Saturday, February 15, 2014

UNA MÍNIMA PARTE DE DICHA O DESCONSUELO...

 
 
 
 
 
*Obra de Walkala. Luis Alfredo Duarte Herrera (1958-2010).
-En Aurora Boreal. Walkala: un homenaje in memoriam
 
 
 
*
 
 
una escama
de realidad soporta
el peso casi inocente
de cruces, atajos,
superposiciones, desvíos
 
se impregna
de la humedad de este día
absorbe su calor, su vértigo
su olor a arena rancia
 
no pide más pretextos
que el de la música que apaña
cada resto de sí
 
una mínima parte
de dicha o desconsuelo
parece decir
que todavía
 
*De Valeria Cervero. valecervero@hotmail.com
 
 
 
 
 
UNA MÍNIMA PARTE DE DICHA O DESCONSUELO…
 
 
 
 
 
 
 
Ficción*
 
 
 
nuestra voluntad es un ángulo
una licencia dentro de una botella
el agujero en una palabra
 
no intuimos
pero sentenciamos
como si de eso se tratara sangrar
 
armamos rodillos de vendas con el lenguaje
simulando el desgaste de los cuerpos
bajo el rudo telón de las sábanas
 
y presionamos a una vasija de barro
a hablar con la voz de las campanas
o tan agudo, como le sea posible.
 
No intuimos
pero sentenciamos
como si de eso se tratara sangrar
 
 
*De Marcela Lokdos. lokdos1@yahoo.com.ar
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
CERRO LEONES*
 
 
 
Está Cerca de Bariloche el cerro, y más que un león yacente parece un cachorro de San Bernardo, y nunca hubo leones sino pumas, pero el sacerdote que lo descubrió para los que acabarían con los tehuelches vio un león. Así ocurrieron las cosas en esta extensa y bella América, renombrada y transformada por los recién venidos, que daban en descubrir lo que fue ocupado siglos por razas morenas, y en nombrar las cosas según lo que sus europeos ojos podían hallar en semejanza. Fue un cerro entonces una campana, otro una catedral, y las palabras nativas se enterraron debajo de vocablos lejanos, así como en el litoral contó el poeta que los ojos marrones retrocedieron expulsados por el lino, que multiplicaba en flores celestes los ojos azules de los que bajaban de los barcos.
Pero allá arriba, en el cerro donde moran las águilas y sobrevuelan los jotes, podemos asomarnos con el espíritu sobrecogido a las cuevas que fueron taller de fabricación de armas para la caza del guanaco y de los pequeños ciervos que alimentaban a hombres de dos metros de altura, y mujeres de un metro setenta. Envueltos en pieles los tehuelches, con obsidiana tallaban la piedra para sus flechas. Nunca condescendieron a la sedentaria agricultura ni a la cría de ganado. Lo harían los mapuches, llegados porque el hombre blanco los empujaba desde arriba, desde el norte que iban ocupando sin resquicio pese a los inmensos campos vacíos.
Allí arriba están las cuevas, allá desde donde se puede ver el amplio horizonte y el cielo más amplio aún, dos infinitudes inabarcables. Las montañas lejanas, los lagos espejando el alma y calmando el viento en azul.
Podemos admirar las plantitas empeñosas en florecer entre las piedras, esas piedras que se rompen como papel, como hojaldre colorido, con sus vetas rojas de hierro y amarillas de azufre, y ese piso impalpable de polvo volcánico.
Y podemos tratar de hallar las pinturas rupestres, apenas una huella imperceptible, como imperceptible es la huella de los antiguos moradores, muertos ya, desaparecidos de esta Patagonia que los vio retroceder a las sombras de un tiempo que se confunde con el Tiempo, con la Historia, con la vergüenza de las masacres, la sífilis, el alcohol que les destrozó lo sagrado que habitaba en ellos. No entendían lo que propiedad privada significa, y cuando los blancos les mermaron el guanaco, cazaron entonces esos bichitos blancos que también servían para comer. Eran ovejas, no pertenecían a la tierra como todos los animales le pertenecen, tenían dueños de extraña lengua y extraña vestimenta, y más extraña aún concepción de lo que el mundo es y de cómo está ordenado el universo. Los blancos los cazaron a ellos como ladrones.
Podemos entonces mirar las cuevas. Somos intrusos, lo sabemos. No nos llevamos nada. Quizás, con suerte, aprendemos algo.
Y después nos internamos en el volcán. Porque así nació esta elevación, con fuego, con el encrespamiento de la tierra que escribe sin letras pero deja los signos que narran una saga de milenios sobre el lomo del planeta.
Nos metemos en el volcán como quien nace. Volvemos al útero de la madre Tierra por una abertura estrecha que nos obliga a acuclillarnos primero y a reptar después, cuerpo extendido hacia la obscuridad profunda de las profundas entrañas de lo obscuro.
 
 
Otra caverna. La luz del guía, un reflector conectado endeblemente a una batería, que recorre las paredes de ángulos geométricos, picos y quebradas, y muestra un lago de agua helada y limpia, absolutamente calmo, ajeno al afuera, ignorante del viento, abrazado a sí mismo; un lago transparente, frío, un ojo de agua que nos devuelve la mirada, indiferente.
Y es la experiencia de lo subterráneo, de la semilla que aguarda, de las raíces, de las ciudades de los muertos. Apagar la luz, sentir la obscuridad y el silencio sin atenuantes. Cada uno de nosotros está solo, es pequeño. Cada uno de nosotros es un punto de frágil sangre, de mínima carne dentro de las entrañas de la tierra que crece a nuestro alrededor con forma de animal yacente.
Estamos solos allí. Cada uno. Por un momento los sentidos nos cortan los puentes con el afuera. Dentro del volcán. Dentro de nuestros cuerpos. Estamos solos allí, como siempre, pero ahora lo notamos.
Cuando bajo sorteando piedras recupero el cielo, veo las águilas, los jotes, siento el viento. Ellos se quedan. Los tehuelches se quedan también. Aunque no los haya visto también se quedan.
Sigue acostado el león, el puma. Sigue dormido el animal yacente. Pero escucho el rugido, todavía escucho el rugido.
 
 
*De Mónica Russomannorussomannomonica@hotmail.com
 
 
 
 
 
 
 
 
Pájaro*
 
 
 
El pájaro esquiva tu cabello
y vuela al fondo plano
justo al atardecer.
Un arpa suena inquieta
besando tus párpados de pan;
tus lenguas se pasan
por mis dedos nocturnos
y quedan rastros en mi memoria.
Traigo tu canción en mi camisa
y tus célibes tropiezos
liberan huevos dudosos
atados por siglos a la cintura
del letargo.
Sé que allanará la raíz,
con vínculos en las páginas
lubricará las letras,
húmedas de ti
será fácil que crezcan
en mi espalda
como vértebras del pájaro
que calla en las pieles de los juncos
y circulan en las avenidas.
Pájaro, pájaro, pájaro.
 
 
*De Daniel Montolydanielmontoly@yahoo.es
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Lecciones sexuales de una azafata*
 
 
 
 
*Por Juan Forn
 
 
Cuando Amelia Earhart se perdió con su avión en medio del Pacífico en 1937, mi padre tenía catorce años. Arlt escribió una crónica formidable sobre la desaparición: “No se sabe nada de Amelia Earhart”. Arlt se sentaba al lado de la teletipo en la redacción de El Mundo; de los cables que llegaban elegía uno y a partir de esas pocas líneas escribía su crónica del día siguiente. En este caso imaginó la misma noticia escuchada por radio en diferentes lugares del mundo (“Se busca a Amelia Earhart en el Círculo de Howland”). Todos los que oían la noticia miraban hacia el cielo: un lustrabotas en Nueva York, un telegrafista en Atacama, una señora por la calle Florida, un geólogo en una estación polar del Artico, un cronista de sociales en un crucero por el Caribe, un mecánico en un hangar de Australia. Siempre que leo esa crónica agrego a mi padre a la lista, lo imagino volviendo del Nacional Central en tranvía a su casa, porque así lo contaba él: decía que los canillitas de Buenos Aires anunciaban en las esquinas que seguía sin saberse nada de Amelia Earhart (Arlt: “El Círculo de Howland no existe, sólo hay agua y tiburones como torpedos alevosos y un peñasco microscópico que habitan las aves y dos coolies descalzos que palean guano. Amelia Earhart tenía treinta y ocho años, la cara de la actriz Catalina Hepburn y las manos largas y los dedos finísimos del pianista Brailowsky”).
Mi padre amaba los aviones. Aunque fue ingeniero de caminos, por presión de mi abuelo, se pasó la vida mirando al cielo: cuando jugaba al golf (su otra pasión), cuando volvía de trabajar y se sentaba con una cerveza helada en el balcón, cuando hacíamos cada verano el interminable viaje en auto a las sierras de Córdoba (íbamos por una ruta que él mismo había construido, pero de lo que te conversaba, en el trecho del viaje que te tocaba sentarte a su lado, era de los aeródromos que había al costado de la ruta, de los biplanos fumigadores que sobrevolaban los campos, de las estratocúmulus y cirrus y cumulusnimbus que flotaban en el horizonte). Nunca se decidió a hacer el curso de piloto, pero terminó teniendo una compañía de aviones de carga: a los cincuenta años, su mejor amigo, que era piloto, le propuso que dejara todo y se asociara con él. Fueron los años más felices de su vida. Tenían tres aviones nomás, pero llevaban carga a todas partes del mundo, ésa era la tarea de mi padre, que siempre fue cerebrito: la logística de los viajes y de las cargas. El estaba en un escritorio y su amigo volaba. A veces él también iba. Una vez me llevó. Yo tenía catorce, ya nos llevábamos a las patadas, en un intento de acercamiento partimos en uno de sus aviones. Llevábamos caballos a Virginia, los boxes de los animales ocupaban todo el avión, salvo dos cuchetas ínfimas pegadas a la cabina. Antes de despegar el copiloto amartilló una pistola: “Están sedados pero no queremos rosca si se ponen locos allá arriba”. Aterrizamos en Washington, estuvimos sólo un día y volvimos. Ese día en DC se limitó a una visita interminable al Museo del Aire, mirando hasta el tedio el avioncito de los hermanos Wright, el Spirit of St. Louis de Lindbergh, el Lockheed Electra de Amelia, el jet de Chuck Yeager.
Por el lado de mi madre también había aviones: tenía agencia de viajes, la invitaban seguido a lugares raros, promociones de nuevos destinos turísticos, siempre hacía esos viajes con mi padre, que aprovechaba el status de invitado para pedir pasar a la cabina de los pilotos en el avión. Pero además mi madre tenía una amiga de la infancia que era azafata de Pan American de larga data. No sé si yo idealizo o las azafatas de antes podían rozar los cincuenta y seguir siendo atractivas, por no decir irresistibles. Las azafatas de antes encarnaban ese ideal de mujer que es absolutamente femenina y a la vez tiene cabal complicidad masculina con los hombres. Trudy Firmat era así. Jugaba al golf con mi vieja, venía seguido a casa, en esas visitas siempre terminaba charlando con mi viejo de aviones, sentados los dos en el living, ella de piernas cruzadas en una butaquita, con un vaso de whisky en la mano y un cigarrillo en la otra, discutiéndole mano a mano los pros y los contras de modelos de avión, rutas aéreas o estilos de pilotaje. Por Trudy Firmat, cada vez que leo el nombre Amelia Earhart, un resorte en mi cabeza replica: Pancho Barnes.
El mito dice que Amelia era la aviadora más rápida de su época, pero en 1930 Pancho Barnes batió ese record histórico (297 kph) y fue la primera mujer en volar a más de trescientos kilómetros por hora. Pancho había nacido Florence Barnes de padres ricos en California, pero a los dieciocho se escapó de su casa con un amigo y embarcó en un carguero a México. El viaje de vuelta lo hicieron en burro. El amigo era flaco, Florence era rellenita, unos mexicanos la vieron igualita al compadre de Don Quijote y la bautizaron Pancho: pensaron Sancho pero les salió Pancho. El apodo prendió igual y Florence fue Pancho desde entonces. Tomó su primera lección de vuelo en 1928, con un veterano de la Primera Guerra. Con sólo seis horas de instrucción ya volaba sola. Compró su propio avión y recorría la región haciendo un show aéreo con un amigo paracaidista. Uno de los hermanos Wright firmó su licencia de piloto (pero como era bien sabido que estaba en contra de que las mujeres volaran, Pancho se disfrazó de varón para el examen y para la foto del carnet). Fue doble de riesgo en la película Los Angeles del Infierno de Howard Hughes, inauguró la ruta aérea a México, probaba aviones para la Lockheed, decía que Amelia se llevaba toda la publicidad porque su marido (el promotor GP Putnam) la comercializaba sin escrúpulos y la obligaba a proezas aéreas que estaban por encima de sus capacidades. De hecho, cuando Amelia desapareció en 1937, Pancho dejó de volar, pero siguió siendo un piloto entre pilotos, porque compró un rancho pegado a la Base Edwards, en el desierto de Mojave. Al principio sólo les vendía leche y huevos, pero el rancho pronto se convirtió en el segundo hogar de aquellos pilotos que iban a convertirse en los primeros hombres en viajar al espacio. Todos ellos iban a descomprimir al rancho de Pancho, hasta que sus esposas la acusaron de tener un burdel y los jefazos de la Base Edwards le expropiaron la tierra, y mi viejo, según Trudy Firmat, era igual de necio y retrógrado que esos jefazos y esas esposas; sólo una cabeza así podía creer que Amelia Earhart era mejor piloto que Pancho Barnes.
Me acuerdo nítidamente de la escena porque para entonces yo también tenía mi complicidad con Trudy, pasaba cada tanto por su departamento a buscar los discos importados que me traía de sus viajes, estaba perdido de amor por ella, y cuando subió el voltaje en aquella discusión sentí de golpe que mi viejo y ella eran amantes, y eso me voló la cabeza. Al día siguiente fui con cualquier excusa a su departamento y, con una torpeza que les ahorro, intenté perder mi virginidad con ella. Trudy me agarró de la cara con las dos manos para aplacar mi embestida, secó con sus pulgares las lágrimas de ira que me caían por las mejillas y me dijo en voz muy baja, su boca a centímetros de mi oreja: “Me gustan las mujeres, pichón”. Por eso, cada vez que leo el nombre de Amelia Earhart hasta el día de hoy, una voz en mi cabeza susurra con lúbrica añoranza: Pancho Barnes, Pancho Barnes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
«L'amour» *
 
 
 
hay un flujo que gira como pájaro
sostenido en la célula hace espirales
los movimientos en tiras son leguas de fuego
y alcanzan la sombra del triángulo
el espíritu ríe en los límites
del cincel que frota la pelvis ardida
en el vientre plano gorgotean los polvos
crispan la piel extensa y sus bifurcaciones
 
el amor es un hilo sordo.
 
 
Natalia Lara. cpc.larag@hotmail.com
 
(Venezuela)
 
 
 
 
*
 
más acá de la lengua
la ternura de las hojas
ese temblor silencioso
que la brisa deposita
cuando nos mueve los labios
 
 
 
*De Alejandra Alma.
https://www.facebook.com/alejalma
http://alejandraalmapoesias.blogspot.com.ar/
 
 
 
***
 
 
INVENTREN
Próximas estaciones:
 
LA RICA
-Por Ferrocarril Midland-
 
SALADILLO NORTE
 
-Por Ferrocarril Provincial-
 
-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar
 
Al salir de la Estación de empalme Ingeniero de Madrid, el Inventren sigue un doble recorrido por vías del ferrocarril Midland con destino a Puente Alsina, y por vías del ferrocarril provincial con destino a La Plata.
 
 
-las estaciones por venir en el ferrocarril Midland:
SAN SEBASTIÁN.  J.J. ALMEYRA.  INGENIERO WILLIAMS.
GONZÁLEZ RISOS.  PARADA KM 79.  ENRIQUE FYNN.
PLOMER.   KM. 55.   ELÍAS ROMERO. 
KM. 38. MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.
LIBERTAD.  MERLO GÓMEZ.   RAFAEL CASTILLO.
ISIDRO CASANOVA.  JUSTO VILLEGAS.  JOSÉ INGENIEROS.
MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE.  ALDO BONZI.
KM 12.  LA SALADA.  INGENIERO BUDGE.
 VILLA FIORITO. VILLA CARAZA.  VILLA DIAMANTE.
 PUENTE ALSINA.  INTERCAMBIO MIDLAND.
 
-las estaciones por venir en el ferrocarril  Provincial:
 
GOBERNADOR ORTIZ DE ROZAS.
 JOSE RAMÓN SOJO.  ÁLVAREZ DE TOLEDO.    POLVAREDAS.
JUAN ATUCHA.   JUAN TRONCONI.    CARLOS BEGUERIE.
FUNKE.   LOS EUCALIPTOS.     FRANCISCO A. BERRA.
ESTACIÓN GOYENECHE.    GOBERNADOR UDAONDO.   LOMA VERDE.
 ESTACIÓN SAMBOROMBÓN.   GOBERNADOR DE SAN JUAN RUPERTO GODOY.
GOBERNADOR OBLIGADO.   ESTACIÓN DOYHENARD.   ESTACIÓN GÓMEZ DE LA VEGA.
 D. SÁEZ.    J. R. MORENO.     EMPALME ETCHEVERRY.
ESTACIÓN ÁNGEL ETCHEVERRY.  LISANDRO OLMOS.  INGENIERO VILLANUEVA.
ARANA. GOBERNADOR GARCIA.  LA PLATA.
 
 
InventivaSocial
Plaza virtual de escritura
 
Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.
 
 
 
Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
 
INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
 
Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyright de cada obra queda a cargo de cada autor.
Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.


No comments: