Tuesday, January 25, 2011

DONDE CADA PALABRA CRISTALIZA EN UN ECO...




*DIBUJO: TEMPORADA DE ARPÍAS Y QUIMERAS
Ray Respall Rojas
Cuba




Tu atardecer*



Dejé mi voz en tu isla con la esperanza del retorno.
(Ser algo más que un espejo de agua.)

Ahora soy tan solo un eco
sin una sombra que le regrese a su cauce.

¿Cómo he de nombrar a mis hijos?
Tan solo he de acunarles, en silencio,
para verles morir con la Luna.

Tomo prestada una voz... cualquiera...
el rumor de montañas que no hacen más que repetir mi silencio,
resquebrajar de nubes que se retuercen dejando caer sus lágrimas sobre la tierra,
silbidos de fantasmas antiguos, desordenando retratos.

Aunque en silencio, sé que existí,
me escucho citar murmullos ajenos con una voz que desconozco,
pero que tiene el poder de romperme.

Entregué mis sueños en adopción:
no tuve llama con qué alumbrarles.

Y aquí espero,
sin tener tus dedos cerca,
los mismos dedos de trazar en el aire
mi canto de siempre.

Ay de tu isla, de la que antes fui mar...



*de Yordán Rey Oliva. cartasylibelulas@gmail.com
La Habana, Cuba






Despertar*



Vengo del castillo donde reina la niebla,
Donde el musgo escribe en sus paredes mis versos.

Vengo del lugar donde muere el olvido,
En su estela se lleva el cometa los miedos.

Vengo del universo a donde viajo en sombras,
Abrazados al viento se alejan mis sueños.

Vengo de la fuente donde bebo a escondidas,
Donde crecen flores veladas al invierno.

Vengo de ese prado donde vuelan las hadas,
Donde cada palabra cristaliza en un eco.

Vuelvo, amado mío, del jardín de las voces.
Amor de mis exilios… torno de tu recuerdo.



*de Marié Rojas.
La Habana. Cuba.






DONDE CADA PALABRA CRISTALIZA EN UN ECO...





Oscuridad*



Con tres enormes zancadas en mis zapatillas número 42 bajé las escaleras del túnel, que une el lado norte de la estación de Haedo con el lado sur. Podría asegurar que el brilloso día fue literalmente absorbido por la constante penumbra del lugar, y que esa sensación de forzada oscuridad me daba escalofríos. Afuera la gente veía, adentro, en ese fiero y tortuoso camino reinaba algo siniestro: la ceguera. Me saqué los lentes y caminé más rápido aún, pero en ese estúpido apuro vomitado desde mis entrañas perdí los apuntes para la facultad. No era joda, debía recuperarlos, aunque eso significara volver y repisar mis propias marcas sobre pegajosas baldosas mugrientas por chicles, escupidas y helado derretido. Imaginé mientras retrocedía, que este lugar de paso también tenía encuentros furtivos a la madrugada, cuando los andenes desiertos albergan perros y gente revolviendo basura, aquí, muy por debajo, otro mundo resurgía sosteniendo el piso. Sin esfuerzo pude reconstruir el sexo barato y el olor a fritanga mezclado con el de humedad. Era definitivamente una cueva. El que se atreviera a pasar ese estómago subterráneo a esas horas estaba demente.
Pudo haber sido solamente un minuto el que tardé en llegar hasta el folio caído de la carpeta, lo divisé antes de alcanzarlo, y cuando me agaché noté a su lado una mano dormida con la palma hacia arriba. Un mendigo.
Lo había pasado por alto, simplemente era una pintura más en la pared, un cartel descascarado y roto que a nadie importa. “algo”que salió de la categoría de persona y pasó a ser una “cosa”, unos harapos con latidos, que despertaba sentimientos repulsivos, y antinaturales. Quise evitar mirarlo, pero el morbo que llevaba dentro me dominó. Eficazmente recorrí la curvatura de su espalda que era tan larga como un reptil, la cabeza metida entre los hombros proyectada hacia abajo, como una boya hundida sin sentido me hizo pensar en los barcos viejos. Si mis pupilas fueran dedos, la hubiera repasado con un tacto abrumador. Me impresionó cantidad de ropa que lo tapaba, y por un brevísimo segundo quedé tildado, hasta que por detrás alguien pasó largándole una moneda en su mano abierta. Eso hizo que reaccionara y levantara los apuntes, di la vuelta y retomé el camino con los ojos en el piso; empecé a caminar lento, ya no estaba apurado.
Aquellos que fueron y vinieron, los que alguna vez caminaron por el túnel me chocaron, convergieron en una masa invisible de brazos sujetándose a mis piernas. El aire se hizo escaso, comencé a sudar frío y me desesperé, sobre todo cuando comprobé que al atravesarme, abandonaron parte de su alma.
De no ser por mis dieciocho años, hubiera jurado tener ochenta. Mis largos cabellos ondeados, comenzaron a pegotearse en el cuero cabelludo hasta que se plegaron como las alas de una mosca, mi esternón se arqueó y se convirtió en una caja comba, la piel adosada a las costillas y las arrugas en las manos, anunciaban que la vejez me perseguía. Puedo jurar que descendí a medida que intentaba subir. Al pisar las últimas escaleras que separaban la salida del túnel con la calle, un cansancio brotó desde mis huesos hacia fuera, y poco a poco invadió hábilmente mi cuerpo como un disfraz; quedé apoyado contra la pared hasta sentarme sin darme cuenta. Escuché pasos, muchísimos pasos apurados, de tacones y de zapatillas, como las que una vez tuve. Voces, risas y música de radio mezclada con silbidos. Un chico le preguntó a su madre por el mendigo muerto.
Quise levantar el cuello para pedir ayuda, sin embargo, la acostumbrada inercia lo impidió. Quise abrir la boca, pero una áspera sequedad había sellado mis labios, entonces abrí los ojos para mirarme las manos: estaban negras. Una rabiosa ceguera comió todo lo que antes veía. Los boletos tirados, las colillas, las sonrisas, y las piernas de las mujeres. Nunca más formarían parte de mi mundo, aunque curiosamente seguirán allí, custodiándome como fantasmas.
Recordé los apuntes, la facultad y hasta los lentes para sol, pero lo hice tratando de enumerarlos como un sueño al despertar, y traté de ordenarlos con algún sentido, para repetirlos en murmullos. La angustia que momentáneamente se había escapado, volvió miserable, y me recordó que tenía que abrir las manos, lo único que sabía hacer.
Esperé, simplemente esperé hasta que sacaron el cadáver, y sentado contra la pared empecé a juntar monedas.



*de Silvia Milos milossilvia@yahoo.com.ar








ALGUIEN NOS SUEÑA*



No sabemos si vivimos la realidad
como si fuera un sueño,
o de algún modo somos la madera
que alimenta el fuego
de Alguien que nos sueña
... y que nos espera.


*De Miryam Colombotto de Seia miryamseia@cablenet.com.ar








Casi sábado a la noche*



*Por Leonardo Oyola



Justo cuando el capitán Wilder rogaba que Spender se escapara ya, mi papá me dio dos golpecitos en el brazo para avisarme que llegábamos a Lamadrid. Las pilas del walkman apenas me habían alcanzado para escuchar una vez sola en el viaje el TDK negro que tenía grabado en el lado A Lo mejor de Gapul
Volumen 1 y en el B el Volumen 2. Después me había enganchado con alguna que otra FM de las que iba perdiendo sus señales al dejar atrás las estaciones de sus respectivos pueblos hasta que la luz colorada del encendido no se prendió más; y ahí me dediqué a leer Crónicas marcianas y a disfrutarlo sin la obligación que le metía al libro la vieja de Literatura. Como señalador estaba usando el telegrama que habíamos recibido una semana antes.
EL UBIL ESTA MUY MAL. QUIERE VERLO A USTED Y AL NIETO.
MARGARITA
Faltaba más de un mes para que empezaran las clases. No me había llevado ninguna materia a marzo así que no tenía ningún problema en acompañar a mi papá a Tucumán para ver a mi abuelo. Un día después de haber salido de Retiro dejamos el Cinta de Plata haciendo la combinación con el otro tren que iba para el sur de la provincia. Mi papá se venía aguantando las ganas de ir al baño así que aprovechó y me dio el dinero para que sacara dos boletos hasta Bajastiné. Detrás de la ventanilla, la persona que me los
vendió me preguntó si mi papá no era el hijo de don Ubil. Le dije que sí.
Entonces él me comentó dos cosas: que había hecho primero inferior y segundo grado con mi papá; y que mi abuelo era un hijo de puta. Así nomás. Como al pasar.
-Pero qué hijo de puta que es tu abuelo.
Me dio el vuelto de los pasajes y me fui sin saludar. Un pitido avisaba que la formación rumbo a Huasapampa venía llegando. Nos volvimos a encontrar con mi papá y nos subimos al tren para hacer el último tramo del viaje. No sé por qué, pero decidí no contarle de mi encuentro con su compañerito del
colegio.
Era pasada la medianoche cuando llegamos al final de nuestro recorrido. Mi papá ya me había advertido que íbamos a caminar varios kilómetros hasta la casa del abuelo porque a esa hora iba a ser difícil que alguien nos llevara.
Pero contradiciendo todos los pronósticos tuvimos suerte.
-¡Mire quiénes volvieron al pago! -festejó al vernos el tío Simón, el hermano mayor de mi abuelo.
Festejó él y nosotros. Porque a la nieta y a los bisnietos se ve que no les dio mucha gracia que con el Falcon rural dieran la vuelta en U para acercarnos. La nieta del tío Simón se sentó en el medio con su hija más chica, todavía una beba. Mi papá se ubicó al lado de la ventanilla. Al otro chiquito lo mandaron conmigo y nuestros bolsos a la parte de atrás de la camionetita. Disfruté del viaje mirando las estrellas.
Mi papá, después de agradecerle al tío Simón la gauchada, le preguntó si últimamente lo había visto al abuelo.
-Está tan flaco como esta criatura -le dijo el tío Simón, señalando al pibito de seis años con el que yo había viajado.
Mientras arrancaba de vuelta el Falcon rural, cuando me bajé de la parte de atrás con los dos bolsos al hombro, ese pibito me preguntó:
-¿Tu abuelo es don Ubil?
Le contesté afirmando con la cabeza.
-Qué hijo de puta que es tu abuelo.
Seis añitos. Qué boquita la del borrego, ¿no?
Nos pareció extraño que no nos ladrara ningún perro cuando entramos a la propiedad. Afuera del rancho, mi papá golpeó las manos bien fuerte. Como no obtuvimos respuesta, alzó la voz y llamó a la dueña de casa:
-¡Margaritaaaaa!
Se encendió una luz. Y esa misma luz de sol de noche fue la que apareció por la puerta de entrada iluminando por detrás del mosquitero la figura minúscula de una mujer a la que yo había conocido seis años atrás. La última vez que había visto al abuelo Ubil.
-¿No me diga que los despertamos?
-A mí, nomás. Su papá salió -nos contó mientras los dos se confundían en un abrazo cariñoso-. ¿Y éste es su hijo? ¡Pero si ya es todo un hombre!
El comentario me hizo poner tan colorado que se me notaba en la oscuridad.
No dije ni una palabra durante un buen rato. Dejando los bolsos en la galería, mi papá quiso saber qué tan grave era lo que tenía el abuelo.
-No va a llegar al otoño -respondió Margarita con lágrimas en los ojos-. Deben estar cansados. Les voy a mostrar sus camas.
-No se preocupe por eso. Ahora queremos verlo a él. ¿Sabe adónde lo podemos encontrar?
-Se fue a bailar a un quince en la estancia de Los Soraides.
-¿Cumple algunas de las nietas de Soraide?
-No. La chica es hija de peones. Hija y nieta de peones. Por eso la fiesta se hace en los tinglados.
-¿Nieta de alguien conocido?
Margarita bajó la mirada antes de responder.
-De doña Paula.
-De doña Paula -repitió mi papá en un tono similar a si hubiera dicho la puta madre.
Margarita nos ofreció prepararnos algo de comer. Mi papá le dijo que no hacía falta. Que seguro íbamos a poder picotear algo en la fiesta. Que por favor volviera a dormir y que no se preocupara por nosotros.
Nos bañamos al costado del aljibe. Cada uno con dos baldazos de agua helada.
Tiritamos. Nos quejamos lo mínimo. Sobre unos arbolitos que estaban cerca habíamos dejado la ropa que nos íbamos a poner. En lo único que se diferenciaban los vaqueros, las botas tejanas y los cinturones de hebillas anchas era en el talle, porque yo ya era más alto. Las camisas eran otro cantar.
-¿De ésas también hay para hombres? -me preguntó mi papá, burlándose de mi hawaiana mangas cortas.
-Callate que la pagaste vos.
-Ya veo en lo que ando tirando la plata.
Nos reímos. Con mi papá siempre fuimos muy compañeros.
Caminamos en el medio de la noche hasta volver a la Ruta 38. A un costado había tres cruces blancas en memoria de un espectador, de un piloto y de un copiloto de rally que en ese lugar habían tenido un accidente. Algo se escuchaba de música y según mi papá no faltaba mucho para los tinglados de Los Soraides. Y no se equivocaba. Las luces estaban ahí nomás. Y la gente también.
Muchos hombres al vernos llegar nos cabecearon para saludar. Ni bien los pasábamos noté que se ponían a cuchichear. Creí escuchar en alguno nuestro apellido cuando sentado sobre un tronco caído, acompañado sólo por su perro, el General, encontramos al abuelo Ubil pitando lo último de un cigarrillo
que tiró de un tincazo cuando nos reconoció y se puso de pie. Se veía que no estaba en su mejor momento. Pero tampoco era como nos había anticipado el exagerado del tío Simón.
-Papá -le dijo mi papá al abuelo antes de que los dos se dieran la mano.
Después yo me acerqué al abuelo Ubil para darle un beso y él me paró agarrándome con la zurda de un hombro mientras me ofrecía la derecha para darme un fuerte apretón. Desde ese momento nos saludamos así.
-Qué grande y qué alto que está, m'hijo -me comentó con una sonrisa.
El abuelo sacó un paquete de 43/70 del bolsillo de la camisa. Se lo golpeó dos veces en el pecho. El cigarrillo que quedó más arriba fue el que se llevó a los labios. Sin preguntarme si yo fumaba me convidó uno. No lo acepté. Había empezado a fumar a las 13. Pero delante de mi papá, no lo había hecho nunca. El abuelo Ubil sonrió como diciéndome a mí no me engañás; y le pasó el paquete a mi papá, que sí se fumó uno.
Estábamos bien. Pero yo no dejaba de sentirme visitante. Ajeno. Por cómo nos marcaban a mi papá y a mí. Por darme cuenta de que los vagos se reían de mi camisa hawaiana mangas cortas con una malicia que no había tenido mi papá.
Había algo de hostilidad en todos los demás. Menos en una piba de pelo corto que me estaba fichando. Cuando intercambiamos miradas ella alcanzó a sonreírme una vez antes de clavar los ojos en el piso.
De la nada, el abuelo puso cara de asco. Carraspeó. Carraspeó con ganas y después escupió un flor de gargajo embebido en su sangre. Con la punta de la bota lo tapó y lo removió en la tierra.
-Papá -le dijo mi papá-, volvamos a su casa.
El abuelo Ubil negó con la cabeza.
-Vine a bailar. Vinimos a bailar. Y de acá no nos vamos a ir así. Sin polvo en las botas.
Carraspeó otra vez. Por suerte no volvió a toser sangre. Serenándose, me pidió:
-M'hijo: no sea lento. ¿Qué está esperando para hablar con la más chica de los Pinilla? Parece que tiene para el tanto y alguno de los machos de tantas señas que le está haciendo. ¿Y usted no se me va al pie?
Mi papá, simulando ponerse serio, arqueó las cejas como para subrayar lo dicho por el abuelo Ubil. Yo la volví a mirar a ella, que otra vez me estaba mirando y que de nuevo terminó apartandome la mirada. Les sonreí al abuelo y a mi papá. Ellos me sonrieron mientras volvían a encenderse un cigarrillo cada uno. Y ahí fui a encarar a la piba de pelo corto.
Estaba tomando una gaseosa trucha en un vasito de plástico blanco. Lo sostenía con las dos manos a la altura de su ombligo. Se puso de todos los colores cuando se avivó que me estaba acercando. La cara le terminó combinando con mi camisa. Nos dijimos hola. Me presenté. Me dijo que ya sabía quién era yo. Que se estaba hablando de mi papá y de mí desde que llegamos. Le pregunté si era policía y ella, negándolo, se rió con ganas. La invité a bailar y en ese momento sólo se puso muy colorada para decirme que sí.
En la pista improvisada, le comenté al pasar que todavía no nos habíamos saludado. Ella intentó corregirme asegurándome que había sido lo primero que habíamos hecho: decirnos hola. Le di la razón en eso. Pero le expliqué que no habíamos hecho esto: y ahí le di un besito en la mejilla. Ella cerró los ojos y cuando me separé los volvió a abrir y me dedicó una mirada tan linda.
Una mirada que duró sólo un segundo, pero todavía hoy me la acuerdo. Porque después, por encima de mi hombro, ella vio algo y entre dientes indignada murmuró:
-Pero qué hijo de puta que es tu abuelo.
El abuelo Ubil le estaba pidiendo a doña Paula que bailara con él. Ella, muy amable, le decía que no. En eso se aparece el marido de doña Paula, el Miguelito Frías. Para cuando se aparecieron sus hijos y nietos tuve que dejar a la más chica de los Pinilla sola y encarar para el bardo.
El abuelo Ubil estaba contando:
-Tres... cuatro... cinco... seis... siete... Son siete. Siete contra uno.
-Siete contra tres -lo corrigió mi papá.
El abuelo giró la cabeza para vernos cómo nos sumábamos y le brillaron los ojos mientras inflaba el pecho. Ahí fue cuando me empecé a cebar yo.
-Son siete contra tres -insistió el abuelo Ubil-. No me gustan los papelones así que, Miguelito, vayan a buscarse otros cinco para llegar a la docena.
Vamos a estar más parejos. No queremos darles ventaja.
Don Miguelito Frías se lo quería comer crudo. Se le notaba y mucho.
-No me haga reír, Ubil. Que cuando me río con ganas siento puntadas en la panza. ¿Me quiere hacer creer que nos van a dar una biaba usted, su hijo y su nieto el porteñito?
Por la edad que tenía en ese momento, y por la actitud, me saltó la térmica como a cualquier pendejo atrevido.
-Porteño las pelotas. Yo soy de Casanova, la concha de tu madre.
Se paró la música. Todos se quedaron mudos.
Parece que en Tucumán no se hacían mucho drama si alguien te decía "pero qué hijo de puta que es fulano de tal". Pero la cosa se iba a la mierda con un "la concha de tu madre". Y justo lo había dicho un porteño. Que no era porteño, pero andá a explicarles mientras te están estrangulando.
La gente del campo es directa. Le da una mano al que la necesita y un par al que se las merece. Y yo, por tener una cloaca en la jeta, me comí unas cuantas. Podrían haber sido más si no fuera porque el que me las dio fue el Chiquito Frías. Celebridad local que había llegado a participar en las pulseadas de La noche del domingo, dislocando hombros y codos, fracturando un antebrazo y quebrando una muñeca hasta que probó de su propia medicina en los cuartos de final en que un desgarro lo dejó fuera de competencia.
Qué suerte la mía: justo lo vine a agarrar recuperado de la lesión.
Insisto: ¡pero qué suerte la mía! El Chiquito Frías tenía la política de pelear sólo contra una persona a la vez. Así que me marcó a mí y me dio para que tenga. ¿Quién fue el salame que dijo que dar el primer golpe te acerca a la victoria? Seguro uno que nunca se boxeó. Cuando lo tuve enfrente al Chiquito, en un ataque de coraje y habilidad, salté y le metí una patada en hacha en el medio del pecho enterrándole bien al fondo el taco de la bota.
Ni lo moví. De ahí en más el tipo hizo lo que quiso conmigo. Que ya en un momento, anestesiado de tantos dedos con los que me llenó la cara, simplemente me dediqué a mirar las performances de mi papá y del abuelo Ubil.
Yo aprendí lo que significaba la palabra "sabor" viendo cómo mi papá, antes de hacerle comer los dientes a un tipo de una trompada, le decía "saborealo".
Y efectivamente mi papá no había perdido ni el don ni la cintura, aunque ya tuviera cuarenta. Bajaba muñecos a troche y moche. ¡Pumba! Metía una piña y cambiaba de frente para atacar lo que se le viniera encima.
Ahora lo del abuelo Ubil era una pelea aparte: en su mano a mano con Miguelito Frías, los viejos se dieron duro. ¡Y qué aguante que tenían los dos locos! Mi abuelo hubiera cobrado más de no ser porque el General cada dos por tres le daba tarascones a las bocamangas del pantalón de don Frías y, sobre todo, porque el Miguelito se medía y se aguantaba las ganas y oportunidades de golpearlo en el estómago o en los riñones y sólo se dedicó a embocarlo en el rostro.
Lo dicho: la gente del campo es directa.
Honesta.
Y con códigos.
El abuelo Ubil se dio cuenta y lo puteó y lo pidió:
-¡Frías! ¡Con todo!
Y ahí fue donde el Miguelito le cruzó el derechazo al mentón y me lo tumbó al abuelo.
Fue raro darse cuenta de que don Miguelito Frías no disfrutaba de su victoria. Negando con la cabeza retrocedió dos pasos y se perdió entre la gente.
Con el abuelo Ubil ya no podíamos más. Pero mi papá era el conejo de las pilas Duracell. En eso se apareció el comisario de Pueblo Viejo y, después de hacer un tiro al aire para que mi papá se desenchufara y dejara de castigar, nos detuvo a los tres por haber armado zafarrancho. Estaba
empezando a clarear cuando llegamos al Rambler del comisario. Mi papá fue en el asiento del acompañante y con el abuelo Ubil nos sentamos atrás. Llevaba el sombrero sobre las piernas. Mientras me tanteaba con la lengua que todavía tuviera todos los dientes, en el reflejo del espejo retrovisor noté
que mi papá iba con la quijada tensa, mordiéndose la bronca. Estaba recaliente con el abuelo. De golpe dio media vuelta apoyándose sobre el respaldo de la butaca y se puso a ladrarle.
-Papá, déjese de joder de una buena vez. Usted se tiene que cuidar. Hacerle caso a Margarita.
El Rambler se zarandeó por lo estropeado que estaba el camino. El abuelo Ubil giró la cabeza para mi lado y me susurró al oído:
-Si la Ina se llega a ir primero, no vaya a dejar que su viejo se case otra vez.
Lo miré sin entender por qué me decía eso. Y ahí nomás me volvió a disparar; advirtiéndome:
-Y usted, no se me case nunca, m'hijo.
Y yo, como soy un pelotudo, terminé poniendo el gancho dos veces.
Pero ésa es otra historia.
Llegamos a la comisaría. El General nos alcanzó cuando entrábamos al destacamento de Pueblo Viejo. Un pibe, como mucho dos años más grande que yo, estaba preparando el mate.
-Ya sabe dónde está su pieza, Ubil. Compártala con su familia nomás -dijo el comisario desentendiéndose de nosotros para tomarse el amargo que le habían cebado.
El abuelo, al ver que no nos daban más bola, en lugar de encarar para el calabozo, acelerando el paso se fue derecho al fondo del destacamento adonde había una puerta abierta. Con mi papá y el General lo seguimos y nos encontramos con que atrás estaba pastando un caballo blanco. Para cuando se escuchó el ¡adónde mierda creen que van!, el abuelo Ubil ya lo estaba montando a pelo con mi papá atrás y yo, desesperado, viendo por dónde carajo me subía. El caballo un poco se retobó, dio un giro completo con el perro meta ladrarle, y recién entonces el abuelo lo dominó y salieron con mi papá echando putas; conmigo y el General corriendo detrás de ellos, tragando la polvareda que iban levantando.
A grito pelado de vena en el cuello, el comisario lo puteaba:
-¡Ubil! ¡Hijo de su buena madre! ¡No se me lleve al Cal otra vez, carajo!
No sé si fueron doscientos metros o un kilómetro a campo traviesa lo recorrido hasta que me pude subir al caballo. Para mí fue mucho. Para el perro también. Yo no veía nada. Corría, tosía y escupía. Me pasé un brazo por la frente y los ojos y fue peor. Las botas me estaban sacando ampollas, pelando los talones y convirtiendo mis pies en empanadas. Para colmo de males se me despegó y perdió un taco. El abuelo y mi papá me miraron cuando los alcancé rengueando y se rieron por lo bajo. Yo no estaba de humor y les
hice una mueca de mala gana, simulando una carcajada que ellos terminaron largando cuando me vieron los dientes y la lengua negros. Por la transpiración, tenía pegado en el cuello y en la cara la tierra del camino.
El General aprovechó para descansar y sentarse un ratito con la lengua afuera, larga como si fuera una corbata. Mientras, yo hacía toda una ceremonia para treparme a una tranquera y de ahí mandarme detrás de mi papá.
Cuando me apoyé en él, alzó los hombros como si le diera asco sentirme y se puso más incómodo cuando me abracé de su cintura. Entre dientes, alzando la perita por encima de su hombro derecho, me secreteó:
-Así se agarran las mujeres.
Y después cogoteó para adelante, mostrándome como iba él prendido del abuelo. Las manos, como garras, de los hombros.
Resoplando lo imité.
Encontramos un sendero y de ahí llegamos al toque otra vez a la 38. El abuelo Ubil lo taconeó al Cal y el caballo empezó a trotar. Ibamos por el costado de la ruta. Tranquilos. El General siempre detrás, escoltándonos. El sol ya se hacía sentir. El asfalto, más adelante, parecía un lago. Me vino todo el cansancio de golpe. Las veinticuatro horas arriba del tren. Las palizas que me había morfado. Los doscientos metros o el kilómetro que corrí detrás de mi papá, el abuelo y el Cal.
El toco-TOC-toco-TOC-toco-TOC que iba haciendo el caballo en su andar se convirtió en una canción de cuna. Yo cabecee un par de veces y ya estaba entrando en un sueñito cuando escuché algo que no pude identificar. Primero pensé que era un bicho. Unos cuantos bichos al sentir el sonido más cerca.
Aguaciles.
Avioncitos.
Diablos del aire.
"Son aguaciles. Y va a llover. Porque los aguaciles anuncian lluvia", pensé; acordándome que eso también me lo había enseñado el abuelo Ubil.
Habíamos recorrido un tramo que era una bajada. Los tres miramos para atrás buscando ese ruido que terminó siendo las cadenas de dos bicicletas de carrera que habían dejado de pedalear. Manejándolas iban un par de gringas muy pero muy bonitas.
-¡Jai! -pronunciaron a coro cuando nos pasaron. El abuelo Ubil se sacó el sombrero para devolverles el saludo. Con mi papá, los dos embobados, sin abrir las bocas dijimos hola levantando las manitos.
Las gringas tenían unas calzas negras pintadas. Los tres nos perdimos en esos culos trabajados, bien firmes. El abuelo, todavía con el sombrero en la mano, estirando hacia arriba todo lo que podía el cogote, les propuso
gritando:
-¡¿Una carrera?!
No sé si las ciclistas hablaban español o entendían el idioma. Sí, que intercambiaron miradas y que se pararon sobre los pedales empezando a andar más fuerte y mostrándonos mucho mejor esos culitos hermosos.
En mi barrio se llama "provocar".
Y en Tucumán, "mojar la oreja".
El abuelo Ubil se calzó el sombrero, apretó los dientes y le hincó bien fuerte los talones en las ancas al caballo, que salió disparado hecho una furia. El abuelo se tiró hacia delante casi recostando el pecho sobre el cuello del Cal. En efecto dominó, mi papá hizo lo mismo apoyándose sobre la espalda de su papá; movimiento que yo también imité.
Así, agazapados, las alcanzamos y nos mantuvimos cabeza a cabeza durante unos segundos que fueron una vida. Tres vidas. Tres alegrías.
No mucho antes había aprendido a manejar motos en una chopera de mi primo Joye con asiento de cuero de vaca. Esa vez había sido uno de mis primeros contactos con la velocidad. No pasó un año cuando la rompí por Cristianía y Venezuela hasta la Carlos Casares con otro primo, el Cachi, en una Enduro.
Pero en el medio estuvo ésta con mi papá y mi abuelo en el caballo blanco. Y aunque tuve muchas más, la picada contra las cicilistas gringas en la Ruta 38 nunca la pude superar. Fue la mejor. Y eso que yo no manejaba.
Ibamos cabeza a cabeza con las gringas y en un momento empezamos a pasarlas.
Ellas estaban dejando todo. La que iba más cerca de nosotros me miró.
Llevaba anteojos negros, como la otra. Anteojos negros ocultándole los ojos.
Ojazos, seguro, celestes, verdes o del color del tiempo. Me miró. La miré. Y le guiñé un ojo. Ella sonrió. Se mordió el labio de abajo y entró a pedalear más fuerte. Y ahí picaron en punta. El pobre Cal no daba más. El abuelo Ubil dejó de exigirlo. Y ellas nos terminaron dejando atrás. Muy atrás. Ganando.
-Oh, oooh, oooooh... -el abuelo le hablaba a una oreja del Cal para que fuéramos frenando de a poco.
Cuando por fin nos paramos, la gringa a la que le había guiñado un ojo giró y nos hizo un ceremonioso saludo militar para decir adiós cinco segundos antes de que con su compañera se perdieran en el horizonte.
Para despedirnos de ellas, al abuelo Ubil le pintó jugarla de Llanero Solitario o El Zorro y lo hizo parar en dos patas al caballo. El Cal relinchó. El abuelo con una mano se agarró bien fuerte de la crin y con la
otra se sacó el sombrero saludando. Sentí que me iba a la mierda, que me iba a caer de espaldas, y le hice por debajo de las axilas la toma garrapata a mi papá. Mi papá, viendo que él también iba a comprar terreno, lo estranguló al abuelo Ubil. Y así terminamos los tres en el suelo. Yo amortiguando las
caídas de ellos dos.
Mientras el General no dejaba de ladrarnos, el abuelo rodó una vuelta completa sobre su derecha y se quedó sentado. Nunca en mi vida había levantado pesas pero ése fue el movimiento que hice para despegar a mi papá, que también se abrió para la derecha y se sentó. Yo me quedé ahí acostado viendo lo celeste que estaba el cielo y escuchando cómo el caballo no paraba de relinchar ni de trotar, alejándose de nosotros.
Toco-TOC-toco-TOC-toco-TOC-toco-TOC-toco-TOC-toco-TOC-toco-TOC.
Llegó una brisa tímida. Todos la agradecimos. Hasta el sombrero del abuelo que se dejó arrastrar unos metros, volviendo al asfalto de la ruta.
El abuelo Ubil sacó el paquete de 43/70 todo arrugado del bolsillo de la camisa. Se lo golpeó dos veces en el pecho. Y cuando lo retiró, el cigarrillo que quedó más arriba fue el que se llevó a los labios. Le convidó a mi papá, que agarró gustoso. Me mostró el paquete para ver si quería fumar con ellos. Con el dedito le dije no, gracias. Y estuvimos ahí un rato. Los tres. Más bien los cuatro, con el General que se había echado con las dos patitas para adelante. Estuvimos ahí los cuatro. Disfrutando del silencio.
El abuelo terminó su pucho primero. Se puso de pie. Se sacudió con las palmas la tierra de sus ropas. Carraspeó. Carraspeó con ganas y escupió otro gargajo colorado embebido en su sangre. Y antes de ir a buscar el sombrero, con una sonrisa canchera de esas que se hacen de costado, nos batió:
-Hoy es sábado. En algún lado, seguro, esta noche va a haber fiesta.
Mi papá lo escuchó y se atragantó con el humo del tabaco. El General se puso a gruñir. Y yo me cubrí la cara con las manos y mientras negaba moviendo la cabeza, les terminé dando la razón a todos los habitantes del Jardín de la República pensando: ¡pero qué hijo de puta que es mi abuelo!
El abuelo Ubil murió el primero de marzo. Menos el último fin de semana de febrero, todos los demás, él, mi papá y yo... viernes, sábados y algún domingo... fuimos juntos a bailar.


*Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/verano12/23-161113-2011-01-25.html





El cuento por su autor*



El final de Birdie de Alan Parker es uno de los más luminosos que recuerdo dentro de un contexto que era de lo más triste y opresivo. El personaje de Nicolas Cage se desespera creyendo que el de Mathew Modine se acaba de suicidar arrojándose al vacío. Cage corre hasta el borde del edificio desde
donde se largó su amigo, y en lugar de descubrir un cadáver despatarrado en el medio de la calle, se encuentra con un techo lindante por el que continúa escapando Modine; que se da media vuelta y como si nada le pregunta: "¿Qué?".
La pantalla se funde a negro y acto seguido suena "La bamba", generando una sensación de alivio y de catarsis que me parece única. Porque el Birdie de Modine es un personaje que va a morir con las botas puestas. Fiel a lo que es. Incluso a su locura.
Siempre quise hacer algo que se acercara a esa sensación. A lo que a mí me dio esa escena y esa película. Y como hacía rato que tenía ganas de escribir sobre mi abuelo, y como todos mis recuerdos de varios viajes a Tucumán empezaron a estar muy presentes desde que hice el relato "El fantasma y la oscuridad" para la antología Un grito de corazón y mi novela Sacrificio, fue que nació lo que van a leer en estas páginas.
La música es algo que también siempre tengo presente a la hora de sentarme frente a la PC a laburar. "La bamba", y en especial la versión de Los Lobos para la película con Lou Diamond Phillips como Richie Valens, me servía lisa y llanamente para ubicarnos temporalmente en los finales de los '80. Y para
hacernos comulgar a mi abuelo, a mi papá y a mí en una canción que en su momento cada uno escuchó y la sintió popular y para nada ajena. Pero conforme iba craneando la historia me di cuenta de que por usar el mismo tema que Alan Parker no iba a lograr el efecto que estaba buscando.
Si hubiera escrito sobre mi papá y yo, la canción hubiera sido una de Creedence. De cabeza. Pero como se apareció el abuelo Ubil, había que buscar una con la que nos hubiéramos prendido los tres. Ninguno de nosotros fue tanguero. Con el folklore por ahí el abuelo se identificaba más y mi viejo algo se podía arrimar, pero yo necesito sí o sí pasarlo por Divididos o Doña María.
Y justo cuando empezaba a trabarme en el qué escuchamos, me di cuenta de que este relato en realidad iba por el vicio compartido, heredado y en el que descollamos estas tres generaciones de Oyolas; y en el que espero dibujen mi hijo Ramón y mi sobrino Tomás: el ir a bailar.
Entonces, con la de Creedence no le hacíamos justicia al abuelo. Pero, tomándome una licencia, con el Fogerty solista yo creo que sí. Por la música country que a mí me da un pulso para hacer un híbrido del que estoy orgulloso de explorar como lo es el locro-western. Le puse al cuento Casi sábado a la noche por el título de una canción de John Fogerty. Pero el tema que para mí suena después del punto final del relato es un cover que el gran John canta a dúo con otro grosso como lo es El Jefe, Bruce Springsteen:
"When will I be loved.
Yo no tengo banda ancha porque me distrae y mucho para escribir. Voy al cyber dos o tres veces por semana a revisar y contestar mails. Pero si ustedes son como los que hicieron al Hombre Nuclear y tienen la tecnología de su lado y pueden hacerlo; si no es un abuso: tengan en punta en YouTube
esa canción y ni bien lean el último párrafo de mi cuento, por favor pongan play. Si están solos y se encuentran moviendo la patita, si están con alguien y se animan a bailar con los pasos que les salgan, sepan que van a honrar a mi abuelo y que quien escribe va a dar por hecho que les hizo pasar un buen momento. Y ésa, para los que nos dedicamos a esto, es una moneda que vale mucho-mucho-mucho.



*Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/verano12/subnotas/161113-51643-2011-01-25.html







POR QUIEN DOBLAN LAS CAMPANAS*


“Tómame ahora que aun es temprano
y que llevo dalias nuevas en la mano”
JUANA DE IBARBOUROU



Han sonado las campanas de mi pueblo.
No han sonado por mi, ¡Ay!, no por mí.
Tampoco, ¡Ay!, tampoco han sonado por ti.
Un mirada de raíz postrera.
Dioses de manos duras.
Tribulación del aire.
Concierto pesadumbre.
Ronda de eternas profecías.
Han cubierto: Plazas. Playas. Calles.
Niños moribundos, perros flacos.
Desnudez de árbol, féretros abiertos.
Jarrones sin flores, atrios.
Cruces madera anónima.
Cancelas tiempo, cosecha salitral.
Escaleras derruidas.
Pechos pasajeros. Frigidez.
Ratas y flautas rotas.

Han sonado las campanas de mi pueblo.
Tres días y tres noches han sonado.
Por un instante, solo por un instante.
He sentido su aliento.
Niebla carne oscura, zafiro caracol.
Rosa invertebrada. Pajonal relincho.
Agua barro. Polvareda.
Han sonado las campanas. Ay.
No han sonado por mí.
No han sonado por mí.
Ay, tampoco corazón, han sonado por ti.


*de Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar




*


Inventren Próxima estación: HORTENSIA



Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: