Tuesday, October 28, 2014

EDICIÓN OCTUBRE 2014.


*Obra de Walkala. Luis Alfredo Duarte Herrera (1958-2010).

-En Aurora Boreal. Walkala: un homenaje in memoriam






*



Aferrada
al blanco
destino de la cal,
la vieja pared
sostiene
su certeza
en la tierra.


Existe,
sin ser
más
que otro
elemento inmutable
a la espera
del tiempo.


Pegada a la pared.
digo y maldigo
las palabras
de la sombra.



*De MARIANA FINOCHIETTO.











El viajero de lo imposible.*



1

“Mi corazón está ya en estas praderas,
en estas aguas anubladas por la niebla.”
Salvatore Quasimodo.



Llegadas las alas ennegrecidas
de esa inquietud,
hemos de odiarnos
con el amor, sabemos
que no tenemos
otra razón, salvo
ser extinguidos
por el diluvio del fuego
prometido, o por el silencio
al no existir.



2


Extendí el brazo
para buscarme entre ellos
definiéndome
en su soledad
o en sus rostros macerados
por el olvido, y ninguna voz
vino a mi encuentro,
salvo el grito
que no escuché, antes de partir
a su encuentro.



3


Y fue su ciudad
nido en las palmas
de mis manos,
mi lengua se perdió
en la disyuntiva
de sus callejuelas;
la sombra se hizo
con las mentiras
que traía en mi rostro
y en una voluble esquina
me esperaba la vida,
a la que nunca quise conocer
en primer plano.



*De Daniel Montoly. danielmontoly@yahoo.es










ESTACIÓN DE LA MISERICORDIA*



ESTACIÓN DEL DESAMPARO

Tantas puertas. Tantos soles marchitos.
Tantos muertos dolientes, tiritando.
Y vos entre ellos. Felinos saltaban a tu rostro.
Arañaban la tinta de los huesos.
Una mujer reía de un zapato rojo desmedrado.
No hay piedad en las abras de la sal.



ESTACIÓN DE LAS SOMBRAS

Tu cara era de sombras. Gorra de ala de ave.
No te veía, pero sabía que eras vos.
Cargabas con toda la Pasión del mundo.
Quise entrar y una cicatriz cerró la puerta.
Yo, me quedé mirando los antiguos médanos.
Fulgor. Destello insomne. ¡Emerge!



ESTACIÓN DE LA PENA

Te decías. Que me hace una injuria más.
Y la herida abierta entreabrió la puerta.
Me tomaste las manos, tan tristes y calladas.
Besaste una a una las líneas de la vida.
Una a una las yemas del suplicio.
Me quemaba, debajo de las manos tu dolor.



ESTACIÓN DE LA MISERICORDIA

Y testigo fui del sacramento de tu misericordia.
De las intemperies de tu oficio.
De la entronización de tus desiertos yermos.
Tomé tu rostro de agua ente mis manos.
Bebí. Cálida arena y mar salobre.
Bebí tu última lágrima… En azul la bebí y partí.


*De Amelia Arellano. amelia.arellano01@yahoo.com.ar







*


Respirá poesía
no te ahogues en los asuntos cotidianos
no dejes que el dinero se apodere de tu cabeza
respirá poesía
hay poco trabajo
y el poco trabajo encima es terrible
horarios
sueldos mínimos
idiotas que llegaron a gerentes
no te dejes vencer
no abandones nunca la belleza
respirá poesía
ahora
y siempre
estés arriba de un andamio
metido en el caparazón de una oficina
tengas o no al lado tuyo
al amor de tu vida
mordé las cortezas de este bosque
limale los garrotes a esta prisión
gritá con tus setenta pulmones
los colores con que pintabas
de niño
el arco iris
respirá conmigo
ayudame a respirar siempre
respiremos poesía
porque el día que no haya en la calle
poesía
las cosas se volverán contra nosotros/



*De León Peredo. gustavojlperedo@yahoo.com.ar







*


El profesor encara el díscolo alumnado y dice:

- Hoy simplemente hablaremos: de caballos azules corriendo suavemente, sobre campos estelares que se van ocultando, caballos razonables por supuesto, y dialogaremos sobre gotas mercuriales cayendo sobre ellos, cuales guijarros sollozantes rodando hacia el sol.

Dicho esto, en el silencio ulterior a su herejía, pidió que todos extrajeran una hoja, para la versión escrita de sus sueños.


*De Jorge Lacuadra.  jorgelacuadra@hotmail.com






*


Partir
tiene menos letras
que quedarse.


Pronunciadas,
dejan
la misma herida.
Queman en la garganta
como un veneno
macerado
en silencios.


Entre partir
y quedarse,
una compleja
red de abismos
y de puentes
que unen
y separan
barrancas
de un mismo río.



*De MARIANA FINOCHIETTO.








*

Ella, la princesa azul, lo besó para despertarlo. Cuando él se levantó de su largo letargo, se fueron juntos soñando. Otro mundo es posible se decían, amándose las diferencias tan encantadoras. Un mundo en el que no sea necesario adormecer a otros. Un mundo en el que la violencia no imponga sometimientos aletargados.
Un mundo en el que se prendan las luces de lo múltiple para iluminar el placer de los descubrimientos. 



*De Cristina Villanuevacristinavillanueva.villanueva@gmail.com








*

cuando la luz confiere bordes a las cosas
y el mundo se ilusiona
claramente,
hay bocas que se olvidan
los tramos misteriosos de la piel


*De alejandra alma. almaalma3h@gmail.com










LO DICE KAFKA*



Los besos que se escriben no llegan a destino
son absorbidos en el camino por los fantasmas

No lo he dicho yo

Lo dice Kafka en una carta a Milena

Ahora es octubre
y no hay tisanas ni sobrenombres para poner al fuego
breves artificios para inventar la felicidad

He aquí la paradoja:
la maldita circunstancia del agua por ninguna parte
nos ahoga, nos quita militancia
nos vuelve estibadores de cuatro pisos

Es Octubre y tus elementales me acorralan
quieren quitarme el salario
me niegan los gatos
atrasan relojes

Es por ello que no te escribo besos
los dejo muy despacio en los libros
en las enaguas del aire

No lo he dicho yo

Lo dice Kafka en una carta a Milena.



*De Reynaldo García Blanco. centrosoler@cultstgo.cult.cu










El Inmortal*



Lo reconocí, como se reconoce a lo arcaico,
los estratos o las piedras basales del mundo,
su mirada sumida en las lagañas del tiempo
y en sus manos el cansancio de la eternidad.

Su poderosa espalda lapidaria en la pared,
el ropaje jirones ocres de diversas épocas,
más envuelto en soledades que un ensueño
su mudo grito longevo de sabias cicatrices.

Piensa por un instante en la ribereña Uruk
olvidada ya antes de ser la hebrea Erech,
y en los ojos de lapislázuli de esos dioses
que durmieron bajo los cielos piramidales.

Repasa algunos rostros que cree reconocer,
son y no son, el mismo río de aquel griego,
amigos, amantes, guerreros, reyes y aedos
amores y traiciones que desgastaron su ser.

La llaga supurante en el hombro del galileo,
el sombrero de pez del gladiador favorecido,
y las legiones romanas honrando a la Loba,
el mundo hinchándose en miles de caminos.

Ha dejado trozos de piel en Acre, en Hattin,
en Quíos reseca sangre y en Poitiers sudor,
bajo las flechas en Azincourt, también lloró,
y en Orleans a la doncella Juana contempló.

En Trafalgar veneró, esa palidez de Nelson,
para luego en Waterloo finalizar una época,
¿Qué más guerras? Dos o tres en que el orbe
sacudió todas las naciones y él fue el testigo.

Nada quedará, tal vez, aún después de todo,
ni las sirenas aullando en las calles desiertas
tan solo la esperanza que aviva su búsqueda
en las estrellas muertas o el polvo de cometas.

Ahora lo encuentro en mis caminos y poemas,
¿Será que en mi niñez envidié su inmortalidad?
Lo reencuentro en viejas revistas de historietas
sopesando su espada, yo temblando mi pluma.

Lo reconocí, como se reconoce a lo arcaico,
los estratos o las piedras basales del mundo,
su mirada sumida en las lagañas del tiempo
y en sus manos el cansancio de la eternidad.


*De Jorge Lacuadra.  jorgelacuadra@hotmail.com









*


Reunir las cosas, ligarnos de nuevo, volver amarnos todos incondicionalmente como ocurrió alguna vez en un sueño o no ocurrió nunca.


*De Liliana Díaz Mindurry. lidimienator@gmail.com





***

INVENTREN
Próximas estaciones literarias:
  
J.J. ALMEYRA.
-Por Ferrocarril Midland-


GOBERNADOR ORTIZ DE ROZAS
-Por Ferrocarril Provincial-

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar



InventivaSocial
Plaza virtual de escritura
Para compartir escritos escribir a: inventivasocial@yahoo.com.ar

1 comment:

María Emma said...

Un enorme placer leerlos