Wednesday, June 29, 2011

ESCAPA LIGERA EN VUELO...



-Dibujo: Ray Respall Rojas.




PRELUDIO DE GARZAS SALVAJES*




Desperté dormida en el mar de tus brazos.


Ay, el preludio de garzas salvajes en el alba.
Giran, como caligramas blancos,
Escriben tu nombre que desbordado cae.
Torrente de magnolias de lluvia.
Prólogo.
Tan blancas sabanas, amor, tan negra ausencia.
La costa tan lejana.
Los árboles de pié intentan elaborar su duelo.
Duelo oscuro de pañuelos bancos.


El mar no existe, amor. Lo se.
Quizás escondido en un edén, espere.
En las oscuras rocas de los desnudos mares.
Entre los peces muertos y el ballenato azul.
Entre los vórtices de abrazos circulares.
Entre los brazos de los vientos alisios.
Entre mares australes y océanos boreales
Entre los arrefices de coral pasión.
Entre los fantasmales barcos.
Entre tesoros de recónditos piratas.
Entre los lagartos marinos y la soledad de los Galápagos.
Cabalgando suavemente en los vientos de Índico


Hay un epilogo de algas que en oleajes verdes
Te buscan y me buscan
La rosa de los vientos desdibuja bahías.
Se que no estás, quizás nunca estuviste.
Pero hay un preludio de garzas salvajes en el aire.
Que me hacen vibrar hasta morir



*De Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar









LEJOS*


Crónicas del Hombre Alto (n° 68)



La morocha del vestidito negro voltea sensualmente la cabeza hacia la izquierda y, en estudiada actitud de descuido, te mira con expresión insinuante. Clava sus ojos en los tuyos y, al instante, vos sentís en el pecho cómo empiezan a girar las hélices de ese ahogo que sólo la aparición de una mujer inusualmente hermosa puede provocar. En ese momento no querés darte cuenta, claro -preferís la ingenuidad de rendirte ante su encantador truco de ilusionista- pero la cruda realidad indica que la morocha del vestidito negro no te mira porque le resultes interesante; lo hace, simplemente, para verificar que vos la estás mirando. Soberbia desde su belleza deslumbrante, sabedora de la atracción que es capaz de ejercer, ella da por sentado que la están mirando. Y acierta. Porque vos, inevitablemente, la estás saboreando con la mirada. ¿Y cómo no hacerlo? ¿Cómo no arrojarse con imprudente devoción a esa catarata lacia que se derrama a pique sobre sus hombros desnudos? ¿Cómo no presentir con golosa ansiedad las redondeces sugeridas bajo la tela? ¿Cómo no aventurarse por el tajo criminal de la falda y deslizarse luego cuesta abajo por las piernas, hasta quedar enredado entre las tiras de sus sandalias romanas?

El equívoco inicial, sin embargo, se desvanece enseguida. Diosa fatalmente distante, la morocha del vestidito negro traza, con delicada firmeza, una frontera invisible que pone en evidencia tu inferioridad, te fuerza a recordar que ambos pertenecen a universos diferentes, realidades paralelas entre las cuales no existen más vasos comunicantes que ese juego de miradas fugaz e infructuoso. Ella te seduce y se te niega. Te concede el derecho -y la tácita obligación- de rendirle pleitesía, te confiere el derecho -y la tácita obligación- de desearla. Sólo desearla. No se sonrojaría si pudiera leer tus pensamientos; sería incapaz de escandalizarse ante la brutal indecencia de ciertos besos fantaseados. Su objetivo, al fin de cuentas, es justamente ese: generar un anhelo imposible de satisfacer. No es el sueño de poseerla, entonces, lo que está vedado. Lo que está estrictamente prohibido es violentar las barreras que ella impone. Las mitologías suelen referir los desastres que sobrevienen cuando los destinos de humanos y divinidades se entrecruzan más de la cuenta.

Han pasado quince segundos desde que la viste y ya sentís sobre los hombros el peso muerto de la contrariedad, un regusto a frustración en la saliva por esos labios que nunca habrás de besar. Sos el triste propietario de un deseo herido de negación en el momento mismo de su nacimiento. Insignificancia ambulante, rutinario animalito de maletín en la mano y cola en el Banco, perdedor por goleada, hombrecito gris tan sin glamour, no te queda más opción que seguir adelante con tu vida de siempre, consciente de la derrota inapelable.

Con inútil empeño, como si quisieras engañarte y postergar tu desconsuelo unos segundos, o canjearlo por migajas de aire, mirás a la morocha del vestidito negro una vez más y comprobás que ella todavía te está mirando.

Lejana, inalcanzable. Como si se burlara de vos desde el afiche gigante de la zapatería.



*De Alfredo Di Bernardo. alfdibernardo@fibertel.com.ar






Circunstancial de amor*



Ellos se amaban y de eso estoy completamente convencido. Necesitaban de su amor en cualquier lugar, ya sea por las veredas, en la plaza bajo los árboles, en los baldíos o contra los paredones. Te lo digo yo que los veía todo el tiempo, viernes por la noche, madrugada de sábado, uno que otro domingo. No tenían descanso. Se amaban y de un modo muy particular. Como dos descarados sin vergüenza. Apasionados.
Con verlos te dabas cuenta cual era la causa de todo aquello, dos mil hormonas como larvas de mariposas en metamorfosis, hirviéndoles bajo la piel. Eso era lo que les ocurría, simplemente estaban enamorados.
Usaban su cuerpo como instrumento para amarse. Se acariciaban, se besaban, se abrazaban, se mordían, se pegaban y se volvían a besar. Parecían unos locos, pero todo aquello bien se justificaba persiguiendo su fin mas preciado, sentir la vida rugirle en las venas, elevando sus sentidos en lo profundo de su ser y por debajo del ombligo.
Se tenían el uno al otro y esa era su única compañía. El amor era su mundo y nada existía más allá de ellos. Lastima que segados de amor nunca llegaron a comprender los sucesos. La duda los atrapó y no pudieron manejar los hechos, o tal vez el virus del miedo les causó un derrame interno y la gangrena de los celos devoró la inocencia en sus corazones.
Al fin de cuentas todo término y ellos huyeron, con lágrimas en los ojos y la furia entre los dientes. Las circunstancias modificaron al amor, las situaciones modificaron al verbo y el presente del verbo amar se convirtió en un pretérito imperfecto.



*De Alfredo Castelli. castelli700@hotmail.com







Ambos contrayentes*



Ambos contrayentes
se vinieron
como alianza
al dedo:
larga vida unidos
neutralizándose recíprocamente
imbuidos de sus propios tufillos de familia
anegados
embargados
de vaginismos y precocidad.



*De Rolando Revagliatti. revadans@yahoo.com.ar






Restos*




*Por Rodrigo Fresán
Desde Barcelona


UNO Hay días en que me levanto muy Area 51. Me explico: esa necesidad de creer que, en algún santuario top-secret, se custodia celosamente la cura para todos los males de este mundo. El Rosebud de la cuestión. El Eureka del asunto. Aunque apenas sean los restos de sabios seres extraterrestres.
Restos que nos permitan pensar en que los infradotados que rigen nuestros destinos alguna vez serán abducidos o poseídos o iluminados o lo que sea.
Pero que sea pronto. Por favor.


DOS De ahí que no deje pasar libro sobre el Area 51 que se me cruce. Y todos tienen títulos muy largos, como si así quisieran reflejar la inasible enormidad del misterio de ese lugar que se sabe dónde está (coordenadas 3714'06''N11548'40''W, Nevada) pero nadie sabe exactamente qué es o qué contiene. A
saber: Area 51: The Dreamland Chronicles / The Legend of America's Most Secret Military Base de David Arlington y Dreamland: Travels Inside the Secret World of Roswell and Area 51 de Phil Patton y ahora -con gran fanfarria publicitaria y vocación de expediente X todo lo definitivo que puede llegar a ser un Expediente X- llega Area 51: An Uncensored History of America's Top Secret Military Base, de Annie Jacobsen. Lo estoy leyendo mientras el noticiero desborda de ineptos autoinvasores eficaces para el desastre: patriotas, políticos, banqueros y madres que cocinan a sus recién nacidos en hornos de microondas. Sí, hemos sido sojuzgados por monstruos nativos. Por suerte, en un rato empieza Falling Skies, spielbergiana nueva serie con aliens de verdad.


TRES Y todos, alguna vez, viajamos a esa Tierra de Sueños. En novelas (entre ellas, Majestic, de Whitley Strieber, secuestrado y a mucha honra, aunque le dolió un poco), en comics (esa aventura de Mandrake en la que se nos revelaba que los gatos eran una especie sideral, adorados por egipcios y de
incógnito entre nosotros, esclavizándonos sin que nos diéramos cuenta, desde el principio de los tiempos), en series de T.V. (Warehouse 13 o Roswell), en investigaciones (el inefable atlante Charles Berlitz llegó primero), en películas (que incluyen a Independence Day y la última de Indiana Jones), en canciones ("The Happening" y "Motorway to Roswell" de The Pixies), en informativos (la noticia que nunca muere del todo y cada tanto resucita), y hasta en cuentos magistrales como "The Talk Talked Between Worms" del gran Lee K. Abbott. Por estos días -finales de junio o principios de julio, no hay fecha precisa- se cumple otro aniversario de aquella noche de 1947 en la que un supuesto ovni supuestamente se estrelló en las afueras de Roswell, New Mexico. Ahí, pedazos de metal raro y restos de viajeros cósmicos
agonizantes despidiéndose de sus vidas -como los Manos de El Eternauta- en un idioma extraño, distante, antiguo. Un lenguaje que, sin embargo, no era ni venusino ni urkhiano. Era lejano, pero no tanto. Era yiddish, sin ir más lejos. Más detalles, más adelante.


CUATRO Así, el Area 51 como la Tierra Prometida y los despojos interplanetarios como su Santo Grial. Hombres de negro. Gente que no puede doblar el meñique. Organismos microscópicos cuyas naves son los teléfonos móviles y desde allí saltan a nuestros cerebros. Da Vinci y Shakespeare y The Beatles. Turistas geniales. Pero parece que no. Al menos esa es la tesis de Annie Jacobsen; quien entrevistó a diecinueve ex empleados de esa zona crepuscular (que ahora tienen entre setenta y cinco y noventa y un años y se preparan para abandonar la atmósfera de sus vidas en busca del infinito y Más Allá), quienes, por primera vez, hablan ante un micrófono sobre aquellos buenos y calientes tiempos de la Guerra Fría. Jornadas sin reloj, horas subterráneas en las que lo del platillo volador roto les vino perfecto para
enmascarar operaciones ultrasecretas en lo que en verdad era un campo de pruebas para ensayar misiones de espionaje, etc. Así que a alentar rumores, plantar evidencia falsa, alimentar a freaks de todo pelaje y, de paso, activar hasta niveles insospechados la industria turística de un lugar sin
ningún atractivo turístico como es Roswell. Y, suele suceder, pocas cosas más graciosas y delirantes que la realidad y al final del libro un anciano escucha lo que Jacobsen ha investigado y conseguido y le dice algo así como"Muy bien hecho. Buen trabajo. Pero no es todo". Jacobsen entonces deja caer un croûton en su sopa y pregunta: "¿Cuánto es lo que sé si tomamos como referencia de mis hallazgos a este croûton dentro del plato?". El hombre lo piensa un segundo y le dice: "Me temo que el plato no es una buena
referencia espacial. Lo que allí se esconde es mucho más grande que toda la mesa".
La verdad está ahí dentro.


CINCO Y lo del yiddish: en las páginas 370 y 371 y 372 de Area 51: An Uncensored History of America's Top Secret Military Base, alguien -cuyo nombre no es revelado- le cuenta a Jacobsen algo tremendo. De acuerdo, cayó una nave extraña. Es cierto: estaba tripulada por extrañitos de cabezas
enormes. Pero eran humanos, eran niños, eran judíos. Eran -atención- la resultante de un experimento genético del doctor nazi Josef Mengele a las órdenes de Josef Stalin, con quien el alemán habría pactado rendición privada y cambio de patrón antes de la caída de Hitler. Sus apuntes bizarros
y fórmulas locas y cuadernos de notas monstruosas a cambio de fortuna y de laboratorios para seguir trabajando en lo suyo al servicio no ya de la esvástica, sino de la hoz y el martillo. Parece ser que Stalin no cumplió su palabra y Mengele se vio obligado a buscar refugio primero en Argentina y luego en Paraguay. Pero antes de partir, Mengele le entregó a Stalin una partida fresca de marcianitos. Y el plan de Stalin -fan y admirador de aquella adaptación radiofónica de La guerra de los mundos de Orson Welles- era importar a estos pobres aliens falsos. Pequeños de entre doce y trece años, artificial y científicamente alterados, dentro de una aeronave de aleación metálica exótica: el Horten Ho 229 o ala voladora Gotha, uno de los últimos logros del Tercer Reich. Así, dejarlos caer y provocar una ola de
pánico en Estados Unidos ante un inminente ataque de las huestes del planeta color rojo comunista. Algo no salió bien. Moscú, tenemos un problema. Crash.
Pero todo fue inmediatamente silenciado. (Por supuesto, numerosos ovnistas y ufólogos denuncian ya al libro de Jacobsen como nueva maniobra para seguir escurriendo el bulto.) Jacobsen le pregunta entonces a su confidente por qué el presidente Truman no optó por contarles a los norteamericanos la verdad y demostrar así el tipo de monstruo que era Stalin. Entonces el Garganta Profunda de turno, tose fuerte, sonríe triste y susurra bajo: "Es que nosotros hacíamos cosas iguales o peores, señorita. Hice cosas que desearía no haber hecho. El tipo de cosas que uno sólo hace cuando ama a su país y le explican que tiene que hacerlas por amor a su país".
Lo que me lleva de vuelta a nuestros patriotas. A los amorosos patriotas, a los políticos, a los banqueros, a las madres cocineras y asesinas y a la cada vez más firme certeza de que estamos solos o, de no ser así, de que todo parece indicar que ya no les interesamos a aquellos que, en su momento, vinieron y repartieron un puñado de pirámides y hasta la vista, baby.
Socorro. Aquí estamos. Hechos sopa. Manipulados, torturados, deformados.
Vengan (Transformers abstenerse: muy ruidosos, rompen todo) a liberarnos de nuestros propios invasores. Por favor. Tercer planeta después del Sol No pueden perderse.
Nosotros sí.
Shalom.


*Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-170955-2011-06-28.html







Mi Suéter y Mi Bufanda*



Mi libertad escapa más allá de promesas y democracia:
Escapa ligera en vuelo
Dejando el peso de las mercancías solo a quien quiera jugar con ellas.

Mis sueños y yo quedamos postrados derramando lágrimas,
Con la única certeza de que
El verdadero comienzo es intentarlo otra vez.

Sueños, recuerdos.
Confianza ultrajada una vez más.

Nuevamente capital generando en mi vida capital:
Nuevamente riquezas que escapan de mi mundo material.

Salgo nuevamente con mis sueños rotos
Y espero encontrar mi libertad que tiempo atrás ha volado.

Simplemente salgo a la calle y me pongo mi viejo suéter y mi bufanda.



*de hugo ivan cruz rosas. quetzal.hi@gmail.com





Correo:



Tercer Concurso Internacional Invenciones 2011
de Álbum Ilustrado y Narrativa Infantil y Juvenil

Bases de Participación


El Concurso Invenciones tendrá dos categorías:
A) Álbum Ilustrado: obras completamente ilustradas en las que la historia no se sostiene por sí sola sin las ilustraciones. No se trata de una narración ilustrada, sino de la conjunción entre texto e ilustración
para contar la historia. Asimismo, se aceptan historias narradas únicamente con ilustraciones. Se recomienda revisar los álbumes ilustrados de nuestra colección "Los Ilustrados".
- Las obras deberán estar dirigidas a lectores de entre 4 y 9 años.
- El tema, el formato de la obra y la técnica de ilustración serán libres.
- Las obras deberán ser originales e inéditas.
- Las obras deberán entregarse completas y en su versión final.
- La extensión mínima será de 16 cuartillas o páginas y la máxima de 40.
- La obra deberá presentarse impresa a color, en la mayor resolución posible, por triplicado, engargolada o engrapada (por engargolar se entiende encuadernar pasando una espiral de plástico al través de los agujeros que se han hecho a lo largo de uno de los bordes). Solo se aceptarán reproducciones de las ilustraciones, no deben incluirse originales; pueden presentarse impresiones o fotocopias a color.
- La obra será publicada en la colección "Los Ilustrados" de Nostra Ediciones, de acuerdo con las características editoriales de dicha colección.


B) Narrativa Infantil y Juvenil: cuento o novela corta.
- Las obras deberán estar dirigidas a lectores de entre 9 y 14 años.
- El tema de la obra será libre.
- Las obras deberán ser originales e inéditas.
- Las obras deberán entregarse completas y en su versión final.
- La extensión mínima de los textos será de 15 cuartillas y la máxima de 60. Las cuartillas deberán estar numeradas. Por cuartilla se entiende una hoja de papel para escribir de tamaño carta (21.5 x 28 cm) o tamaño A4 (21 x 29.7 cm). Cada cuartilla deberá contener aproximadamente 1,700 caracteres con espacios. Deberá utilizarse tipografía Arial de 12 pts. con interlínea de doble espacio y márgenes de 3 cm por lado. El texto deberá imprimirse por una sola cara.
- Los textos se presentarán impresos, por triplicado, en hojas tamaño carta (21.5 x 28 cm) o tamaño A4 (21 x 29.7 cm), engargolados o engrapados (por engargolar se entiende encuadernar pasando una espiral
de plástico al través de los agujeros que se han hecho a lo largo de uno de los bordes).
- La obra será publicada, con las ilustraciones que la editorial seleccione, en la colección "Mirador" de Nostra Ediciones, de acuerdo con las características editoriales de dicha colección.

Para las dos categorías se seguirán asimismo las siguientes bases:
- Podrán participar escritores e ilustradores de cualquier edad, nacionalidad, lugar de origen o residencia, que presenten una obra original e inédita en lengua española. Las obras podrán ser presentadas por uno o varios autores e ilustradores. Quedan excluidos de esta convocatoria los
trabajadores de Nostra Ediciones, Fundación Telmex, A Leer/ibby México, alija/ibby Argentina, Colibrí/ibby Chile, Comité Cubano del ibby, oepli/ibby España, ibby Uruguay, Banco del Libro y fil Guadalajara.
- Las obras no podrán participar simultáneamente en otro concurso ni haber resultado ganadoras, seleccionadas o mencionadas en otro concurso.
Las obras que se encuentren en dictamen editorial no podrán participar. Tampoco se admitirán las obras que sean una adaptación de otros originales.
- Las obras deberán ser enviadas a:
Tercer Concurso Internacional Invenciones 2011
de Álbum Ilustrado y Narrativa Infantil y Juvenil
Nostra Ediciones
Privada Florida 12
Colonia Barrio Santa Catarina
C. P. 04010, México, D. F.
Tel.: +52 55 5554 7030
- Cada una de las tres copias deberá mostrar en la portada el título de la obra y el seudónimo del autor (en ningún caso debe incluirse el nombre ni referencias que revelen su identidad).
- Las tres copias deberán enviarse en un paquete o sobre cerrado, dentro del cual se incluirá también la plica: otro sobre a su vez cerrado en el que por fuera aparezca el título de la obra, el seudónimo del autor y la nacionalidad; y por dentro del sobre una hoja con los datos del autor y/o ilustrador: nombre completo, dirección, teléfono con código para larga distancia, correo electrónico del o los participantes, nacionalidad y país de residencia.
- Deberá incluirse en este sobre (plica) una hoja en la que se declare y se firme que la obra que se presenta a concurso es original e inédita, que no ha sido publicada ni premiada y que no está pendiente de fallo en otros premios ni tiene compromisos con editorial alguna.
- En el caso de que concursen dos personas juntas en la categoría de Álbum Ilustrado, una como ilustrador y otra como escritor, ambas deberán declarar y firmar en la hoja dentro del sobre o plica en qué porcentaje participan. En función de este porcentaje se hará la repartición del premio económico.
- No se devolverán las copias ni ningún material que se presente. Nostra Ediciones destruirá todas las obras que no sean seleccionadas.
- Las obras que no cumplan con los requisitos establecidos serán automáticamente
descalificadas y no podrán ser aceptadas en el concurso.
- Los concursantes podrán participar con el número de obras que deseen.
Su participación en el concurso explicita su aceptación de estas bases.
- El jurado calificador estará integrado por distinguidas personalidades de la literatura y la ilustración y su identidad será revelada al momento de dar a conocer su fallo.
- La decisión del jurado será inapelable.
- El concurso podrá ser declarado desierto, en cuyo caso el monto del premio será reservado para la siguiente edición del concurso.
- Durante los seis meses siguientes al fallo, Nostra Ediciones tendrá opción preferente para adquirir los derechos de publicación de las obras que, presentadas a concurso, recomiende especialmente el jurado.
- Para aclaraciones respecto al concurso, se podrá consultar la sección
"Preguntas frecuentes" en la página web www.nostraediciones.com o escribir a invenciones3@nostraediciones.com
- Se recibirán trabajos hasta el 3 de octubre de 2011. Se tomará en cuenta la fecha del envío registrada en el matasellos. No se recibirán trabajos después de esa fecha.
- Los resultados del concurso se darán a conocer el 15 de noviembre de 2011 en la página web de Nostra Ediciones (www.nostraediciones.com). Los ganadores serán asimismo notificados directamente.

Premios
- Para la obra que resulte ganadora en la categoría A):

. $10,000.00 (diez mil dólares) como adelanto de regalías. En el caso de que en la obra ganadora participen dos personas (ilustrador y escritor), el importe se entregará en función del porcentaje de participación que hayan declarado en la plica.
. La publicación de la obra en la colección "Los Ilustrados" de Nostra Ediciones. El o los autores de la obra ganadora firmarán un contrato con Nostra Ediciones bajo las condiciones habituales para esta colección y de acuerdo con los términos expuestos en la Ley de Propiedad Intelectual de México.
. El ilustrador será invitado a participar con todos los gastos pagados en el II Foro Internacional de Ilustración FILUSTRA 2011, que se celebrará el 27 y 28 de noviembre en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

- Para la obra que resulte ganadora en la categoría B):
. $10,000.00 (diez mil dólares) como adelanto de regalías.
. La publicación de la obra, con las ilustraciones que la editorial seleccione, en la colección "Mirador" de Nostra Ediciones. El autor de la obra firmará un contrato con Nostra Ediciones bajo las condiciones
habituales para esta colección y de acuerdo con los términos expuestos en la Ley de Propiedad Intelectual de México.
. El autor será invitado con todos los gastos pagados a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.
- La premiación del concurso se llevará a cabo dentro del marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2011.



*Enviado por Marianna marianna@nostraediciones.com



*


Inventren Próxima estación: SANTOS UNZUÉ.

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/

-Editor Responsable del Inventren: Urbano Powell. http://urbamanias.blogspot.com/
El Inventren sigue su recorrido por las siguientes estaciones:


-DUDIGNAC.

- MOREA.

- INGENIERO DE MADRID
(CON COMBINACIÓN EN EL FERROCARRIL PROVINCIAL
CON DESTINO LA PLATA O MIRAPAMPA)


-ORTIZ DE ROSAS.

-ARAUJO.

-BAUDRIX.

-EMITA.

-INDACOCHEA.

-LA RICA.

-SAN SEBASTIÁN.

-J.J. ALMEYRA.

INGENIERO WILLIAMS.

GONZÁLEZ RISOS.

PARADA KM 79.

ENRIQUE FYNN.

PLOMER.

KM. 55.

ELÍAS ROMERO.

KM. 38.

MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD.

MERLO GÓMEZ.

RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA.

JUSTO VILLEGAS.

JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE.

ALDO BONZI.

KM 12.

LA SALADA.

INGENIERO BUDGE.

VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA.

VILLA DIAMANTE.

PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.

InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: