Thursday, October 16, 2008

LA VIDA NO SE PUEDE ENCERRAR EN FORMULA ALGUNA...



*Ilustración: Ray Respall Rojas tgrafica@cubarte.cult.cu
-Indicar "Para Ray", en el asunto del correo.



Atada y sin palabras‏*




No puedo dormir
Mi alma esta atada
A un dolor constante
A nadie le puedo contar
Mi desengaño y mi malestar
De la enfermedad
Que carcome el deseo
No es que no lo haya intentado
Quizás pida demasiado
Sufro en silencio
Ahogada entre cuatro paredes
Estoy cansada de ver el cielorraso
De mi dormitorio
Como un amigo carcelero
Quisiera viajar por la inmensidad
De los afectos orgullosa y plena
Pero no puedo,
A veces la imaginación se pierde
Como ahuyentada por un pesticida
Con olor a incomunicación
La que carcome en las noches
De tristeza tan profunda
Como un cadáver tirado al río
Con piedras tan pesadas
Para que nadie lo descubra.



*De Nora Azul del Rosario Akimenco azulaki@hotmail.com






LA VIDA NO SE PUEDE ENCERRAR EN FORMULA ALGUNA...





CANCIÓN URGENTE PARA WALL STREET*


Crónicas del Hombre Alto (nº 44)


Si no fuera por todos los crímenes que, en nombre de la economía de mercado, se han perpetrado en los últimos treinta y tantos años. Si no fuera por los golpes de Estado que, con la anuencia estadounidense, se urdieron para permitir la implantación del neoliberalismo en toda América Latina. Si no fuera por los dictadores que lo defendieron a sangre y fuego creyendo, como siempre, que estaban defendiendo otra cosa. Si no fuera por todos aquellos que perdieron su libertad o su vida por oponerse a sus postulados. Si no fuera por los millones de personas que la religión de la libre empresa dejó en la calle sin que a sus cultores los acose el menor remordimiento. Si no fuera por la multitud de pobres que estas políticas regaron sobre el continente con implacable eficacia. Si no fuera por todo eso, el sólo hecho de leer hoy, en las primeras planas de los diarios, que Estados Unidos ha concretado la nacionalización de nueve bancos sería motivo suficiente para inaugurar una carcajada gigantesca, desbordante de sarcasmo. Si no fuera por todo eso, la posibilidad de ver cómo a los gurúes de la economía de mercado les estalla la bomba en el living de sus casas sería una excelente excusa para alzar la copa y brindar.
Pero no, no se puede reír ni festejar. Lo impide no sólo aquello que ya pasó, sino también lo que va a ocurrir. Porque, se sabe, a las crisis las terminan pagando los que menos hicieron por provocarlas. Y esta no tiene por qué ser la excepción. A este derrumbe financiero mundial lo van a pagar los ciudadanos comunes que perderán su empleo, su vivienda, sus ahorros, su futuro, su salud.
Raymond Aron escribió algo así como que es muy difícil que una verdad sea aceptada hasta que no estalla delante de los ojos de los incrédulos y no queda más remedio que afrontarla. ¿Qué dirán ahora los que, con inédita soberbia, propugnaron que había llegado "el fin de la Historia"? ¿Qué dirán los fundamentalistas del achicamiento del Estado, ahora que tienen que salir corriendo para que éste los ampare? ¿Qué dirán los expertos que venían a exigir la aplicación de recetas infalibles (y los gobernantes de turno que gustosamente aceptaron aplicarlas) ahora que esas recetas fracasaron en el Primer Mundo? ¿Qué pensarán los que acostumbraban invadir países que olían a izquierda, ahora que ellos mismos se ven forzados a adoptar una medida propia de un gobierno socialista?
A decir verdad, no sabemos si estamos asistiendo al final de un imperio o no. No sabemos si el capitalismo en su versión más salvaje ha quedado herido de gravedad o no. Y aunque pudiéramos darle respuesta afirmativa a ambas preguntas, tampoco sabemos si lo que venga en su reemplazo será mejor o no. En cualquiera de los casos, se trata de cuestiones en las que, seguramente, no tendremos incidencia alguna (aunque esas cuestiones sí la tengan -y mucha- sobre nosotros). Sin embargo, ahora que el tsunami financiero ha dejado sin discurso a tantos economistas y políticos, convendría recordar que los esquemas neoliberales que rigen nuestra economía tienen también su correlato cultural en la vida privada, que sus consignas, fielmente reproducidas en cada pliegue de las sociedades occidentales, se hallan enquistadas de tal forma en nuestra vida cotidiana, que la atraviesan en cada una de sus capas como si ello respondiera a un orden natural. Convendría recordar que tampoco estos supuestos dogmas son tales, y tratar de desactivar su vigencia omnipresente. Dejar de encarar nuestras relaciones interpersonales como si fueran transacciones. Dejar de creer que todo pero absolutamente todo es una mercancía y que cualquier medio es válido a la hora de venderlo. Dejar de concebir a los individuos como números descartables e intercambiables. Dejar de pensar que el otro es un escollo para nuestras ambiciones y reasignarle su dimensión humana. Recuperar, en suma, nuestro derecho a no ser apenas un engranaje anónimo dentro de un sistema que nos destruye.
De esta tarea, eso sí, tendrá que encargarse cada uno de nosotros. No caigamos en la ingenua comodidad de esperar un plan de salvataje que venga a devolvernos nuestra condición de personas. El humanismo, cualquiera lo sabe, no cotiza en Wall Street.




*de Alfredo Di Bernardo. alfdibernardo@ciudad.com.ar







LOS SUEÑOS*



Como no conseguía hacer realidad sus sueños, obstinadamente, comenzó a escribirlos en papelitos y a colgarlos de los árboles.
Una primavera al despertar, vio su jardín completamente florecido: el manzano de sueños verdes, el aromo de sueños amarillos, el ciruelo, rojos, el jacarandá, celestes; blancos el jazmín, la mutisia reina, anaranjados, las campanillas azules, bien azules.


Todos, todos sus sueños, hasta los más grises, se cumplieron.



*de Ana Broglio. anabroglio2@yahoo.com.ar






El examen*




Me había preparado a fondo para sacar aquellas oposiciones literarias. Muchas noches de insomnio pasadas estudiando y consultando bibliografía me daban la tranquilidad de poder pasar el examen. Pero mi objetivo iba incluso más allá, ya que aspiraba, no solamente, a obtener una buena nota sino que, a poco que la preguntas me favorecieran, conseguir una mención especial.

Me sentía lleno de conocimientos y tan repleto de datos, que me veía capaz de responder todas las preguntas con todo lujo de detalles. El éxito no se me podía escapar.

Cuando estaba terminando la penúltima pregunta miré al suelo y vi que habían esparcidas unas cuantas palabras. Aún me sorprendí más cuando constaté que de la manga derecha empezaban a caer letras en una cascada cada vez más caudalosa. En un instante las letras y las palabras salían a borbotones de las perneras del pantalón, del cuello de la camisa, de la boca, los ojos, las orejas… Mi carrera había acabado antes de empezar, estaba claro que era incapaz de contener tantos conocimientos.



*De Joan Mateu joan@cimat.es






*


Dónde estarás en largos días de lluvia
si el viento lleva su música
y quedo quedo
en la rivera del camino
dando vueltas a mi vuelta
con las manos húmedas de tí
y sin mí
con el recodo demorado de nuevo rocío
y mi silencio.

Lentas caen las imágenes
como esa lluvia
la que te esconde celosa
para que no te vea y te ausenta.

Llueve sobre el sendero del encuentro
llueve mi alma en el desespero
llueve la lluvia
y llueve...

Largos son los días
y te espero
y te busco
dónde he de encontrarte?

tan lentos son sus acordes
que sólo puedo nombrarte...



*De Ana Lía Gattás. analia_gattasz@speedy.com.ar






UN PACIENTE FICCIONAL
“Indéxeme la sesión”*



Por César Hazaki *


Otra crisis económica. La percibí cuando un paciente me dijo que salió a tiempo de los bonos basura y se pasó al dólar. Mientras se acomodaba en el diván, se atrevió a mirarme fijo y afirmó:
–Usted seguro que la vio venir y está cómodo en el dólar desde hace más de una semana.
Puesto a idealizar, siguió:
–Tal vez para usted no es imperioso vivir en la cornisa de la calesita financiera y eso lo hace ser más conservador con su portfolio. Igualmente escuche mis sabios consejos. ¡Tiene que hacerse de una reserva para cuando se jubile! Pero, mi apreciado analista, vamos a tener que cambiar este horario del mediodía. Se viene una temporada alta en la city, se acabaron esas sesiones de bajón porque no pasaba nada.
Iba a articular unas palabras acerca de la rivalidad edípica, pero el hombre arremetió con tanto ímpetu que no pude.
–Mi mujer ya había reservado en Las Leñas con los nietos y la paré en seco: Negra, nada de vacaciones, al frente de batalla me tengo ir. ¡Se trata del verde y sus vaivenes!
Lo dice mientras se acaricia sin cesar el abdomen. Me pregunto si registrará que se hace sana-sana en la cicatriz de la úlcera perforada que la crisis hiperinflacionaria de los noventa le produjo. Me saca de mis cavilaciones su relato acelerado:
–Los próximos seis meses vamos a bailar de lo lindo. Ayer no sabe la cantidad de caras nuevas o viejas, según se mire, que desfilaron por la Bolsa de Comercio. La rueda estaba al rojo vivo. Le voy a dar un dato de esos que a usted le gustan: estaba gozoso. Hacía mucho tiempo que no sentía que me los había cogido tan, pero tan bien. Es que en veinte días me pasé de los bonos de la deuda externa a dos empresas que agarré bien abajo, un segundo antes de la suba y el viernes realicé todo y me zambullí en el querido y entrañable verde. ¡Ahhh, olímpico!, se lo aseguro. Un día me anticipé, se da cuenta, les saqué una vuelta a los capos. La sensación de habérmelos masticado es maravillosa. Si el paraguas financiero se cae van a volver las frases argentinas: “El que apuesta al dólar pierde”, “Les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo”, alguna variación de “Un peso, un dólar”. Este país es tan, tan pero tan... –se detiene como deleitándose en encontrar la palabra precisa– nuestro. El riesgo país para mí es olor a victoria. Estaba podrido de vender boletos de avión que no salen nunca y de las quejas de los pasajeros. Se acabó la lucha por centavitos de dólar. Basta de vender un tour a Transilvania para visitar el castillo de Drácula, de alquilar camellos en Marruecos para viejos putos que andan a la caza de jóvenes beduinos. En este tute vamos a más.
–La macana –continuó sacándome de mis pensamientos– es que volverán los diarios a fijarse en nosotros... daños colaterales de este negocio. Hoy saqué cinco tipos de la oficina para que hagan de arbolitos. Si compramos muchos dólares con una diferencia de un diego, en el día hacemos una acumulación de un ocho por ciento en moneda dura. Una montaña de verdes que van bien fajaditos a la cuenta en las Caimán de papito. Mire lo entusiasmado que estoy: no voy al country. Sábado de selección de personal, necesito quince arbolitos más en cuatro días. Va a darse una puja territorial con los otros cambistas por las buenas esquinas como Corrientes y Florida o Lavalle y Carlos Pellegrini. Yo ya tengo todo arreglado con el comisario. Alguno saldrá culo para arriba y punto. Lo más divertido de este asunto es que ahora los que me compren a mi serán, como siempre, los giles que llegan tarde al festín. No hay que ir al verde cuando ya subió, es el abc. Se fue para arriba: esperar, tan simple y difícil como siempre. Acuérdese y no se maree si todo se va a la mierda. Mente abierta y culo bien cerrado.
Iba a recordarle los avatares de su último by-pass, pero no me dio tiempo.
–Hasta la Negra está contenta, porque le di para que tenga. Sexo y negocios. El país entra en el orden que es su fundamento. La piedra basal no es la Constitución.
Como hizo un descanso para sonarse la nariz, quedé en suspenso para conocer esa acta fundacional. Guardó meticulosamente el pañuelo y continuó:
–Las leyes de Murphy. Vuelven a cobrar vigencia. El chiquitaje se las toma en joda y por eso llega siempre tarde y con miedo. Y paga bien, de contado y en negro. Lo que se dice una joya de la abuela nuestra clase media. Siempre hay un grupo que se reacomoda y con eso alcanza y sobra para empezar. Y no le digo el picnic que se organiza con los que se caen. Los barcos y los departamentos de los nenes de mamá que no laburan y que se venden por dos mangos. Yo siempre entendí el verdadero sentido de la frase: “Estamos condenados al éxito”. Empecemos a indexar las sesiones y a partir del lunes le pago por día que vengo y no a mes vencido.


*Psicoanalista, director de la revista Topía.
cesar.hazaki@topia.com.ar


-Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-113380-2008-10-16.html






Harina, sal, telas e hilos...*



*Por Alfredo Armando Aguirre. choloar@rocketmail.com



Lo que sigue es una suerte de esbozo o croquis. Según las circunstancias en que cada lector se encuentre se le pueden agregar elementos y las correspondientes técnicas.
Se me hace que no se puede prescindir de los elementos que figuran en el título. Parto del supuesto que: "la vida no se puede encerrar en fórmula alguna". Y a partir de allí, continuar esbozando alternativas para hacer frente a las pandemias con que nos enfrentamos las personas que vivimos en la Argentina de nuestros días (otoño austral de 2003). Soy de los que creen que muchas de las carencias de hacen mas graves, porque intentamos resolver nuestras respectivas problemáticas, con esquemas o nociones que si bien pudieron ser válidas para nuestros padres y aun para nosotros - los que integramos la categoría de adultos mayores, con la perspectiva cercana de la ancianidad - con esquemas que parece no van más. Es nuestra convicción que los que tienen mas viabilidad, son curiosamente, los esquemas de "economía
casera", que conocieron anteriores generaciones argentinas y que muy probablemente vivieron los que hoy transitan por sus trayectos finales en la vida terrena. La ventaja reside, en que hoy contamos con niveles de instrucción mucho mayores; la información sobreabunda, y curiosamente cada vez (desempleos formales mediante) tenemos más tiempo disponible. Vistas desde otras perspectivas, somos ricos en tiempo. Y si la inteligencia, la memoria y la voluntad son nuestras potencias superiores, creo que muchos
pueden a lo largo del tiempo disponible combinar las informaciones y la energía de tal manera que se tomen decisiones cotidianas, que apunten a una alta calidad de vida. Tenemos tiempo para: amasar con harina el pan, las facturas y los fideos. Para consumo o trueque, dejemos los esquemas comerciales de lado. En las pequeñas localidades, los huevos se obtienen en el gallinero propio, o en el de un familiar. Y la leche hasta de una chiva en el jardín. Se cose y si no se sabe coser, se aprende rápido, y solo hay
que comprar telas e hilos y quien dice hilo dice lana. En cada lugar se carecerá de algún recurso pero abundara otro, por eso el ingenio, la inventiva y la creatividad pueden dar dinamismos a esquemas como los aquí muy gruesamente esbozados. Si uno lo piensa bien, con estas maneras productivas de aprovechar el creciente tiempo libre, y con los marcos de solidaridad que brindan nuestras beneméritas instituciones de bien público, muchas de las situaciones angustiosas que nos agobian tendrían principio de solución. Claro, que todo significa un empezar de nuevo, pero así están las cosas. De mi parte y obviamente puedo estar equivocado, creo que las principales restricciones son los caprichos y el "no querer bajarse del caballo", que bien visto, podría considerarse una variante de los gravosos caprichos. En escritos como este nada mejor que los finales abiertos y la invitación que cada uno haga su propio camino allí donde se encuentre. En el medio del campo, en el pequeño poblado y en el barrio de alguna metrópoli.
En todo lugar habrá cosas que escasean y cosas que abundan. Esta en cada uno saber distinguirlo y con el tiempo crecientemente disponible obrar en consecuencia...


Buenos Aires 17 de marzo de 2003
Nota: esta nota esbozo fue escrita para ser publicada en el Periódico: "La Voz de Realicó", localidad homónima de la provincia de La Pampa. Argentina, de aproximadamente diez mil habitantes.

-Mi Blog - Bitácora: http://choloar.tripod.com/Alfredo_Aguirre/







ULTIMAS NOVEDADES DE WALL STREET
Marx, la risa y la crisis*



Por Sergio Zabalza *



Un hilarante diálogo difundido por un medio británico y reproducido hasta el hartazgo en Internet parodia un supuesto reportaje a un broker de Wall Street: ilustra más que cualquier clase magistral cómo el poder significante de las palabras determina los afanes, las voluntades y las bancarrotas de
las personas. En efecto, en la simulada entrevista, el broker le explica a su interlocutor que la insólita confianza de los inversores en riesgosos paquetes de deuda descansa en la elección acertada de las palabras que conforman dichos títulos, por ejemplo: "Fondo de Apalancamiento de Crédito Estructurado de Alta Gama" para lo que no es más que un viciado paquete de cuotas hipotecarias incobrables.
Bien, hasta aquí el ya conocido poder de sugestión propio de las palabras empleado por cuanto hechicero, político o sacerdote ande por la Tierra. Pero hay algo tanto más sustantivo y enriquecedor: la risa. En El chiste y su relación con el inconsciente, Freud explicó cómo una agudeza -un acertado juego de palabras- puede lograr que penosos contenidos reprimidos accedan, sin embargo, con placer a la conciencia.
En otros términos, lo que representa un exclusivo goce para el inconsciente, chiste mediante, bien puede ser objeto de placer para la conciencia. De lo cual se concluye que en el difícil arte de vivir todo lo que cuenta es quién se apropia -en este caso qué instancia del aparato psíquico- de ese exceso de satisfacción que Lacan llamó plus de gozar y que en el ejemplo aparece como risa.
Precisamente en el Seminario XVI Lacan cita un párrafo de El capital (tercera parte, capítulo V: "El trabajo y su valorización"), donde Marx explica su concepto de plusvalía a partir del relato de una escena donde un empresario intenta convencer a un obrero acerca de las bondades del sistema
capitalista. Mientras argumenta que así como él pone la plata el obrero aporta su fuerza de trabajo, el hombre de negocios es asaltado por un rapto de irrefrenable risa: cuestión que Lacan aprovecha para homologar la plusvalía con lo que eligió llamar el "plus de gozar": ese exceso de satisfacción libidinal absolutamente singular que, sin embargo, el sujeto obtiene en forma oscura y silenciosa a través del lazo social.
De la misma forma, pareciera que verdades reprimidas tales como la corrupta especulación forjada sobre un castillo de naipes están emergiendo a la conciencia de las personas de todo el planeta, en algunos casos, con el efecto placentero propio de los chistes.



*Psicoanalista, autor de La hospitalidad del síntoma.
szabalza@elsigma.com


-FUENTE: PÁGINA/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-113379-2008-10-16.html






Convocatoria*



El trilingüe Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL "Estrella Errante" (impreso y digital), que desde hace 17 años se edita en Salzburgo, Austria, convoca a ensayistas, narradores y poetas a colaborar con el trabajo de difusión cultural que llevamos a cabo.

Las colaboraciones deben tener una extensión máxima 4 páginas para ensayo y cuento. Para poesía se ruega enviar una selección de poemas de un máximo de 10 páginas. Los escritos deben acompañarse de un breve curriculum vitae (que contenga la dirección postal) y una foto digital del escritor a la dirección euroyage@utanet.at
Los textos seleccionados serán traducidos al alemán y publicados de manera digital e impresa.

Más informaciones sobre nuestra labor cultural sin ánimo de lucro en Europa encontrarán en nuestra página de internet www.euroyage.com
Cordial saludo,



*Dr. Luis Alfredo Duarte-Herrera
Director de YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schiessstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067





InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Blogs para visitar:
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: