Monday, July 06, 2009

TRATANDO DE CONVERTIRSE EN PÉTALO...




DEMOSTRACIÓN*



Los automóviles pasaban a toda velocidad por la avenida. Le recordaban las películas mudas de Carlitos. La gente causaba la misma impresión.
Asomada a la baranda miraba con los ojos muy abiertos. Allá en la esquina estaba su madre. La oía a pesar de la distancia.
- No sé por qué comienzas cosas que no vas a terminar. Siempre eres la misma.
También vio como llegaba su marido y se unía a su madre.
- No se preocupe, Dora, no va a hacer nada. Nunca lo hace, le faltan agallas.
Esa fue la palabra clave. Ella tenía agallas y había resuelto demostrarlo.
Abrió los brazos, su cuerpo se elevó. ¡ Si, podía volar!
- Adiós, - le dijo el piso 15.
- ¡Bravo! ¡Bravo! – Se unieron a coro el 14, el 13, el 12 y el 11.
El piso 10 cerró sus ventanas. El nueve hizo una reverencia, luego hubo un silencio entre el octavo y el segundo.
- No sé si tienes razón – susurró el primero.
La planta baja musitó algo ininteligible cuando la calle se abrió en cruz tratando de convertirse en pétalo



*De Emilse Zorzut. zurmy@yahoo.com.ar





TRATANDO DE CONVERTIRSE EN PÉTALO...





Crónicas del Hombre Alto (nº 52)

DE GENERACIONES*


El técnico veinteañero que iba a actualizar mi computadora me preguntó si la necesitaba de vuelta con urgencia. Contesté que sí y justifiqué mi apuro con una humorada: "no sé por qué, pero la Olivetti no me deja mandar mails". El muchacho se sonrió, pero yo advertí que no había entendido el chiste y al instante comprendí por qué: jamás en su vida había usado una máquina de escribir.
Un amigo de mi hijo hablaba con entusiasmo acerca de iPhones, iPods y otras maravillas tecnológicas por el estilo. Irónicamente, le pregunté si los reproductores de mp3 eran compatibles con un Winco. Mi interlocutor se rió con gran diplomacia, pero yo advertí que no había entendido el chiste y al instante comprendí por qué: jamás en su vida había visto un tocadiscos.
Informé a mis alumnos de secundaria que debian redactar un texto utilizando solamente palabras que empezaran con la letra H. Protestaron, alegando que se trataba de una consigna de cumplimiento imposible. "Escriban tipo telegrama y van a ver que se puede", aconsejé, pero la suficiencia de mi comentario quedó anulada apenas uno de ellos formuló la pregunta que todos estaban rumiando: "Profe, ¿qué es un telegrama?". Comprendí al instante por qué: jamás en su vida habían enviado o recibido uno.
En una clase posterior, con la intención de relacionar la literatura con esas escasas porciones de la realidad que a los adolescentes les resultan reconocibles, pronuncié una maravillosa reflexión de neto corte rockero para introducirlos en el tema del día y anoté sobre el pizarrón el nombre de su autor: Kurt Cobain. Para mi gran asombro, sólo uno de ellos sabía quién era. El resto no tenía demasiada idea de la existencia de un grupo llamado Nirvana.
Seamos francos. Verse involucrado en cuatro episodios de esta naturaleza en el curso de dos meses, sólo puede conducir a la poderosa sospecha de que uno se ha vuelto viejo. ¿A qué otra conclusión se puede arribar después de advertir que hay gente 20 o 30 años más joven que ya no entiende algunos de los términos que uno emplea con naturalidad al hablar? ¿No es esa, acaso, la dinámica de las diferencias generacionales? Un buen día nos levantamos y resulta que estamos del otro lado del mostrador. Ayer nomás éramos hijos cuestionadores; hoy somos padres cuestionados. Ayer nomás éramos alumnos oprimidos y hoy somos docentes opresores. Ayer éramos la novedad, la vanguardia; hoy representamos el retraso. No tendría nada de extraño, entonces, descubrir que hemos empezado a padecer los desfasajes generacionales desde el otro lado.
Permítanme, sin embargo, atenuar la depresión que provocan estas melancólicas reflexiones aventurando una conjetura acaso carente de imparcialidad. El fenómeno no se agota en una explicación tan simplista como la del mero transcurso del tiempo, sino que hay que analizarlo en función del modo particular en que cada generación afronta la brecha que la separa de las anteriores. Porque convengamos que hay una diferencia notable entre aquella etapa en que el joven era yo y esta otra en que los roles juveniles son ajenos. Una diferencia que se me antoja esencial. A mí también, alguna vez, me resultaron extrañas ciertas expresiones pasadas de moda que usaban mis mayores. Confieso también haber perpetrado insolentes sonrisas burlonas ante ciertos hábitos y actitudes que allá por los '70 olían a cosa apolillada. No obstante, para los que hoy andamos transitando la cuarentena, lo "anterior" (aun cuando fuera objeto de nuestros cuestionamientos) guardaba una significación. Cultural o afectiva, pero significación al fin. Había una línea imaginaria que atravesaba los años y nos unía con nuestros mayores. Las cosas -los objetos, los hábitos, las palabras- duraban más, permanecían en el tiempo y esa continuidad nos brindaba (nos incomodara o no) una sensación de pertenencia. De allí veníamos, y saberlo nos ayudaba a reconocernos, a construir nuestra identidad. El pasado era pasado, sí, pero de algún modo mantenía su vigencia. El pasado tenía también una arista de presente. O mejor dicho; nuestro presente estaba formado también por retazos importantes del pasado de los otros. Yo veía televisión, claro, pero entendía lo que habían representado para mis mayores el "Glostora Tango Club" o "Los Pérez García". Yo veía jugar al Beto Alonso y al Loco Gatti, pero sabía quiénes habían sido Labruna y Boyé. Las películas de vaqueros, las épicas de romanos, las de Fred Astaire y Ginger Rogers formaron parte de mi infancia, a pesar de haberlas visto treinta años después de su estreno.
Permanencia y pertenencia. Esto, obviamente, hoy no sucede. Se ha sacralizado el presente hasta el punto de absolutizarlo, se ha hecho del ahora un tirano omnipotente, creado sólo para vendernos productos. El hiperconsumismo exige novedades constantes, aunque sólo sean ficticias. Lo viejo se tira; lo no tan nuevo también. Todo es efímero, evanescente. Y como el ritmo de nuestra vida se acelera cada vez más, y lo "actual" dura cada vez menos, es cada vez más fácil quedarse atrás, perder el tren, convertirse en nada. Las brechas generacionales han perdido permeabilidad, parecen custodiadas por muros acorazados. Salvo raras excepciones -pienso por ejemplo en fenómenos puntuales como "El Chavo" o los Rolling- los jóvenes del siglo XXI no tienen acceso directo a testimonios del ayer de sus mayores y entonces el pasado se diluye, se vuelve casi inexistente, pierde toda significación posible. Contagiados tal vez por esa cultura de lo descartable, las nuevas generaciones profesan hacia él una manifiesta indiferencia. No lo conocen, no se preocupan por conocerlo y tampoco les molesta su desconocimiento al respecto. El pasado es para ellos una melaza informe en la que la década del '70 resulta tan lejana y carente de sentido como el Precámbrico.
Por supuesto, estas consideraciones son vanas. Aun cuando mi hipótesis resultara correcta, en nada contribuirá su enunciación a corregir el problema. La dinámica de las generaciones, queda dicho, es así. Sería inútil, entonces, tratar de explicarles al técnico veinteañero, al amigo de mi hijo o a mis alumnos de secundaria que a ellos también les va a pasar lo mismo, que algún día hablarán confiadamente acerca de "la Play" o de "postear en el blog" y descubrirán en la mirada de sus jóvenes interlocutores un destello de extrañamiento,. de sarcasmo, de malicia por haber incurrido en un anacronismo imperdonable.
Porque les va a pasar. Seguro les va a pasar.
Lo digo -por supuesto- sin el menor resentimiento hacia esos mocosos de porquería.




*de Alfredo Di Bernardo. alfdibernardo@fibertel.com.ar







Y QUEDARÉ*



Tu escote
-de todos nosotros-
abusa
Yo
no preveo
tomar
distancia
de tu escote
La mantendré
y quedaré
espectante.




*de Rolando Revagliatti. revadans@yahoo.com.ar






CONFESIONES DE AUTORES FAMOSOS EN EL FESTIVAL LITERARIO DE PARATY
"Supe que anda escribiendo versos. ¿Usted es marica?"*
Lobo Antunes contó cómo reaccionó su abuelo ante su vocación de escritor.


*Por Eleonora Gosman egosman@clarin.com



Supe que anda escribiendo versos. Dígame ¿usted es marica?". La pregunta, a quemarropa del abuelo de Antonio Lobo Antunes a su nieto amedrentó al joven aspirante a poeta. "Tenía solo 12 años y empecé a escribir en pequeños papeles que escondía debajo de los libros cuando escuchaba los pasos de mi madre". Pero Antunes, uno de los grandes de la lengua portuguesa, no terminó por allí el relato sin frenos de sus andanzas adolescentes y adultas, frente a una sala para 850 personas donde ya no cabía un alfiler. Fue el fin de semana en Paraty, la capital de la Fiesta Literaria Internacional (FLIP) por
donde pasaron durante cinco días intelectuales y artistas de la primera línea en el escenario mundial.

Escucharlos fue como asistir a un "reality show" cultural. Antunes, nacido en Lisboa hace 67 años no disimuló cuánto cuesta estar delante de una página en blanco sin que la inspiración llegue. Autor de 21 novelas entre ellas Memoria de Elefante, donde cuenta su experiencia en la guerra de Angola, confesó sin avergonzarse: "Escribir es un trabajo imposible porque se trabaja con cosas intraducibles, anteriores a las palabras. Y así, en las dos primeras horas, funciona la policía política literaria. Luego, una vez cansado, de algún lado las cosas comienzan a aparecer desde regiones de uno mismo absolutamente insospechadas".

En tren de contar sus verdades a Mario Bellatin, mexicano por nacimiento y opción (y peruano por origen familiar) no le molestó exhibir, a los 49 años y ante más de 1.500 personas que lo escuchaban absortas, su calamitosa relación con el entorno hogareño "convencional". Sus primeros intentos fueron tortuosos, en parte porque era un niño de 10 años. "Es de entonces mi primera novela, si se la puede llamar así. Mis padres creyeron que se trataba de un trabajo escolar y se ofrecieron a ayudarme. Pero cuando descubrieron que se trataba de un libro, no pararon de burlarse. Me decían: '¿Cómo es que se te ocurre escribir si tienes pésimas notas en lengua española?'". Fue su abuela quien lo salvó del marasmo. Sacó aquella ópera prima de circulación y la guardó encuadernada prolijamente durante años.
"Después vinieron años negros, espantosos, donde solo escuchaba sentencias fatales: 'Te vas a morir de hambre, y si no, terminarás en un loquero'". Hoy es un "exitoso" que lleva acumuladas 16 obras -quizá la más impactante es Salón de Belleza- que fue traducido en varios idiomas y publicado por editoriales de primera línea.

El norteamericano Talese, hijo de un sastre calabrés que emigró a Estados Unidos es reconocido como uno de los padres del "nuevo periodismo". Hoy tiene 76 años y sigue tan vital como en sus inicios. Talese habló y mucho de sus años de cronista "cuando todo el mundo sabía de los romances de Robert Kennedy. Entonces, nadie se animaba a publicar historias que hoy son grandes titulares en todos los diarios". Su próximo proyecto es cuanto menos polémico para su relación de 50 años con la misma mujer. "Voy a contar la historia de mi matrimonio con Nan", un libro donde no faltarán las escenas de adulterio. Cuando hace casi 30 años publicó La mujer del prójimo, Talese se convirtió en gerente de una "casa de masajes". Confesó: "Se que humillé a mi mujer, pero no fue intencional. Quería saber la verdad".


Los músicos y la historia
Alex Ross, un americano de 41 años, fue conmovedor al relatar qué lo llevó a escribir "El resto es ruido". La obra abarca las relaciones entre la música clásica y los grandes capítulos de la historia del siglo XX. Allí muestra las contradicciones de figuras musicales que hicieron escuela. "Richard
Strauss, judío, era un compositor romántico. Respetado por Hitler ni él ni su familia fueron atacados por el régimen nazi. Cuando terminó la guerra, los soldados estadounidenses llegaron a la casa del músico y le exigieron que la entregara. Strauss salió con su partituras en mano y les dijo quién era. Un teniente, que lo conocía, le pidió disculpas".

Shostakovich era, en los años 20, un joven héroe soviético, cuya música era amada. Cuando estrenó su quinta sinfonía Stalin apareció en el teatro y salió antes de que terminara. Desde ese día, el compositor pasó a dormir en el pasillo de su casa. No quería que la familia viera cuando la policía lo arrastrara para llevárselo. Shostakovich sobrevivió sin que lo molestaran. Y en 1960 se afilió al Partido Comunista Soviético.


*Fuente: http://www.clarin.com/diario/2009/07/06/sociedad/s-01953285.htm






Las menopáusicas (Cuerpo de mujer y locura II)*




*Por Sonia Catela. soniacatela@yahoo.com.ar



Prácticas médicas como el enclaustramiento en psiquiátricos y el sometimiento a electroshocks, se descargaron sobre las menopáusicas casi hasta arañar las costas del siglo XXI. Las medidas se fundamentaron en teorías canonizadas como verdades científicas que respaldaron el encierro judicial. En "La Ley", biblia de abogados, jueces y todos los personajes que miden la cordura de una y deciden si una debe ser recluida o no, se expone una recopilación, hecha por Manuel Oruz, de definiciones de catedráticos prestigiosos del mundo entero. Así, Levy Valensi, autor del Manual de Psiquiatría, 1930, revela: "Menopausia. Se nota la hipocondría genital, las obsesiones, ideas fijas, impulsiones al robo, al homicidio, al incendio, al suicidio". "La psicosis menopáusica legítima es una confusión mental con
delirio de persecución, de forma celosa a menudo, o erótica, o mística".
Oswald Bumke, en "Enfermedades mentales", mete uña: "la menopausia y el climaterio son épocas de la vida de la mujer en que está más expuesta a sufrir la locura".
Y suma: "El climaterio reúne multiformes psicosis. Podemos decir con seguridad que las enfermedades mentales del sexo femenino aumentan notablemente de frecuencia al principiar la involución sexual".
Rogues Furzac, facultad de Medicina de París, en su Tratado de Psiquiatría, Madrid 1921, tampoco se privó de manifestarse: "No todas las edades predisponen por igual a la psicosis. Su frecuencia alcanza el máximo desde los 45 a los 65 años en la mujer, durante la involución menopáusica".
Todavía en 1998, el ginecólogo José Pacheco, por encargo de la Sociedad Peruana del Climaterio, presentó ponencia para la creación de un Registro Nacional de Menopausia, "cuyas razones continúan teniendo vigencia", según dice. Y trae a cuento una descripción de 1887 sobre la villanía del climaterio: "Los ovarios, luego de largos años de servicio, no tienen la habilidad de retirarse de manera graciosa en la edad mayor, sino que se irritan y transmiten su irritación a los ganglios abdominales, los que a su
vez la transmiten al cerebro, produciendo alteraciones en el tejido cerebral, que se manifiestan como nerviosismo extermo o como un verdadero ataque de locura". Y agrega Pacheco, ginecólogo, en 1998: "Los conocimientos actuales no hacen sino corroborar muchas de las pintorescas creencias de hace cien años, aunque todavía no conozcamos toda la verdad".
Esa era ¿es? la palabra científica y en ella se albergaban los juristas.
Como se sabe, a lo largo del siglo XIX y parte del XX, a las mujeres sólo se las consideró sujetos de derecho en tanto madres de ciudadanos. En ese encadenamiento se sustentó una poderosa vinculación entre climaterio y locura. Se termina la fertilidad, se acaba la entidad de sujeto de derecho.
Al manicomio, entonces.

*Teleteatro: Cómo se declara loca a una mujer. Hablan los que saben:
Un fallo judicial de 1952 declaró demente a Miriam de Magalhaes*. La acción contra la joven, de veintitrés años de edad, fue iniciada por sus padres ya que la rebelde había tomado un rumbo propio marchándose de la casita de los viejos.
La sentencia de locura reproduce las detallistas apreciaciones del prestigioso profesor Dr A. C. Pacheco y Silva, quien, para movilizar la sentencia, establece: "la examinada se encuadra en el grupo de las
constituciones paranoicas, con: aumento de la perversión del sentido de la personalidad. Amor propio y egocentrismo exagerado; orgullo y vanidad desmedidos; trastornos de autocrítica; incapacidad de adaptación al medio familiar, desconfianza y falsedad de juzgamiento de su situación, rigidez de
carácter, irreductibilidad en sus opiniones con tendencia a la filantropía, al altruismo y al misticismo". Fin del diagnóstico. Eso es una loca. Para cualquiera de nosotros se limitaría a una suerte de radiografía de una misma, de un hijo/hija, de cualquier conocido.
En la misma senda, los peritos llegaron a la sabia conclusión de que Miriam "presenta una psicopatía de tipo predominantemente fanático, con trazos aparentes (sic) de los tipos esquizoide y paranoide, encuadrables en la expresión "locos de todo género" del código civil".
Y como Miriam podría empeorar por el "grave compromiso de sus facultades afectivas dados sus antecedentes hereditarios (¿antecedentes hereditarios?) se concluye que la paciente no está en condiciones de dirigir su propio destino y escoger y orientar su propia vida, por lo que debe quedar bajo la guarda de sus padres y bajo cuidados médicos".
En la apelación, Miriam aprovechó para despacharse denunciando la sentencia como un simple acomodamiento de una situación familiar, "pues" dijo, " toda la familia reunida, con el poderío y proyección que les proporciona la tradición, la posición social, el cargo de magistrado, todos se "ufanaron en salvar a su pobre "enfermita" del poder diabólico de alguien, de manera tal que esa actitud influyó en los peritos y el juzgamiento de la causa".
Ofendido, el tribunal calificó de "temeraria" esa "insinuación" y avaló el tratamiento psiquiátrico como terapia contra su rebeldía.
¿De qué se trata todo esto? ¿Quizá del manejo del que hablaba Vezzetti? En otro caso, de octubre de 1960**, Januário Borelli, pidió la ratificación de demencia de la esposa, Marina Costa Borelli.
¿Qué dijeron esos médicos sobre Marina? "Su apariencia es de normalidad; fácilmente reporta los datos de su vida, acompañando los pensamientos de gesticulación adecuada, con buenas maneras, mostrándose bien educada, y en franca sintonía a las normas sociales comunes del trato personal".
¿Lenguaje jurídico o de señorita de escuela con delantal blanco Ala? Pese a las buenas maneras de Marina, su gesticulación adecuada, su franca sintonía con las normas sociales del trato personal, el juez consideró que esos profesionales: "procedieron a un examen ligero, de pocos días, cuando debieron observar por algún tiempo los mínimos detalles". Se nombraron otros peritos que en giro de mil grados concluyeron que "Marina sufre de facultades mentales alteradas, y que por eso no puede manejar su vida ni sus bienes". Ni sus bienes... Directa a internación y tratamiento.
* Las apariencias no engañan: María Laura Torres trabajó cuatro años en un Neurosiquiátrico de Mendoza. Ahí comprobó que aspecto e internación pueden resultar equivalentes.
Démosle la palabra a los protagonistas del espectáculo: "Llegan una mujer de 30 años (que llora, angustiada), el ex marido y sus hijas. Estas, aterradas.
Califican al hombre como golpeador. "Un monstruo". La presunta loca se separó porque él la golpeaba, le retiene el documento, hace pocos días la violó, reiteradamente la somete a actividades sadomasoquistas y la obliga a tomar vino.
La única que puede darle el alta es una médica que recién llegará el lunes.
Ahora es sábado. Se le pide al hombre los documentos de la esposa y los devuelve. Acusa a su ex de alcohólica. Ella ratifica que yacía en una acequia luego de haber sido abusada por él durante toda la noche en su casa, donde la encerró a la fuerza.
Se llama a la policía; se hace la denuncia.
Día lunes. Las enfermeras ya han hablado con la médica y la médica con la paciente. La trabajadora social le comenta a la profesional lo hecho. La doctora rechaza: esa mujer es una "histérica", diagnostica. Por qué.
Contesta... "¿no ves cómo está vestida? con pantalón corto ¿vos irías al médico en short?" Era verano; en Mendoza el verano es serio y la mujer salió de su casa en medio de una crisis no muy propicia para detenerse a seleccionar vestuario. "Además" (siguió la médica) "esta mujer toma. Según Schneider una personalidad anormal es la que se aparta de la media estadística. Esta mujer se aparta de la media. Cualquiera se da cuenta de cómo es el paciente cuando entra nomás... ¿y cómo entró?... vestida con un
short."
Se le objeta que el marido la viola sistemáticamente, le pega, no la deja salir de la casa... La mujer bebe, pero si hay alcoholismo, puede ser secundario a un problema más grande. Respuesta: "la internada es la mujer, mi paciente es la mujer y por algo está internada".
De eso se trata. Del manejo.
¿La seguimos la próxima con el castigo puertas adentro?
*(Tribunales de San Pablo, Brasil).
**( Tribunales de Curitiba, Brasil)


*Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/13-19227-2009-07-06.html






Adopción*


Suena el teléfono y el hombre atiende. La voz de Esteban le informa que en un diario de 1927, en la página de policiales, descubrió una noticia fuera de serie. El hombre lo escucha y piensa: "seguro que es todo mentira". Esteban es un apasionado investigador de archivos, bibliotecas, hemerotecas. Es conocido por eso y por ser un gran mentiroso.
Esteban anuncia: "te leo el comienzo de la nota: en el día de ayer se dieron a conocer algunos curiosos detalles relacionados con el luctuoso hecho ocurrido a mediados del mes de marzo último en una mansión del barrio de Belgrano y cuyos protagonistas fueron, como se informara oportunamente, el señor Ramiro Altacerviz y la señora Clara Sáenz de Altacerviz."
"¿me seguís?", pregunta. "te sigo", contesta el hombre. Y piensa: "todo inventado". "resumo un poco -dice Esteban-. Después de la introducción, la nota aclara que estos dos personajes constituían un matrimonio feliz, de mucho dinero, muy conocidos y muy bien conceptuados en las altas esferas de la sociedad de la época. Pero no habían podido tener hijos. Y este es precisamente el punto a partir del cual comienza a desarrollarse la trama de esta tragedia. ¿Me estas siguiendo?" "perfectamente" , contesta el hombre. Y piensa: "es un mentiroso".
"Te sigo contando. Resulta que un día esta gente resuelve adoptar un niño. No era una decisión simple y analizaron cuidadosamente otros casos. Consultaron con abogados, con médicos, con sacerdotes. Pero, al parecer, a medida que avanzaban crecían las dudas. ¿Como seria finalmente esa criatura? pese a la privilegiada educación que le impartirían no existía garantía de que con el tiempo el chico no se descarriase arrastrado por alguna tendencia hereditaria e imprevisible. Y así, más avanzaban, más consultaban, más complicado se les volvía el panorama. Por lo tanto, al cabo de unos meses de titubeos, optaron por adoptar un hermoso, joven, fuerte e inteligente chimpancé. ¿Que te parece?". "Fantástico", exclama el hombre. Y piensa: "mentiroso, mentiroso."
"El animal entro a formar parte de la familia. Lo bautizaron con el nombre de Adolfito. Tenía su propio cuarto, andaba por la mansión, compartía almuerzos y cenas, les brindaba afecto. Bastaron pocas semanas para que los esposos Altacerviz se felicitaran mutuamente por la elección. La más entusiasta era la señora. Se encariño de tal manera que ya no quería salir sin el chimpancé y con frecuencia prefería quedarse en casa, antes que concurrir a las periódicas reuniones de la hora del té. El mono adquirió cierta fama. Los amigos de la familia conocían sus hazañas. Cuando se tocaba el tema -cito textualmente del diario-, la señora Altacerviz, sin advertir seguramente la sutileza del juego de palabras, afirmaba invariablemente que Adolfito era una monada." "¿me oís bien?" "bien". Y piensa: "mentiroso". "A partir de ahora leo directamente de la publicación, escucha: una tarde, el señor Altacerviz regreso en un horario no habitual y al entrar al dormitorio encontró a Adolfito y a su esposa sobre la cama en posición inequívoca. Al advertir su presencia, la señora comenzó a sollozar y a quejarse de que la estaban violando. El señor altacerviz abrió un cajón, saco un arma y empezó a los tiros contra el chimpancé. Si bien sus declaraciones posteriores se limitaron a consignar los hechos, es posible suponer que varios factores debieron influir en su actitud. No solamente la evidencia de la violación, sino también de la ingratitud y, quizá más oscuramente, del incesto. Lo cierto es que empezó a los tiros. Pero si algo poseía Adolfito, además de simpatía, era astucia y ligereza. Anduvo a los saltos de pared a pared y en cuanto pudo desapareció por una ventana."
"¿Estas escuchando?" "atentamente. " "¿que te parece?" "extraordinario" . Y piensa: "todo inventado." "Sigo leyendo del diario, atende: de los seis balazos disparados, cinco se alojaron fatalmente en el pálido cuerpo de clara Sáenz de Altacerviz. Murió inmediatamente. Exasperado, el señor Altacerviz se apoyo el caño en la sien y apretó el gatillo. Pero se había quedado sin balas. Entonces se trepo al techo de la casa y saltó. Trasladado de urgencia a un sanatorio logró salvar la vida, aunque los médicos aseguran que por el resto de sus días no podrá abandonar la cama en que se halla postrado. En esas penosas condiciones, el martes último, balbuceo su declaración ante la presencia del juez, echando así un rayo de claridad sobre estos acontecimientos que habían intrigado a la opinión pública y a las autoridades intervinientes. "
"¿Que me decís?", pregunta Esteban. "Una tragedia", contesta el hombre. "Hay un párrafo mas, presta atención: en cuanto al chimpancé, se supo que cruzando campos alcanzo la provincia de Misiones, pasó al Brasil y continuó desplazándose hacia el norte, logrando finalmente adentrarse en la selva amazónica, donde vive actualmente en concubinato con la hija de un cacique." "Sensacional" , exclama el hombre. Y piensa: "esta vez se le fue la mano."




*de Antonio Dal Masetto.
"Ni perros ni gatos" Torres Agüero editor, Buenos Aires 1º edición 1987



*

Queridas amigas, apreciados amigos:



Este domingo 5 de julio de 2009 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música de los compositores chilenos Carlos Isamitt, Acario Cotapos, Ramón Campbell y Miguel Aguilar Ahumada. Las poesías que leeremos pertenecen a Vicente Girarte Martínez (México) y la música de fondo será de Rikchariy (Andes). ¡Les deseamos una feliz audición!



ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at
(Link MP3 Live-Stream. Se requiere el programa Winamp, el cual se puede bajar gratis de internet)!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!! (Recomendamos usar http://24timezones.com/ para conocer las diferencias horarias).



REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Freundliche Grüße / Cordial saludo!


YAGE, Verein für lat. Kunst,Wissenschaft und Kultur
www.euroyage.org
Schießstatt Str. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067



*


Exposición de
Walkala
(Luis Alfredo Duarte-Herrera)
en Oberndorf bei Salzburg

"Walkala, la fuerza de la imagen"

Invitación a la inauguración
El lunes 22 de Junio 2009, 19:30 horas

Lugar:
Librería "Buchgarten"
Römerweg 3
A-5110 Oberndorf bei Salzburg
Tel: +43 (0)6272 20632

Más informaciones en:
www.walkala.eu
www.galeria.walkala.eu

Duración de la exposición:
22 de Junio a 28 de agosto 2009
(Del 3 al 17 de agosto estará cerrada la librería por vacaciones)

Horarios:
Lu. - Vi. 8:00 a 12:00 y 14:00 a 18:00 horas
Sábados: 10:00 a 14:00 horas


Cordial invitación de:

YAGE, Verein für lat. Kunst,Wissenschaft und Kultur
www.euroyage.org
Schießstatt Str. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067






Inventren. Próxima estación: J. V. CILLEY.

Colaboraciones a: inventivasocial@yahoo.com.ar




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*
Cuota anual 2009 para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-
Consultar por suscripciones con difusión de actividades culturales.

*Escribir a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@yahoo.com.ar


Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar


INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Para visitar:
www.walkala.priv.at
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/
http://zonamutante.blogspot.com/
http://www.metroflog.com/Exducere


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre el escritor y el editor, cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: