Friday, October 29, 2010

Y SUEÑOS CABALGAN , SOÑANDO SUEÑOS AZULES...



*Ilustración: Walkala. http://www.walkala.eu/




Desde la nueva casa*



Cuadernos y Palabras nº11.



*De Oscar A. Agú. oscarcachoagu@yahoo.com.ar




Hay nudos en mis manos. Las hacen puños crispados,
torpes. Nada se mece en ellas porque no dejan.
Demasiadas cosas, demasiados hechos echan su red
sobre las articulaciones de los dedos, menguados por
eso mismo.
Pienso, imagino entonces, una larva
tosca y voraz, ciega, que busca crecer, que busca la
luz en forma instintiva, compulsiva. Mandato atávico
que la atraviesa de cabo a rabo.
Esa larva habita mis manos, sus articulaciones,
sus venas y sangre, su piel. Las habita y las
vuelve ávidas. Mis manos tantean, acarician, golpean,
se elevan, agarran, muerden, hacen, dibujan, escriben,
cortan, amasan, reciben, saludan, sostienen, oran,
defienden, tapan, calientan, juegan, descubren, curan,
cosen, hamacan, tiran, pintan, agitan, lavan, plantan,
riegan, siembran… y vuelven a ser ellas, hermanas
espejadas, que despliegan sus vuelos al llamado
atávico de la luz.




El pequeño patio creció de verde y gorjeos.
Las flores lo iluminan.
Es una luz en la que uno se atreve
y se deja estar, sin pensar en nada.
Algunos pájaros bajan. Otros lo imitan.
La mesa esta servida. Es su festín.
Uno, solo observa.
El patio es un modo de mirar al mundo…






No es mi mano. No. Es la palabra
habitándola.
Ella se dice a sí misma desde el pié.
Yo, sólo la escribo
una y otra vez.
Su voz no posee sonido. Es solo un trueno
que desbarranca toda certeza
y me abraza.
No es mi mano. No. Es la palabra.







Mi corazón arrulla viejas canciones




Mi corazón arrulla viejas canciones.
Ronronea con ellas, se sumerge.
Descubre.
Veo pasar a una niña con sus juegos a cuestas.
Pasa un hombre cargado de años
con historias por contar.
Pasan jóvenes haciéndose arrumacos
celebrándose el uno al otro.
Pasa un albañil con su casco amarillo
y sus manos ásperas.
Pasa un estudiante enarbolando ideas
levando sueños.
Pasa una madre con su crío
también con sueños en las manos.
Pasa el cuidador de autos
una banda de tambores
un ciclista
alguien, que por allá, cumple años
pasa el oficinista, el legislador,
un funcionario
pasa una mujer levantando miradas
una bandada de siriríes
un perro vagabundo


pasa el vendedor de cosas en ofertas
pasa la luna y, en la autopistas, camiones
el mendigo,
la mujer que duerme en la avenida
una prostituta
los niños que aspiran para matar sus/
sueños
pasa un colectivo
paso yo entremedio de todos
y me traspasan.
Ronronean viejas canciones en mi corazón.
Se hacen nuevas.
Y celebro.






Me detengo



Traspasado de noticias se ahogan mis sentidos.
El vaho de lo que llamamos mundo
empaña la mirada
la caricia
la sonrisa ...
Y así nos perdemos enredados en nuestra propia/
marcha
si es que marchamos.
La nao perdió rumbo, si alguna vez lo hubo
y todo se derrumba
y vuelta a empezar.
Me detengo en pequeñas cuestiones
que son más sabias.
Allí, retomo el mirar:
un pájaro
una flor
un árbol
un gato visitante
un perro vagabundo
una bolsa que gira en el/
viento...
ahí me quedo, aprendiendo de ellos.







Hoy es uno de esos días...



Hoy es uno de esos días en que
si la muerte se presenta
la saludaría sin temor alguno.
La abrazaría como se abraza al que
acompaña
sin tristeza, sin rencor.
Hoy es uno de esos días
para celebrar sin posturas
diciendo: mira los lapachos gritando rosado
las azaleas saludando
escucha el llamado de los pájaros
silencia tus voces.
Hoy es uno de esos días.






Albor



Cada uno tiene su albor
crece desde él
- no sé con certeza hacia dónde -
y como un leve tul
se disuelve.
Pasajeros en el tiempo
viandantes estelares
solemos no percibirlo.
Luz y sombra oscilan en este viaje.
Son el ojo de Dios.






Digo...



Otra vez la noche se ofrece como portal.
Navego en ella con mi silencio externo.
Mozart acompaña.
Una débil llama se mece desde siempre.
Oscila en mí, lámpara tenue
que todo lo contiene lo abraza
lo expulsa lo atrae.
Digo lámpara por no decir pájaro
nube avena centelleo
acorazado soles margarita.
Digo lámpara para sostenerme.
Digo Tao ...







del Amor



Delicada materia la del amor.
Iluminados por él, cruzamos el día
toda su vastedad e incertidumbre.
Cuenco donde bebemos sin saciedad...
Argamasa a moldear en los días por venir.
Somos crónica del amor y de su contracara
somos el lugar donde se refugia
donde crece y muere.
Delicada materia la del amor.




*



Estado incierto en la vastedad del tiempo.

Nace

de esa preñez

la zozobra necesaria
que nos arrulla

por milenios

mientras intentamos la esperanza.


Habitantes de la eternidad
buscamos la caricia. Desde siempre.





*



A ciertas y precisas edades
el mundo que laboramos y nos contiene
se desgrana, se desliza, se esfuma
y no hay manera, forma, gesto ...
Es un tejido hecho a mano
colorido
con trazos varios
con texturas diferentes
que se disuelve para quedar en la memoria:
tul transparente, vaporoso
poblado de gestos que importan.
Es lo que queda en el arcaico rescoldo
lo que humedece el aire del cada día
lo que sostiene cualquier hacer.
A ciertas y precisas edades...





Tarea


En el generoso patio de esta, mi nueva casa,
el sol deslía luz.
Sumido en la tarea, allí trabajo
-con paciencia y dedicaciónun
viejo y entero mueble acuñado
en distancias, que ignoro, de tiempo y geografía.
Intento encontrarme con la madera
y el viejo oficio de trabajarla.
En el ir y venir de mis manos
se trepan
del tallador, sus rumores
el sudor del puño del lustrador
y más allá, aún,
el sonido del remoto bosque
que la madera supo habitar.
Ciertos e imprecisos ancestros arden en mis manos.






El río me habla en silencio.



Sentado en una de sus orillas lo miro pasar hasta escucharlo. Cuando
uno cree que nada ocurre es cuando ocurre.
Algo chapoteó en el agua. No una, sino varias veces. Sólo veo las
burbujas del coletazo del pez. Y supongo al pez.
Un banco de camalotes se mueve lentamente, frenado por la brisa
contraria a la corriente del agua. Y supongo su viaje acuático, sus
depredadores, sus habitantes minúsculos, su lejana procedencia.
Los teros, en bandada anidando en los islotes, algo anuncian porque
sus gritos de alerta y sus vuelos rasantes así acusan. Tal vez, supongo,
algún pescador o mero habitante de los islotes se esté moviendo.
El cielo espejado en el río mueve nubes con sus manos de viento,
habitado por algunos pájaros que van y vienen hacia lo ignoto de mí.
Las pequeñas hierbas costeras me muestran su vientre de sombra
verde y el caudal incontable de pequeños seres que las habitan.
A mis espaldas, un arcón de arena registra pisadas y voces que lo
transitan. Todo lentamente fluye. También yo, sumergido en ese fluir,
me dejo mecer sin resistencia. Solo contemplo y anoto.






Árbol de la vida
(Ginko Biloba)


Miguel nos lo trajo para el patio de la nueva casa.
Se tomó su tiempo
- el árbol -
para indicarme el lugar.
Ya en invierno
cavé su morada.
Allí lo planté.
Me enseño a esperar. Debía despertar de su sueño.
Y lo hizo.
Día a día lo observo.
Sin urgencias –de su partepequeños
dedos verdes develan
lo que el sueño contenía.






Estados



Ocasión de luz
la poesía.
Ocasión de estar
la vida.
La mirada mi mirada
se acuna en el vaivén
de una rosa china.
La vastedad, así, se reduce
se alivia el peso.
La dicha no tiene demasiadas palabras.
Me dejo estar …






Luna De Luto *



Luna de luto
se oculta tras la antigua voz del Lanin.
Se oculta con una lágrima de plata
que va lloviznando, pasito a paso,
su dolor de tiza…
su ausencia.
Lo han matado de muerte bien muerta.
Lo han matado
los que muerden la inocencia.
- Que ¿quién fue? Preguntan.
- Que no fue esa la orden, dicen.
- Que yo no estaba, aducen.
- Que algo habrá hecho, opinan.
Y sí, algo hizo desde el alba
desde cada tañer de campana
acercó la fuente para que beban;
sí, los niños beban del abecedario.
Y eso no es bueno, Carlos, dicen desde algún lugar.
Eso no es bueno porque aprenden palabras.
¿O no sabías que las palabras son peligrosas?
Aprenden palabras abecedeando
y dicen, ahora: justicia
y se les ocurre: democracia
y piensan: libertad
y hablan: dignidad
hablan, ahora, hablan…


Son peligrosas las palabras.
Tienen cierto tufillo que eriza los pelos.
¿De qué fuente, Carlos, quisiste poner
un alba en sus miradas?
¿De dónde, Carlos, creíste que el alba
es una fuente donde todos pueden beber?
¿Por qué insistes, Carlos
en que la fuente y el alba
se conjugan en un solo nombre?
La luna con una lágrima de plata
en estos sures
pasito a paso va lloviznando tu ausencia…


*a Carlos Fuentealba, in memoriam





Oscar A. Agú

Hersilia (1947) fue cómplice de mi nacimiento. Esa localidad me supo cobijar en mis primeros pasos. Después de habitar otros pueblos, terminé con mis huesos en Santa Fe (1965), ciudad donde crecí
intelectual y laboralmente. Hoy, jubilado, pegué un salto sobre el río Salado y asenté mis posaderas en Santo Tomé, al ladito de la ciudad capital de la provincia.
Publiqué libros individuales; participé en antologías locales, provinciales, nacionales; diarios y revistas hicieron réplicas de mis escritos; colaboré en programas radiales difundiendo la literatura y sus
creadores e integrando, además, jurados de diversas instituciones.
Participé desde el comienzo, junto a poetas, músicos, gente de danza, de teatro y plástica del grupo denominado LuzazuL (1996) presentando espectáculos varios en la ciudad de Santa Fe y otras localidades.
Desde 1999 gestamos un volante de poesía –mensual- que lleva el nombre del grupo original.
Se me puede ubicar en cachoagu@yahoo.com.ar







La loca de las macetas
y otros poemas*



Cuadernos y Palabras nº 3



*DE NILDA ELVA MORAZ.





LA LOCA DE LAS MACETAS




Allí está
asomada al balcón
con su sombrero rojo
y su pelo en desorden.
Allí está
criticada por muchos
olvidada por todos.
La loca de las macetas
le dicen.
Ella cuida sus geranios,
sus violetas y fresias
y sonríe,
imperturbable,
a las filosas dagas,
a las implacables lenguas,
que hablan, hablan,
esas palabras no bellas
esas palabras sin brillo
desnudas de amor
y de ternura.
Allí está
la loca de las macetas
como todos los días
asomada al balcón,
regadera en mano,
sombrero rojo,
cabellos en desorden
y amando
siempre amando
a sus geranios, violetas y fresias.
Ya nada importa
en su alma tan limpia
sólo tiene cabida
el amor por sus plantas,
sus macetas y flores
y ese sol tan inmenso
de su ancha sonrisa.
Allí está,
Imperturbable,
la loca de las macetas.





CANTO A LA ALEGRÍA



ALEGRÍA
te invito
a compartir la mesa
el vino
el pan blanco y tierno
con las fragancias frescas
de la AMISTAD la VIDA



Aquí
la POESIA
con su talle cimbreante
y la palabra nueva.


Aquí los que amo
Mis amigos.



ALEGRÍA, te canto
y te nombro
entre el hombre que siembra
entre el hombre de pueblo
que aún tiene esperanza.



ALEGRÍA
te siento
mi HERMANA.






MENSAJE PARA UN RECUERDO



Como un estrella
apenas titilante
como un dibujo en esfumino
vino tu recuerdo.
Golpeó
se rasgó el silencio
Y fueron la risa
la nostalgia
la comunión
un paisaje intacto.
Entre los pliegos
De la añoranza
Este mensaje
para un recuerdo.





FRÍO



Tirita entumecida
la mañana de julio.
El sol
niega su calor
no hay luz, no hay color.
Bosteza la mañana cansada
del gris que la cubre
y estiletes
de escarcha
implacable frío
se hunden en su cuerpo.





PUREZA (*)



Si pudiera sumergirme
en la mirada abierta
de tu cielo.
Alojarme allí.
Sentir el bálsamo
de tus estrellas claras
y el perfume
de tus flores nuevas.
Si pudiera…
me dejaría llevar
y anclaría allí,
justamente allí
donde los pájaros
decididamente
asentarán su vuelo.


(*) Inspirado en el cuadro “PUREZA” de Domingo J. Aguiar. Pintor sancristobalense.








CABALLOS



I - HUIDA


El jinete cruza el llano.
Su caballo casi vuela.
Huye de un tiempo ceniza
que enturbió su sangre mansa.
Remolino viento tierra.
Capa oscura en la distancia.




II - LIBRES


Caballos encabritados
corren por la tierra árida.
No reconocen monturas.
No los doblegan las bridas.
Son ellos, crines al viento.
Son ellos, salvajes
libres




III - DESAFÍO


Un relincho desafiante
en el campo quieto.
El jefe de la tropilla
está alerta, receloso.
Defiende su libertad.
Se dispara el lazo
pero el caballo ya es viento.





IV - SUEÑOS


Un caballo azul
está suspendido
en el aro de la luna.
Tus sueños
también azules
galopan por el espacio.
Corcel y sueños cabalgan,
soñando sueños azules.







DEL OFICIO I




¿Adónde estás
esquiva y siempre amada?
¿Dónde tu voz
río desbordante?
La noche zozobra
húmeda de llanto.
Apenas la luz
de unas estrellas.
¿Dónde tu voz, POESIA?
¿Dónde?





DEL OFICIO II



Esta noche será.
Esta noche sí
digo decidida.
Esta noche sí
vendrán
tan esperados
tan locos
tan sin rumbo.
Es tiempo de parición.
Vendrán
con sus bocas rebosantes.
Hay
un conjuro
un pacto
ineludible.





TAROT



Egipto llega a mi
abruptamente
en una carta de tarot.
Un destino
juego de la vida
la vida misma:
el chacal, la serpiente,
un caimán,
un pájaro que huye.
Símbolos.
Señales.
¿Mi vellocino de oro?





*



Para Nelva




Soles escondidos
asoman.
Iluminan la tela.
Paisajes, rostros, colores
se funden,
crecen,
desde la magia,
desde la paleta
desde el alma.


Y la vida
se plasma
en comunión
con la creadora.





AMIGOS



Como maná
que alimenta
y ensancha el alma
Así son ellos.
Siempre.
Como caracola
rebosante de sonidos,
la música llega desde allí,
donde están ellos.
Siempre.
Navegantes de la vida
encandilan con su luz.
Siempre.
Mis amigos.





HECHICERÍA



Embrujada
por seductora danza
ardo en el fuego
abrasador de tu caldero.
Sortilegio.
Brujería.
Conjuro de palabras
POESIA

En tu encantamiento
vivo.




Nilda Elva Moraz

Nació en San Cristóbal, provincia de Santa Fe, dónde reside. Estudió letras y música. Trabajó once años en la Escuela de Enseñanza Media Nº 345 de Huanqueros y en el Liceo Municipal de San Cristóbal, en la cátedra “Expresión Teatral para Niños”.
Trabajó en la Biblioteca de la Escuela Normal Superior ”Mariano Moreno” (Hoy Escuela Nª 40) y como Profesora de Lengua en la sección Comercial Nocturna del mismo establecimiento. Actualmente está jubilada.
Publicó “Poemas y cuentos “(2992), “Cinco Brujas y un Ángel” (1993),”Antología Poética” (1995), “Paisaje Humano” (1996), “Así SEA” (1998) y “Fases de mujer” (2000).
Obtuvo premios en Cuento y Poesía en certámenes locales (Biblioteca Popular San Martín de San Cristóbal) y provinciales. Actuó como Jurado en varios Certámenes literarios.




Colección LuzAzul.
Cuadernos y Palabras
Edición Cooperativa de los Autores.


-Coordina: Oscar A. Agú. oscarcachoagu@yahoo.com.ar



*


Inventren Próxima estación: HERRERA VEGAS.



Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido por las siguientes estaciones:


HORTENSIA.

ORDOQUI. / CORBETT. / SANTOS UNZUÉ.

MOREA. / ORTIZ DE ROSAS. / ARAUJO.

BAUDRIX. / EMITA. / INDACOCHEA.

LA RICA. / SAN SEBASTIÁN. / J.J. ALMEYRA.

INGENIERO WILLIAMS. / GONZÁLEZ RISOS. / PARADA KM 79.

ENRIQUE FYNN. / PLOMER. / KM. 55.

ELÍAS ROMERO. / KM. 38. / MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD. / MERLO GÓMEZ. / RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA. / JUSTO VILLEGAS. / JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE. / ALDO BONZI. / KM 12.

LA SALADA. / INGENIERO BUDGE. / VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA. / VILLA DIAMANTE. / PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar



Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.


Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: