Saturday, December 20, 2008

PERO EL MUNDO HABLA POR SÍ SOLO...



Ilustración de Ray Respall Rojas.


El Caracol de Tierra y de Mar*






Aquí también hay ovejas

Y tienen cuatro patas.





También aquí hay vacas

Y hablan el lenguaje universal

De su especie, o sea:

También dicen muu.





Aquí también llegan los rayos del Sol

Y alternan con la luz reflejada de la Luna.





También aquí nace el café de las semillas,

El maíz crece agarrado de la tierra

Y también aquí se les dice procariontes

A las células sin núcleo.





Pero parece que no es tan evidente para ellos:

Hemos perdido la capacidad de caminar

Por nosotros mismos,

Solo porque a alguien se le ocurrió

Que no podíamos hacerlo.





Y nos es vendido

Más de lo debido

Porque dicen que lo que producimos nosotros

No es tan bueno como lo de ellos:

Que aunque sean lo mismo, no son igual.





Aquí también las personas piensan

Y podemos aprender cosas nuevas.

También tenemos manos, piernas

Y la cabeza en su lugar.





Lo que no tenemos

Es su permiso para construir motores,

Máquinas,

Producir tal o cual mercancía,

Desarrollar tecnología…





Y son los mismos quienes dicen

Que estamos por muy buen camino:

Nos dan el nombre de

"En vías de desarrollo"

Cuando son ellos quienes

Así nos tienen,

Y así nos mantienen.





También aquí tenemos

Grandes centros comerciales,

Donde podemos entrar

Y olvidarnos del subdesarrollo.





Nuestros niños ahora conocen las frutas

En las presentaciones envasadas,

Y el benzoato de sodio

Les da el toque de modernidad.





Aquí también nos ha alcanzado

La grandeza del desarrollo mundial

Que nos abraza,

Nos asfixia,

Nos consuela…





Si estos son los días

De la gran humanidad,

Que el tiempo se lleve nuestros nombres:

No deseamos ser recordados.





Nuestros pasos serán

Como los de las cañas de azúcar:

Dejando a los fenilcetonúricos

Que endulcen sanamente la actualidad.







*de hugo ivan cruz-rosas. quetzal.hi@gmail.com













PERO EL MUNDO HABLA POR SÍ SOLO...













UN PLACER NUEVO NACERÁ*



*Por Miriam Cairo. cairo367@hotmail.com





"Infinitamente más móvil, flexible e inatacable, ahora tengo satisfacciones sobrehumanas."
Si no tuviera esta piel rescatada del borde de un abismo, podría ser reconocida como parte de la especie. Andaría por la ciudad, contenida por los poderes y las cadenas, articulando un modo de estaquear palabras.
A la hora del té, murmuraría al oído de mis mejores amigas, sobre los últimos suicidios, y las vacaciones estivales. Una a una repetiríamos cada cinco minutos nuestras propias historias, para convencernos de que es vida aquello que llamamos vida, que es amor aquello que nos petrifica.
Desplegaría con destreza ancestral el recurso de la queja y no me importaría tanto ser amada como ser obedecida.
Qué lejos he quedado de aquella jungla y sus fieras doradas.




*


"Allí existen grandes peces que sienten una satisfacción enorme cuando más fuerte golpean. Con dientes de sentinas muerden esos mordedores dorados."
A tiempo he podido tomar con las dos manos uno y otro pie, para retirarme del mundo. Para retirarme de la literatura del mundo. No es fácil abandonar el paraíso. El edén quiere que sus viejas y pesadas coronas se repitan y se conserven. Sus domadores de las reverencias no escriben pavadas. No se meten
en el corazón el dedo del sexo. Los peces dorados no tienen dedos. Los premios Clarín, tampoco.
Una no sabe a dónde ir cuando decide irse. No sabe qué decir para que alguien comprenda. Queda sola en la inmensidad del verbo. Cuando miro hacia atrás, algún rastro de pavor me muestra sus colmillos. Cenicienta de terror, el alma débil renuncia a ser un alma portentosa. Asume su más minúscula
fragilidad y opta por no escudarse en un quejido de escritora.




*


"Ciertas noches, el sistema sideral lanza sus anzuelos para atrapar al mordedor con aliento de pozo negro. La noche quiere augurarle que un nuevo placer nacerá en lugar de esa fea costumbre que hiede."
El alma débil ha elegido vivir lejos de los ataúdes de roble y andar por los caminos del vendaval. Como reina que vaga por el mundo, el alma débil se desavía del camino regado de esperma rancio y amarillo. Sortea las sombras donde andan las arañas lloronas. Ella es la auténtica conductora del peligro.
Es bueno haber sido lo que no se podía sostener, para luego volver a ser algo más cercano a las briznas de menta, porque el corazón renace hecho un corazón y no una masacre de latidos.
Con una flor en el ojal de los sentidos, es posible recobrar el fruto huracanado del cuerpo y devolverlo a su riqueza. El cuerpo sabio deja de ser un turbio lagarto que estalla en sordas cavilaciones de sonámbula.




*




"El alma débil está encaramada al deshielo de los gestos y a la ternura de un juego desnudo. Una lenta humedad habita en su reposo."
El mundo regurgita sus vaticinios de guerras, las terapias de pareja, las vueltas al tarot, la obtusa fijeza de los héroes, el sujetado que disculpa la atadura.
El alma no puede más que mirar azoradamente el augusto dolor con que los féretros se ponen de pie cada mañana. Ella me exige que escriba el mundo en primera persona pero el mundo habla por sí solo. Yo creo que no es necesario sumar más detalles.
Si acaso cae una piedra, y los muertos salen de sus casas, de las ruinas de lo que fue su casa, con un aliento de cerdos y magnolias, nosotros, los débiles los recibiremos con un verso de Boris Vian en cada mano. Con un cuento de Cheever en el reflujo de la noche. Con un delirio de Perlongher más allá de la espalda y una flor Marosa en el pubis.





*Fuente: Rosario-12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-16544-2008-12-20.html














Azahares y fuegos*



*Por Osvaldo Bayer




Las últimas dos semanas se cubrieron de azahares y fuegos. Esos pequeños hechos de la vida que lo llevan a uno de la mano y que todavía le enseñan, le van marcando el camino hasta el final. El perfume del azahar, que lleva a la poesía y al ánimo, y el fuego, no el que quema, sino el que impulsa. Sí, todo comenzó en La Toma, ese supermercado rosarino tomado por sus empleados que es hoy, además de supermercado, un centro de cultura. Allí, donde antes sólo se vendían mercancías, hoy se debate, se enseña y se aprende, se abren los ojos al arte, a la literatura, a la política, al futuro. De allí a Mar del Plata. En la presentación del libro Biblioclastía, sobre la prohibición y quemas de libros durante la última dictadura militar. Un hecho aberrante y cobarde, pero por el cual jamás se indemnizó a las editoriales, a los
autores ni a los libreros perjudicados. Ocurrió y ya está.
De allí a El Calafate, donde todos los 8 de diciembre, frente a la estancia "La Anita", recordamos a las decenas de peones rurales fusilados por el ejército argentino en las huelgas de 1921. Ahí se levanta el cenotafio. Se lo cubre de flores y los oradores recuerdan el crimen nunca saldado. Luego, una obra teatral del conjunto formado por vecinos de El Calafate. En el bello paisaje se oyen los gritos de furia y dolor de los que cayeron. Algo que no se podrá olvidar jamás, pero de lo que no aprendimos nada los
argentinos. Medio siglo después ya no se fusilaba, se desaparecía. Un día antes, en la sala cultural de El Calafate, el ballet local representaba las esperanzas de la peonada y cómo murieron bajo los fusiles oficiales. Todo hecho con una melancolía magistral. El arte, la mejor manera de escribir nuestra historia.
De regreso a Buenos Aires, el recuerdo de aquella legendaria Nueva Presencia, el primer periódico que se atrevió a criticar a la dictadura de los generales y el homenaje a Herman Schiller, quien ofreció su rostro para enfrentar a la picana y la desaparición. Una placa ha quedado allí para siempre, en la calle Castelli, para definir lo que es el coraje civil. Sí, y después, en Luján, en su Universidad, el mejor recuerdo para el herrero poeta, Dardo Dorronzoro, víctima de la misma dictadura. Un concurso de
poesía. Leí las mismas, un tejido increíble de sueños jóvenes, de figuras de la fantasía, de la bondad extrema frente al horror cobarde de las bestias uniformadas. Dardo se asomó allí y nos aconsejó quién sería el premiado: todos, nos dijo. Todos los que escribieron sus ilusiones. Pero en ese momento nos interrumpió la realidad. Un ajero mendocino había llegado desde tierras cuyanas para describirnos su realidad. Curtidas manos, curtido rostro. Trabajo esclavo en las tierras del sol y de la vida, de mujeres y niños, como en la Edad Media. Leo los versos de una poetisa mendocina: las ristras de ajo se han convertido en las cadenas de la esclavitud. Se simulan cooperativas. La Justicia ordenó la reincorporación de despedidos, pero nadie se da por aludido. Los dueños de la tierra son los únicos magnates. Lo deciden todo. Los demás, los del sistema, obedecen. Los poetas de Luján escuchan en silencio. Hay tristeza. Por algo lo desaparecieron a Dardo, a los Dardos.
Al día siguiente estamos en Córdoba. Con la diputada Cecilia Merchán. Para tirar abajo un símbolo. Cambiar la figura del genocida Julio Argentino Roca por la figura de la increíble luchadora gaucha Juana Azurduy en los billetes de cien pesos, los de más valor. De uno que mató por más tierras para los
poderosos a una mujer que luchó por la libertad americana. Un problema profundo que hace a la ética de los argentinos. No hay que mirar sólo para adelante. Hay que mirar para atrás para investigar por qué en estas llanuras de las espigas de oro hay hambre y hubo catorce dictaduras militares y represiones que alcanzaron al máximo de crueldad y perversión.
En la misma Córdoba presentamos un libro de tal valor ético que no encontramos adjetivo para calificarlo porque a ello se adjunta lo emocional: Los arquitectos que no fueron, la vida y fotos de estudiantes y egresados de Arquitectura de la Universidad de Córdoba asesinados y desaparecidos durante el terrorismo militar de Videla y consortes. Nos miran. Pienso, cuántas viviendas hubieran construido ellos y ellas. De haber vivido esa generación, por su lucha, ya no habría villas miseria en nuestras ciudades. Todas las universidades argentinas tendrían que publicar libros similares con los
retratos y las biografías de sus estudiantes desaparecidos. Y sus retratos colgar en las aulas. Un recuerdo que no debe borrarse jamás de la memoria.
Allí, en la misma Córdoba, ofrecemos la cantata "La Patagonia de Fuego", de Sergio Castro, basada en La Patagonia Rebelde. El público acompaña las bellas canciones. Se pone de pie para recordar a esos pobres gauchos fusilados por los máusers oficiales. Aprendimos, pienso. De los libros quemados en 1976 al tema vivo en las salas del país. El perfume del azahar y el fuego de la memoria.
Y justo, al día siguiente, doy una clase en el Instituto Espacio para la Memoria a los guías del museo de la ESMA, acerca de los crímenes del Estado en la Argentina. Los crímenes militares y el colaboracionismo civil.
Un país que no aprendió de sus tragedias. Un país sin autocríticas.
Autocrítica, el fundamento de la democracia. Aquí, ese término, es desconocido. Hay que mirar para adelante.
Luego, en el festival del cine documental científico, presentamos escenas de nuestro nuevo film Awka Liwen, acerca de los pueblos originarios y discutimos sobre los conceptos de racismo en nuestra sociedad. Que los hay, los hay. De ahí a La Plata, en "Voces de la cultura", que promueve la intendencia de esa ciudad. Y como todo encuentro cultural, es siempre necesario, positivo y sirve para encontrar las huellas hacia una sociedad más democrática, que no es otra cosa que una sociedad más justa e igualitaria. Y todo culminaría con el acto en la ESMA, en el Día de los Derechos Humanos.
Me sentí como en una nube de ilusiones. Estar allí, en un acto donde recordamos a nuestros desaparecidos en el lugar mismo del horror del sistema. Recibir un premio Azucena Villaflor allí donde tuvieron prisionera a esa mujer de increíble lucha, junto a sus dos compañeras iniciadoras del movimiento de Madres -Julia Ballestrino de Careaga y Mary Ponce de Bianco, no olvidarlas-, en un calabozo que era una cucha de perro, tiradas en el suelo para después asesinarlas, sí, recibir un premio en ese edificio de la Mayor Perversidad Humana, me pareció el producto de una imaginación sin límites. Pero sí, fue así. Quiere decir que el ser humano no se rinde nunca, que la Etica triunfa finalmente, aunque a veces tarda mucho en vencer sobre el crimen y la codicia. Dije, al agradecer el premio, que yo no lo merecía, que los únicos que habían ganado ese premio a los Derechos Humanos, eran los treinta mil desaparecidos. Y nombré a tres, cuya amistad me sigue desbordando todos los días: Rodolfo Walsh, el Paco Urondo y Haroldo Conti.
Por eso, comprendía que hay que seguir con la búsqueda que iniciaron ellos.
Hasta que logremos, por lo menos, que en nuestro país no haya más niños con hambre. Siempre hay azahares y fuego, pero aquel que no quema, que impulsa.







*Fuente: Página/12.
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-117064-2008-12-20.html













HEROICO ZAPATO*




(Al periodista MUNTAZER AL ZIADI)




Heroico zapato que justicia hace
en nombre de un pueblo
que no se rinde nunca
en su vuelo viril cabeza busca
para abollar tiranos
que chicles mastican.



Heroico pueblo que alza banderas
que gritan por su libertad
y sus ideas
no pasarán dice su pancarta
vuelvan a casa héroes de película
con un gigante zapatazo
en su gordo culo.




*de CARLOS CARBONE. bodeguerosdeldiablo@yahoo.com.ar













*





Cómo no sentir, al rocío cayendo sobre las flores
la llovizna sobre los campos.
el viento de las tormentas y la calma que sobreviene?.
Cómo no ver los colibríes, sobrevolando jardines,
las abejas libando néctares .
Cómo no degustar la dulzura de la miel?
Aspirar el aroma de las rosas
Cómo no entender el beneplácito del tiempo
donde el amor quiere anidar,
sobre brazos desnudos
y manos pequeñas,
abultados vientres, en.música de tripas vacías
.Solo encuentra, la ostentación de una noche
el revoque de máscaras, con rubores desprolijos
humedecidos por sensibleras lágrimas.
el consumismo coronando la filosofía “del tener a la del ser”
algarabías que esfuerzan sonrisas,
una mesa monacal.
Pero El quiere nacer, con su pan de Amor compartido
en un refugio de adobe y paja, en las villas
en AL, en África, en India, en Bagdad, en Irak e Irán
Cómo no percibir su llegada, los días de este diciembre
advenimiento del Dios hecho hombre, que nos traerá la Paz?
Cómo no abrir de par en par nuestras puertas
para alojar al Niño , que en cualquier niño
necesitado ha de llegar.





*de laura elena bermudez de tesolin sisoy_asi@hotmail.com












Otros fuegos*


Los dolores comenzaron por la mañana, poco antes del mediodía. Después, habitación en el primer piso de la clínica, ventana que da al jardín, casas dispersas, techos de tejas en la neblina. Esperar las contracciones, controlar el reloj y mirar a través del vidrio. Aquel perro que corre sin parar de un extremo al otro de la terraza, yendo y viniendo, yendo y viniendo.
Toda la tarde oigo sin alterarme sus quejidos de dolor o de placer.
Tal vez sufra, pero maneja el asunto bastante bien. Para eso hizo el curso de parto sin dolor.
Salgo al pasillo. Fumo. fumo bien, con todo el cuerpo.
Tratar de descubrirse ante la inminencia de un hecho trascendental.
El perro no cesa de trotar. Oscurece sobre las tejas mojadas. Aparece la enfermera, controla. Aparece la partera, controla. Dice: "Vamos".
Sigo la camilla. Recorro el pasillo como si fuera otro. "No soy yo, es otro." Una puerta que se abre, una puerta que se cierra. Ya estamos, adelante, llegó la hora.
Ella no se sentaba ni se acostaba: se agazapaba.
Hay buen ambiente. Se bromea. Me alcanzan un saco blanco, me lo pongo. Administro el oxígeno, le seco el sudor de la frente, hago lo que me ordenan. Ella, anestesiada, delira. dice cosas graciosas. La partera, la enfermera y yo reímos. También desde esta ventana puedo ver al perro loco.
Cierta vez me asaltó un olor al cruzar una plaza. Un olor a hojas húmedas, a vegetales fermentados, a sombras, a cosas lejanas. Jamás pude olvidarlo.
En aquella época me había convertido en una especie de mudo, pero no en un tonto. Estaba más lúcido que un pez.
Pujar. La partera incita, alienta: "Vamos, fuerza, ahora, vamos muchacha".
"Ya viene." La partera me llama a los pies de la camilla para que vea la cabeza que comienza a asomar. Ultimo esfuerzo, sale. Gran suspiro. "Varón." La partera me alcanza las tijeras. "Tome, corte usted." Está bien, soy el padre. Corto el cordón donde me indican. Ahí está, berrea, tiene la nariz achatada. Lo arropan, me lo dan.
Soy mis manos y mi lengua.
Me dicen: "Vaya a dar una vuelta, coma algo". Anocheció. Camino por una calle vacía: un galpón, un vivero, un gato, un baldío, restos humeantes de una fogata. Alimento el fuego y lo veo crecer.
El fuego arde en la noche de la ciudad, en el invierno de la ciudad, a pocos metros de donde alguien acaba de nacer. El fuego vive de cosas abandonadas: ramas, trapos, restos de cajones, desechos. Ilumina el terreno, pone sonidos secos y precisos en la quietud de los faroles y las casas ciegas rodeadas por jardines.
Bajo el cielo sin estrellas vuelvo a ser lo que he sido tantas veces: un tipo inmóvil y sin pensamientos espiando el movimiento de las llamas.
A poca altura, cruza una sombra, un pájaro nocturno.
Tengo que acordarme de todos los fuegos que vi arder. Aquella fogata de la noche de San Juan, el calor en las piernas desnudas, la muchacha que me tomó la mano. Recordar, ahora que es invierno y que a veces el presentimiento de estar al borde de un instante de felicidad se convierte en una tensión insoportable. (La muchacha del brazo de su compañero dio un paso adelante, se me puso al lado, tomó mi mano y la retuvo en la suya.)
Podría decir lo siguiente: todas mis horas presentes en este momento. Podría, ante el vértigo de los años que me preceden, ponerme a gritar que este abandono me es perfectamente familiar, no hay de qué extrañarse, mi vida dictándome una vieja canción, una vieja tonada invernal, que no es portadora de emociones o asombros, sino la evidencia de una ley, cosas sabidas desde antiguo, lucidez que al fin y al cabo es sólo conciencia de ceguera, nada más que eso en mi tonada invernal, y tal vez, escondido, medido, regulado como con cuentagotas, un fondo de nostalgias, un velo agitándose sobre los ojos y las ideas.
Todos los desórdenes.
El fuego se extingue, es hora de volver. Vuelvo. La madre duerme, el hijo duerme. ¿Y aquel olor? Aquel olor era como un fuego. Algo vivo. Tan vivo como la llama subiendo en la noche. La llama que hipnotiza.
¿En ese fuego había cambio y había permanencia? ¿Era algo íntimo o algo que me trascendía? ¿Vivía en mí o me era ajeno? ¿Estaba ahí, sobre la tierra, o en otra parte? ¿Se ocultaba arriba o abajo? ¿Moría, renacía o se mantenía latente? ¿No era una representación del silencio, de la duda, del acecho, del ojo atento, del ojo ávido? ¿No se anulaba a sí misma esa llama? ¿No había también en ella una precariedad, una espera, un control, un pudor? ¿No se contradecía?
Y hoy que estás solo en la noche, lejos de la infancia, igualmente lejos de la madurez, habiendo perdido tanto la capacidad de amor como de odio, ¿qué te queda por hacer?
El dolor reemplaza al dolor y así se va robusteciendo.
¿A quién hablarle si no a él? Esbozos de mensajes, atisbos, manotazos, sondas lanzadas al vacío. Para quién este monólogo, este temblor. Y los ojos cansados a la espera de una revelación.
Pienso: cosa increíble los ojos.
Tal vez afuera, en el frío, el perro siga corriendo sobre la terraza, yendo y viniendo, yendo y viniendo.
También el perro podría entrar en esa carta que nunca logré escribir.
Estar ahí, mirando dormir y vivir al sin nombre, no es motivo de paz, sino el regreso de una sospecha. Frente a su cuerpo sin defensa, a las penas que lo esperan, no siento piedad por él.
Débil y feo.
Los faros de un coche iluminan la ventana y se van. De esta insistencia mía, de esta pelea contra el silencio, no queda sino una llamarada fugaz en los vidrios, menos que eso.
Rumores, llamados dispersos bajo el cielo en ruinas. Señales que alarman.
Lo dijeron todos: fue un buen parto.
Ahora, permanecer quieto en la oscuridad, recordar la fogata en la noche, velar el sueño de la madre, velar el sueño del hijo.



*De Antonio Dal Masetto.
-Publicado en Página/12 el 5 de febrero de 1992.








*

Queridas amigas, apreciados amigos:


El domingo 21 de diciembre del 2008 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg
(107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música de los compositores argentinos Fernando Maglia y Jorge Sad, asi como también del compositor mexicano Víctor Ibarra Cárdenas. Las poesías que leeremos pertenecen a Oscar Ángel Agú (Argentina) y la música de fondo serán villancicos del Coro de Lia Molina (Colombia). ¡Les deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at
(Link MP3 Live-Stream. Se requiere el programa Winamp, el cual se puede bajar gratis de internet)!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!


REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Cordial saludo y una Feliz navidad!


YAGE, Verein für lat. Kunst,Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com


Schießstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel. + Fax: 0043 662 825067



Convocatoria*


El trilingüe Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL "Estrella Errante" (impreso y digital), que desde hace 17 años se edita en Salzburgo, Austria, convoca a ensayistas, narradores y poetas a colaborar con el trabajo de difusión cultural que llevamos a cabo.

Las colaboraciones deben tener una extensión máxima 4 páginas para ensayo y cuento. Para poesía se ruega enviar una selección de poemas de un máximo de 10 páginas. Los escritos deben acompañarse de un breve curriculum vitae (que contenga la dirección postal) y una foto digital del escritor a la dirección euroyage@utanet.at
Los textos seleccionados serán traducidos al alemán y publicados de manera digital e impresa.

Más informaciones sobre nuestra labor cultural sin ánimo de lucro en Europa encontrarán en nuestra página de internet www.euroyage.com
Cordial saludo,



*Dr. Luis Alfredo Duarte-Herrera
Director de YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schiessstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Para visitar:
www.walkala.priv.at
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/
http://zonamutante.blogspot.com/
http://www.metroflog.com/Exducere

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: