Friday, December 19, 2014

OTROS CAMPOS DE BELLEZA ARMADA


*Obra de Walkala. Luis Alfredo Duarte Herrera (1958-2010).

-En Aurora Boreal. Walkala: un homenaje in memoriam
http://www.auroraboreal.net/index.php?option=com_content&view=article&id=1367%3Awalkala&catid=94%3Apintura&Itemid=160









OTROS CAMPOS DE BELLEZA ARMADA

-Textos de Reynaldo García Blanco. regabla@cultstgo.cult.cu






y hubo en mi corazón una batalla
entre la sangre/aire/y la tinta/
tierra/y la tinta derrotó a la sangre/
y fui feliz/pero nunca jamás
escribiré en el fuego
con una llama.

Juan Gelman







I PARTE

CARTAS, VIAJES &  BARES



En el Bar del Hotel de France
Pierdo el tiempo para ganar la esperanza.

Jorge Teillier







ALFONSINA Y EL BAR



No es posible que te llames así
y que vengas a este sitio

Los parroquianos cantan en desorden
y tú humedeces el cristal

¿Lágrimas
o escorpiones?

Esto he de contarlo
por ahora lo escribo

Que te llames Alfonsina
y vengas en las noches a llorar
donde los hombres vienen a reírse de la muerte
y el comienzo de la primavera.






DILECTO ROQUE DALTON (REVISITADO)


Dilecto Roque Dalton infierno o paraíso donde te encuentres hace un rato hablábamos de ti. Llovía  en Medellín y la temperatura era de diez cervezas bajo cero .Yo estaba muy triste porque mi ventana daba al barrio de las putas y nosotros hablando de Gramsci y Benny Moré como si no hubiera otro cielo otra migaja otra Mater Dolorosa .Allá abajo los pendejos de la historia ponen banderillas, se van diciendo que no hay Marx que dure cien años ni Engels que lo resista .Vuelven las cervezas y se confunden con el oro de la espuma, con el humo de las amapolas y ya no hay muro de Berlín ni de las lamentaciones . Como si todo fuera tan fácil y no hay una vitrola  con Silvio Rodríguez o Alí Primera. Viejo Roque del cielo cae nostalgia y unos muchachos del setenta cantan a todo galope con David Bowie Space Oddity y Medellín bien vale una visa. Dilecto Roque dentro de tres días estaré en La Habana de puro malecón y cuatro trenes después en Santiago de Cuba la ciudad para héroes. Vuelve otra  ronda de cervezas del país pues como dice el slogan cervezas claras conservan amistades. Alguien pregunta por Fabricio Ojeda y Rudi Dutshke se cambia de asiento. Guillermo Lobatón enciende un cigarro y dilecto poeta si vieras a Stokely Carmichael haciendo de ciudadano Kane. Yo dije de repente: la patria es un tornasol. Del barrio de las putas llega un vago olor a bandeja paisa. Ahora cantan a coro la guantanamera Cohn-Bendit, Guillermo Lobatón y estoy borracho hasta los huesos Roque y viva la revolución. .Eldridge Cleaver y Sei Fonós hablan de teosofía. Esto es la taberna U-Flekus Babel. El de la guitarra es Turcios Lima y ahorita vienen los guardias y a joder. Estoy loco porque pase algo y me palpo el costado y no siento el fragor de la pistola. Good Bye Camilo Torres quiere acostarse y nosotros que no que la noche es joven y los noticieros son una mierda y llega Eldridge Cleaver y Frei Betto canta con saudade y viejo y dilecto Roque yo no pude conocerte pero te escribo desde este Medellín abarrotado de taxis y amapola y estoy borracho al lado de esta ventana que da al barrio de las putas.







NO HAY QUE EXAGERAR

A Israel Domínguez



Cuando la cerveza alemana baje de precio
vamos a beber hasta el delirio

Yo recitaré La bailarina española, de Rilke
y si hay un piano
un legítimo Steinway
te invitaré a que cantes Adiós felicidad

Cuando la cerveza alemana baje de precio
y finalmente podamos entender
qué es el producto interno bruto
los confines de la primavera
la Cábala y el salto cuántico
a lo mejor seremos héroes o mártires

Pero no hay que exagerar
sigamos con este bolero
con la noche oblicua de mayo
y los ómnibus imposibles

Cuando la cerveza alemana baje
yo te voy a llamar.






CON LETRA DE GASTÓN BAQUERO Y MÚSICA DE THELONIOUS MONK


Sentados sobre un piano de cola leíamos textos de economía doméstica.
El gato Tamerlán no sabía que un país sin música y sin comidas no puede avanzar. Las lluvias en la tarde confundían el mes y los salarios. Pero a las ciudades y a los gatos hay que amarlos aun cuando solamente escuchamos el lejano rumor de Thelonious Monk y Brilliant Corners se eleva por encima del Hotel Nutibara. Nos faltan los breves limones que no llegan ni de Banes ni de Martinica. Nos falta la sombra alargada de algo que se llama Isla. Así se crece. Sin pertenencias. Sin la saliva agridulce del vino o la hostia. Ah, sea la destrucción. Los ciclones que van de norte a sur y se detienen a la salida de los barcos. No somos noticias. Avanzamos sin espadas, sin relicario, sin brújula. Esto es venir antes del alba y preguntar por el poeta. Esto es ser carne que se olvida y se pudre y se convierte en polvo, en la nada que todo lo es. Venga usted rey Saúl, asista a la debacle, al crecimiento de la manigua donde otrora era el jazmín de noche. ¿Mañana lo sabremos todo? ¿Será preciso el gobierno de la luz? No lo sabemos. Ya llegan los músicos. Llegan con trompetas. Vienen con un saxo tenor y un saxo alto. Vienen con sus drumns y sus camisas blancas y corbatas color cielo. Bajémonos del piano Gastón Baquero. Estamos muy lejos de la Isla. No hay limones y Thelonious Monk va a interpretar Brilliant Corners.






CELOS JAPONESES


En La Rama Dorada compré Un asunto personal, de Oë Kenzaburo para leer en las vacaciones de noviembre. Fue entonces que M. me contó la historia. En las migajas del té habían quedado las dudas del otoño. Sobre el tapete, un mandala  recién teñido parecía el ojo de un buey sacrificado. Los caracoles  buscaban la tibieza de la arena. Ya en las tiendas con precios fijos era imposible comprar un sable o la correspondiente cuota de cianuro. La ventana daba a un sur más bien breve y difuso. Los dos cuerpos rodaron por las estelas de aire y músicas de los apartamentos vecinos. Kenzaburo se detuvo en las migajas del té. Las hojas violetas y masticadas recordaban la sangre.






BODYART


¿Por qué me miras?

No te miro
te contemplo

Contemplar es simplemente
dejar  que los ojos descansen fijamente
sobre algún objeto escogido
y sentirlo,
o como dicen los budistas
llegar a serlo.

¿Me entiendes?






HOY TRAJE A CASA UN BUHO DE PORCELANA


Diciembre es atroz para comprar

Los salarios oficiales se suceden
junto a los dineros que Dios te otorga

Sin otra alternativa
lo pongo junto a La rama dorada
para que el elogio sea compartido

De vez en vez hay que agradecer al país
a sus leyes
estos asomos de inviernos
a sus vendedores de lo imposible

Que logran aumentar


nuestro producto interno bruto.






ANIMAL DE DISCOTECA


Dispersas están por las costas del país. Hay dos humos que suben y rebotan en el cielo de platino. La cerveza orada con su amarillo alemán la brevedad de los cuerpos que ayer hacían las lecciones como obedientes escolares. Comienza el asedio. Entran los forasteros con colleras de hilo como el perro san bernardo que quiere salvar a la humanidad. Soy el que mueve los discos. Agazapado bebo y mastico de lo sagrado. Ahora entran los animales de discotecas. Sus vestidos de flores revientan en esta otra primavera. Primavera de neón.  Primavera que en los dos litorales quitan los deseos de atacar un cuartel o dar los buenos días. No puedo distraerme con estos cuerpos que se me enciman. Los soporto. Me los llevo de manera lenta. Animales que se irán al filo de las cuatro aeme. Mañana han de volver. Sonoros. Perfumados. Sensuales.






HOY


Subí a la colina
unos hombres talaban un árbol

Decían palabrotas
nombres de mujeres

Apenas comenzaba el día

Pensé en la muerte
la anunciación de la sangre
el rigor de lo vivido.





ELLOS USAN ZAPATOS DE DOS TONOS


No importa si salen con el pie derecho
o con el izquierdo

Lo de ellos es trazar el territorio
la comarca que les pertenece
revalidar la asignatura pendiente

Ellos hacen el país
la posguerra
la economía y las rondas nocturnas

Tentados por la hoja que silba
se han sentado en las aceras
miran pasar el cadáver de sus amigos
y se juran la sangre
que a veces mancha
los zapatos de dos tonos.






LAS AMISTADES MERECIDAS

Para Ángel Kandel


He aquí que soles y mundos
animales y mente
energía y materia
vienen en línea y traspasan fronteras

Llegan como un eco que salva y dignifica
y comenzamos a crecer
a reír y saber que no hay batallas perdidas
ni golpes demoledores

Todo está en tener en cuenta
las amistades merecidas
que siempre te darán un poco de luz
un poco de palabras y gestos
que te salvan
y otra vez te salvan.






ROMA A LAS ONCE


Cien cervezas se tambalean sobre una cuerda floja. El hombre que se parece a Zavattini nos amenaza con su bastón borgiano. Los denarios que nos quedan no bastan para una reliquia acaso un café, una revista, una merienda, una bolsa con alimentos para gatos. Hemos preguntado por los gladiadores y nadie nos oye, nadie nos responde.
Las runas de ayer nos dijeron que todo será un espejismo:
las palabras
el orgasmo
la pira
elamanecer.
Vamos sobre una cuerda floja y cien cervezas se tambalean como si el mundo fuera precisamente eso: un acto circense/una maniobra de Dios/y tan lejos que estamos de nuestras mujeres/de los cansancios insulares/y que venga un hombre parecido a Zavattini y nos amenace con su bastón borgiano/en Roma/ a las once.







MEDITACIÓN EN EL JARDIN DE LOS HELECHOS



Si pudiera estar
en dos lugares a la vez
en Samaria y Las Tozas

Si  tuviera tres palacios
uno para guarecerme del frío
otro para librarme del calor
y el tercero para protegerme
de las aguas de marzo

Pero he aquí
que amanezco sin conocer
con intención incorrecta
trunco de palabras
torpe para obrar
reacio a salvarme
agotado del vivir
con pocos recuerdos a mano
sin concentrarme en lo debido

Voy de Samaria a Las Tozas
cuando en realidad
estoy en el Jardín de los Helechos.







CARTAS MARRUECAS

A  Lina Caffarello


Manchas de té
sombras chinas en los bordes
señales que han cruzado el desierto
algunos mares
ciertas aduanas

Cartas marruecas leídas bajo sospecha
ditirambos de sal

Amistades sin boletos de vuelta
terrones de azúcar
palmeras no tan salvajes
trenes lentos
luces amarillas de fondo

Niño que sonríe en primer plano.






TE ESCRIBO EN EL AÑO DEL PERRO


Te escribo en el año del perro para decirte que no creo en los horóscopos. Han sido demasiadas las guerras, los jardines arrasados, los giravientos tirados al olvido. Nadie es carne de la carne sin alistar los brazos. Caen los miércoles como la mostaza en el mantel. No es posible definir los denarios para comprar el pan y los libros que otros compraran a precio de usura. Te escribo en el año del perro sin hacer caso de la jauría, de esas músicas que caen de sopetón, nos ponen cardiacos, irreverentes, sordomudos. Aquí no hay línea de la mano izquierda, no hay runas, no hay una solvencia para sentarnos sobre una piedra blanca. En el espejo del agua se pueda leer el día de la muerte o el casamiento. Han sido suficientes los sobresaltos a mano armados, a mano profundos, a mano silbantes que nos saluda, nos dice adiós y luego busca el cuello y nos ahogamos. Aquí no hay signos zodiacales, peces sombríos o palomas mensajeras que traigan un respiro. Soy el húmero, el coyote, la platea donde bailo la danza de la sobrevivencia y esto no está escrito en ninguna parte. Te escribo en el año del perro para decirte que no creo en los horóscopos.






ESTA, QUE ALUMBRA Y MATA, ES UNA ESTRELLA
J. M.


Va a comenzar el gobierno de las aves. Todo será bajar al mismísimo fondo. Poner a un lado corales y magnolias. Saber el reinado que no nos pertenece. Contar las líneas sombras que pasan.
Es bueno saber lo anterior. Días de andar vestidos y tocar puertas a lo que se cree conocer.
Existe un lugar tenue y estrecho. Casas diseminadas para pasar la siesta y rezar.
¡Linda geografía esta ¡.Siempre deudores del mar ¡. Camino por el que se fueron las prisas y apenas queda espacio para los que regresan.
Ya quedará tiempo para cuidar los salmos y la sal o bendecir a la cuaresma que salva y dignifica.
Lugar tenue y estrecho. Metáfora mal traída por los que acordonan tu agua.
Hirsuta será la plegaria en pos del fiambre. Así de tenue. Así de estrecho estarás por encima de los ojos y el lugar común que es un cuchillo atravesando los pliegos.
Tenemos la ropa. Nadie se apresta para hacernos coincidir.
Lajas del patio. Pasillos por el que corren los héroes. No importan sitios.
¡Linda geografía!  dije. Y sobre el limón hay un animal imposible. Así de tenue un salto nos puede llevar la contraria.
No manches esos espacios en que no te sabemos. Lugar que merece una nana seguimos con la ropa, pero ésta, que alumbra y mata, le faltan unos años para trepidar bajo la solemne claridad.
Eso es el gobierno de las aves. Yo seguí bajando otros fondos. He perseguido al imposible, diestro y trotador. Así de tenue como ir de los tobillos al cielo las  bocas inician su ministerio.
Dígase mar. Dígase unas manos unos arrecifes y a contrafondo una ciudad que sigue su curso ignora un faro agua dentro. Un danzante que gime y piensa. Un gladiador que se resiste y triunfa y muere y comienza y descarta cualquier posibilidad.
Gobiernan las aves. Pobre selva para tanto jolgorio. Pobre selva para tanta pleitesía.
Ha rodado una luz. Una arena sobre el limón y albricias para esos jugos que manchan el lecho y se quedan vivos por un rato y luego regresan vertiginosos a la nada Gobierno y furor. Dinastía y ventolera
Se olvidan los salmos. Puerta cerrada. Ojos para estos labios.
Fiambres cuiden de mí. Cuiden ese sonajero, su lado oscuro puede caer pero en la diestra hay una bandera, una miel, un pasar de años. Cuiden estos fervores sobre el piso  y sepan, desnudos o cimbreantes, ésta, que alumbra y mata, es una estrella.







EN ESE POEMA DE RENÉ CHAR QUE HABLA DE LA CÁLIDA ESCRITURA DE LA HIEDRA



Hay un poco en esta parte de la ciudad
donde vengo los viernes
como un zombi que se escapa de reuniones
de los tráficos ordinarios
la subida de los precios
el calor luego de las cuatro

Leo entre líneas el nombre de mi hermana
una ciudad por visitar
la oscura resonancia de un mantra

Vengo los viernes
casi ritual
casi morboso

Leo en la hiedra el día de mi muerte.






TIJUANA BAR



Una vez escribí sobre las tetas de Lena Horne. Aquí dentro el humo de las amapolas es una cuestión política. Allá afuera la gente no sabe que el mundo fue descubierto por las mujeres rubias. En la gramola ponen a Chabuca Granda cosa rara en este noviembre a las nueve de la noche. Poco a poco llegan las bailarinas y los taxistas que vienen a despertarse.  Cuentan los denarios del día. Esto no lo dicen los noticieros. Y sin embargo aquí hay muertes y sacrificios. Lunas menguantes en cruz. Pájaros de humo que esperan el amanecer. En Tijuana Bar cantan el himno nacional al llegar la medianoche. Son los patriotas del alcohol. Son los parroquianos que a veces se acuerdan de Lena Horne y sus tetas políticamente correctas.








Tenías razón Nicanor
la muerte es una puta caliente

Lo sé por este febrero cruel
en que de campos roturados
hemos pasado a tierras baldías

Los golpes vallejianos
se confunden con las plegarias de noviembre
y eso que llaman tristeza pasa
como un cardume de peces blancos

Mi padre en un género menor
mi madre al centro de todo
un amigo justo a la vera del mes

Tenías razón Nicanor
la
muerte
es una puta caliente
bien caliente y otra vez puta.






SALUTACIÓN FRATERNA PARA EL LOBO ESTEPARIO Y RAYUELA



Oh bares de Santiago de Chile
Medellín
Caracas
Sao Paolo
Habana Vieja
vengan a este sitio
a compartir el oro de la cerveza
que estalla y nos adentra en la noche de San José

Vengan sin paraguas
que aquí el techo y los abrazos resisten todas las fiebres
todas las muchachas que pasan fugaces rumbo a la muerte
o la sobre vida

Lleguen sin prisa
que la noche es larga, ancha y no tan ajena como imaginamos

Sea el brindis y la bienvenida y el adiós
el acoso y la furia

Allá afuera hacen su ronda los taxis y las putas celestes
y los mendigos de humo y amapola

Vengan corderos de Dios
transeúntes y peregrinos

Vengan a jugar la rayuela
a danzar con el lobo
que el oro de la cerveza estalla
y alumbra
y bendice
y vuelve a ser luz en San José.











II PARTE

OTROS CAMPOS DE BELLEZA ARMADA


¡Cuán solitario suele estar el campo de batalla el; día antes del combate! ¡Cuán poblado el día después de la victoria!
José Martí





CORTAR ÁRBOLES COMO MONJES TRAPENSES


Mis padres construyeron una casa con maderas ilícitas. Una vez llegaron los de la Policía Forestal y ellos explicaron que era una construcción de la época de la Colonia y les creyeron. Del bosque profundo llegaban los golpes de hacha. Con bueyes casi muertos arrastraban como lingotes de oro los cedros que luego se convirtieron en ventanas y puertas. Escondidos, bebiendo agua, miel, limón, café y lonjas de queso terminaron la faena. Fue un verano largo. Cortaron árboles como monjes trapenses. Ya la casa no existe.





UN SOLO VERANO DE FELICIDAD


Nos íbamos al cine a ver historias de los años  50. El arte de fumar era nuestro Kamasutra. Teníamos cierto desden por los campos roturados y en cambio la tierra baldía nos llamaba la atención. Aprendimos la ceremonia del té, los rituales del sol, las comidas vegetarianas.

Pero a la muerte se ha de entrar limpio. Tener cuidado de no manchar la alfombra. Que el ruido no despierte a los vecinos. Que los de la forense  no salgan del asombro.

Es eso. Unos le llaman estío. Otros la estación más calurosa del año. Dicen que en el hemisferio meridional en los meses de diciembre, enero y febrero hay palomas que desaparecen para siempre pero en el septentrional  durante los meses de junio, julio y agosto en los cines ponen películas de los años 50 y la gente vive un verano de felicidad.






MI MUJER PIDE QUE LE HAGA UNAS FOTOS



Es sábado
estoy  harto de las músicas del vecino
de la televisión
y el hedor de las piedrecillas sanitarias del gato

Mi mujer pide que le haga unas fotos
cruza las piernas
mueve la cabeza y se despeina

Llovió en la tarde
el olor del pasto sube cuatro pisos
se arremolina y mueve los tapices

Me siento en el piso
busco el ángulo inesperado

Al fondo la pared blanca
y mi mujer ahí
como si octubre fuera eso
una mujer sentada
convertida en píxeles mientras allá afuera
los vecinos hacen la vida
otras fotos.






¿SOY YO O HACE CALOR?


Es usted,  señora
acaso no ve cómo cae la nieve sin discordia
esos italianos que cantan en provenzal

Se lo digo yo que soy filatelista
y espero muy pronto debutar con andropausia

Hay días en que la tierra deja de girar
los salarios se detienen
el animal tántrico que pudimos ser se enfurece
pliega sus fauces
se rinde
Y el calor nos quita la militancia

Pero no me mire así
y escuche esos cantos
que no es para tanto
haga que el país suceda.






MI TÍO EL EMPLEADO


Se levanta a las cinco aeme
pues le hace bilis el transporte público
no soporta al jefe que se baja  del llanta plateada
mira de soslayo el reloj de pared

En las tardes o fines de semana
o feriados
se vuelve multiuso multipropósito plural
regresa cansado
el animal político que lleva dentro
comienza a dudar de la redondez de la tierra

Mi tío el empleado
es un hombre correcto
fuma
se levanta a las cinco aeme para ir al trabajo.








NOCHE DE PERROS


Yo también tuve un perro lanudo
que volteaba la puerta de septentrión

Una vez enfermó
me costó casi tres salarios
dos vacunas y un suero
en una farmacia llamada La Complaciente

Mi perro se llamaba País
le decía País muerde a mi vecino
y lo mordía
le decía País siéntate
y obedecía

Mi País odiaba al ruso del cuarto piso
no lo podía oler
se ponía furioso cuando escuchaba la balalaica

Mi País amaba los negros
pero ellos le tenían cierto temor
un temor ancestral  que los mordió
hace siglos
en otra aldea
en otra conquista.





LA CORTA DURACIÓN

A Graciela Wider

Si las cosas duraran como la llegada de los años bisiestos no se acumularan tanto. Yo las tiro al vacío y ahí está Blaise Pascal para recriminarme. Licuadoras & arlequines de plástico. Sombrereras & otra vez esas flores horribles para poner al centro de la mesa. Paso de largo por las tiendas y me quedo encantado con las piernas de las vendedoras, sus labios marcados por la tristeza de vender cosas eternamente desechables.
Yo las acumulo. Las reúno en lotes de diez. Voy a los compradores de reciclaje y no las aceptan.
Esto es un intento para elogiar la corta duración de la vida de las cosas.








CARACOL


Esto es un texto que tiene que ver con mi mujer
(Esos pedazos de ternura que Dios nos regala cada cien años)
Pero en realidad es un poema amargo
Tiene que ver con un caracol
les cuento
hace unos días
mi mujer fue a la playa con unas amigas
a meditar
a tratar de arreglar el mundo desde la fe
y yo le pedí humildemente un caracol
no importaba que fuera terrestre o lunar yo quería simplemente un caracol pero mi mujer llegó con las manos vacías y el espíritu alto
Ahora repaso esos breves regalos que uno acumula como una herencia
caballitos de ajedrez torres de pizza libros en miniatura
pero no tengo un caracol
y es por ello que me siento a escribir un poema amargo pero no es contra mi mujer ni nada parecido yo escribo contra esa amargura de no tener un caracol ni terrestre ni lunar y pensar que somos una isla que estamos rodeados de lentos moluscos que miran y sospechan de nuestras pasiones esa misma pasión de querer tener algo que de repente !zas! así como el que no quiere las cosas se convierte en madera para escribir un poema amargo por donde desfilan mi mujer  unas amigas una playa y los deseos de tener un caracol.







ME GUSTA ESA CASA AL BORDE DE LA CARRETERA



Siempre he vivido en casas difíciles
en una de ellas mi padre hacía carbón en el patio
y el humo asustaba a mi hermana

En otra de ellas
un día cementaron el portal
y dejé la marca de una moneda de cuarenta centavos
años después regresé y allí estaba
pero el Banco Nacional la había sacado de circulación

Ahora vivo en un cuarto piso
con un gato
un perro
mis suegros
mi mujer y mis libros

Pero me gusta esa casa
con su techo rojo
con su patio a medio cercar
ni muy lejos
Ni muy cerca de la ciudad
ahí
al borde de la carretera.







GANAS DE ASALTAR UN CUARTEL



Hoy tuve el país encima
sol que restalla en las sienes
animal prehistórico que asoma su cabeza

Hoy fui historia
cartógrafo calle arriba sin otro asomo que la vecindad

Recordé la codorniz
el pájaro que pudo ser bizambo
la paloma cuando aun no era el símbolo

Hoy fui Capdevila algo de Agramonte
uno de los tabaqueros de trampa
el edecán que lo oyó todo
y no dijo esta palabra es mía

Hoy tuve el país encima
lo sé por este alborozo
estas ganas de asaltar un cuartel
no decir nada aunque me saquen los ojos

Así de breve
así de profundo instante.







VIRGIN ISLANDS / TÉ CLÁSICO

A Mirna Figueredo Silva

No es sabor de té en los labios de Marcel Proust
o el aroma en la memoria
Los feroces chocolates de un día
las tiendas imposibles de importar
o frutas que ya no existen
Es un Virgin Islands a las tres de la tarde
jarra azul de porcelana
Mirar el país desde un cuarto piso
notar que no estás
Paladeo el amargor que sube
que se extiende por la sala y los libros
Se dibujan cruces en el cielo
tal vez llueva como Dios manda me digo
Virgen Islands té clásico para recordarte.








MI TÍO EL DESEMPLEADO



Mi tío Ramón Mesa
de oficio inversionista
ha comenzado a dudar de la plusvalía
y la generosidad del Tarot de Marsella

Baja al jardín
y con sus manos poco diestras
comienza a plantar un bosque
un inmenso bosque para olvidarse de su oficina
de los miércoles
de la hora del café

Mi tío Ramón
quiere plantar un bosque para olvidarse de su oficina.








OPUS CIUDAD



I

Esto comienza con el Libro de los Peces
Diego Velásquez pone un pargo sobre la mesa
y lo ilumina a cuatro manos
a cuatro voces
es decir a cuatro puntos cardinales
para poder escuchar los villancicos
el vocerío de las catedrales y las guarniciones

Ahora viene un batallón de hombres
con un muestrario de semillas y caracolas
para esconder los misales, los libros de oraciones y breviarios
esconderlos del agua que viene del sur
de los bichos rojos que se lo comen todo

Yo guardo con sigilo las novenas y aranceles
memorias de cabildos
bandos de gobiernos
edictos
y proclamas

Todavía no existen los municipios
la burocracia
los sirgadotes
los prácticos del puerto

El gobernador y los regidores beben jugos imposibles
tienen hambre de hembra
se ponen a contar perlas e hilachas
mientras llueve y la calma se vuelve locura

Los navieros trafican amaneceres
amapolas
cinturones de castidad
ostras y sonajeros

Los borrachos son los primeros en decir la palabra Fernandina
y la dicen con aliento de cebolla
a tasajo
a días rancios y distantes

Nadie conoce el vómito negro
y los eclipses dividen a la isla en dos
como un arco iris
como una tromba que sacude al monte

No tenemos ni faros
ni carretera central
ni piedras que marquen los kilómetros

No tenemos una brújula para saber el norte
la llegada de las langostas
un estudio sobre las buenas propiedades de la tierra bermeja

Sobre caballos y mulos pasan los más audaces
trazan los triíllos
las trochas
los cortafuegos

Vienen en caballos oscuros
en mulos silentes
y acarician los belfos de las bestias
con la misma dulzura con que palpan los pechos de las bastardas

La carne está encima de los carbones
y de mar afuera han llegado las trufas y los conejos
la pintada, los faisanes y pavos reales

Diego Velásquez pone sobre la mesa un pargo
lo vitorea con cinco mil lenguas de ave que parlan
riega con sortilegios salsa agridulce
y el vino llega con sabor a cedrillo

En los calderos de barro
vierten sangre de liebre y especias
y se canta
y se baila
y se fornica
y se hace la ciudad




II



Los trashumantes roban caballos
bueyes
asnos
y lo asan al amparo de la noche

Se inician los oficios de cocineros
fogoneros de altura
escanciadores de vino
reposteros
y caldereros

Las mujeres mezclan manteca de cerdo
leche
sémola espesa
huevos
queso y seso
todo eso envuelto en hojas de higo
y cocinado en caldo de ave o cabra
y los negros del monte le ponen miel caliente
y se canta
y se baila y se fornica
y se hace la ciudad

Del río viene la paloma torcaza
el pájaro cotunto
el bizambo y desorejado
vienen en juntamente con el faisán de las patas doradas
con el pavo real de la cola extendida
con la bijirita celeste
y dormida en el horizonte

Hombres y mujeres desnudos
vienen a la ronda de las especias
a masticar la alcaparra y el comino
a cernir las semillas del cilantro
y la mostaza de Chipre
a sembrar el anhelo y el rábano silvestre
a canjear ramitos de dormidera por hojas de sefódelos
robarse unos a otros posturas de tomillo del monte
camuflajear en la espesura el perejil
y la cebolla de samotracia
untar el sexo con aguas de mayo
y jugos de frutas doradas

Aun no se han construido los barrios intramuros
y los tahúres afilan sus navajas
echan a rodar los dados
la suerte
la sobrevida
dibujan el mapa oscuro
el argot
la secreta comunión

A correr que ahí vienen los pardos y morenos
vienen con palos
con hojas filosas
con metales que arden

Se han construido las plazas para que los escribanos
los edecanes
los tenientes de navío
capitanes de infantería
las negras y los negros
las blancas y los blancos
forniquen
comiencen a construir la ciudad




III


Ahí vienen los músicos con sus cajas de música
ahí vienen los impresores con sus cajas de letras
arman sílaba a sílaba los acordes y arpegios
y los tenores son más bien altos
y los barítonos algo gordos
y la canturía es lenta muy lenta
pesada como adoquines
y tarde en la noche los músicos se van con sus cajas de música
y los impresores se acuestan encima de sus cajas de letras
y suenan que cantan bailan fornican
que vienen los pardos y morenos
que la ciudad es cruzada por un barco cargado de caballos
caballos bermejos
y pájaros bizambos y desorejados
que vienen a cantar en la nocturna
y se despiertan los músicos
y se despiertan los impresores

Artesanos  e ingenieros y poetas se dan cita
para construir las herramientas del cielo y la tierra
el anzuelo curvo y fatal
el telescopio de amianto
el pífano de bambú
el tridente
el cuchillo de podar
y la luna curva que hace sangrar para adentro

De la bodega de los barcos
llega el irremediable olor del vino blanco
pimienta
clavo de olor
canela
ámbar
enebro
benjuí
ajo y cebolla
y el sudor de los hombres
y el olor de las hembras en celo
en cuarentena
en menstruación
Los cocineros y asadores
se pasan de una provincia a otra
sin más división territorial que el zumo de la verdolaga
o el ligero amargor de la albahaca

No existen los oficios
los carruajes
los tenedores de libros
los tenedores de comer
los hacedores de astrolabios y brújulas

Aun no se ha inventado la cortesía
la cocina
el gira viento
las frutas secas
el almidón

Solamente tenemos un perro mudo
casabe con miel
pájaros sabaneros en cruz
jutía asada
pomarrosas plateadas
el esquivo manatí
los patos de río
la jicotea que sale a desovar lejos del agua y la cascada

Mañana será la quema de libros
la requisa en los armarios

Confiscar
y quemar
hacer las leyes y los ciclones
y que venga Dios para el trazado definitivo de la ciudad
recostada al mar y las montañas.





OTROS CAMPOS DE BELLEZA ARMADA


Han de llegar otros campos de belleza armada. Perder la respiración en lo alto del camino. Esperar a que vuelva silbar el pájaro del silencio. Hacer un mapa sonámbulo que atraviese los páramos del sueño. Quedarnos en la quietud de la batalla, en ese ardor que deja la guerra. Contar de a pocos las heridas, los denarios, los participios que deja la saliva ardiente cuando se ha subido la cuesta. Han de llegar con sus viejos discos de 45 revoluciones por minutos, sus pancartas a contraluz, a contraluna, sus nanas para dormir al hijo que no van a tener. Campos que ya fueron arrasados por la ventisca, las bombas, los dinosaurios. Ahí vienen los que tuvieron otro nombre, otra leyenda y pasaron de largo como una sombra. Son los que se llevaron a Rimbaud en la mochila, se machacaron la memoria con César Vallejo y dejaron el hálito de una mujer encinta. Vienen de la frontera, del interior, de la selva que ya no es oscura. Se cuidan del asma, de la nostalgia, de los traidores. Vienen a pura luz, a tenor de una palabra que los nombra rumbo al misterio. Vienen con la guitarra, los lugares comunes que hacen la vida y la muerte. Vienen de cimitarra y con las manos chamuscadas. Otros campos de belleza armada para entrar despacio con la vida en ristre nos esperan. Nos esperan.






-Reynaldo García Blanco (1962)


Coordina el Taller Literario Aula de Poesía. Escribe para espacios radiales.
Ha publicado entre otros: Perros blancos de la aurora (Editorial Oriente,1994); Abaixar las velas (Editorial Oriente,1994); Adiós naves de Tarsis(Ediciones Vigía, 1995);  Reverso de foto & Dossier (Casa Editora Abril);  Artefactos (Oficina del Conservador de la Ciudad, 2001); Instrucciones para matar a un colibrí, Ediciones Santiago, 2002 y España, Diputación de Córdoba-Ediciones Unión, 2004); Acotaciones al libro de las horas muertas de Europa (Atlanta, Estados Unidos, Ediciones Kairós, 2003, con Rubén Fernándo Alonso y Manuel Sosa); País de hojaldre (Editorial Letras Cubanas, 2004); Campos de belleza armada (Ediciones Unión,2007); Opus ciudad ( Ediciones Vigía, 2013).





OTROS CAMPOS DE BELLEZA ARMADA

-Reynaldo García Blanco. regabla@cultstgo.cult.cu

Ediciones Matanzas, 2014
Premio Milanés, 2013

Jurado
Eugenio Marrón
Leymen Pérez
Sergio García Zamora





***

INVENTREN
http://inventren.blogspot.com/


SATURNO Y LA EXTINCIÓN*

(De la Estación Saturno)


Voy a Saturno. No es una broma. Me voy a Saturno. Me espera una estación sin proporciones, esto es, un edificio pequeño, flaco, como un cuzquito que se ha quedado en una adolescencia de adulto sin madurar. Una estación de tren en Saturno, sin anillos, sin estrellas fulgurantes, sin cometas cíclicos. Una estación baldía unos rieles sin paralelismo, un horizonte desvaído.
  (Si, recuerdo mientras tanto la estatua, cómo no recordar mientras tanto esa estatua)

Me voy a Saturno, en tren. Ya no existe el tren, pero me voy en el tren a Saturno, un tren de vapores blancos, de traqueteo cinematográfico. Una estación de polvo y yuyo que huele a sequía y a deshoras muertas.
Hoy me voy a Saturno mirando por ventanillas sucias, en un asiento de madera, sin valijas.
   (La estatua de mármol, los niños, el hombre tensionado, los músculos retorcidos, el grito, los chillidos, el intenso chirrido de la piedra)

Sé que me espera el edificio y que nadie ha puesto en hora el reloj.
Arribo. Saturno sigue devorando a sus hijos.
    (Me devora el Dios, me devora el coloso a mi y a mis hermanos, o acaso soy yo quien devoro a mis hijos, quizás no importa quién mate y quién muera en medio de tanto dolor pétreo)

Llego a Saturno. No queda nada. Nadie. Todo, hasta el pasado muere aquí. Hay un grito en el cielo.


*De Mónica Russomanno. russomannomonica@hotmail.com





Próxima estación para escribir:
  
J.J. ALMEYRA.

Estaciones literarias por visitar en el Ferrocarril Midland:

INGENIERO WILLIAMS.
GONZÁLEZ RISOS.  PARADA KM 79.  ENRIQUE FYNN.
PLOMER.   KM. 55.   ELÍAS ROMERO. 
KM. 38. MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.
LIBERTAD.  MERLO GÓMEZ.   RAFAEL CASTILLO.
ISIDRO CASANOVA.  JUSTO VILLEGAS.  JOSÉ INGENIEROS.
MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE.  ALDO BONZI.
KM 12.  LA SALADA.  INGENIERO BUDGE.
 VILLA FIORITO. VILLA CARAZA.  VILLA DIAMANTE.
 PUENTE ALSINA.  INTERCAMBIO MIDLAND.

***

-Próximas estaciones literarias por visitar en el ferrocarril  Provincial:

GOBERNADOR ORTIZ DE ROZAS

 JOSE RAMÓN SOJO.  ÁLVAREZ DE TOLEDO.    POLVAREDAS.
JUAN ATUCHA.   JUAN TRONCONI.    CARLOS BEGUERIE.
FUNKE.   LOS EUCALIPTOS.     FRANCISCO A. BERRA.
ESTACIÓN GOYENECHE.    GOBERNADOR UDAONDO.   LOMA VERDE.
 ESTACIÓN SAMBOROMBÓN.   GOBERNADOR DE SAN JUAN RUPERTO GODOY.
GOBERNADOR OBLIGADO.   ESTACIÓN DOYHENARD.   ESTACIÓN GÓMEZ DE LA VEGA.
 D. SÁEZ.    J. R. MORENO.     EMPALME ETCHEVERRY.
ESTACIÓN ÁNGEL ETCHEVERRY.  LISANDRO OLMOS.  INGENIERO VILLANUEVA.
ARANA. GOBERNADOR GARCIA.  LA PLATA.

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar



InventivaSocial
Plaza virtual de escritura
Para compartir escritos escribir a: inventivasocial@yahoo.com.ar

Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

No comments: