Wednesday, June 30, 2010

LLUEVE SOBRE SU PENA MAR...



-Ilustración de Ray Respall Rojas.
La Habana. Cuba.


*


Sin apuro

Allí donde espanta el frío,

allí llegó, con agujeros en las manos,

vacías de amor y todo intento.

También hasta allí llegue yo,

portadora de calor

broche de amor tapador de tajos,

allí llegue y allí quede,

sin apuro.

Esperando.



*de Elsa Hufschmid. elsahuf@yahoo.com.ar









ADIOS A PEER GYNT*
De Grieg


La mañana se moja
con el hielo de la lluvia.
Miro por la ventana
el clamor de la arboleda
que arma brazos abiertos
reverenciando al viento.
En un rincón de la alcoba
Anitra dibuja su baile,
es una mágica ofrenda
para mis sueños antiguos.
Roza mi aura con gracia,
me dice que aún existo.
Pero Noruega está lejos,
el barco partió sin mí.
El Rey de la Montaña
llora en su gruta en clausura,
Ace ya no lo acompaña
y se niega a mi presencia.
Cierro los ojos y siento
que he anclado entre hojarasca.
Baila, Anitra, necesito
envolverme en mi nostalgia.



*de Emilse Zorzut. zurmy@yahoo.com.ar






Una casa que habla*


La muñeca de Chiapas, recuesta su desamparo descalzo y seco, en la seda de un títere de la costa Caribe. Se oye el silencio de los indios, años de piedras, ojos duros devuelven la imagen en sombras. De pronto la casa se levanta en voces.Hay una reverberación de idiomas que crecen, una revolución casi. Títeres y pasamontañas, México y Colombia, Leggere que nos cuenta acerca de la lectura, en italiano. Un gallo portugués, cantan los pájaros del árbol de la vida de Guatemala en maya. Calvino, su jardín bifurcado de raíces Borgianas. Cuba, sus banderas todavía sin amos, Mundos en el espacio, todo en un punto ¿Aleph , reunión de amigos, diarios de viajes a través de objetos , caos de un diccionario de derroches visuales Tranvía de San Francisco, París, translucida de jardines impresionistas, caballeros medievales sicilianos. Un rey de Austria con su manto de terciopelo rojo, el títere checo llamando a la invencible magia blanca de Praga. Los caballeros con yelmos, corazones de metal que protegen a la muñeca húngara de la sencilla belleza de sus bordados. Key west tan cerca y lejos de Cuba y la inocencia. De Bahía con sus mujeres de Blanco, desbordantes de mares y caderas. Una pareja de novios entre las flores ingenuas de un país que ya no existe. Mezcla de alegría y sueños, alegría de lo real maravilloso. Qué es verdad o ficción sobre la alfombra frente al fuego. La imaginaria vida de maracas, ángeles, muñecas rusas, camioncitos de América llenos de gente y de animales, la mariposa ángel de Portocarrero, Diego Rivera rompiendo en arte piñatas y sentidos, queriendo hospedar a la revolución que cae desde el cielo. Tu voz leyéndome en ese abrazo que parecía indestructible y las lámparas deAladino amarillosas a las que les pido que junto a las flores del mantel me salven, por un rato al menos, con su lenguaje de papel maché, semillas y madera del desnudo despejado orden de la muerte.


*de Cristina Villanueva. libera@arnet.com.ar







LAS SIETE VELAS DEL CLASICO*



*De Jorge Isaías jisaias46@yahoo.com.ar



No siempre se puede predecir cuándo va a ser un día de gloria. Los que saben dicen leer señales en el aire, o dicen ver –lo que resulta difícil de probar- un indicio que al resto escapa, una premonición feliz.
Lo cierto es que ese domingo nos levantamos más temprano que de costumbre y tratamos de no irritar el ánimo de nuestra madre. Con decir que yo barrí de punta a punta el gallinero sin que nadie me lo ordenara, y sabiendo cuánto detestaba aquella tarea, puso ella su mano santa en mi frente buscando una fiebre inexistente.
La mañana se fue desplazando demasiado lenta para nuestro gusto. Algún mandado hicimos, creo. El día. Digo, aquel día de gloria nadie lo ha olvidado, aunque se discuta la fecha exacta.
Debió ser invierno, junio, o tal vez agosto. No sé. Lo afirmo porque tengo ante mí la foto de esa inolvidable jornada y allí están para siempre expuestos al porvenir: El Tata Teófilo Barco –utilero eterno del club-. Olinto Andreini y Juan Pesci “ayudantes de campo” del equipo y la cara buenaza del Gordo Norberto Aronna con su humanidad enorme dando la nota adolescente y simpática. Todos –salvo Norberto cuya juventud no la necesitaba- están bastante abrigados.
Y ahora sí, me pongo a mis anchas para ver la foto de esos héroes. Porque yo estuve en la cancha ese día. Era la de nuestros tradicionales rivales, los albicelestes del Club Federación. Un clásico de los clásicos.
Ese clásico como todos los clásicos era un partido aparte, como lo son en todo el mundo estos partidos, independientemente del lugar que se ocupe en la tabla.
Esta foto me la prestó Osvaldo Gago quien a su vez la recibió de regalo de manos de Pedrito Spizzo, uno de los héroes de aquella jornada.
Ese día, mientras iba avanzando la mañana sentimos como una angustia ante la eventual derrota que asalta en cualquier momento a cualquier hincha y entonces es donde nacen las cábalas.
Ahora ingreso al núcleo más importante de mi relato.
Que no es sino nombrar a los once héroes de esa jornada imborrable en la memoria de todo huracanista que se precie.
Este fue el equipo de ese día, los tengo prendidos en las retinas y esta foto ante mí me los revive; Toti Sciarini al arco, el Petiso Peiretti con el 4, Juicho Becerro con el dos, aunque no era su puesto, me dice el memorioso de Oscar Blanco que jugó allí porque se había lesionado Fatiga Scozziero; con el tres el pasional Tuto Vega, el sólido Aldo Gardella con el cinco y Pedrito Spizzo, inefable siempre, con el seis a la espalda. Son los que están parados en la foto. Agachados: Juancito Renzi (7), el mejor gambeteador que tuvo la liga en toda su historia, era el delirio nuestro cuando entraba en el área, pero no corría una pelota que pasara a más de medio metro suyo; con el 8 el único “forastero”, el morocho Verolín, con el nueve el Lungo Nenucho Míguez, con el diez Remigio Gramajo y tal vez el más joven de todos ellos, Lalo Negrini con el 11.
La preangustia debió ser paulatina y colectiva porque sin previo aviso nos fuimos congregando en la esquina del Cholo Belluschi y nos fuimos sentando en el suelo, en la simple gramilla que crece al borde de las calles del pueblo.
-¡Ché –dijo alguien que no recuerdo pero tal vez fue el Toto Míguez-, mirá si perdemos!
Eso –dijo el Tago Sánchez.
No jodan –dije yo-. Eso ni en joda se dice hoy.
Entonces me acordé de los poderes casi milagreros que tenía doña María Pichichello –o doña María Pichi, como le llamábamos-. Era invicta para curar el empacho, los nervios, el mal de ojo, el mal de amores con los rezos y las velas. Y vivía allí, a diez metros de donde nosotros aguantábamos el suspenso. Era casi mediodía ya.
-¿Y si le decimos que nos prenda unas velas? –propuse casi temblando.
La idea gustó rápidamente. Fuimos a buscar alguna moneda a nuestra casa, nos llegamos hasta el negocio del Cholo –otros veinte metros angustiosos- y estaba cerrado. Golpeamos las manos con tanto fervor que salió por la puertita del costado.
-¿Qué pasa chicos? –preguntó alarmado.
Le contamos nuestra idea y nos trajo dos paquetes de velas.
Volvimos sobre nuestros pasos y molestamos a la pobre doña María que estaba en plena tarea de amasar los sacrosantos tallarines caseros. Le expusimos con nerviosismo nuestra inquietud. Ella nos escuchó con toda benevolencia y solamente dijo:
-Dejen las velas. Veré qué hago.
Esto es una licencia poética, porque su español era tan atravesado con su dialecto de la baja Italia que ahora me resulta imposible reconstruir.
Recuperar las instancias minuciosas de ese día de gloria me resulta hoy imposible y hasta temerario. Oscarcito Blanco tuvo que recordarme quiénes habían hecho esos famosos siete goles.
Cuarenta y un años implacables pasaron sobre el mundo y más implacables fueron con nosotros. Casi diría que los implacables pasaron sobre uno.
Lo cierto es que cuando el imparable Juancito Renzi, -el Balazo, le decíamos- paseó a toda la defensa contraria sin que pudieran no sólo, no quitarle la pelota sino poder pegarle los famosos guadañazos que pretendía propinarle en su desesperación el zaguero Lechón Rucci y con esa zurda bordadora metió en el ángulo derecho el primer tanto, empezó el delirio.
Los otros goles fueron de Lalo Negrini, Remigio Gramajo, Verolín y el Nenucho hizo tres.
Ganar siete a dos de visitantes no es un recuerdo para despreciar y menos si se trata de un clásico.
Se enronquecieron todas las gargantas, se agitaron todas las banderas, se abrazaron todos nuestros hinchas, y al finalizar del partido ellos se retiraron con su tristeza y nosotros cantando nuestra marcha cruzamos las vías llenas de yuyos por entonces hasta la sede del club Huracán.
No pude quedarme porque un rito o una orden de mi madre me imponía que luego del partido debía dilatar o posponer mis alegrías y pasar primero a tomar una merienda. Luego me daría el permiso para volver a “la sede” como se le dice al lugar donde el club tiene sus instalaciones administrativas, el bar, la institución, al fin.
Me fui corriendo con las alas de la alegría. Me bebía los vientos pero al pasar por la casa de doña María, paré en seco. Golpeé nerviosamente las manos. Tardó un siglo en salir la viejecita.

-¿Y, guallone[1]? –me preguntó curiosa.

-Ganamos, doña María, ganamos –grité eufórico.

¿Cuántos goles hicieron?- inquirió.

¡Siete doña María, siete!

-Pasá –invitó.

Una sonrisa imperceptible y hasta diría enigmática le hizo mostrar su boca casi sin piezas dentarias ya, los pequeños ojos con un mar de su Italia lejana borrándose en la luz del atardecer.
Me llevó a una pequeña piecita donde medraban algunas efigies de vírgenes diversas, pero donde sobresalía la de Luján, y sobre el piso de ladrillos bien lavados, estaban los cabos de las velas llameantes.
Los amigos no están cerca hoy para recordarlo, esta alegría es mía y no la puedo compartir, esta experiencia deberá creerla el lector porque no es un invento poético ni una apología de las artes ocultas. Es la pura verdad, la verdad que yo vi a los doce años.
Allí estaban, orgullosas, las siete velas del clásico.


[1] Muchacho






RASGOS DISTINTIVOS*




Mi viejo y el desafío de contarlo.
Una desgracia a esta altura del partido ¡si el hombre carga máscaras no rostro!
Creo que es una especie de Quetzalcóalt o "serpiente de plumas".
Esotéricamente se traducía como" gemelo gracioso". La pluma del quetzal que simbolizaba la cosa preciosa y el cóatl , que era algo así como "hermano gemelo". Era presentado como un anciano de larga barba blanca y vestido con un traje muy amplio. La cara pintada de negro y una careta con hocico
puntiagudo color rojo. No alcanza semejante fantasmagoría azteca para describir a mi viejo. Semejante civilización debería haber acuñado términos como: "turro", "putañero", "cararrota", "cabaretero", "truhán" o "ventajero".
Coincido en lo de la careta pues el hombre tiene millones que lo enmascaran.
Mi viejo y el desafío de describirlo.
Recuerdo una interesante versión del mito de los pueblos árticos. El de un tal Kuekuautsheu, "El perro de las praderas". Una criatura inteligente que representaba la figura del embustero, un personaje que era al mismo tiempo el creador y el destructor, que daba y quitaba, que engañaba a otros y siempre era engañado. Como mi viejo.
Decepciona no lograr describir una estampa tan milenariamente atorrante como la de mi viejo. Un loco patí zanco de rodillas cansadas. Gran jugador de truco conforme a los movimientos de sus arrugas cuando retruca con un cuatro de copas. Sus ojos vascos siempre acomodaticios según las circunstancias, su nariz dilatándose cuando relata sus anécdotas previsibles. Sus mentiras de niño. Vive como puede y de igual modo se viste y come.
Su estadía en prisión por andar en autos robados, su falta de agradecimiento por poner yo la mosca para que lo larguen y una lista que seguiría como los cuentos sobre aviones con los que vivió tanto tiempo, creyéndose Jorge Newberry, con un sueldo que no alcanzó nunca para el cuaderno y el forro azul araña. Técnico aeronáutico sin título ni ganas, más de allá del de ejercer el contrabando menor. Una sabandija.
Pero hoy le presté atención, es gris como esos nubarrones que avisan del frío de julio y amenaza con lloverse de tristezas y cansancios. Es una tormenta que perdió la noción del tiempo y de su pasado, un hombre bajo un chaparrón constante.
Mi viejo y la insolencia de describirlo como un puro hombre sin nadie y con sólo un elemento nutricio, su tozudez de niño mal criado, demandante hasta con sus hijos Un plantígrado sin alternativas.
Hoy lo observé enterrando el brote de una parra que jamás le dará un tintillo pues las ganas de ser de la vid es lerda, pero él se reía del tiempo y sus caprichos en tanto porfiaba en instalar una fábrica de uvas.
Me avinagra la sangre las ganas de vivir, mentir, su cobardía y la cara de cromo vanadio que tiene.
Lacónicamente a veces, temo llegar ser su misma maldita imagen.



*De Beto Casquero. beto_casquero@hotmail.com







CORAZÓN DE AVENA*


Dentro de sus ojos descansa una paloma negra.
Apaga la llama temerosa fuego azul.
En presagio de nubes, se detiene.
Ha perdido su anillo en los trigales.
Mitad granizo, mitad valle callado
¿Dónde habrá de buscar?
Hija de zorro ártico y liebre de pradera
Raposa sin fulgores.
Soslayando arrecifes de miedo.
Sigilosamente avanza.
Llueve sobre su pena mar.
Hubo otro tiempo.
Frutal.
Tiempo rojo otoño vid
Bosques de pinos y avellanas .Lecho de heno.
Tiempo café, papel, piedra, tijera.
Avena nido.
El agua resbalaba por su piel anatema.
Ojos bocas. Engulle. Prueba. Traga.
Bocas oídos. Siente. Escucha. Ausculta.
Latido. Avanza corazón. Palpita, pulsa.
Raposa ciega, corazón de avena.
Avanza sin temor.
En noche… Es bajamar.


*de Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar








FELIZ SEMANA*





Feliz semana,
que sea buena,
alegre, fugaz, leve,
llena de sorpresas pequeñas y grandes,
todas agradables.

Que la vida nos sonría
y la suerte nos tome de la mano,
que descubramos algo,
que aprendamos algo,
que recordemos algo que valía la pena ser recordado,
que demos bienvenida a lo inesperado,
que llegue lo esperado
y sea para bien de todos...

Que un milagro nos renueve la fe,
que un beso nos reviva la ilusión,
que despertemos con deseos de llevar adelante el nuevo día
porque cada día es un regalo, no un reto...

Que al terminarla seamos mejores personas.
Que un amigo muy querido nos mande
un abrazo



*de Marié Rojas Tamayo.
-La Habana. Cuba.




*



Inventren Próxima estación: ENRIQUE LAVALLE

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar
http://inventren.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido parando en las siguientes estaciones:


CORACEROS.

HENDERSON. / MARÍA LUCILA. / HERRERA VEGA.

HORTENSIA. / ORDOQUI. / CORBETT.

SANTOS UNZUÉ. / MOREA. / ORTIZ DE ROSAS.

ARAUJO. / BAUDRIX. / EMITA.

INDACOCHEA. / LA RICA. / SAN SEBASTIÁN.

J.J. ALMEYRA. / INGENIERO WILLIAMS. / GONZÁLEZ RISOS.

PARADA KM 79. / ENRIQUE FYNN. / PLOMER.

KM. 55. / ELÍAS ROMERO. / KM. 38.

MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD. / MERLO GÓMEZ. / RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA. / JUSTO VILLEGAS. / JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE. / ALDO BONZI. / KM 12.

LA SALADA. / INGENIERO BUDGE. / VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA. / VILLA DIAMANTE. / PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*
*Cuota anual para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-
Consultar por suscripciones con difusión de actividades culturales.

*Escribir a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@yahoo.com.ar



Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

Friday, June 25, 2010

PARA SOSTENERSE EN EL ECO...



*ILUSTRACIÓN DE FREYJA freyja_walkyrien@hotmail.com


IX*

(en calle San Luis y (ex) Vera – Santa Fe)



¡Aquí estamos!


Gritan con desparpajo sus cuerpos.


Gritan con poses
botas desmesuradas
minis excesivas
generosos senos, aviesos, en
el escote.


Gritan para disimular su miedo
para ocultar desasosiego
para sostenerse en el eco.


Gritan desde lo oscuro
-sin vueltas-
donde una lágrima vale cachetazo
y la noche, ese territorio que muerde.


Gritan sostenidas, en el muelle de la vida,
por la intemperie
por el ademán grosero
y la ausencia de caricias.

¡Gritan! ¡Gritan! ¡Gritan!

para sostenerse en el eco de su ausencia.



*de Cacho Agú oscarcachoagu@yahoo.com.ar




PARA SOSTENERSE EN EL ECO...




Maceta pintada*


Filigrana blanca : una niña o muñeca o pintura habla, no sé si consigo entenderla. Desde su maceta, en el blanco banco que juega a los vacíos con el aire, las hojas le salen como pensamientos, dice algo acerca de la vida y la belleza. Me gusta que esté en casa como una búsqueda quieta. Le saqué una foto por temor a que un día se rompa. No la podría recuperar, muerto el que la pintó y el que la ideó, ella y yo frágiles, todavía creamos climas.
O es ella la que viene del mundo de los sueños y yo sólo me abrazo a la íntima calidez de su barro ¿Por qué ahora que estoy sola temo por esta sobreviviente de una casa con niños y perros, le saco la foto, le escribo?. A lo mejor porque ahora, recién ahora, creo que debe ser verdad ese asunto de la muerte.
Es que entre ladridos, gritos, llantos y risas, solamente se vive, no se piensa en la vida ni en la muerte..



*de Cristina Villanueva. libera@arnet.com.ar





Antes del fin (4)*



Cuando subía por última vez la cuesta en dirección al Puente de Piedra, me abordó una jovencita. Explicó que su moto la había dejado tirada y necesitaba un euro para gasolina. Conté lo que llevaba en mis bolsillos: Dos euros y algunos céntimos. Se lo di todo. Ella protestó. Yo insistí. Finalmente aceptó pero se quedó allí quieta, mirándome, como si aún hubiese algo por decir o no supiese muy bien qué hacer. Miré hacia el río. Vi al otro lado las torres, las antenas, la ciudad extendiéndose infinita, asfixiante. Igual que ayer, igual que mañana. Pero esos ojos curiosos, expectantes, representaban un cambio, una suerte de túnel secreto por donde escapar a ese marasmo. Me ofrecí a llevar el bidoncito, a acompañarla en la búsqueda de una estación de servicio, a ser una mínima etapa en su camino y aceptar su presencia en medio de mi nada. La corriente lo entenderá, sabrá esperarme; a lo largo del tiempo diríase que no ha hecho otra cosa.


*de Sergio B. Llop. sergiobllop@yahoo.es








DEFENSA INAPELABLE*


Ray ve a la hermana registrando sus pertenencias y le dice, enojado:

- Sarah, ¡deja en paz mis cosas!

Ella, sin inmutarse, le pregunta:

- ¿Hacen daño?

- No. - responde él sin saber a dónde va el diálogo.

- ¿Están vivas?

- ¿Vivas? ¡Claro que no!

- Pues no puedo dejarlas en paz, si no puedo antes declararles la guerra.



*De Marié Rojas.
La Habana. Cuba.







ARPA*



Me duele mucho el tobillo así que por favor no vengas a joder en este momento, y menos con esos cuentos de vida eterna y promesas celestiales.
Pero ya que estas acá, enfundá la guadaña, correte esa ridícula capucha, sentate, cruza las gambas para que te las vea, mirame a los ojos y escuchame atentamente:
En principio me veo obligado a agradecerte la deferencia de pasar a buscarme en persona; enviar a impresentables como La Ginebra, La Cocaína, El Duende de la Soga Engrasada o Las Falanges Divinas cuando bailaba en la cornisa, no eran dignas de mi condición. Esos panecillos canallas fueron mi carnada y vos mordiste el anzuelo.
Aprovecho la ocasión para, respetuosamente, comentarte que sos una pobre gila; cierta gente te sobrestima, como sobrestiman la fe o la esperanza en tanto supuestas virtudes humanas.
Te invitaría a vivir una semana en casa para enseñarte cuantos pares son tres botas y otras cosas más jodidas.
Respecto a las facturas que venís a reclamar, fenicia desprejuiciada, te recuerdo que los pagos por adelantado que he realizado a tu cuenta en estos años, ameritan a que no regreses por un buen tiempo.
De modo tal que, te regalo este saquito de fe, llevate el arpa, buscate otro angelito y volvé a pasar cuando yo te llame.
Queda claro?

Ah! Otra cosa, tus piernas ya no me seducen.


*De Beto Casquero. beto_casquero@hotmail.com








TRISTEZAS DEL MARCADOR DE PUNTA*


Al negro Fontanarrosa


*Por Jorge Isaías. jisaias46@yahoo.com.ar


La vida de los marcadores de punta de entonces era por demás de oscura. Nunca pateaban un penal, ni siquiera un tiro libre, salvo que patearan como una mula y que además la embocaran en el arco, porque algunos pateaban como bestias, pero la tiraban hacia el cielo y los chicos se reían gritando “¡Agua!”, en alusión a que tal potencia llegaría a las nubes.
Un marcador de punta de entonces (un lateral se los llama ahora) era un ser oscuro y sacrificado, un puesto como no había otro: sólo tenían que anticipar al puntero y no dejarlos entrar al área e incluso no dejarlos patear un centro miserable, esos centros agónicos “a la olla”, es decir “a lo que venga”, tanto lo podía cabecear un compañero o un defensor o ser interceptada la pelota por el arquero que se podía lucir cortando ese centro con sus manos como tenazas o bien darle con los puños, cosa que saliera como un ariete hacia el centro de la cancha.
Tenían una aliada en la raya lateral, ese límite fatal para un delantero. Es decir uno podía suponer que jugar en ese puesto no era muy difícil, dada la poca velocidad con que se jugaba entonces. Pegarse al once o al siete, según los casos y apenas el otro intentaba tocarla, darle con la punta del botín a sus espaldas y mandarla afuera. Los segundos que pasaban entre que los adversarios sacaban ese lateral daba tiempo a reforzar la defensa, que bajaran los volantes a ayudar, ya que tal vez se habían quedado papando moscas en su última incursión por el campo contrario.
Pero hay una característica fatal que todo marcador de punta que se preciase debía tener: una empecinada actitud de entrega, de sudor, de persecución, de perro de presa, por más caños y gambetas que se comieran y seguir los consejos de aquel inmenso grandulón que llevaba el número dos en la espalda en nuestro equipo, a quien llamábamos “Fatiga”: “morderles la espalda, cepillarles las canillas”, ordenaba a sus marcadores de punta.
Los hubo memorables en aquellos tiempos, en mi pueblo y en otros vecinos.
De los nuestros está en primer lugar Juan Becerro, alias “El Juicho”, un número 4 “puro nervio”, que podía salir jugando, provocar un ataque. Sin embargo debo aclarar acá que Juicho jugó en casi todos los puestos, y empezó jugando con el nueve a la espalda, incluso hasta probó el arco en algunas oportunidades. Todos los ocupó con dignidad, pero la mayor parte de su extensa carrera con la casaca colorada lo hizo como marcador de punta. Así que no puedo evitar pensar en él cuando pienso en ese puesto.
Aunque tuvimos otros; Bertín Cacciagiú, Anselmo Vera (a quien llamábamos “Verita”), Nenucho Faravelli, Carlitos Luquesse, que jugó conmigo, Carlitos, a quien no sé por qué llamábamos “El Rufo”. Ahora cambió la pelota de fútbol por la cuchara de albañil y como es un perfeccionista, en ambas cosas se destacó.
Pero si yo pienso en un cuatro, pienso siempre en Juicho Becerro, inalterable y sudoroso en mi memoria.
Los “primos” de Federación tuvieron también su cuatro emblemático. Masquique Sequeira. Había que ser muy hábil para dejarlo fuera de carrera. Los de Nueve de Julio de Beravebú tuvieron su prócer: Tucuta Valeri. Retacón y perseguidor, musculoso, encarnizado con su marca. Jugó añares con la albinegra. Tanto que cuando no lo vimos más notamos que a ese equipo le faltaba algo.
Si pasamos al tres, nosotros tuvimos nuestros “hachadores” que diezmaron delanteras contrarias: en primer lugar Tuto Vega. Pasional, su sangre era pura sangre huracanista.
Terminó en mito y todavía se recuerda aquel clásico donde voló como el mejor arquero para atajar una pelota que iba a la red y por ese penal perdimos el partido, para colmo en cancha nuestra. Fue una gran atajada, pero el chiste es que él no era el arquero.
Los del otro lado de la vía tuvieron sus números tres gloriosos, en primer lugar el gran Livio Matiello y también Orlando Zagaglia (Zagayita), Luisito Agustinelli pero me estoy olvidando de otros números tres de los nuestros: Edgardo Tossini, el Flaco Marquesini, el negro Armando Grillo, Cañita Aquilano.
No puedo dejar de rendir homenaje a mi amigo Rufo Luquesse, que jugó todos los partidos conmigo en aquel campeonato del ’63. Rufo, pese a su cuerpo pequeño era un titán. Tenía una manera extraña de trabar la pelota, de cuidar ese lateral izquierdo, era muy difícil pasarlo y hasta no se arredraba, era puro coraje ya que podía pegar una buena patada sin tener en cuenta el tamaño del delantero, era un pequeño gladiador, que se agrandaba en ese cuerpo demasiado chico y para colmo era el de menor edad de todo el equipo.
Todo esto es para no poner en esa trama melancólica este recuerdo de los marcadores de punta.
Diré solamente que recuerdo a los marcadores de punta del profesionalismo.
Rescato a dos de la maleza de la memoria, ambos del glorioso Rosario Central: Juan Vairo, quien jugó muchos años en River después y el emblemático Negro Cardoso que se cansó de jugar en el club de Arroyito. Club que adopté sin saber leer ni escribir, cuando todo parecía que me inclinaba para River o Boca, como era en aquellos tiempos en los pueblos. Convengamos que ser de Central en Rosario, es fácil, pero serlo en mi pueblo, en los años en que arañábamos el descenso fue todo un acto de heroísmo, siendo como son los chicos de exitistas.
Una última reflexión para los marcadores de punta: ellos no saldrían nunca en la tapa de “El Gráfico”. Ellos son los soldados anónimos casi, a los que no cantaría Homero en su Ilíada, porque el Griego cantó a los Dioses y a los Héroes, como sabemos, algo muy lejos de estos obreros del fútbol. Que corren oscuramente tras de la pelota y el delantero que se les escapa, para siempre en mi memoria.
Aunque a mí no se me olvida esa pasión que ponían tras del único premio a que aspiraban: a que la pelota no entrara en ese arco que se habían comprometido defender contra todos los hados adversos.







*


Andabamos sin rumbo
sin llegarnos a la piel
sin penetrarnos
por encima de la luna
rebotando en las veredas
con algo de moho en cada párpado
y vos
amojonando minutos en las cuerdas del tiempo.


Siempre detrás de algo
lejos de todo
con la palabra elástica
y los besos perdidos.


Hoy la espera se declara en agonía.



*De Maria Manetti. dulcemariam6@hotmail.com






CONCURSOS LITERARIOS



VIII CERTAMEN INTERNACIONAL DE MINICUENTO FANTÁSTICO miNatura 2010


La Revista Digital miNatura convoca el VIII Certamen Internacional de Minicuento
Fantástico miNatura 2010.


BASES DEL CERTAMEN
1. Podrán concursar todos los interesados, sin límite de edad, posean o no libros publicados dentro del género.
2. Los trabajos deberán presentarse en castellano.
3. La longitud de los textos no podrá ser superior de 25 líneas. Los trabajos sepresentarán en Tipografía Time New Roman, puntaje 12. Las obras inéditas o no,reflejarán temáticas del género fantástico, ciencia ficción y/o terror, pudiendo haber sidopublicadas en medios digitales (blogs, webs, etc.). No se admiten trabajos publicados enpapel.
4. Se aceptarán hasta dos obras por autor en un único mensaje. Todos los participantesrecibirán acuse de recibo.
5. Los trabajos deberán ir firmados. Dicha firma incluirá: nombre, nacionalidad, edad,dirección postal, e-mail y un breve currículum literario en caso de poseerlo. No seaceptaran seudónimos.
6. Deberán entregarse únicamente por vía e-mail a: minaturacu@yahoo.es y decir en elasunto: “VIII Concurso Internacional de Minicuento Fantástico miNatura 2010” (no se abrirán los trabajos recibidos con otro asunto).
7. La participación y los datos exigidos, deberán ir integrados en el cuerpo del mensaje.
No se admiten adjuntos de ninguna clase.
8. Se otorgará un único primer premio por el jurado consistente en la publicación de laobra ganadora en nuestra revista digital, diploma, y una memoria flash de 4gb (que serán enviados vía postal a la dirección de correo que facilite el ganador). Así mismo se otorgarán las menciones que el jurado estime convenientes que serán igualmente publicadas en el número especial de la Revista Digital miNatura dedicado al certamen, recibiendo éstos diploma acreditativo.
Dado el gran número de trabajos presentados en anteriores convocatorias de menores de edad, el jurado seleccionará los cinco mejores minicuentos de participantes menores de 16 años, que igualmente recibirán diploma, y serán publicados en la revista. Los autores en ningún caso perderán los derechos de autor sobre sus obras. (La organización del certamen no se hará cargo de la posible pérdida o deterioro del premio o los diplomas en su traslado postal).
9. Bajo ningún supuesto el primer premio quedará desierto.
10. El jurado estará integrado por miembros de nuestro equipo, y reconocidos escritores del género. El fallo del jurado será inapelable y se dará a conocer el 24 de septiembre de 2010 por correo electrónico a todos los participantes; así mismo será publicado en diversas y distinguidas páginas web y blogs relacionados con el género.
11. La participación en el concurso supone la total aceptación de sus bases.
12. El plazo de admisión comenzará el 2 de abril y vencerá el día 31 de julio de 2010 a las 12 de la noche hora española.


Ricardo Acevedo E. y Carmen Rosa Signes
Directores de la Revista Digital miNatura




Certamen Internacional de Ficción Erótica Premio www.argot.es


La librería Argot (C/ San Vicente 16 - 12002 Castellón), con la colaboración de laRevista Digital miNatura, convoca el Certamen Internacional de Ficción Erótica Premio www.argot.es, conforme a las siguientes bases:
1. Podrán participar todas aquellas personas interesadas, mayores de edad, de cualquier nacionalidad, con obras escritas en castellano. Los trabajos originales, no tienen que estar pendientes de calificación en ningún otro concurso.
2. Los textos deberán ser de temática erótica, en cualquiera de sus orientaciones sexuales. Se desecharán todos aquellos trabajos que atente contra los derechos fundamentales de las personas. No se admiten escritos que contengan: apología de la violencia sexual, pedofilia, y/o pornografía.
3. Los interesados, podrán participar en cualquiera de sus dos modalidades: poesía y/o microcuento, ambas regidas por las siguientes condiciones:
4. Los trabajos (poemas o microcuentos), incluido el título, no podrán exceder de las 34 líneas, en documento de Word tamaño DIN A4, a espacio y medio interlineal, con tipografía Time New Roman o similar, puntaje 12.
5. Se admiten dos textos por participantes, pudiendo ser éstos de cada una de las categorías a concurso. Es decir un mismo participante puede concursar en ambas modalidades con un único texto para cada una.
6. Deberán entregarse únicamente via e-mail a la siguiente dirección:
revistadigitalminatura@gmail.com
En el asunto deberá ponerse: “Certamen Internacional de Ficción Erótica Argot Cultural”
7. En el mensaje un único adjunto, en .doc, que contenga el/los texto/os que deberán ir firmados, y cuya firma deberá incluir:
Nombre completo:
Edad:
Nacionalidad:
Dirección postal:
e-mail:
Breve currículum literario:
No se admiten seudónimos. Todos los participantes recibirán acuse de recibo.
8. El jurado, que estará formado por miembros de la revista miNatura, escritores y poetas, seleccionará un único ganador para cada categoría y tantas menciones como considere oportunas, que serán publicadas, junto con los ganadores, en una edición especial de la Revista Digital miNatura que saldrá poco después de que se haga pública el Acta del Jurado. El premio para los dos ganadores estará compuesto por un lote de libros seleccionados por la Librería Argot, organizadora de este certamen. Así mismo, tanto los ganadores como las menciones especiales, recibirán diploma acreditando su
participación en el certamen.
En ningún supuesto ambos primeros premios quedarán desiertos. Así mismo, ningún participante podrá proclamarse ganador en ambas categorías.
9. El plazo de admisión de originales comenzará el 1 de Mayo y finalizará el día 15 de agosto de 2010 a las 12 de la noche hora española.
10. La participación en el concurso supone la total aceptación de las bases.
11. El fallo del jurado se hará público el último viernes de octubre de 2010, y será enviado vía e-mail a todos los participantes y publicado en el blog de la librería Argot (http://libreriaargot.blogspot.com), en el propio de la Revista Digital miNatura(http://www.servercronos.net/bloglgc/index.php/minatura/) y en medios afines.


Firmado: Librería Argot
C/ San Vicente 16 - 12002 Castellón)
www.argot.es
www.totcastelloenllibres.com
http://libreriaargot.blogspot.com



*

Queridas amigas, apreciados amigos:


Este domingo 27 de junio del 2010 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música del compositor venezolano Víctor Varela. Las poesías que leeremos pertenecen a Gerardo Contreras (Costa Rica) y la música de fondo será de Pedro Nel Martínez (Colombia). ¡Les deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at (Link: MP3 Live-Stream).
Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!
(Recomendamos usar http://24timezones.com/ para conocer las diferencias horarias).


REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Freundliche Grüße / Cordial saludo!


YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com
Schießstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel.: 0043 662 825067



*



Inventren Próxima estación: ENRIQUE LAVALLE

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar
http://inventren.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido parando en las siguientes estaciones:


CORACEROS.

HENDERSON. / MARÍA LUCILA. / HERRERA VEGA.

HORTENSIA. / ORDOQUI. / CORBETT.

SANTOS UNZUÉ. / MOREA. / ORTIZ DE ROSAS.

ARAUJO. / BAUDRIX. / EMITA.

INDACOCHEA. / LA RICA. / SAN SEBASTIÁN.

J.J. ALMEYRA. / INGENIERO WILLIAMS. / GONZÁLEZ RISOS.

PARADA KM 79. / ENRIQUE FYNN. / PLOMER.

KM. 55. / ELÍAS ROMERO. / KM. 38.

MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD. / MERLO GÓMEZ. / RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA. / JUSTO VILLEGAS. / JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE. / ALDO BONZI. / KM 12.

LA SALADA. / INGENIERO BUDGE. / VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA. / VILLA DIAMANTE. / PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*
*Cuota anual para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-
Consultar por suscripciones con difusión de actividades culturales.

*Escribir a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@yahoo.com.ar



Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

Thursday, June 24, 2010

UN MONTONCITO DE ILUSIONES A FLOR DE PIEL...



-Ilustración de Pilar Ribas Maura.




TULIPANES*


Siempre soñó tener un tulipán, pero había nacido en un clima demasiado cálido. Ahora que los vaivenes de la suerte lo habían conducido a otros mares, no más llegar había sembrado un bulbo con todo el amor de que era capaz, fertilizándolo con tierra traída de su país, del parque donde solía jugar, del bosque, de la entrada de la casa que lo vio nacer, de las márgenes del río...

Como la vida lo llevaba y lo traía como cometa sin cordel, andaba con la maceta de uno a otro lado. Su remanso era visitar la casa de la escribana, la primera persona que lo acogió, hasta que él pudo pagarse un alquiler. Allí, entre cartas y poemas manuscritos, se sentía como regresando.

Tuvo que mudarse a otra provincia, siguiendo una oferta laboral que le garantizaría un mejor futuro. Pasaron los meses y de la maceta no asomaba siquiera un resplandor... ¿qué ingrediente había faltado?

Un día, le llegó una de aquellas preciosas cartas manuscritas que tanto había deseado tener, y que nunca se atrevió a pedir:

Querido amigo,

Tu presencia, tu compañía, el halo de magia que dejaste tras tu partida, han generado un milagro: ¿recuerdas aquella maceta que te regalé? Pocos días después advertí que tenía una pequeña rajadura, así que fui a comprarte una nueva. La llené con tierra, para que no notaras el cambio... ¡me daba vergüenza haber regalado algo roto como símbolo de nuestra amistad! Conservé la otra, como recuerdo de nuestro encuentro, esperando el momento de sembrarle una semilla... ya sabes como soy de olvidadiza para los asuntos mundanos.

¡Y hoy ha florecido!

No sé por qué, al ver asomar el rostro de este tulipán, surgido de la nada, he pensado en ti.

Con amor,

La escribana



*de Marié Rojas.
-Ilustración: Pilar Ribas Maura
-Este cuento formó parte de la exposición "Bressol d'art", tema “El arte de acoger a otros” con ilustraciones de Pilar Ribas Maura, patrocinada por Cáritas, Mallorca. Antología del mismo nombre. Diciembre de 2007.






UN MONTONCITO DE ILUSIONES A FLOR DE PIEL...




Antes del fin (3)*


Cuando subía por última vez la cuesta en dirección al Puente de Piedra, me abordó una jovencita. Explicó que su moto la había dejado tirada y necesitaba un euro para gasolina. Conté lo que llevaba en mis bolsillos: Dos euros y algunos céntimos. Entonces oí una voz a mi derecha: No le des nada. Es para drogas. Miré hacia esa voz. Provenía de un banco cercano, donde se amontonaban algunos esqueletos sentados. Sus cuencas vacías nos contemplaban. Uno de ellos hablaba y gesticulaba en dirección a mí, pero yo ya no le escuchaba. Había vuelto a concentrarme en el recuento del dinero. Por debajo de las monedas vi mi mano: Estaba empezando a descarnarse. Entonces miré de nuevo los ojos de la chica. No hubo necesidad de decir nada. Ella asintió y, juntos, echamos a andar hacia la gasolinera más cercana.



*de Sergio B. Llop. sergiobllop@yahoo.es









TEOREMA DE PITÁGORAS**



“No borréis ninguna estela. Solo la rosa dejad florecer para gloria suya.
Porque es Orfeo. Su metamorfosis está en esa y en aquella…”
RAINER M. RILKE



La casa de la cabra tiene largos corredores.
Pasadizos secretos. Fortalezas de nácar.
Murallas papel. Inescrutables.
Besos enredaderas, risas, niños. Muchos niños.
Túneles, luz pasión.
Furiosos amarillos retama bermellón.
Lirios blancos. Lujuria. Electroshock.
Amor mío distancia, prado profundo azul.
Triángulo equilátero.
Baños, muchos baños.
Letrinas pestilentes. Excusados, retretes.
Marfil, baños rituales. Baños turcos.
Ventanales secretos. Uvas. Intensas uvas
Herencia genes recesivos.
Demencia. Desvarío delirio.
Ríos erosivos. Vertientes. Exilio.
Río Jordán. Piedra bautismal.
Amor mío distancia. Sacrilegios.
Triángulo isósceles.
La casa ha librado cruentas guerras.
Cicuta. Sales pasión olvido.
Pies casa de la cabra.
Sótanos, catacumbas, sumideros.
Escaleras que suben y que bajan.
Horca y verdugos.
Cadalsos. Patíbulos. Tablados. Criptas.
Amor mío distancia. Alba sedienta.
Triángulo escaleno.
La casa ha redimido vigilias.
Puertos. Dársenas.
Arroyos. Colinas. Danza del aire.
Colibrí. Jazmín del cabo.
Techos casa de la cabra.
Ventanales de estrellas.
Cucarachas. Mal de Chagas.
Ojos abiertos.
Ángel de la guardia.
Amor mío distancia, serpenteo de enero.
Duraznos de la virgen
Cabra de las nieves.
Cabra montés gregaria. Jaulón.
Cuerno de cabra. Capricornio.
Saturno. Soledad. Tierra. Pesares
Dios Pan. Muñeca de madera.
Sangre de luna derramada.
Respiración de arenas en la boca.
Teorema de Pitágoras inconcluso.
Angulo recto de noventa esperas.
La cabra, vaga y bala, día noche. Noche y día.
Se cuelga de los signos. Busca.
Orfeo desnuda encrucijadas.
Hipotenusa de agua.
Teorema de Pitágoras. Irresuelto. Hasta ahora.


** Poema que da nombre al Poemario "Teoremas de Pitágoras"



*de Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar








SILBAME OH! CABEZA*


La fiesta de la vida se fue al carajo, llegó con la última canción de Hendrix.
La pequeña ala voló, se aleja. Quedó para el final muy poco. El olor de tus gritos ya aspirados y el "flaco" exhalado me indican que estoy solo, loco y con una pierna rota... Y en el momento del reencuentro final ya no estás. En el momento del reencuentro los dados han sido ya tirados a suerte y verdad,
y en esa vaguedad, en esa niebla de mierda de los dados que ruedan asoma, insidiosa, la culpa. Ese dolor terrible, sordo y ameno de la soledad. Y ante la irrealidad de tu belleza. Ante lo etéreo de tu sensibilidad. Ante la crueldad de no tenerte. Acechan la locura y el final.
Y en este fantasmagórico atardecer de domingo tengo miedo, mujer para mí.
Miedo de no haberte tenido el tiempo suficiente para disfrutar tu amor.
Y tengo miedo que la locura no sea suficiente para volver insensibles mis tripas.
Y tengo miedo, dulce sabor de todo día, que la soledad no sea suficiente para poner fin a este amor.
Y que mi mente desquiciada quede girando en el dolor de haberte amado tanto.



*De Beto Casquero. beto_casquero@hotmail.com







Una travesura*



*Por Jorge Isaías. jisaias46@yahoo.com.ar



Fue tan mentada esta historia y tan meneada que al día de hoy aquellos ex pequeños protagonistas, ignoran si estuvieron y los que conocen las cosas de oídas hablan con el aplomo que extiende la certeza del "yo estuve" en los acontecimientos que sólo se fabularon. Si los siglos venideros pueden dar fe
de algo tan opinable como el estado del tiempo, más concretamente el clima con su humedad y la nube con su silencio podríamos decir que la primera era baja y la segunda, espléndida.
Nuestras familias cenaban temprano, hecho no decidido por nosotros, pero como era verano, aún se nos permitía estarnos un rato en esa esquina que formaban el cruce de dos calles, después de comidos.
La reunión de esa noche no sé si por la aventura que sobrevendría luego o por alguna otra razón muy desconocida o remota, pero lo cierto es que está en mi memoria grabada con el fuego inmaterial de los recuerdos.
Nos fuimos arrimando de a poco, yo fui el primero porque en mi casa cenábamos muy temprano y era el que vivía más cerca. Después llegó Tago Sánchez, Chorchi López y los hermanos Correa: Miguel y Hugo. Luego se acercaron otros, que prefirieron desertar de la idea del robo de frutas cuando se decidió el objetivo, o se fueron más temprano. Pero algo es seguro, la barrita era numerosa y en la noche de verano crecía incluso con alguno de otro barrio vecino que venía a sentarse en la gramilla de la cortada y a fumar sus primeros cigarrillos los más grandes.
Imagine el lector cuales serían nuestros intereses de entonces, pero supongo que no habrán estado orientados hacia un futuro muy ambicioso como que no fuese vestir la casaca rojiblanca del "globo", el club de nuestros primeros amores o, eventualmente, para los más osados soñar con jugar en algún equipo
de primera, pero lo que es casi cierto: nadie pensaría en jugar bajo las órdenes de Guillermo Stábille, responsable de la selección nacional donde brillaba Pedro Dellacha, o Pedro del Area como se llamaba al número dos de Racing en esos tiempos, o, en mi caso el gran Federico Vairo "fullback" del Club de Arroyito, sangre auriazul para siempre.
¿Hablamos indolentemente, esa noche de fútbol? ¿Contamos algunos cuentos con lo que suponíamos una versión sexual pero era una muestra de ingenuidad de chicos pobres de un pueblo perdido?. Si al final de todo no éramos más que un montoncito de ilusiones a flor de piel, a pura lágrima perdida.
Hasta que en esa plácida, inolvidable pero extraviada noche de entonces alguien, dueño de una voz que a la que nunca podré ponerle nombre y apellido propuso:
¿Y si vamos a robarle los duraznos al Turco?
-Yo no sé si el desparpajo o la temeridad de la propuesta tiró sobre todos nosotros un manto de hielo aunque enero seguramente arrojaba sobre nosotros calores y mosquitos.
No era fácil digerir esa propuesta que se nos aparecía como imposible, si puedo narrar que José Alé, al que todo el pueblo llamaba Turco, pese a su reiterada aclaración asumiéndose como árabe, era de un carácter para asustar a cualquier hombre bien plantado, imaginen qué impresión y qué temores podrían anidar en un grupo de niños temerosos de las reprimendas paternas, o mejor dicho de los cintazos sobre nuestras nalgas huidizas e indefensas.
A varios les pareció desatinado. Los más chicos desertaron pronto, antes de arrancar.
Los duraznos en cuestión eran los más codiciados del barrio y aún me atrevo a aventurar del pueblo. Los hacía más deseables el hecho de que al Turco nunca nadie le había robado una miserable ciruela remolacha de sus frutales orgullosos. Estaban a cien metros exactos de la tentación que nos hacía
perder el asalto blando del cielo. Y de ese alto tejido, cien metros más, justo frente a la placita Sarmiento, en la ochava sudoeste estaba su almacén y despacho de bebidas, donde el Turco reinaba entre copas de ginebra, paquetes de yerba y algunas pilas de alpargatas.
Cuando digo reinaba, estoy afirmando que piloteó todas las trifulcas de curdas a talerazo limpio murió invicto, diría mi padre en su velorio .
De la partida fuimos entonces, luego de cabildeos y temores, y, siempre aclarando que los nombres (algunos nombres) pueden ser borrados y agregados otros: los hermanos Correa, Hugo y el menor, Miguel Angel, a quien llamábamos Chajá, Juan Carlos López, el inefable e inmortal Chorchi y el infaltable y muy travieso Tago Sánchez.
Llegamos pronto ya que como más arriba escribí, no nos separaban sino cien metros de esos apetecibles duraznos, que mitificaba la prohibición del deseo, y de los que sólo nos separaba una alta muralla de miedo.
No podíamos elegir peor noche, los vecinos estaban todos tomando fresco con sus sillas en la vereda y, sobre todo, el mudo Pepe Alessi; quien vivía enfrente y comenzó a dar esos gritos guturales que era el único ruido que podía sacar de su garganta. Lo oyó la Muda, María Belcastro, su mujer, que no era muda pero se le decía así por extensión. Y fue el acabóse. Se alertó el Turco. Sentimos un ruido de ramas que en lo alto, se entrechocaban y luego el estampido. Aunque debió ser al revés, pero en mi memoria están
primero las municiones trizando las hojitas de los pobres árboles y luego el ruido estallante de una escopeta que el Turco no trepidó en apuntar hacia los bultos que en las sombras intentaban trepar ese tejido alto y romboide guardando tanta fruta prohibida.
El único que había entrado -cuándo no, siempre primero, Tago no sólo regresó como un gato, sino que partió como una flecha y nos sobrepasó a todos en esa carrera que empujaba el terror y cuando no lo pudieron parar las chicas de López inquiriéndole por su loca carrera, doscientos metros más allá, el Tago sólo balbuceaba como un poseso: El mudo... El Turco... El mudo... Para luego hundirse en las sombras apacibles de esa noche veraniega que sucedió en el pueblo viejo, oliendo a jazmines para siempre.



*Fuente: Rosario-12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-24143-2010-06-24.html




*


Si estás por recordarme
despojá de tu boca el aliento que me nombra
no quiero que me acerques más lunas de cenizas
ni acuchilles las lágrimas guardadas en mis huecos.
Olvidame de a pedazos…en trozos de piel
descuartizada
perdeme entre tu boca y escupí las vocales
que alguna vez amaste.
Yo me resguardo
abrazando mis costillas de cal y mis rodillas de arena.
Esta soledad me distancia de aquello
tan vil, tan humillante, pantanoso…
que prefiero ir sin sombra
y con una caravana de tumbas cerca de mi.



*De Maria Manetti. dulcemariam6@hotmail.com







ACRÓBATAS*



En la gruta de incienso:
acróbatas;
en la hostilidad del abandono:
acróbatas.
Para rescatar del aire
el estar en él,
del agua la caricia,
del fuego la pureza:
acróbatas;
también para saltar
sobre los muros de la monotonía.
Siempre corazón abierto,
carne viva, nervios a flor de piel,
acróbatas.
Luz en los ojos
para disipar y comprender un poco
las sombras y este misterio de la vida.
Tramas, brújulas, mapas, horóscopos
que no alcanzan a explicar
por qué en este circo de la realidad
o del sueño
fuimos o seremos por un instante
acróbatas, sin cautelas ni redes
(barro que crece en el fuego),
sin orillas,
acróbatas,
para faltar a la cita
de los adioses para siempre.



*De Santiago Bao. santinebao@gesell.com.ar
-de “Al otro lado”, Edic. Dunken, Bs.As




*


Inventren Próxima estación: ENRIQUE LAVALLE

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar
http://inventren.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido parando en las siguientes estaciones:


CORACEROS.

HENDERSON. / MARÍA LUCILA. / HERRERA VEGA.

HORTENSIA. / ORDOQUI. / CORBETT.

SANTOS UNZUÉ. / MOREA. / ORTIZ DE ROSAS.

ARAUJO. / BAUDRIX. / EMITA.

INDACOCHEA. / LA RICA. / SAN SEBASTIÁN.

J.J. ALMEYRA. / INGENIERO WILLIAMS. / GONZÁLEZ RISOS.

PARADA KM 79. / ENRIQUE FYNN. / PLOMER.

KM. 55. / ELÍAS ROMERO. / KM. 38.

MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD. / MERLO GÓMEZ. / RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA. / JUSTO VILLEGAS. / JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE. / ALDO BONZI. / KM 12.

LA SALADA. / INGENIERO BUDGE. / VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA. / VILLA DIAMANTE. / PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*
*Cuota anual para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-
Consultar por suscripciones con difusión de actividades culturales.

*Escribir a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@yahoo.com.ar



Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

Saturday, June 19, 2010

COMO HILACHAS DE BLANCAS MANOS...


*ILUSTRACIÓN: RAY RESPALL ROJAS.
LA HABANA. CUBA.



Feriante*


Desde que él
partió ella
acomoda las frutas en los tablones
escribe el precio de cada cual en
las pizarras
resalta las ofertas
atiende, a todos, con leve sonrisa.


Desde que él
partió
un cierto dejo
de tristeza asoma.
Asoma en sus ojos
en su leve sonrisa.


Debo seguir,
dice.
Trabajo de esto
y vivo de esto, dice.
Buenos días,
dice.
¿Qué se le
ofrece?


*de Oscar A. Agú. cachoagu@yahoo.com.ar






COMO HILACHAS DE BLANCAS MANOS...






CÓDIGOS*


Abrázame, mi amor que hoy tengo frío.
Abrázame, hoy huelo a ausencia.
Amor de antes, de aquí, de allá.
Amor que viene desde los desiertos más puros.
Desde los salitrales, de los ríos de azufre.
De las serenas muertes.


Abrázame mi amor que hoy me duelen los rostros.
Plurales, singulares.
Las manzanas de yeso, las estatuas.
El sudor y la frente y la boca y las naranjas agrias.
Cubre mis pechos una viudez insomne.
Una orfandad. Una patria desnuda.
Lloviznas, ácidas, turbias.
Dioses de arpillera que huyen.
Y los busco y los persigo y doblan en la esquina del deseo.


Abrázame amor, que tengo frío.
Que me duelen las goteras del techo.
La lengua descalza hasta la pantorrilla.
El olor a moho, en el pelo.
En las sábanas .En las sienes.
El olor a rosa madre de carne deshojada.
A las urgentes batallas perdidas.


Abrázame mi amor que hoy tengo frío de sus manos.
Manos que casi se disuelven en ceniza.
Y aun no he podido descifrar sus signos.
Y no encuentro sus códigos secretos.
Y añoro, y me arrodillo.
Y una flecha de luz emerge.
Y se detiene. Allí mismo. En el mismo lugar.
Se detiene.



*de Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar







Bahía Bombihnas*



Como hilachas de blancas manos
sobre un inmenso teclado,
las olas avanzan sobre la arena.
Un mudo allegro vivace de Schubert
se diluye lentamente en la orilla.


Pero ya vuelven.
sigue el concierto
y seguirá por siglos.


Algunas veces las manos hilachas
golpearan con bríos el teclado
otras en suaves y somnolientas
notas, se dejaran mecer entre caracolas


En esta pequeña bahía, el mar,
invade los sentidos,
su continuo murmullo musical
aquieta la sangre, serena el corazón,
y la respiración marca el compás



*de Elsa Hufschmid elsahuf@yahoo.com.ar








Damiana*




*Por Osvaldo Bayer



Otra vez tengo que repetir algo que siempre sostengo con aire de triunfo: "puede tardar mucho, pero finalmente en la Historia triunfa la Etica". Acaba de ocurrir algo que tal vez para muchos es un "hecho menor". Pero que tiene una honda significación emocional. Acaban de ser devueltos al pueblo Aché,
pueblo originario del Paraguay, los restos mortales de Damiana.
El acto de la entrega se llevó a cabo en el Museo Antropológico de La Plata, por iniciativa del Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social en la Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena en la Argentina. ¿Pero quién era Damiana?
Los datos sobre ella fueron posibles de obtener debido al trabajo de la antropóloga Patricia Arenas. El 25 de septiembre de 1896, los científicos norteamericanos Ten Kate y Charles de la Hitte viajan al Paraguay a estudiar a un pueblo originario de esa región conocido con el nombre de Guayaquí. Ese
mismo día, unos colonos blancos de la zona de Sandoa (Paraguay oriental) realizan una expedición porque les ha sido robado un caballo e inmediatamente acusan a un grupo cercano de guayaquíes. El colono y tres de sus hijos marcharon con armas de fuego y descubrieron a un grupo de guayaquíes que estaba almorzando y, sin dar preaviso, los balearon. Cayeron tres muertos, entre ellos una mujer. Los demás huyeron espantados. En el lugar había quedado una niña guayaquí que tenía un año "más o menos", a la
que se llevan los asesinos. Cuando llegan a esos parajes, los investigadores norteamericanos se posesionan de la niña. Según ellos, que empiezan a estudiarla, ésta solía pronunciar las palabras "caibú, aputiné, apallú" de las cuales no se conoce ningún significado guaraní. Se supuso que la palabra Caibú, nombre propio guaraní usado en tiempos pasados, sería como esa niña llamaba a su madre. Por esas ironías sarcásticas de la historia, la niña aché es bautizada Damiana, con el nombre del santo del día de la matanza de su familia: San Damián. Dos años después, la indiecita fue llevada a la provincia de Buenos Aires donde fue entregada a la madre del doctor Alejandro Korn, director del hospicio Melchor Romero. Esa señora la utilizó de sirvienta y luego se la entregó a su hijo, quien la hizo ingresar al
establecimiento que dirigía para luego entregarla a una casa de corrección.
En 1907, cuando Damiana tenía 14 años, el investigador alemán Lehmann-Nietzsche la fotografía desnuda, foto que luego será mostrada durante años en el Museo de La Plata. Luego, ese científico escribirá: "En el mes de mayo de 1907, gracias a la galantería del doctor Korn pude tomar la fotografía y hacer las observaciones antropológicas e hice bien en apurarme. Dos meses después murió la desdichada de una tisis galopante cuyos principios no se manifestaban todavía cuando hice mis estudios". Y agrega: "Bien se cumplía el pronóstico del doctor Ten Kate". Justamente ese norteamericano en 1897 diagnostica: "Esta niña porta un aire enfermo y triste. El aspecto general, las manchas simétricas sobre los incisivos superiores, junto al vientre prominente, indicarían una diatosis escrupulosa".
La cabeza de Damiana fue enviada al investigador Johann Virchow, de Berlín, para el estudio de su musculatura facial y del cerebro. Sobre esto escribe Lehmann-Nietzsche, en 1908: "Su cráneo ha sido abierto en mi ausencia y el corte del serrucho llegó demasiado bajo. Aunque, por este motivo la preparación de la musculatura de la órbita ya no será posible, lo que quería hacer el profesor Virchow. El cerebro se ha conservado de una manera admirable. La cabeza ya fue presentada a la Sociedad Antropológica de Berlín".
No hace mucho, el grupo Guías, durante el inventario de las colecciones del Museo Antropológico de La Plata, encontró en las vitrinas de la sala de Antropología Biológica un pequeño cajón sin número con el esqueleto de Damiana dentro de una bolsa y envuelto en tela, con una inscripción en papel: "Esqueleto (sin cráneo) de una india guayaquí, Damiana, fallecida en el Melchor Romero en 1907. La cabeza con el cerebro fue remitida al profesor Virchow, Berlín".
Todavía no acaba esta historia, que muestra cómo se actuó en el trato con los pueblos originarios siguiendo la línea establecida por Julio Argentino Roca. En marzo de 2007, una organización indígena paraguaya reclamó a la Argentina "la restitución de todos los restos mortales pertenecientes a
miembros de la etnia Aché que yacen desde hace más de un siglo en las colecciones del Museo de La Plata". También exigieron la "devolución de todas las piezas aché de las colecciones etnográficas de dicho museo que fueron obtenidas en forma ilegal o violenta como así los objetos provenientes del saqueo de un campamento aché".
Desde el jueves último, los restos de Damiana descansan en su tierra guaraní. En el acto en que se entregaron los huesos que habían quedado de ella a los representantes del pueblo Aché hablaron los antropólogos Fernando Miguel Pepe, Miguel Añón Suárez y Patricio Harrison, la historiadora Diana
Lentor y el profesor Marcelo Valko, de la cátedra de Antropología de la Universidad de Madres. Todos dieron detalles históricos de lo que fueron los principios de ese Museo del Perito Moreno en el cual los representantes de los pueblos originales fueron exhibidos al público como fieras de zoológico,
entre ellos los caciques Inacayal, Foyel y Sayhueque, sus mujeres y sus hijos. Ya los restos del cacique Inacayal descansan en sus tierras chubutenses, en Tecka, luego de ser exhibidos al público durante décadas.
Clemente Onelli ha descripto la última noche del cacique Inacayal en el museo, con las siguientes palabras: "Un día, cuando el sol poniente teñía de púrpura el horizonte apareció Inacayal sostenido por dos indios allá arriba, en la escalera monumental del museo. Se arrancó su ropa, la del invasor de
su patria, desnudó su torso dorado como metal corintio, hizo un ademán al sol y otro larguísimo hacia el sur; habló palabras desconocidas y, en el crepúsculo, la sombra agobiada de ese viejo señor de la tierra se desvaneció como la rápida evocación de un mundo. Esa misma noche, Inacayal moría".
En el libro del grupo Guías, que se llamará El racismo argentino y será publicado por la editorial Madres de Plaza de Mayo, se describe paso a paso la prisión "científica" que sufrieron tantos representantes de los pueblos originarios y los escritos altamente racistas del famoso Perito Moreno y de los denominados "científicos" de la época que igualaban a los indios con los judíos, en cuanto a sus rasgos fisonómicos. En el mismo libro se cita la frase que Inacayal dijo más de una vez: "Yo jefe, hijo de esta tierra, blancos ladrones, mataron a mis hijos, mataron a mis hermanos, robaron mis caballos y la tierra que me vio nacer. Yo, prisionero".
El diario La Nación del 20 de septiembre de 1883 publicaba: "A fines del corriente mes podrá verse el esqueleto del cacique Orkeke, preparado convenientemente. Después de haber sido descarnado en el Hospital Militar se colocaron los diversos fragmentos del cuerpo en un gran tacho de agua y cal, para hacer desaparecer las pequeñas cantidades de carne que habían quedado adheridas a los huesos. Terminada que sea la disección del cuerpo del cacique, se procederá a armar el esqueleto..."
La absoluta falta de respeto al muerto. Para esos "científicos" esos seres humanos sólo servían para mostrarlos, aun muertos, como espectáculo.
Pero, paso a paso, se va sabiendo la verdad de nuestra historia. El porqué la historia de la crueldad argentina que va a terminar, en su punto culminante, con la dictadura militar de la desaparición de personas y el robo de niños.
Pero del pasado pasemos al presente. Los obreros de las minas de Río Turbio piden reivindicación. Recordaron el jueves en un emocionante acto a los catorce mineros muertos en la catástrofe de hace seis años. En él se pidió "juicio y castigo para todos los responsables políticos y operativos que permitieron de una u otra forma que se produjera esta tragedia minera". No se olvida así a los mártires del trabajo diario, a los que ponen el rostro ante el peligro al que se ven sometidos en esas tareas. Un acto para tener en cuenta.
Todos, esfuerzos en busca de una sociedad que se conduzca con los principios de la Etica. Por eso, no olvidar las injusticias del pasado y del presente.
No olvidar a Damiana, la indiecita.


*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-147899-2010-06-19.html







LA EMPERATRIZ*



Un día en un bosque lejano se oía:
Que mi cuerpo cercano
debía fecundar el amor alcanzado.
No tenía plan alguno de ejecutarlo,
Admiraba a quienes iban en contra de la madre natura
Lanzadas al hierro forjado de humanidad y rebeldía,
ese que enseña y transforma.
Ser recipiente de vida es hermoso para quienes lo contemplan
Como única fuente de sentido en este extraño paseo de vidas.
Quería alcanzar la cima sin más compañía que la sombra dudosa
de mis experiencias quejumbrosas, melancólicas, delirantes, solitarias,
eternas, profundas,
insignificantes; fulminantemente comunes.
El hecho se sobrepuso como marejada ante una barca intrascendente.
Tomé las herramientas ( que no habían sido dadas),
Acepté el hecho con los dientes apretados,
Y, con rostro atenaico
Sigo adelante
Intentando ser recipiente fértil
en armonía con la naturaleza
Que sin sonido alguno omitido,
Aplicó el silencio diplomático de una buena lección:
Ser madre es una condición que ni la resistencia puede negar.



*de Daniela Wallffiguer danielawallffiguer@gmail.com







El huevo de la serpiente*




*Por Juan Forn


Una mañana de 1918, un hombre se presentó en la puerta del soviet de Petrogrado y dijo: "Soy Malinovski, el provocador. Le ruego arrestarme". Era el tremendo Año Uno de la Revolución Rusa: guerra civil, sabotajes, complots, atentados contra Lenin, ejecuciones y fusilamientos diarios. Y aquel desconocido que pedía ser arrestado encarnaba en sí mismo toda esa vorágine: Rodino Malinovski había sido el principal representante bolchevique en la Duma (Parlamento zarista), el hombre que transmitía en Rusia las palabras desde el exilio de Lenin, el militante de impecable trayectoria, iniciada cuando purgó cárcel de jovencito y coronada fuera de presidio, cuando fue enviado a la conferencia bolchevique de Praga en 1912, accedió luego al Comité Central del partido y finalmente ocupó su banca en la Duma. El pequeño detalle es que Malinovski era a la vez agente de la Ojrana, la policía secreta zarista, que llegó a tener 40 mil agentes en su filas, entre infiltrados, espías, soplones y vigilantes. De hecho, fue la
colaboración en las sombras de la Ojrana lo que permitió a Malinovski acceder a la Duma, quien para entonces ya había logrado entregar a Miliutin, a Noguin, a María Smidovich y hasta al propio Stalin a sus empleadores, y cuando creyó que estaba por ser descubierto se esfumó en la guerra (debidamente recompensado por la Ojrana). Capturado por los alemanes, recuperó su ardor revolucionario en el campo de prisioneros y, cuando fue liberado, retornó a Rusia, no para sumarse a la revolución sino para que la
revolución lo juzgara, lo condenara y lo ejecutara. "He sufrido enormemente con mi existencia dual. No comprendí cabalmente la revolución, me dejé ganar por la ambición, merezco ser fusilado. Pero con la revolución en mi corazón", dijo en el estrado. El tribunal le concedió su pedido: lo condenó a muerte.
Pero esa noche, cuando era trasladado por los pasillos del Kremlin, Malinovski cayó muerto de un balazo en la nuca. No por condenarlo a muerte iban a darle el gusto de fusilarlo: lo mataron por la espalda, la muerte que merecían los agentes provocadores.
El caso de Salomón Ryss es su contracara: Ryss organizó un grupo terrorista sumamente audaz por órdenes expresas de la Ojrana. Tan literal fue en el cumplimiento de sus órdenes que terminó realizando verdaderos atentados antizaristas, que adjudicaba a otros grupos cuando informaba de ellos a la
Ojrana. Lo insólito del caso es que la Ojrana lo valoraba tanto que, cuando Ryss cayó en una redada, organizó su evasión de la cárcel, ordenando a dos gendarmes que colaboraran (quienes luego fueron llevados a consejo de guerra y condenados a trabajos forzados). Ryss fue finalmente capturado en el sur de Rusia, cuando ya sus propios compañeros terroristas desconfiaban de él.
Fue juzgado y condenado a muerte por la Justicia del zar al mismo tiempo que, in absentia, era condenado a muerte por su grupo revolucionario. A diferencia de Malinovski, Ryss sí fue fusilado: tuvo una muerte revolucionaria.
Víctor Serge descubrió estas historias cuando, en aquel frenético Año Uno de la Revolución, se sumergió en los archivos de la Ojrana con orden de "informar públicamente al pueblo soviético" sobre lo que hallara en las entrañas de la bestia. En 1921, Serge publicó en el Boletín Comunista un informe titulado "Lo que todo revolucionario debe saber sobre la represión", hoy un clásico en los estudios de redes sociales. Contaba allí que los funcionarios de la Ojrana redactaban un informe pormenorizado de cada uno de sus casos, que se hacían imprimir en ediciones de únicamente dos ejemplares: uno era para el zar, el otro quedaba en "el gabinete negro", una sala secreta de la Ojrana que contenía aquella biblioteca de ejemplares únicos.
Tan únicos eran aquellos informes que, en manos revolucionarias, anunciaba Serge al público soviético en 1921, podrían servir para reconstruir la historia del movimiento anarquista en Rusia, "algo extraordinariamente difícil, a causa de la dispersión e insularidad de los grupos anarquistas y de las pérdidas inauditas que sufrió el movimiento hasta su desintegración".
Aún eran tiempos en que los que habían dado su vida por la revolución eran héroes y el propio Serge era todavía apreciado por el régimen a pesar de su pasado anarquista. Década y media después, acusado de disolvente y contrarrevolucionario, sufriría cárcel y exilio en Siberia, hasta que el clamor europeo por su liberación agotó a Stalin (Serge había nacido en Bélgica, de padres rusos exiliados, y había militado en Francia, Holanda y Alemania, donde sufrió cárcel, antes de llegar a Rusia). De todo esto, desde su niñez proletaria en Bruselas hasta sus solitarios años finales de exiliado en México, donde murió en 1947, habla Serge en sus Memorias de un revolucionario, hoy un clásico de la literatura de disidentes.
En el informe publicado en 1921 en el Boletín Comunista, Serge se refería a la Ojrana del zar casi en los mismos términos en que veinte años después, en sus Memorias, hablaría de la Cheka, la policía secreta soviética creada por el incorruptible e implacable Félix Dzerzhinsky, que con el tiempo se convirtió en el GPU, luego en NKVD y finalmente en KGB. Cuenta Norman Mailer en El fantasma de Harlot que los primeros agentes de la CIA estudiaban a Dzerzhinsky en su curso de ingreso a la agencia. Algo sugestivamente similar cuenta Víctor Serge sobre la Ojrana en su informe de 1921: que sus funcionarios enseñaban y tomaban examen a sus agentes sobre teoría e historia revolucionaria, antes de soltarlos en las calles. Completemos la escena con lo que ocurría en las cárceles siberianas: como bien se sabe, los
presos revolucionarios decían que las cárceles eran sus universidades; y lo decían porque en los pabellones carcelarios, en las horas muertas de encierro, los más veteranos transmitían a los novatos sus lecciones sobre marxismo y bolchevismo, historia y praxis de la revolución, casi con las mismas palabras que usaban los jefes de la Ojrana para desasnar a sus agentes, en los sótanos del edificio de Fontanka 16, Petrogrado.
En el final de su informe de 1921, Serge adjudica a la creación de la Ojrana y su posterior crecimiento la caída final del zar. Veinticinco años después, en el final de sus memorias, afirma que una de las causas del fracaso de la revolución en Rusia fue la creación de la Cheka. La Cheka fue, como la Ojrana, "un Estado dentro del Estado, resguardado por el secreto de guerra".
La Cheka fue "un organismo enfermo desde su inicio" porque se construyó sobre las ruinas de la Ojrana. Recordémoslo siempre, es bien sencillo de recordar: la Cheka se basó en la Ojrana, y la CIA se basó en la Cheka, igual que la KGB. Y recordemos, también, a Víctor Serge, a quien ningún país europeo quiso dar pasaporte cuando Stalin lo expulsó de Rusia en 1937, y por eso murió apátrida, y por eso sigue apátrida hasta el día de hoy: porque nadie lo reclama como propio, a pesar de su singularidad, o por culpa de
ella.


*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-147756-2010-06-17.html






MAGIA DE SOLEDAD*


Mis sueños agonizan
Dentro de un nido de escarcha
Añorando paisajes ilusorios
Que solo a mí pertenecen.
La soledad transita por mis venas,
Es el único amparo,
La manta tibia que cubre
Mis sueños tímidos con magia.
El afuera en su desierto
Que se satura de ironía,
Habla de olvidos, de muerte,
Del vuelo de las caricias
Hacia cavernas de infierno
Donde ni el sol las habita.



*De Emilse Zorzut. zurmy@yahoo.com.ar






¿QUÉ ES POESÍA? PUES A PREGUNTARLE A GUSTAVO ADOLFO BÉQUER O AL PANADERO DE LA ESQUINA*



*De Reynaldo García Blanco. centrosoler@cultstgo.cult.cu


¿Qué es poesía? Pregunta que de tan antigua ya se ha convertido en retórica. En espacios como Talleres literarios me gusta leer un fragmento de El oficio de vivir, de Cesare Pavese, en traducción de Esther Benítez: La poesía comienza cuando un necio dice del mar: "Parece aceite". No se trata, en absoluto, de una más exacta descripción de la bonanza, sino del placer de haber descubierto la semejanza, del cosquilleo de una misteriosa relación, de la necesidad de gritar a los cuatro vientos que se ha notado. Entonces demos vivas a esa necedad que debiera acompañarnos cada día.
En otro extremo, Gottfried Benn, médico de profesión, poeta de médula y para enaltecer más su biografía protestante letrado y súmulas de lo alemán, lo galo, lo germánico y romanticismo escribe un poema titulado La novia del negro: Y ahí, sobre cojines de sangre oscura, descansaba/la nuca rubia de una mujer blanca./El sol le ardía en los cabellos,/ascendía lamiéndole los muslos blancos,/se arrodillaba ante sus pechos, más morenos,/todavía no desfigurados por vicio y partos./A su lado, un negro, destrozados por una coz /los ojos, la frente. Metía el tipo este/dos dedos de su sucio pie izquierdo/en uno de sus oídos, orejita blanca. / Ella, sin embargo, dormía, echada ahí, como una novia, /pegada a la dicha del primer amor/y a la espera de partir hacia múltiples viajes celestiales/de la joven y ardiente sangre. /Hasta que le hundieron el cuchillo en la blanca garganta, /hasta que le echaron a la cintura/un delantal púrpura de sangre muerta. Lo escatológico convertido en poesía frente a la maravilla de un girasol o un amanecer con vista al mar.
Una frase, un gesto, un olor. En el ómnibus repleto de seres que marchan al trabajo o a la muerte alguien dice No hay que exagerar y te acuerdas de Israel Domínguez y aprovechas la contundencia del azar y la frase y escribes: Cuando la cerveza alemana baje de precio vamos a beber hasta el delirio. Yo recitaré La bailarina española, de Rilke y si hay un piano un legítimo Steinway te invitaré a que cantes Adiós felicidad . Cuando la cerveza alemana baje de precio y finalmente podamos entender qué es el producto interno bruto y los confines de la primavera y la cábala y el salto cuántico a lo mejor seremos héroes o mártires Pero no hay que exagerar sigamos con este bolero, con la noche oblicua de mayo y los ómnibus imposibles Cuando las cerveza alemana baje yo te voy a llamar.
Claro está. No hay que exagerar. No es que todo se convierta en poema pero muy bien podemos irnos por esos sitios diciendo que el mar parece aceite o que agosto es el mes de envenenar a los perros o como dice el bravucón de mi barrio: Yo puedo poner la calle en estado de sitio y me sobro.
¿Qué es poesía? Pues a preguntarle a Gustavo Adolfo Bécquer o al panadero de la esquina.





*

Queridas amigas, apreciados amigos:


Este domingo 20 de junio del 2010 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música del grupo argentino La Posta. Las poesías que leeremos pertenecen a Pedro Reino (Ecuador) y la música de fondo será de Machu Picchu (Andes). ¡Les deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at (Link: MP3 Live-Stream).
Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!! (Recomendamos usar http://24timezones.com/ para conocer las diferencias horarias).


REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Freundliche Grüße / Cordial saludo!


YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com
Schießstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel.: 0043 662 825067




*


Inventren Próxima estación: ENRIQUE LAVALLE

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar
http://inventren.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido parando en las siguientes estaciones:


CORACEROS.

HENDERSON. / MARÍA LUCILA. / HERRERA VEGA.

HORTENSIA. / ORDOQUI. / CORBETT.

SANTOS UNZUÉ. / MOREA. / ORTIZ DE ROSAS.

ARAUJO. / BAUDRIX. / EMITA.

INDACOCHEA. / LA RICA. / SAN SEBASTIÁN.

J.J. ALMEYRA. / INGENIERO WILLIAMS. / GONZÁLEZ RISOS.

PARADA KM 79. / ENRIQUE FYNN. / PLOMER.

KM. 55. / ELÍAS ROMERO. / KM. 38.

MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD. / MERLO GÓMEZ. / RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA. / JUSTO VILLEGAS. / JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE. / ALDO BONZI. / KM 12.

LA SALADA. / INGENIERO BUDGE. / VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA. / VILLA DIAMANTE. / PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*
*Cuota anual para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-
Consultar por suscripciones con difusión de actividades culturales.

*Escribir a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@yahoo.com.ar



Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

Wednesday, June 16, 2010

LA INEFABLE MANO DEL DESTINO...




*Ilustración de Ray Respall Rojas.
La Habana. Cuba.




ELLA*


"Estoy tan liviana sin ti, que necesito el peso de tu cuerpo
Como la rama del puñado de plumas para poder cantar."

BEATRIZ ZULUAGA



En ella caben todas las mujeres de este mundo
Las resguarda. Las abraza. Las ama. Las odia, a veces.


Está la que muerde la mítica manzana...y la escupe.
Está la que se cuelga de la costilla rota.
Está la gata que come uvas verdes y camina.
Camina la cornisa de una hoja de tilo.
Está la enamorada de la piel del mar.
Dentro de una botella.
La que muerde la copa con sus piernas entre vahos de hombre.
Está la mujer de tiza, la de cal, la de humo.
Está María .María luna .María Buenos Aires.
María María. Maria madre. María hija. María padre.
María dulce. "Dulcísima. Dulce"
Como una naranja. Como un durazno.
María. María Triste. Tristísimamamente triste.
Como un pantano. Como una lágrima. Como un verde enterrado.
Está Yerma, con su primavera acuchillada.
Está la niña del guardapolvo almidonado.
De abrazo sollozante. De cedro y candelabro.
Está Soledad, sentada a la sombra de su padre.
Sola, como un dromedario o un cementerio.
Atrapada por la sacrosanta lengua de lagarto.
Está la que enciende sándalo entre las cenizas del incesto.
Está la amante que odia el día.
Que ama la noche atrapada en sus cuerpos.
Y el hombre la desnuda como la ruda macho.
Y ella invierte su lengua como la ruda hembra.
Está la que lucha con las pequeñas muertes.
Con la cebolla. Con el reloj .Con pañales de trapo.
Está la enemistada con el dios de barro.
Con las tumbas. Con los ojos huecos. Con la piel tumefacta.
Está la que desafía los límites.
Está la Sacerdotisa de la sal.
La de espalda arqueada. La de cosecha nula.
Está la fecundada por la aurora.
Con un pecho hecho asombro y otro, arrullo.
Arándanos blancos y caderas de cedro.
Están las meretrices, de corales negros y medusas.
Está la que la que lava la ropa con ceniza.
La blanquea con sudor y lágrimas...y canta.
Está la que no ha bebido la sed, pero desea el agua.
La que rastrea gotas en la lluvia.


En ella caben todas las mujeres del mundo.
Todas. Menos yo.


*de Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar








LA INEFABLE MANO DEL DESTINO*



Reanudamos la vida después de haber viajado hasta el fondo de la muerte.

No digas que fue un sueño
Terenci Moix


La editora se mantuvo de pie en la entrada, esa sala tan abigarrada le hacía sentirse incómoda, a pesar del buen gusto de los muebles y las antigüedades.

- ¿Cómo va esa investigación? – preguntó a la escritora, que la miraba fijamente sin pronunciar palabra.
- Bastante avanzada, más de lo que te ha hecho pensar mi silencio de estos meses – le respondió, mostrándole dos butacones de cuero frente a una mesa cubierta por una montaña de documentos -… Al principio era solo compilar material para escribir una suerte de enciclopedia; ahora, me he enamorado de la idea.
- No pensé que una antología sobre vampiros te fuera a atraer tanto, no es un tema muy diáfano – sonrió complacida - ¡Se ha hablado tanto y al mismo tiempo se ha dicho tan poco sobre ellos!
- ¡De eso se trata! – se arrellanó en el otro butacón - Es bueno que nos entendamos porque demoraré en la entrega. He leído los más conocidos, y he seguido colina abajo sin detenerme; llegado al fondo, a los olvidados, a los desconocidos, a los que publican en la red, en revistas que nadie hojeará al día siguiente. Como por milagro, fueron cayendo en mis manos antiguos textos, mensajes cifrados, manuscritos de testigos de primera mano, confidencias, esquelas anónimas, cábalas…
- ¿No exageras?
- Para nada – abarcó en amplio gesto la mesa y varios estantes -, es como si un texto llamara a otro, como si la inefable mano del destino me los enviara. No sabes cuánto te agradezco la propuesta; ha sido una experiencia increíble, un despertar, pero… Disculpa mi exceso de entusiasmo: He olvidado las normas básicas de cortesía. ¿Quieres un trago? Vino tinto, ginebra, vodka, whiskey, ron, crema irlandesa, ¿algún licor tal vez?

Señaló el bien surtido bar en una de las esquinas.

- No, gracias, a esta hora no suelo beber.
- Yo tampoco - la mirada se le perdió en un punto invisible -… Pudiera confesarte, con sinceridad, que los admiro.
- ¿Bromeas? – sonrió intranquila su interlocutora, cruzando las piernas.
- En modo alguno. De niña soñaba ser una bruja… Este sueño ha quedado chico… Convertirme en nosferatu, en vez de servir al necuratul. La bruja no es más que una esclava, una trabajadora a sueldo, un alma supeditada. El vampiro es libre, dueño de su destino. Ni cielo, ni infierno: El aquí y el ahora. La bruja quiere vivir para siempre, el vampiro sufre su eternidad. La bruja vuela sobre una escoba, el vampiro en alas del viento. La bruja hace portentos para demostrar su poder, el vampiro no los necesita. Ni sacrificio, ni comunión, ni cópula divina o diabólica: se limita a "ser". Por los tiempos de los tiempos, observando discurrir paralelamente al mundo de los mortales.
- Suenas tan apasionada que me conmueves, nunca creí que llegarías tan lejos – se relajó de nuevo -, por suerte hablamos de literatura. Y el libro, ¿cuán avanzado está?
- No me lo vas a creer, no he escrito una sola página – se señaló la sien -, como diría el Amadeus de Milos Forman, está todo aquí. No me atrevo a poner lo que pienso sin ser tomada por excéntrica, y no me refiero precisamente a este nivel de obsesión que raya en lo febril.
- Y… ¿Qué es eso que piensas?
- Que existen. Están entre nosotros, conviviendo en aparente paz. Se hacen pasar por humanos porque han desarrollado resistencia a la luz tras mutar de generación en generación. Estoy convencida de que pueden tener una apariencia respetable, ser científicos, intelectuales, artistas, alguien cuya cultura centenaria crees fruto de la erudición, que vive en una casa confortable, te brinda una cálida acogida, te invita a tomar un trago y, de pronto, algo llama tu atención, un detalle ínfimo, como que tiene bien dispuesto el bar, pero no bebe; aunque de este detalle nunca te darás cuenta a tiempo, o te darás cuenta demasiado tarde…
- Interesante – comentó, moviéndose de nuevo en su butaca -, sobre todo porque crees tocar certezas, no hipótesis.
- Y lo mejor, o lo peor – continuó, demasiado exaltada para captar la interrupción -, es que no podemos hacer nada para exterminarlos, como ellos tampoco han logrado exterminar al género humano, a pesar de no haber dejado de cobrarse víctimas.
- Me impresionas… Si alguien les estorba, ¿sencillamente lo eliminan?
- O lo convierten; depende de sus intereses.
- ¿Y qué sucede si un individuo descubre a un vampiro entre su círculo de relaciones?
- Desafortunadamente lo mata, porque no hay regreso a la condición humana. No obstante, no merman las dos poblaciones. Hemos logrado cierto equilibrio en medio de la batalla, como con las bacterias, los virus… Tiene que ser así, los no muertos son solo formas de vida.
- Tienes razón – dijo la editora dejando aflorar sus colmillos -, somos solo una forma de vida.



*de Marié Rojas Tamayo.
Ciudad Habana. Cuba







Antes del fin (2)*


Cuando subía por última vez la cuesta en dirección al Puente de Piedra, me abordó una jovencita. Explicó que su moto la había dejado tirada y necesitaba un euro para gasolina. Conté lo que llevaba en mis bolsillos: Dos euros y algunos céntimos. Se lo di todo. Ella protestó. Yo insistí. Finalmente aceptó y se fue cuesta abajo, balanceando un pequeño bidón de plástico y canturreando algo que no supe identificar. La miré mientras se alejaba. Un par de veces se volvió, agitando la mano libre en señal de despedida. Parecía feliz. Su horizonte era el lugar donde su moto la pudiese llevar con ese euro de gasolina. Sentí que el escenario había cambiado, que ya no podía hacer aquello para lo que había venido hasta el río. Que no tenía derecho mientras esa mujer siguiese caminando por el mundo con su bidoncito para gasolina y esa tonta canción germinando obstinada entre sus labios.



*de Sergio Borao Llop. sbllop@aragoneria.com







ACEITE VERDE*



Primero era el fuerte olor del aceite verde, que se usaba para todas las lesiones. En especial para los dolores musculares que tanto podían provenir de un encontronazo como de un puntapié malintencionado.
Era entrar a fisgonear en los vestuarios y recibir ese olor penetrante, que percibiríamos en ese tiempo como muestra de virilidad, de hombría, de mayoría de edad y del incienso de la gloria.
Eso, digo, si hubiésemos tenido conciencia lingüística, ya que no creo que en el limitado vocabulario que manejábamos entonces figuraran estas palabras.
Lo que sí figuraba en nuestros corazoncitos ingenuos eran las ganas desesperadas de jugar, defendiendo los colores rojos del Club en lo posible, pero jugando siempre y de cualquier manera.
El problema se nos presentaba cuando carecíamos del balón correspondiente, algo que se subsanaba con cualquier objeto pateable que tuviéramos cerca o lo que nuestra creatividad de niños pobres nos dictara.
En ese tiempo, el más alto y el más lejano en mi recuerdo, las amistades y las simpatías se deponían allí: se jugaba "a la pelota" como decíamos nosotros y si lo hacíamos bien o muy bien, mucho mejor. Pero era la condición sine quanom. No había en ese tiempo baldón mayor que carecer de entusiasmo al menos. Por eso que nosotros entendíamos, apreciábamos como fútbol. Mi amigo Miguel me confiesa hoy, después de tanto tiempo, que a él el fútbol nunca le gustó y sin embargo llegó a jugar en la primera de
Huracán.
-Yo venía al club- me dice nostálgico- y todos ustedes estaban en la cancha, jugando ¿Qué otra cosa podía hacer para participar y estar con ustedes?
Hoy los chicos tienen muchísimas más opciones, apoyados por la más violenta y sensacional revolución tecnológica de todos los tiempos. No es necesario (ni es mi interés) explicar aquello que el lector sabe de sobra porque lo vive a diario.
De todos modos, si aquel tiempo que se perdió para siempre nos dio felicidad ¿Qué pecado hay en remarcarlo? ¿Por qué no relatar aquellas situaciones a la que nos llevaban la precariedad y los sueños de gloria.
Todo muy modesto, es cierto,
Ni equipo, ni vestimenta deportiva, ni calzado, ni siquiera una pelota. Sólo el deseo de patear. Algo esférico (una pelota de trapo, hecha con medias viejas y retazos de géneros) para patear aún descalzo, aún sin sentido de competencia, aún sin partido. Sólo darle con el pie a toda cosa que tuviera alguna consistencia y fuera algo esférico.
Tal nuestras ansias y nuestra pasión que gastábamos por entonces.
Con todas estas prevenciones que fui desgranando hasta aquí, no era raro que fueran nuestras primeras pasiones futboleras se fueran manifestando, buscando los primeros ídolos, los referentes tempranos en aquella nuestra precaria e insignificante biografía de entonces.
Recuerdo la emoción que se produce en mi casa, cuando mi padre narra y difunde, ilustra la información, que ya era conocido por todos en el barrio.
Para el club del "globo", para el rojo huracanista venía a militar un jugador que había sido profesional. Se llamaba Silvano Ferreira y había formado la escuadra ñulista del 40, con Musimessi, Colman, Peruca e integró una famosa delantera con Gayol, Cantelli, Morosano y Pontoni.
Todos cracks del fútbol rosarino y nacional. El que había conocido glorias mayores, se vino humildemente a "jugar al campo", como se decía entonces. Se puso los pantaloncitos blancos, se calzó la casaca roja con el número once, blanco, en la espalda y se largó a jugar. Lo hacía pegado a la raya, corría poco, gambeteaba menos, pero tiraba unos centros milimétricos, a la cabeza del Negro Durán, quien como un mortero la mandaba a la red.
Silvano Ferreira fue el primero que vino en aquel tiempo y que había jugado en el fútbol de Primera A, un profesional competitivo, con su pinta de muchacho humilde, su voz grave y sus ademanes campechanos y corteses. Nos impresionaba como un excelente tipo, como lo que seguramente era.
Cuando llegó el fin del campeonato se hizo un gran baile popular como se le llamaba en aquel tiempo, con una orquesta de tango como correspondía a la época y otro que llamaban "característica", y que tocaba ritmos más movidos: bayón, pasodobles, mambo y esas cosas que enloquecían a los más jóvenes.
Se corrió la voz de que Silvano Ferreira sabía cantar tangos y que lo hacía muy bien.
Invitado por la comisión no tuvo más remedio que subir al escenario y aunque era muy tímido, no se lo notaba nervioso.
Lo presentó Manuel Quintana o "el Pelado" o "el Gallego" como todo el mundo le decía.
El puntero izquierdo, el morocho Silvano empezó bien, cantando un tango, pero a los pocos minutos se olvidó la letra.
Pero a nadie le importó, porque era en aquellos años en todos éramos ingenuos y por demás felices.
Tanto, como no volvimos luego a serlo nunca más.



*De Jorge Isaías jisaias46@yahoo.com.ar








El desnudo árbol invisible*


Ramas desnudas invisibles
Ramas dedos erguidas
Hacia el cielo


Ramas turgentes y suaves
Ramas acariciantes desnudas
La corteza no la viste
Ni hay hojas en su piel


Dos seres desnudos
La van cubriendo
Ella de trenzas amarillas
Le da pinceladas de color
Con su gran sonrisa
Él con el trabajo de sus manos
Le va dando cuerpo al desnudo invisible


Una estrella azul
Una estrella roja
Un halo rosado
Las escarchas de plata
Del rocío lunar
Pintas de color


Se va vistiendo el árbol desnudo
Que yace invisible
Mirando con sus ramas dedos
El infinito


La respiración de hembra
El sudor de sus cuerpos
La llama viva
Nunca muere
Y nuevas cintas
Y un nuevo hombre


Cuadritos de luz
Y cuadritos y cuadritos
Cáscara de piel
Piel nueva
Para el invisible Árbol desnudo
Aislado y solitario


Un fantasma
En un bosque Negro y oscuro
Colores y estrellas
Halos y nubes
Flores y azahares
Blancas espumas y rayos de sol
Nuevas formas
A las ramas desnudas


Nuevos hijos
De hombres sin padre
Partículas de cosmo
Fragmentos del éter
Arena piedra roca río
Agua aire ondas de mar
Brisa rocío nubes el azar
Azul verde marrón ocre
Naturaleza vida movimiento
Amor ser sublime
Espíritu de la tierra
Cuerpo y carne
Deseo y piel


Nuevas manos en la labor
Ella de pechos duros y nalgas pretas
Ambos tez de ébano
El alto de hirsuto pelo en su pecho
Ojos grandes labios gruesos
Raza indómita


Nuevas cuentas de cristal
Nuevos colores de iris
Llevan en sus manos
La rama erguida
Se viste de color


Es un gran pulgar
Que señala el firmamento
Mosaicos y espejos
Filigranas irisados
Material de tierra


Van trabajando a ocho manos
Son cuatro en unión universal
Y no se dan abasto
Y viene nuevos a ayudar
A suplir carencias
Cerrar espacios


Son menudos y vivaces
Ojos rasgados y sonrientes
Ella de fina mano pálida amarillenta
Él su pelo negro
Cascada endrina de selva
Llevan en sus manos cuentas de oro


Nuevas pieles cuarzo
Y guijarros de río
Y el crisol
Nuevos elementos


Y más personas vienen
A continuar tapizando el árbol desnudo
Que ya no es invisible
Se van vistiendo
Las ramas desnudas
En oro en piedra
En vidrio en color
No hay hojas


No hay brisa
No hay estaciones
Ni tormentas
Ni lluvia
Ni tiempo
Todo se crea se Inicia
Crece


Se va instalando el amor
Y se prende del dedo meñique de la rama
Y la viste
Y la envidia
Y la lujuria
Y la ira
El enojo
El odio
El miedo
Van cayendo con las hojas secas
Las primeras incipientes
Que nacieron en el árbol
En el primer otoño

Se forma la esperanza en el anular de la rama
Y en el índice la virtud y la amistad
Se van vistiendo
Los dedos ramas
Del árbol que ya es visible
Y van naciendo nuevas hojas
Y empieza la primavera
Y se ve las ramas dedos
Que son como una mano
Que mira siempre hacia arriba

Y llega el verano
Con flores y frutos
Que visten las ramas
Con todos los colores
Con todos los sabores

Y viene el invierno blanco y puro
Las primeras aguas
Las primeras nieves
El primer descanso
Los hombres abajo dormitan
Aliviados se sosiegan
Del trabajo efectuado
Y todas las razas
Buscan más árboles invisibles
Para continuar la labor



*de Rubén Patrizi. revistavocesysusurros@yahoo.es







Accidentes*



*Por Rodrigo Fresán
Desde Barcelona


UNO "¿Los accidentes son otra manera de llamar a las casualidades?", pregunto. "No: los accidentes son la vida. La vida es y son los accidentes de la vida", responde John Irving, de paso por Barcelona para presentar su magnífica La última noche en Twisted River, que bien podría llamarse Un mundo de accidentes. Porque si algo no falta y jamás sobra en su nueva novela -como en las once anteriores- es una cantidad de accidentes de toda índole: choques de autos, ahogamientos, mutilaciones, disparos, sartenazos, paracaidistas desnudas cayendo sobre un asado y, sí, dos torres viniéndose abajo luego de ser atravesadas por dos aviones. Lo curioso y lo interesante es que el efecto de este último accidente sobre los protagonistas del libro -a diferencia de lo que ocurre con todas las ficciones que han hecho
uso del 11 de septiembre de 2001 desde entonces y hasta la fecha- es el de una profunda irritación: "Ellos ven todo por televisión, casi como ruido de fondo de sus vidas, y no pueden evitar decirse: '¿Qué me importa todo eso que está pasando allí? Yo tengo suficiente con mis propios accidentes'",
suspira Irving.

DOS Hace casi cuatro años, John Irving ya se me había revelado como el perfecto personaje de John Irving. Lo pensé entonces y volví a pensarlo días atrás -otro restaurante, mismas carcajadas- cada vez que Irving arrancaba con un "Déjame que te cuente qué fue lo que pasó exactamente...". Y lo que
pasó, claro, fueron varios accidentes. Y, de algún modo, en ese exactamente reside la clave del mundo según Irving. Porque Irving dice "exactamente" y uno se transforma en, al mismo tiempo, página en blanco y lector. Como si Irving -exactamente- escribiese muy bien en voz alta, con esa voz que uno
escucha cada vez que abre un libro de Irving.

TRES Y, en 2006, John Irving había deslumbrado y divertido a los comensales hasta hacer doler las mandíbulas con accidentales anécdotas protagonizadas por él y Kurt Vonnegut, por él y el marido de su ex esposa, por él y John Cheever, y por él y -ahá- una paracaidista desnuda descendiendo desde las
alturas como una deidad griega. Y aun así ese Irving era el mismo Irving que -ahora, en la rueda de prensa- había gruñido su cansancio ante la curiosidad de los periodistas preocupados, siempre, por saber y precisar qué había de cierto y qué de ficticio en los accidentes de Owen Meany o T. S.
Garp o de Homer Wells o de Jack Burns o de Farrokh Daruwalla o de John Berry o, ahora, de Danny "Angel" Baciagalupo. "No puedo entenderlo. Es algo que no dejan de preguntarme de un tiempo a esta parte. Podría aventurar que esta perversa curiosidad se intensificó con esos reality shows, justo cuando yo dejé de ver televisión. O tal vez la culpa la tenga el actor de sí mismo Hemingway, quien nunca me pareció un gran escritor y sí una influencia nefasta. ¿Qué más puedo decir? Yo no hago otra cosa que usar pequeños episodios de la vida real y los mejoro. Dos palabras: What if... Plantearse el Que pasaría si... Ese es el trabajo del escritor, de los escritores que admiro, de mis maestros que son, para muchos, escritores pasados de moda con obras grandes e historias largas. Como cantaban Los Beatles en 'Hey Jude': 'Take a sad song and make it better'. Nada más que agregar, salvo advertirles que son muchos los miembros de mi familia que están un poco ofendidos conmigo porque nunca los meto en mis libros. A lo que yo les digo: 'A no quejarse. Es porque los quiero demasiado. Ya saben: en mis libros suceden todos esos accidentes'."

CUATRO La próxima novela de John Irving se llamará In One Person y el punto de partida será un tramo de su infancia, cuando acompañaba al trabajo a su madre apuntadora en un teatro de provincias. "De ahí, de ver los ensayos, de sentir cómo se iba armando y creciendo la trama, de observar a actores no muy buenos ir mejorando, de tener perfectamente claro cómo acabaría todo, de ahí proviene mi método de escritura. Saber el momento exacto en el que les sucederán los accidentes a mis personajes. Por eso esa necesidad y obligación y cábala mía de tener perfectamente clara la última línea antes
de sentarme a escribir. Es bueno saber a dónde se quiere llegar antes de partir", concluye Irving.

CINCO Y, junto a Irving, de algún modo todo se vuelve un poco Irving. Días atrás yo había leído la historia de Jimmy Jump. Y se la conté a Irving: Jimmy Jump -nombre de guerra y personalidad apenas secreta del catalán Jaume Marquet i Cot, inocuo agente inmobiliario de 35 años- es uno de esos
paracaidistas sobre escenarios ajenos. Un Hombre Accidente. Como El Besuqueiro o como Michael "Soy Bomb" Portnoy, Jimmy Jump siente un deseo irrefrenable de meterse donde no lo llaman y así modificar las coordenadas de un argumento planteado por otros, pero súbitamente corregido por su credo
estético y existencial. A saber: "Hay tres formas de hacerse famoso. Una: por méritos propios. Esta para mí es muy difícil. Dos: enrollarte a una famosa o decir que lo has hecho. Es la más directa. Y tres: moverse mucho y currárselo, que es lo que yo hago". Y Jimmy Jump volvió a hacer de las suyas
hace algunos sábados, en Oslo, al treparse a la actuación y arruinarle la noche al insoportable delegado español en el festival de Eurovisión: Daniel Siges cantando su "Algo pequeñito", canción que ha dado luz a los mejores chistes sexuales de la primavera. En cualquier caso, Siges no era candidato a ganar en esa suerte de ese cursi RISK/TEG musical que el continente escenifica año tras año. Pero Jimmy Jump volvió a tener otros quince minutos de fama y varios periódicos se dedicaron a glosar las hazañas de este "saltador profesional" que ya había alcanzado las alturas del rey y del Dalai Lama. Y lo que más me interesó a mí -le expliqué a Irving- de estos perfiles y frentes de Jimmy Jump fueron los dichos de familiares en el pueblo de Sant Quirze del Vallès, donde el monstruo vuelve a almorzar todos los domingos y donde su padre advierte: "Llevo años sin hablar con mi niño de los saltos que realiza. Comemos juntos cada fin de semana, pero nunca tratamos el tema. Es tabú". Y ahí el padre recordaba aquel día terrible en el que todo comenzó y bienvenidos a Irvinglandia: Jimmy era aún Jaume, no
hacía frente a multas de hasta 60 mil euros por sus "apariciones" (que no paga, se declara insolvente, pero acepta donaciones para financiar futuros golpes y vende camisetas con su alias vía Internet), tenía nada más que nueve o diez años y, de visita en el Museo Vaticano, desapareció. Lo encontraron, después de buscarlo mucho, en las dependencias muy secretas y muy privadas del papa Juan Pablo II. Nadie pudo explicar cómo el niño había franqueado a guardias y controles. El padre le preguntó entonces por qué lo había hecho. "Siento algo especial", fue la críptica pero sincera respuesta y muy irvinguiana del chistoso Jaumeito, ya convertido para siempre en el peterpánico Jimmy Jump. Le cuento todo esto a Irving, quien sonríe, piensa unos segundos y -silencio absoluto en la mesa- dice "What if..." Y eso es
sólo el principio.
Afuera, todo está lleno de accidentes. Cada vez más. Y cada vez peor escritos. Por suerte ahí está Irving -Hey John- saltando sobre el escenario del mundo, mejorándolos cada vez que los narra.

SEIS Pequeña confesión: escribí las últimas líneas de esta nota -en las que le hablo a Irving de Jimmy Jump- antes de que sucedieran. Se lo conté a Irving recién horas después. Y la no-ficción no modificó en nada a la ficción. Pero siempre se la puede -se la pudo- mejorar un poco. Y, sí, es bueno saber dónde se quiere llegar antes de partir.



*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-147641-2010-06-15.html







EL DIABLO*



Dicen que un tanque comunista
De marca soviética,
Atropellaba mujeres sobresalientes
De las trincheras enemigas.
Me arriesgué a la aventura,
Hubo flirteo,
Y ese tanque no me atacó ante la mirada extraña de los demás.
Pasaron cuatro años, y con los engranajes siempre aceitados,
El día menos esperado, me pasó por encima y me hizo pedazos.
No me mató,
Mas no hubo un remate,
Vi que la intención era dejarlas vivas,
Evidenciando un profundo odio misógino
Humillando en la agonía para imponer que su ego era mas importante
Que un amor infantil enseñado en las familias.
Que la familia es una obligación femenina,
Y que la vida masculina, tanquerística corresponde solo a la mitad de la humanidad.
Se deleitaba cambiando víctimas a cambio de sosiego falso,
Es un tanque que tiene su guarida favorita en las faldas.
Y odia su guarida, le recuerda el seno materno dentado y castrador.
Tiene vocación de cenacho, miente como modo de tortura y de manera enfermiza
Cobra una venganza edìpica de la cual creo,
Solo yo quedé viva para descifrarlo.
Y no tiene solución, hay que darlo de baja,
o que lo acorralen en una zanja y quede inservible,
puesto que su sed rencorosa e ignominia femenina
ya no debe ser mas manifiesto como un arma de guerra.
Quien sabe que su mejoría se encuentra entre llaves inglesas, corbatas, bigotes
Y herramientas que lo hagan sentir varonil nuevamente.



*de Daniela Wallffiguer danielawallffiguer@gmail.com





*


Inventren Próxima estación: ENRIQUE LAVALLE

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar
http://inventren.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido parando en las siguientes estaciones:


CORACEROS.

HENDERSON. / MARÍA LUCILA. / HERRERA VEGA.

HORTENSIA. / ORDOQUI. / CORBETT.

SANTOS UNZUÉ. / MOREA. / ORTIZ DE ROSAS.

ARAUJO. / BAUDRIX. / EMITA.

INDACOCHEA. / LA RICA. / SAN SEBASTIÁN.

J.J. ALMEYRA. / INGENIERO WILLIAMS. / GONZÁLEZ RISOS.

PARADA KM 79. / ENRIQUE FYNN. / PLOMER.

KM. 55. / ELÍAS ROMERO. / KM. 38.

MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD. / MERLO GÓMEZ. / RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA. / JUSTO VILLEGAS. / JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE. / ALDO BONZI. / KM 12.

LA SALADA. / INGENIERO BUDGE. / VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA. / VILLA DIAMANTE. / PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*
*Cuota anual para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-
Consultar por suscripciones con difusión de actividades culturales.

*Escribir a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@yahoo.com.ar



Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.