Saturday, February 07, 2009

DE VOLVER AL MUNDO DE LOS OTROS...



ILUSTRACIÓN DE RAY RESPALL.



QUÉ HAREMOS MAÑANA*



Decime si hay vida bajo tus ojos que mienten
Si el vacío tiene sombra
Si el laberinto de cristales se romperá algún día,
Si seremos uno aunque sumemos dos
Si correremos a los perros
Si deambularemos por las calles, con el llanto en la mano
Si coseremos los hilos que sostendrán al gran témpano
Si miraremos el reloj o si lo romperemos.
Si seguiremos oliendo a piel o si seremos frío acero.
¿Tendremos patio?
¿Tendremos pies?
Si nos invadirán las cosas inútiles o si seremos hombres libres,
los mismos libres de siempre,
bajo el sol.



*de Valeria Marioni maiden-marion@hotmail.com





DE VOLVER AL MUNDO DE LOS OTROS...





ES COMO*



Desde muy lejos regresar al hogar,
aunque uno nunca se ha ausentado,
retornar al propio idioma,
en las cuatro paredes propias.


Llorar interiormente,
que las muchas vivencias importantes
nada actual traen consigo,
que todas las intimidades,
todo sentir-juntos,
todo pensar-al-mismo-tiempo
se deben contener,
que para el común código-cariño
no existe más un destinatario.


Y, sin embargo, queda una alegría
por el regreso al idioma innato,
a las tradiciones y rituales del país innato,
a la gente de la propia etnia.


La vida será más fácil.
Pero se ha dejado atrás algo de sí mismo.
Se nota cuando la gente de casa pregona algo malo,
degradado, injusto,
sobre la gente de la otra patria,
entonces se le odia por ello,
se está por la etnia de la segunda patria
aunque ella parece estar inalcanzablemente lejos,
bien porque el dinero no alcanza
o porque el buen sentido parece así ordenarlo.


Ha perdido las raíces, dicen a la ligera
y con ello piensan
que se intenta defender
si bien esto parece ser inútil.
Se hace ésto solamente por una,
por aquella que de nuevo ha retrocedido,
a las filas de su pueblo,
se hace ésto por la memoria de ella.


Un matrimonio temporal, dicen insensiblemente,
algo que no puedo sacar de mi corazón.





NUEVO COMIENZO*


El pájaro
En la mano,
el manillar de la bicicleta
en el brazo,
el péndulo
a la espalda,
así el partió...
y dejó la relación detrás de sí.





DIALÉCTICA DEL SALUDO*



Al principio saludaban, porque uno se estableció allí.
Más tarde no saludaron más, porque uno no les compró a ellos.
Hoy saludan de nuevo, porque uno quiere vender.


Al principio saludaban, porque todavía no habían hablado con uno.
Más tarde no saludaron más, por no hablar uno con el vecino.
Hoy saludan de nuevo, porque uno no habla más con nadie.


Al principio saludaban, porque uno emprendió una iniciativa en su favor.
Más tarde no saludaron más, porque ellos se dejaron comprar.
Hoy saludan de nuevo, porque la iniciativa pasó desapercibida.


Al principio saludaban, porque uno era nuevo en el grupo.
Más tarde saludaron más, porque uno tenía ideas.
Hoy saludan de nuevo, porque uno ha encontrado otro puesto de trabajo.


Al principio saludaban, porque habían escuchado rumores sobre uno.
Más tarde no saludaron más, porque aquellos resultaron falsos.
Hoy saludan de nuevo, porque ellos mismos inventan rumores sobre uno.


Al principio saludaban, porque no lo conocían a uno.
Más tarde no saludaron más, porque creyeron conocerlo a uno.
Hoy saludan de nuevo, porque a uno no lo quieren conocer más.


Al principio saludaban, porque inventaron un papel para uno.
Más tarde no saludaron más, porque uno no quiso asumir ese papel.
Hoy saludan de nuevo, porque uno participa en el papel que te conceden.


Al principio saludaba, porque quería ser amistoso.
Más tarde uno no saludó más, porque uno sentía repugnancia.
Hoy saluda de nuevo, ¡porque es un loco!




AL ARCA CON ELLO*


Salva tu semillas, hombre,
toma un poco de los piñones,
de los cipreses,
¡asegura la sobrevivencia de la piña
como también la de la uva y los melones!
Salva los bancos de semillas, hombre,
antes de que la cuneta se hunda,
y entierre tus tarros de aceitunas para siempre!
Salva tus semillas, hombre, y …
¡salva la crítica!



*Poemas de Wolfgang KAUER. kauer@utanet.at
Salzburgo
-Traducción: Walkala.



WOLFGANG KAUER nació en Linz an der Donau en 1957. Trabaja como escritor, pintor y es profesor de alemán, geografía/economía y artes en una escuela de enseñanza media. Es organizador del ciclo de lecturas "Viernes literario en el arrabal" y miembro de la Asociación de Escritores de Salzburgo. En 1980 trabajó como reportero cultural para el ORF (Inst. de radio y tv de Austria) y entre 1989-1999 como periodista para los diarios Salzburger Nachrichten y Der Standard, entre otros. Profesor adjunto de fonética en la Linzer Bruckner-Universität.
Libros publicados: DIE DONAU HINAUF. Prosa disfrazada. Linz. Cultura. Textos 1996. NACHTSEITE. Prosa corta. Arovell, Salzburgo/Viena, Mayo de 2007. AZUR-FENSTER. Prosa y poesía. Arovell, Salzburgo/Viena, Mayo de 2008.
Correo electrónico: kauer@utanet.at







El Banquero*



Al fin alcanzó uno de los objetivos su mi vida. El de ser enormemente rico ya lo había conseguido hace años pero tener un Banco, uno de los importantes, de los que marcan las pautas de funcionamiento del mundo financiero, no lo consiguió hasta ayer.

En su primera reunión general expuso los cambios que durante todos estos años había madurado para que los usuarios puedan utilizar los servicios bancarios de una manera más cómoda, eficaz y transparente.

La transparencia era una de las virtudes más importantes por lo que a partir de ahora las cuentas de los usuarios serían de colores. De este modo, bastaría ver el color para saber el tipo de titular de la cuenta. Las caras de asombro de los directores no le detuvieron y comunicó que ese cambio era sólo el primero de una larga lista.

Así pues, el saldo en números rojos quedaba asignado a los vampiros, asesinos y comunistas, el verde para agricultores y ecologistas, el azul para marineros, navegantes y aviadores, el amarillo para enfermos de ictericia … De esta manera fue enumerando cada uno de los colores y profesiones.

Al ser preguntado por uno de los directores a quien asignaría el blanco ignoró una posible sorna en la pregunta pero quedó un tanto desconcertado porque no había pensado en esta posibilidad. Meditó durante un largo minuto en el que se podía cortar el aire hasta que expuso claramente "El blanco para los pobres. Saldo en blanco: saldo cero, ¿está claro no?" Y encarándose con el que había hecho la pregunta le miró a los ojos mientras le decía: "Usted será el primero con números en blanco"



*de Joan Mateu. joan@cimat.es









Espejos*



*Por Miriam Cairo cairo367@hotmail.com



No pensé que fuera necesario te quitaras el antifaz, porque sólo vos tenés esa gracia. Dije tu nombre y te diste la vuelta. La silla estaba vacía. El rostro no estaba vacío. Me saludó un hombre disfrazado de inocente que luego ganó el premio al mejor disfraz. Te miraste en el espejo porque todos se miraban. Yo también me miré porque vos te mirabas. El espejo reflejaba el fondo de un corredor de la calle Sarmiento.
Llegué tarde porque Eva cenó en casa aquella noche y el tiempo se nos pasó discutiendo sobre el poder del yo poético en desmedro del narrador. Desde el fondo del espejo que reflejaba el corredor, apareció una mujer con los ojos cerrados de la noche. Una vez más la obviedad del espejo que esconde algo
monstruoso. Eva hubiera hecho la cita pertinente: los espejos y la cópula son monstruosos porque multiplican el número de los hombres. Por eso fui a buscarte a la fiesta, vestida de mujer de arena: para no multiplicar los hombres y hacer las cosas a nuestro modo.
En todo ese tiempo de miradas, no habías cambiado de posición. Para no cometer el error de besarte, fijé la atención en las evoluciones de tus manos que acomodaron el pelo algo desordenado y luego hicieron seña hacia la silla vacía. Te quedaste de pie a mi lado. "No debo perder la cabeza", me dije. Y la mantuve en equilibrio con dificultad. Yo sé la cita en inglés:
Copulation and mirrors are abominable.
No quería llamar la atención apoyando la mano. Procuraba disimular mi ansiedad hablando sobre las mujeres disfrazadas de mujeres. Aunque me desvivía por no multiplicar los hombres, alardeé paciencia, asentí con fingida serenidad que esas eran las máscaras menos verosímiles. Los hombres disfrazados de dominó estaban demasiado ajustados a la realidad y resultaban aburridos. Yo sólo respiraba el perfume de tu promesa sexual.
Dentro de la textura real de la noche, se tejía una trama imaginaria. Y esto era porque detrás del espejo el callejón no se reflejaba y los hombres y mujeres de la fiesta se interpolaban de un modo ambiguo: el disfrazado de impostor bebía ron junto a la que representaba a Tetis. Aquiles no había ido a la fiesta, encaprichado contra Agamenón.
Vos conducías tu mirada atentamente adelantándola a la interminable corriente de los que miraban en igual sentido y esquivando a las que venían en sentido contrario. La tentación de mirarlos a todos era un riesgo que no querías correr. El hecho no era significativo: preferías mirar el fondo ilusorio del espejo.
Me puse de pie y me abrí paso entre las máscaras. Un gondolero se hizo a un lado para que pasara el barco. La proa de mis sueños estaba en tu cabeza. El golpeteo de las olas generaba calor. Llevé una mano a la frente: quemaba.
Llevé una mano al corazón: quemaba. Llevé una mano a los sueños: quemaban.
El verbo no es excesivo. En menos de una hora estábamos los dos en un hotel.
Me puse a hojearte y sentí un vértigo asombrado que no describiré.
Eva sabe la historia de la Noche de las Noches en que se abren de par en par las secretas puertas del cielo y en que es más dulce el agua de las fuentes.
La consumición de cerveza era doble. Gentileza de "Las Casas". Festejamos dos años de misterio. Brindamos por nosotros y por un planeta desconocido, por sus monumentos y sus pájaros, por sus peces y sus controversias, por sus espumados mares y sus sombreros. Todo ello articulado con sendos besos de
lengua. Aprendiste a prolongarlos cuando te conté cuánto duraban los besos que Eva y yo nos dábamos. Luego de las primeras cervezas vinieron momentos confusos de soñar cuando dormíamos y cuando despertábamos.
En los primeros encuentros habíamos pensado que nos provocábamos un mero caos, una irresponsable licencia de la imaginación: ahora sabemos que las íntimas leyes que rigen nuestra esperanza nunca antes habían sido formuladas, siquiera en modo provisional. Sic.
Con la segunda cerveza el cuarto se iluminó con el vago rosa trémulo que se ve con los ojos cerrados. Nuestra manera de no multiplicar los hombres es un arte avispado, untuoso, nuevo siempre. Aquella noche fue como la sensación que da el dejarse llevar por un río y también por el sueño. Como esos
famosos poemas que Eva escribió con una sola y enorme palabra en un idioma desconocido.
Montada en el resoplante corcel del caos erótico, dominándolo con la destreza y la decisión de una amazona, una y otra vez me subí a tus dedos galopando hacia el precipicio de la confusión, pero me sofrenaba a último momento para multiplicar el gozo definitivo que se exime del horror de multiplicar a los hombres. Aquella noche, impulsados por fuerzas centrífugas, por oleadas de dispersión erótica, íbamos y veníamos a un territorio psicosexual a través de las palabras y de los espejos. Dos veces
éramos vos y yo en el de arriba. Dos veces en el espejo de la izquierda. Dos veces reflejados en el del respaldar. Yo en tus ojos, vos en los míos. Una multitud hacíamos. Y reducíamos el horror al pequeño círculo de nosotros. En ellos indagábamos hasta el más tenue detalle del cuerpo. Comprobábamos que
así era la historia de la Noche de las Noches.
Volvimos a la fiesta temiendo que hubiera acabado, que hubieran advertido nuestra ausencia. Lo peor de volver al mundo de los otros es luchar contra la autonomía de las imágenes mentales que no se apagan. El hecho de que la voluntad de regresar a los anillos y las culpas no era suficientemente fuerte, nos provocaba un principio de sed y hermosura. En el preciso momento en que estabas pidiéndome que la noche se repitiera te miré asombrada porque por un instante creí que se te quebraba la voz. Bromeé acerca de los llamados seres carbónicos, clones, dobles, nacidos de distinto vientre y guiados hacia una misma dirección. Estiré la lengua para lamerte los labios, y me apartaste con la heroicidad de un hombre que me amparaba del escándalo.
Apretándome la mano me dijiste "pero no me sueltes" justo cuando se deshacía mi disfraz de mujer de arena.


*Fuente: Rosario-12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-17181-2009-02-07.html







ONE HORSE & FOUR HORSEMEN*




Estos ladrillos manchados
de arte rupestre,
testifican
amores paganos
apócrifos.
Amores arabescos
pervertidos
por los orines
y los abrazos
semánticos,
Urgentes,
calle abajo
ante las sirenas
y los curiosos
transeúntes.
Pechos brutales,
desnudos
por el hambre y el dolor,
falos enfermos
por masturbarse
con el neón
los viernes.
Las flores
de los muros
recobran su matiz
con la caída
del sol.
Heridos por el semen,
los rincones
se orean exhaustos,
débiles ángulos
y el viejo bar,
vierten su sombra
sobre los sudorosos
cuerpos:
Árbol del vicio
sin rastros,
o huellas de ausencia.



*©Daniel Montoly. danielmontoly@yahoo.es
http://www.danielmontoly.blogspot.com/










Marubos y mayorubas*



*Por Sandra Russo



Repaso mi cuaderno de notas y encuentro el mapa que hizo Débora Arisi, brasileña, antropóloga, ojos bien abiertos y celestes. A un costado de la carpa donde mujeres indígenas hacían un homenaje a la tierra ofreciéndole semillas, estábamos conversando con Jorge (léase yogyi) y Waki, jefes marubo
y mayoruba, respectivamente. Son dos de las comunidades más grandes de la Amazonia, donde viven casi 300 etnias distintas. Un rato antes, yo estaba sentada en una de las gradas, con un aparatinho, así decía el locutor, del que "salían las voces de las traductoras". El mío no andaba, y es que fallan muchas veces. Una mujer joven, con la cara limpia, se paró delante de mí para leer mi credencial, que decía "Imprensa". Mi nombre y mi medio habían estado escritos con birome roja, que se fue destiñendo lluvia tras lluvia.
-¿Prensa? -me preguntó, sin saber mi idioma.
-¿Cómo? -yo estaba distraída con el aparatinho.
La mujer rubia sonrió, me agarró la mano y la estrechó con fuerza. Una manera cordial de obligarme a acercarme, porque el sonido ambiente obligaba a gritar.
-Soy Débora Arisi, soy antropóloga. Yo vivo con los marubo, de la zona del Javarí. Están en problemas, graves problemas. ¿Puedes hacerles una nota?
Le dije que sí. Tiró de mi mano y allí fui, siguiéndola por esa enorme tienda llena de indios de atavíos o desnudeces muy bellas. Llegamos a una tribuna en la que decenas y decenas de caras pintadas de rojo y negro nos miraron. Tenían las mejillas pintadas de negro y el rojo les tapaba la frente y los contornos de los ojos, como un antifaz.
-Ella es periodista de un buen periódico argentino. Va a hacerles una nota sobre la hepatitis -les dijo en un brasileño muy cerrado.
Las decenas y decenas de caras rojas y negras dejaron ver lo sepia de los dientes. Me sonrieron. Será una escena difícil de olvidar.
-Jorge, vamos afuera para poder hablar. Y Waki, tú también.
Mientras salíamos, me susurró:
-Waki es un jefe mayoruba muy importante.
El primero en hablar fue Jorge. Débora estaba tan nerviosa que no me traducía, más bien me repetía textualmente lo que Jorge iba diciendo. Y cada tanto me arrebataba el cuaderno en el que yo tomaba notas, y hacía listas explicativas, dibujos de plantas y mapas de diferentes regiones de la Amazonia. "8.544.444 ha", leo ahora. Eso es la Amazonia.
Los marubo y los mayoruba son las principales etnias de la terra indígena vale do javari. La integran, según anotó Débora, os povos marubo, mayoruba, matis, kanamari, kalina, korubo. En las aldeas marubo de Lameirao, en los años '80 entró el virus de la hepatitis. Todos ellos. A, B, C y Delta.
Empezaron a morir.
En las riberas del río Javarí viven cerca de 3700 personas. Según Jorge, el 80 por ciento de ellas contrajo alguno de los virus. Jorge tiene los ojos enrojecidos. Hace apenas unas horas, desde un puesto cercano a su aldea, su hermano le dijo que tres de sus parientes están vomitando sangre. Ellos saben que es el principio del fin. Morirán sus parientes, como murió el 26 de enero Edilson Kanamari, un líder de 43 años, de hepatitis Delta.
No les llevan vacunas. La infraestructura sanitaria brasileña no llega a ellos. La piden a gritos. Han pasado, en estos años, a darles una dosis.
Pero no llegan para la segunda o la tercera. De modo que esas 3700 personas no están inmunizadas, como podrían estarlo, como lo está la gente en las ciudades. Y esas personas que mueren de hepatitis no sólo se llevan su vida con ellos. Se llevan lo que queda de sus pueblos. Se llevan lo que sobrevivió a la selva y a la conquista. Jorge y Waki anuncian la inevitable extinción de los marubo y los mayorubas.
¿Qué piden? ¿Qué necesitan para garantizar la continuidad de sus linajes?
Heladeras. Corriente eléctrica y heladeras donde guardar las vacunas ellos mismos o el puesto sanitario que necesitan. En 1996 creyeron que todo se terminaba. Ese año murieron 39 mayorubas de hepatitis en la aldea de Lobo.
El virus, dicen, entró por Perú. Todas estas etnias vivieron siglos sin conocerlo.
Débora volvió a arrastrarme de un brazo hasta un enorme mapa de la Amazonia que estaba colgado en la carpa. Me mostró la región y dónde viven unos y otros. Las distancias son bestiales. Pocos pueblos tienen barcos con motor.
Los otros usan el peque peque. Tardan cuatro, ocho, diez días para llegar a alguna parte a pedir ayuda. Ella está vacunada. Pero la malaria fue imposible evitarla. La contrajo cuando hacía poco que había llegado. Nombra a otro antropólogo que Jorge y Waki conocen, un tipo que vive en la selva porque está haciendo un trabajo sobre poesía mayoruba. Ya tuvo más de veinte malarias. De modo que en esta charla al costado de la carpa donde se lleva a cabo una actividad del Foro Social Mundial, la Amazonia se me entreabre de otra manera. Como un territorio abandonado, misterioso, algo que guarda lo secreto de lo virgen. Un territorio que todavía es la casa de muchas etnias aisladas que todavía no han sido "descubiertas". Los korubo fueron "contactados" recién en 1996.
Pero también es un territorio al que van imantadas personas como Débora o el antropólogo poeta, gente con vocaciones rotundas, gente que vive su apostolado laico viviendo en tiendas precarias en la selva, ganándose la confianza de los pintados de rojo y negro recién cuando logran hablar su lengua. En la selva se habla el idioma de la selva. Y se aprende el brasileño para poder protestar.



*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa







El nuevo miembro*


Plumkier, el gran escritor, tenía una salud de hierro, había demostrado en mil batallas su temple de acero, sus obras demostraban inequívocamente que tenía un corazón de oro, lucía en su cabeza una tupida cabellera de plata, tenía azúcar en la sangre, oro en los dientes y piedras en los riñones.

En lugar de ser propuesto como nuevo miembro de la Real Academia de la Lengua, ingresó por derecho propia en La Tabla Periódica de los Elementos.


*de Joan Mateu. joan@cimat.es



*


Queridas amigas, apreciados amigos:


El domingo 8 de febrero de 2009 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música del compositor brasilero Harry Crowl. Las poesías que leeremos pertenecen a Blanca Helena Muñoz de Escobar (Colombia) y la música de fondo será de Wayanay (Andes). ¡Les deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at
(Link MP3 Live-Stream. Se requiere el programa Winamp, el cual se puede bajar gratis de internet)!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!


REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Cordial saludo!


YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur

www.euroyage.org
Schießstatt Str. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067


*

Apreciadas amigas, queridos amigos,

El número 86 de nuestro Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL "Estrella Errante", edición Enero/Marzo/2009, puede ser ya consultado en nuestra página en internet www.euroyage.org
bajo el link:

http://www.euroyage.org/es/xicoatl-86


CONTENIDO:

· ENSAYO: Onetti: la lección del maestro. Jorge Isaías.
· NARRATIVA: Los sin nombre. Amelia Arellano.
· - Cuentos cortos. Joan Mateu i Marti.
· POEMARIO: Poemas. Blanca Helena Muñoz de Escobar.
· AUSTRIA: Poemas. Wolfgang Kauer.


La edición impresa de XICóATL # 86 puede ser puede ser solicitada a YAGE por e-mail a la dirección euroyage@utanet.at al precio de 7.- Euros (incl. envío postal).


Cordial saludo,

YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur
www.euroyage.org

Schießstatt-Str. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067





*


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*


Cuota anual 2009 para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-

*Escribir para mayor información a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@hotmail.com








InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/


Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar


INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar



Para visitar:
www.walkala.priv.at
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/
http://zonamutante.blogspot.com/
http://www.metroflog.com/Exducere


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.


Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre el escritor y el editor, cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: