Friday, September 24, 2010

OTROS CIELOS EN LAS MANOS...




*Ilustración: Walkala. http://www.walkala.eu/



MECANISMO*


A Frank


Estaba bastante bien construido, de eso no cabía duda. Desensambló pieza a pieza, colocándola en su mesa de trabajo, anotando en un plano la localización exacta. ¡Vaya mecanismo! Cada elemento tenía su función precisa dentro del conjunto, cada nota formaba parte de un acorde, que se sumaba a la sinfonía. Terminado el estudio, procedió a reensamblarla.

Algo no marchaba bien, a pesar de haber seguido concienzudamente el plano. Lo desarmó de nuevo y volvió a colocar cada parte en su lugar, tomando más cuidado que la primera vez: La que daba impulso al resto se negaba a pulsar.

El robot se rascó la cabeza. A este paso iba a terminar suspendiendo el curso de anatomía humana. Tal vez cuando su profesor les entregó el ejemplar vivo para estudiar a fondo, no estaba haciendo alusión a un análisis tan exhaustivo.



*De Marié Rojas.
La Habana. Cuba.








PERSPECTIVA*




Veré más allá de la máscara,
de los eclipses.
La roca insensible tal vez
se recree en arroyuelo
o juegue como niño
con trenes sin barreras...
Podré traspasar murallas
sólo con mis manos que vuelan...
La niebla
que comprime tu límite
disolverá tu esencia clandestina.
Estaré lejos
del llanto y del rezo...
De la mano de mi sombra agigantada
marcaré el resto del camino
hasta ser una sola forma...



*de Emilse Zorzut. zurmy@yahoo.com.ar







El robado a la muerte*




*Por Juan Forn



Cuando el primer ministro israelí Menahem Beguin estaba en Nueva York, de camino a firmar la paz con Anwar el Sadat en Camp David, mostró interés en conocer a Isaac Bashevis Singer. El encuentro (que, curiosamente, tuvo lugar pocas semanas antes de que ambos ganaran el Premio Nobel, uno el de la Paz y el otro el de Literatura) fue un auténtico desastre: Beguin le reprochó a Singer que no escribiera en hebreo, la “verdadera” lengua de los judíos, y le preguntó con desdén cómo se podía hacer funcionar un ejército en iddish. Ofendidísimo, Singer abandonó la reunión después de contestar que una de las razones por las que amaba el iddish era precisamente por tratarse de un idioma que no tenía palabra para “arma” ni para “ejército”. El hijo de Singer, responsable de traducir al hebreo todos los libros de su padre, cuenta que Singer despotricaba en cambio por la escasez de palabras que ofrecía el hebreo para aludir a la lujuria, a diferencia de la casi infinita variedad que le daba el iddish.
Como se sabe, Singer logró ganar el Nobel escribiendo en esa lengua definida alguna vez por el propio Heine como “un mero alemán mal hablado”. Llegado a América desde Polonia en 1935, sin un centavo y sin saber una palabra de inglés, Singer estuvo veinte años malviviendo de los tres cuentos por semana que publicaba en el Forverts, el diario en iddish de Nueva York, hasta que un día Saul Bellow leyó uno (“Gimpel el tonto”), lo tradujo al inglés, lo publicó en el Partisan Review y le cambió la vida para siempre: a partir de entonces, los cuentos de Singer se publicaron simultáneamente en el Forverts en iddish y en el New Yorker en inglés. El Forverts le había pagado durante décadas veinticinco dólares la pieza; el New Yorker le daba mil por cuento publicado. Aun cuando en inglés ya se lo celebraba como un nuevo Chejov, gran parte de la comunidad judeoamericana seguía viéndolo como un cuentero licencioso y blasfemo del viejo país. Singer se limitaba a encogerse de hombros y murmuraba socarronamente: “Qué puede decir un escritor cuando hablan sus personajes”.
La leyenda dice que se levantaba todas las mañanas a las siete, pero se quedaba hasta tres horas rumiando en la cama el cuento que iba a escribir (“Puedo ver los Cárpatos desde mi cama, si cierro bien los ojos”); de ahí pasaba a la bañadera donde permanecía media hora más ajustando los últimos detalles y, de ahí, envuelto en una bata rotosa, pasaba a la máquina de escribir, donde en menos de una hora tipiaba de un tirón el cuento, con papel carbónico. Una copia iba para el Forverts, la otra para alguna de sus traductoras, que horas más tarde traía el texto en inglés. Singer se abalanzaba entonces sobre las páginas y procedía a corregirlas de tal modo que puede decirse que las reescribía. La dócil traductora pasaba en limpio el texto, con Singer vigilando por encima de su hombro, y partía después a entregarlo al New Yorker, previo interludio en la cama, si la esposa del escritor no había regresado aún de Lord & Taylor, la tienda donde trabajaba como vendedora.
Singer quedó agradecido de por vida a Bellow, pero nunca más le permitió acercarse a un texto suyo. Prefirió elegir él mismo traductoras más maleables. Era famoso por atender el teléfono nomás sonaba, aun cuando estuviera enfrascado en su trabajo literario o amatorio, porque por lo general eran llamados de lectores del Forverts, con alguna buena historia para contarle (“¡He visto a Hitler en la cafetería de Finkel y nadie me cree!”) o alguna conquista potencial (elegido a los 75 años uno de los diez hombres más sexies de Estados Unidos, Singer adjudicó el secreto de su éxito a que siempre logró que las mujeres casadas no sintieran culpa por acostarse “con tan poca cosa como yo”). Puede decirse que Singer hasta fornicaba en iddish (quizás era ése el secreto de su éxito), pero cuando le llegó a su obra el momento de la consagración, de la traducción a otras lenguas, el texto “madre” que Singer exigió que se usara en todos los casos era la versión en inglés. Es decir que el Singer que conocemos quienes lo leemos en castellano, en francés, en alemán, italiano, polaco, ruso o portugués, el Singer que premió la Academia Sueca por hacer inmortal al iddish, es el Singer mejorado o depurado por él mismo en sus traducciones al inglés. Eso no le impidió dirigirse en iddish a la audiencia en su discurso del Nobel: “Escribo en una lengua muerta porque escribo sobre fantasmas. Y cuanto más muerta la lengua, más vívidos son sus fantasmas”, dijo. “Nuestra necesidad de creer sólo puede compararse a nuestra necesidad de sexo”, dijo. “Dios ha de estar cansado de nuestras plegarias, a esta altura. Lo que Dios necesita es que alguno de nosotros se decida a preguntarle de qué diablos se ríe”, dijo. Y después lo repitió en inglés, para no dar margen a traducciones ajenas, que pasteurizaran su sentido.
Quienes han leído los textos de Singer en las amarillentas páginas del Forverts dicen que lo que más tendía a suprimir después en la traducción al inglés eran esos soliloquios dirigidos por sus personajes a la divinidad: las blasfemias que sólo en iddish lograban conservar la aspereza que era necesaria, según Singer, en el trato con Dios. La astucia de Singer consistía en eliminar esas frases y lograr que su espíritu quedara flotando e impregnara todo el texto. En sus memorias, cuenta que lo bautizaron con el nombre de un hermanito que murió antes de alcanzar el mes de vida. Por esa razón, su madre lo envolvió en una mortaja en la cuna: para despistar a la muerte y lograr que no se lo llevara. De ahí provenía su descaro insobornable. Un robado a la muerte tiene derecho a decirlo todo (“Por supuesto que creo en Dios. Aunque yo diría que, más que creer en El, lo odio”), a probarlo todo (“Casi todas las desgracias de este mundo son el resultado del temor a la alegría. Tan herética parece la alegría que la gente arriesga su vida para escapar de ella”) y a decirlo todo también, a su inimitable y a veces espeluznante manera (como en el final de La familia Moskat, cuando uno de sus personajes anuncia amargamente, en la Varsovia a punto de ser invadida por Hitler, que ésa será la venida del Mesías tan esperada por todos los judíos).
Alguna vez dijo que los escritores no mueren de infartos, sino de erratas. El se murió en Miami, a los ochenta y nueve años, cuando el Alzheimer lo dejó sin recuerdos. La calle donde vivía en South Beach hoy lleva su nombre y supo tener un graffiti que reproducía una de sus frases más inmortales: “Cuando un hombre y una mujer se besan, es el comienzo de un asunto espiritual, no sólo físico. La cama no es más que una continuación horizontal de la conversación”. Ignoro si el graffiti sigue ahí y si el Isaac Singer Boulevard sigue siendo la calle preferida de las prostitutas del barrio.



*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-153675-2010-09-24.html








XIV Eva*


Bandera de los vientos y de las voces quedas.
Bandera de los menos.
Bandera descocada, alucinada,
proscripta, señalada, emputecida,
ennegrecida, negada.


Bandera que ensanchó acequias para otras voces,
cruzó puentes que no existían,
puso otros cielos en las manos de muchos,
quemó fronteras del miedo
ardiendo, en sus manos, las feroces calumnias.


Bandera. Mujer bandera, gritando
azuzando la piel de todos
a contracara, a contraviento, a contragua
a puro sueño lloviznando semillas.
Mujer bandera. Diosa profana. Evita.



*de cacho agú. oscarcachoagu@yahoo.com.ar







A la larga, a la corta*



A la larga o a la corta te hubieras aburrido de mí
te hubieras aburrido de mis besos y de mis versos
de mis ímpetus y de mis potus
de esta sobrecarga mía vetusta, suprema
que especular
-y en absoluto espectacularmente-
me hubiera de vos aburrido

y barrido.


*de Rolando Revagliatti. revadans@yahoo.com.ar




Correo:

Ediciones del Nuevo Cántaro y
Centro Cultural de la Cooperación

Invitan a la presentación del libro

HARLEM: LOS BLUES DE LA HISTORIA
*Antología y estudio de Eduardo Dalter

La poesía del Harlem del siglo XX,
las poéticas de los poetas negros,
desde Countee Cullen y Langston Hughes
a Amiri Baraka y June Jordan

Presentación: Eduardo Dalter
Lectura de poemas: Nidia Santa Cruz

Viernes 8 de octubre a las 19 horas

Centro Cultural de la Cooperación
Av. Corrientes 1543, 3er. piso, Sala Meyer Dubrovsky
Ciudad de Buenos Aires



*


16º ENCUENTRO NACIONAL DE ESCRITORES
“EDUARDO ALFONSO ACOSTA”


“La vida de la primavera,
exuberante,
móvil,
de Coronda,
es la claridad,
la luz fundadora del color
atravesando el cristal
de la naturaleza”

EDUARDO ALFONSO ACOSTA
-La Naranja-



MUNICIPALIDAD DE CORONDA
SARMIENTO 1818 – Tel. 4910315/374/770
2240 – CORONDA – (STA.FE)


Coronda, Septiembre de 2010.

Amigo Escritor:

Nos complace invitarte al 16º Encuentro Nacional de Escritores “EDUARDO ALFONSO ACOSTA”, que realizaremos, el día Sábado 23 de Octubre, en la ciudad de la historia, el fruto y el río, en el marco de las XXXIX Jornadas Culturales de la Biblioteca Popular “Cnel. José Rodríguez”.
Tu presencia lo engalanará.



Prof. LEÓN KOMOROVSKI JUAN CARLOS NAÓN
Responsable Área de Cultura Intendente Municipal



Declarado de Interés Cultural por la Secretaría de Cultura
de la Provincia de Santa Fe

ORGANIZA:


MUNICIPALIDAD DE CORONDA
SUBSECRETARIA DE CULTURA


COORDINAN:

BIBLIOTECA POPULAR “Cnel. José Rodríguez”
-ESCRITORES CORONDINOS


MUNICIPALIDAD DE CORONDA
SARMIENTO 1818 – Tel. 4910315/374/770
2240 – CORONDA – (STA.FE)

P R O G R A M A

SÁBADO 23 DE OCTUBRE

LUGAR: BIBLIOTECA POPULAR (ESPAÑA 1815)

8:30 HORAS
v Recepción de Escritores participantes y Acreditaciones.
9:00 HORAS
Acto de Apertura
v Palabras de Bienvenida a cargo de Autoridad Municipal
v PRIMER MOMENTO DE LECTURA.
(Tiempo de Lectura: una página para cualquier género)
10:30: Pausa para el café e intercambio de plaquetas
v Momento Musical
v SEGUNDO MOMENTO DE LECTURA

12:30 HORAS:
ALMUERZO
(Costo $ 35.00, no incluye la bebida)
-Resto Bar Regatas-

14:30 Hs.
v TERCER MOMENTO DE LECTURA
v Pausa para el Café
16:30 HORAS
v Charla Escritor Invitado
17:30 Hs.
v CUARTO MOMENTO DE LECTURA



19:00 HORAS CIERRE DEL ENCUENTRO
v Momento Musical
v Entrega de Certificados.
v Palabras de Despedida.
v Brindis de la Amistad: Invita Subsecretaría de Cultura Municipal


Opcional: Luego del Cierre del Encuentro, los interesados podrán disfrutar a partir de las 20:30 Hs., del Encuentro Regional de Coros en el marco de las XXXIX Jornadas Culturales de la Biblioteca Popular, organizado por el Liceo Municipal “Alfonsina Storni” de Coronda.


INSCRIPCIÓN Y CONSULTAS:

HASTA EL DÍA 15 DE OCTUBRE

COSTO: Solamente se abonará el monto destinado al Almuerzo. Confirmar la presencia en el almuerzo al momento de la inscripción para una mejor organización.


MUNICIPALIDAD DE CORONDA
Subsecretaría de Cultura
Rivadavia 1810- CP. (2240)
Coronda- Prov. de Santa Fe
Tel. (0342) 4911818 – Fax. (0342) 4911456
E-mail: cultura@coronda.gov.ar
leonk_85@yahoo.com.ar


*


Inventren Próxima estación: HERRERA VEGAS.



Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido por las siguientes estaciones:


HORTENSIA.

ORDOQUI. / CORBETT. / SANTOS UNZUÉ.

MOREA. / ORTIZ DE ROSAS. / ARAUJO.

BAUDRIX. / EMITA. / INDACOCHEA.

LA RICA. / SAN SEBASTIÁN. / J.J. ALMEYRA.

INGENIERO WILLIAMS. / GONZÁLEZ RISOS. / PARADA KM 79.

ENRIQUE FYNN. / PLOMER. / KM. 55.

ELÍAS ROMERO. / KM. 38. / MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD. / MERLO GÓMEZ. / RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA. / JUSTO VILLEGAS. / JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE. / ALDO BONZI. / KM 12.

LA SALADA. / INGENIERO BUDGE. / VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA. / VILLA DIAMANTE. / PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar



Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.


Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: