Friday, March 02, 2012

COMO SI EL MUNDO ESTUVIERA EMPEZANDO...



*Foto de Yanina Hinrichsen (c) Londres, 2012





TRANQUILIDAD*


La señora estaba siempre en aquel cruce y aprovechaba el semáforo para pedir limosna a los conductores. Iba desaliñada y un poco sucia. Provenía de algún país del Este ya que las cuatro palabras que sabía de castellano las pronunciaba con un deje especial.

El hombre escuchaba cada mañana las noticias por la radio durante el trayecto a su oficina, horrorizándose de que la inflación hacía aumentar los precios de todo. La carne un día, la gasolina el siguiente, la vivienda. Su empresa sin embargo funcionaba a la perfección debido a los amigos que tenía y los sobornos que daba pero la información de los males ajenos le producía una cierta desazón. Por ello, cada mañana le daba a la señora una moneda. Llevaba de esta manera dos años. Podría decirse que a la mendicidad no le había llegado la inflación, pensaba mientras compraba a precio de años anteriores su tranquilidad de conciencia.


*De Joan Mateu. joan@cimat.es








“Atemporal” *



Lo atemporal asomó y mi cuerpo comenzó a desgajarse,
se dejo desvestir mansamente;
cayeron los años como pieles viejas, pesadas de historia
cada una con su dimensión, su valor, su riqueza
descubrí que no guardaba horrores, ni quimeras
que sólo había un cansancio manso, una renuncia,
y la aceptación de no continuar buscando;
de conformarme con el recuerdo de haber sido,
de tener lo justo.

Pero lo atemporal estaba ahí, desafiante
desde un nuevo umbral, como en otro plano;
y tuve que desnudarme primero para asumirlo.
Yo también soy parte de lo atemporal.
de la maravilla que me atraviesa cuando
te tengo cerca, de esa realidad tan distinta
que se yergue desde la pequeña altura de tu cuerpo
desde la cósmica talla de tu Alma.

Por eso no hablo de amor Mujer
porque de él he hablado demasiado,
hasta reducirlo a una palabra rutinaria;
hablo de lo atemporal, de la maravilla
de la altura y el Cosmos;
hablo del asombro de dejarme desvestir,
de entregarte mis historias,
sólo para que me reconozcas
debajo de tanta vida acumulada,
y me sigas deslumbrando con esa claridad
que desnudó mi siesta.



*De Víctor Turquet. victurquet@yahoo.com.ar
23/01/2012









Suaves entredichos entre el ojo y la voz*



Eran muchos los dioses y las diosas enlazados en las danzas de la creación. Esa palabra en la boca, a punto, caía en gotas. Al principio, no hubo oscuridad, hubo rojo y sus matices. Las diosas desvariaban en telas con forma de almohadones de algún palacio árabe inexistente aún, incrustaciones de espejos pequeños o brillos o sueños con resplandor. Los dioses al besarlas con su poder centrado, daban lugar al movimiento. Ellas y ellos se fusionaron en todos los matices de lo femenino y lo masculino. Surgieron los verdes y azules, las gotas, los círculos, los huevos con sus frágiles cáscaras pintadas, suavidad del círculo. Todo se nada y saltan las gemas, los rojos, los relieves, ellos y ellas, dioses efímeros, se dejaban hacer por el amor.
Saltan las gemas como burbujas de champagne, sonrisas, plumas en el interior del cuerpo.
Las gemas saltan, se deslizan, abren.
Los botones del cuerpo desabrochados.
Uvas, pezones, ojos
¿Puede la creación no ser colectiva? ¿no ser amante ?
¿Pueden tantas gemas a punto de expandirse ser fruto de una sola cabeza, mano, alma?
En los encuentros se fecunda lo por nacer.
Gemas de vida



*De Cristina Villanueva. cristinavillanueva.villanueva@gmail.com








El arte de disimular la agonía*



*Por Juan Forn


En 1929, Sergei Eisenstein anuncia a las autoridades del cine soviético que quiere filmar El Capital, de Marx, y que para eso necesita conocer mundo capitalista. Sólo Eisenstein era capaz de decir una cosa así y salirse con la suya. Lo que quería en realidad era hacer su primera película sonora, pero no sabía exactamente de qué, y necesitaba con desesperación un poco de aire, después de los agotadores cambios que lo forzaron a hacer en Octubre (cercenando todas las escenas en las que aparecía Trotsky) para que pudiera ser exhibida. Al llegar a Berlín comprueba que todos los colegas que admira se han ido o están en trance de irse a Hollywood (el cine sonoro iba diez años adelantado allá: era la nueva quimera del oro). En París pasa un día entero conversando fascinado con James Joyce: le dice que el efecto de simultaneidad mental que producía en el lector el famoso fluir de conciencia que Joyce había explotado al máximo en su Ulises era lo que él quería producirle al espectador en sus películas, y que el advenimiento del sonido se lo permitiría. Lo que son las cosas: a su regreso al hotel lo estaba esperando un ejecutivo de la Paramount llamado Lasky con un contrato para llevárselo a Hollywood. En la Paramount estaban maravillados de que hubiera hecho Potemkin gastando cincuenta veces menos que Fritz Lang en Metrópolis y Griffiths en El nacimiento de una nación y querían que les hiciera lo mismo, pero con estrellas famosas en los roles protagónicos. Le ofrecían mil dólares a la semana, que subirían a tres mil cuando estuviera filmando. Eisenstein dijo que aceptaba si podía llevar a su guionista Grisha Alexandrov y a su cameraman, Tisse. Déjenme agregar una escena acá antes de ir al previsible desastre en Hollywood: en Berlín, Eisenstein pasa una noche de amor con Ernst Toller y éste le regala una foto de Tina Modotti que el ruso se había quedado mirando fascinado. Es la famosa foto del sombrero mexicano con la hoz y el martillo arriba.
Lo primero que Eisenstein le ofreció a la Paramount fue un delirio tomado de la novela de anticipación Nosotros, de su compatriota (caído en desgracia) Zamyatin: un mundo en que todas las paredes eran de cristal, todo estaba a la vista y a la vez todos estaban incomunicados. La Paramount no quiso saber nada. Después les ofreció contar la historia del loco Sutter, el colono alemán que perdió California cuando estalló la fiebre del oro y le saquearon las tierras. Le preguntaron con qué actores; él contestó que con aficionados anónimos. La Paramount no quiso saber nada. Mientras tanto, los pasquines de Los Angeles hablaban del judío rojo que había venido a infectar de comunismo el cine y la Paramount dio elegantemente por terminado el contrato con Eisenstein ofreciéndole fletarlo en barco vía Japón. El barco se atrasa, los tres rusos quedan varados en el puerto de San Francisco, Grisha Alexandrov dice: vamos a conocer México. Eisenstein alucina. Vuelve aceleradamente a California y, a través de Chaplin logra convencer a Upton Sinclair, el escritor socialista americano que se carteaba con Stalin, para que le diera 25 mil dólares con los cuales hacer en dos meses una película en México, antes de volver a Rusia. Firman un aparatoso contrato socialista que cede a Sinclair los derechos mundiales menos en la URSS (donde se exhibiría gratuitamente) y fija para Eisenstein un salario de un dólar al día: de los tres mil por semana de la Paramount a sesenta por hacer una película entera, la película de sus sueños, la que iba a ser el equivalente en el cine del Ulises de Joyce.
En México se vivía en el pasado y el presente al mismo tiempo, los vivos bailaban con los muertos en los cementerios, Eisenstein podía hacer con eso lo que no podía hacer con Rusia. Filmó febrilmente setenta mil metros de película (unas cuarenta horas de duración), gastó los 25 mil dólares de Sinclair y siguió gastando a cuenta, el material iba a revelarse a Los Angeles así que no podía ver nada de lo que iba filmando, no había tiempo, había que componer también la música, que sería el contrapunto decisivo de aquellas imágenes. Eisenstein no daba abasto con su propia creatividad, cuando Sinclair cortó de cuajo el chorro: su mujer había quedado baldada por una enfermedad, él tuvo que empeñar hasta la camisa por los gastos de hospital y de la película, los soviéticos se negaban a pagar las excentricidades de su enfant terrible, Sinclair estaba literalmente al borde del colapso nervioso y se desquitó en forma. No sólo hizo que fletaran a Eisenstein de regreso a la URSS sino que se negó a mandar el material crudo a Moscú y recibir la película terminada. Eisenstein llegó con las manos vacías, se lo acusó de parásito, se le exigió que filmara algo y se dejara de teorizar. Y al mismo tiempo se le rechazaba cada idea que proponía. Mientras tanto, Sinclair entregó parte del material a un mediocre director (Sol Lesser, que hacía las películas de Tarzán) para que armara un western pésimo que le permitiera recuperar algo de dinero y dejó correr el rumor de que el resto, vendido al menudeo como material documental, se había quemado en un incendio. Enterado por carta, Eisenstein pregunta desde Moscú: “¿Lo del Día de Muertos también?”. Se refería a una extraordinario aquelarre popular que consideraba lo mejor que había filmado en su vida. Cuando le dicen que sí (cosa que no era cierta), escribe en su diario: “Tengo 35 años y el corazón roto. Debería morirme ahora”.
Vivió quince años más porque, como dijo él mismo, era un maestro en el arte de disimular la agonía. Mientras el cine sonoro seguía su curso, regido básicamente por los cánones de Hollywood, él debió soportar que su némesis, el zar del cine soviético Shumyatski, le arrancara de las manos una película casi terminada (El prado de Be-zhin) porque no había en ella lucha de clases sino “mero éxtasis bíblico y formalismo banal”. Cuando Shumyatski cayó en desgracia y se le permitió a Eisenstein filmar y estrenar su Alejandro Nevski (con música de Prokofiev), ya era 1939 y él era un animal de otro tiempo, o un muerto en vida. Es cierto que, antes de morir, alcanzó a filmar dos de las tres partes de Iván el Terrible, cuya primera entrega encantó a Stalin y la segunda lo enfureció, pero yo creo que para entonces todo le daba más o menos igual. Hasta su último día de vida en el hospital, esperó que llegara milagrosamente a sus manos al menos una lata del material de ¡Que viva México!, que para entonces estaba en poder del Museo de Arte Moderno de Nueva York. Nunca llegó a ver siquiera un fotograma de aquellos 70 mil metros de película. Yo sí. Hay una escena, en ese baile del Día de Muertos, en que todos los actores se van sacando las máscaras de calaveras con que estuvieron bailando y el último de ellos no tiene cara debajo: es una calavera oculta por una máscara de calavera. Quien lo descubre y lo señala es un nenito que está mordiendo una calavera de azúcar y sonríe a cámara como si el mundo estuviera empezando.


*Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-188723-2012-03-02.html






-Para leer en Aurora Boreal: Borges buscaba a Dios
http://www.auroraboreal.net/index.php?option=com_content&view=article&id=1154:borges-buscaba-a-dios&catid=84:ensayo&Itemid=201








ACTA DE LA REUNIÓN DE PADRES*


*Por Marié Rojas Tamayo.

La Habana. Cuba



Y aquí estoy de nuevo, como cada mes, enfrentando mi peor pesadilla: una reunión de padres. Esta vez, para no llamar la atención con mi papelito suelto, donde no caben las orientaciones ni en abreviatura, me he traído un cuaderno talla extra, bien llamativo, con las tapas rosadas.
Como siempre, elijo la última fila, donde de algún modo pueda pasar por invisible si bostezo o me pierdo. Extraigo mi cuaderno, abro la primera página, tomo el bolígrafo – ideal, en tonos sobrios, si caritas sonrientes, ni cabecitas de Snoopy en el extremo - y, asumiendo una postura de absoluta atención, finjo tomar notas de lo que la maestra está dictando.
No sé si será por falta de interés o porque hace más de treinta años que olvidé el séptimo grado, pero no logro tomarle el ritmo…
más bien no tengo idea de qué está diciendo; hace un rato escuché “muestrario de rocas”, de pronto están hablando de “principios jurídicos” y la “varianza” – eso suena a ballet pero creo que pertenece a las matemáticas -; renuncio, mejor me pongo a escribir un poema de esos que nacen cuando se deja la mente casi en blanco y fluyen las ideas sin juicios, sin censuras…
¿Y ahora qué? ¿Por qué si estoy en última fila, con el cuaderno perfecto, el bolígrafo perfecto, la postura perfecta, haciendo la pantomima perfecta, todos me están mirando?
Entonces me doy cuenta de que la reunión acabó, han preguntado si alguien tiene dudas, si hay algo más que decir y yo, en alas de la poesía y en medio del silencio, escribiendo, escribiendo, escribiendo… lo cual los ha llevado a pensar que estoy anotando un importante discurso de cierre.
Esta no ha sido mi mejor, ni mi peor reunión. La mejor siempre es la que ya pasó, la peor será la que siempre estará al acecho, sabiendo que ni con el mejor disfraz podré pasar por una madre modelo clásico, atenta y preocupada por lo que se pueda decir o discutir en una reunión de padres. Soy una madre muy feliz, confiada en el destino y orgullosa de su hija.













La niña lee*





La niña lee con ojos de voyeur libros que fosforecen en el verde de las encuadernaciones.

¿Es la mirada una punta de palabra imposible ?

Los dedos piel de navajas-redes que abren, cierran papel-.

Castigo por el Crimen de la fuga del patio donde la niña lee.

Acostada en todos. Regazo -enredadera de voces, Manon, Ema Bovary o un jardín desplomándose en cerezas.

Inocente-perversa, revancha contra las sombras.

La niña lee.



*De Cristina Villanueva. cristinavillanueva.villanueva@gmail.com













Correo:


Espacio de Arte Ponce Boscarino
Realiza Exposición Multidisciplinaria


"Mujer Contemporánea" y convoca artistas argentinos y extranjeros (residentes)
sin distinción de genero.


Las fechas de inscripción de trabajos son 7 y 8 de Marzo


La inauguración esta prevista para el dia 14 de Marzo
en adhesión al día internacional de la mujer.


Solicitar bases a: contact@ponceboscarino.com


no deje de visitar
www.ponce-boscarino.blogspot.com






*

Inventren Próxima estación: INGENIERO DE MADRID


(CON COMBINACIÓN EN EL FERROCARRIL PROVINCIAL CON DESTINO LA PLATA O MIRAPAMPA)


-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/






InventivaSocial
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.



http://twitter.com/INVENTIVASOCIAL

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: