Monday, August 18, 2008

DE LA BOCA QUE FAGOCITA...


*Ilustración: Homenaje a Lovecraft 2 de Ray Respall Rojas. tgrafica@cubarte.cult.cu
(indicar "Para Ray" en el asunto del correo)
Página web: http://rayrespall.mch.com




LETARGO*


Soy la peor de la especie

¿Extinguida? de hidra.

Gimen los ovarios mutantes.

Amordazo lo que toca mi miedo.

En el zanjón arrojo la parodia y las esquirlas.

Parpadeo del ojo vacío.

Boca que fagocita salmos inconclusos.

Durante la noche colecciono alacranes.

Extiendo mis tentáculos.

Me alimento de odio y de lascivia.

Mi veneno es la duda y la certeza.

La cobardía cabe en el hueco de la mano.

Paralizo mi presa desde la sed.

Hoy he sido la sed… y el letargo.



*de Amelia Arellano arellano.amelia@yahoo.com.ar







DE LA BOCA QUE FAGOCITA...




La Pizza*



Quería la pizza para la media parte del partido. Era el momento adecuado. Por eso la pedí con el tiempo suficiente para que llegara en el descanso y ñam-ñam, … ¡Perfecto!. Pero, mi gozo en un pozo. Empieza la segunda parte y ¿saben algo de la pizza?... Pues yo tampoco.
Bueno, esperaré un poco más y me la comeré con el segundo gol… Je je je…
Veinticinco minutos de la segunda parte y ni pizza ni gol. Esto empieza a ser un desastre. ¿Y si llamara reclamando?. Pero no, que no puede tardar.
Faltan 10 minutos, sigue el empate y aumenta el hambre. Esos de la pizza a domicilio son de todo menos serios. ¡¡¡ Argggg...!!! ¿Llamo? ¿No llamo? ¡¡¡ Uffff…!!!
Vaya desastre. Ha acabado el partido en empate y sin pizza. Voy a llamar y van a ver estos impresentables. Les voy a decir de todo menos "bonitos".

Ring-ring, Ring-ring, Ring-ring,
- La "Pizza Voladora", diga.
- Oigan, hace más de …
Cling-clong…
Suena el timbre de la puerta. ¿Quién es?. La "Pizza Voladora". Voy.

- Pero, ¿se puede saber por qué han tardado tanto?
- Y usted ¿Por qué ha tardado tanto en reclamar? Si hubiera llamado antes hubiéramos ganado.

Es cierto, de todos es sabido que la pizza no llega hasta que reclamas. Quien sabe si hubiera reclamado antes, posiblemente hubiéramos tenido tiempo de meter el gol. Ahora hemos perdido los puntos… Y es mi culpa.




*de Joan Mateu joan@cimat.es






Sopa de manzana*



*de LAURA ESQUIVEL



Ingredientes.

3 manzanas
6 tazas de caldo
2 jitomates
1 cebolla
2 cucharadas de harina
1 cucharada de perejil.
Aceite.
Sal.
Pimienta.

Las manzanas se pelan, se parten en cuadritos y se ponen a remojar en agua con una cucharada de sal para que se conserven blancas. Desde que yo recuerdo, esta sopa se preparaba en casa con motivo de la visita que mi tío realizaba a la capital cada año. Mientras yo ayudaba a mi madre a prepararla, escuchaba lo sencillo, lo bueno, lo inteligente, lo guapo, lo simpático y lo maravilloso que era mi tío. Las palabras de mi madre actuaban en mi interior como gas vanidoso, que inflaba mi pecho cual si fuera un globo y lo enderezaba con orgullo. ¡Qué importante me sentía de pertenecer a la familia Romero! En todo México no podía existir una de mejor casta, linaje y alcurnia. Era inevitable que mientras se doraba la harina y se ponía a freír en el aceite hasta que dorara, se hablara de la última empresa del portentoso tío, y mientras se molían el jitomate y la cebolla y se ponían a hervir hasta que sazonaran, se comentaran sus más recientes adquisiciones. Fue una de esas tardes, mientras movía continuamente el caldillo para que no se le formaran grumos, cuando escuché que mi tío había sido llamado por el gobernador a ocupar un puesto político en el estado de Tabasco. Yo no tenía idea de qué clase de trabajo realizaba un político, pero por la reacción jactanciosa de mi madre, me imaginaba que uno muy importante y bien pagado. Al poco tiempo, lo corroboré al ver el incremento del costo de los regalos que nos traía en sus visitas, y el tipo de vida que llevaba. Cada vez eran más frecuentes sus viajes a la capital y al extranjero. Podía darse el lujo de visitar Europa, China, Japón y demás países exóticos. Mi casa se llenó de objetos extraños, que podíamos presumir con las vecinas. Cuando mi tío anunciaba su visita, de inmediato nos poníamos a prepararle la sopa de manzana, su preferida a pesar de haber comido en los mejores restaurantes del mundo. ¡Con qué esmero cuidábamos todos los detalles de su preparación! Nuestro deseo por agradarlo nos hizo convertirnos en una expertas. Sabíamos perfectamente cuál era el tamaño indicado para partir los trozos de fruta, en qué momento era necesario dejar de dorar la harina e incorporarle el jitomate, en qué momento éste estaba sazonado y listo para agregarle el caldo, la sal y la pimienta y cuál era el instante perfecto para incorporar las manzanas bien escurridas y el perejil. Las dejábamos hervir hasta que estuvieran cocidas como a mi tío le gustaban y retirábamos la olla de la lumbre. No recuerdo una sola vez en que nos haya quedado mal. Sin embargo, desde que mi tío murió asesinado el año pasado no nos ha vuelto a quedar bien. No sé por qué. No sé si es porque el fantasma de mi tío impregna de un sabor desilusionante la sopa, no sé si es porque al ira su entierro a Tabasco nos enteramos que todos lo odiaban. O porque supimos que había robado y matado a muchos hombres, o porque descubrimos que siempre nos mintió y que su verdadero trabajo era el del tráfico de drogas y no el de la política. O porque dejó una gran cantidad de hijos regados, de los que nos sentimos responsables, o porque nos quitó para siempre el orgullo de tener un pariente prominente.
No sé. Pero el caso es que la sopa de manzana ya no nos sabe igual.


-de "Íntimas suculencias" Tratado filosófico de cocina Ollero & Ramos Editores.






Podrá - el alimento - ser nuestra medicina?*



En buena parte de mi vida, el alimento se instaló en mí, de manera desafiante, casi burlona. Nací y crecí en un contexto familiar en el cual la predominancia de la herencia y cultura gastronómica - española e italiana - marcaban, con poder irresistible sobre los estómagos de mis familiares.
Fui creciendo a la par del engrosamiento de los cuerpos de mi madre, abuelos y tíos… viéndolos como aumentaban sus dolencias físicas a partir de esos sabrosos alimentos ingeridos en especie de rituales que constituían (y constituyen) una de las mejores trampas para encubrir una terrible adicción.
La comida de mi madre merece párrafos especiales, ella era docente de cocina en la Escuela Manso de Noronha, que la vio cocinar denodadamente, para beneficio de la institución y también para el placer de los que saboreábamos su producción. Una vez un artista le dijo que su comida era una gran obra de arte, ya que en el plato se hallaban condensados los colores, sabores, olores, todo en un marco equilibrado y único.
Luego de superar muchas lógicas - también tramposas -, pude, en un esfuerzo sobrehumano, preservar la salud, los kilos y ciertas enfermedades, sin descuidar el mantenimiento del sabor de los alimentos. Fui comprendiendo el sentido de la frase de Hipócrates – considerado padre de la medicina, cuando hace más de dos mil años dijo “Que tu alimento sea tu medicina...”
Tal vez los diseñadores de una investigación que realizó el PAMI en Córdoba estuvo motivada en parte por esos conceptos y que luego dio lugar a la formulación de un programa en el marco de esa Obra Social. El análisis de la investigación permitió constatar que el gasto era muy alto y que además no se correspondía con el mejoramiento en la salud de los afiliados. Siguieron indagando y detectaron que las mayoritarias prestaciones estaban vinculadas a tres factores de riesgo: Obesidad, Hipertensión y Diabetes. Paralelamente fueron determinando que frente a esas dolencias, las indicaciones estaban referidas a la realización de una serie de estudios y medicamentos, los que aparentemente no eran necesarios. Se comenzó a implementar – desde el médico cabecera – dietas y actividad física, a los pocos meses, el gasto se redujo y los indicadores de salud mejoraron sustancialmente. Luego de leer la nota, [1]pude volver a constatar la incidencia de la alimentación en la salud. La medida del PAMI es una buena decisión, aunque resulte necesaria una intervención anterior, desde la infancia y de modo preventivo, no esperando así el mejoramiento de ciertos indicadores de los adultos mayores.
A comienzos de este 2008, justo en pleno proceso de afianzamiento de esta saludable concepción alimentaria, me enteré que una queridísima hermana había sido diagnosticada con Ca de Colón. Viajé varias veces para verla y en una de las estancias en su casa, desplegué lo mejor que tenía para darle, mimarle y mostrarle todo el amor que siento por ella: y así le cociné desde mi mejor lugar. Recibí como premio, la valoración que hizo ella de mi pastel de calabazas, acotando que nunca había saboreado algo igual. En ese momento leí el artículo en ADN [2] del diario La Nación. Esa nota firmada por Hinde Pomeraniec dice que “Una buena comida es la que está hecha con amor…y difícilmente cocinamos solo para nosotros. Sí podemos armarnos una cena delicada, pero al menos yo no conozco a nadie que se amase para sí mismo o se prepare un budín para degustar a solas y en silencio. La comida es por principio gregaria, debe ser compartida u ofrecida”. La lectura me permitió constatar que lo que venía sintiendo, también lo decían otros y despertó así, esta necesidad de escribir.
Pasó un mes y mi madre por un cuadro de Neumonía fue llevada a “una de las mejores terapias intensivas del medio” (según el comentario de algunos profesionales consultados). Y allí cuando su estado se lo permitió, pudo alimentarse con arroces secos, híbridos, sin una pisquita de sal o gusto alguno. Polentas sin quesos y sin ningún otro sabor, más el que otorga una cocción sólo con agua. Con los pollos pasaba algo igual, secos y duros y tal vez un trozo de plástico resulte más digerible y sabroso. Ni hablar de las compotas y gelatinas. Que castigo para una virtuosa cocinera! Mi madre soportó todo en esa terapia intensiva: inyecciones, sueros, el monitor cardíaco, el traslado en ambulancia, el pánico que le producía el grito desaforado de la señora de al lado cuando explosionaba frente al miedo que le producía la muerte, (con el agregado angustiante de ver al otro día que la que había impedido su sueño, ya no estaba más), etc. Y sin embargo nada era tan desagradable como esa comida. Salió de esa antesala del infierno, y pareciera que dijo: en razón del castigo recibido, no comeré más! Así fue que dejó de comer durante muchos días. Aparentemente un remedio mal indicado le generó ese estado, pero bien estuvo la consulta a una nutricionista. Esta profesional nos proporcionó ideas, recetas, comidas sencillas, con gusto y sabor y en esa charla agradable fuimos compartiendo además sensaciones en relación a la alimentación que se ofrece en las Terapias (Intensivas de mal gusto, será). Que ironía me dije, todo se hace desde el lugar de la salud.
Ya más relajada, llegó el domingo, – y casi como en ese ritual de padres, tías y abuelas – le cociné a mis hijos. La verdad puedo prescindir de la carne vacuna, a pesar que mi médica clínica, recomienda su inclusión en tres días de la semana, pero quiero aclarar que siempre, en toda mi trayectoria alimentaria, he reconocido el sabor del vacío. Sin embargo nunca compartí el criterio de “buenos” asadores quienes mantienen toda la grasa en la parrilla. Algunos la comen, otros la dejan en el plato, aunque de igual forma, la carne es cocinada junto a esos lípidos. La recomendación que se realiza en la página que se cita a continuación [3] es que se debe elegir “cortes vacunos de bajo tenor graso, que son los del cuarto trasero del animal”. Prosigue el mismo material citado diciendo “El asado, por otro lado, tradicional en nuestra cultura alimentaria, suele ser uno de los cortes con mayor tenor graso al alcance de la mayor parte de la gente no solo por la palatabilidad [4] que brinda sino también por su precio. Pero una vez desgrasado y deshuesado, el rendimiento es mucho menor que el de cortes con menos grasa visible”. Ese domingo en tres kilos de carne, tuve que quitar la grasa que muestra la fotografía, lo que señala claramente los criterios comerciales vigentes que posibilitan las ganancias para el dueño del supermercado y el perjuicio a nuestra salud.
A modo de ejemplo: muestra la fotografía la grasa que quité a 3 ½ kilos de vacío, cuyo precio supuestamente es de $ 11.49 – el kilo – y cuyo costo total ha sido de $ 39,42. No pude pesar la grasa, pero supongo que será alrededor de algo más de 1 kg. Y si pude disponer sólo de 2 k ½ quiere decir que el precio del kilo, aumentó significativamente (con el aval de Moreno, obvio). Como acotación final de esta cuestión, realizo un cálculo más y concluyo que si quiero disponer de 3 ½ reales, debo abonar más de $ 49.


Dejo atrás a los números, grasas, enfermedades, indicadores, terapias intensivas y selecciono una palabra que descubrí hoy: palatabilidad [5] y me digo, que bueno sería que el alimento no sea solamente grato al paladar, sino que pueda constituirse en una cualidad para la salud y la vida placentera.



*de María Bar. mariabarleiva@yahoo.es

[1] http://www.lanacion.com.ar/cienciasalud/nota.asp?nota_id=1009681&origen=premium
[2] http://adncultura.lanacion.com.ar/Nota.asp?nota_id=991024&high=manos
[3] http://www.asadoparacuando.com.ar/2008/07/mitos-y-verdades-sobre-la-carne-vacuna.html
[4] http://www.consumaseguridad.com/2004/08/24/13863.php La palatabilidad (valor hedónico de los alimentos) es proporcional al placer que experimentamos al comer un alimento específico. Esta cualidad depende de las propiedades organolépticas del alimento como, por ejemplo, su sabor.
[5] Cualidad de ser grato al paladar un alimento (http://buscon.rae.es/draeI/)







MADRE BRUJA*



*de LAURA ESQUIVEL



Una de las historias que más me aterrorizaban en mi infancia era la de la bruja que se chupaba a los niños. Me imaginaba todo el numerito con lujo de detalles. La bruja raptando al niño, la chupada de la sangre, los ojos sin vida del niño chupado, los gritos de la madre al descubrir el cadáver de su hijo, pero sobre todo, el color apergaminado de la piel muerta. Por las noches me costaba trabajo conciliar el sueño y mi espalda tenía que estar pegada a la pared para protegerme de un ataque sorpresivo por la retaguardia.
Me tardé algunos años en darme cuenta de que el verdadero peligro no estaba afuera de la casa sino dentro. Y que la chupada de sangre no era metáfora, ya que en el mundo aparte de las madres y de las brujas, existían las madres-brujas, especie humana altamente peligrosa que tiene el poder de succionar la vida a sus hijos. ¿Cómo son estos seres horripilantes? Tienen la apariencia de una madre común y corriente, inclusive muestran afecto, pero al mismo tiempo tienen una alta capacidad de manipulación, controlan la voluntad de sus hijos y les atan dos cosas: las manos y la boca. Los elementos que representan las herramientas de expresión del hacer y del pensar.
La atadura de manos ocurre en dos sentidos: por una parte, obligando al hijo a realizar acciones por medio de una ligera presión como pueden ser los golpes, las amenazas y los chantajes. Por otra, impidiendo que las manos sigan sus impulsos individuales. Así, a fuerza de obedecer, las manos pierden su capacidad de decisión y se vuelven simples objetos del deseo ajeno, instrumentos de la voluntad de poderío de la madre bruja. En Como agua para chocolate, hay una escena en que Tita, por primera vez liberada de su madre, no sabe qué hacer con sus manos. Y sólo en la medida en que deja de ser un objeto para convertirse en sujeto, sus manos empiezan a ejecutar las órdenes que le dicta su verdadera naturaleza.
Tan importante como la represión de las manos es la atadura de la boca: que es nada menos que la puerta de entrada al cuerpo de un mundo de sensaciones externas y el instrumento de expresión de las palabras. En Como agua para chocolate intenté hacer que la boca tuviera esa doble función y es por eso que cuando Tita sufre su crisis más severa pierde la capacidad de hablar y la recupera cuando recibe un alimento confiable de manos de Chencha.
La imagen de una madre bruja sujetando las quijadas de sus hijos es la imagen de la desnutrición espiritual, de la censura de las palabras, del silencio de la poesía de la mente encadenada. En pocas palabras, es la imagen de una verdadera hija de... Coatlicue, la devoradora.
Para ayudar a Tita a enfrentar a su madre bruja, le puse una hada madrina en su camino. Nacha es la imagen de Tonantzin-Guadalupe, la madre buena, la protectora, la que nutre, la que por medio de los alimentos libera el espíritu, la sensualidad y todos los deseos acumulados en silencio. La presencia de Nacha es constante y aparece en los momentos en que más se la necesita. Es una fuerza poderosa apegada a la tierra y a las tradiciones vitales, la única capaz de vencer a una madre bruja. A pesar de esto, la lucha entre ambas no es fácil, ya que la madre bruja sustenta la justificación de su dominio en la tradición. Claro que su concepto de tradición es el opuesto al del hada madrina, no es un bien que nos pertenece de manera comunitaria, no es un valor moral o un principio de memoria colectiva sino un capricho personal interpretado al antojo de la manipulación en cuestión que se ha asumido como la defensora de una verdad que ella misma representa: "La hija menor debe cuidar a su madre hasta que muera y debe hacer esto o lo otro y debe comportarse de ésta o de esa otra manera, etc, etc, etc.".
Las características de la madre bruja son su vocación de control, su resentimiento acumulado y que cuenta con un poder verdadero, o sea, que tiene la capacidad de ejercer la autoridad sin presencia masculina, en otras palabras, es una mujer autosuficiente, sin límites que controlen su capacidad de devorar. Esta cruel y despiadada chupadora ha acumulado en sí las dos formas simbólicas de autoridad, la masculina y la femenina convirtiéndose de esta manera en un poder sin equilibrio, sin contraparte, en dictadura del capricho, en algo así como el PRI.
El modus operandi de la madre bruja tiene dos facetas más, para mayor descontrol de quien la enfrenta: es fantasmagórica y venenosa. Es decir, por un lado, su presencia trasciende su vida personal y material y por el otro, puede dejar su presencia impresa como una infección en cualquiera de sus hijos. En Como agua para chocolate, esta madre vampiro infecta a Rosaura y a la muerte de la madre, la hija asume la continuación del mal. Toma la bandera de la tradición caprichosamente interpretada. Por otra parte, el embarazo psicológico de Tita es consecuencia directa de la presencia fantasmagórica de la culpa personal que no se ha purgado. Sólo cuando la boca puede liberarse de los hilos que la ataron y se abre para gritar "la odio, siempre la he odiado" el fantasma desaparece, sólo entonces la comida cumple su función verdadera de dar vida y bienestar a los hombres pues se ha recuperado el uso íntegro de la voluntad y la razón de nuestra existencia.
A partir de que en Como agua para chocolate me enfrenté con una madre bruja y la vencí, no sólo le di a mi boca y a mis manos la capacidad de recibir sustancias que alimentaran mi libertad, sino que recuperé el sueño en el momento en que ahuyenté de mí el temor de que por las noches apareciera una madre bruja a "chuparme la sangre".




-de "Íntimas suculencias" Tratado filosófico de cocina Ollero & Ramos Editores.
*Fuente: http://www.elmundo.es/magazine/num160/textos/laura2.html




ESPACIO PARA SOCIOS:

-Sociólogo con perfil cualitativo y experiencia en opinión pública busca espacio laboral en área metropolitana. Comunicarse dejando datos de contacto al correo: sociologoescritor@yahoo.com.ar


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Blogs para visitar:
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/
http://zonamutante.blogspot.com/
http://www.metroflog.com/Exducere


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: