Tuesday, May 11, 2010

AL VIAJERO QUE HUYE...




*Ilustración de WALKALA. http://www.walkala.eu/



TANKA I*


Desde mi cueva
Un ojo en la roca
Copia el mundo.

Montaña y flor
Cuentan ritos mágicos.



TANKA II*


Esbelta luce
Al borde del camino
La flor humilde.

Lanza adioses
Al viajero que huye.



TANKA III*


El crepúsculo
Cuenta sus letanías
En despedidas.

Lila y rosa
Acarician el cielo.


*de Emilse Zorzut. zurmy@yahoo.com.ar




AL VIAJERO QUE HUYE...




El Inspector*



Llevaba más de diez años en el cargo de Comisario Jefe de la brigada de homicidios, pero nunca se había encontrado con un asesinato tan violento ni tan terrible.

Lo habían descuartizado. En un rincón de la habitación estaban los verbos, revueltos entre unas mantas y sobre la cama algunos sustantivos y adjetivos aún manchados de tinta. Sobre la alfombra unas frases sueltas del capitulo cuarto a las que, estaba claro, habían arrastrado sin piedad, y en el suelo, esparcidos, grupos de palabras, algún pretérito y restos de metáforas. El inspector palideció aún más cuando se dio cuenta que el asesino se había llevado las tapas y el lomo y rompió a llorar.



*de Joan Mateu. joan@cimat.es









Dos corazones*







Taza de té de por medio se miraron, el murmullo de las otras mesas les llegaba apagado. Cada grupo con sus voces, palabras sueltas, risas. Se sentían dentro de una campana de cristal.
Nada les tocaba ni distraía. Los ojos de él recorrían cada milímetro de esa cara amada. Se detenían en los ojos húmedos, grandes, marrones, donde las luces del bar se contoneaban produciendo chispas en cada parpadeo. Bajaban a extasiarse en la boca de labios carnosos, débilmente pintados con brillos rosados.
Había besado y mordido esa boca con pasión y deleite ¿cuánto hace? ¿Años, horas, segundos? No lo sabia.
Pero lo pensaba y un raro escozor le invadía el estomago.
Estiro su brazo por sobre la mesa buscando la tibieza de la mano femenina que no accedió al reclamo. Inquirió con una mirada y un toque de alarma le llega en esos ojos huidizos y en el leve temblor del labio inferior.



Creyó en una broma al escuchar tenemos que dejar de vernos pero se helo su sonrisa cuando advirtió dos gruesas lagrimas caer lento sobre el mantel.
_Vuelve de Europa mi esposo. No puedo deshacer mi hogar. Por mis hijos, por mis padres, por el lugar que ocupo en la sociedad. Perdóname, lo vengo pensando una semana y ya está decidido. Sos joven, no te faltaran oportunidades. Fui muy feliz con vos. No me odies.
La vio irse caminando entre las mesas. No pudo moverse. No pudo hablar.
Las palabras de ella penetraban lento, le costaba entenderlas, como si se hubieran dicho en otro idioma y tenia que descifrarlas con dificultad.
No sabe si pagó al mozo, como caminó hasta la calle ni de donde salió ese camión y de donde esas luces enceguedoras que se apagaban lentamente... lentamente... hasta llegar la oscuridad densa... suave... suave.



*De Elsa Hufschmid. elsahuf@yahoo.com.ar














Cajita de cartón*



En un rompecabezas las piezas nunca van donde quiere el que lo arma, ellas tienen su lugar, un único espacio dentro de la historia, y las fichas, están destinadas a formar las imágenes que quiere el creador del juego.
Sin embargo, hay sueños que resucitan la libertad.
Ella sólo fue hecha para transportar productos de limpieza, tiene un tamaño igual al resto de sus hermanas, letras rojas y un bonito dibujo.
Es vaciada en el mercado y queda sola. Ya sin alma, descansa en el lecho de un palo de luz.
Tenía un único fin pero ahora llenan su cuerpo con papeles, boletos, bolsas, colillas, tapitas de gaseosas y yuyos.
Se despierta cuando siente en su lomo la felicidad de un niño que la patea y desparrama todo su interior. Una mujer que se muda la llena de Roa Bastos, Cortázar, Saramago y Rulfo y luego la abandona en un árbol que escupe sabia.
La lluvia la deja al borde de la muerte pero las heridas cicatrizan con el sol. Su cuerpo no es el mismo, es áspero, rugoso y las letras no se ven.
Hospeda dos bolsas de basura sin importarle el olor, pero cuando se encariña, aparece un camión, una mano la penetra y arrancan su nueva alma dejándola sola, luego de unos chiflidos.
Deja de ser caja cuando destruyen sus extremidades, la apilan con otras hermanas amorfas y es el asiento de un niño que viaja en carrito.
Ya como cartón, corre carreras en carros y, viaja en tren con gente descalza que habla de hambre, cosa que no entiende, por su pasado de cajita de cartón.
Se siente libre, relajada y sin estructuras; dispuesta al destino.
Entonces, el cartón es vendido y se transforma en plata; la plata en pan; el pan en sándwich; el sándwich en comida; y la comida, en sonrisa de un niño.
¿ Pero qué pasó con nuestra cajita o más precisamente con nuestro pedazo de cartón? ¿A dónde va cuando muere? ¿Vuelve a la tierra?


Lo prensaron, lo hicieron pasta, lo estiraron y le dieron una nueva forma.
Si las cajas reflexionaran, quizás soñaría con que su nuevo cuerpo pueda guardar cartas de amor, o encerrar bombones de un amante, o alojar fotos de las que hacen llorar. Pero tal vez ella tenga un sólo fin, y este destinada, únicamente, a transportar productos de limpieza.
Aunque dicen que la esperanza del cartón aumentó desde que un rumor se filtró entre las cajas. Al parecer habría una nueva vida y una simple cajita de cartón sería eterna. En una de sus metamorfosis, podría adquirir la forma de pieza de rompecabezas para crear imágenes con su cuerpo. Así armaría
paisajes, rostros, barcos, cielo, fuego y mar.
Luego sería pegada a una madera, tapada con un vidrio, enmarcada y así viviría para siempre en un cuadro.
Pero esto, es un poco más de la incertidumbre de la vida de las cosas.
Porque el cuadro, después de muchas generaciones puede ser leña y ceniza, se puede mezclar con el viento y volar hasta algún ojo, ser lágrima de despedida, dormir en un pañuelo de estación que cae por la ventana, y ser un recuerdo archivado, en una simple, cajita de cartón.
Porque en un rompecabezas las piezas nunca van donde quiere el que lo arma, ellas tienen su lugar, un único espacio dentro de la historia y las fichas están destinadas a formar las imágenes que quiere el creador del juego.



Sin embargo, hay sueños que resucitan la libertad.






*De Carlos Caposio, carloscaposio@hotmail.com

Noviembre de 2004













LA PIEZA*




Tenía nueve años y el coraje infinito que sólo da la falta de vivencias en la vida.
Es por eso que, haciendo caso omiso a los rumores que había mamado desde mi nacimiento relacionados con "la pieza", estuve varios días agazapada estudiando todos los movimientos de la casa para poder descifrar quién tenía la llave de entrada a la misma y dónde estaba escondida.
En ella vivían mis abuelos. Desde siempre perteneció a la familia, y por conversaciones que se interrumpían drásticamente cuando llegaba o me aproximaba, había llegado a la conclusión de que algo pasaba relacionado con la misma, pero nadie me lo quería decir.
Además cada vez que inútilmente quería entrar en ella, los gritos de quien estaba más cerca coartaba mi impulso, recibiendo además una larga y bien estudiada reprimenda.
Entonces, cansada de tanto misterio, resolví develarlo personalmente.
Me fue difícil encontrar el escondite de la famosa y bien cuidada llave, pero lo logré por un descuido verbal de mi querida y recordada abuela Teresa, quien nunca supo de su indiscreción.
Ese día estuve demasiado nerviosa, a tal punto que las horas, otrora lerdas y monótonas, pasaban cual vuelo de águilas.
Y la noche llegó, y con ella los preparativos minuciosamente programados.
Me puse el pijama, saludé a todos y me acosté. Debajo de la almohada ya tenía la linterna.
Esperé ansiosa a que todos se acostaran. Mi corazón parecía un caballo desbocado corriendo por un prado. Tal eran los sonidos que producía y repercutían en mi adrenalina que circulaba a muchas revoluciones por segundos. Lo sentía latir en mi garganta y en mis sienes.
Cuando comprobé que todos dormían me levanté sigilosa y fui hasta la cocina a buscar la llave que estaba escondida detrás de un ladrillo flojo de la marlera donde mi abuela almacenaba el indispensable combustible para su estufa a leña.
Ya los latidos repercutían como bombos en mi cabeza, y al poner la llave muy despacito en la cerradura comenzó a erizarse mi espinilla haciéndome sentir una sensación que iba del calor al frío; del quedarme al huir.
Pero me quedé. y entré.
Todo era de una oscuridad absoluta. Prendí tímidamente la linterna y.¡me petrifiqué!...
Cerca de la ventana que daba al patio trasero, había una pequeña mesa, y detrás de ella, entre un humo verde que flotaba en casi toda la habitación estaba sentado un espectro con un turbante negro, en esa penumbra que sólo permitía que se notara su contorno por la iluminación que producían las velas que despedían un claro olor a incienso.
Comencé a desandar el camino recorrido calculando el lugar de la puerta que estaba a mis espaldas, con el sólo objeto de salir corriendo.
La figura se levantaba despacio, con una mano extendida hacia mí, que ya hasta había perdido la noción de quién era, y en su avance, con una voz ronca y gutural decía cosas ininteligibles, suplicando que fuera a su encuentro, aunque me parecía que lo único que quería era atraparme y llevarme con ella.
Cada vez estaba más cerca. Me parecía sentir su respiración caliente y putrefacta danzando sobre mi cara.
Mi mano, volcada hacia atrás, tomó el picaporte que, negándose a que lo pudiera abrir quemó intensa y profundamente mi piel.
Ya desmayaba. El terror producía un dolor tan intenso en mi pecho que creí que un infarto terminaría con mi corta vida.
De pronto sentí que me sacudían bruscamente. Abrí los ojos cargados de terror y ahí, sobre mí, encontré la cara dulce y hermosa de mi abuela.
Di un salto en la cama y la abracé tan fuerte que mi ímpetu desmedido le produjo mucha risa. Había venido a invitarme a desayunar, así que solamente calcé mis chinelas y fui tras ella dando gracias de haber despertado de ese terrible sueño.
Ya sentada, y mientras servía su siempre exquisito café, refunfuñó diciendo como todas las veces.. ¿a ver cómo están de limpias las manos?... las levanté rápida para mostrárselas, porque el aroma de ese brebaje me atrapaba, pero escuché que me decía. ¿qué te pasó?...¿te quemaste?
Mientras la garganta se me cerraba nuevamente de susto miré mis manos y ahí, justo ahí, en la palma de una de ellas y como grabado a fuego estaba la marca irrefutable e inexplicable del picaporte de "la pieza".






*de Zaidena. zaidena@hotmail.com















Los bajos pensamientos*



*Por Miriam Cairo. cairo367@hotmail.com





Amar dragones


Esta mañana, cuando salí a comerme el mundo, un dragón o un hombre bajaba por un río amarillo o por la calle Laprida y tuve la revelación que estaba buscando. No ya el famoso diagrama circular que simboliza el Yang y el Yin, sino la comprobación de aquel viejo axioma respecto de que "el unicornio acaba como fiambre y el dragón como pastel de carne". La imaginación popular vincula al dragón con el fútbol, la necedad y los asados, pero por fuera del régimen de mutaciones previsibles, suele tener transformaciones prodigiosas.
No sé si el dragón surgido del río Laprida era un hombre de establo, de silla y de tiro. Mientras yo lo miraba fue un emblema imperial. Me pareció que era aquel hombre al que un pintor le dibujó los ojos. Por un momento, mientras lo imaginaba hombre, salvé al formidable dragón de su destino de papas servidas después del fiambre. A punto de subir al taxi, le adiviné el ímprobo privilegio de monstruo que asciende al cielo con una mujer desnuda montada en el lomo. Tan abstraída estaba en su contemplación que entre otras cosas olvidé que había salido a comerme el mundo. Y ni por un momento tuve en cuenta que la criatura imantada, surgida del río amarillo de la calle Laprida, estaba a merced del arte doméstico, cada vez más difundido, de hervir dragones.




Develados


Explora (exploro) la realidad que no realiza en términos previsibles.
Percibe (percibo) el estrecho margen del destino y su mórbida vocación de desencuentro. Comprende (comprendo) que para evitar salvaciones masivas, el destino no muestre sus espiras, sus pasadizos, sus abismos. Y acepta (acepto) que su boca se apriete amenazante para que mantengamos cerrado el
corazón, su opuesto en peligro. Pero aunque sus ojos, para nosotros, nunca se abran, no diremos jamás que el propósito del destino sea ignorarnos.




Otredad


Desde el otro lado de la luna, donde vive un animal quietísimo a punto de caer en el olvido, me desprendo de la índole solar de todos los abismos.
Ningún otro sitio me parece más apropiado, más acorde, más perdido, más intransitable. Desde aquí pienso en tantos animales proclives a envolverse cien veces en el oscuro papel de los tormentos. Desde este lado de la luna, puedo ver cómo las criaturas deportadas de toda certeza, se abrazan a la posibilidad que abarca también el imposible. Pero también sé de ese drama en el que un ave con piernas de hombre devora una serpiente todos los días, hasta que un príncipe budista le enseña las virtudes de la abstinencia.
Pienso en la astucia de las serpientes y en la complicidad de los monjes.




Arte poética




Desde la línea invisible en que se cruzan lo dicho y lo no dicho, los mejores testigos de la sombra siguen siendo, para mí, el oxímoron y la elipsis (a falta de los prodigios de tu sexo, me entretengo con los placeres de mis bajos pensamientos).




Im-posible


En un tiempo, me alimentaba de finísimas hebras, de guturales frutos. Me nutría de impacientes súplicas y me acostaba con las flores boca abajo.
Ahora lo hago de forma errática, a veces, muchísimo y de una sola vez, otras, gota a gota como un poema de una sola sílaba que se repite página tras página hasta abolir el pleonasmo. Todo esto dicho para demostrar que lo imposible siempre encuentra la manera de ser un mejor im posible.




Vigencias ignoradas


Llegar sin venir, venir sin llegar. Andar por fuera de la galla realidad que apenas puede repetir sus fórmulas gastadas, como si ese viejo acontecimiento de pisar la luna hubiera ocurrido sólo una vez y con los pies en la luna.




Cubrir las sombras


Me pregunto en vano por qué mi cuerpo cae como única piel cubridora de sombras. Desde hace algunos y días y algunas noches, me gustaría pensar en otras cosas. Pero también espero seguir pensándolo todavía. Pensarlo ahora cuando el cuerpo está más solo que nunca. Pensarlo en nombre de todos aquellos y todas aquellas que aquí mismo o en otros lugares se consumen hasta no ser nada, hasta no ser nada más que una sombra.
Desde que tengo memoria, mi cuerpo no dejó de honrarme con su presencia. No dejó de cubrirme las sombras. Desde niña me he acostumbrado a nombrarlo, no como a una tercera persona, como a alguien extraño y secreto, obligado a habitar la ausencia, sino como un yo que me hace compañía. Desde niña he
jugado con él como algo vivo, algo que también se descifra, se transmite, se invoca. Me pregunto, pues, por qué este intérprete de las sombras, que me llama desde dentro, puede también estar tan lejos de mí y estar conmigo. En el transcurso de estos días y de estas noches, un tiempo afortunado, sin dudas, lo he escuchado respirar la elipsis, sin dejar de caer una y otra vez, como única piel cubridora de sombras.







*Fuente: Rosario-12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-23469-2010-05-08.html















UN OTOÑO*







Primero era el Otoño, el dulce Otoño y sus silencios

oscuros, sus hojas caídas

sobre el patio.

Después los árboles

limpios, con los muñones lejanos

clavando el cielo taciturno.

Los pájaros fueron nada más que sucios

claros ennegreciendo el aire.

Alguna que otra flor ascendía

dando olor a la tarde.





Yo remontaba mi parco

barrilete por el cielo.









DOS OTOÑOS*







Es el Otoño

sin embargo

el que vuelve

atinado

triste

memorioso siempre.

Es el otoño con su boca

amarillenta

de hojas donde la espumadera

del crepúsculo

filtra nubes

bermejas

de una sangre que va opacando

la última esperanza.











TRES OTOÑOS*







Es el Otoño con su dorada

y dulce pertinacia

su ocio

su sol arrodillado.

Es el Otoño, hermanos, el lento

Otoño tuerto y sin apuro

que un sueño descabeza

de plátanos desnudos.

Es el otoño con su abril

enamorado

y la magnolia que regresa

y el pájaro herido

con su sangre en mi camisa.





*Poemas de Jorge Isaías. jisaias46@yahoo.com.ar















Derechos*







Sucedió hace un tiempo.

Hacia un calor demencial y había corte de luz.

Yo estaba de visita en el departamento donde viven mis hijos con su madre.

Un vecino abrió entonces la ventana y comenzó a gritar con toda su voz:

-Hijos de putaaaa... el aire acondicionado es un derecho humanooo¡¡¡





Pensé entonces por que derecho abriría la ventana, sacaría medio cuerpo afuera -como aquel vecino del edificio- y gritaría como un loco, hasta que llamarán a la policía o a los bomberos.

Pensé en uno. Sin desmerecer otros, socialmente más trascendentes.



Y dotarlo de sonrisas. Homenajearlo con besos soplados al viento. Y vivirlo como me sea dado vivirlo. Sonrojando mi rostro, traspirando las manos, teniendo palpitaciones. Emocionándome hasta el último poro.



Decidí que si voy a gritar con desesperación será por mi derecho humano a tener "un amor imposible"







*De Eduardo Francisco Coiro. inventivasocial@hotmail.com















Correo:





Juan Carlos Cena Presenta "Ferroviarios. Snfonia de acero y lucha"*


La secretaria de extensión de la Universidad eligió la presentación de este libro para abrir la Catedra de los Trabajadores Argentinos, una propuesta en la que se espera convocar a universitarios, sindicatos y publico en general. Por eso la presentación no se hace en la universidad, sino en un centro cultural.



La Secretaria de extensión universitaria de la UNMdP
En el marco de la Cátedra de los Trabajadores Argentinos
Presenta el libro:

Ferroviarios
Sinfonía de acero y lucha.
1877 – desde los inicios hasta las privatizaciones- 1992.

*De Juan Carlos Cena. ferrocena2003@yahoo.com.ar



Resumen del libro
Otra vez el riel, pero con diferente diagrama y recorrido. Será un viaje al interior de la geografía ferroviaria, recorrerá territorios surcados por ramales recónditos, profundos, poco conocidos y divulgados que corresponden a la vida de los trabajadores ferroviarios y su construcciones, como las organizaciones sociales y gremiales, sociedades de socorros mutuos, cooperativas, confraternidades, clubes, centros culturales, escuelas, dispensario médicos y hospitales, colonias de vacaciones, todas, obras construidas en el devenir de más de 150 años de existencia. Veremos desde el inicio, el quiénes somos, cómo somos y cómo nos sentimos a través de todo este transitar que se inicia allá por el año 1857. Todo un tiempo surcado por luchas ´picas, tenacidades y resistencias contra l opresión del capitalismo colonial inglés y francés, pasando por los estados capitalistas nacionales administrados por militares y civiles de diferentes signos políticos, pero que casi todos respondieron a los mismos intereses. Casi todos nos reprimieron, en algunos periodos nos militarizaron.



Viernes 14 de mayo a las 18 hs.
en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia,
Independencia 3074.

Mar del Plata.




Juan Carlos Cena, ferroviario desde los 12 años, comenzó en Talleres Córdoba como aprendiz calderero y atravesó los rieles del país, se juntó con otros ferroviarios, de aquí y de más allá del Atlántico. Inició su vida sindical como delegado, luego del golpe contra Perón encontró su espacio de lucha en la Resistencia Peronista y clandestinizó su vida. Perseguido por el Conintes, lo confinaron en un vagón carcelero. Participó en la huelga de 1961, que duró 42 días, oponiéndose al Plan Larkin.
El tucumano y libertario Américo Cattáneo fue uno de sus maestros y amigos. Juntos organizaron a los jefes que se asumían como trabajadores contra los jefes carneros del onganiato. A partir de entonces participó en la organización de las Coordinadoras Clandestinas Ferroviarias. Viajó por todo el país y participó en el Cordobazo como hondero, es decir fue un lanzador de la palabra popular endurecida. Con otros compañeros refundó la Seccional Organismo Central de Ferrocarriles Argentinos, la más grande del país. El presidente fue Don Américo Cattáneo, Juan Carlos Cena, su reemplazante. Aparece la Triple A y a clandestinizarse de nuevo…
La última dictadura militar lo expulsó del Ferrocarril, luego el exilio. La democracia lo trajo de México, su segunda patria. En 1984 por dos mandatos fue elegido Secretario General de A.P.D.F.A. Seccional Organismo Central de Capital Federal, con la agrupación Lista Gris. Participó en la constitución del Movimiento Interseccional Ferroviario que unía a los cuatro sindicatos ferroviarios por seccionales en oposición a la burocracia sindical ferroviaria. Rompió con APDFA oficial y fundó el MUA – Movimiento de Unificación de APDFA.
Estuvo resistiendo las privatizaciones, participó activamente en las huelgas de 1991 y 1992. Nuevamente y definitiva fue la expulsión de Ferrocarriles Argentinos, junto a 90.000 ferroviarios más…
Entre andamios y libros trató de ganarse el pan de cada día y encontró su nuevo lugar de lucha, tecleó miles de palabras que se hicieron mensajes, trabajos y desafíos… el Ferrocarril es su amor más precioso y preciado.
Fue fundador del Mo.Re.Fe (Movimiento por la Recuperación de los Ferrocarriles), organismo creado después de la huelga. Fue Coordinador General de la Escuela de Formación Sindical del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba. Trabajó como investigador en la Comisión Provincial por la Memoria, recibiendo la carpeta simbólica y emotiva del Movimiento Obrero, el 16 de octubre de 2003, cuando se abrieron los archivos de la DIPBA –Dirección de Inteligencia de la Provincia de Buenos Aires.
Es autor de: El Guardapalabras – Memoria de un Ferroviario, 1998
El Cordobazo – Una Rebelión Popular, 1999
El Ferrocidio, diciembre 2003, un libro político, técnico que ha recibido premios locales y nacionales: Declarado de Interés Municipal en Tafí Viejo (Tucumán), mediante Decreto Nº 0561/2004, de fecha 13 de abril del 2004; de Interés Provincial por la Honorable Legislatura de la Provincia de Tucumán; de Interés Cultural por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación (Resolución 1915/2004) entre otros premios. Su segunda edición ampliada es del año 2008.
Crónicas de Terraplén, 2006.
Ferroviarios. Sinfonía de acero y lucha, 2009.
Participó en la Cátedra de Derechos Humanos de Filosofía y Letras de U.B.A. Segmento Movimiento Obrero. Es coordinador de la Escuela de Capacitación Política Sindical y Técnica de los Ferroviarios de la Seccional Victoria, y responsable y coordinador de la Escuela de Formación Política Sindical de ATE - La Pampa. Es Miembro Fundador de Movimiento Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles Argentinos. MoNaReFA.
Integró la Comisión de Memoria y Trabajo del programa de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.
Fue galardonado con el Premio Oesterheld 2008.

Charla - debate con el autor
Presentan: Marcos Gallo y Gustavo N. Contreras
Comenta: Dr. Julio Cesar Melón

Invita:
Grupo de Investigación sobre Movimientos Sociales y Sistemas Políticos de la Argentina Moderna (UNMdP).

Adhieren:
ADUM, APU, Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, PTIB y Seguros Rivadavia






*



5. Concurso Literario XICóATL "Estrella Errante"*

Introducción

A comienzos de este siglo en YAGE pensamos que después del Concurso Literario dedicado a commemorar los 250 años del nacimiento de Wolfgang Amadeus Mozart, un buen tema sería imaginar nuestro planeta en el año 2100.

Un gran número de obras “científicas” y literarias a lo largo de la historia se han ocupado del futuro de la humanidad. Desde los llamados profetas mayores del “Antiguo Testamento” (Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel), pasando por los libros sibilinos de la Roma antigua, las obras de Platón (“La República”), Thomas More (“La Utopía”), Michel de Nôtre-Dame (“Las verdaderas centurias astrológicas y profecías”), Tommaso Campanella (“La Ciudad del Sol”), Jonathan Swift (“Los viajes de Gulliver”), Jean-Jacques Rousseau (“El Contrato Social”), Robert Owen (“Nueva visión de sociedad”), Étienne Cabet (“Viaje a Icaria”), Karl Marx y Friederich Engels con el “materialismo dialéctico”, Aldous Huxley (“Un mundo feliz”) hasta trabajos muy recientes como el del autor George Friedman [1]. Todo esto sin incluir esa inmensa franja literaria llamada “Ciencia-Ficción”, comenzada a fraguar ya en el siglo XVII por Johannes Kepler con “Somnium”, y que ha generado obras tan brillantes y fantásticas como las de los autores Edgar Rice Burroughs, Howard Phillips Lovecraft, Fritz Leiber, Robert Bloch, Robert E. Howard, Isaac Asimov, Ray Bradbury, Anthony Burgess, Arthur C. Clarke, Robert A. Heinlein y en castellano Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges [2].

Para esta edición del Concurso Literario XICóATL tenemos la fortuna de contar con la valiosa colaboración de un selecto grupo de excelentes espacios de difusión literaria, quienes nos ayudarán en la puesta en circulación de las bases del concurso y posteriormente publicarán los trabajos ganadores en sus respectivos medios. Casi todos ellos colaboran también en el jurado que seleccionará los trabajos a premiar. Estos aliados son las Revistas literarias internacionales “En Sentido Figurado” (hecha en 7 países), “Cañasanta” (de Toronto, Canadá), “Carátula” (de Nicaragua), “Cinosargo” (de Chile), “miNatura” (de Cuba), “Antorcha Cultural” (de Mendoza, Argentina) y “Azul@rte” (de Québec, Canadá); además los blogs literarios “NTC … Nos Topamos Con …” (de Colombia); “Inventiva Social” (de Buenos Aires, Argentina); "Aurora Boreal" (de Dinamarca).

El siglo XX fue profundamente estampado por el sello sangriento de una multitud de regímenes totalitarios, guiados por una u otra ideología política. Tan nefasta experiencia, marcó a su vez el comienzo del fin para todas las ideologías. En lo científico, lo cultural y lo económico la humanidad alcanzó desarrollos jamás soñados por civilización alguna; sin embargo, esta grandiosa expansión material nos deja al mismo tiempo un inmenso catálogo de problemas y desafíos para los siglos venideros. Si bien la sombra compañera de la llamada civilización durante el pasado siglo fue la guerra, la de este siglo XXI es la gran devastación y la profunda degradación del medio ambiente. Pienso que la humanidad requiere con urgencia en este siglo una gran revolución, esta vez de carácter espiritual. Será una transformación esencialmente individual, que tenga como objetivo la abolición de todos los condicionamientos de carácter religioso, político y cultural que hoy siguen prolongando su esclavitud. El hombre económico y enajenado de hoy no tiene ningún futuro. El hombre sin conciencia de sí mismo, de su papel en el mundo, de sus derechos y responsabilidades nunca podrá resolver los problemas de hambre, miseria, guerra, dependencia, sobrepoblación, contaminación ambiental, relación con otras especies y otros tantos que hacen infeliz la vida. Pero el objeto de esta introducción no son mis fantasías y/o especulaciones sobre lo que ocurrirá en nuestro planeta en un futuro, ese será el trabajo de quienes deseen concursar en esta convocatoria. Lo que sí tengo muy claro de momento es mi profundo agradecimiento para todas las entidades y personas que harán posible el desarrollo del evento y para todos los que emprendan la tarea de imaginar qué sucederá o cómo será nuestro planeta, en especial los continentes que más nos conciernen, esto es (Latino)América y Europa, en el año 2100.



*Luis Alfredo Duarte-Herrera.





BASES DEL CONCURSO



- Para trabajos inéditos, en prosa
- Extensión máxima: 5 páginas, formato DIN A4, tipo de letra Times New Roman tamaño 14, a espacio sencillo, margen: 2 cm x 2 cm x 2 cm x 2 cm.
- Tema: "(Latino)América / Europa / año 2100"
- Idioma: español
- Género: ensayo y/o cuento.
Envío del trabajo: enviar vía e-mail a euroyage@yahoo.de 2 archivos anexos en formato Word: el primero con el cuento o ensayo (no olvidar colocar el seudónimo) y el segundo con los datos personales (pseudónimo, nombres y apellidos, dirección electrónica, dirección postal, teléfono y corto curriculum vitae [opcional]).

- Fecha límite para el envío de los trabajos: 30 de noviembre 2010.

PREMIOS:

- Se otorgarán 3 premios, cada uno de 500 euros, más la publicación en los siguientes medios:

1. Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL, “Estrella Errante”, bilingüe, impreso y digital www.euroyage.org
2. Revista Digital “En Sentido Figurado” http://www.ensentidofigurado.com/
3. Revista Cultural “Carátula” http://www.caratula.net/
4. “Revista Cinosargo” http://www.cinosargo.cl.kz/
5. “Cañasanta, Revista sobre Arte y Literatura Latinoamericana” http://www.canasanta.com
6. Revista Digital “Antorcha Cultural” www.antorchacultural.com
7. Revista Digital “miNatura” http://www.servercronos.net/bloglgc/index.php/minatura/
8.“Revista Literaria Azul@rte” http://www.revistaliterariaazularte.blogspot.com/
9. “NTC … Nos Topamos con …” http://www.ntcblog.blogspot.com/
10. “Inventiva Social” http://www.inventivasocial.blogspot.com/
11. Revista Aurora Boreal http://www.auroraboreal.net


- Mención de Honor y publicación (bilingüe en XICóATL) de los trabajos destacados.
- Los resultados se anunciarán en el No 96 de XICóATL (Julio/Septiembre/2011) y, por la misma época, en los demás medios descritos.

El jurado está integrado por:

1. Eduardo Francisco Coiro, por “Inventiva Social”,
2. Gabriel Ruiz Arbeláez, por “NTC … Nos Topamos con …”,
3. Ricardo Acevedo Esplugas, por “miNatura”,
4. Dr. Angel Lucio Gargiulo Filippini, por “Antorcha Cultural”,
5. Judy García Allende, por “En Sentido Figurado”,
6. Daniel Rojas Pachas, por “Cinosargo”,
7. Ángel Fernández, por “Cañasanta” y
8. Dr. Luis Alfredo Duarte-Herrera, por “Estrella Errante”.


CONCURSO XICóATL
www.euroyage.org
euroyage@yahoo.de

A-5020 SALZBURG - AUSTRIA



[1] „The Next 100 Years“, Friedman George, 2009, Doubleday, Randmon House Inc. Versión en alemán: “Die nächsten 100 Jahre”, 2009, Campus Verlag GmbH, Frankfurt am Main, 298 pgs. Existe versión en español: „Los próximos 100 años“, Editorial Destino, 2010, 336 pgs. Friedman intenta principalmente una visión geopolítica de lo que sucederá en los próximos 100 años en nuestro globalizado planeta y predice, entre otras cosas, el derrumbamiento de la China en el 2020, una nueva guerra mundial para el 2050, el aseguramiento energético del planeta mediante energía solar del cosmos para el 2080 y el desafío del poder de los Estados Unidos de América por parte de México hacia el 2100.

[2] Un interesante artículo de Elvio E. Gandolfo titulado “La Literatura Fantástica y de Ciencia Ficción en América Latina” encuentra en la Revista Cinosargo, en el link http://www.cinosargo.bligoo.com/content/view/564315/Literatura-fantastica-y-de-ciencia-ficcion-en-America-Latina.html


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*

*Cuota anual para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: