Wednesday, June 04, 2008

EDICIÓN JUNIO...





*Foto de Valeria Marioni y Florencia Soler Abbate. hijasdelviento@hotmail.com



INVENTIVASocial
Edición JUNIO 2008

Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar






Crónica de lo que se carga en la mano*




Domingo Cualquiera
Por una extraña razón
Tu imagen se ha hecho presente,
Como un tropiezo
En lo alto de algún techo
O como una caricia
Lanzada desde una resortera.



Lunes (menos común que los demás)
Admiro en secreto tu mirada
Y el cálido reflejo de mis palabras,
Que resbalan trágicamente
Mientras guardamos silencio
Y hago como que no te veo.



Jueves (que más bien parece viernes)
Día por demás desastroso:
Tu mirada se hace risa
Cuando juego
A que nos encontramos,
Esperando sin prisa
Que pase el camión.



Día Cualquiera (que bien podría ser otro domingo)
Parece ser definitivo:
Aún no conozco
Palabra alguna para nombrarte
Pero sé de tu sonrisa
Y conozco la espera
Que comparto esporádicamente
A tu lado.



Otro Día, de Otra Semana
Esto no tiene remedio,
Y si lo tiene no he querido verlo:
Comienzo a soñar palabras
Con las que quisiera llenar tu nombre.
Describo sin suerte alguna
El subir y bajar de tu cabello,
Con el reflejo de tus mejillas
Que roban al pie de la letra
Mis deseos de acercarme.

Tus manos se sacuden,
Se juntan y se alejan,
Tal como solemos hacerlo:
Cada que somos separados
Por la llegada (algo trágica)
Del autobús de pasajeros.



*de hugo ivan cruz-rosas. quetzal.hi@gmail.com







Calibrando demonios*



Adónde será aquel País
aquella patria grande
soñada en trasnoches de café
aquel engranaje de esperanza
diseñado con tantas manos
voluminoso desperdicio de ideas
derramadas sobre los bares
cuando atragantó el galope del pecho
y con ojos abrillantados
lo imaginamos enorme
un País que nos contuviese a todos
debía ser desmesurado.

Y no estuvo tan lejos
escurrió de la mano como arena
repercute en la cabeza y en el estómago.

Duele la genuflexión al norte
ignorando lista de muertos
desnutrición estadística
(sin daños colaterales)
obviados los muertos vivos
que sobreviven con ojos yermos.

Alguien robó las ideas
destripó lo soñado
y en su lugar nos dejó
la pesadilla
de no despertar.


*de diana poblet. soydian@yahoo.com.ar








SOLEDAD*



Musgo sobre mi piedra.
Piel de lagarto sobre mi piel de víbora
Con dos cabezas
Una para esconder (¿Detener con la mano
el río de Heráclito …? )
Otra para enterrar los ojos en el charco cenagoso.
El mismo charco, pero otro charco.
Un teorema inconcluso intenta resolver
Ecuaciones de ayeres insondables.
Retratos de puertas tapiadas
El tiempo es un lazo de luz
o un puñal falaz, clavado
en el engaño que llamamos infancia.
Allí está.
Nunca me abandona.
Su mirada ausente tiene el olor de una manzana.
hecha de plomo y sangre.

Por las pendientes cenagosas de la nada,
resbala el cansancio.
No hay piedad.
La tregua se aleja lentamente.
La marca candente aún humea.
El desamparo galopa, montado en Rocinante.
Lorenza no ha encontrado a Dulcinea.
Nuevamente ha vencido el “Caballero de la Blanca Luna.”
He abandonado todos los caminos
Todos los caminos me han abandonado.
Todos, menos uno:
El laberinto triangular que une vida
y muerte.
Raza de ausentes.
Estertor de vinagre sobre llaga abierta.
Ceniza .Polvo sobre mi polvo.
Huéspedes fugaces.
Intentan regresar aquellos secretos,
enterrados,
en la boca sellada de la tierra .
Palabras nunca dichas.
Vino y sangre inútilmente derramados.
La sombra de una bandada de pájaros ciegos
oscurece y apaga la palabra sepultada en ruinas .
Ruina entre ruinas. En el aire un olor a nostalgia
lastima
hasta morir.
(Hasta Lázaro, ha llorado consternado, en la tumba del olvido)

Ah Que deseo absurdo
Que inútil esperanza de cielos imposibles.
Tatuada hasta los huesos
de visitantes que creí inmortales.
Unas manos, una mirada, un ojo acuoso,
mendigo.
Ah. paradojal recuerdo.
El país donde estuvimos nunca estuvo
Incompletud.
No queda nadie para hospedar
este despojo
de rosas y de ortigas
Un túnel solitario entre Escila y Caribdis
Ah ¡Qué tormentoso absurdo!
(La niña, en su bolsillo esconde,
un puñado de almendras,
un espejo y al OTRO )

Tres silencios
han convergido en la gruta
de un enero sonoro
Tres silencios y un grito.
Aun me lastima el implacable médano.
Los fantasmas que he amado son los mismos
fantasmas
que he odiado, tanto, pero tanto,
que aun me duele el costado derecho.
Cicatriz de piedra cosmogónica

Unidad de soles fragmentados.
Una mitad de gritos, otra de silencios.
Es la primera pena.
El último olvido.
Mucho antes que el espejo reflejara
la agonía del tiempo,
ya estaba allí,
acechando,
semen de una semilla de algún ángel caído .
Más sola que los muertos, en su primer lecho
de amapola
y noche .
Una noche de conjuros y rituales.
Circe ha perdido el zapatito a media noche
Laberinto de voces
de oro en una torre de Babel
El espejo bifronte refleja
la mas terrible soledad .La soledad de a dos.
Soledad.
Duramadre nacida de torcaza… o basilisco.
Hija de la propia noche que engendro
y me ha engendrado.



*de Amelia Arellano arellano.amelia@yahoo.com.ar







Lucisombra*




Siempre mira atrás

la sombra
plegada
derrapa por los huesos
cuelga
en las cicatrices

de espaldas

La luz
está del otro lado

como un foco distante
un sol a quemarropa

Da voces de claridad

Escarba

con tenacidad de jardinera

La luz ama la sombra
La desea

Se goza
en el encuentro demorado

La sombra en el exilio
le ofrece sus aullidos

y deja huellas
como oraciones frescas

para que la alcance



*de Martha Valiente. puertopegaso@gmail.com







Aproximaciones*



*Alejandra Pizarnik

Bs. As. 1956-1958 (Inédito)



Abrazando tu sombra en un sueño
Mis huesos se arqueaban como flores


*

Los bordes de silencio de las cosas
Lo callado que recorre la presencia de las cosas


*

Estos ojos
Sólo se abren
Para evaluarla ausencia


*

Quien me perdió
En el silencio fantasma de las palabras


*

Pasos en la niebla
Del jardín de lilas
El corazón regresa
A su luz negra


*

Quisieras vivir siempre
Como algo olvidado en la mano de un muerto


*

¿Por qué escribo?
Por qué me sollozo en madrugada
Por qué de pronto este sabor a canto de cisne
Esta espuma verde acumulada en la garganta

Mi corazón es absurdo como una máscara en la lluvia
El espanto lo asemeja al mar
Mi cuerpo es una invasión de tambores en el silencio de la noche

Por qué estas noches como un oasis para brujas
Por qué esta conjuración de ausencias
Este secuestro de la hija del viento

Me rodea en las noches una logia exterminadora
Te llamo y no vienes
Te amo y no vienes

Por qué viniste como el relámpago
Y me dejaste sola en lo devastado

Si escucharas mi rumor a celda minúscula
Poblada de agonizantes
Mi jadeo de asfixiada

Si de prono me vieras en la orilla del despertar,
Cantante enmudecida en la cima de su asombro
Si me vieras atada a tu rostro


*

Canciones ambiguas
De algún país arrasado por las lluvias
Canciones de campañeros
Memorias de algún hombre que la noche amó


*

Un pueblo de luz arderá en la sombra


*

Si un mar por una lira
Ángeles furiosos ahogó en el viento


*

Noche amada nunca como ahora
En que la pierdo
En lo incierto del día
Que rompe lo que me une a mi vida


*

Todos comprenden lo que nadie
Nadie comprende lo que todos


*

No lejos del alba nace el día
Visión de las últimas flores
La luz gira en mi rostro que esperaba
Las nupcias de los cuatro elementos


*

Siempre habrá el miedo de otras voces
El miedo de otras voces


*

Es tarde para reconocer el sol
El sol está y mis ojos cantan
El sol está su primavera es negra
El sol está y es tarde


*

Éste es mi invierno elegido
Éste es mi deber ante la niebla y lo confuso


*

El amor dibuja en mis ojos el cuerpo anhelado
Como un lanzador de cuchillos
Tatuando en la pared con temor y destreza
La desnudez inmóvil de la que ama

Así, en lo oscuro, fragmentos de los que amé,
Lúbricos rostros adolescentes,
Entre ellos soy otro fantasma

A veces, en la noche,
Me dijeron que mi corazón no existe
Pero yo escucho canciones ambiguas
De un país arrasado por las lluvias


*

Lo que no te dieron.
Lo que no te dan.
Noviciado atroz


*

Así iba yo devorando tinieblas
Una flor en mi mano de sonámbula
Una sonrisa ajena pegada a mis labios
Mi cuerpo desnudo como una palabra
Mis deseos abrazados a su imagen


*

Si solamente hicieran una hoguera en mis labios
Para quemar las sílabas que no se unen


*

El gran pájaro de cuerpo de paja teclea el invisible piano de viento


*

La luz amontonándose inservible a espaldas del sol. Niebla en el pozo. Hacer dibujos en un viejo muro rosado.


*

Pájaros polvorientos
Con sangre vieja en las alas
Flores de metal olvidadas
Telarañas enamoradas del espacio
En donde vive el tiempo que pasa


*

Se han ocultado
Entre los sonidos de la noche


*

El jardín triangular
Que oprimo en mi mano
Chorrea flores de agua
Abejas de perfume azul
Fosforecen como ojos enemigos
Incrustados en mi huesos


*

Soledad cerrada y dichosa
Promesas de súbito cumplidas
Como campanas en un amanecer helado


*

Detrás de las formas sin consuelo
El día se abre como un canto doloroso
Un alarido mágico formulador en el viento


*


Apenas remitida del cielo cerrada en donde yo era sin color y sin forma
Sólo una contemplada.
Apenas devuelta de crepúsculos
De playa sola, de corazón silenciosa.


*

Yo creo en los espejos


*

La noche canta amordazada
Corazones incendiados
En la memoria de mi boca
Me penetran vasos vacíos


*

En la cavidad iluminada
En que este instante es perla pródiga
Escucho el ronco abrirse de mi memoria
Como una puerta al viento


*

Si morir es memoria cerrada


*

Yo trabajo el silencio
Lo hago llama


*

I

Yo no canto, no celebro
No bailo desnuda y ebria
Sobre mi ataúd.
Pero yo le ruego al poema,
Yo le pido la luna al poema


II

He desatado el corazón de la lluvia

Antiguas baladas
Alimentaron mi silencio.


III

El amor es este viaje inútil, pero muy suave,
Al otro lado del espejo.

Tantas criaturas en mi sed y en mi vaso vacío.


IV

La niña que fui
Ahora en mi memoria
Entre mis muertos

De lágrimas se nutrirá mil años
De destierro el sonido de su voz


*


Yo vi ese rostro partir la mañana
En dos noches iguales.
Mi cuerpo se pobló de muertos
Y mi lengua de palabras crispadas,
Ruinas de un canto olvidado



*


COMO YO LA QUERÌA
Morir como muere un animal pequeño
En los cuentos para niños.

Eso tan terrible
Lleno de hermosura


*

Las cosas amarilleaban frente a mis ojos
Recién venidos de un sueño de otoño


*

Si la noche no es azul,
Si el verano es una lenta plaga


*

Habla al gran espacio vacío
En donde corre una niña
Que ya no reconoces

Sólo deseo no tener nada con nada


*

Has dicho tantas palabras
Que ya no te atreves a oírme llamar


*

En mis huesos la noche tatuada
La noche y la nada


*

Escribes poemas
Porque necesitas
Un lugar
En donde sea lo que no es


*

El aire se eternizaba
En aras plateadas o coléricas

Se puede morir de presencias


*

Hay un rostro salvajemente asomado al día
Que se abre en dos noches iguales

¿ Quién cantará al amor?
No yo.
Yo amo.



*

Y finalmente

Un himno sin desdicha
Un sueño como una estrella


*

Ebria del silencio
De los jardines abandonados
Mi memoria se abre y se cierra
Como una puerta al viento



*

Perdida en el silencio
De las palabras fantasmas
Si vivir es memoria cerrada
Quien me pierde
En el silencio fantasma
De las palabras


*

Zona de la visión perpetua
Yo la atravesé en un misterioso gemido.


*

Yo he dado el reino de mi edad a la noche de los cuerpos
Para saber si hay una luz detrás de la puerta cerrada.


*

En un lugar de temblores
Manos oscilan enamoradas
En la dulzura de mi rostro
Sobre tu oscuridad ardiente.



*Alejandra Pizarnik.

-Gentileza de de Florencia soler abbate florencia_soler_77@hotmail.com







Siete de oro*

-Fragmento-



Pero, sobre todo, lo que venía a descubrir mientras avanzaba y fumaba contra el viento de aquel pueblo del Sur era que también yo había tenido mi niñez.
Que podía relacionar estos momentos con otros, que podía asociar y elaborar, si lo deseaba, mis propios mitos y mi propia historia. Y que si las cosas y las voces que me rodeaban adquirían esta noche un matiz particular era porque encontraban su justificación a través de aquellas otras. Descubría, en resumen, que esa forma de andar entre la gente, ese mirar sin intervenir, tenían un antecedente. Que yo o alguien que se parecía a mí había dado los mismos pasos y había saboreado las mismas miserias. Aquella figura, olvidada durante tanto tiempo, ahora me salía al paso, venía en mi ayuda, me ofrecía un punto de apoyo. La fidelidad y el amor piadoso que descubrí en mí por aquel otro me tuvieron despierto toda la noche. Era como si hubiese vuelto a nacer.
Me esforcé por recuperar caras, costumbres, paisajes. Recordé la casa de mi abuelo, blanca, gastada, la primera al costado del camino en aquella aldea de montaña. Mi abuelo. Por lo tanto era cierto. Tantos años corriendo con la mirada fija hacia adelante habían terminado por borrarlo todo. Recordé aquella vez que había ido a verlo, después del ataque. Estaba sentado, no se movía, lo habían colocado cerca de la ventana enrejada, en un costado de la gran cocina. Se había hablado mucho del asunto. Alguien había sacado el revólver del armario y había ido a esconderlo a la casa de algún pariente.
No era hombre de vivir atado a una silla. Nadie por aquellas regiones había andado tanto ni conocía mejor los caminos. Partía de madrugada con su paso parejo y se perdía por esos senderos. Además estaban sus cuatro viajes a América, a las cosechas. Parecía increíble que también él hubiese pisado estas tierras.
En el verano, cuando iba a visitarlo, me llevaba con él. Pero esa vez ni siquiera pude hablarle. Me había sentado enfrente y no había sabido qué hacer. Mi abuelo no se fijaba en mí. Crispaba los dedos sobre la madera de la silla, apretaba los labios y miraba por la ventana, al polvo del camino.
Hubiese querido recordarle todo lo que habíamos andado juntos. En aquellos días nos levantábamos antes del alba y partíamos. Cuando amanecía ya estábamos lejos. Avanzábamos con vigor y alegría, sin gastar aliento en palabras o movimientos inútiles. Yo llevaba un sombrero de paja igual al suyo y me apoyaba en un bastón igual al suyo. Marchábamos hacia aquellas montañas azules. "En la otra guerra", decía él, "por esas laderas morían como moscas". El aire de la mañana me hacía cosquillas en la cara y me llenaba de energía. Bebíamos agua en los manantiales y, cuando topábamos con un grupo de casas, íbamos a visitar a algún conocido. Entonces él tomaba un vaso de vino acodado a la mesa y yo comía una rebanada de pan con queso. Las mujeres siempre querían hablar conmigo, me llevaban a ver los cerdos, el caballo, un ternero recién nacido en la penumbra del establo. Yo rechazaba las caricias de aquellas manos huesudas. Mi abuelo se reía de esa hosquedad mía, le satisfacía mi mal carácter, me daba una palmada cómplice en el hombro, decía que nos parecíamos. De él, sin duda, heredé el silencio, esa forma de seguir y de aferrarme. Aunque tenía un apodo que no cuadraría conmigo. En aquellos pueblos dispersos lo conocían como Toni Furbo, Toni Astuto. Pensándolo bien, nunca me enseño nada. Me paraba delante de las cosas y me las mostraba. Eso era todo. pero talvez hubiese una forma de aprendizaje en caminar a su lado, en ver su risa, la mueca con que paladeaba un vaso de vino, el gesto amplio con que clavaba la azada en la tierra.
Al anochecer regresábamos arrastrando una oveja o un cabrito que luego él carneaba en el establo. Trabajaba arremangado y manejaba rápido el cuchillo.
Despues inflaba la vejiga y la colgaba de una viga del techo. Sacaba los trozos de carne por la noche porque aquello estaba prohibido.
Un día fuimos más lejos que nunca. En la entrada del pueblo, al pasar bajo un pórtico, vimos manchas de sangre sobre las piedras. "Aquí colgaron a uno, ayer", me dijo. Y me alejó de allí tomado de la mano. Era la época en que hombres demacrados entraban sigilosamente en nuestra casa cuando caía la noche. Vestían sucios uniformes de soldados. El los llevaba al sótano, allí se cambiaban de ropa y volvían a partir a través de los montes. Al despedirlos les recomendaba que se mantuviesen alejados de los caminos. Una mañana encontramos a uno tirado entre las vides. Fue en ese mismo sendero donde él y yo matamos una víbora a bastonazos. Después mi abuelo lo contaba riéndose, en la cocina, y decía que había sido yo solo el que la había matado.
Esa última vez que nos vimos hubiese querido hablarle de todo eso. Y de aquella hazaña suya con la yegua recién comprada, cuando había desafiado al maquinista del tren. pero mi abuelo ni se fijaba en mí. Seguía arañando la madera de su silla y miraba afuera, desesperado.
Recordé también aquel último viaje para ir a su entierro. Las lágrimas de mi abuela y de mi tía al abrazarme, tantas que al final me habían dado ganas de llorar a mí también. El sentimiento de culpa que en algún momento me asaltó al descubrir que no sentía pena alguna. Las caras arrugadas de las viejas,
las caras oscuras de los hombres, aquella gente que acudía a acompañar a mi abuelo en su último paseo con la misma puntualidad y gravedad con que sembraba y cosechaba. Aquella caminata entre montañas, bajo el sol, hasta el cementerio ubicado en otro pueblo. Mi falta de interés por lo que estaba sucediendo y, en cambio, la avidez con que había vuelto a buscar los lugares donde estuve con él, la forma en que había evocado aquellas caminatas, las manchas sobre el empedrado, sus manos humeantes en la media luz del establo, los caminos. Y también de qué modo había creído intuir, muy confusamente, que algo conciliaba todo eso, que cada cosa participaba a su modo de aquel rito, en esos montes, bajo ese cielo, allí donde vida y muerte debieron de parecerme esa tarde una ceremonia paralela.
Recordé, recuperé cosas perdidas, me reconocí aquí y allá, caminé con aquel otro al que acababa de reencontrar, le mostré lo que ya había visto, lo que ya conocía, casas, piedras, lago, los sometí a su criterio, a su gusto. Me detuve en el muelle, como el primer día, y estuvimos escuchando el fragor
del agua. Fumamos. Pensé que estábamos lejos de aquellos sueños primeros, lejos de aquella inocencia, lejos de Salgari y sus héroes, pero que sin embargo aún conservábamos algo en común, aún podíamos identificarnos y conversar. Había cosas que nos unían, cosas escondidas. Ese temblor ante la
sangre, por ejemplo. Y ese escalofrío, tan difícil de definir, que aparentemente no significaba nada, pero que era como una marca de nacimiento, que tenía el poder de teñir y transformar cuanto se le sometía, que tenía que ver conmigo, con lo que yo era, con lo que había sido, más que ninguna otra cosa, ese escalofrío podía más que los años, más que las costumbres, más que las traiciones y los abandonos. Y así anduvimos por el pueblo, pasamos frente a los bares cerrados, subimos juntos por aquella picada, vimos pinos negros, las luces, la sombra de las montañas, el sendero, los arbustos, la casa bajo la luna, la ventana, nuestra cama.



*de Antonio Dal Masetto "Siete de oro", fragmento del capitulo 10.
Editorial Planeta, edición de 1991.






HOMENAJE*



El hombre abre un libro y descubre la siguiente frase: "...es inútil, en el mundo no hay nada tan sólido como un buen culo", la lee un par de veces, cierra el libro y se pregunta si será cierto, medita largamente sobre el asunto, intenta rescatar imágenes de cosas sólidas, cosas que alguna vez ha
visto o sobre las cuales ha leído, las recorre mentalmente una a una, descarta, llega a la más sólida de todas, Egipto, la Gran Pirámide, compara una y otra vez, no está conforme, no está seguro, por lo tanto decide comprobar con sus propios ojos y sale a la calle, seis y media de la tarde, hora fatal, y ve de todo, los ve de toda forma y color, hay algunos que tienen la luminosidad de un faro abriendo las tinieblas de una costa marítima y que acá, en esta calurosa hora de la ciudad, ofuscan la luz del
día e igual que el faro atraen a los navegantes solitarios y a los gimientes pájaros extraviados, y son sólidos, muy sólidos, hay otros que, en cambio, parecen revestirse de neblina, se ofrecen y se ocultan, aparecen y desaparecen y tratan de convencer a todo el mundo de su inexistencia, pero dejan en la imaginación heridas profundas e incurables, y también los hay tristes, que son una gran lágrima y tienen aspecto de penitentes y es como si se acusaran permanentemente y se golpearan el pecho y se sintieran
culpables por existir y estos son realmente los más peligrosos para los caminantes incautos y de corazón tierno, sólidos, perfectamente sólidos, y los hay juveniles, desenfadados, inocentes como una mañana primaveral, pero basta mirarlos un par de segundos para sentirse manejando a cien por hora en
un camino de cornisa y con los ojos vendados, hay otros que son como brasas y a su paso despiden estelas similares a los fuegos artificiales en la noche del 31 de diciembre, dejan el mismo fugaz chisporroteo y después se extinguen y lo que queda en el aire es un sabor de desencanto y de cosas inasibles, hay otros que son declaradamente bélicos, están pertrechados con múltiples armamentos, usan exóticos camuflajes, avanzan igual que a través de una selva asiática y nadie que entre en contacto con ellos está libre de
conflictos, hay otros que son evidentemente felices, están satisfechos de sí mismos, transmiten bienestar y todo el tiempo tienen buenas nuevas para comunicar y aletean de acá para allá como bien alimentadas palomas de la paz, y están los cínicos, una raza especial, que llevan una sonrisa grabada y esa sonrisa es puro veneno, practican la magia negra, la hipnosis, y cuando eligen a su víctima la dejan marcada para siempre, sólidos, muy sólidos, los hay anarquistas, que se deslizan entre la gente con una aparente indiferencia, pero que en realidad no hacen más que conspirar, los hay maternales, óptimos para los tímidos y los desamparados y que son como la imagen de un establo de Navidad, los hay malignos, que surcan la ciudad como aletas de tiburón a flor de agua, suscitando peligros y malos pensamientos, los hay difusos, difíciles de apresar, que se desplazan a distancias irreales, lentos y esquivos como peces de aguas profundas, todos sólidos, sumamente sólidos, en fin, el hombre los ve de todas clases,
armoniosos, agresivos, creyentes, ateos, exaltados, levemente espirituales, apáticos, trágicos, antiguos, farsantes, apasionados, tímidos, arrojados, prepotentes, y siempre sólidos, perfectamente sólidos, y después, hacia el final de la tarde, en una calle cualquiera, inesperadamente, broche de oro
de una larga y productiva cacería, el hombre se topa con uno tan uno que después de ese uno ya no tiene sentido seguir buscando otro, y ese uno es alto, solemne, una catedral gótica, dobla una esquina, cruza una avenida, es como un barco cargado de preciosas mercancías desafiando el mar con todas
sus velas desplegadas, va enfundado en una tela vaporosa, azul, transparente, y cuando un pie avanza en su sandalia y se apoya y después el otro avanza en su sandalia y se apoya, dentro de la tela azul cada vibración de ese uno es una nueva afirmación del universo, el hombre lo sigue durante un trecho, después se detiene y lo mira alejarse en el resplandor del último sol, se sienta en el primer bar, pide una cerveza, se rasca la cabeza y definitivamente resignado razona: "Es inútil, en el mundo no hay nada tan
sólido como un buen culo."



*de Antonio Dal Masetto.







3. CONCURSO DE COMPOSICIÓN
XICóATL „ESTRELLA ERRANTE“




BASES DEL CONCURSO:

ÁREAS:
a. Composición para piano solo
b. Composición para piano y electrónica
c. Composición para piano y trío de cuerdas

v Para todas las áreas deberán ser enviadas seis (6) copias de la partitura (eventualmente 6 cds de la parte electrónica). Los ganadores del concurso se comprometen a enviar los materiales necesarios para la ejecución (particellas, material electrónico) hasta el 31 de diciembre 2008, para poder realizar el concierto en la primavera europea del 2009.
v En relación con los medios electrónicos en caso de una ejecución de la obra, los organizadores ponen a disposición los amplificadores en la sala; la compositora / el compositor deberá poner a disposición los demás materiales necesarios para la audición.
INEDICIÓN: No se permiten obras ya publicadas, premiadas en otros concursos, aceptadas para un estreno o ya ejecutadas públicamente.
TEMA: Las composiciones deberán tener base o nexos con la música latinoamericana clásica o experimental.
DURACIÓN DE LA OBRA: Cada obra enviada podrá tener una duración máxima de 20 minutos.
ANEXOS: Adjuntar una breve nota explicando el origen, fuentes, técnicas utilizadas, nexo con la(s) cultura(s) latinoamericana(s) u otras descripciones de la obra de máximo una página. Este texto será usado como nota de programa.

ENVÍO: Enviar SEIS EJEMPLARES de la obra y de la nota explicativa utilizando pseudónimo o palabra clave. En sobre cerrado anexo remitir los datos personales (dirección, fax, teléfono, e-mail, foto de ser posible) y un breve curriculum vitae.

Alternativamente se puede enviar la partitura y demás anexos solicitados (en archivos separados) en formato PDF por correo electrónico a la dirección: euroyage@yahoo.de . La parte electrónica de la obra, en formato WMA o MP3 y máximo 99 MB, debe ser subida (upload) en la página www.rapidshare.com. En el e-mail de participación se debe indicar el link correspondiente donde puede ser descargado (download) tal archivo.

Fecha límite para el envío de los trabajos: 30 de Agosto del 2008.
Las obras premiadas serán estrenadas en la primavera europea del 2009 en Salzburgo. No se retornarán las copias enviadas por los participantes.

PREMIOS:
1. PREMIO: 1.500 Euros
2. PREMIO: 1.000 Euros
3. PREMIO: 500 Euros

* Menciones de Honor para los trabajos sobresalientes.

* Los resultados del concurso serán anunciados en el No. 87 del Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL (Abril/Junio 2009).

Remitir las copias y anexos solicitados a:
CONCURSO XICóATL
Schießstattstr. 44/9
A-5020 SALZBURG
- AUSTRIA –
o a: euroyage@yahoo.de

más informaciones encontrará en: www.euroyage.com

EL JURADO ESTÁ INTEGRADO POR:
KLAUS AGER (AUSTRIA)
JORGE ANTUNES (BRASIL)
ALICIA TERZIAN (ARGENTINA)
ROLANDO CORI (CHILE)
ORLANDO JACINTO GARCÍA (CUBA)

El 3. Concurso de Composición XICóATL „Estrella Errante“ es posible gracias al auxilio de:
v El Gobierno del Estado de Salzburgo
v La Alcaldía de la Ciudad de Salzburgo
v La Asociación Música en el Museo (MiM)
v La Asociación pro Arte, Ciencia y Cultura Latinoamericanos YAGE





DEL EDITOR DE INVENTIVA SOCIAL:



A los Amigos lectores de la edición mensual:

los invito a suscribirse a la edición cotidiana de inventiva donde encontraran literatura y artículos periodísticos elegidos.
El costo de la suscripción en Argentina es de 36 pesos anuales más gastos de transferencia bancaria o giro. Les ruego a quienes quieran y puedan incorporarse como nuevos suscriptores que me escriban a: inventivasocial@yahoo.com.ar

Saludos afectuosos.

*Eduardo F. Coiro. inventivasocial@hotmail.com



InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: