Thursday, December 18, 2008

LA ILUSIÓN DE TENER LA MISMA ILUSIÓN...



*ILUSTRACIÓN DE RAY RESPALL ROJAS.



Me enredaré en tus brazos*



Me enredaré en tus brazos
buscando tus cabellos
alcanzando tus labios
con calores de sol.
Y en un galope largo
colorearé tu alma
descansando en la noche
junto a tu corazón.
Buscaré margaritas
que poner en tus ojos
dejándolos sellados,
que no vean la luz.
Y así inmersa en la noche
sin brillos que distraigan
haremos el amor
con toda lentitud.
Te quiero con paciencia,
con arrobo, con calma;
pero también te quiero
con una gran pasión.
Con prisas, con delirios,
con ganas, con deseos,
te quiero como a un sueño
y la mejor canción.



*de Joan Mateu joan@cimat.es







LA ILUSIÓN DE TENER LA MISMA ILUSIÓN...






Desamor y cobardía‏*



Hoy tus ojos de azul profundo
Rozan el desamparo
Se aíslan de la luz y del calor
Reniegan de mí
Y sin saber de vos
Estoy en la distancia
Entumecida sin poder localizarte
Acaso mi sombra esté desesperada
La periódica comunicación
Se evita, se corta
Empalagada por el exilio
No se quien soy
Quisiera ser irrespetuosa y atolondrada
Pero la separación de coraje
Que tú puedes me acobarda
Y haciendo acrobacias de mis emociones
Espero que me llames en la mañana.



*de Azul. azulaki@hotmail.com







VOLVER A VER*



*Por María Bar barmaria@ciudad.com.ar


A mi madre le persigue una sombra oscura que limita la visión, sus oídos están casi de adorno, sus articulaciones gimen con cada movimiento de un cuerpo enorme que supo ganar con cada comida no devida. Seguramente es la totalidad de ese malestar el que le produce insomnios interminables, a las 2, 4, y 6 de la mañana. En el transcurrir de ese tiempo angustioso y terrible, los gemidos van dando lugar al grito brutal y salvaje de un cuerpo que lleva batallando 85 años.
Así vive mi madre.
Nada de lo que le sucede altera esa infinita bondad que emana de sus pensamientos y que sostiene con la limpia mirada que brota de su corazón.
Siempre supe que mi madre era así, infinitamente buena.
Pero también siempre creí que esa bondad estaba emparentada con mandatos religiosos vinculados al ser piadosos o caritativos y pensaba que esos valores eran estimulados por la intencionalidad represora de una iglesia que niega la injusticia social.
Y si bien sigo pensando esto último, también considero que tal vez y en lo puramente referido a mi madre, ese pensamiento responde a una racionalidad exacerbada que no nos ayuda a vernos tal como somos. Y son determinados hechos los que nos marcan, nos desnudan, los que nos arrojan otros elementos para convertir esas recortadas visualizaciones en certezas reales.
Ayer falleció Teresa, la hermana más chica de mi madre, estábamos distanciadas desde años, por diferencias, odios, locuras, dinero, egoísmos… y seguramente algo de todo eso, nos cabe a cada uno de nosotros.
Hace unas semanas nomás inicié con Teresa una suerte de comunicación, difícil, densa, feliz, profunda, sincera. Lo difícil se diluía en sus palabras, y en especial cuando me decía que se había equivocado y que el tiempo le hizo comprender del error cometido con un familiar. Me pidió que haga de puente con esta persona y le dijera lo mal que había actuado con ella. Uno de los últimos días en que la vi bien, me dijo que también le expresara a ésta persona su profundo deseo: lo mejor para toda la vida. Le dije que estaba todo bien, para mí y para otros. Me agradeció pero aclaró que no lograba perdonarse.
Al otro día, no la encontré, la habían llevado a otro centro asistencial para realizarle un estudio. Pensé que ya no la vería antes de la cirugía, y por ello le dejé una esquelita, escrita en los pasillos olorosos de clínicas de mala muerte. Le deseaba suerte y una sola y válida intención de mi parte: perdonáte.
Regresé al día siguiente y ya se estaba preparando para la cirugía, me agradeció enormemente la esquelita y obviamente pregunté si se había perdonado, me respondió con alegría y mucho amor de manera afirmativa. Y allí habló de mi madre: me dijo que era la más buena de sus hermanas, que fue una madre para ella. Me decía que nunca iba a olvidar cuando anhelaba ir a los bailes, y descorazonada volvía a su casa, sabiendo que no podía, ya que era imposible reunir el dinero para comprar vestidos. Y que siempre aparecía Teté, - mi madre – y le decía, no te preocupes. Allí nomás concurrían a Masis, compraban las mejores telas, las que eran cortadas, cosidas por las manos de mi madre, que daban formas a esos vestidos que reclamaban los boleros de la gloriosa década del 60, con Eydie Gorme, el trío Los Panchos, Los 5 Latinos, Los Plateros. Era una niña, sin embargo me quedaron fijados ciertos temas, como símbolo de una década, que rememoraba Teresa al otro día de los bailes, Piel Canela, Noche de Ronda, Only You, La Barca, Contigo Aprendí [1]…

Fue muy difícil decirle a mi madre que Teresa ya se había ido. Recién a la tarde de ese 21 de Noviembre y en medio de lágrimas mi madre se veía a partir de la nueva definición de bondad que habíamos aprendido. Desde allí, recuperamos sentimientos, evocamos la sensualidad del bolero, le hicimos gala al amor y a los besos que el mismo genera.

Creo que son estas visiones, las que también nos saca los cerrojos a toda forma patológica que asume la imposibilidad de perdonar. [2]



[1] CONTIGO APRENDÍ *


*Armando Manzanero


Contigo aprendí
que existen nuevas
y mejores emociones
contigo aprendí
a conocer un mundo nuevo
de ilusiones
Aprendí que la semana tiene más de siete días
hacer mayores mis contadas alegrías
y a ser dichoso yo contigo lo aprendí
Contigo aprendí
a ver la luz del otro lado de la luna
Contigo aprendí
que tu presencia no la cambio
por ninguna
Aprendí que puede un beso ser más
dulce y más profundo
que puedo irme mañana mismo
de este mundo
las cosas buenas yo contigo las viví
y contigo aprendí
que yo nací el día que te conocí

[2] http://www.palermo.edu/cienciassociales/publicaciones/pdf/Psico8/8Psico%2009.pdf





*


Mis indecisiones
Arrebatan los espeluznantes parpadeos de mi persona.
En circunstancias benévolas aparece un trastabille
Que no puedo controlar.
Como en una habitación a oscuras me encuentro atemorizada0
Creo que alguien detrás de mi espalda me va a tirar de los pelos
No lo puedo remediar, ni contarle a algún amigo lo que me sucede.
Por vergüenza, por orgullo o por superstición
Disimulo el enigma de julepe.



*de Azul. azulaki@hotmail.com









LA FAMILIA, NUEVO SUJETO DE LA PSICOTERAPIA

Encuentro en el desencuentro*


Tanto las "familias modernas" como las "posmodernas" se constituyen -según los autores- sobre la base de "la ilusión de tener la misma ilusión". Pero hay familias "inconsistentes", familias "dogmáticas", familias "mesiánicas" y aun familias "sagradas".


Por Rodolfo Moguillansky
y Silvia Nussbaum *


La familia moderna es una construcción cultural reciente, es una producción social del siglo XX. Denis de Rougemont (El amor y Occidente, 1958), el autor más clásico sobre el tema, dice que la pareja moderna, la familia moderna, es "un invento de Occidente" definiéndola como una pareja o una familia que nace y se sustenta en lo que instituye la apasionada ilusión del amor recíproco. Un elemento a destacar es que, en esa "nueva pareja", se supone que se articulaba el amor con la sexualidad.
La constitución de la pareja que funda la familia moderna, a diferencia de las formas previas, se establece mediante la creación de un tejido imaginario común que obtiene su "materialidad" en una ilusión constitutiva de lo conjunto, que encuentra en el enamoramiento un punto de partida. Esa
ilusión, creadora del imaginario común de ese conjunto -la pareja-, da sustento narcisista a la compleja trama emocional que se tramita en el vínculo creado. La apoyatura en ese tejido imaginario común, dador de pertenencia, caracteriza lo novedoso de este "invento de Occidente".
El apasionado amor recíproco en el seno de una pareja es un sentimiento que recién se empezó a concebir en el Medioevo, fue glorificado por el Romanticismo en el siglo XIX, mientras todavía reinaba el matrimonio concertado, aunque ese matrimonio concertado concitaba ya en esa época una fuerte insatisfacción.
Más tarde, en el siglo XX, el amor recíproco dio las bases emocionales a la pareja occidental, forjándose después de la Primera Guerra Mundial una generalizada realización social de este modo de vincularse.
La familia moderna ha ido cambiando en las últimas décadas. En los últimos años, en las sociedades urbanas de Occidente, se ha autonomizado cada vez más de la familia extensa, conformando un conjunto separado, aunque todavía conserva importantes relaciones, tanto con los ascendentes como con los
familiares de la misma generación.
La solución alcanzada por la pareja moderna no instituyó una forma definitiva. Con el andar del siglo XX se exploraron nuevas formas de intercambio sexual y pasional. Si bien podríamos coincidir en que la pareja moderna es un modelo aún existente, la pareja heterosexual estable vive más en el imaginario social y cultural que en la realidad. Hoy en día, en los comienzos del siglo XXI, esa pareja y la familia moderna conviven con otros conjuntos vinculares, las conformaciones familiares de la posmodernidad.
Junto a las parejas y familias de la modernidad, las conformaciones familiares de la posmodernidad han logrado reconocimiento social y una juridicidad dentro del aparato legal del Estado; son una parte importante de este mundo. Una buena parte de las familias actuales son familias ensambladas. Además, conviven en nuestra sociedad las uniones de parejas del mismo género, familias homoparentales, familias uniparentales y también los que "eligen vivir solos".
Diferenciamos, dentro de estas "nuevas conformaciones", dos grupos: a) las que han logrado un lugar dentro de los enunciados de fundamento de la cultura y que además cuentan con un "sostén narcisístico propio", como el que suelen tener, cuando lo tienen, las familias ensambladas, las uniones de parejas del mismo género y los que "eligen vivir solos"; b) las que, con formas parecidas o no, no lo han logrado. Nos referimos a las conformaciones que no han conseguido un reconocimiento social o que constituyen relaciones familiares deficitarias que no se pueden sostener por sí mismas.
Entre las conformaciones familiares que responden a otros paradigmas culturales ubicamos las que -generalmente por efecto de migraciones- provienen de otros marcos culturales, y por lo tanto se sustentan en otros enunciados de fundamento que los acostumbrados en "nuestro mundo". Sólo teniendo conciencia de las propias creencias y certezas, dadas por el entorno cultural en que vivimos, se puede crear un espacio de escucha y reconocimiento de las necesidades específicas y de la subjetividad
particular de cada familia. Cuando somos demandados por familias cuyos hábitos y costumbres son diferentes a los usuales del grupo social al que pertenecemos, el obstáculo que nos traen nuestras creencias y certezas para comprenderlos se pone de manifiesto más crudamente.
Con las configuraciones que responden a otros paradigmas culturales es aún más importante tener en cuenta el valor siempre central que tienen las creencias, en especial las creencias de cada familia sobre cómo es la familia, tanto de las personas que demandan atención, como las del profesional que las asiste. Toda familia tiene creencias propias sobre cómo "debe ser" una familia, cómo "deben ser" las cosas, cuáles son los ejes axiológicos que deben primar. El malentendido inevitable que tenemos con cualquier familia está potenciado cuando nos dirigimos a personas o familias que pertenecen a otro paradigma cultural y sobre todo cuando suponemos que con "lo mismo", decimos "lo mismo".

Formar familia
Pese a las evidentes continuidades familiares dadas por las tradiciones, los apellidos, los lazos económicos, etcétera, hay una discontinuidad fundante desde el siglo pasado en las familias de nuestra cultura. Es importante señalar que en nuestro tiempo y en nuestro espacio geográfico, a diferencia
de lo que ocurría previamente, las familias se fundan, son instituciones que nacen. Si bien sabemos que la familia nuclear está pautada por una legalidad transubjetiva -en última instancia por la cultura- y se constituye sobre la base de reediciones de prototipos infantiles, es necesario, para constituir un nuevo basamento narcisístico común, renunciar a las certezas identificatorias dadas por la pertenencia a la familia de origen.
El nuevo orden intersubjetivo que se instala supone entonces un nuevo momento de constitución narcisística que instituye a los que conforman el nuevo vínculo como sujetos del vínculo. Esta operación cambia los sistemas de lealtades y da comienzo a una nueva historia. Para enfatizarlo, parafraseando a Freud, podemos decir que a este nuevo momento de constitución narcisista, que se instituye al crear un vínculo, hay que considerarlo como un "nuevo acto psíquico" (Freud, Introducción al narcisismo), en tanto cumple una función similar en ese nuevo conjunto vincular a la que en su momento cumplió el "nuevo acto psíquico" al instituir el yo en cada uno.
Las familias se fundan y al fundarse instituyen un imaginario común, que tiene como premisa que los integrantes tengan la ilusión de tener la misma ilusión. El "nuevo acto psíquico", explicativo del mítico pero estructurante origen del proceso de fundación de la familia, lo vemos tanto en las familias modernas como en las posmodernas. Lo que ocurre en esa fundación de la familia hace al sostén narcisista de las mismas. La fundación de una familia no alude a ningún marco formal ni se trata de un momento puntual.
Este "nuevo acto psíquico" es un complejo proceso simbólico y emocional, con un punto de partida en el enamoramiento: se unen en la ilusión de tener la misma ilusión, y de ese modo sientan las bases para instituir un tejido imaginario vincular que se lo supone común para los que van a integrar la pareja, protomodelo del imaginario común de la futura familia.
Ese imaginario común hace al zócalo narcisista de la familia. El imaginario común, instituido sobre la premisa tener la ilusión de tener la misma ilusión, organiza el zócalo narcisista que otorga, para los que participan en esa ilusión, la condición de posibilidad para la constitución de lo conjunto, para la fundación de lo conjunto. En esa argamasa, la ilusión de tener la misma ilusión se instituye, se construye el mito de origen de ese conjunto vincular, que adquirirá, si el vínculo sigue, el carácter de convicción.
Del imaginario vincular parte la "función dogmática". Esta construcción instituye a los miembros de ese conjunto, quienes comienzan "una historia" a la que pertenecerán y con la que guardarán solidaridad. Al crear estos fundamentos de la pertenencia, se ponen en marcha distintas funciones. Nos interesa destacar una: la formulación de los fundamentos que regirán el nuevo vínculo, a lo cual llamamos "función dogmática".
La función dogmática instituye los enunciados de fundamento de ese conjunto, de ella emergerán los ejes axiológicos del mismo. Estos fundamentos sólo en parte serán explícitos y su carácter dogmático es imprescindible para que los que instituyen el nuevo conjunto hagan un corte con las familias de origen y que entonces una nueva familia advenga.
En cada sujeto, el ideal del yo hereda el narcisismo, y el narcisismo permite constituir un sistema de ideales que instituirá al sujeto como humano. De modo análogo, la idealización inicial de tener la ilusión de tener la misma ilusión precipita su carga narcisista sobre los nuevos ideales familiares, dando origen a un orden que los rige, proyectos a los que se dirigen, etcétera. Estos ideales pasan a regir el presente y el futuro de la nueva familia.
La familia funda un nuevo contexto de significación. La institucionalización de un naciente conjunto vincular se completa con una nueva organización simbólica: la creación de un nuevo contexto de significación para sus miembros. El nuevo contexto de significación organiza un sistema de referencia que da condiciones de posibilidad para que advenga un nuevo juego de lenguaje (Ludwig Wittgenstein, Investigaciones filosóficas, 1927). La construcción del nuevo juego de lenguaje precisa la relativización de los significados individuales previos para así crear en conjunto nuevos sobreentendidos.

Sin sostén
Nuestros modelos para comprender lo vincular se basan en los míticos modos en que se constituyó lo conjunto. Las familias que no han podido constituir el zócalo narcisista plantean en la consulta problemas urgentes, no se sostienen, no se autosostienen, no tienen un marco social, económico o
emocional para procesar los conflictos familiares habituales.
No se trata en estas configuraciones familiares de la "inconsistencia" que tiene toda familia, que toda familia debe procesar. En estas familias campea una inconsistencia tan radical que no pueden contener ni tramitar las emociones que en ellas tienen lugar.
Algunas de estas familias reúnen las características que permitiría caracterizarlas como una familia moderna o ensamblada -tienen su apariencia-; sin embargo, es importante adjetivar esta definición,
relativizarla, ya que estas familias, además de la apariencia moderna o ensamblada, no tienen estructura propia, sus vínculos son inestables, son precarias a la hora de sostener a los hijos, no pueden retenerlos ni se pueden responsabilizar por su destino. Desde luego, ninguna familia deja de tener alguna estructura sobre la que trabajar, lo que estamos enfatizando es la existencia de grupos familiares que tienen tal pobreza en su sostén que no son capaces para tolerar la sobrecarga emocional que implica participar en vínculos.
Con estas familias es necesario intervenir para que tengan lugar procesos que implican, no sólo volver a ponerlos en relación, sino también crear condiciones para que entre ellos puedan encauzar un vínculo que está amenazado de colapso.
Las intervenciones suelen estar destinadas para el logro de algún tipo de "revinculación familiar". No hay que perder de vista que estas familias son "insuficientes", "incontinentes" a la hora de contener o contenerse.
Estas familias sufren por la ausencia, la falla o el déficit de una ilusión que dé fundamento de pertenencia a ese conjunto.

Con sostén, pero...
De modo esquemático distinguimos diferentes modalidades de familias que, si bien tienen un sostén narcisista, presentan dificultades a la hora de pensar un orden ajeno al de ellas. Hay familias que no parecen concebir diferencias con el psicoterapeuta ni con el mundo. Todo suele estar bajo un orden que
está regido por una mirada -generalmente una madre- que todo lo sabe; con estas familias corremos el riesgo de quedar englobados en un discurso y un modo de pensar para el cual no hay otros puntos de vista posibles. Todos los miembros, y especialmente la familia en conjunto, son parte de un orden en
el que un nuevo sentido es vivido como enloquecedor. Llamamos familias sagradas a las que nos proponen este tipo de relación.
En otras oportunidades, nos encontramos con familias que se sienten cuestionadas o iluminadas por nuestras modalidades o por nuestras intervenciones. Podríamos decir que somos para ellos representantes de un dogma frente al que se posicionan como feligreses u opositores. Las intervenciones del psicoterapeuta son escuchadas como un discurso que se opone al de la familia, un dictum que aniquila lo que conciben como "verdadero". En otras oportunidades encuentran la intervención del psicoterapeuta como "reveladora" de una verdad trascendente. Con estas familias, según estas dos posibilidades que enunciamos, se crea una relación de sumisión u oposición que transforma el diálogo entre el psicoterapeuta y la familia en un curso de adoctrinamiento o en una discusión. Sugerimos
llamarlas familias dogmáticas; en ellas suele sobresalir un padre tiránico.
Con otras familias, frente a la desprotección que transmiten por la falta de normas, se le impone al psicoterapeuta una vivencia de angustia, lo que puede inducir a proponer regulaciones. Estas familias se instalan pasivamente a la espera de un orden siempre por llegar, un Mesías que podrá erradicar todos los males. El presente es caos, provisoriedad, inseguridad y confusión, aunque es presentado con frecuencia como promesa de creatividad.
Más que una familia son un conjunto con pobreza de normas, porque el orden llegará después. No se sostienen con claridad las diferencias generacionales. Desconocido el pasado, viven en un presente provisorio, ya que sólo el futuro será pleno; como una exasperación de la esperanza, del objeto que está por venir y que los sancionará como familia.
Suelen consultar por dificultades de aprendizaje o de socialización de los hijos. Como todo puede ser discutido y cuestionado, pronto percibiremos que ninguna autoridad presente es válida y toda intervención que propongamos será descalificada o no tomada en cuenta. La constitución está invertida,
los hijos convertirán a los padres en esposos, la filiación fundará la alianza. La alianza es un lugar vacante, concebido como espacio diferenciado pero no ocupado. Se reniega de las familias de origen mientras se está a la espera de un sentido que será el que los confirmará. Proponemos llamar a estas familias: familias mesiánicas, porque el lugar central es el del hijo; no necesariamente los hijos presentes, sino incluso alguno por llegar.
Englobamos a todo este último grupo de familias como conjuntos con dificultades en la constitución narcisista. Estas familias padecen de patología de la ilusión: tienen dificultad en la constitución de un campo ilusorio a la hora de instituirse como conjunto. Las familias sagradas y las mesiánicas instituyen un imaginario vincular que no permite concebir un orden ajeno al de ellas; las familias dogmáticas conciben un exterior, pero ese exterior es un enemigo.

Malestar vincular
En los estados de malestar vincular es habitual que nada de lo oído "caiga bien", que nada de lo que se diga "caiga bien", que las palabras pierdan la intención de comunicar; las palabras desmedidas en tono, altura e intensidad, no tienen por fin comunicar ideas, más bien parecen destinadas a penetrar en la mente del otro, acallarlo, anularlo o inmovilizarlo; predomina el uso performativo de la voz y los gestos. Buena parte de lo que proviene del otro, en estos estados, suele ser sentido como preñado de malas
intenciones; esta intencionalidad, esta mala intencionalidad que campea en el seno del vínculo colorea el intercambio y suele dar razón a la mala intencionalidad propia. Las dificultades para tramitar la desilusión en los vínculos familiares tienen diversos destinos. Ante la desilusión, solemos asistir a escaladas de violencia, señal de que algo intolerable deja de poder ser procesado.
Es posible señalar distintos destinos, dentro del vínculo, para tramitar la desilusión. El intento de recomponer la situación inicial se expresa en la clínica del reproche. En el reproche se reclama ante algo que frustra o priva, afirmando que hay una causa o un responsable para que lo negativo se produzca. Para el reproche no hay azar. El reproche le da un sentido pleno a la ausencia de sentido, desplegando una causalidad que explica lo que no debió ocurrir.
La lógica del reproche está originada en la suposición de que el malestar se debe a un error o maldad ajena o propia, tomando en este último caso la forma del autorreproche. En el reproche asistimos a una clínica que suele centrarse en el malentendido dado por la disyunción entre atribución e interpretación, intentando el aniquilamiento de una de las versiones (puede ser la propia, en el autorreproche). Dentro del reproche hay una dificultad de imaginar la existencia de algo irreductiblemente incognoscible o
inasimilable del otro. Se intenta, a través del reproche, reinstalar las míticas condiciones iniciales, y en ese intento se suele caer en la polarización sadomasoquista.
La pérdida de complejidad vincular es la expresión del fracaso para convivir con un mundo relacional impregnado por sentimientos, predomina el vacío emocional que reemplaza la emoción ante la desilusión. Es un intento de solución frente al dolor psíquico por la vía de la trivialización de la relación. El correlato individual de esta pérdida de complejidad lo encontramos en el cinismo y en el retraimiento narcisista.
Nos encontramos con un progreso cuando cede la polarización que caracteriza al reproche y se pueden construir en el vínculo hipótesis vinculares. Esto avanza cuando se puede salir de la lógica binaria y de las "teorías causales vinculares" y los integrantes del vínculo pueden acceder a un encuentro en el desencuentro. Desde ese encuentro pueden tener lugar nuevos proyectos que revitalizarán el vínculo.


* Miembros titulares de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires (Apdeba) y full members de IPA. Texto extractado del trabajo "Un nuevo sujeto de la psicoterapia: la familia", que obtuvo el Premio FEAP en el Congreso "Psicoterapia y multiculturalidad", de la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapia, realizado en San Sebastián en noviembre pasado.


*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-116930-2008-12-18.html





*


En el útero de su mandato
hay un título cerrado
con piedras en pestañas
en cada jerarquía.


Sus muñecas y bambalinas
son sólo cartones
y pobreza,
y olor en el disgusto.


No debe el útero
ni la vieja manía consecuente
ver sólo un pasamanos
de escaleras sin altura.


Por qué nosotros
sólo en el donar órganos,
y sueños y paciencia
mientras ellos escuchan
chamamé en Bruselas?


Porque ya donamos la sangre y el antojo.
Porque no quiero que los sueños
sólo sean sueños.


Porque quiero que los sueños sean como un viento
y no sombras de vuelos
de sombras
que fecunden óvulos y espermas podridos.



*de ricardo mastrizzo






Avisar*





*Por Rodrigo Fresán
Desde Barcelona


UNO
Mientras en Francia ya se ha anunciado que se dejará de emitir publicidad en horario nocturno, la televisión española no deja de aumentar la cantidad de avisos en sus canales abiertos. Cada vez más. Fuera de toda ley y límite. El gobierno central en Bruselas ya se ha cansado de emitir recomendaciones y ultimátums al respecto. Pero no hay caso. No pasa nada. España sigue siendo el país que más avisos lanza al contaminado aire europeo y es así como -por poner un ejemplo- una breve película de Woody Allen acaba adquiriendo la longitud panorámica de Los nibelungos de Fritz Lang. Así, uno se pone a ver
una película en cualquiera de los canales de aire y antes se despide de sus familiares y amigos, porque no sabe muy bien cuándo volverá a verlos o volverá a estudios.


DOS
Lo que, por estos días, no deja de tener su gracia y consuelo. Porque así las demasiadas publicidades -en una suerte de realidad alternativa- acaban proporcionalmente convertidas en la programación. Y uno puede darse el alucinado lujo de pensar que todo lo demás -la realidad- no es otra cosa que propagandas ideadas por gente muy creativa. Propagandas muy graciosas porque, se sabe, de un tiempo a esta parte el producto no importa. Lo que importa es la gracia que -en mayor o menor grado- envuelve a ese producto. Gracia en la que el usuario, por lo general, aparece como un payaso satisfecho de serlo o como un ser con su coeficiente intelectual erosionado por los vientos de largas tandas publicitarias. Lo que importa es el chiste.
Ser chistoso. El chiste y su relación con el inconsciente sentado frente a la pantalla.


TRES
La ventaja de todo esto -las virtudes de sucumbir a este tipo de idiotez catódica- es que, con algo de esfuerzo, nos permitirá pensar que todo el folletín Aznar/Zapatero sobre los aterrizajes no autorizados en España de aviones rumbo a las playas de Guantánamo es parte de un avance de 24, los
zapatos que esquiva Bush anuncian una de Jim Carrey a las 21, las postales de la crisis (con españoles volviendo a trabajar después de años en la cosecha de aceituna mientras los subsaharianos vagan por ahí con cara de "¿y ahora que hacemos nosotros?") son parte de una miniserie catástrofe y las noticias económicas son anticipo de un documental de esos que nadie ve aunque estén tan bien hechos. Apuntes breves, bosquejos, visiones con cuentagotas antes de entregarnos a lo que realmente importa: el torrente ciclos eternos, loops infinitos, secuencias zombis de avisos estacionarios de juguetes encandilantes, perfumes seductores, el depresivo y eterno "vuelve a casa, vuelve" de todos los años, la intriga develada de la campaña anual de Freixenet (que ha vuelto a sus clásicas burbujas femeninas y doradas luego del millonario fiasco à la Hitchcock que les entregó Martin Scorsese el año pasado), anticipos de rebajas rebajadas, y cómprenme algo, por el amor de Dios. Ráfagas de una vida lujosa inalcanzable (hoy se miran los avisos como se miraban esas lujosas producciones de Hollywood en los depresivos años '20) o que comienza a bajar sus kilates. Porque -leo- los ricos también lloran. Y se devalúan: aquellos a los que no agarró Madoff deciden bajar su tren de alta velocidad de vida a humilde locomotora a carbón. Se llevan las joyas menos lujosas a los estrenos, se pone cara de circunstancia, se busca la foto junto a Al Gore o Bono, se alquila en plan Cenicienta la ropa y los collares y se devuelven con las campanadas de la
medianoche o del mediodía siguiente, se deja el Maserati en el garage, la reina de Inglaterra comunica a sus nietos que se acabaron las farras en exclusivos clubes nocturnos y este año el consumo de luxe ha subido apenas un 3 por ciento en comparación al 9 del año pasado. Otros, en cambio, han optado por el desenfreno histérico: en Munich, una reciente feria de productos para millonarios -yates, aviones, paseos espaciales, abogados de divorcios- superó todas las cifras de ventas hasta la fecha. Y es que muchos magnates decepcionados por las torpezas de sus asesores financieros han decidido gastar todo lo que puedan antes de que su dinero desaparezca en un agujero negro bursátil. A comprar que se acaba el mundo y el modisto Tom Ford ya ha certificado la legitimidad de este Apocalipsis: "Aquí, en Occidente, estamos acabados. Nuestro momento llegó y pasó... Ahora nos acercamos al resurgir de culturas que siempre adoraron el lujo y que no han podido mantenerlo por mucho tiempo". Y todos caen de rodillas mirando a un Lejano Oriente cada vez más cercano. Aquí viene.


CUATRO
Pero han sido dos los avisos que más han llamado mi atención en estas cada vez más frías noches. Los dos firmados por el gobierno español. El primero de ellos advierte del "apagón analógico" que llegará en dos años y de la necesidad de pasarse lo antes posible a la televisión digital terrestre. Y alguien tuvo la idea -ya clásica por estas latitudes- de poner a un exagerado y desagradable argentino diciendo cosas como "que no te pishe el toro" para convencer a los ibéricos de las bondades del cambio. Muy fea. Y
la verdad que no se entiende. Disfrutarla en http://www.quenotepilleeltoro.es/ e insisto: alguna vez alguien publicará un ya imprescindible estudio sobre la influencia del ser argentino en la mentalidad del ciudadano español a través de los comerciales y afines. La otra -luego de que las encuestas revelaran record europeo de embarazos no deseados y aumento de abortos en España- muestran a una parejita adolescente justo antes de hacerlo y conversando con ritmo hip-hop: ella dice que
"Tronco, yo no corono rollos con bombos / O condón, o yo pongo stop. / Como fosos, como pozos, / Somos dos. / O con condón, o yo sobro", a lo que él le responde "Bombón, / yo propongo, Condón, como modo / Lo cojo, lo toco, lo pongo / Con condón, yo floto pronto" para que ella cierre con un "Sólo con
condón" y él con resignado "Sólo con koko". Verla en http://www.yopongocondon.com/ y los jóvenes consultados acerca de su efectividad sonríen con esa mezcla de desprecio y desconcierto y piedad que manifiestan cada vez que los adultos intentan hablarles, en vano, con lo que piensan es su mismo idioma pero no. Mientras la veía, yo pensé que tal vez gran parte de ellos se embaracen durante las largas tandas publicitarias.
Después, enseguida, interrumpieron la programación de avisos y volvieron -por unos pocos minutos que se me hicieron eternos- con el Lawrence de Arabia ése.
Seguía cruzando el desierto.


*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-116943-2008-12-18.html






Diciembre y 2008*


Regreso de un año sordo, adonde la gente ya no se escucha.
Son una crónica de voces repitentes, hoy que necesitamos saber que el otro está ahí. Ya no se escucha.
Si hubiese un oficio de escuchador, tal vez la gente volvería a sentarse bajo la parra con esa nostalgia triste heredada de otras
Navidades y hablaría con sus hijos, con los parroquianos, con el pueblo y como decían, hablando la gente se entiende.
Eso sería antes, porque ahora ya no sucede ese realismo mágico.
Ahora hay una predisposición a la sordera. Cada uno a su celular, a su mp3, a su CD, a sus mensajitos de texto, a su vida. Estamos tan comunicados que es imposible escucharnos, no hay tiempo.
Es por eso que esta Navidad he resuelto regalarme la voz de la gente, la del subte, la del colectivo, la de la plaza, la del indigente, la del pibe que vende medias, la del loco que sólo putea.
Porque suenan lindo, suenan mejor que la filarmónica, suenan a certeza, a problema, a aumentó el pan, a no se pueden comprar morrones rojos, a contame qué estás leyendo. Suenan a gente común y silvestre. La necesaria para cambiar esta ciber Navidad y que ojalá, pudiese llegar a ser algo sin enchufes ni auriculares. Algo que nos amigue con nosotros y con los fabricantes de pelotudeces inimaginables creadas por un tipo que ni conocemos y que las inventa porque su soledad le impide regresar a su casa y como venganza trata de que tampoco logremos llegar a la nuestra. Hoy, que todavía podemos.
Afuera con las sordinas, escuchemos una Navidad diferente desde nosotros mismos y
con el afecto que reservo para vos,



*Diana Poblet. soydian@yahoo.com.ar




Convocatoria*


El trilingüe Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL "Estrella Errante" (impreso y digital), que desde hace 17 años se edita en Salzburgo, Austria, convoca a ensayistas, narradores y poetas a colaborar con el trabajo de difusión cultural que llevamos a cabo.

Las colaboraciones deben tener una extensión máxima 4 páginas para ensayo y cuento. Para poesía se ruega enviar una selección de poemas de un máximo de 10 páginas. Los escritos deben acompañarse de un breve curriculum vitae (que contenga la dirección postal) y una foto digital del escritor a la dirección euroyage@utanet.at
Los textos seleccionados serán traducidos al alemán y publicados de manera digital e impresa.

Más informaciones sobre nuestra labor cultural sin ánimo de lucro en Europa encontrarán en nuestra página de internet www.euroyage.com
Cordial saludo,



*Dr. Luis Alfredo Duarte-Herrera
Director de YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schiessstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Para visitar:
www.walkala.priv.at
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/
http://zonamutante.blogspot.com/
http://www.metroflog.com/Exducere

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: