Friday, March 14, 2014

EDICIÓN MARZO 2014

 
 
*Obra de Virginia Rivera. galadecolores@hotmail.com
-Acrílico y óleo sobre tela
80 x 80 cm.
 
 
 
 
 
 
 
 
RENUNCIA*
 
 
He renunciado a nombrar los días que no vienen.
He renunciado al obstinado silencio de tu cuerpo.
A ser huésped de los platos vacíos.
A lamer las manos furibundas del hambre.
A no mirar los calendarios tristes de la muerte.
A los retratos, a espejos que han caído.
 
No he renunciado, sin embargo a las ruedas de carro.
Al olor de la rosa té de china.
Al agua de las albas cenicientas.
A los desnudos faunos que me nombran.
Al ritual del silencio escondido en la parra.
No he renunciado a sorber la espuma de tus belfos.
Al jinete ruidoso del corcel oscuro.
Y a ser tu sombra. Tu hembra. Tu puñal. Tu sombrero.
 
He renunciado a ser mortal. Pedregal. Espectro del oeste.
A ser ritual de duelo de pañuelos.
A la umbría virgen que yace en la espesura.
He renunciado a que me broten violetas de los ojos.
 
No he renunciado, sin embargo al grito.
Ni al rumor del aura que contesta, llorando.
Llorando. Que contesta llorando… y me grita tu nombre.
 
 
*De Amelia Arellanoamelia.arellano01@yahoo.com.ar
 
 
 
 
 
 
 
Tiempo*
 
 
 
no es que pensemos un futuro intransitado
es que cuando los pies arrastran enjambres de hipocampos
el deseo se enajena como
atravesando fuelles de narraciones sin sentido
 
por ejemplo,
no recuerdo si la tortuga de mi madre aun está con vida.
 
tal vez
aquello que nos heredó la tragedia que arrastramos
pasó a formar parte de la euforia inasible de los días.
 
posiblemente la tortuga esté viva.
de haber muerto lo recordaría pero
el desgano de enumerar lo inconcluso
hace mella en cualquier escondite de la memoria.
 
 
cuando nos adentramos al círculo, sabemos que todos los costados
son intocables. es por eso que
no importa si en lo que crees sucede. La realidad es que
no importa lo que creas.
giramos y no nos tocamos,
de la misma manera que la retórica de las preguntas:
 
con cuantas personas te acostaste últimamente? cuántas de esas veces quisiste irte antes de comenzar a sacarte la ropa? cuántas te dolieron?
fuiste capaz de mirar  al menos a una de ellas a la cara? de contemplar sus rasgos, acariciarle la boca, hacer consciente que lo que querés que dure
es aquello que te permanece por debajo de la piel,
y no el orgasmo. no importa el orgasmo, o acaso
nunca deseaste que llegue rápido para que las actuaciones terminen,
para que puedas acostarte solo
con la cabeza tapada,
como la tortuga
adentro del caparazón,
intentando arrancarte la vergüenza de creer en todo
de no entender nada;
para no admitir que contás el paso del tiempo con los dedos
-de a minutos-
como esperando que alguna vez descubras si es que está pasando demasiado rápido o
demasiado lento;
intentando entender si lo que sucede en medio
es la vida o
el intermedio
hasta que la vida llegue.
 
descontracturamos la carga de lo que nos pesa.
los dolores de oído, las faltas.
 
nos enseñaron que si pintamos con colores el caparazón
dejamos de respirar
entonces salimos a la calle.
está  invadida de estalactitas y llamamos a madre.
la tortuga vive.
come lechuga y a veces manzana.
va lenta. camina  lenta, pero cada tanto, se asoma y nos mira.
es como si nos quisiese, dice madre.
como si entendiese lo que pasa, mucho más
que lo que creemos entender nosotros.
 
 
 
*De Lila Biscia.
 
 
 
 
 
 
 
El viaje y el espejo*
 
 
 
Vienen pasos de luz, marcan un nuevo día.
Me digo: será hoy, hoy me decido.
Se inicia la danza de rumores y a su orden
se alzan manos, cuerpos, lazos,
de rutina. Como sutil veneno, el vértigo
desenrosca instintos hasta ser fijación
de horas obsesivas. Me nace el grito.
Lo arrojo invertido, hacia adentro.
Partida, descentrada, me desprendo
del avance inexorable de mi tiempo
rechazo el escándalo de ritmos prefijados,
destruyo relojes de mecanismos perfectos
en un mundo ajeno al pulso de mi pulso.
(Desde un punto Omega
crearé bandadas que me presten
su aire y su donaire
para saber los cielos)
Crecen los pasos de luz.
Me fijan horarios y emociones,
salen a buscarme y no hallan
sino el grito metido en el silencio
exterior de mi cuerpo.
Parto hoy.
Lleno una maleta de recuerdos,
me visto de aromas olvidados,
enfundo muebles y prejuicios…
Antes de echar llave me acuerdo del espejo,
nigromante sin piedad, me da la imagen real:
Marca un rostro surcado de ansiedades
y en un juego de luz y sombras, en la frente
una cruz de ceniza me coloca. Es el signo
que deshace el viaje…
Al volverme, ingreso
bajo el mando de la luz,
al vértigo.
 
 
 
 
 
 
 
MI MIRADA DE AYER*
 
 
 
Mi mirada de ayer, seguirá siempre
y también el recuerdo no inventado
no habrá espejismos de Noviembre
ni oscurecerá por haberte evocado
 
Puede que caiga la noche y nada importe
y puede que la piel no resplandezca
pero aun después de cualquier reproche
será imposible que el recuerdo languidezca
 
Es posible que vuelvan las soledades
y que sienta frío el alma al recordar
un poema, el faro, y en dos mitades
se parta el corazón, la lágrima y el mar....
 
*De Joan Mateu. joan@cimat.es
 
 
 
 
*
 
 
Que nunca olvide.
Que tus manos me lo recuerden siempre.
Que sienta que mirás mi camino.
A vos te lo pido, sí.
A vos, que regresas a casa con la carretilla,
a vos, con tus ojos protectores de cinco o seis
A vos, que acunás cuadernos y mochilas flacas.
A vos, guerrero de luz y sombras de quinientos años
Que nunca olvide
que siempre recuerde.
Grítamelo si algún día no escucho.
No existe calle ni casa posibles
en otras veredas que no rocen estos pies.
 
*De Paz Bongiovanni. pazbongio@hotmail.com
 
 
 
 
 
 
 
MI HEMISFERIO IZQUIERDO*
 
 
 
Es la hora de las putas celestes y los lobos ladrones.
Todos duermen
Soy la diosa Laverna.
A veces ignorada. Otras idolatrada.
Soy la portadora de la verdad mentira.
De la buena ventura.
Soy la ladrona de las uvas verdes.
Mis recuerdos son vagos.
Pero se por ejemplo que, así, nunca me besaron.
Besos de papel. De sutil argamasa.
Cielos de oscuridad pueblan mis noches.
Soy la pitonisa de tu cuerpo frutal.
Soy durazno menguante de febrero.
Son pocas las señales.
Pocas y heridas a mansalva.
Jeroglíficos .Secretísimos juegos.
Señales en el viento del oeste.
Engaños. Exorcismos.
Te he dado el si y el no.
Es de noche y se cierran puertas y ventanas.
Se abren chispeaderos.
Fogatas rabiosamente tiernas.
Tengo la facultad de redimirte y de perderte.
De ser plumaje de seda en tu cuerpo animal.
Puedo darte lo que nadie ha podido.
Lo permitido, lo prohibido.
Lo negado y lo dado.
La alienación y la cordura.
La sombra y la llama en mi tierra cuerpo.
El movimiento de la piedra y la quietud del pájaro.
Puedo hacer que mueras en tu nacido goce.
Puedo hacerte poema, sendero, arroyo de verano.
Desvelo, risa, llanto, magia.
Tatuajes de inocencia.
Borrar antiguas islas tiranas que devoran.
Puedes hacerme a la forma de tus manos.
Puedo ser tu mentira cotidiana.
Pero recuerda, amor, es la hora de las putas celestes.
Y has robado mi hemisferio izquierdo.
 
 
*De Amelia Arellanoamelia.arellano01@yahoo.com.ar
 
 
 
 
 
 
 
 
La simultaneidad imposible*
 
 
 
 
*Por Javier Núñez.
 
 
 
Porque hay gente, me dirá después la chica de ojos pardos, mientras emprendemos la vuelta y yo sigo abstraído en mis pensamientos porque ese encuentro con Omar me puso ante un anhelo recurrente para despojarlo de todo romanticismo, hay gente que piensa siempre, indefectiblemente, que la vida está en otra parte. Y de eso no hay cómo escaparse nunca. Lo dirá, quizás, con cierto temor inconfesable. Yo entonces miraré por la ventanilla apenas un instante, un brevísimo instante que sin embargo bastará para que el aire del auto se haga más denso, y entonces le diré lo de la simultaneidad de yoes, y el espejo de Andersen, y lo del infierno de Calvino. Y los dos sonreiremos como quien espanta fantasmas.
Fue un tiempito días atrás, durante una escapada que hicimos juntos a Córdoba. Después de algunos compromisos en la ciudad partimos hacia Villa General Belgrano. Cuando vimos el cartel de una cervecería artesanal decidimos parar por un sándwich de jamón crudo y una cerveza bien fría. Era una casa cobijada por pinos a la que accedimos por un camino de tierra. En la entrada había una galería abierta con una solitaria mesa de madera con sillas de plástico y un muñeco barbado de tamaño real vestido con pantalones verdes, tiradores y un sombrero suizo. En el interior, estanterías con frascos de dulces caseros y productos ahumados, botellas de licor artesanal de diferentes colores, un par de mesas de madera con vajilla de cerámica para el té y una variada gama de adornos que iban desde las pipas de madera y los sombreros de época a pequeños muñecos con típicos trajecitos suizos. La luz del sol que se filtraba a través de las cortinas anudadas y una voz dulce y quebrada cantando en francés le daban al lugar una particular calidez.
Omar no tardó en aparecer: estaba al fondo, haciendo dulce de arándanos. De antepasados suizos, nació en Chile y había vivido allá hasta los 14 años para después mudarse a Buenos Aires. A fines de los 80 y recién casado, se trasladó a Córdoba. Después de la debacle del 2001, nos dijo en algún momento, sufrió una crisis emocional. Por entonces dejó su trabajo en una empresa multinacional -el mismo que lo había llevado a la zona- y empezó a vivir haciendo lo que de verdad le gustaba y que hasta entonces no había sido más que un hobby. Lo dijo abriendo los brazos, como si quisiera abarcar en el gesto todo lo que veíamos a nuestro alrededor. Lo dijo mientras nos hacía degustar sus productos de elaboración artesanal: dulce de leche con avellanas y chocolate, el dulce de arándanos recién sacado, mostaza de Dijon, pasta de aceitunas con roquefort y algunos licores. La chica de ojos pardos probó el licor de dulce de leche; yo tomé algo verdoso llamado "Muerte rusa" y elaborado con vodka y pimienta verde. Lo tomé siguiendo el consejo de su elaborador: de un saque, sin retenerlo en la boca, para que la pimienta no me durmiera la lengua.
Nos sentamos afuera, a comer un sándwich de jamón crudo en pan casero y a beber una cerveza roja bien helada. Omar no tardo en sentarse con nosotros. Hablamos de la tranquilidad del lugar, de los cambios en la zona, de la alemana con la que sale desde hace tiempo -se había divorciado de la mujer con la que llegó a Córdoba después de casi veinte años y dos hijos- y de la época en que elaboraba absenta. Entre los dos fuimos armando una lista de célebres bebedores de absenta: Wilde, Gauguin, Hemingway, Degas, Pessoa, Rimbaud, Van Gogh. Van Gogh se había emborrachado con absenta cuando se cortó la oreja como ofrenda, me dijo. Omar es un confeso admirador y pinta cuadros de Van Gogh en sus ratos libres. Adentro, junto a la mesa de té, cuelga una imitación de alguno de los cuadros de la serie "Los girasoles" pintada por él, quizás bajo los efectos de un poco de absenta que todavía tenga escondida en algún lugar.
Yo estaba fascinado. Tengo una manifiesta debilidad por la gente que deja sus trabajos y la vida en la ciudad para irse a vivir otras vidas diferentes en lugares con montañas o con mar. También me gustan, claro, lugares como París, Londres, Praga, Berlín o Nueva York. Me gustaría, incluso, instalarme una temporada en cualquiera de esos lugares, vivir un tiempo, absorber la energía que irradian siempre las grandes ciudades. Pero los lugares que realmente me desvelan, los que me cortan la respiración, suelen ser los que están aislados de la vorágine urbana y más cerca de la naturaleza. Son los espejos de un sueño escurridizo pero tenaz. Entiéndase bien: no hablo de huir de todo y de todos y darle la espalda a la sociedad, como una especie de émulo tardío de Christopher McCandless -el joven que se fue a morir a la tundra de Alaska y cuyo caso conocimos bien gracias a la película Into the wild- o de su precursor Everett Ruess, que se internó en el desierto de Utah para no volver nunca más. Hablo de algo mucho más prosaico, si se quiere. La promesa de un mundo más pacífico, moroso, sencillo, en el que refugiarse sin perder contacto y, tal vez, encontrarse a uno mismo como nunca antes. O acaso volver a reconocerse, o por qué no reconciliarse. Pero a no más de media hora en auto de una ciudad. Y en lo posible con internet.
Omar, haciendo dulces y licores en una casa de las sierras, copiando trazos de Van Gogh a la sombra de un pino, era uno de los que había logrado aceptar las renuncias indispensables, uno de los que había tenido el coraje que a mí siempre me habrá de faltar. Omar encarnaba, de algún modo, parte de mi sueño. Y entonces dijo lo de las pastillas.
No sé cómo lo dijo, a cuento de qué lo dijo: la chica de ojos pardos tiene la virtud -o la maldición- de que la gente confiese esas cosas al cabo de veinte minutos de conversación. Alplax por las noches -su componente activo principal es el alprazolam, y se usa sobre todo para tratar estados de ansiedad y crisis de angustia- y un estabilizador de ánimo dos veces al día. Con incomprensible ingenuidad, yo había supuesto que todos los problemas que lo agobiaban y que explotaron en el 2001 habían desaparecido cuando se dedicó a hacer cervezas, dulces y licores y se refugió en la paz entre los pinos de un paisaje de montaña. De algún modo ingenuo yo había supuesto que esa angustia existencial que cada uno ahoga como puede también quedaba atrás, en esa otra vida a la que Omar había renunciado.
Nos fuimos un rato después, yo todavía confuso, desconcertado, el sueño vital lacerado por ciertas correcciones inesperadas de la realidad. Ahí fue cuando la chica de ojos pardos me dijo, acaso con temor inconfesado, acaso con miedo de estar hablando de mí, que hay gente que piensa, siempre, que la vida está en otra parte. Y yo miré por la ventanilla apenas un instante, un brevísimo instante que sin embargo bastó para que el aire del auto se hiciera más denso. La angustia no es que la vida esté en otra parte, le dije, la angustia es la imposible simultaneidad de todas esas vidas mientras coexisten, en algún lugar adentro de uno, todos los yoes posibles de esas vidas que no serán. La familia, los hijos, el amor, un trabajo, una carrera: todas las elecciones implican, a su vez, múltiples renuncias. Pero no siempre matamos del todo a ese otro que pudimos ser, siempre quedan esquirlas en un rincón. Es como el trozo del espejo de "La reina de las nieves", insistí, ese cuento de Andersen en el que el diablo había hecho un espejo que deformaba todo lo bueno y bello y lo disminuía mientras amplificaba todo lo malo, hasta que un día se rompió en mil millones de pedazos que se desperdigaron por el mundo ensombreciendo el corazón de aquellos que habían sido alcanzados por uno de sus fragmentos. Las esquirlas de los yoes posibles son nuestros fragmentos del espejo de Andersen.
Ella desvió un momento la vista de la ruta. Qué concepto más interesante, me dijo con ironía, o a lo mejor con cierto recelo. Y cómo hacemos, entonces, me querés decir. Tendré que darte espacio, le contesté.
No me entendió. Entonces traté de decirle que hay gente y cosas que uno hace que lo recomponen, lo sanan, lo reconstruyen: unifican todos sus yoes posibles en uno que no pueda ser de ningún otro modo. Me pasa, le dije, cuando estoy con mis hijos, con mi familia, con vos, o cuando hago esas cosas que nunca podría dejar de hacer. Le dije que a lo mejor con esos momentos de integridad se construye la felicidad. Como en el infierno de los vivos de Calvino. El secreto a lo mejor consiste en descubrir quién o qué no es infierno en medio del infierno. Quién o qué recompone tus pedazos sueltos y te hace uno solo una vez más.
Y hacerlo durar. Y darle espacio.
No sé si me entendió del todo. Pero los dos sonreímos, como espantando fantasmas, mientras las copas de los pinos se perdían en un recodo del camino.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
LA MASA*
 
 
 
Un relámpago
escapó de su boca/dejando todo el cielo a oscuras/
se escucharon los quejidos de los perros/
una cortina roja
lo oscureció todo/ por lo bajo de la tierra/
las cucarachas/ inquietas/ comenzaron
a morir en masa/
 
 
*De Daniel Montoly. danielmontoly@yahoo.es
 
 
 
 
 
*
 
 
la
noche
tiene
esa
costumbre
espeluznante
de
dejarnos
desnudos
frente
a
nosotros
mismos/
 
 
 
 
 
 
 
 
 
EL ROBO DEL ESPEJO*
 
 
Se quedó mirando el espejo, estaba sucio, residuos de polvo se habían depositado sobre su superficie aunque el hecho no impedía que su imagen se reflejara.
Allí estaba, mirándola y recordándole su existencia.
Tuvo el presentimiento que ya no le pertenecía, que había huido de su realidad, refugiándose o más bien pasando a formar parte definitivamente del espejo.
La sensación que surgió en su interior fue que este le había robado su esencia y solo le dejaba una cáscara sin vida.
 
 
*De Emilce Zorzut zorzutemilce@gmail.com
 
 
 
 
 
 
*
 
 
decir el placer
no sólo es nombrar cada risa
también es saber del dolor
del hueco que ha abierto la lluvia
y de la humedad
por siempre expandida
desde cada nube
al mínimo roce de un pájaro.
 
 
*De Alejandra Alma.
https://www.facebook.com/alejalma
http://alejandraalmapoesias.blogspot.com.ar/
 
 
 
 
***
 
 
INVENTREN
Próximas estaciones:
 
LA RICA
-Por Ferrocarril Midland-
 
SALADILLO NORTE
-Por Ferrocarril Provincial-
 
-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar
 
Al salir de la Estación de empalme Ingeniero de Madrid, el Inventren sigue un doble recorrido por vías del ferrocarril Midland con destino a Puente Alsina, y por vías del ferrocarril provincial con destino a La Plata.
 
-las estaciones por venir en el ferrocarril Midland:
SAN SEBASTIÁN.  J.J. ALMEYRA.  INGENIERO WILLIAMS.
GONZÁLEZ RISOS.  PARADA KM 79.  ENRIQUE FYNN.
PLOMER.   KM. 55.   ELÍAS ROMERO. 
KM. 38. MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.
LIBERTAD.  MERLO GÓMEZ.   RAFAEL CASTILLO.
ISIDRO CASANOVA.  JUSTO VILLEGAS.  JOSÉ INGENIEROS.
MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE.  ALDO BONZI.
KM 12.  LA SALADA.  INGENIERO BUDGE.
 VILLA FIORITO. VILLA CARAZA.  VILLA DIAMANTE.
 PUENTE ALSINA.  INTERCAMBIO MIDLAND.
 
-las estaciones por venir en el ferrocarril  Provincial:
 
GOBERNADOR ORTIZ DE ROZAS.
 JOSE RAMÓN SOJO.  ÁLVAREZ DE TOLEDO.    POLVAREDAS.
JUAN ATUCHA.   JUAN TRONCONI.    CARLOS BEGUERIE.
FUNKE.   LOS EUCALIPTOS.     FRANCISCO A. BERRA.
ESTACIÓN GOYENECHE.    GOBERNADOR UDAONDO.   LOMA VERDE.
 ESTACIÓN SAMBOROMBÓN.   GOBERNADOR DE SAN JUAN RUPERTO GODOY.
GOBERNADOR OBLIGADO.   ESTACIÓN DOYHENARD.   ESTACIÓN GÓMEZ DE LA VEGA.
 D. SÁEZ.    J. R. MORENO.     EMPALME ETCHEVERRY.
ESTACIÓN ÁNGEL ETCHEVERRY.  LISANDRO OLMOS.  INGENIERO VILLANUEVA.
ARANA. GOBERNADOR GARCIA.  LA PLATA.
 
 
InventivaSocial
Plaza virtual de escritura
Para compartir escritos dirigirse a: inventivasocial@yahoo.com.ar
 
 


No comments: