Thursday, September 18, 2014

¿ES EL TIEMPO UNA NARANJA PARIDA EN LA BATALLA?



*Dibujo de Erika Kuhn.









ABREVANDO*



Abrevando distancias en tus ojos.
Porque te tengo y me tienes, como un banco.
Una silla de paja. Un prado oloroso de rocío.
Como zapatos viejos. Una casa en la luna.
Reverenciando tus muertos y los míos.
Tus manos toman la forma de mi copa caliza
Gritos escarchados entibian el pozo del deseo
Yo, hija de rosa arponeada y puñal diamante.
Ura acurrucada en tu sangre de felino y ciervo.

Detrás del espejo esperabas. No mientas a tu sombra.
Escondido en la obcecada manía de ejercer la vida.
Llevabas golondrinas muertas en tus manos.
Yo, un puñado de ángeles caídos. Moribundos.
Agonía de la flor ajada y mutilada.
Fue allí cuando las palabras desorientaron las arterias.
Con descalzos cabellos abrí la puerta y los puertos.

Y se dio el pacto entre lagartijas y ciruelas.
Un apretón de manos y párpados de impiadosos pañuelos.
Y tu boca y el agua de las flores en el tumulto de mareas.
Yo, en puntas de pié en la noche, me asomaré a tus sueños.
Tú, esperarás en los pasillos de sangre apresurada.
Las tarántulas a veces son flores de ceibos.
Mientras tanto en noches afiladas, potros.

Pacto. Alianza. Renuncia. La luna no es mortal.
Ven. No quiero irme. Vete. Mira mis manos.
Ven, te detengo porque no te tengo.
Jamás florecerán nuestras flores de sal.
Mis manos. Crepusculares lirios morados y cipreses.
Quiero beber y el lodazal canta a la frígida sed.
Los espectros se alojan en mis sierpes y me toman.
Una lágrima se esconde presurosa en tu mirada.

Abrevando espinas en tus ojos.


*De Amelia Arellano. amelia.arellano01@yahoo.com.ar









¿ES EL TIEMPO UNA NARANJA PARIDA EN LA BATALLA?








Fiesta de disfraces*



Del vestido negro que abrazaba  su cuerpo de mujer  y lo realzaba, surgían unas enormes alas blancas... El contraste enloqueció a Superman.
Volaron, cuando volvieron a la  tierra ella se sacó las alas  y él el traje con el sinuoso, centrado,  poder  de la ese. Tuvieron miedo a la desilusión del otro y se alejaron


Sin embargo sobre la alfombra ínfimas  partículas de cielo brillaban


*De Cristina Villanueva. libera@arnet.com.ar










Rilke anotado*



El día me deja encapuchada en la desesperanza, una aleta de pescado me cierra la garganta, pasa el ave y la mastica. Entera.

Es el viejo regurgitar de las pestañas, la consolada imagen del becerro que nada:
en el ventarrón de proa va su mirada.

No porque sea el mío día del repudio a la tortura, ni tampoco, porque se borren de mis lágrimas
los matices del rojo
que hoy existe este absoluto cansancio del no ser
que revienta en espumas
salivándose.

¿Es el tiempo
una naranja parida en la batalla?
Que se me escapa, que se ya yendo, que
se ha ido, y con sonido falso, el día de mi nombre.
Mi pensamiento va contigo, para estrecharte fuerte, y desearte
millones de cantares y ninguna muerte. Es mi última estela
hermoso cormorant aun asido de mis alas.


*De Marta Raquel Zabaleta. mzabaletagood@gmail.com












Fatalidad de los Espejos de la Lluvia*



*De Sergio Borao Llop. sbllop@gmail.com

Afanosamente llovía sobre los innumerables paraguas que poblaban las avenidas y se abrían hacia el cielo gris, como un gesto desafiante. El rítmico redoble de la lluvia trabajaba con paciencia las aceras, las copas oscilantes de los árboles, el colapsado tráfico, las solitarias chimeneas que habitan los tejados, los verdes setos que flanquean la glorieta. Caía de costado contra los ventanales de los pisos altos, tras los cuales podían verse, espaciadamente, rostros confortados al sentirse inmunes al caprichoso trajín de la naturaleza. Envolviendo la ciudad en un húmedo abrazo ineludible, llovía aquella tarde en que descubrí a Irene.
(Sí, porque más que un encuentro, fue un descubrimiento, un abrir los ojos a una luz desconocida, casi un deslumbramiento. Fue como si la multitud apresurada de pronto no existiera, como si en toda la plaza no hubiera nadie más, nada más que ella y las baldosas blanquinegras, brillantes a causa del agua que corría vertiginosa sobre ellas, buscando los desagües; ella abandonadamente sola, pequeña, majestuosa, improbable, caminando sin prisa y sin paraguas bajo la furiosa calma del agua que caía.)
Llevaba el pelo mojado; gruesas gotas de agua resbalaban por su rostro, hermoso y acaso algo triste, uniéndose después en la caída al torbellino de las otras gotas y estallando con ellas al contacto del suelo, frío e inflexible, formando una misteriosa melodía que se propagaba por el aire fresco del atardecer urbano.
(Su pelo corto y empapado, sus ojos asombradamente abiertos y mirándome. A mí, que tampoco llevaba paraguas; a mí, con el pelo lánguidamente pegado a las sienes y a las orejas; a mí, que al igual que ella, caminaba con calma dejándome llevar por la irreprimible nostalgia de las tardes lluviosas; a mí que la miraba con idéntico asombro.)
En una tarde tan oscura, tan llena de nubes, un paraguas parece la más elemental de las precauciones. Pudo ser, entonces, un alarde de indiferencia o de temeraria arrogancia lo que nos unió bajo los porches de unos grandes almacenes. Nos miramos sin poder, sin querer evitar la risa, sin esforzarnos en sofocar la carcajada que nos provocó la visión de nuestro propio aspecto de perritos mojados y vagabundos.
(Pero era otra cosa, algo más trascendente, más sutil; era un devorar de ojos, un tratar de disimular la propia turbación, un disfrazar con risas aquello que, indescifrable aún, ya nos estaba incendiando por dentro)

Después, como un violento ataque de vergüenza, sobrevino el silencio. Fue el momento de las miradas esquivas, de los gestos delatores del naciente nerviosismo. Con impotente resignación, observamos la multitud embozada que surcaba con impaciencia las aceras en dirección a sus casas, a sus trabajos, a sus diversiones. Nuestra espera nos brindó el deleite de la contemplación de esas escenas que suceden todos los días y a las que, por desgracia, somos casi siempre ajenos: La tarde que declinaba, las calles vaciándose, las farolas llenándose de luz y alumbrando la imperturbable cortina de agua que no cesaba, las puertas de los almacenes cerrándose, la noche llegando con todas sus promesas y todas sus decepciones y todas aquellas ventanas iluminadas allá arriba. Y aquí, tan sólo nuestras sombras, conscientes de la inutilidad de la espera (porque se adivinaba en el cielo cargado de nubarrones la inutilidad de tan larga espera) y a pesar de todo
(pero sabíamos el motivo, íntimamente lo sabíamos, como se sabe de repente que alguien, al otro lado del mundo o del tiempo, está llorando)
prolongando nuestra estancia allí, como si algo impalpable y certero nos retuviese bajo la protección de los ensombrecidos porches. En un momento impreciso, nuestras bocas se abrieron simultáneamente sin llegar a emitir sonido alguno, y fue otra vez la risa, el tibio temblor de sentirse, por un instante, reflejo de otros actos. Después, inesperadamente, nos besamos.
(no la besé, no me besó; fue un acercamiento mutuo, una llamada paralela que juntó nuestras bocas, y nuestros destinos, frente al sonido monótono de la lluvia golpeando inquebrantable el asfalto por el que, a esa hora, no circulaba nadie)
Un beso largo, cálido, desesperado; un hundirnos en mares inesperados y abismos confortables; un despertar,  acaso.  Sentí,  como un desgarramiento, su lengua abandonando mi boca, sus labios separándose de los míos,  sus ojos   que  me miraban con gratitud, con infinito cariño, con incurable tristeza. Cuando quise hablar,  su mano se posó suavemente sobre mi boca.  Luego,  sólo pude contemplarla mientras se alejaba bajo la lluvia sin un adiós.

En días sucesivos, busqué con ansia su adorada figura entre las multitudes. Frecuenté monstruosos hipermercados, tranquilos parques, bulliciosos bares nocturnos, calles insoportablemente transitadas y calles vacías. En vano fatigué librerías, hoteles. Sin mayor fortuna, inspeccioné tiendas de paraguas, perfumes o flores. A veces, creí adivinarla al fondo de atestados corredores o en algún restaurante, tras las vidrieras.
Otras tardes lluviosas, tuve la dicha de compartir con ella improvisados refugios, cálidos besos, interminables silencios de ojos atrapados sin salida. Luego, solíamos caminar bajo la lluvia sin preocuparnos de evitar los gruesos chorros de agua que se precipitaban desde arriba, desde los desagües de los tejados, y se deshacían en violentas embestidas contra el empedrado gris de las aceras. Ibamos dejando atrás las calles sin nadie, las tiendas cerradas, los bares repletos de gentes que charlaban y reían bulliciosamente prolongando al máximo el retorno, el temido regreso a sus casas, a los cotidianos problemas domésticos,  a la incomparable sensación del hogar-dulce-hogar.
La costumbre nos hacía caminar sin rumbo, acaso dando vueltas a una plaza, o deslizándonos por callejas mal iluminadas que desembocaban en avenidas infernales, que cruzábamos con rapidez en busca del sosiego de las   otras calles, menos concurridas, más acordes con nuestro propio deambular enmudecido. No podría decirse quién elegía los itinerarios. Era como si el azar nos guiase a su antojo, para separarnos inequívocamente en una esquina, al borde de un semáforo parpadeante o en la puerta de alguna discoteca de moda.
Fue una de aquellas tardes cuando, no sin asombro, me fue deparado el placer de escuchar la añorada melodía de su voz. Frente a una pequeña puerta acristalada, clavó sus negros ojos en los míos y, con mucha dulzura, con innegable pasión y tal vez algo de miedo, dijo:
- Aquí es donde vivo. Me gustaría que subieras.
(¿Habré de confesar que ese tan deseado sonido consiguió turbarme?    ¿Me atreveré a declarar que despertó en mi alma fuegos que jamás ardieron antes de ese instante y esa voz? ¿Diré, finalmente, que un maremoto de música inundó mi mundo, sordo e indiferente hasta entonces?)
Y naturalmente, subí. Me maravilló el alegre apartamento de aquella muchacha frágil que tanto me enternecía, y cuya presencia tanto lograba pacificar mi atormentado espíritu. Incoherente, anacrónicamente, osé pronunciar palabras, intentando elogiar la decoración, mostrar mi fascinación nacida de aquellos colores, de aquellos cuadros, de aquel silencio cargado de melodías anunciadas. Pero fue su mano la que tomó mis manos; fueron sus labios los que apagaron, elocuentes, las vacías frases que comenzaban a formarse en mi boca herética, y volvieron a sumirme en las profundidades de un cielo húmedo y dulce.
Sin embargo, nuestras ropas y nuestros cuerpos estaban mojados y nos hacían sentir las punzadas del frío.
(frío de soledad, frío de círculo de tiza alrededor, frío de atardeceres sin nadie y sin esperanza de nadie)

Una ducha tibia, relajante; un ponche caliente, unas suaves caricias, un desatar las antiguas ligaduras que nos aprisionaban al suelo cotidiano de quienes vagan sin rumbo por las inclementes calles de la vida, y supe que me quedaría allí, que no regresaría más a la insufrible humedad de mi triste habitación. Todos los fantasmas del pasado, toda la incomprensión, todas las heridas, quedaban definitivamente atrás. Ahora, Irene me abría las puertas de un nuevo sendero, tan diferente que hasta los más íntimos recuerdos habían de ser desterrados sin posibilidad alguna de regreso.
Asistí, casi con incredulidad, al nacimiento de nuestra propia primavera, hecha de miradas cargadas de promesas, de caricias llenas de ternura, plenas de suavidad y de cariño, de música. Todo era mágico: el delicado gesto de desvestirnos con la timidez del primer encuentro, el arduo descubrimiento de nuestros cuerpos, como un juego, la incomparable languidez del primer beso al abrigo de las sábanas, el pulso acelerándose lenta e inexorablemente, el fuego desatado devorando labios, mejillas, hombros, incandescentes curvas, maravillosos recodos de carne palpitante, las manos recorriendo con avidez y algo de torpeza incontrolable cada centímetro de piel, convirtiendo en hogueras nocturnas nuestros cuerpos; cuerpos que se buscaban sin descanso entre mares de sudor y ternura, cuerpos que se estrellaban y rendían, cuerpos que se arracimaban sobre el blanco cuadrilátero sin conceder la mínima tregua, cuerpos sedientos y entregados cuya sed no pudo ser saciada.
(Y entonces lo supe; lo supe en la incomparable perfección de sus besos, en el cálido contacto de sus labios, en el dulcísimo aroma de su cuerpo tibio y frágil, en el sabor excitante de su piel enardecida, en la cadencia melancólica de la música que llenaba el ámbito de la acogedora habitación; lo supe en el empapelado azul de las paredes, en el pausado repiqueteo de la lluvia sobre el alféizar de la ventana, en el llanto desconsolado que resonaba blandamente en el piso superior. Con infinito pesar, lo supe, y ella también debió intuirlo porque, de repente, nos miramos y en nuestros ojos brillaban lágrimas gemelas, irreales afluentes de un amor condenado por los dioses. Entonces nos abrazamos con fuerza. Un llanto violento, convulsivo, azotó nuestros cuerpos hasta que el cansancio se nos apoderó de la consciencia y nos condujo hacia las vastas regiones del sueño, dejándonos en la más completa indefensión frente al alba futura)
Después, los días se precipitaron en veloz carrusel. Cada instante compartido lograba unirnos un poco más, al tiempo que nos iba separando del resto del mundo. Cada noche, nuestros cuerpos se buscaban con frenesí sin conseguir hallarse, como si perteneciésemos a dimensiones diferentes, como si estuviésemos tratando de amarnos a través de un cristal odioso e indestructible, lo mismo que si una invisible barrera alejase brusca e irremediablemente nuestros cuerpos ávidos de pasión, hambrientos de placer, deseosos de dar y de recibir ese amor que crecía desproporcionado en nuestro interior y que, a pesar de todo, no llegaba nunca a consumarse de forma definitiva.
Pero todos estos desencuentros, en contra de lo esperado, nos acercaban más y más, nos forjaban diferentes a esas otras personas que pueden sonreír con satisfacción tras el vertiginoso instante del orgasmo que les arrebata, nos otorgaban un doloroso e indeseado privilegio que lograba unirnos de una forma brutal que descartaba de antemano la idea de una separación que, acaso, hubiese resultado aún más insoportable.
(Pero todas aquellas flamígeras miradas de amor
todas las palabras susurradas
todas las caricias recibidas
las descontroladas lenguas deslizándose por la tibieza de las pieles y entrelazándose, repentinamente vivas, en nuestras bocas lujuriosas
la temerosa ejecución de otros juegos eróticos de innecesaria
enumeración y doloroso recuerdo
las otras palabras, atroces e inútiles...)
NADA. Lo mismo que el saldo definitivo de una caja registradora estropeada. Pero nos retenía la esclavitud a ese amor que se nos escapaba por los ojos y en cada gesto de nuestras manos, que se desbordaba en nuestra sangre (que alguna vez vergonzosamente derramamos) y que nunca acababa de definirse, de concretarse en algo real, en algo que pudiésemos llamar nuestro, en algo que poder recordar años después, cuando sólo la soledad y el tedio viniesen a ocupar los infinitos atardeceres de encierro en habitaciones frías, silenciosas, insoportablemente luminosas y sin nadie.
(Curioso que fuese a llamarse Irene. Y qué bonito nombre, pero ¡qué cruel! Porque Ire y después ne. IRE, como un ofrecimiento, como una caída voluntaria y vertiginosa en el tan deseado torbellino de pasión, en el mágico caleidoscopio de manos, labios y sonrisas uniéndose en extrañas figuras y desatándose contra la tristeza de los atardeceres otoñales...
Y después NE, como una negación, como una falaz contradicción, un inexplicable rechazo que consiguió herirnos con una intensidad jamás presentida. Curioso también que yo (¡a pesar de todo!) nunca me hubiese parado a pensarlo, a examinarlo en esta forma dolorosa, acorde, en cierto modo, con la realidad, con nuestra propia y cruda realidad de amantes sin esperanza y sin posible consuelo)
Una noche lluviosa, abominable, nos separamos para siempre.
Tal vez fue la vida (porque encontramos en otros lugares, con otras gentes, aquello que no habíamos podido hallar en nuestro desmesurado y fallido amour fou) quien nos arrancó (como se arrancan los pétalos de las flores, como se podan los árboles, como se mata) de los únicos brazos capaces de proporcionarnos un pequeño destello de felicidad, esos mismos brazos en los que no nos fue permitido encontrar el placer. Sí, fue la vida quien nos empujó por caminos distintos e irreconciliables; por caminos que se fueron distanciando más y más a medida que en nuestros corazones crecía intolerable la nostalgia, y también la certeza implacable de que nada merecería la pena en medio de esa soledad multiplicada de las multitudes refugiadas en el ruido.
Hoy sé que acaso fue posible otro desenlace, pero entonces éramos demasiado jóvenes, demasiado impacientes. Ahora que el tiempo ha pasado y la insatisfacción se ha asentado definitivamente en mi carne, tan sólo me resta la vaga esperanza de que alguna tarde lluviosa, una de esas tardes lluviosas que aprovecho para salir a pasear sin paraguas por las calles de la ciudad, ella se pare frente a mí y me estreche entre sus brazos empapados, me bese con sus labios húmedos y me conduzca de nuevo a su casa (si es que aún existe, si alguna vez existió) donde ambas nos debatiremos una vez más bajo la blancura imperfecta de las sábanas, en busca de ese momento increíble que sabemos no ha de llegar, y nos fundiremos  en un solidario abrazo de impotencia, de saladas y ardientes lágrimas, de amargo sabor a derrota prevista de antemano, hasta que el sueño venga de nuevo a liberarnos, a traernos de vuelta de ese mundo pretendidamente real en el que cada una de nosotras es un reflejo difuminado de la otra (hasta en el nombre, ¡cruel coincidencia! hasta en el nombre) y en el que no podemos, en el que nunca podríamos ser plenamente felices.
Tan sólo la esperanza, las preguntas sin respuesta, el obstinado recuerdo del único amor; y acaso una sorda rabia que ya casi ni siento, un despiadado rencor hacia los dioses de la lluvia inconsistente, que me condujeron hasta Irene para arrebatármela luego como un siniestro juego, como una burla sádica. Pero ya está anocheciendo y mi marido no tardará en llegar. Como cada tarde, debo secar estas lágrimas, estas saladas lágrimas que cualquier día van a ahogarme, y preparar la cena; una sopa caliente, unas tortillas, un soportar abrazos, caricias y besos no deseados, una fatigada entrega, el sueño llegando poco a poco...










Dar la vuelta
(al cuerpo)*



Pegada a tus decires,
aprendí a dar la vuelta
a bancarme el hueco,
a tus caprichos constantes.

A sentir el dolor que acosa
la tensión del músculo,
el cansancio,
el desgano.

A la soledad intestinal abrumadora.
Las heces amarillas.
Una columna vertebral
eternamente torcida.

Me dominabas, me ponías a tus pies.
Ahora te tengo, es decir te manejo,
te porto, te pongo a raya,
a límite.

Camino de tu mano.
Y ante tu padecer
estoy
en franca retirada.


Con el hueco,
disfruto plenamente.
Soy mujer,
tengo un cuerpo.

No es saber del médico.
Dar la vuelta,
es cosa de discurso.


*De Cecilia E. Collazo. psic_collazo@hotmail.com
-De Poética Despiadada . Editorial Imaginante 2013









CANINOS Y MOLARES*




Deseamos, todos, un mundo justo. No lo logramos en nuestros pequeños espacios, en nuestras casas minadas por antiguas ofensas, rencores, palabras dolorosas, abandonos y reproches. Pero deseamos, no me cabe dudas, un mundo justo.
No queremos guerras ni hambre, no deseamos el mal en abstracto, intentamos ser justos mientras eso no choque con nuestros intereses del hoy día.
Y hay gente que ha decidido no matar animales ni ser parte de la matanza. Dejan primero la carne, luego el pollo, luego el pescado, y algunos, inflamados por el amor a los animales tampoco tocarán la leche extraída de vacas cautivas ni los huevos de gallinas criadas bárbaramente en jaulas estrechas.
Desde la dieta intentan quitar un poco de crueldad a este universo, delgados y hermanados por cierta beatitud más ligada a la debilidad que a la santidad.
Llevan sus viandas a las reuniones, consumen bovinamente sus ensaladas y como los pájaros y las ardillas tragan sus semillas y frutos. Hablan sobre la nutrición y están al tanto de vitaminas, minerales y aminoácidos, compartiendo su entusiasmo mientras los oyentes devoran su pedazo de vaca o piensan en el aroma espeso de un pollo a la portuguesa.
Mientras rallan su zanahoria, en oriente hay guerra; mientras compran su aceite de oliva, en la calle una aborigen extiende la mano marrón al nivel del suelo, al mismo nivel de los esclavos que jamás desaparecieron de la historia. Mientras un hombre remoja sus lentejas, un benteveo roba el pichón de una paloma, y en el río un pez devora a otro.
En el campo las arañas cazan libélulas, los perros matan cuises, las lechuzas atrapan en silencio un murciélago.
En un universo de cacería y dientes, de púas y uñas curvas, algunas personas no comen vaca, ni cerdo, ni aves de corral. Las quintas que proveen a los vegetarianos de sus verduras ocupan el campo donde ya no viven los yaguaretés, la ropa que usan se hace con el algodón sembrado donde ya no hay monte y ya no hay tucanes.
Los vegetarianos desearían retrasar la historia, disminuir el número de humanos, que no hubiese, quizás, humanos en absoluto. Y desearían que el león yazga con el cordero y que los halcones coman hojitas de laurel, y que al borde del mar no destrocen las orcas a los lobos marinos.
Pero no se puede. Habría que empezar de nuevo, y pedir al creador que cambie las reglas, baraje de nuevo, ponga orden en esta gran carnicería.
Los vegetarianos posiblemente pecan de soberbia, desean ser más justos, ellos, que el universo del cual forman parte. Desean ser más justos que el creador, más justos que la naturaleza, más bondadosos que cualquier Dios.
Pero no se puede.
Me causan una melancólica ternura Gabriela con sus paltas, Roque con sus espinacas, un pequeño gesto de humana voluntad frente a lo inhumano del universo. Dichosos ellos que creen en la posibilidad de la justicia.


*De Mónica Russomanno. russomannomonica@hotmail.com









*


le pedí prestada
la lengua a la mariposa
para poder nombrarte
mamá

le pedí prestados
los ojos a las mantis
para llorarte verde
mamá

y para llorarte azul
tomé prestado
el corazón de una rana
mercedes del valle
mamá de yo hijo

para acariciar de nuevo tu olor a tiempo
tus ojos donde entraban al mundo
los barcos pesqueros
de sirenas doradas
y de peces que no tenían
donde caerse muertos
por el frío

mamá mamaíta mercedes de mis años

le pedí prestados a los elefantes sus trompas
para buscarte profunda en la ceniza
para olerte el cabello como un árbol de manzanas
una vez más
una solita vez más en el tiempo/


*De León Peredo. gustavojlperedo@yahoo.com.ar






*

“Se llega a un punto en el cual se dispone de tanto silencio que las palabras te hablan, ofreciéndose acompañarte en tu abismo.”


*De Daniel Montoly. danielmontoly@yahoo.es




***

INVENTREN
Próximas estaciones literarias:
  
J.J. ALMEYRA.
-Por Ferrocarril Midland-


GOBERNADOR ORTIZ DE ROZAS
-Por Ferrocarril Provincial-

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar



InventivaSocial
Plaza virtual de escritura
Para compartir escritos escribir a: inventivasocial@yahoo.com.ar


No comments: