Wednesday, November 19, 2014

HAY TANTA BELLEZA EN EL DESTINO INEXORABLE…



*Dibujo de Erika Kuhn.







*

Sucede algunas noches.
El mundo se desliza
entre los blandos dedos
del insomnio y cae,
sin red, al precipicio.
Y uno se queda solo,
frente a la sombra inmensa.
Frente al silencio oscuro
todo terror es niño.
¿Es real esta mesa,
esta mano, este libro?
¿Es real este pájaro
que me nace en el pecho
y se atreve al abismo?


*De MARIANA FINOCHIETTO.






HAY TANTA BELLEZA EN EL DESTINO INEXORABLE…








Nómbrame*



Si tu voz no me rescata a tiempo
creo desaparecer de los espejos
como algo inconcluso e irreal
resuelta en lo fugaz. Sin embargo
hay fechas y lugar y ciclos
que afirman mi existencia, donde
formulo planteos y resuelvo
que puedo ser yo misma con mis credos.
Existo porque siento.
Y la vida aún me sostiene
amarrada a sus palabras y silencios.
Pero
en nombre de mis miedos
te pido que no dejes de nombrarme.

Temo desaparecer de los espejos
y ser una piadosa mentira del tiempo.



*De Miryam Colombotto de Seia. miryamseia@cablenet.com.ar











AMANTES*



Con obsesión de desahuciados nos buscamos.
Fuimos amantes de alas insaciables.
(Mas aun que los que tanto amé y me amaron)
Tan extraño ver trepando tus sombras en mis cruces.
¿Búsqueda de un instante de expiación consagrada?
¿Porque amarnos con la luz apagada?
(Vos cerrabas los ojos y en la oscuridad iniciabas el rito.)
Eras el Sahara, yo llovizna de mayo.
Entreabiertos labios. Anterior al diluvio.
Vibran las cuerdas de la desesperanza.
(Es lo seguro en mí. Una catacumba gozosa)
El afuera es un grito. Garganta desgajada
El mar es el que nombro cuándo llamo tu nombre
La llaga se desliza. Ala de cuervo y ganso.
Ven. Agonía nocturna. Naufragio de esta pasión tan mía.
Doble frontera entre el nácar y la rosa.
Un murciélago. La negación. El luto.
Se. Las tinieblas, son para vos una velada muerte.
Muestras un elefante, plumas de pavo real.
Delfín. Ven. Danza y dame tu fruición de mar.
Se que tu fuerza se dirige hacia adentro,
No tengas piedad de mis rocallosas.
Se, no te gusta el espejo trizado.
Caminaré descalza sobre el espejo roto.
La pasión, en si, lleva cierto grado de violencia.
El corazón, entre las piernas gotea sangre.
La sangre. La vieja rebeldía, no es heredad de ángeles.
Mi carne, no es trivial es, apenas, un niño dormido.
Ven volvamos a las artes milenarias.
Siente las vibraciones de los cauces.
Soy. Seré flor de páramo. Pedregal. Erial con sed.
Vos. Amor, mi agua. Palabra oscura, luminosa, quiero.


*De Amelia Arellano. amelia.arellano01@yahoo.com.ar











Si te vas a marchar*



Si te vas a marchar, toma mi mano
y empújame al abrazo de la muerte,
que este abismo de silencio no lo quiero,
que este cúmulo de ausencias me envenena
como un atroz licor que no perdona.

Si te vas a marchar, ángel vencido,
emigrante de mi cuerpo y de mis versos,
no me dejes el eco de tus risas
ni el rastro de tu piel entre mis dedos
ni la instantánea de tu sombra en los zaguanes.

Si te vas a marchar, llévate los recuerdos;
borra de mi cuaderno las palabras
que llenaron las tardes de otro otoño.

Si te vas a marchar, como un tiro en la sien del horizonte,
para el latir del tiempo y acalla las mareas
de la atlántica orilla que no olvida
todas aquellas noches de música y almíbar.

Si me vas a matar, entierra mi cadáver.
No lo dejes pudriéndose en las fauces
del tenebroso olvido y la resaca.

Si te vas a marchar, ciega mis ojos:
De nada han de servirme entre las sombras.



*De Sergio Borao Llop. sbllop@gmail.com
De Destierro











CADA PINCELADA DEJA LA HUELLA DE SU ERROR*


Le explicaba a Juan Manuel la dificultad de la acuarela como técnica, una técnica que utiliza esa materia liviana y transparente, ese pigmento apenas perdurable, esa nada de color difuso, esa mancha sutil. Y le dije; comparando el óleo que puede repintarse, taparse, corregirse; que en la acuarela cada pincelada deja la huella de su error. Una de esas frases maravillosas que venidas de otros lados hallan una aplicación a la forma en que se da el mundo.
Decía en broma Juan Manuel que para resultar interesante diría, para explicar los fallos y la propia historia, para justificar un poco el propio rostro, que en él cada pincelada ha dejado la huella de su propio error.
Y es así, estamos surcados de antiguas pinceladas que se ven tenuemente debajo de las nuevas, y por mucho que acumulemos capa tras capa de materia evanescente, no podemos hacer desaparecer las huellas que el tiempo, las decisiones, los aconteceres fueron dejando siempre fijas y siempre adivinables como soporte de lo que tratamos de dibujar por sobre ellas.
Somos el resultado de esa materia liviana y transparente, somos una acumulación de felicidades y malas horas, y no las podremos negar aún si accedemos a la senectud que va vaciando los frascos y despeja los estantes. Seguirán percibiéndose las viejas pinceladas, y no serán quizás menos dolorosas. Ni acaso menos gozosas.
Nos miramos en los reflejos fríos. Y el primer amor, y aquella íntima vergüenza, y ese día que no podemos recordar sin que algo se mueva en las profundidades, todo está allí, capa sobre capa sobre capa. Y eso somos al fin.


*De Mónica Russomanno. russomannomonica@hotmail.com







*


la
noche
tiene
esa
costumbre
espeluznante
de
dejarnos
desnudos
frente
a
nosotros
mismos/


*De León Peredo. gustavojlperedo@yahoo.com.ar













LA SIRENA.*



Sentada sobre la arena
miro pasar los barcos.

Hay tanta belleza
en el destino inexorable.

La tristeza es un raro placer,
me digo. Y canto.



*De MARIANA FINOCHIETTO.










CUADRATURA DE LA BOCA*



Antes de la blasfemia.
Dardos. Bifurcaciones. Cruces.
Habría que mencionarlo, amor.
Nuestros cuerpos desnudos rodando.
Portones de pedregales ciegos.
Única ley: la gravedad.
Vértigo de los líquidos.
Líquida rosa brotando del andamiaje fosco.
Única barrera: el sonido.
Problema triangular. Tierra. Luna. Sol.
Los maderos vibran. Temblor de la botella.
Mordedoras en la carne.


Cuadratura de la deseante boca.


Un rostro inserto en otro rostro.
Boca seca. Lengua bífida.
Espejo destellando saliva
Hoja de te. Vaticinios.
Polillas en las cavilaciones de la arcilla.
Una duda. Una voz. Un naufragio.
Un presagio. Amor mío. Tabla agujereada.
Pechos. Pechos. Pechos.
El hueco. Otra vez el hueco. Hambre.
Y las manos. Tan lánguidas. Tan tenues.
Y tu pelo, tan ávido y sombrío.


Mar patético. Oscuro. No te vayas amor.
El puñal incrustado hasta los huesos.
Bébeme. Devórame. Disípame.
Conchas marinas y rechinar de dientes.
Habría que denunciarlo, amor.


*De Amelia Arellano. amelia.arellano01@yahoo.com.ar








*



cierto es
que se ofrece
o se toma una palabra
como si fuera una mano
un segundo
(que aparece germinal)
justo antes de caer


*De alejandra alma. almaalma3h@gmail.com









*


En 1667, el ilustre científico y naturista danés Nicolás Steno aseguro, con honestidad académica, que las lenguas petrificadas de dragón halladas en la isla de Malta se correspondían en realidad con las piezas dentales de un enorme escualo. Dichos fósiles, quimeras de lo inverosímil, materia de tiburones, reposaron un sueño enciclopédico en gabinetes y cajones polvorientos de museos hasta que fueron encajados en sus correctos nichos biológicos. Pero como todas esas cosas que creemos que son certezas y solo terminan siendo postulados, estos dientes no eran dientes, ni tampoco lenguas. En el lejano planeta P-5371 todas las Ogro-Reinas lamentaban desconsoladamente el día aquel, en que en el apuro de la carrera hacia el gigantesco crucero interestelar del exilio, dejaron olvidadas en las arenas de cientos de playas, todas sus esculpidas y bellísimas uñas postizas.


*De Jorge Lacuadra.  jorgelacuadra@hotmail.com












Siofn*



El hombre lee su informe otra vez:
"He observado que hacemos el amor en la esperable indiferencia con la que un empleado administrativo lee, firma y sella un expediente. Para el cual lo verdaderamente importante es el control. Que el expediente este en el estante correcto, disponible para cuando sea necesario otra firma, otro sello, pasarlo a otro estante, a otro abandono. (....)"
"Después de haber pasado varias veces por el planeta Siofn los seres tienen una vida sin pasión. Los supera saber que su nuevo cuerpo tiene fecha de vencimiento; ya no sienten estar en una vida verdadera con peligros y desafíos, incertidumbres, frustraciones.... se limitan a administrar su tiempo en redes psicofísicas a las que confirman su pertenencia con gestos tan automáticos, tan naturalizados en su inconsciencia (...)"
Por eso el hombre ruega que lo transfieran a un planeta de "sangre caliente" donde la vida merezca ser vivida. Donde pueda sentir de nuevo -como aquella remota vez- que cada instante es un principio y un final.



*De Eduardo Francisco Coiro. inventivasocial@hotmail.com








*


a veces el silencio
y la cara de espanto cuando la comida se quema en la olla de aluminio
a veces el silencio
y los dedos como pájaros de madera picoteados de humedad
a veces el silencio
y los relojes que se doblan en mareas interminables
a veces el silencio
y una muñeca intacta envejeciendo en la camita pequeña
a veces el silencio
y los perros, malditos perros, que insisten en ladrar a la luna pálida.

a veces el silencio
viste la desnudez
que no quiero cubrir



*De Paz Bongiovanni. pazbongio@hotmail.com











*


En los sueños narra o es conciencia un otro que no somos (o que somos secretamente) y cada personaje del sueño es la multiplicidad que somos. Porque no somos Uno, aunque eso sea nuestro deseo o nostalgia. Sólo escritores o actores hemos confraternizado con nuestra falta de sustancia.


*De Liliana Díaz Mindurry. lidimienator@gmail.com






***





Correo:


Para Jorge Isaías;
(YO SOY FANGIO- Inventiva)

Dónde se mató Marcilla.

Sobre la ruta nacional Once, en Recreo, justo donde nace la ruta a Esperanza, donde el auto derrapó y abrazó aquella nefasta columna.
Allí levantaron el monolito que lo memoriza, señalando aquel momento y aquél lugar donde siempre estuvo un control caminero permanente,
Todo un hito, aún hoy, llegando o saliendo de Santa fe al norte, o al oeste de la provincia.-
Recuerdo que con mi hermano mayor seguíamos todas las carreras de Turismo de carretera, a veces levantándonos a la madrugada para escuchar alguna largada, especialmente la vuelta de Santa Fe, que llegaba entonces a Reconquista; donde una vez en la largada,  en la etapa “de vuelta”,- yo tendría ocho años- y había trepado al palco para “saludar” a Marquitos Ciani, y me abrazó con una simpatía inesperada, y mientras una radio le hacía una nota, él me mantuvo abrazado y me revolvía el pelo riéndose...¡inolvidable!!!

Lo comparto, así:
Por aquella sana pasión de los fierros de entonces...

Saludos;
*Celso H. Agretti. celsoagr@trcnet.com.ar



***

INVENTREN
Próximas estaciones literarias:
  
J.J. ALMEYRA.
-Por Ferrocarril Midland-


GOBERNADOR ORTIZ DE ROZAS
-Por Ferrocarril Provincial-

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar



InventivaSocial
Plaza virtual de escritura
Para compartir escritos escribir a: inventivasocial@yahoo.com.ar

No comments: