Monday, June 06, 2011

CON LA BOCA EN LLAMAS...



*ILUSTRACIÓN. RAY RESPALL ROJAS. LA HABANA - CUBA.



El caminar del río*


En su largo y pausado caminar
el río lleva
ruinas de bellezas isleras,
costras de ciudades
pobrezas de pacientes pescadores
remolinos de hojarasca y redes rotas.


Brillan en su cauce
algunas escamas de dorado
saltan plateadas mojarritas.
Ilusiones de oro y plata.
Remolca, en ondular ritmo
verdes camalotales.
Islas flotantes que dejan escapar,
en una curva,
uno de sus integrantes
para luego esperarlos, más abajo,
en un arroyo.
Cantan en sus orillas los poetas.
Rezan por buena pesca
en sus costeros rancheríos.
Usan su fuerza
maldicen sus invasiones.
Y él sigue
en su largo y pausado caminar.


*De Elsa Hufschmid. elsahuf@yahoo.com.ar











LA CASA DE JUAN BURKI*



*Por Jorge Isaías. jisaias46@yahoo.com.ar



A la casa la recuerdo poco, casi como en sueños, y su imagen es más que nada una sucesión que fui construyendo durante toda la vida.
Estaba al costado del canal hondo en Colonia “La Catalana”, creo. O tal vez no correspondiere exactamente a ella pero vamos –provisoriamente- a decir (si me lo permiten los correctores de recuerdos ajenos) que estaba allí.
Lo que recuerdo es que no tenía nada que ver con todas las construcciones a la que mis escasos años estaban acostumbrados. En las chacras de entonces se levantaban las casas de ladrillos asentados en barro, con techos de chapas, tal vez galería al frente y sobre el mismo techo una sobrecubierta de cañas o mero pasto, es decir alfalfa seca para defenderse de los soles machazos de la pampa.
Pero vi también casas más parecidas a ranchos, con paredes de barro que rodeaban un interior de cañas o palos secos. Y arriba chapa herrumbrosa. Lo demás lo arreglaban los árboles: paraísos, sauces, fresnos o algún sauce llorón para el mate posterior a la siesta.
En cambio esta casa que recuerdo es la última chacra de mi abuelo –la única que conocí ya que en las varias y sucesivas anteriores yo no habitaba este mundo- . Con mi tío “Pancho” diferimos en el recuerdo de esa casa, único testigo de ella que me queda, porque se la llevó un incendio.
Había sido edificada en los últimos años del siglo XIX por uno de los primeros pobladores de la colonia, el alemán don Juan Burki, de generosa y fiel memoria a todos los que conocieron su humanidad, su vocación de servicio.
La casa era maciza y se veía pronto, apenas uno se arrimaba a la tranquera de la cual la separaban un poco más de cien metros, aventuro hoy.
Una galería de arcadas amplias, una balaustrada de ladrillos y mármol y los grandes baldosones rojos del piso eran una invitación a la frescura, ya que en el frente, es decir delante de esa galería no recuerdo ningún árbol. Había y muchos, pero estaban en los patios traseros donde reinaba un inmenso molino que proveía de agua no sólo a la sed de la hacienda y la caballada (que era numerosa en ese tiempo porque no había llegado la mecanización rural) y tenía además cañerías de plomo que la proveían a toda la casa, en especial a la cocina y al baño.
Es probable que alguna vez nos hayamos quedado a dormir, porque recuerdo un alba luminosa y el ruido de un tropel desprolijo de caballos que uno de mis tíos había ido a los hondos potreros a buscarlos con el “nochero” que permanecía atado a un palanque para tal función.
Recuerdo o creo recordar mis pasos vacilantes de sueño que entraban a esa gran cocina donde dominaba esa inmensa “cocina económica” Nº 3 de hierro fundido donde ya la leche espumosa era entibiada por las manos hacendosas de mi abuela, quien me la serviría pronto en esos inmensos tazones sin asa que mi recuerdo retuvo como el utensilio usado en toda chacra que se preciara de tal. Unas cucharadas de cacao o café para acompañar el sabroso pan casero, esa generosa rodaja con esa manteca también casera que mi paladar extravió para siempre, ya que nunca más comí nada igual.
Para el tiempo de mi relato no sé si el campo pertenecía a don Juan Burki (que no conocí) o a su familia. Pero mi padre siempre se refería cuando hablaba de ese tiempo:”Cuando el viejo Isaías estaba en la chacra de Burki”. El viejo Isaías es obvio, era mi abuelo, pero él se refería como a un tercero, como si no fuese el padre.
Para el caso es lo mismo porque mi familia nunca tuvo un mísero palmo de tierra a su nombre. Al campo sólo lo sufrieron y todos debieron emigrar en busca de mejores horizontes.
Lo cierto que esa casa sobresale como un promontorio de mi memoria por su solidez y su belleza, y cuando la recuerdo viene a mi mente los comentarios de mi hermano: los alemanes adonde iban se procuraban las mínimas comodidades que traían de sus pueblos o lugares de origen.
Otra de las imágenes más remotas, que tengo, porque de ese campo mi abuelo se debió ir cuando yo no pasaba los cuatros años, es una tarde en que mis dos tíos menores –Eduardo y Aurelio- aún estaban con el viejo. Me llevaron a pasear por el campo, caminando (o tal vez me hayan llevado a cococho) pero yo me veo caminando con ellos por el canal, que estaba lejos de la casa y que desaguaba la inundaciones de la Colonia. Para el tiempo de mi relato estaba seco, podríamos andar cómodamente por su cauce.
De pronto, Aurelio, el “Rubio” como todos le decíamos, se fue hasta el costado barrancoso y metió una mano en una especie de hueco que él mismo había cavado allí y sacó una pelota de trapo, me la mostró y la volvió a guardar. Hoy colijo que la había escondido allí porque mi abuelo les destruía todo lo que fueran distracciones que los alejaran del trabajo. Y mis tíos menores eran en ese tiempo, dos machachones llenos de vida y de inocencia campesinas.
Cuando regresábamos vimos una muchacha morena, de vestido rojo, de grandes ojos negros que nos estaba mirando parada en la barranca.
Cambió algunas palabras con Aurelio y seguimos.
-Es la novia de aquél, dijo señalándolo con picardía.
El “Ñato” iba unos metros delante nuestro y no dijo nada.
Pero cuando llegamos al puente y estábamos subiendo le miré los ojos y los tenía turbados. Estaba con el rostro granate de vergüenza y mi otro tío, el más chico, el “Rubio” largó una gran carcajada que se perdió sin gloria entre los altos pastizales de los costados del camino.






LA LOTERÍA DE LOS MILLONES*


- Me parece que no juegan ni un poco limpio -empezó Alicia en tono quejumbroso -, y se pelean de un modo tan terrible que no hay quien se entienda, y no parece que haya reglas ningunas... Y, si las hay, nadie hace caso de ellas.

Alicia en el País de las Maravillas
Lewis Carroll



“La idea me surgió cuando comencé a recibir correos diciéndome que había sido ganadora de una misteriosa lotería sin siquiera haber participado en ella. Pregunté cómo era posible y me dijeron que seleccionaban una dirección al azar y la premiaban. Llegó un momento en que fui ganadora nada menos que de diez millones. ¿Se lo imaginan? ¡Diez millones!

¿Quién no se ilusiona con eso?

Pero estoy acostumbrada a desconfiar. Hice mi pequeña búsqueda y descubrí que hay foros de los timados por la famosa lotería, una especie de grupo de apoyo… Conocer a otros hace que duela menos. Esto fue lo que me explicaron: piden que abras una cuenta bancaria a su nombre, un depósito pequeño, entre 50 y 150 euros... ¿Qué es esto comparado con los millones que estás a punto de recibir? Caes en la trampa, depositas el dinero… y nunca más sabes de ellos.

Son incapturables, no hay robo, ¡no te forzaron a nada! No hay a quien denunciar, y la vergüenza de saberse víctimas de esa cruel inocentada hace que nadie desee siquiera mencionar el hecho. Si multiplican esa gotita de dinero por los timados de cada mes, verán qué negocio tan redondo tienen montado.

Ahí fue cuando pensé: Voy a vender boletos al paraíso… si funciona, me hago millonaria. Como soy una persona de principios, no timaré a nadie: les digo que Dios los ama y los espera con las puertas abiertas, que si son buenos, honrados, leales, si no dañan al prójimo, creen en lo mejor del hombre y luchan por ello… si lo ponen por escrito en un contrato que les enviaré a su buzón electrónico, les daré el derecho a comprarme el boleto. Una suma irrisoria si se tienen en cuenta los enormes beneficios... El contrato puede ser roto por incumplimiento de ambas partes, o por expresa voluntad del contrayente. Pero algo les puedo jurar, si lo siguen al pie de la letra: Cuando mueran irán al cielo.

No es un timo, Su Señoría, no sé por qué se me acusa. Otros lo hicieron antes que yo… Es cierto, aporté la idea de los boletos, pero el mundo cambia, ya no valen los milagros; si no vendemos algo, no nos creen”.

El Magistrado frunció el entrecejo, mirándola fijamente.

- ¿Algo más que alegar en su autodefensa?
- Pues sí – respondió ella tímidamente -, es cierto que me hice millonaria, no pensé que tantos fueran a responder, pero creo que todos los que firmaron están aquí, presenciando el juicio, ¡y eso es mucho más de lo que pudiera decir cualquier abogado a mi favor!

El Juez paseó la vista por la concurrida audiencia.

- No estoy a tu favor, pero tampoco puedo fallar en contra… ¡Hace milenios que no tenía tantas almas frescas en el Paraíso! – tuvo que echarse a reír – ¡Mis caminos son realmente inescrutables!

Miró de nuevo a la vendedora de boletos.

- Pero escúchame bien: Si renaces, ¡no se ocurra repetir la idea!



*De Marié Rojas Tamayo.
La Habana. Cuba.




*


Jaguar en llamas,

en pez, en pájaro,

en seda, en batallas.

Felino, fauces, lana, telar, arabescos.

Hembra-macho.


fiesta oscuro-clara de América


desde el mar Maya hasta los Andes,

jaguar, vasija, arte

nace de la sangre de los torturados

de los muertos

serpiente con plumas que recorre la tierra

la alisa del dolor


le entrega entre sus dientes furiosos de humillado

los mitos, las historias.

Con la boca llena de flores y de peces
con la boca abierta

con la boca en llamas,

Contemos la insumisa

historia de América

que todavía cuenta.



*De Cristina Villanueva. libera@arnet.com.ar






Vida trágica de un anarquista*


En el ciclo Del Derecho y del Revés de las letras en tiempos de oscuridad, se hará el acto el próximo martes a las 20.


Por Laura Capella*


Nunca tan cierto el dicho referido a que la realidad supera la ficción. Esta es una de las fuertes impresiones que nos asaltan al leer el libro del médico psiquiatra y docente universitario Alfonso Carofile, ex alienista, como le gusta llamarse a él. El endemoniado Esteban Lucich, tal el título de su libro, habla de las peripecias trágicas de la vida de este hombre que nace en los confines de la Mittel Europa, frontera sur del Imperio Austro húngaro en 1887 y muere en Buenos Aires, Pabellón de Presos del Hospicio de las Mercedes (actual Hospital Borda) en 1955, tras haber pasado los últimos 35 años de su vida en cárceles y hospicios. De un extremo al otro del mundo Lucich padeció en su cuerpo y en su subjetividad ("torcidas" al decir del discurso médico de principios del siglo XX) los estigmas, las injusticias y los tormentos que los que ejercían el poder, tenían perfectamente preparado para practicar lo que Foucault tan bien definió en Vigilar y castigar.
Escrito en clave foucaultiana, entre el relato policial y el ensayo, El endemoniado nos conduce por una historia en la que se tejen crímenes y venganzas que nos dejan azorados.
Como en los mejores folletines, un obrero anarquista partícipe, cuando adolescente, de la Semana Trágica, enloquecido de amor y devenido asesino de un médico abusador de su amada, internado en el Hospicio de las Mercedes, se encuentra con Pérez Millán Temperley, integrante de la Liga Patriótica, asesino del "vengador de la Patagonia trágica": Kurt Wilckens. Millán Temperley primero estuvo preso y luego --con el mismo diagnostico que Lucich: "Delirio sistematizado de persecución de los degenerados"--, es derivado al mismo pabellón que el loco ácrata. Un par de movidas de piezas desemboca en otro asesinato, que no será el último de esta zaga.
Alfonso Carofile llega a esta estremecedora historia adentrándose en una jungla real, una maraña de yuyos que tapaban este viejo pabellón abandonado en el actual Hospital Neuropsiquiátrico Borda. Al despejar el camino y poder entrar a ese sitio se encontraron con las historias clínicas de aquella época. Investigaciones, diarios, etc. arman el relato que Carofile nos ofrece, en una edición de Milena Casserola, serie Leer y Psicoanalizar.
Como dice parte de su gacetilla de prensa: A lo largo de sus 160 páginas con referencias fotográficas de la época, el lector se adentra en la pato grafía del "temible" Lucich, descubriendo insólitas relaciones en su accionar delirante. Lógica delirante, lucidez, que hacen decir a un profesor que lo interroga: "Lucich, más que producto de la desgracia, es la Desgracia misma".
La obra puede servir de texto o referencia a los alumnos de las carreras de grado como para profesionales del campo de la salud mental y de otras disciplinas conexas. En un momento de crisis de la clínica y de las disciplinas culturales, donde el sufrimiento se ha transformado en un "sufrimiento nomenclado", a través de escalas y manuales planetarios, es bueno rescatar las pequeñas historias. Aunque sean, las de este criminal psicótico, las pequeñas historias que dejan el sabor amargo, la sospecha que en el subsuelo, de una época floreciente y almibarada, está latente una parte oscura, qué esconde el temible "huevo de la serpiente".
El próximo martes 7, a las 20, en el Ciclo "Del derecho y del revés de letras de tiempos de oscuridad", se presentará el libro con la presencia del autor y de Carlos Solero, docente de la Facultad y licenciado en Ciencias Políticas de la UNR.


*Psicoanalista, creadora y coordinadora del Ciclo Del derecho y del revés, declarado de Interés Municipal por el Honorable Concejo Deliberante.


-Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/21-28933-2011-06-02.html






Los marxistas románticos*


*Por Laura Ramos. cuadernosprivados@gmail.com
Cuadernos privados


No reflexioné sobre el parecido físico entre León Trotsky y Walter Benjamin hasta hace unos días, en que encontré una foto de mi padre junto a la lápida de Trotsky en su casa de Coyoacán, en México (todas, todas las editoriales fracasadas de mis padres se llamaban Coyoacán). Entonces pensé en el rostro de Benjamin. Benjamin era un poco más grueso y apacible; Lev Davidovich tenía la delgadez propia de los temperamentos insomnes, pero ambos se parecían.
El asesinato de Trotsky, su exilio en Alma Ata y en la isla de Prinkipo, la genealogía trotskista en un sentido general formaba parte de mi propia genealogía, su épica era la figura misma de la tragedia para mi familia: él era mi medida de lo artístico, en cierta forma, porque su muerte fue más que nada literaria para mí. Nos gustaba referirnos a Trotsky haciendo juegos de palabras con el título de unos tomos que mi madre me dio para leer cuando yo tenía catorce años: El profeta armado, El profeta desarmado, El profeta desterrado (Isaac Deustscher).
El primer atentado contra su vida fue llevado a cabo por el infame y detestado y extraordinario muralista David Alfaro Siqueiros. En la madrugada del 24 de mayo de 1940, un comando de 20 hombres armados logró ingresar en la casa. Los asesinos tiraron cerca de cuatrocientos tiros; el propio Siqueiros disparó contra el lecho donde dormían Trotsky y Natasha Sedova, su mítica compañera (mi hermana lleva su nombre). Pero no lograron asesinarlos, porque ambos se pertrecharon en la oscuridad, junto a una pared, al lado de su cama. Yo misma vi los agujeros de bala en el dormitorio, esos boquetes que conforman el mural más político de Siqueiros.
Tres meses después, el joven Jacques Mornard (el sólo hecho de escribir su nombre me produce un rictus amargo en la boca, una repulsión física involuntaria cuyo origen se remota con toda evidencia a la infancia, como un caso clásico de histeria de Sigmund Freud) entró en el despacho de Trotsky a mostrarle unos escritos. Mornard, novio de una de las secretarias de Trotsky, Sylvia Ageloff, era el alias del agente estalinista Ramón Mercader del Río. Había logrado acceder al círculo de confianza de Trotsky luego de varios meses de una relación tejida como una araña teje su tela. El hecho de que el futuro asesino le haya regalado bombones a Natasha alimenta mi pesadilla de la ponzoña de la araña, como si esos bombones ya estuvieran anticipando el veneno. La decisión de Joseph Losey de colocar en el papel de Ramón Mercader a Alain Delon ( El asesinato de Trotsky , año 1972) me parece una decisión perversa e interesante: algo de la belleza de Delon esconde al traidor (me inquieta mucho la naturaleza de la belleza).
Pues bien, la policía secreta soviética le había ofrecido medio millón de dólares a Mercader. Esa mañana del 20 de agosto su madre, otra agente estalinista, lo esperaba dentro de un auto, en la puerta. Trotsky se acercó a la ventana para leer el manuscrito y en ese instante Mercader le descargó un golpe de pica en la cabeza. Mi profeta desarmado murió un hospital de la cruz verde doce horas más tarde. Esa pica, enrojecida por su sangre, modificó para siempre la iconografía del martillo y la hoz que yo tantas veces había dibujado en mi diario, junto a unas preciosas figuritas de rosas con brillantina.
Walter Benjamin, el marxista judío más peculiar de la historia según Hannah Arendt, murió en un hotel en el pueblo catalán de Portbou un mes después de la muerte de Trotsky. Había cruzado a pie los Pirineos desde Francia, junto con un grupo de refugiados que huían de la invasión nazi. Apenas llegaron al hotel, fueron arrestados por la Guardia Civil. A la mañana siguiente, cuando la guardia volvió para llevarlos al tren que los devolvería a Francia, lo encontró muerto. Según Henny Gurland, que formó parte del grupo, Benjamin se dio una sobredosis de morfina. Estaba preparado para quitarse la vida en caso de peligro desde mucho antes (le había obsequiado media ración de pastillas suicidas al escritor húngaro Arthur Koestler, cuyo libro La espuma de la tierra , que cuenta sus desventuras en el campo de concentración de Vernet d’Ariège, también me regaló mi madre. Lo dejé por Una guirnalda de flores , de Louisa May Alcott).
El manuscrito que contenía los últimos trabajos de Benjamin se extravió en Portbou. Él era un marxista romántico. Su crítica a la noción de progreso del marxismo debía resultar insoportable para el estalinismo. ¿Qué contenía ese manuscrito perdido? De ese interrogante surgió la hipótesis que sugiere que pudo haber sido asesinado por agentes de la KGB. En su artículo “La misteriosa muerte de Walter Benjamin” en el Weekly Standard , el periodista Stephen Schwartz denuncia la acción de los agentes de la policía secreta soviética que se infiltraban en España para ejecutar a anarquistas disidentes. El artículo de Schwartz, increíblemente, reescribe las historias de agentes dobles, conspiraciones y crímenes estalinistas que mis padres me contaban cuando yo era una niña.



*Fuente: http://www.clarin.com/ciudades/marxistas-romanticos_0_493750764.html








Despegar*


Procediendo de la noche
tenue
la vida

Gasas
mortecinas
en rasgadas
hebras

Parpadea

Se agita.


*De Ana Romano. romano.ana2010@gmail.com






Correo:



CICLO: "Del derecho y del reves de letras en tiempos de oscuridad”*


CENTRO CULTURAL BERNARDINO RIVADAVIA
San Martin 1080 –Plaza Montenegro- 2000 Rosario
CICLO 2011
Declarado de interes Municipal por el Honorable Concejo Deliberante


JUNIO

Vosotros, que surgireis del marasmo /en el que nosotros nos hemos hundido,
cuando hableis de nuestras debilidades, /pensad también en los tiempos sombrios
de los que os habeis escapado...
A los hombres futuros, Bertolt Brecht


Martes 07/06 /20:00

“El endemoniado Esteban Lucich”, o lo que se puede leerse en viejas historias clinicas.
Presentacion del libro.
Dr. Alfonso Carofile, medico psiquiatra y docente universitario, ex alienista Hospital Borda., autor del libro y Carlos Solero, Lic. en Ciencias Politicas, docente de la UNR
Escrito en clave foucoultiana, entre el relato policial y el ensayo, “El endemoniado…” nos conduce por una historia en la que se tejen crimenes y venganzas que nos dejan azorados.
Cómo en los mejores folletines un obrero anarquista participe, cuando adolescente, de la Semana Tragica, enloquecido de amor y devenido asesino de un médico presunto abusador de su amada, internado en el Hospicio de las Mercedes, se encuentra con Perez Millan Temperley, integrante de la Liga Patriotica, asesino del “vengador de la Patagonia tragica”: Kurt Wilckens. Millan Temperley primero preso y luego, con el mismo diagnostico que Lucich: “Delirio sistematizado de persecucion de los degenerados”, es derivado al mismo pabellon que el loco acrata. Un par de movidas de piezas desemboca en otro asesinato, que no sera el ultimo de esta zaga. Carofile llega a esta estremecedora historia adentrandose en una jungla real, una maraña de yuyos que tapaban este viejo pabellon abandonado en el actual Hospital Neuropsiquiatrico Borda. Al despejar el camino y entrar a ese sitio se encontraron con las historias clinicas de aquella epoca. Investigaciones, diarios, etc. arman el relato que Carofile nos ofrece, en una edicion de Milena Casserola, serie Leer y Psicoanalizar.


Martes 14 /06/20:00
“Las cartas paulinas de la cautividad: memoria y esperanza para un mundo en crisis. Las Cartas de la Cautividad : historia, exégesis y teología del pensamiento paulino”. Oscar Lupori: Profesor de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, de la Facultad de Derecho de la UNR y Coordinador del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH) – Regional Rosario.
Este día y el siguiente martes se pretendera recuperar mediante la reflexion comunitaria, la relevancia que tiene en la actualidad el pensamiento semitico en general y el paulino en particular, para pensar una nueva configuracion de la critica social y academica hacia el sistema-mundo existente, partiendo de la relectura teologica y filosofica de un segmento del corpus paulino en nuestro presente contexto economico, social y politico.


Martes 21/06 /20:00
“Las cartas paulinas de la cautividad: memoria y esperanza para un mundo en crisis. Liberacion y Alteridad: la teologia politica de San Pablo y su relevancia para America Latina hoy”. Luis Vasquez: Estudiante de la Licenciatura en Ciencia Politica (UNR) y miembro del Movimiento Ecumenico por los Derechos Humanos (MEDH) – Regional Rosario.


Martes 28/06 /20:00
“Nazismo y el Caso Martin Heidegger. Correspondencias con Herbert Marcuse y Hannah Arendt”
Lic. Adriana Paloma, Licenciada en Filosofia, docente del Seminario de Pre-Grado del Ciclo Superior "Martìn Heidegger y Herbert Marcuse: controversias sobre el nazismo" y de las catedras Epistemologia, Filosofìa de la Facultad de Psicologia UNR y Nadia Davidovich, estudiante de psicologia.
Martin Heidegger fue, segun muchos, el más grande filosofo del siglo XX. Discipulo de Husserl, influyo desde su vasta produccion filosofica existencialista en Sartre, Lacan, Gadamer, Derrida y muchos otros. Hoy en dia su lectura es ineludible en el estudio de la filosofia contemporanea, a pesar de que, sin embargo, se silencia en general uno de los puntos mas controvertidos de su vida y de su obra: su adhesion al Nacionalsocialismo. ¿Podemos separar el “hombre Heidegger” del “filosofo Heidegger”, su filosofia de su politica? ¿Fue su experiencia en el Partido Nazi un simple “error”, como señala su discipula y amante Hannah Arendt, perseguida y exiliada por su origen judio? ¿Cómo entendemos el mutismo de Heidegger, hasta el final de sus dias, respecto del horror de los campos de exterminio? La intencion sera, al decir de Maurice Blanchot, “poner en cuestion” a este intelectual, rastrear las “complicidades mudas” sobre el “caso Martin Heidegger” desde las correspondencias del filosofo con Hannah Arendt y con Herbert Marcuse.


-Creacion y coordinacion del ciclo: Ps. Laura Capella, psicoanalista
Martes 20 hs. Sala “C”
Entrada libre y gratuita
Se entregan certificados con el 75% de asistencia
Consultas: delderechoreves@yahoo.com.ar
Blog: http://delderechoreves.com.ar
Cuenta facebook: Ciclo Delderechoreves
Auspician:
· Facultad de Psicología, UNR
· Colegio de Psicólogos de la Prov. de Santa Fe, 2da Circ. y su Foro en Defensa de los Derechos Humanos (FODEHUPSI)
· CEIDH (Centro de Estudios e Investigación en Derechos Humanos-Facultad de Derecho. UNR)
· IPF (Instituto de Investigaciones en Cs. Sociales, Ética y Prácticas alternativas "Paulo Freire" - Facultad de Derecho. UNR.)
CENTRO CULTURAL BERNARDINO RIVADAVIA


*Laura Capella. elecapella@yahoo.com.ar
Visitá: http://delderechoreves.com.ar
http:// ddhhpsi.blogspot.com


*


Inventren Próxima estación: CORBETT.

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/


-Editor Responsable del Inventren: Urbano Powell. urbanopowell@yahoo.com.ar
http://urbamanias.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido por las siguientes estaciones:


- SANTOS UNZUÉ.

-DUDIGNAC.

- MOREA.

- INGENIERO DE MADRID
(CON COMBINACIÓN EN EL FERROCARRIL PROVINCIAL
CON DESTINO LA PLATA O MIRAPAMPA)


-ORTIZ DE ROSAS.

-ARAUJO.

-BAUDRIX.

-EMITA.

-INDACOCHEA.

-LA RICA.

-SAN SEBASTIÁN.

-J.J. ALMEYRA.

-INGENIERO WILLIAMS.

-GONZÁLEZ RISOS.

-PARADA KM 79.

-ENRIQUE FYNN.

-PLOMER.

-KM. 55.

-ELÍAS ROMERO.

-KM. 38.

-MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.


-LIBERTAD.

-MERLO GÓMEZ.

- RAFAEL CASTILLO.

-ISIDRO CASANOVA.

-JUSTO VILLEGAS.

-JOSÉ INGENIEROS.

-MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE.

-ALDO BONZI.

-KM 12. (MERCADO CENTRAL)

-LA SALADA.

- INGENIERO BUDGE.

-VILLA FIORITO.

-VILLA CARAZA.

- VILLA DIAMANTE.

-PUENTE ALSINA.

-INTERCAMBIO MIDLAND.


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: