Tuesday, March 27, 2012

ESA BELLEZA QUE SE IBA PARA SIEMPRE...



*Foto de Yanina Hinrichsen (c) Londres, 2012




*


Tirando

El poeta va coleccionando versos

Por las nervaduras inscriptas en las hojas

En el espejismo del desierto que otros huyen

El encuentra a la sed como el alivio a la inspiración

En una fotografía de ayer encuentra el otro mundo que no ha perdido

Donde los hechos tan pasados y amarillentos

Vuelven a resurgir en palabras sonoras

Es el mendigo de los restos

De pequeñas frases que acumula y borda

En glamorosas estrofas de claridad.

Su vida desfila tras las cornisas de lo no dicho.-


*De Azul. azulaki@hotmail.com












ANGELITO BALQUINTA*



*Por Jorge Isaías jisaias46@yahoo.com.ar


Cuando lo vea al Fanta le preguntaré de nuevo por Angelito Balquinta.
Tampoco sé exactamente donde vivía con su familia, pero es seguro que era en la calle que hoy se llama Juan de Garay.
Según cuenta Roberto Escudero eran sus vecinos, y si es así, la casa de los Balquinta estaba en el último terreno de la Juan de Garay , al decir de Miguel Compañy, es como si uno debiera aclarar que la última casa era la de Hugo Ruiz, que en los tiempos de mi infancia se hacía una inmensidad de distancia, algo imposible de transitar aunque yo vivía a poco más de tres cuadras. Mi madre entonces no me dejaba salir de la cortada de Pichichello, como le decían a esa calle trunca donde vivíamos la primera década de nuestra vida. Con sólo arrimarse a la puertita de tejido que daba a la calle, me veía correr con la barra detrás de la pelota de trapo. Una vez me dijo que mi voz era la única que se escuchaba en nuestros juegos, y aunque me dolió, pienso que para ella era una tranquilidad esa estridencia porque no tenía necesidad de asomarse a la calle a cada rato.
Por todo lo dicho, no me resultó posible saber donde vivía Angelito con su familia, ya que era él quien a veces se arrimaba a jugar con nosotros y se mezclaba en nuestros picados más que ásperos.
Por esa calle vivían muchas familias que no están, y cuyos hijos fueron compañeros de juegos, sobre todo de fútbol, ya que era el deporte por antonomasia en aquellos años y en la cortada de marras nunca faltaba una pelota, ya de goma, ya de trapo, porque las de cuero llegaron tardíamente a nosotros Para jugar con ellas teníamos que llegarnos hasta la cancha del club, otras tres cuadras por la misma calle pero en sentido contrario, donde el canchero nos la prestaba. Por esa calle ya no queda nadie que yo pueda recordar: los Modernell, los Míguez, los López, los Correa, los Sánchez, los Escudero, los Mansilla y los mismísimos Balquinta quien en algún momento emigraron hacia Venado Tuerto, donde hoy Angelito es vecino del Fanta quien de vez en cuando me trae algún saludo y yo se los retribuyo desde aquí.
De la familia Balquinta solo recuerdo a su papá –con su ropa clara y su sombrero negro siempre- empleado de la gomería Sciarini y a su hermano mayor, Adelqui Me dicen que tenía dos hermanas menores pero yo no las recuerdo.
Es probable que todo este tiempo haya tenido sus lágrimas, sus impotencia y la arbitrariedad de los mayores que nos reducían a objeto con su trato, pero nuestra niñez tuvo esa cuota de creatividad inmensa en esos espacios abiertos donde se desarrollaban las experiencias y el crecimiento de entonces. Y uno no es consciente de la felicidad hasta que la ha perdido o la recuerda. Porque la felicidad es apenas un fogonazo que nos acompaña para seguir.
En este momento recuerdo un viaje que hicimos con mi amigo Guillermo, ya adultos claro, y coincidimos con mi tío Pancho Isaías. La cita era clara: un lechón ofrecido por mi hermano en el restorán de Juichito Becerro. Allí mismo surgió la visita –que hicimos al otro día- a Colonia Hansen, los dominios de mi amigo, Emir Egilio Menza, a quien todos llaman El narigón, el mismo que compite en bondad con el pan fragante y calentito que alguna vez horneó don Juan Cristóforo Galli.
Colonia Hansen es, al decir de Haydée Parapetti, el pueblo que no fue. Sólo dos calles, dos manzanas y una capillita. Alguna vez vivió gente allí que nunca pasaron de diez familias, hoy sólo el amigo Emir resiste con su venta de combustible y con su bar. El mismo lugar en el que nos recibió con una picada de salame casero, previo golpe de teléfono.
Hicimos honor al plato que incluía queso también casero y lo empujamos con un tinto poderoso. Éramos cuatro hombres –Guillermo, mi tío, mi hermano y yo- charlando en apacible comunión y en algún momento yo miré a los tres y sin decir nada me sonreí de puro feliz.
Por la ventana podía ver allá a los lejos el polvo del camino solitario que levantaban algunas chatas rumbo a sus tareas y más cerca la hermosa capillita que refractaba los vidrios de colores de la ventana remedando algún vitró. Los pájaros que caían en picada a comer sus granos de maíz volcados en la calle, y muy mansamente formaba pronto una bandada.
Y dije como al pasar un poco distraído, tuve un amigo, Angelito Balquinta, que era hincha fanático de Racing y sin embargo no entiendo por qué mi memoria lo retenía con una camiseta de Banfield.
Todos se sonrieron y yo admiré el sol que reptaba entre unos trigales altos hasta que invité a todos para que miraran esa belleza que se iba para siempre.






Los no del todo idos de marzo*



Recuerdo las palabras de HannaArendt en el juicio a Eichmann: "Lo inquietante en la persona de Eichmann fue justamente que él era como muchos y que esos muchos no eran perversos ni sádicos sino terriblemente normales. Normales que dan miedo".
El otoño con belleza descuidada desanda las hojas de su abrazo de árbol.
Hace tantos años pienso. Uno, o mejor una, o digamos yo, la mañana del 24 de marzo de 1976 caminaba Callao hasta que vi esa sangre, expuesta pero no nombrada.
Al día siguiente busqué la noticia en el diario, no estaba. Fue el comienzo de la unión perversa de la exhibición y el silencio. El miedo entonces fue un vestido compacto, todas las formas del miedo, aún esas que no habíamos conocido.
El miedo a lo que no se nombraba, la amenaza que no era posible disolver con palabras. Tomaba cuerpo, era cuerpo. Dolor de la garganta que no habla. Sueño que se escapa, pesadilla, desamparo. Ningún interior era posible, seguro.
Alma expuesta, fractura de los símbolos, de la lógica, del pensamiento que no puede con lo impensable. Andar calles infectadas de uniformes, un verde repugnante, tan distinto al verde-vida. No se sabía que era lo que te podía perder o salvar.
Ciudad dónde todo estaba sospechado, ser joven, vivir, pensar, vestir de cierto modo, juntarse, algunas profesiones, estudios, lecturas, libros, cuadros. En fin, todo lo que quería y era mío. Para ser o estar
tranquila habría tenido que no ser, no desear la libertad, no soñar otro mundo, no pensar.
Ese volcán estancado, interno, explotó una noche en cantos cuando esperábamos el día siguiente, el primer día de la democracia. Luego vinieron las lágrimas, lo acumulado se volcó en palabras y nos volvimos a adueñar de sentidos, sentimientos, sutilezas. Seguro que la memoria de la piel conserva
ese terror.
Ellos, sus mandantes, sus cómplices, los que nunca se dieron cuenta de nada, la prensa y la iglesia socios en lo siniestro.



*De Cristina Villanueva. cristinavillanueva.villanueva@gmail.com








Pero los versos no*


*Por Miriam Cairo. cairo367@hotmail.com


Muchas veces, repujado en metáforas, entretejido en imágenes, he dicho que lector y escritor conforman un mismo impulso creador, que ambos se involucran en un juego de creatividades recíprocas, que el lector es autor de su lectura. Hoy, además de dejarme llevar por el pleno rol de lectora, también pretendo ser puente y ofrecer, desde esta página que se ha vuelto un espacio de encuentro, la posibilidad de leer a algunos de los poetas y escritores desaparecidos y, en ellos, homenajearlos a todos. Hoy escribo lo
que ellos escribieron. Hoy su voz es mi voz. Su voz es nuestra voz.


AQUELLAS COSTUMBRES: "Desenrollar los barriletes de los cables/Caminar las veredas desparejas/Atornillar el maullido de los gatos al silencio de la noche/Amanecer tantas veces como amaneceres entren en una sola historia/Desnudar el odio y el amor/Odiar el oscuro color de las iglesias/Y sacarle la lengua a Dios/Por ser el primer gil/Que se tragó lo del paraíso."
Osvaldo Domingo Balbi.



POEMA: "Nací el 17 de abril de 1936,/no sé cuándo moriré,/mientras tanto,/esto que sigue soy yo,/a partir de un momento que siento/muy importante./Soy Oscar Osvaldo Barros/ un nombre, una fecha de
nacimiento./Padres, familia, un hermano, una novia./No sé quién soy/pero me llamo Oscar Osvaldo Barros/y siento/como dice Albert Camus:/¡Qué duro es ser hombre!."
Oscar Osvaldo Barros.



VIENTRE PROFETA SIN TIEMPO: "Yo no soy de ningún siglo./Vivo ausente del tiempo. Soy mi siglo como soy mi sexo y mi delirio./Soy el siglo liberado de toda fecha y penumbra./Pero cuando muera, el profeta que hay en mí se alzará como un niño sin moral y sin patria. Un niño loco con lengua de alaridos.
Entonces amanecerá en el millón de Galaxias./Madres del futuro; cuidado; cuando muera puedo volver./Entonces, ay, vientre que me aguardas, dulcísima catedral de tinieblas."
Miguel Angel Bustos.




FRAGMENTO DE ENTREVISTA a Haroldo Conti, La Opinión, 15/06/75:
-¿Le hace feliz escribir?
-En absoluto. Es un gran dolor, un gran esfuerzo, inclusive físico. Me crea problemas personales, de relación; me vuelvo huraño, fastidioso. Escribo porque no tengo más remedio. Escribo o me muero. ¿Para qué sirve, desde el punto social o político, contar el "drama de un pobre tipo"?
-A veces se habla de compromiso únicamente en términos políticos, como si el escritor debiera ser solamente el portaestandarte de una causa política. Uno se puede comprometer con un sistema político, pero también con un drama individual, por ejemplo, el de un hombre que padece un cáncer o un drama
amoroso. El hombre en su totalidad es una causa.



TODAS LAS MAÑANAS: "No me cortarán el viento de los ojos, /yo te digo;/ no me cambiarán de azul la torre de los pinos,/ni manejarán palomas con las nubes de mis dedos./Yo soy todas las mañanas de los hombres, te digo,/todos los inviernos, todos los eneros,/ yo soy una sangre perdida en la calle más
antigua, /una espuma de llanto y una tos en los jergones;/yo soy para siempre en mi último camino."
Dardo Sebastián Dorronzoro.


DESPEDIDA: "Me despido de este país./Me despido de mis amigos,/de mis enemigos./Amigos./Sólo quiero recordarles/que no dejen de ser/mis amigos./Sólo quiero recordarles/que no me olviden/a la marcha del tiempo,/a la marcha del tren/en que me vaya/que borran las huellas de la/amistad lejana."
Marcelo Ariel Gelman.


PUEDO: "Puedo empacar mis bártulos/y marcharme:/Porque escribí el libro/planté el árbol/y tuve el hijo;/porque amé/y me amaron hasta los límites/irreversibles del balazo/porque viajé hasta saber las urgencias del regreso;/porque construí las paredes de mi casa/con mis versos rojos, secos y duros/como ladrillos asolados/Puedo empacar mis bártulos y marcharme/y marcharme,/pero también puedo quedarme/y empezar/deletreando despacito/mi nuevo abecedario."
Claudio Nicolás Grandi.


POESÍA EN GENERAL (II),: él está como una miss de barrio/orlado de cintas y bastones/ y sus perros falderos/que lamen podredumbres// sentado a la diestra/de mamá democracia/dialoga largamente/ con boca de asesino// alza su mano sostenida y fácil/baja su culo gordinflón/y a manera de efebo reluciente/se caga en el país con toda el alma."
Roberto Jorge Santoro.


ESE HOMBRE Y OTROS PAPELES PERSONALES: "Me llamo Rodolfo Walsh. Cuando chico, ese nombre no terminaba de convencerme: pensaba que no me serviría, por ejemplo, para ser Presidente de la República.
Nací en Choele-Choel, que quiere decir "corazón de palo". Me ha sido reprochado por varias mujeres.
Mi vocación se despertó tempranamente: a los ocho años decidí ser aviador.
Por unas de esas confusiones, el que la cumplió fue mi hermano. Supongo que a partir de ahí me quedé sin vocación y tuve muchos oficios."
Rodolfo Walsh.


*Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-33045-2012-03-24.html







Puertas*


A Huayra


Una beba de un año y un mes sonrosada, hermosa, ingresando a la patria de la lengua, clava puerta entre sus primeras palabras. Como una flecha, puerta apunta, entorna dudas o las abre. Uno no se preguntaría porqué dice papa, mamá, teta, tan cercanas al cuerpo, una extensión. Puerta es un obstáculo o un camino, el acceso al deseo, .puerta es el mundo. Desde la ventana se mira pero la puerta abierta o cerrada ímplica acción.
Al principio la extrañeza que siempre me hace buscar explicaciones que pueden no ser, se descartan al rato, pero hurgan, me hizo suponer que algo de la casa, de la cantidad de puertas de esa casa, lo deseché, todas las casas tienen puertas salvo los lofts. Puertas que dependen de la cantidad de ambientes. Se trata de darle un sentido, uno siempre lo hace, sentidos provisorios, inciertos, como una curita en el universo gigante de lo desconocido. Descartada la posibilidad racional de entenderlo. Sé que si uno tiene puerta entre las palabritas primeras que se cuentan con los dedos, hay una valentía, un hambre de atravesar barreras, un signo de lucha, un deseo de conocimiento que festejo. Espero que los que la rodeamos y me incluyo, nos animenos más con las puertas, con abrirlas y también con cerrarlas para cuidar los tesoros íntimos.


*De Cristina Villanueva. cristinavillanueva.villanueva@gmail.com












*


Cada noche creía que era la última

Esperaba un milagro

Cuando se disponía a descansar

Se acurrucaba entre las sabanas pensando

Que el mañana iba a ser mejor

Que iba a poder caminar seguro

Con un paso elegante y firme

Que podría andar como los demás

Pero de repente su estómago se fruncía como un acordeón

Estaba anudado a su cama

Como un perro atado a su collar de ahorque

No lograba conciliar el sueño

Su dolor invalidaba sus ilusiones

Y trataba de consolarse en la soledad y las tinieblas.-



*De Azul. azulaki@hotmail.com










"I COMPAGNI"*



A las ideas disparatadas
les han brotado revoltosos
asalariados y enfrentativos
militantes

A las ideas disparatadas les florecieron
unos pensantes

A las ideas disparatadas
se les atraviesan los efectivos recapacitantes
disparos comunes de los soldados
y la infaltable policía

A las ideas disparatadas les germinaron
amorosos disparates reivindicativos
(al principio con las hojitas vacilantes)

Y todo logrado
con poquita agua cada día

Fuera de lo común
el mucho sol.



*De Rolando Revagliatti. revadans@yahoo.com.ar
-"I COMPAGNI" ("LOS COMPAÑEROS") de Mario Monicelli.




*

Inventren Próxima estación: INGENIERO DE MADRID


(CON COMBINACIÓN EN EL FERROCARRIL PROVINCIAL CON DESTINO LA PLATA O MIRAPAMPA)


-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/






InventivaSocial
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.



http://twitter.com/INVENTIVASOCIAL

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: