Wednesday, June 08, 2011

EL BRILLO DE LOS CABALLOS GALOPANDO SU NOCHE...



-Dibujo: Ray Respall Rojas.



El Plan*


Los 47 habitantes del pueblo organizaron una batida. Era la tercera vez que el hombre lobo había atacado al ganado y de seguir así, pronto comenzaría a atacar a las personas.

El hombre lobo, acosado y perseguido, sin comer en cuatro días, corría ocultándose de la hilera de hombres que con linternas, radios y GPS iban tras él. No era la primera vez que era perseguido pero sabía que debido a que cada vez usaban mejor tecnología, acabarían capturándolo.

Se ocultó bajo los matojos y dejó pasar la marea humana que le perseguía.
Eso no podía continuar. De no actuar sabía con seguridad que se acercaba el final de sus días como hombre lobo. Tenía que urdir un plan.

Se preparó concienzudamente, se entrenó y estuvo un mes sin comer, hizo gimnasia y pesas. La noche escogida se dirigió al pueblo dando un amplio rodeo. Todo estaba tranquilo. Parecía que no le esperaban. Con precisión militar empezó a ir casa por casa ejecutando el plan. Al alba ya había mordido a la totalidad de los habitantes del pueblo.


*De Joan Mateu. joan@cimat.es












Escena de playa*



Erguida, mirando al infinito, va la yegua.
Trotando en la arena junto a su potrillo. Demuestra a su crío como dominar el aire con su estampa briosa, su mágica hermosura.
La dorada y húmeda pelambre irisa la luz del sol.
Dejan las marcas de sus cascos en la arena, que apaga los ritmos de sus trotes.
El mar, muy cerca, levanta sus olas encrespadas para admirar la pareja.
El sol del mediodía ilumina a pleno dejando que sus sombras los acompañe, pisoteada y salpicada de arena.
De pronto algo los asusta y allá van, a todo galope, colas y crines flameantes, rojizos banderines de libertad.
Sentada en una piedra de la playa los miro alejarse con envidia.
Si pudiese largar las muletas y correr en la arena, saltar la espuma, esquivar olas, que también flameen mis cabellos, mi sangre... si tan solo pudiese.



*De Elsa Hufschmid. elsahuf@yahoo.com.ar







EL EXAMEN*


Desensambló pieza por pieza, anotando en su cuaderno la localización. Procedió a reensamblarlas.

Algo no marchaba. Lo desarmó de nuevo y volvió a acoplarlo.

El robot se rascó la cabeza… Tal vez cuando el profesor les entregó el ejemplar vivo para el examen de anatomía humana, no estaba haciendo alusión a un análisis tan exhaustivo.


*De Marié Rojas Tamayo.
La Habana. Cuba.





La función del cuentista*



El Bajo, madrugada. En el Bar Verde me encuentro con Tusitala, el moreno tamborilero que hace años supo ser cocinero jefe de una tribu de antropófagos reflexivos, en Africa.
-Tengo una historia para usted -me dice Tusitala-. Me la relató un misionero que capturamos en la selva, un tal Spencer Holst, tipo curioso, había aprendido el idioma de los gatos y hablaba con ellos como si fueran personas. La cuestión es que ya estaba por tirarlo a la olla (pensaba prepararlo a la cazadora con papas) cuando dijo que quería contarnos una historia. A la gente de aquella tribu le enloquecían los cuentos. Así que suspendimos todo y lo rodeamos para escucharlo.
-Usted tiene la virtud de despertar inmediatamente mi interés, Tusitala -le digo.
-Resulta que en un tiempo el misionero había andado por Bali. Usted sabe que Bali es un lugar maravilloso, siempre es primavera, todo es verde esmeralda, las mujeres son hermosas y andan con los pechos desnudos y adornadas con colgantes de oro, jade y laca púrpura, y se la pasan bailando al compás del gamelán.
-Siempre logra asombrarme con sus conocimientos, Tusitala.
-Me limito a repetir lo narrado por el misionero. El Radja de Klunckung, príncipe y señor del lugar, había sufrido terribles heridas en la cara, hacía muchos años, a raíz de un incendio en el puri, o sea, el palacio. Sus cicatrices fueron cubiertas con maquillajes y pinturas indelebles. Con el tiempo ya nadie se acordaba de cuál era su verdadero rostro. Rodeaban al principe siete ayudantes cuyas funciones eran dirigir, administrar y alabar.
-¿Alabar a quién?
-Cada día de la semana, por turno, uno de ellos se quedaba junto al príncipe y se dedicaba a halagarle la vanidad. A esa tarea se la llamaba kupiunga, ceremonia de la alabanza. Los consejeros también se encargaban de organizarle diversiones, proveerle los manjares más exquisitos, las mejores bebidas y las mujeres más hermosas.
-¿Mujeres jóvenes?
-Sin duda. Los agasajos mayores los recibía el Radja durante la Galunga, fiesta que comenzaba al sonar de kulkul, duraba quince días y en la cual participaban todos los súbditos. Imagínese que cada ofrenda medía dos metros de altura y se necesitaban tres hombres para levantarla y colocarla sobre las cabezas de las mujeres, que eran las encargadas de transportarlas.
-¿En qué consistían las ofrendas?
-Todo lo que usted se pueda imaginar.
-Piedras preciosas, telas, artesanías, pájaros embalsamados, trofeos, dinero.
-Dinero, no. Porque las kopong, antiguas monedas con su característico agujero cuadrado en el centro, prácticamente habían desaparecido de circulación. Se decía que, en realidad, todas habían ido a parar al bolsillo de los siete consejeros. Una de sus tareas era analizar las ofrendas y parece que acostumbraban ir quedándose con lo más sustancioso para certificar la calidad. Les correspondía a ellos, por ejemplo, comprobar si las niñas destinadas al Radja eran vírgenes.
-No eran tontos esos tipos.
-Resulta que andaba por ahí un actor de mala muerte, que comía salteado y que un día decidió sustituir al Radja. Durante la Galunga, aprovechando que la guardia se había emborrachado por el exceso de tuak, que es un vino de palma, se introdujo en el puri, clavó un kris en el corazón del Radja, lo arrojó a un pozo profundo, después se maquilló adecuadamente y lo reemplazó. Y así comenzó a gozar de la buena vida: comidas de primera, bellas mujeres, regalos y honores.
-¿Nadie lo descubrió?
-Imposible, por lo de la cara deforme.
-¿Y cuando hablaba?
-El Radja siempre había dicho sólo tonterias, así que el actor simplemente se dedicó a imitarlo. Aunque en realidad este asunto del reemplazo venía ocurriendo con bastante frecuencia. Dos por tres surgía algún ambicioso con ingenio que mataba al falso príncipe de turno. Porque el verdadero había sido asesinado y sustituido hacía muchísimo tiempo, después del accidente del fuego. Así que los que le venían sucediendo eran todos impostores.
-¿Cómo es posible que nadie se diera cuenta?
-Bueno, los siete consejeros si estaban enterados. Sabían de las sustituciones desde el principio.
-¿Y no desenmascaraban a los usurpadores?
-¿Para qué? Ellos, los consejeros, no cambiaban, eran siempre los mismos. La pasaban bárbaro estando donde estaban, digitaban todo y hacían muy buenos negocios. Por lo tanto, como les daba lo mismo quién estuviese en el trono, la cosa siguió así para siempre.
-Lo invito una copa, Tusitala, se la ganó, su relato acaba de iluminarme como una revelación.
-Esa es la función del cuentista, mi amigo.
-Una pregunta: ¿se lo comieron nomás a la cazadora con papas?
-No. Por decisión unánime de la tribu lo dejamos partir y lo despedimos con ovaciones. Ya le dije que a los antropófagos reflexivos les gustaban las buenas historias.



*de Antonio Dal Masetto.





La noche de los caballos como seda*



A la mujer a veces se le encabritaba la mirada.
Era como si un río de caballos negros y sedosos la traspasara en la búsqueda del mar.


Un día se dejó ir desnuda, con pequeños adornos de corales rojos y negros.

Llegó hasta la orilla.

No sabía si seguir o volver a la blandura del sueño.

El cazador de gestos sabe el final.

Sea como sea que termine la historia, a la mujer nadie le quitará de los ojos el brillo de los caballos galopando su noche.



*de Cristina Villanueva. libera@arnet.com.ar






La voz de Ray*



La voz de Ray Bradbury resuena como eco lejano. La voz de Ray. Recuerdo difuso que aparece en mi memoria, ¿Será un cuento de "El país de octubre”?
No estoy seguro. Mi mirada busca por un momento las calles. El ventanal comunica directamente con una enorme avenida por la que circulan vehículos con sus respectivas bestias clónicas de tiro.
No esta demas aclarar que en este mundo ya no hay combustible fósil, ni sólido ni líquido.
Pero la ciencia logro recrear genéticamente enormes bestias de tiro. Para construir aspecto exterior y propiedades se ha recurrido a formas y nombres de dinosaurios y a los monstruos de la mitología griega. Cada uno de ellos se ha constituido en marca registrada y logo de los grandes monopolios de la industria clónica. Los dinosaurios de mayor porte son utilizados por empresas parar tirar trenes y transportes colectivos. Minotauros para tirar coches individuales. Los Coelophysis conectan el sur y el norte de la ciudad sólo en horario de resplandor diurno.
La ciencia de la bioenergía clónica hizo posible estas bestias de tiro modificadas genéticamente para consumir solo el hidrogeno que extraen y separan del aire o el agua con sus propios organismos, filtrando el aire viciado con sus branquias y produciendo el oxigeno vital para nuestra especie mientras ellos se alimentan y beben de vientos huracanados, lluvias y mares.
El más grande Dinosaurio clónico disponible fue rebautizado como "Dueño del viento" por los habitantes de esta ciudad que producen poesía como principal ocupación globalmente reconocida.
Todos estos hallazgos se iniciaron hace muchos muchos años, cuando el Oil llegó a cotizarse a 6499 petroros por barril, entonces la bioenergia comenzó a ser económicamente viable. El costo de las guerras de ocupación por los recursos naturales se hizo imposible. Esos aviones que recuerdan a sus F18 de última generación no tenían suficiente combustible y el costo de operarlos empezó a ser imposible de obtener aun con guerras de aniquilamiento y colonización.
Atrás pasaron todas las guerras imaginables o no.
La guerra de los bosques y la amazonia.
La guerra de los hielos y el agua.
La guerra por la conquista del fondo del mar
La exploración y conquista de la energía dormida en la fuerza volcánica del centro de la Verne Terrae.

El cielo del ocaso esta definitivamente gris. Cielos grises y huracanados preceden a noches oscuras donde solo brillan los televisores que han sido arrojados encendidos a unas calles que no conducen a ninguna parte. Después de la hora del toque de queda lumínico, el caminante solo puede desprenderse de las penumbras con el brillo de los televisores y el fuego que se desprende de enormes tambores de 200 litros, los mismos que antes llevaban combustible fósil y en los que ahora -al antiguo modo haitiano de supervivencia- los Home Less queman rezagos de papel, ramas secas, sólo cenizas de fuegos del ayer.

Esto pasa, en este año, el 3623 cuando desde cierta confusión entre realidad y virtualidad, les escribo estas improvisadas líneas.



*De Urbano Powell. urbanopowell@yahoo.com.ar
-Copynigh. Permitida la copia y reproducción del presente texto sólo en horario nocturno.







Niebla de junio*



Desdibuja mi ciudad con el dorso
de su mano. Ceniza impalpable
que esfuma los contornos,
arrincona la pena en los zaguanes,
gotea en los aleros, se filtra
en la memoria...

Parece que debajo de esta bruma
nada existiera.
Ni en llovizna se resuelve
su peso de agua que sucede
esta noche de junio.

No tiene identidad ni huella,
semeja el humo final
luego de haber sido hoguera.

Niebla que borra un pueblo.
Cómplice que finalmente
arropa la pena con un vestido de gasa.

Sin duda, es una noche especial
para nostalgias
que llegan indefensas


*De Miryam Seia miryamseia@cablenet.com.ar







Ayer y mañana*


Hoy llueve
llueve desde ayer
desde ayer íntima la lluvia
desde la lluvia hasta quizá mañana
íntimos.


*De Rolando Revagliatti. revadans@yahoo.com.ar







TU Y YO*



Cuando te veo me inspiras
sin frenos tanta pasión,
que quiero sentirme tuya
en toda la dimensión.
Presiento que con tus besos
y el contacto de tu piel
arderé en mil fuegos fatuos
bebiendo un panal de miel.
Me imagino en una playa
sintiendo el olor del mar
tirados sobre la arena
para querer y soñar.
Los dos solos en el mundo,
yo Eva y tú, mi Adán,
tus manos que me acarician,
y yo en entrega total.
Tener solo por testigo
el cielo, la playa , el mar,
mientras tu cuerpo y el mío
se fusionan para amar.


*De Norma Costanzo. normacostanzo@vocampo.com.ar





Correo:


Te invito a la presentación del libro de poemas

Entredistancias
de mates y habanos

*de Reynaldo García Blanco (Cuba) y Graciela Wider (Argentina)

en “ La Dama de Bollini ” Pje. Bollini 2281, esquina Melo
el viernes 1 de julio entre las 18.30 y las 20,30 hs.



“ … en qué lugar fresco tomaremos cerveza
por dónde caminaremos el río
a qué hora de este año agendo una flor
una escalada
una mirada al viento…”

Graciela



*


Inventren Próxima estación: CORBETT.

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/


-Editor Responsable del Inventren: Urbano Powell. urbanopowell@yahoo.com.ar
http://urbamanias.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido por las siguientes estaciones:


-SANTOS UNZUÉ.

-DUDIGNAC.

-MOREA.

-INGENIERO DE MADRID
(CON COMBINACIÓN EN EL FERROCARRIL PROVINCIAL
CON DESTINO LA PLATA O MIRAPAMPA)


-ORTIZ DE ROSAS.

-ARAUJO.

-BAUDRIX.

-EMITA.

-INDACOCHEA.

-LA RICA.

-SAN SEBASTIÁN.

-J.J. ALMEYRA.

-INGENIERO WILLIAMS.

-GONZÁLEZ RISOS.

-PARADA KM 79.

-ENRIQUE FYNN.

-PLOMER.

-KM. 55.

-ELÍAS ROMERO.

-KM. 38.

-MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.


-LIBERTAD.

-MERLO GÓMEZ.

- RAFAEL CASTILLO.

-ISIDRO CASANOVA.

-JUSTO VILLEGAS.

-JOSÉ INGENIEROS.

-MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE.

-ALDO BONZI.

-KM 12. (MERCADO CENTRAL)

-LA SALADA.

- INGENIERO BUDGE.

-VILLA FIORITO.

-VILLA CARAZA.

- VILLA DIAMANTE.

-PUENTE ALSINA.

-INTERCAMBIO MIDLAND.


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: