Tuesday, October 14, 2008

LA RESPIRACIÓN DEL MUNDO...




*Ilustración: Ray Respall Rojas tgrafica@cubarte.cult.cu
-Indicar "Para Ray", en el asunto del correo.





*

Hoy es uno de esos días en que

si la muerte se presenta

la saludaría sin temor alguno.

La abrazaría como se abraza al que acompaña

sin tristeza, sin rencor.

Hoy es uno de esos días

para celebrar sin posturas, diciendo:

mira los lapachos gritando rosado

las azaleas saludando

escucha el llamado de los pájaros

silencia tus voces.
Hoy es uno de esos días.



*de Oscar Cacho Agú. cachoagu@yahoo.com.ar






LA RESPIRACIÓN DEL UNIVERSO....






LA MISIÓN*


La NASA detectó nieve en Marte.
En un increíble hallazgo, la sonda estadounidense Phoenix registró nieve cayendo de nubes ubicadas a 4000 metros (lanacion.com)



La nave espacial Aurora I, construida casi en su totalidad en polietileno reforzado y aluminio para evitar que su estructura absorbiera la radiación que, durante la larga travesía a Marte, impactaría sobre sus paredes, preparada para desarrollar una velocidad mínima de 12 km por segundo, se
ubicó en la plataforma especialmente acondicionada donde fue inspeccionada detalladamente, al igual que al cohete propulsor, por expertos de la NASA , antes del lanzamiento.
Cuando todo estuvo listo, el cohete de dispositivo anaeróbico de propulsión por reacción química, encendió motores con absoluta normalidad.
Sus pilotos Bryan W.Howard, Alberto Rolando Pérez , Robin Wazambi y Feng Ting se adaptaron sin mayores contratiempos al viaje de largos meses por el espacio.
Una vez en la órbita de Marte, Wazambi y Ting se trasladaron al módulo que descendería sobre el planeta.
Alberto R.Pérez y Howard , cuya labor consistió en ofrecer apoyo logístico permanecieron pilotando la nave de control en la órbita marciana.
El módulo que trasladaba a los astronautas Wazambi y Feng se posó eficientemente en la cuadratura proyectada, sobre la Utopía Planitia , extensa llanura localizada en el hemisferio norte del planeta , y horas más tarde, el primer hombre descendió por una escalerilla con su traje espacial y puso un pie sobre Marte, imitándolo a continuación su compañero.
El objetivo de la expedición de plantar una bandera que representara a las naciones del mundo unidas, recoger muestras del suelo marciano, tomar fotografías, colocar un artefacto para detectar y medir el viento solar, instalar un reflector de rayo láser y un sismógrafo, se vio demorado en varias horas por la intensa nevada que los sorprendió al arribar al planeta rojo.
Al regresar los enviados a tierra, el presidente de la Internacional Mars Society sancionó severamente a los astronautas Wazambi y Feng, por haber olvidado en la nave madre, los esquíes y snowboards reglamentarios viéndose de esta manera sensiblemente entorpecida la misión.



*de Ana Broglio. anabroglio2@yahoo.com.ar






El oído de la noche‏*




En este sitio de suspiros, el oído de la noche se hace presente. No quiero ser pesimista.
Pero siento que el abrigo de un amigo, me haría tanto bien…Le contaría mis verdades, quizás de espaldas, no tendría el valor suficiente para que florezcan las lágrimas ante él.
Le confesaría mis miedos tan primarios y letales, le hablaría del oscuro reencuentro de mi mirada frente al arquetipo de mi desierto. Le pediría que escuche, sin opiniones ni críticas, para poder decirle cómo siento el futuro, tan hosco y pesado. Arrugaría mi ceño, pondría en baja la guardia y le hablaría tanto hasta cansarme de las quejas. Le mostraría el pequeño abanico en el cual se circunscribe mi deseo. Quizás se reiría de mi pequeño mundo. La revelaría la torpeza de mi sonrisa, sirvienta de mis temores enquistados en mi infancia de tiranos y heridas sin cicatrizar. Y le mostraría cómo me muevo: como una marioneta con hilos de un titiritero siniestro.
¿Seré yo?
O me hago tanto la tonta para no revelarme tal cual soy.-



*De Nora Azul del Rosario Akimenco azulaki@hotmail.com






*


"escribir no es sólo" volar la pluma
escuchar la tinta que murmura
el entorno que silba y se agiganta
cuando brota del adentro la palabra.

Escribir es revisar las pausas y los días
el canto que avisora las tormentas
la dulzura del verbo entre las manos
la locura de armar un crucigrama
con las sílabas justas,
evocadas
esparcidas en el todo y en la nada
mirar la distancia y encontrarla
más allá, más acá del corazón
y venerarla

"escribir no es sólo"
abrir un horizonte estrellado
e inspirado por la luna
ni encontrar imágenes alegres
ni sabios silencios que retumben...

Escribir es escuchar el misterio del alma
llover con el hambre y la tristeza
abrigar una esperanza meridiana
un catálogo de luces
un lucero de cruces
es traer hacia la sangre el tiempo demorado
encontrar su silogismo y transportarlo



*De Ana Lía Gattás. analia_gattasz@speedy.com.ar








JUANELE ORTIZ O LA RESPIRACIÓN DEL UNIVERSO*


Este país que está entre el mar y la cordillera
para abarcarlo hay que andar a través de un continente(...)

A través de los trenes flotantes del Litoral

(por ahí se va a la casa de Juan Ortiz y el hondo Gualeguay)

Raúl González Tuñon (en "Primer canto argentino", 1945)



Puestos a analizar ese corpus gigantesco, esa "alta catedral de la poesía" al decir de Hugo Gola, veremos que esa obstinada y silenciosa coherencia nos pone súbitamente frente a una de las obras más importantes que se construyeron en este país de espaldas a las culturas oficiales de todos los tiempos, de todos los fabricantes de prestigios y de todos los inventos con que las metrópolis nos tienen acostumbrados por lo menos desde Echeverría hasta aquí.
Quiero suponer que no le habrá resultado fácil a un hombre de escasos recursos, en el aislamiento a que lo sometió vivir perdido en ciudades de provincia (de esa provincia que como le gustaba decir "tiene un aire muy particular" y no solamente esa red intrincada de ríos y senderitos
donde él fue dibujando, bordando con una obsesión de espléndida monotonía como exigía Pavese de un poeta auténtico sus textos).
Ortiz no necesitó los fastos de las grandes luces capitalinas para realizar una obra gigantesca, renovada con los elementos más felices con que su entorno lo obsequiaba, con las informaciones de todas las culturas del mundo que vaya a saber cómo conseguía e incorporaba en sus largas vigilias, esa obra que aún hoy resulta secreta y que dada la esquizofrenia de un país que deprecia a sus creadores auténticos, que los somete al olvido y el desconocimiento, que no les perdona esa libertad en que eligen vivir por el orgullo de su humildad sin concesiones, corremos el riesgo de perderla para siempre.
Ortiz es el ejemplo más alto de una poesía que es ante todo fiel a sí misma, que hace poner en carne viva las matrices de su estado de éxtasis, recorriendo y tratando de escribir, de marcar sobre la textura de los ríos o pasando sus largas perífrasis sobre el vuelo alto y libre de las calandrias, que no deja de tener sus caprichos y sus retrocesos, que nos va enseñando a vivir de la única manera que un hombre debe: con autenticidad y valentía, dejando afuera de sus versos y sus estipulaciones a todo lo que sea indigno, injusto, de todo aquello que violente esa armonía que él defendía con una obstinación admirable.
Resulta curioso que un hombre que concitó en la década del setenta una fanática asiduidad de parte de sus seguidores que lo convirtieron primero en mito y luego en leyenda, digo que también las
revistas capitalinas de la frivolidad le hacían largos reportajes tal vez para remarcar lo menos importante, aquello que les parecía más exótico, pero ninguna editorial de envergadura comercial se interesó nunca para publicar sus libros tan necesarios.
Hugo Gola se asombra en el prólogo a En el aura del sauce por el lujo que se daba este país como para no incorporar a su cultura viva una obra tan valedera.
Pese a las reediciones que se han producido en esta última década, reservo para mí la sospecha que el asombro de Gola tiene aún asidero, ya que esas reediciones han sido hechas en la Provincia de Santa Fe, porque ninguna editorial de las llamadas "grandes" (las multinacionales, digo) se interesó por ellas. Con el consabido perjuicio para una difusión que incluya la mayor cantidad de lectores posibles. Creo que la obra del gran entrerriano se lo merece.
Pese a esfuerzos interesados de algunos sectores por apropiárselo, Ortiz siguió libre con su poesía porque esa escritura está construida con un lenguaje que elude las afirmaciones estentóreas, él mismo descreía de los idiomas occidentales porque decía que estaban hechos para dar órdenes.
A veces me pregunto cómo se tomaría él este mundo de los gerentes y la frivolidad, esta postmodernidad que pretende que la poesía no diga nada, que pretende licuar los sentimientos.
Barthes afirma que "no hay lenguaje escrito sin ostentación", pero me parece que no podríamos explicarnos la obra de Juanele Ortiz con esa aseveración tan francesa. ¿Es ostentación una escritura que elude hasta lo indecible las grandes afirmaciones de la que está plagada la poesía moderna desde Baudelaire?
En esos grandes remansos de sentido que Ortiz obsesivamente intenta una y otra vez desde sus apenas expuestos poemas de juventud hasta los grandes hiperbolaciones de la fonética, la utilización de las comillas mediatizando constantemente el sentido de las palabras, la inclusión de algunas en otro idioma, menos que las de uso común que va cargando deliberadamente de honda efectividad; el uso de los diminutivos y las interrogaciones sin abrir que hace de un largo verso leído casi hasta el final como una afirmativa nos deja sin aire al cerrar con un signo de pregunta.
El uso intensivo de las comillas cuando quiere resaltar con afectividad un giro de la región, el sobrenombre de sus tantos amigos muertos o vivos, que pone a circular con toda naturalidad, en ese islote flotante de signos, que van buscando siempre el estuario donde todos los hombres deberán encontrarse un día en busca del espacio de la gran fraternidad universal esperada según él desde siempre por el hombre.
Muchas veces he pensado su poesía como una gran madeja que él iba desovillando pacientemente, que él iba -cada vez más conciente de su perennidad- hilando su Historia, introduciendo los mitos de la cultura guaraní que tanto amaba hasta los movimientos de los desarrapados del ejército de Artigas desplazándose por las cuchillas entrerrianas.
Tal vez con ningún poeta se nos presente la imagen romántica de la bondad puesta tan paralela e indisoluble con la poesía, que lo abarca todo: desde las fulguraciones de múltiples arañitas sobre el papel en blanco hasta la propia respiración del universo.
Creo que como nadie uno puede situarlo en el verdadero camino del maestro, creo que esa obsesiva red de significaciones que él fue uniendo en la soledad más propicia y más desvalida, pero en aparente contradicción, usó esa fortaleza del que está seguro de su camino.
Entonces en el cuerpo de ese hombre delgado que ya inficcionaba todo un sistema literario con sus anécdotas, de apariencia pintoresca, se centraba una de las voluntades más extraordinarias de estilo, uno de los pocos vitales y verdaderos en la poesía del Siglo Veinte que se escribió en la Argentina.
El 2 de setiembre de 1978 en aciagas horas para el país, moría de un enfisema pulmonar Juan Laurentino Ortiz, "natural de Puerto Ruiz", como gustaba presentarse. Antes había escrito los poemas más hondos y empecinadamente optimistas sobre el porvenir del mundo, nos había enseñando a vivir más cerca de nosotros mismos y de nuestros semejantes, había trazado con una paciencia de chino una poesía que intentaba llegar al corazón de los hombres, había escrito también a modo de disculpa, como era su forma:
"Yo me dejo vivir, la vida me atraviesa, me transporta. Analizar mi propia poesía sería interferir esa corriente que toma y me lleva y me trae. Y eso me parece, si no peligroso, por lo menos frívolo. Hay algo más que está antes y después de la poesía misma, incluso de aquella que nos parece más viva, más abierta. Es difícil, tal vez imposible, porque la poesía -como la vida- resiste a todo intento de definición" [1]



*de Jorge Isaías. jisaias46@yahoo.com.ar
[1] En Juan L.Ortiz: la experiencia poética, Alfredo Veiravé, Carlos Lohlé, Buenos Aires, 1984, página 180






Poema para dormir suave a un niño grande*



Le brotaron caireles
a la luna lámpara
agonizan, oscuras, las metrallas
bienvenido, el silencio,
levanta la isla redondita
de mi vientre de cuentos.

Duerme.

Después elegiré
sonidos de la ciudad
sirenas de trenes que parten,
campanas en la última hora
de la tarde - esas cosas -

Confía. Duerme.

La música orillará sábanas
-olor a vainilla-
para dormirte suave
cuando vengan
noches largas.



*de Verónica M. Capellino. veroaleph@hotmail.com
- Variaciones de los sentidos -De amor, desamor y erotismo-; Lux, Colección Orion-








El lápiz de Chandler*



*Por Juan Sasturain



Hace medio siglo, el 1º de octubre de 1958, Raymond Chandler -escritor norteamericano de setenta años, autor de algunas de las mejores novelas policiales jamás escritas y creador del detective Philip Marlowe- le contaba en una carta sus inmediatos proyectos literarios a su amiga Helga Greene. El
viejo y acalorado Chandler le escribía desde La Jolla, su lugar en el mundo y en California de los últimos años, al que había vuelto, malhumorado, "triste, solitario y -sin saberlo- final" después de una postrera excursión a Londres: "Mi cuento -dice Chandler- trata de un tipo que intenta salirse de la organización de la Mafia pero sabe demasiado y alguien le dice que han enviado a un par de profesionales a matarlo. No tiene a nadie a quién pedirle ayuda, así que va a verlo a Marlowe. El problema es qué puede hacer
Marlowe sin ponerse él mismo frente a las balas. Tengo algunas ideas y pienso que el cuento sería divertido de escribir". Y diez días después, en otra carta a Helga Greene del 11 de octubre, precisaba sus avances y dificultades: "Me levanto a eso de las cinco, tomo mi té, trabajo hasta más o menos las ocho y luego retorno a la máquina de escribir. El cuento avanza fatigosamente, pero es probable que lo tenga que reescribir y afilar un poco. La idea central es demasiado seria para que uno se ponga sarcástico. Y eso tiende a producirme entumecimiento. Y sin embargo la idea es muy buena y, hasta donde yo sé, jamás ha sido hecha: un hombre que trata de salvar a otro de un par de asesinos profesionales, y un hombre que apenas si se merece que se lo salve de eso".
Chandler no vuelve a mencionar este cuento en su correspondencia pero sabemos que lo terminó antes de fin de año. A partir de allí, el proyecto que lo puso a trabajar y que se llevó las energías que él no sabía eran las últimas fue Poodle Springs (o The Poodle Springs Story), última novela protagonizada por Marlowe, y en la que el detective aparecía insólitamente casado con la millonaria Linda Loring (la del final de Adiós, muñeca). No quedaron más que una veintena de páginas de Poodle Springs, porque Chandler murió el 26 de marzo de 1959. Que el impune y mediocre Robert Parker y la complicidad de los herederos y albaceas de Chandler hayan posibilitado que se hiciera una continuación de ese arranque décadas después y que se convirtiera ese engendro en "última" novela de Marlowe es un crimen acaso
menor. Ni el mismo Philip se hubiera tomado el trabajo de enjaular a esos rateros.
Así, el último texto narrativo que completó Chandler fue ese cuento del que le hablaba a su amiga Helga. No lo vio publicado en vida ni tuvo tiempo de ponerle título. Así, apareció como Marlowe takes on the Syndicate (London Daily Mail, abril de 1959), como Wrong Pigeon (Malhut Magazine, febrero de
1961) y posteriormente ha sido reeditado, reiteradamente, con el título que ha quedado como definitivo: The pencil, El lápiz. El título refiere directamente a la condena mafiosa: al gesto de subrayar el nombre. El que aparece marcado en la lista por el lápiz ya está muerto. En el relato, el mismo Marlowe que acoge al mafioso que trata de salirse -el tipo subrayado- resulta también metafóricamente condenado cuando recibe en su despacho una mínima encomienda que contiene sólo y nada menos que un lápiz.
El detective y el novelista no se inmutan, siguen adelante, desenmascaran a los mafiosos y -aunque nadie lo dice- dejan el lápiz sobre el escritorio, le sacan punta para una nueva historia, la próxima que sería nunca.
El de El lápiz no es el mejor Chandler, tampoco el del fragmento de Poodle Springs, menos incluso el de la anterior novela que publicó en el mismo 1958 a partir de un guión previo, Playback. El metafórico lápiz estaba roto o mocho desde hacía unos cinco años, desde el momento en que terminó y publicó
El largo adiós, a la que pudorosa, amorosamente consideramos su última y mejor novela.
Pero hay algo de maravillosa y al mismo tiempo patética dignidad en ese viejo golpeado y orgulloso que lo sigue intentando: "El hombre es más noble que su suerte", escribió en un inédito poema de ese último año. Así fue en su caso.


*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-113247-2008-10-13.html










Convocatoria*



El trilingüe Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL "Estrella Errante" (impreso y digital), que desde hace 17 años se edita en Salzburgo, Austria, convoca a ensayistas, narradores y poetas a colaborar con el trabajo de difusión cultural que llevamos a cabo.

Las colaboraciones deben tener una extensión máxima 4 páginas para ensayo y cuento. Para poesía se ruega enviar una selección de poemas de un máximo de 10 páginas. Los escritos deben acompañarse de un breve curriculum vitae (que contenga la dirección postal) y una foto digital del escritor a la dirección euroyage@utanet.at
Los textos seleccionados serán traducidos al alemán y publicados de manera digital e impresa.

Más informaciones sobre nuestra labor cultural sin ánimo de lucro en Europa encontrarán en nuestra página de internet www.euroyage.com
Cordial saludo,


*Dr. Luis Alfredo Duarte-Herrera
Director de YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schiessstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067




*


Queridas amigas, apreciados amigos:



El domingo 12 de octubre del 2008 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música del compositor argentino Pablo Espada. Las poesías que leeremos pertenecen a María Elena Solórzano (México) y la música de fondo será de Yawar Inka (Andes). ¡Les deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at
(Link MP3 Live-Stream. Se requiere el programa Winamp, el cual se puede bajar gratis de internet)!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!


REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Cordial saludo!


YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schießstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel. + Fax: 0043 662 825067




InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Blogs para visitar:
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: