­gu­nos ins­tan­tes. Ya no sua­ve­men­te. Ce­sa de mo­ver­se. Bus­ca en la axi­la. Sa­ca los dos pa­pe­li­tos. Lee:)

"Es­tá, có­mo di­ré, me­nos que ama­ne­cien­do. Pe­ro ama­ne­ce."


Guar­da los pa­pe­li­tos en la axi­la. Fro­ta su pu­bis con­tra el de la mu­ñe­ca, con gran sua­vi­dad. Ta­lla el
ja­bón a ras del sue­lo.
De­cre­ce la luz muy len­ta­men­te.

Te­lón.




*Breve antología de Rolando Revagliatti. revadans@yahoo.com.ar

http://www.revagliatti.net





*

5. Concurso Literario XICóATL "Estrella Errante"*

Introducción

A comienzos de este siglo en YAGE pensamos que después del Concurso Literario dedicado a commemorar los 250 años del nacimiento de Wolfgang Amadeus Mozart, un buen tema sería imaginar nuestro planeta en el año 2100.

Un gran número de obras “científicas” y literarias a lo largo de la historia se han ocupado del futuro de la humanidad. Desde los llamados profetas mayores del “Antiguo Testamento” (Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel), pasando por los libros sibilinos de la Roma antigua, las obras de Platón (“La República”), Thomas More (“La Utopía”), Michel de Nôtre-Dame (“Las verdaderas centurias astrológicas y profecías”), Tommaso Campanella (“La Ciudad del Sol”), Jonathan Swift (“Los viajes de Gulliver”), Jean-Jacques Rousseau (“El Contrato Social”), Robert Owen (“Nueva visión de sociedad”), Étienne Cabet (“Viaje a Icaria”), Karl Marx y Friederich Engels con el “materialismo dialéctico”, Aldous Huxley (“Un mundo feliz”) hasta trabajos muy recientes como el del autor George Friedman [1]. Todo esto sin incluir esa inmensa franja literaria llamada “Ciencia-Ficción”, comenzada a fraguar ya en el siglo XVII por Johannes Kepler con “Somnium”, y que ha generado obras tan brillantes y fantásticas como las de los autores Edgar Rice Burroughs, Howard Phillips Lovecraft, Fritz Leiber, Robert Bloch, Robert E. Howard, Isaac Asimov, Ray Bradbury, Anthony Burgess, Arthur C. Clarke, Robert A. Heinlein y en castellano Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges [2].

Para esta edición del Concurso Literario XICóATL tenemos la fortuna de contar con la valiosa colaboración de un selecto grupo de excelentes espacios de difusión literaria, quienes nos ayudarán en la puesta en circulación de las bases del concurso y posteriormente publicarán los trabajos ganadores en sus respectivos medios. Casi todos ellos colaboran también en el jurado que seleccionará los trabajos a premiar. Estos aliados son las Revistas literarias internacionales “En Sentido Figurado” (hecha en 7 países), “Cañasanta” (de Toronto, Canadá), “Carátula” (de Nicaragua), “Cinosargo” (de Chile), “miNatura” (de Cuba), “Antorcha Cultural” (de Mendoza, Argentina) y “Azul@rte” (de Québec, Canadá); además los blogs literarios “NTC … Nos Topamos Con …” (de Colombia); “Inventiva Social” (de Buenos Aires, Argentina); "Aurora Boreal" (de Dinamarca).

El siglo XX fue profundamente estampado por el sello sangriento de una multitud de regímenes totalitarios, guiados por una u otra ideología política. Tan nefasta experiencia, marcó a su vez el comienzo del fin para todas las ideologías. En lo científico, lo cultural y lo económico la humanidad alcanzó desarrollos jamás soñados por civilización alguna; sin embargo, esta grandiosa expansión material nos deja al mismo tiempo un inmenso catálogo de problemas y desafíos para los siglos venideros. Si bien la sombra compañera de la llamada civilización durante el pasado siglo fue la guerra, la de este siglo XXI es la gran devastación y la profunda degradación del medio ambiente. Pienso que la humanidad requiere con urgencia en este siglo una gran revolución, esta vez de carácter espiritual. Será una transformación esencialmente individual, que tenga como objetivo la abolición de todos los condicionamientos de carácter religioso, político y cultural que hoy siguen prolongando su esclavitud. El hombre económico y enajenado de hoy no tiene ningún futuro. El hombre sin conciencia de sí mismo, de su papel en el mundo, de sus derechos y responsabilidades nunca podrá resolver los problemas de hambre, miseria, guerra, dependencia, sobrepoblación, contaminación ambiental, relación con otras especies y otros tantos que hacen infeliz la vida. Pero el objeto de esta introducción no son mis fantasías y/o especulaciones sobre lo que ocurrirá en nuestro planeta en un futuro, ese será el trabajo de quienes deseen concursar en esta convocatoria. Lo que sí tengo muy claro de momento es mi profundo agradecimiento para todas las entidades y personas que harán posible el desarrollo del evento y para todos los que emprendan la tarea de imaginar qué sucederá o cómo será nuestro planeta, en especial los continentes que más nos conciernen, esto es (Latino)América y Europa, en el año 2100.



*Luis Alfredo Duarte-Herrera.





BASES DEL CONCURSO



- Para trabajos inéditos, en prosa
- Extensión máxima: 5 páginas, formato DIN A4, tipo de letra Times New Roman tamaño 14, a espacio sencillo, margen: 2 cm x 2 cm x 2 cm x 2 cm.
- Tema: "(Latino)América / Europa / año 2100"
- Idioma: español
- Género: ensayo y/o cuento.
Envío del trabajo: enviar vía e-mail a euroyage@yahoo.de 2 archivos anexos en formato Word: el primero con el cuento o ensayo (no olvidar colocar el seudónimo) y el segundo con los datos personales (pseudónimo, nombres y apellidos, dirección electrónica, dirección postal, teléfono y corto curriculum vitae [opcional]).

- Fecha límite para el envío de los trabajos: 30 de noviembre 2010.

PREMIOS:

- Se otorgarán 3 premios, cada uno de 500 euros, más la publicación en los siguientes medios:

1. Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL, “Estrella Errante”, bilingüe, impreso y digital www.euroyage.org
2. Revista Digital “En Sentido Figurado” http://www.ensentidofigurado.com/
3. Revista Cultural “Carátula” http://www.caratula.net/
4. “Revista Cinosargo” http://www.cinosargo.cl.kz/
5. “Cañasanta, Revista sobre Arte y Literatura Latinoamericana” http://www.canasanta.com
6. Revista Digital “Antorcha Cultural” www.antorchacultural.com
7. Revista Digital “miNatura” http://www.servercronos.net/bloglgc/index.php/minatura/
8.“Revista Literaria Azul@rte” http://www.revistaliterariaazularte.blogspot.com/
9. “NTC … Nos Topamos con …” http://www.ntcblog.blogspot.com/
10. “Inventiva Social” http://www.inventivasocial.blogspot.com/
11. Revista Aurora Boreal http://www.auroraboreal.net


- Mención de Honor y publicación (bilingüe en XICóATL) de los trabajos destacados.
- Los resultados se anunciarán en el No 96 de XICóATL (Julio/Septiembre/2011) y, por la misma época, en los demás medios descritos.

El jurado está integrado por:

1. Eduardo Francisco Coiro, por “Inventiva Social”,
2. Gabriel Ruiz Arbeláez, por “NTC … Nos Topamos con …”,
3. Ricardo Acevedo Esplugas, por “miNatura”,
4. Dr. Angel Lucio Gargiulo Filippini, por “Antorcha Cultural”,
5. Judy García Allende, por “En Sentido Figurado”,
6. Daniel Rojas Pachas, por “Cinosargo”,
7. Ángel Fernández, por “Cañasanta” y
8. Dr. Luis Alfredo Duarte-Herrera, por “Estrella Errante”.


CONCURSO XICóATL
www.euroyage.org
euroyage@yahoo.de

A-5020 SALZBURG - AUSTRIA



[1] „The Next 100 Years“, Friedman George, 2009, Doubleday, Randmon House Inc. Versión en alemán: “Die nächsten 100 Jahre”, 2009, Campus Verlag GmbH, Frankfurt am Main, 298 pgs. Existe versión en español: „Los próximos 100 años“, Editorial Destino, 2010, 336 pgs. Friedman intenta principalmente una visión geopolítica de lo que sucederá en los próximos 100 años en nuestro globalizado planeta y predice, entre otras cosas, el derrumbamiento de la China en el 2020, una nueva guerra mundial para el 2050, el aseguramiento energético del planeta mediante energía solar del cosmos para el 2080 y el desafío del poder de los Estados Unidos de América por parte de México hacia el 2100.

[2] Un interesante artículo de Elvio E. Gandolfo titulado “La Literatura Fantástica y de Ciencia Ficción en América Latina” encuentra en la Revista Cinosargo, en el link http://www.cinosargo.bligoo.com/content/view/564315/Literatura-fantastica-y-de-ciencia-ficcion-en-America-Latina.html



*


Inventren Próxima estación: ENRIQUE LAVALLE



Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido por las siguientes estaciones:


CORACEROS.

HENDERSON.

MARÍA LUCILA.

HERRERA VEGA.

HORTENSIA.

ORDOQUI.

CORBETT.

SANTOS UNZUÉ.

MOREA.

ORTIZ DE ROSAS.

ARAUJO.

BAUDRIX.

EMITA.

INDACOCHEA.

LA RICA.

SAN SEBASTIÁN.

J.J. ALMEYRA.

INGENIERO WILLIAMS.

GONZÁLEZ RISOS.

PARADA KM 79.

ENRIQUE FYNN.

PLOMER.

KM. 55.

ELÍAS ROMERO.

KM. 38.

MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD.

MERLO GÓMEZ.

RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA.

JUSTO VILLEGAS.

JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE.

ALDO BONZI.

KM 12.

LA SALADA.

INGENIERO BUDGE.

VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA.

VILLA DIAMANTE.

PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.



InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*
*Cuota anual para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-
Consultar por suscripciones con difusión de actividades culturales.

*Escribir a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@yahoo.com.ar



Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: