Sunday, September 06, 2009

LOS ÁNGELES NO EXISTEN, SON USTEDES...





LOS ÁNGELES NO EXISTEN, SON USTEDES...


*Antología de Cristina Villanueva. libera@arnet.com.ar





Aleluya


Yo estaba perdida hasta que encontré al señor ¿La llevo a su casa señorita?
Me desnudó en rojo.
Cuando me invitó a guarecerme en su pecho. Realzó el final que había sido tan feliz.

Alabé al señor y me quedé dormida





Regalo de amor


El le dijo que le regalaría la luna si pudiera. Se subió a una escalera, no pudo, estaba muy alta y tenía que nadar en ese cielo oscuro de las ciudades, se enganchaba con antenas que servían para que de las cajas cuadradas, salieran palabras que hacían que los que las recibían se quedaran callados. A el le gustaban las palabras de ella que miraba los ojos de él, no las cajas que despertaban silencios. Los ojos de él eran pantallas abiertas para ver el mundo. Más hablaba ella, más quería el regalarle la luna. Un día
se la trajo. Ella abrió el paquete encontró una luna, redonda, clara, a veces derritiéndose, otras erguida.
Todas las noches se acercaba a esa luna de la revuelta, la luna del deseo, con hebras de pasto y suaves aromas de infancia. Un día se animó, la tocó con la boca, se dio cuenta que era un maravilloso queso que guardaba en su interior palabras de Calvino, las artesanías de antiguos campesinos, la historia del mundo en pedacitos. Cuando el llegó, ella le sirvió trocitos del secreto de él, con vino.
No quiero contarles lo que siguió, si desean saberlo apaguen la caja repetidora del más pobre sentido común, busquen en los ojos de un él o una ella, la luna, el mundo, o lo que quieran, y verán como sigue la historia.




Islas buscando un continente


Ausencias

Pantalla de televisión en blanco crece el pensamiento.

La escritura es una forma de bordar ausencias.

El vacío (esa nada) crece.

La muerte (una nada) que sin embargo está en todo.

El desierto pulposo de médanos tiene un mar que sólo se intuye.

Marrakesh, ciudad rosa, amante de botánicos en exilio de hojas.

Siempre me dijeron que el monoteísmo significaba un progreso para la humanidad, me resultó muy difícil entenderlo.

Pienso (como un pequeño consuelo) que si hubieran existido muchos dioses, alguno hubiera posado su divina mirada sobre la Esma.


Si dios fuera una diosa

Los hombres deberían no mostrar sus cabellos.

Taparse, casi del todo, el cuerpo.

Para no provocar a las mujeres.

No llevar manzanas en el bolsillo.

En la inquisición la mayor parte de los muertos hubieran sido brujos (brujas muy pocas).

Se cuidarían las vidas nacidas, evitando las guerras y el hambre.
Las vidas por nacer quedarían sujetas al deseo, no a la obligación.


¿Y si dios fuera una pareja?
A lo mejor nos entendía y no nos expulsaba del Edén y llovían abrazos desde el cielo. Dulces pompones de nubes, caricias.
Una ventana sin cruces, ventana hermosa de un mundo en el que no se tortura, tierra, pasto suave y niños sin calvario.

¿Qué es peor que dios no exista o que exista y se ausente y queden las víctimas tan sin su mirada?

La palabra riega músicas en el desierto.

La palabra abre infinitos surtidores y el desierto se puebla de castillos, joyas, perfumes, alhambras, almohadas, hadas.

Memoria de lo ausente

Sueño contra la muerte.





Era de jugando


Me gustaba la fantasía de tirarme en pedacitos (eligiéndole siempre los cuartos delanteros o traseros más apetecibles) a sus mandíbulas de animal carnívoro, a sus garras de leopardo sedoso. Eso fue hasta que lo vi sacar el plato, anudarse la servilleta y sobre todo afilar el cuchillo. Entonces me fui, haciéndole caso a mi mamá que siempre me advirtió sobre los peligros de los pecados de la carne.



*

El horizonte es una red visual para atrapar la esperanza en fuga




CURA


ÉL es un mar viviente verde. Ella lo nada, se hunde, respira en los abrazos de las hojas.

El hombre llegado desde el naufragio, la bebe, la alisa, la cubre del arañazo de las ramas.


La mujer busca esa señal, ese brillo. Se repliega para envolverlo.
El hombre se expande, dispuesto a preñarla a fructificarla, a hacerle saltar hijos, pájaros, palabras.

Bordean lo blanco

Son juntos, la herida y el consuelo






El abarcamiento


El la abarcaba a veces, y ella otras lo mecía como si ella fuera la barca. Ella acunándolo mientras el la contiene en sus brazos a ella que lo abarca a él que la contiene a ella que lo sueña a él soñándola

Ese día de niebla parecía el principio o el final del mundo. El con la barca la va a buscar.
Lo único que lleva son los libros. Era mejor que el fuego este destino exilio para ellos.
Era otro fuego.
Se bajó de la barca. Con los brazos cargados de hojas, la abrazó. Ella orejas abiertas, él voz. Se decían las vueltas de la tinta. El sobre la desnuda piel de ella inventaba palabras collares, palabras prendedores, palabras aros. Tipografía, recortes, el mundo casi. Ella lo condecoraba, lo
subrayaba, lo significaba, el se elevaba de poema. Envuelta de polisemia, ella esperaba.
Los significantes abrían los sonidos, los abrigaban. El mundo era tan expulsivo que habían querido retornar al principio. Dos cuerpos que se leen incansables, escribiéndose.
Sin dios, manzana ni serpiente, el paraíso tiene la forma de una biblioteca.





Isla a la deriva


Lo único cierto es esta casa
fragmentos vivos
somos uno en dos en cada objeto
ahora dividida
ya no recibo cartas en la piel de la alfombra.
lo único mío es
esta casa tuya que habla
atraviesa ciudades
fiesta de los caminos
en el mantel de flores hechizadas.
Me muevo o me sujeto con el cuerpo memoria
y la casa me narra
en el silencio

la escucho,
envuelta con migajas de tu luz





*


Con su perfume mediterráneo (aceitunas y ajos),
La sonrisa derretida bordeada de rojos, como el tomate y la vida.
Toma mis manos, se las lleva a su redonda boca y al final no me come.

Me deja una ramita de albahaca como anillos

Y esa incierta tristeza de no haberle gustado.




La noche de los caballos como seda


A la mujer a veces se le encabritaba la mirada.
Era como si un río de caballos negros y sedosos la traspasara en la búsqueda del mar.


Un día se dejó ir desnuda, con pequeños adornos de corales rojos y negros.

Llegó hasta la orilla.

No sabía si seguir o volver a la blandura del sueño.

El cazador de gestos sabe el final.

Sea como sea que termine la historia, a la mujer nadie le quitará de los ojos el brillo de los caballos galopando su noche.





*


Esa calle

Yo conocí una calle que está en cualquier lugar

Una calle que da al mar,

a la caída del sol, al incendio


una calle que termina en jardín

un jardín que se abre

una calle que se pierde en la selva



una calle que linda con el grito

con animales de seda innumerables

con barcos que se mueven en la luz

y ceremonias que matan el desierto


Decir yo he conocido

Es decir la presiento.

Esa calle me espera


Desnuda de carteles

alguna vez

Voy a reconocerla





Asunto de palabras


Entonces es así, me pregunté. Se cuenta para espantar el fantasma de la muerte o el de ser tan pequeños y solos, en la historia que nos precede y nos va a continuar, así sin paraíso, casi ciegos, entre templos y ciudades perdidas y ganadas. Migajas en la naturaleza que nos aterra y nos consuela. Espejos rotos que se juntan inventando ficciones para llegar a una verdad: verse en la mirada de los otros, un lenguaje para abrigarnos de la nada.




*


El café ha escrito algo sobre mi seno
Una pequeña navaja de calor, fundó la asimetría
Dibujo, pájaro, mariposa, misterio.


Mientras la línea roja está por echarse a volar
A caballo de la mullida blancura

El otro se queda entre los encajes

Como debe ser-

El que recibió el signo ha descubierto

un paraíso de gotas dulces

En ese cielo los bebés, los hombres y

también las mujeres

que ofrendan sus pechos al hambre de la vida

tienen

esa sonrisa.





Nosotros contamos las historias



Entre los árboles

Una hamaca desliza el aire. Un hombre lee. Una mujer inventa selvas. Los monos festejan la vida de las frutas. Una pareja funda un mundo en la piel del otro. Un terrateniente calcula cuanto va a ganar con el desmonte.


Entre las nubes

Alguien se esconde del mundo. El cielo ensaya almohadas blancas. Los bebés sueñan con la suavidad de su fuente de vida. Las madres cuelgan manteles. Los amantes derrochan sabanas insurrectas. Los niños se asoman a la ventana de una pintura o un cielo.
Los que no duermen pasean sus ovejas. Los cocineros hacen copos de nieve sobre la tarta de limón para imitarlas.

Ellos arrojan los desechos.


Entre las aguas

Las sirenas estrenan sus cantos. Todos recordamos nuestra primera casa. Un hombre bucea su soledad. Una mujer envía la botella con el mensaje. Los náufragos buscan la esperanza entre los restos húmedos.
La bandera roja de los corales cae herida.

Ellos ahogan la belleza


En la tierra

Los granos de oro del maíz buscan bocas.
Ellos siembran el hambre.

Nosotros con hojas de árbol en la voz, con gotas de cielo en la voz, con agua en la voz, contamos las historias.

Ellos cuentan la plata





Jardín secreto


No un jardín, no un bosque, no una selva. Un extraño desierto verde poblado de flores, de hojas, de ramas que se amontonan como médanos, con la suavidad de la arena se apoyan en mí .Dunas cambiantes, me deslizo, nado entre los olores y las texturas del paraíso vegetal, cuadritos de aire blanco, arriba, recortes brillantes entre los árboles.
Todo está en el mismo plano, sin subir ni bajar, como en el país de Alicia Espacio- tiempo iguales, sin embargo hay una sensorialidad paralela, como si desde mí, otro cuerpo mío buscara sus nutrientes. No acaricio a las flores, ellas me tocan y besan, hacen música, las secas como crocantes instrumentos, algunas me peinan, largas manos con corolas delgadas Otras, redondas, ahuecadas, me buscan las puntas de los pechos para vestirlas, rosa contra rosa.
Una triangulación me lleva de las flores, al escondite del tronco, a un lugar donde dejo la mirada y las espinas me arañan cerrándome el paso. Voy y vengo con el pasto en los pies, espío, me hundo. No se si estoy alegre o triste, he vencido tanto artificio de ciudad.
Adorno el banco labrado en arabescos, escribo con hojas y pétalos palabras ilegibles. Exiliada del cemento, escribo.

Carta, caos verde, que te quiero, verde.
Quien quiera oír que oiga.





¿Sueño?



La noche del 10 de septiembre de 1973 Pablo Neruda poeta comprometido y lúdico, soñó: ruidos, aviones, silencio, gritos, aullidos y una voz. El mascaròn de proa de Isla Negra se arrodilla y pide al dios del mar que nosea cierto. Por un río marrón se junta con el mascaròn de Haroldo, blanco de golpe, de golpes. Cementerio –Río de La Plata que cuentan en Santiago prolijos, mientras los muertos caen sin ritual. Matilde cuanto falta para la pri..? Pablo este año septiembre viene sin primavera.
El pelo negro de ella se desparrama como un luto, sobre el mantel de sangre, de vino, de idos, se desarticula la cabeza, no se olviden de …
Naranjos negros, labios rotos. Una caracola con bordes de coral amplifica la voz que anticipa lo que ya pasó.

Pablo busca un descanso de luz pero no hay.

Se arranca los ojos para no escuchar el asesinato de la digna humanidad de la voz. Busca párpados para los oídos no quiere ver la sangre por las calles, las manos de Rodolfo escribiendo la carta, saliendo a entregarla al aire verde de uniformes, ¿Matilde dónde está la casa de las flores? Quiere hablar
de la lluvia, de las lilas, de los volcanes de su ciudad natal, no puede, desde lo alto del estadio caen pájaros rotos.

Las manos de Victor, tan solas de cuerpo, piadosas tapan la pantalla del sueño de Pablo que despierta y dice : Matilde sabés que soñé? Entonces escucha ... en la radio la voz del amigo, compañero, presidente que sigue despidiéndose. Cómo suena la voz de un hombre cuando no quiere irse para no dejar solos a los suyos para que no pase lo que va a pasar. La voz dice: volveremos a las grandes alamedas más temprano que tarde. Pablo sabe que es tarde para él. Pide castigo, se va.

Ellos todavía sonríen alrededor de la jaula en la que nos encerraron.








El lector





La mujer se extiende como un libro. Va hacia adentro, él la mira, le prende ojos en el desliz de la línea cuando se curva. Ella se parte en ángulos a golpes de miradas, fosforece. Quiere ser un libro que él leerá y en el que él hará marcas. El señalador es la escritura, la palabra. No hay cuerpo sin palabras. Un idioma se busca, se articula en el borde. La mujer sin saberlo tiene la historia de la literatura en la piel, la Biblia que no leyó. Es Sara dándose vuelta, Madame Bovary, una Lolita, princesa en la torre del castillo, la isla desconocida, Es Nora, una virgen, Cordelia, Lilith, la Malena del tango, una Dulcinea imaginada, Medea y la Medusa, Ariadna generosa en los hilos y las chicas de Flores cortándose en pedacitos para ofrecerse a la mirada de los hombres. La voz es una mirada, los roces escrituras. Ella tendida entre los siglos, espera su lector. El cierra el libro que leía antes de desear leerla a ella. El libro que tenía abierto él con un símbolo que le decía "sos esto".

Ahora se deshacen las certezas y esas dos lenguas se mestizan, escriben.
Saben el comienzo y nada más. La cortina se cierra como el libro y ellos balbucean en el intento de decir lo imposible.





Cajas 3



El pelo de ella da vueltas alrededor de la caja como si no le bastara el lugar donde él la ronda. Ella sonríe con sonrisa inabarcable, sonríe porque el se acerca y sabe lo que se avecina, pero no sólo por eso, sonríe en ella misma. Sonríe en los tres tiempos, el presente perpetuo de la escena, lo que la mirada de él le dice de un futuro tan próximo, sonríe todavía más, sonríe pasado, esa oscura tibieza de niña recién amamantada.










Lontano



El aroma de la rama de albahaca hila el vacío

es una mínima cita de sombraluz
que alude al desamparo y lo consuela





La revolución es un sueño que siempre renace



La revolución para nosotros era un sueño, a lo mejor inalcanzable..
El nuestro era un deseo, una búsqueda de la dignidad, de la alegría, de la justicia, de la solidaridad, un intento de vencer al egoismo, para todos los colores, los géneros, las edades, para todos los seres humanos. Un sueño arrullado en canciones, pintado en cuandros, escrito en poemas.
También es imposible el sueño del consumo para los jóvenes actuales, un deseo solitario de plasmas, autos y tanto más, envuelto en propaganda y papeles de regalo.
Los dos una manera de prepararnos para camino.
La utopía nos hacía caminar con la energía de la lucha. El deseo de objetos ( como ilusión de alcanzar la felicidad) que cuando se alcanzan ya no son suficientes, provoca stress en la marcha.
Nosotros avanzábamos con la mano abierta para tocar al otro. Los que hoy están en la carrera llevan la mano sola que termina en tarjeta. Perdido por perdido (aunque no se sabe, nuestro sueño renace tantas veces en la historia) convengamos que el nuestro era mucho, mucho más hermoso.






Epifanía


Puede ser que la lluvia vista con diamantes una tela de araña
que la planta cubra su verde desnudo y
destelle como poblada de astros.

Es posible que mi ojo la vea

y acaso me olvide de la muerte

por un rato.





Caminos


Entre aromas y flores en relieve

para la suntuosidad del tacto.

En el azul que abre las manos del mar,

nómades contrapuntos bordados del deseo, viajan





Acaso


Un tajo en la sombra
La hendidura
abre un posible cielo.

La herida irregular bordea de espera celeste la navaja.






Sueños animados


La libertad es conocer gente nueva
Benito Secelovsky


Animarse a lo nuevo, a pensar, a conocer, a reirse, a sentir.La historia siempre es nueva.Cuando pensamos en lo que ya pasó, si seguimos vivos y por lo tanto cambiantes, lo resignificamos.Hacemos una especie de traducción, teniendo en cuenta que otra época es otra lengua y no es fácil pensarla si no nos ponemos en su latido, desde el actual. Cuando pensamos en Benedetti, no es solamente de literatura de lo que hablamos, son sueños compartidos, canciones, una forma de estar y pensar el mundo. Hay que conocer gente nueva, esos que van a escucharnos, esos a los que vamos a escuchar, esos a los que les vamos a contar lo que vivimos, esos que vienen desde lejos con sus palabras esperando la novedad de nuestras voces y nuestras lecturas. La libertad es encontrar, entre lo que pasó y lo que pasará, alianzas provisorias. El día de la patria, el de la bandera, el del padre, recreandose cada vez, a la luz de lo vivido y de lo nuevo, dandonos la revelación de de lo vivo. Nada queda en estampita, todo aletea, cada nuevo conocimiento se conjuga. Como un mar que se abre y nos vuelca y revuelca. Lo nuevo son tesoros océanicos. El infinito mundo construido con palabras que nos trae la gente nueva, es turbulento o sencillo, siempre revolucionario. No podemos saber que quiso decir un chico de siete años con eso de "la libertad es conocer gente nueva" cuando el 25 de mayo construía su postal conocida. Sirvió para desenrrollar lo guardado. Conocer gente es un canto rebelde en una sociedad que nos invita al barbijo, la desconfianza, el temor. El otro parece un enemigo posible que anda por las fronteras de lo establecido intentantando pasar aunque lo volteen mil veces. Pienso que el abrazo sonoro, el pensamiento que cuestiona lo que se muestra como natural, la sonrisa que acepta, la mirada que resguarda, el hacer juntos la red sin centros ni jerarquías, es una forma posible de la libertad. No hay libertad dentro del miedo. Quienes día a día nos predicen los males del contacto, nos dificultan la hexogamia social, saben que nos dejan expuestos a ser esclavos de la visión que nos trasmiten. Los sueños animados, múltiples, son una respuesta para salir del laberinto. El Laberinto ya no es el clásico con su centro y su Minotauro. Tiene otra forma, el hilo no es de Ariadna es el hilo de todos, con sus manos y voces, su imprevisible rumbo, su apuesta, su deriva.





Furia de lo vivo



La carne de las flores cae en racimos


Resbala en el aire


Agujeritos de luz en la mancha verde
Por donde los espías del cielo
Nos dan señales..


La belleza está en lo inesperado.


Una hoja se suelta casi con dolor

Emisario que trae la noticia.


“Los ángeles no existen
son ustedes”





*


El café ha escrito algo sobre mi seno
Una pequeña navaja de calor, fundó la asimetría
Dibujo, pájaro, mariposa, misterio.


Mientras la linea roja está por echarse a volar
A caballo de la mullida blancura

El otro se queda entre los encajes

de
su
corpiño

-Como debe ser-

El que recibió el signo ha descubierto

un paraíso de gotas dulces

En ese cielo los bebés, los hombres y

también las mujeres

que ofrendan sus pechos al hambre de la vida

tienen una sonrisa

Esa sonrisa.








Mago, no te alcanzó la magia.



Mi perro no habla,
a veces llora, pero
ni siquiera ahora
que se muere habla.
Ni siquiera ahora
Que lo necesito tanto
para despedirnos habla.

Sólo mirada, ojos grandes como el silencio


Este dolor perro

Pelos y sangre pegada.


palabras desaparecidas

La lengua, me alisa,

como una madre que, a veces,
interpreta,

mi animal mudo






Sombras en colores



En el centro del Laberinto biblioteca el animal mítico furioso desgarraba sin piedad al aburrimiento.

Pronto enviaron al héroe a vencerlo, la gente que ya no tenía al aburrimiento consigo, pensaba.

EL cable de las antenas de tv fue el hilo para encontrar la salida del laberinto de los libros

El animal vencido sabía que junto con él yacía la libertad.





Sentidos


La distancia entre el


perfume y la luz

el gusto y el sonido

es la piel.

El tacto se abre

como estrella terrestre

oímos el luminoso


sonido, la nariz toca


partículas impalpables


ojos en la boca


para gustar.



A veces (no es fácil)

ese resplandor llega.


Ángeles caídos

rodamos

con el rojo brillante de la manzana

en el hueco de las alas.






*

La lengua se suelta, se abre, se salta,lámpara -garganta-
voz, tapiz, terciopelo húmedo, musgo.
se frota contra las cavidades de la boca.
se rompe, se lastima, duele.
se encanta
con esfumados tonos

Ella habla

no le salen ni culebras ni perlas
sólo palabras.


Palabras vivas
que se mojan en la larga saliva de la especie.
Metamorfosis líquidas, emplumadas, trasparentes, duras

buscan el arabesco de la oreja

ese interrogante del otro

para anidar.








Tristeza náufraga


¿Sólo la tristeza se salvará del naufragio

o el naufragio con sus restos, voces, textos,

astillas de sustancia

se salvará de la tristeza

si encuentra una señal

que ordene los deshechos?




24 de marzo


El árbol de la vida que crece todavía

la sangre fría de los asesinos

memoria de lo dulce, lo perdido, lo suave


los que nunca ven nada

este dolor





*

Decidí sacar a pasear mis pestañas, desligadas del mandato de ser las compañeras de los ojos se aventuran. Se deslizan suavemente como un abanico por la piel del verano, se vuelven pasto pequeño, naciendo con su placenta de hojas de bosque, se erizan en la brisa, dejan marcas como un terciopelo
cortado en finas hebras,se vuelcan, se enredan en la música, se encaminan a la noche con olor de café, se abren a las manos, se entornan, conmueven heridas de luz. Pasean por la piel de animales felinos asperamente dulces, sanan la tristeza de los que están enfermos. Son lo que falta, lo que
no se puede mirar. Un revuelo de pestañas para el mercado de flores, otro para la mesa servida por Babette. Caminan túneles, pozos, el organismo vivo de las palabras hasta llegar de nuevo a los ojos, adorno de final de párpados.
Ahora matizan una mirada nueva que saquea los muros.
Ahora acarician caras enmascaradas.
ahoran besan
ahora abrazan

ahora son nido

ahora me acurruco en ellas que me salvan

de la visión desnuda.






*
La poesía les habla a las heridas
pero no a los torturadores
John Berger





Si no fuera por ella

A todas las vi­ctimas de la ley
del más fuerte


SECRETO




La habitación oscura y silenciosa no parecía de gente que estaba por salir de vacaciones; salvo por las valijas en la cama y algunas visitas en la casa no se notaba el clima festivo previo a un viaje. La nena grita: ¿y esto que es mamá ¡? agitando en su mano algo, la madre la mira como si hubiera cometido un
crimen. Cree que no volvió a preguntar, cree que nadie le respondió, cree que fue parecido a lo innombrable en el terror de las dictaduras. La imagen de ese pequeño lienzo blanco que, después supo, era para cierta sangre, que después supo, significaba que todo estaba bien en el interior de una mujer, que después se canso de ver en publicidades, en ese momento era peor que mostrar un arma. Armas que causan otras sangres, sangres de vi­ctimas, a veces pequeñas perdices o liebres, igual a las que cazaban los hombres de la familia; otras veces, cachorros humanos, como los que ahora están en el recorrido del avión del que cae la bomba.
Antes un silencio para lo femenino. En nuestro tiempo una exposición casi pornográfica, sin velos del cuerpo de la mujer. La niña creció y se pregunta ¿que se seguirá ocultando cuando todo se muestra tan descarnadamente?.
Piensa (aunque lo tuvo prohibido, a veces le sucede) si no será que la censura cubre ahora a la ternura y a la piedad. No serán, ternura y piedad, en el fondo, un secreto femenino que los hombres y mujeres esconden en un mundo implacable donde reina la ley de la fuerza.






18 de julio


Quiero hablar de la piel
de su indomable sueño
de roce
de la caricia de la voz buscando
dobleces, pliegues, hendiduras
pero no puedo
de mi boca recuerdo sale España
sumergida en el duelo
hace hoy setenta años
mujeres libertarias
acosadas por cruces
jovenes perseguidos
por prisiones y tumbas

quiero tacto-caricia
la mirada
ese gusto de un cielo por venir

hoy no
los aviones tiran sus bombas
sobre mis manos en un país
que nunca conocí

me deshago
Las palabras dan vuelta los sentidos
parece que como siempre ha sido
hay gente que es culpable de vivir
y un ejército
dispuesto a remediarlo

Otra vez Eros
que perdió la partida.





*

Yo quise ser un rojo violín desorbitado
Máximo Simpson




Yo quise ser
o quiero todavía

Pasionaria con el brazo extendido

señalando
horizontes.

La que piensa juntando líneas
para mostrar
que el rey está desnudo
y la reina demasiado atada

Una mesa cubierta de poemas

para que cada invitado se sirva su palabra

Una ronda de cuentos para ahuyentar el frío

Un almohadón
de sonidos
y aromas

esa flor desorbitada y única

que acaricia los ojos que se ofrecen

el café que anima las mañanas

yo quise ser la libertad

y todavía quiero y seguiré queriendo
en un mundo de palabras que encierran en cárcel de sentidos

y los pobres se llaman terroristas desde niños
por no poner sus dones en las manos del amo

quiero abrir la llave
aspirar el poco aire que dejaron sin contaminar

y ser la libertad.






*


Cuando el otoño se acerca (lo siento en ese vestido violeta tan suave que atrapa miradas
-era de media estación-)
La muchacha hacía la cola del Lorraine
Seguro que con un joven pero no lo recuerda

La Fuente siempre a punto de aparecer y quedaban doncellas.


No se había muerto nadie, ni siquiera los abuelos,
Aunque había oído de ella, la muerte no le constaba.

Ahora no está el cine, no hay doncellas, las estaciones cambian día a día, el muchacho se acomoda en el olvido-

La muerte la ha tocado a la muchacha tanto

Ella prefería el tacto casi terciopelo del vestido aquel o los ojos que se tiraban por su cuerpo como por un tobogán

Es lo que hay se dice y recuerda las religiones inventadas sólo para pensar
que algo quedara después, una almita o una reencarnación o que se yo.

Para mi, lo -único que explica la muerte - es la falta de espacio

Imagínense chocando con Ema cuando baja del carruaje.

Elegí mal, ella no era de verdad, pero quien lo dice.

Todo eso porque murió el director de la película que está por empezar
Y la muchacha con su enorme cartera colgada y su libro se siente aún, a salvo.





Contratapa*



Este libro de Cristina Villanueva es un auténtico “placer del texto”, una agitación discreta, que sin levantar la voz, ni señalar con el dedo acusador, recorre necesidades y riesgos entre la lectura de la literatura, y la escritura poética concebida como un “pensar soñante”.
Un caso singular donde las relaciones textuales, establecidas por la autora, conforman un catálogo de incidentes, temas, formas y estilos de cosas vistas y oídas; cuyo objeto es la recuperación de la capacidad de asombro frente a tanta rutina y angustia cotidiana.
Un entramado de fragmentos cuya dimensión narrativa-poética, oscilan entre la placidez de la observación que intenta describir y elegir con cuidado lo que ve, y la actitud de una mirada reflexiva ante lo que nos rodea. En algunos de sus textos, el lector se inclina a sonreír irónicamente a causa de la objetividad aparente de la prosa; pero este mismo registro lo lleva a detenerse asombrado frente al estímulo poético que Cristina Villanueva nos ofrece de lo real. Cosas o situaciones vistas o que, pese a ser fruto de sus lecturas, se centran en lo visible o en el acto mismo de escribir, entendido este como “el mirar de la imaginación”.
No menos cierto es que en el fondo, Villanueva viene a ser, a través de sus textos, una minuciosa cronista de nuestra época. Que además, sabe que todo libro, y Relaciones textuales, no es una excepción, es lo que no se conoce, el latido de la lengua que llama, la oscuridad que se hace luz, una manera de jugarle carreras al espacio perdido, desarmado ……. Y que al decir de la autora, exige de un lector con capacidad de ensoñación que intentando descifrar, crea, modifica.



*Por Héctor J. Freire

*Contratapa del libro "Relaciones textuales" de Cristina Villanueva.

Presentación: Martes 8 de septiembre a las 19 hs
en la Biblioteca Nacional (sala Cortázar)






*

Queridas amigas, apreciados amigos:



Este domingo 6 de septiembre 2009 celebraremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), ¡la edición número 400 de nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana!
Será un programa informal en el cual participarán algunos de los moderadores que han colaborado en la realización del programa, entre ellos Veronika Gruber, Maximiliam Schönberger, Doris Unterlechner, Johannes Rössler, Silvia Amberger, Krysthal Duarte-Herrera y Walkala.

El programa estará dedicado a la memoria del fallecido poeta argentino Horacio Rossi, de él leeremos algunos de sus poemas. Les deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at
(Link MP3 Live-Stream. Se requiere el programa Winamp, el cual se puede bajar gratis de internet)!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!! (Recomendamos usar http://24timezones.com/ para conocer las diferencias horarias).


REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Freundliche Grüße / Cordial saludo!


YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com
Schießstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel. + Fax: 0043 662 825067


*

Inventren... Próxima estación: SATURNO.
-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar
http://inventren.blogspot.com/




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*
Cuota anual 2009 para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-
Consultar por suscripciones con difusión de actividades culturales.

*Escribir a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@yahoo.com.ar


Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar


INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Para visitar:
www.walkala.priv.at
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/
http://zonamutante.blogspot.com/
http://www.metroflog.com/Exducere


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre el escritor y el editor, cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: