Sunday, October 05, 2014

HALLAR LA GRIETA POR DONDE LA VIDA SE DERRAMA...

*Obra de Walkala. -Luis Alfredo Duarte Herrera (1958-2010).

-En Aurora Boreal. Walkala: un homenaje in memoriam







*


Huir
de la tarde
de humo y niebla
que octubre
abandona
sobre los robles.

Escapar
de las ventanas
de recatado gris,
de la cansada
costumbre de la
siesta.

Hallar
la grieta
por donde
la vida
se derrama.

Entrar
al centro
único
de la palabra.

Hacerme mar.


 *De MARIANA FINOCHIETTO.







HALLAR LA GRIETA POR DONDE LA VIDA SE DERRAMA…







ANTÍFONA*



Hay un orden subvertido en el sueño,
bajo la luna abierta lo persigo
pero él fuga por cornisas temerarias.
La madrugada
es la noche de perfil
cuando huye
para salvarse de mí.
Me abismo en el amanecer,
llega como animal herido
sangrando en el horizonte.
Mil veces inocente y mártir
pone en vigencia la luz.
En este orden subvertido,
el día, acólito que asiste
al Oficiante, es fresca voz
que entona iluminada
antífona de canto llano.
Es hora de no perseguir nada
ni siquiera el sueño.
Doy gracias mientras
en el vidrio de mis ojos
se coagule la luz de la mañana.


*De Miryam Colombotto de Seia. miryamseia@cablenet.com.ar












ESTACIÓN DEL ENCUENTRO *




ESTACIÓN DE LA TERNURA

Tras una ventana desnuda. El mar espía el torso de la mujer.
El hombre tras dos ventanas en ocre, la mira y la desea.
La mujer, tras sus dos ventanas en sepia, con devoción ansía el mar
Sostiene la desnudez de la ventana. Su espalda sostiene la nostalgia.




ESTACIÓN DE LOS TEMBLORES

Un hombre, trémulo, permanece quieto. La ventana se mueve.
Piensa, si ella se volverá a mirarlo.
La mujer se estremece y piensa en el viento marino que respira su nuca.
Piensa, si alguna vez, él volverá. O ella irá.



ESTACIÓN DE LA PLENITUD

El hombre sabe, que el mar la abriga como no lo hace su abrazo.
El mar, la quiere, plena. Henchida entre sus brazos.
La mujer apenas recuerda el hombre de los ojos de mar.
Siente que ama a uno más que otro .Ambos, son inalcanzables.



ESTACIÓN DEL ENCUENTRO

El hombre cavila y retrocede. Su adversario es inmune.
Cree que imaginó sus glúteos de manzana verde.
La mujer cree que soñó con el hombre que le brota en los ojos.
Salta. Salta. Las luciérnagas apagan la noche… y la espera.


*De Amelia Arellano. amelia.arellano01@yahoo.com.ar









Secreto*


El imposible sofocar la vida. La vida es como el agua, se escurre por los huecos, en cualquier rinconcito toma vuelo, extiende los apéndices, remonta, cielo arriba, planea. Se expande entre los árboles, bien alto, entre las copas, los pájaros lo saben, ellos han comprendido su secreto.


*De Ana María Broglio. anamariabroglio@gmail.com
Villa Gesell










La danza del silencio*



*Por Nechi Dorado. nechi.dorado@gmail.com


En medio de una selva donde la vegetación crecía apretujada, cada mañana, antes de que algún rayo intrépido del sol colara por entre los copones de los árboles centenarios - o milenarios tal vez-  la mujer detenía su paso para dar comienzo a una  extraña danza del silencio.
Danza cruel.  Danza sin vida. Danza escrita en pentagramas desparejos sobrevivientes de tiempos inquisidores refrendados por escudos y leyendas escabrosas: «exurge domine et judica causam tuam. Psalm.73  - Álzate, oh Dios, a defender tu causa, salmo 73 (74)
Baile típico de los que no oponen resistencia a los más crueles destinos; el que invita a seguir cada movimiento con la pasividad inadmisible de quien se sabe deglutido por el tiempo sin hacer nada por evitarlo.
Solo ella podía escuchar cada acorde antes de introducirse en ese espiral instigador de ausencias.  Nadie en su sano juicio, mucho menos en las situaciones circundantes que se padecían en el poblado,  podía seguir aquello que parecía un absurdo ritual descolocado  en esos  tiempos convulsionados que perduran hasta hoy día.
Y se extienden multiplicando la tristeza.
Y cruzan mares y sierras, llanos y ríos muchas veces teñidos de rojo dolor, de rojo despedida forzadas, engendrando más odio, más vergüenza.
Parecía ser el descarne de un alma  sin espacio propio integrada a un mundo alocado que giraba a punto de estallar más allá de kilómetros y kilómetros de vegetación tupida amenazada también por un futuro que se acercaba a vuelo de avioneta defecando nubes tóxicas.
Era sorprendente, digamos mejor, era patético,  hasta para la vista de la propia naturaleza adyacente,   ver esa contorsión anómala  producto de la cópula obscena entre la realidad y la inconciencia.
La mujer no hablaba, no respondía cuando terminaba su baile si acaso alguien se cruzara por la misma trocha que la llevaba hacia el lugar. Sendero remarcado por las botas de quienes se atrevían a seguir otros acordes,  en ese caso, audibles: los que empujan la melodía del destino mejor que suele omitir el silencio por considerarlo herramienta funcional para la repetición de hechos execrables y  para el olvido.
Ausente de todo, uno puede asegurar que hasta de sí misma, Johana agitaba con orgullo sus cabellos color noche cerrada  que parecían olas de un mar contradictorio,  tan calmo como tenebroso.
Apenas la acompañaba una manada de corderos cabizbajos,  respetuosos  de  los movimientos que ella realizaba con el celo del artista que ejecuta su mejor obra, hasta que el último acorde del silencio estallaba,  sacudiendo las matas y conciencias, -estas últimas si las hubiera cerca-
Cuando la  estrofa final indicaba el colofón de la danza, el grotesco grupo de corderos alineados en prolijas filas emprendía la retirada rumbo a algún espacio protector que nunca se supo dónde quedaría, aunque fuera muy fácil de intuir.
Y así, con lluvia, sol, sombra y misterio protector de aberraciones, Johana regresaba cada mañana a su lugar impropio para alma humana.
Los corderos, con la mansedumbre incongruente de quien sabe que la muerte lo espera sin hacer uso del más elemental recurso instintivo capaz de garantizar su supervivencia,  seguían a la mujer de edad extemporánea que arrastraba la larguísima cadena de la calma resignada.
Corderos, mujer-danza-mutismo,  conformaban una sola figura que lograba entenderse muy bien con la incoherencia. A  pocos kilómetros de ese búnker entre la foresta, los tímpanos estallaban por los estruendos lanzados indiscriminadamente contra todo lo que representara una esperanza, produciendo la perversa  agonía de la vida.








*


Fueron años de intenso trabajos, labores de minería, kilómetros de túneles, complejos cálculos para escarbar las entrañas del colosal planeta. La Hormiga 4356 del hormiguero H-87236 desenterraba con nostalgia de su memoria, el día aquel en que las dos razas más poderosas del pequeño asteroide habían abandonado el Cinturón de Kuiper en los planes de conquista de territorios para la Expansión Total. La voluntad de su linaje se puso de manifiesto de inmediato, comunicación, organización, suministros, prevención y acopio, hicieron que su bandera recorriera todo el Tercer Planeta. Distinto fue el caso de la Cigarra, su raza siguió siempre añorando los años del vuelo ingrávido y del cohete, el sueño de la carrera espacial, durmiendo en sus crisálidas de nostalgia durante los meses de invierno y despertando en verano para posarse en las ramas de los árboles y transmitir incansablemente su localización hacia las melancólicas vastedades del Sistema Solar.



*De Jorge Lacuadra. jorgelacuadra@hotmail.com







*

Tarea de la poesía: decir como Plotino que cada cosa es todas las cosas. Salgo a la calle entonces y esa persona desconocida que pasa y a la que no presto atención, es nada menos que las estrellas y el mar y las piedras de la playa y los leopardos que duermen en las ramas y yo misma que miro y un niño con un rompecabezas y la ventana abierta de cualquier edificio y el auto que pasa a toda velocidad y la maceta con flores del tercer piso y todas las hormigas de todas las selvas concebibles.


*De Liliana Díaz Mindurry. lidimienator@gmail.com






***


INVENTREN
Próximas estaciones:

J.J. ALMEYRA.
-Por Ferrocarril Midland-


GOBERNADOR ORTIZ DE ROZAS
-Por Ferrocarril Provincial-

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

Al salir de la Estación de empalme Ingeniero de Madrid, el Inventren sigue un doble recorrido por vías del ferrocarril Midland con destino a Puente Alsina, y por vías del ferrocarril provincial con destino a La Plata.

-las estaciones por venir en el ferrocarril Midland:
INGENIERO WILLIAMS.
GONZÁLEZ RISOS.  PARADA KM 79.  ENRIQUE FYNN.
PLOMER.   KM. 55.   ELÍAS ROMERO. 
KM. 38. MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.
LIBERTAD.  MERLO GÓMEZ.   RAFAEL CASTILLO.
ISIDRO CASANOVA.  JUSTO VILLEGAS.  JOSÉ INGENIEROS.
MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE.  ALDO BONZI.
KM 12.  LA SALADA.  INGENIERO BUDGE.
 VILLA FIORITO. VILLA CARAZA.  VILLA DIAMANTE.
 PUENTE ALSINA.  INTERCAMBIO MIDLAND.

-las estaciones por venir en el ferrocarril  Provincial:

 JOSE RAMÓN SOJO.  ÁLVAREZ DE TOLEDO.    POLVAREDAS.
JUAN ATUCHA.   JUAN TRONCONI.    CARLOS BEGUERIE.
FUNKE.   LOS EUCALIPTOS.     FRANCISCO A. BERRA.
ESTACIÓN GOYENECHE.    GOBERNADOR UDAONDO.   LOMA VERDE.
 ESTACIÓN SAMBOROMBÓN.   GOBERNADOR DE SAN JUAN RUPERTO GODOY.
GOBERNADOR OBLIGADO.   ESTACIÓN DOYHENARD.   ESTACIÓN GÓMEZ DE LA VEGA.
 D. SÁEZ.    J. R. MORENO.     EMPALME ETCHEVERRY.
ESTACIÓN ÁNGEL ETCHEVERRY.  LISANDRO OLMOS.  INGENIERO VILLANUEVA.
ARANA. GOBERNADOR GARCIA.  LA PLATA.



InventivaSocial
Plaza virtual de escritura
Para compartir escritos dirigirse a: inventivasocial@yahoo.com.ar





No comments: