Sunday, April 17, 2011

A CABALLO DEL FUEGO...




*Ilustración: Walkala. -Luis Alfredo Duarte Herrera- http://galeria.walkala.eu



CUANDO LAS LILAS VUELVAN*



Si las lilas regresan.
Diles que no la he olvidado.
Como no olvido su brevedad de pájaro
El secreto del rezo.
Y sus manos, incendiando pañuelos.

Su vuelo de hembra a caballo del fuego.


Dile que el perfume de los cirios
es alimento de mi sangre y de mis huesos
Dile también que cuando resbalaba
era para caer en el pozo profundo de su mirada clara
Y en la falda de su falda
hasta el miedo era leve.

Dile, que a su sombra aprendí
que las espigas no solo se mecen con el viento
sino también con el aliento de la rosa.

Cuando las lilas vuelvan, diles
que ya he partido, pero la antorcha aún yace encendida,
que su llama jamás fue traicionada ni extinguida.

Cuando las lilas vuelvan, diles
que no la he olvidado.



*De Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar









EN CAMINO*


Cada huella sabe a distancia,
deja su marca testimonio
impregnada de rocío.
Es secuencia de momentos
inscriptos en calendarios,
con sabores indecisos
de imágenes en espejos.
Nos miramos, no nos vemos,
partimos cada minuto
hasta traspasar el tiempo.


*De Emilse Zorzut. zurmy@yahoo.com.ar









VENTA DE CASTILLOS*



La moda de comprar castillos en Europa y trasladarlos piedra a piedra a Estados Unidos ha llegado a los países del Golfo. No es de extrañar que las grandes fortunas en petrodólares se apuntaran a esta fórmula y el tener un castillo en una duna del desierto es ahora un símbolo de riqueza, poder y cultura.

Los precios que se pagan ahora por estos castillos son mucho mayores que cuando empezó la moda, por ello, los actuales compradores exigen que en el traslado no se extravíe nada, controlando hasta el menor detalle el inventario realizado en el mismo día de la compra.
A tal efecto, han creado unos controladores a los que llaman jocosamente "Controleitors" para tener la seguridad en el traslado. Únicamente cuando estos "Controleitors" han estampado su firma en el documento de inventarios, certificando que se ha trasladado todo lo comprado, se libera el restante 80 % del pago, congelado en un banco suizo como garantía.
Aún y así hay casos en los que se presta a discusión, como el traslado del mes pasado del castillo de Plumkier en la Renania, que al inventariar en la llegada los "Controleitors" congelaron el pago ante la falta de tres fantasmas que sí constaban en el inventario inicial.


*De Joan MATEU. joan@cimat.es
Barcelona - ESPAÑA







Aquella mirada*


Por aquel pedacito de cielo mirábamos el mar, él se maravillaba con el paisaje. Después me acariciaba y hablaba de la belleza de mi rostro, mis manos, mi pelo.
Mucho tiempo después descubrí que era ciego.


*De Cristina Villanueva. libera@arnet.com.ar







"Pampa Libre"*


*Por Osvaldo Bayer


Pampa Libre, el hermoso nombre. Pleno de sugerencias, propósitos y poesía.
Era el nombre que los trabajadores rurales pampeanos le pusieron a su periódico anarquista allá por los años '20. Algo épico. Sus luchas por la dignidad del trabajador de la tierra, por su cultura, por sus sueños, por una sociedad en libertad y en igualdad. Un escritor pampeano, Jorge Etchenique, ha publicado un libro sobre ese periódico y el movimiento libertario de aquella época en esas tierras verdes, planas y llenas de futuro. Un libro que hace a la historia del ser humano, a sus ideales, a sus
sueños. Lo iba a presentar en la Feria del Libro de Buenos Aires el día asignado oficialmente a La Pampa, pero le dijeron: "No". ¿Quién? Nada menos que el ministro pampeano, Néstor Torres. Así lo declaró la funcionaria de La Pampa que está a cargo del área de Cultura. Al mismo tiempo fue descartado el libro Edgar Morisoli, el poeta del Sur, de Ana Silvia Galán. Nada menos que Morisoli, el poeta de esos soles y noches pampeanas, de esas distancias y verdes, de esos silencios. Prohibir a un poeta. ¿Todavía ocurre eso en la Argentina, después del espanto de la desaparición de jóvenes y libros? Sí, en la Feria del Libro no podremos escuchar a ese poeta que escribió:
Esta es una provincia para querer de a poco,
para encender de a poco sus lámparas
dormidas
y que el viento choiquero despabile su llama
de antorcha peregrina,
mientras encueva el llanto su carapacho oscuro
y sube cielo adentro la ternura escondida.
Sugiero que como demostración de la verdadera democracia, en la Feria del Libro de Buenos Aires, todas las demás provincias, en su espacio, les den lugar a los escritores Etchenique y Morisoli para presentar sus libros.
Sería un ejemplo de que la Argentina se aleja de los restos de aquella educación cursillista y de extremaunción con que se nos quiso acorralar en la falsedad de lo que está permitido y lo que está prohibido. ¡Pampa Libre para todos los argentinos!
Pero en nuestra tierra de selvas, pampas y aguas infinitas -y de ciudades confusas- ocurren también cosas muy positivas. Por ejemplo, esto sucedido en Azul. Los alumnos y los docentes -más los padres de los alumnos- votaron cambiar el nombre del colegio General Roca por el de Arbolito. Sí, increíble, pero pleno de coraje civil. Una noticia que hace temblar a toda la Historia instituida en el pasado desde el poder y nos dice que esa Historia también la hicieron los de abajo, los que jugaron todo por hacer valer la dignidad, la vida. Sí, Arbolito, el ranquel que puso fin a la vida del coronel Rauch, aquel militar europeo contratado por Rivadavia "para exterminar a los indios ranqueles". Ese coronel que nos quiso imponer los principios occidentales y cristianos, y escribió ese comunicado que lo dice todo: "Hoy, para ahorrar balas hemos degollado a 27 ranqueles". Y la sociedad argentina aceptó esa injusticia de la historia oficial y por eso una ciudad bonaerense se llama Coronel Rauch, para vergüenza de sus
habitantes. De ahí que hoy tiene tanto valor para el sentido de la vida humana y de la ética de la Nación, que una propia población cambie el nombre de un colegio de ese otro genocida, Roca, por el del "indio" que, al no haber Justicia, hizo justicia con su propia mano.
Allí estaremos, en Azul, el martes próximo, para asistir al acto de cambio de nombre. Y por supuesto irán conmigo los miembros del conjunto de rock Arbolito, que han llevado a la juventud ese mensaje de no aceptar nunca la glorificación de los genocidas y sí reivindicar a los héroes del pueblo.
Pero también en la ciudad bonaerense de Coronel Rauch hay reacciones.
Por ejemplo, la entidad llamada "Arbolitos, espacio educativo para el desarrollo del arte", una verdadera muestra de lo que es la búsqueda de la estética y de la ética a través de las formas y contenidos del arte. El nombre lo dice todo.
Esas cosas también ocurren en nuestra Ciudad de Buenos Aires. En momentos en que la Legislatura cordobesa le quitaba el nombre de Agustín Tosco a su avenida de circunvalación, en esta ciudad la Escuela Nº 2 del distrito 16 del barrio de Villa Pueyrredón pasó a tener el nombre del heroico dirigente obrero. El martes 31 de mayo se realizará el acto de imposición del nombre del querido Gringo Tosco. Todo por voluntad de los alumnos, docentes y padres de los alumnos. Uno de éstos pronunció palabras muy justas. Dijo que Villa Pueyrredón tenía un pasado obrero, con fábricas que ya no están y que por eso era muy justo lo de Tosco, porque recordaba a un obrero que supo representar a la gente del trabajo.
Pero, desde hace meses, nuestra ciudad es permanente prueba de una injusticia contra la cual no se hace nada, se mira hacia otro lado. Es el campamento de los qom (los tobas), que han venido desde Formosa para instalarse en el centro de Buenos Aires. Ahí, en la 9 de Julio y Avenida de Mayo. Ahí están, día tras día. Esperan la devolución de tierras que les fueron quitadas en "La Primavera". Tierras ancestrales. Claro, se le dio preferencia a un particular que dijo haber comprado esas tierras, que desde hace siglos son comunitarias de esos pueblos originarios. Se los desalojó con violencia inaudita -dos muertos- y no les quedó otro remedio que eso: la protesta con la presencia en la Capital del país. Allí están. Es necesario buscar una solución. El diálogo. Reconocerles el derecho a la tierra donde viven desde generaciones. Dejemos de mirar hacia otro lado al pasar junto a ellos. Hay que seguir el ejemplo del Superior Tribunal de Justicia de Neuquén, que acaba de reconocer el derecho del pueblo mapuche sobre su tierra comunitaria y le dio un rotundo "no" a la empresa minera china que pretendía extraer cobre con gran consumo de agua y sustancias tóxicas en Campana Mahuida, zona habitada desde siglos atrás por la comunidad mapuche.
Esto sí que es mirar hacia el futuro respetando los derechos históricos.
Este es nuestro país, pleno de contradicciones, pero también de hechos que podríamos calificar de heroicos. Que nos hacen recordar una vez más a aquella Pampa Libre con sus aspiraciones de lograr que esa tierra rica también fuera una tierra justa. Ojalá alguna vez logremos que esas dos palabras, "pampa libre", puedan definir una Argentina para siempre; libre y justa, y generosa como nuestras interminables llanuras.


*Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-166384-2011-04-16.html








PASAR LA POSTA*

Crónicas del Hombre Alto (n° 65)


Todo grupo humano que se organiza en pos de un fin no lucrativo y estructura su funcionamiento en base al trabajo desinteresado de sus miembros va atesorando una serie de pequeñas gestas, momentos memorables que se hilvanan en el tiempo como felices corolarios de la quijotada cotidiana, instancias históricas que generan una mística de entrecasa, un patrimonio anímico que fogonea el deseo de continuar con el esfuerzo a pesar de las frecuentes contrariedades.

A lo largo de sus doce años de vida, la Asociación Cultural El Puente (entidad de la cual soy uno de sus socios fundadores) ha acumulado varios de estos momentos memorables. El más reciente de todos ellos ha sido el festival de rock que organizamos días atrás con la intención de recaudar fondos para la reapertura de nuestro centro cultural independiente.

Por cierto, no hubo ese fin de semana acontecimientos espectaculares ni asombrosos. Al fin de cuentas, y en tren de ser concretos, todo podría resumirse diciendo que el festival fue un éxito, que trabajamos mucho y bien, que disfrutamos haciéndolo, que los músicos y el público se fueron satisfechos y que, en cuanto a las expectativas económicas que teníamos, las mismas se alcanzaron con creces. Está claro, sin embargo, que esta enunciación meramente informativa poco dice acerca de la profunda dimensión humana que tuvo para nosotros lo ocurrido durante esas dos noches. Lo destacable en estos casos, se sabe, suele tener menos que ver con el éxito logrado que con el modo o el contexto en que dicho éxito se hizo posible. Podríamos mencionar, entonces, la alegría de la labor compartida. O detenernos en lo reconfortante que es sentir que se pertenece a algo que nos trasciende. O recordar a Oesterheld asegurando a través de El Eternauta que “el único héroe válido es el héroe en grupo, nunca el héroe individual, el héroe solo”. Pero, por sobre todas las cosas, habría que destacar –siempre y cuando me sea permitido el posible neologismo- la “transgeneracionalidad” de la movida. Es decir, la feliz convivencia, dentro del grupo organizador y ejecutor del festival, de individuos cuyas edades abarcan un amplio arco que va desde los 24 años a los 60.

Supongo que explicar aquí las múltiples bondades que acarrea esa feliz convivencia sería una obviedad. Tampoco creo que haga falta ponerse a pontificar sobre la importancia de la participación juvenil en iniciativas solidarias. Lo que sí requiere algún tipo de aclaración, estimo, es el porqué de mi interés en estos temas y de la relevancia que les confiero.

Sucede que cuando yo era un veinteañero con inquietudes culturales, tuve la enorme fortuna de cruzarme en la vida con unas cuantas personas mayores que yo, que con actitudes muy puntuales, exentas de toda impostura, me revelaron una ética cuyos códigos contribuyeron en forma decisiva a orientar mis búsquedas. Frente a esos hombres y mujeres siempre tuve la certidumbre de estar en deuda y, por ende, la imperiosa necesidad de ofrecerles un reconocimiento. Yo percibía en ellos esa desazón íntima que suele acompañar a todo idealista, esa impresión vitalicia como de estar siempre al borde del orsai existencial, y me parecía injusto. Quería obsequiarles una señal concreta e inequívoca que los desagraviara de tanta ingratitud, de tanta indiferencia, un homenaje vital que les permitiera sentir que no se habían equivocado siendo como eran y actuando como actuaban. Quería demostrarles que vivir sembrando semillas de utopía no había sido en vano, que desde la otra orilla de los años alguien más joven valoraba su esfuerzo y recogía su legado.

Creo no exagerar si digo que todos mis emprendimientos relacionados con tareas de difusión cultural están directamente vinculados con este mandato autoimpuesto. Al fin y al cabo, eso es tomar la posta: hacerle a otros las cosas buenas que otros han hecho antes con nosotros.

Mas sucede también que los años han pasado y uno se descubre meditando sobre estos asuntos desde la vereda opuesta. De tanto en tanto, entonces, la pregunta desoladora sobrevuela nuestro idealismo cuarentón y encanecido: ¿quién habrá de recoger, a su vez, nuestro legado?

Pues bien, el festival de rock ha sido la demostración palpable de que ya hay quienes (sin siquiera sospechar que lo están haciendo) comienzan a dibujar la respuesta. Asoma la buena gente a quien habremos de pasarle la posta. Los veinteañeros con inquietudes culturales ahora son ellos, este puñado de chicos y chicas que ostentan con desparpajo DNIs que empiezan con 3, que apuestan al compromiso con una causa que hacen propia y a la cual defienden con un entusiasmo contagioso. Gente que cuando habla de El Puente dice “nosotros”, dice “mi casa”. Gente que se pone la camiseta no para lucirla en la foto, sino para transpirarla.

Impacientes, apresurados, a veces imprudentes, es imposible no reconocer en ellos reflejos del que uno fue cuando tenía su misma edad. El tiempo resolverá sí tal analogia les fue o no venturosa. Mientras tanto, habrá que celebrar nuestra mutua compañía en el camino. Al fin y al cabo, eso es pasar la posta: compartirla para que se propague y multiplique en nuevas postas, sembrar para que otros cosechen y puedan así sembrar para que otros cosechen y así.

Única estrategia posible, estoy seguro, para que el juego y el fuego no se acaben.



*De Alfredo Di Bernardo. alfdibernardo@fibertel.com.ar





Correo:


CONCURSO DE CUENTO O RELATOS*
(2011)



De los participantes.


Art. 1°

Podrá participar toda persona que habite el suelo argentino, mayor de dieciocho años. Quedan inhibidos de participar los integrantes de la Comisión Directiva de la A.S.I.S.T. y el cuerpo docente de todos los
talleres que funcionan en la misma.



Del tema.


Art. 2°

El tema de los relatos se referirá, en esta primera ocasión, a historias o anécdotas de inmigrantes en la República Argentina, sin distinción alguna de su procedencia.




De la presentación de los trabajos.

Art. 3°

Los trabajos se deberán presentar por triplicado, en hoja A4 y en letra Times New Roman 12, con espacio de 1,5 líneas.
No deberán exceder las treinta líneas por página -márgenes: 2.5 cm superior e inferior y 3 cm derecho e izquierdo-
Cada cuento o relato no deberá exceder las tres (3) páginas.


Art. 4°

Los trabajos serán firmados con pseudónimo. Cada participante podrá remitir hasta dos (2) trabajos, firmados con el mismo pseudónimo.


Art. 5°

Junto con el/los trabajo/s se adjuntará un sobre que contendrá los datos del autor: Apellido y Nombre; Dirección Postal y/o Correo Electrónico; teléfonos y breves antecedentes literarios y de actividad profesional, si los tuviere.
En el anverso del mismo figurará: título de la obra y pseudónimo del participante.


Art. 6°

Los trabajos deberán remitirse, hasta el 30 de junio de 2011 -el matasellos postal se tomará como válido- a:

Asociación Italiana de Santo Tomé
Concurso de Cuentos o Relatos sobre Inmigrantes
25 de Mayo 1935
(3016) Santo Tomé (Santa Fe)

o bien, entregarlos personalmente en la sede de la Asociación (de Lunes a Viernes de 16 a 20).



Del jurado.


Art.7°

El Jurado estará integrado por tres escritores y podrá constituirse desde las fecha cierre del certamen, 30 de junio, hasta el 15 de agosto de 2011; seleccionará diez (10) relatos, uno por cada autor. Su decisión es inapelable. Estará coordinado por una persona designada por la A.S.I.S.T.


De los premios.


Art. 8°

Los diez relatos seleccionados por el Jurado serán impresos en una edición especial; la misma se hará entrega en un acto que oportunamente se determinará en cuanto a fecha, hora y lugar, siendo responsabilidad de A.S.I.S.T. comunicar a los interesados. Se deja aclarado que deberá realizarse en el transcurso del corriente año.
De importancia: los seleccionados deberán remitir, vía correo electrónico con documento de texto adjunto el trabajo seleccionado y su curriculum, a la dirección de mail más abajo consignada. Si no pudiere, deberá realizarlo a través de un CD con el documento grabado y el mismo contenido mencionado.


De los trabajos.


Art. 9º

Los trabajos no seleccionados, serán destruidos a los dos meses del dictamen del jurado, siempre y cuando el autor no los reclame en tiempo y forma.


Art. 10º

El sólo hecho de participar en el presente concurso da por sentado el aceptar la reglamentación, ajustarse a ella y no realizar reclamos posteriores.


Art. 11º

Todo lo que exceda a estas Bases será considerado por el Jurado y la Comisión Directiva de la A.S.I.S.T., a través del coordinador designado.





Direcciónes de correo electrónico para consultas:

beatrizst@arnet.com.ar


Dirección de correo electrónico para envío de trabajos seleccionados:

cachoagu@yahoo.com.ar


Dirección postal para envío de CD grabado con el trabajo seleccionado:
Ver artículo 6º del presente reglamento.




*


En la Facultad de Ciencias Sociales de Lomas de Zamora y a partir del 26 de abril del 2011, el escritor Eduardo Pérsico expondrá y coordinará Seis Encuentros sobre Cultura Popular Argentina, cada martes de 15 a 17 horas. Los mismos abordarán:


El lenguaje lunfardo en la literatura y la letra de los tangos.

Angel Villoldo, Pascual Contursi y contemporáneos, de 1900 a 1920.

Enrique Cadícamo, Celedonio Flores, Enrique S. Discépolo y el escritor Roberto Arlt, en el golpe cívico-militar contra el gobierno de Hipólito Irigoyen en 1930.

El afrancesamiento de la cultura nacional y la visión histórica del escritor Héctor Pedro Blomberg.

Homero Manzi, Cátulo Castillo y Homero Expósito, tres notorios poetas del tango.

Enrique Santos Discépolo y la vigencia de sus letras durante décadas.


Agradeciendo su difusión los saludamos muy cordialmente.
*Eduardo Pérsico. epersico@telecentro.com.ar



*

Inventren Próxima estación: ORDOQUI



Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: