Saturday, October 18, 2008

SOY EL TIEMPO QUE PASA, SOY EL TIEMPO PERDIDO...




*ILUSTRACIÓN de Mónica Russomanno. russomannomonica@hotmail.com




Preguntas Frecuentes*


Nos conocimos,
Pero no me recuerdas.


Partimos temprano,
A media noche:
La Luna brillaba
Como si fuera el Sol
Y la vida estalló
Reventando la piel
Con las cuencas oculares.


De pronto recordé
Que vivimos en otros bosques
Y en otros mares.


Tienes tanta muerte,
Que hace te despiertes con vida prestada.


Nos conocimos
En otros momentos de luces tibias:
La vida corría entre cadenas
Para que no se nos escapara,
Pero ahora las cadenas se han perdido…


Hablábamos en mundos vivos
Donde las moscas vuelan:
Aquí las moscas no tienen alas
Y aún así las miramos demasiado lejos.


La sangre camina y se arrastra,
Porque le han salido patas y tiene panza.


Quizá no me recuerdes:
Con la muerte guardada
La vida se hace irreconocible.


De un momento a otro
Recordé que sabía de ti,
Y profundamente te he
Echado de menos,
Pues en una fosa profunda
Tengo tiempo de hacerlo.


Vivimos algunas veces,
Morimos el resto.


Muertos son los vivos
Que temen los cambios,
O temen perder el aliento.


Te conocí pero no lo recuerdas,
Porque ahora morimos contentos,
Que bien podemos volver a hacerlo.



*de hugo ivan cruz-rosas. quetzal.hi@gmail.com






LA NOVIA DEL MARINERO*




Esconderte he de mí,
No sea que la sal del tiempo te corroa.
He de recordarte de ese modo,
Mientras guardas aún retales de inocencia.


¿Qué harán en ti los caminos,
pequeño devorador de algas azules?
¿En qué animal mundano te hallaré cabalgando
cuando tu dragón pierda las alas?


Un día has de volver, como vuelve la risa,
Con el mundo en las pupilas,
Lleno de historias, de cítaras y ángeles, de aromas
De otros mares, inexorablemente ajeno.


Dormido estaría el hijo cuya cuna tallaste,
Dormida está mi alma sin el hijo en los brazos,
Soy el tiempo perdido,
Soy el tiempo que pasa.



-De “La edad del poeta”

*de Marié Rojas. tgrafica@cubarte.cult.cu
(indicar "PARA MARIÉ" en el asunto del correo)






SOY EL TIEMPO PERDIDO, SOY EL TIEMPO QUE PASA...








EL LOCO*




Solía
venir rengueando
con su zapato de alto
y su chancleta,


veredita del tiempo
que no dormía la siesta.
Corríamos a escondernos
para verlo pasar.


En sus ojos redondos,
amarillos, había
un inusual matiz de
extravagancia.


Siempre iba conversando
como hablando con alguien
parecía que su vida
orbitaba niñez


y nosotros,
tan niños como él,
robábamos al sueño
la magia del verano.



-De Al mar la noche . Poemas



*de Ana Broglio anabroglio2@yahoo.com.ar







Ese viejo...‏*




Quería concentrarme,
Pero no podía...


Me distraía
Me dispersaba
Ese viejo, emblanquecido
Que se caía,
Que se quejaba
Que se tiraba desnudo
Al suelo,
Buscando una cama


Le faltaba algo,
Estaba perdido,
Necesitaba de
Un cordel
De un hilo
Para ser sostenido.


Ese viejo se alzaba,
Se derrumbaba
Temblaba,
No de frío.


Sería de su pasado,
De su presente
Tan afligido,
No tenía rumbo,
Estaba descosido,
Habrá sido el destino
O
Tal vez un amorío.



*De Nora Azul del Rosario Akimenco azulaki@hotmail.com





*


El frío tiembla
en los pies descalzos
de los ángeles que nacieron
fuera del cielo.


*de Cacho Agú. cachoagu@yahoo.com.ar

-Escuchando la noticia de los dos niños muertos, por el hambre y la sed, en el Chaco y que pertenencen a la comunidad wichi, la sensación de profunda impotencia me invadió. Y me quedo muy mal.
La poesía me sirve para exudar esa impotencia. Recordé un poemita escrito hace mucho tiempo, cuando trabajaba de noche y salia a la madrugada encontrándome con niños deambulando o durmiendo en los pórticos de algunos comercios. También de aquellos que juntaban y juntan basura y cartones en horario de "protección al menor".






¿Cómo suena el aplauso de una sola mano?*



*Por Sandra Russo



Bajo el semblante nervioso de los mercados, que parecen una histérica del siglo diecinueve, siempre al borde de un desmayo de insatisfacción, se esconde una pulseada cuya difícil visualización me recuerda a aquel viejo proverbio: “Sabemos cómo suena el aplauso de dos manos, pero ¿sabemos cómo suena el aplauso de una sola?”.
Los gobiernos de Estados Unidos y el Grupo de los 7 intentan salvar a los bancos más grandes: es la lógica perfecta de lo que se viene abajo. En su decadencia, el modelo neoliberal desfila en esqueleto. Es algo así como Paris Hilton. Una rubia tarada y millonaria que le reventó la tarjeta a su papi y ahora tiene una crisis de nervios porque la tarjeta le salió rebotada: hace un escándalo y pide que echen a la vendedora. La cápsula financiera flota en su propia bilis. No es un flujo real. Lo que drena la cápsula financiera es abstracción. Dibujos. Formularios. Letra chica. Fotocopias. Recibos de sueldo. Telegramas de despido. Vouchers. Tickets canasta. Números imposibles. Indemnizaciones holly-woodenses. Mampostería. La burbuja financiera es moralmente escenográfica.
Que los países centrales se rindan ante la evidencia de que sus poblaciones enteras son rehenes de los nervios de los mercados, que intenten desesperadamente que haya ahí arriba algún choque de indescifrables coordenadas que devuelvan el mundo conocido a su formato habitual, no es más que la prueba de que el poder político, en el modelo neoliberal, es un apéndice impotente frente al poder de su Frankenstein.
¿Quién fue preso? ¿Alguien debería ir preso? ¿La quiebra del sistema mundial se debe a una falla intrínseca del sistema? ¿Se trata acaso de una catástrofe natural? Todo el mundo habla con pesar. Muy pocos con indignación. Como si no hubiera con quién indignarse. Como si responsabilizar a alguien, a algún sector, a alguna corriente económica o política fuese responsabilizarlos de algo así como una gran inundación. ¿Fue la saciedad de hegemonía la que lo condujo a estrellarse? ¿Un modelo económico puede estar en su génesis condenado al suicidio? Si no hay error humano, ¿hay error técnico?
Durante la última década, no hemos hecho más que escuchar a miles, decenas de miles de técnicos explicándonos cosas rarísimas en términos de su propia jerga. Los políticos neoliberales no han hecho otra cosa, por su parte, que repetir lo que decían esos técnicos, pero en un lenguaje prêt-à-porter. Durante la última década se hizo mucha fea, sucia y mala política, pero no se habló de política, no se discutió política, no se peleó políticamente. El efecto más sorprendente de la hegemonía del pensamiento único fue usar a la política para sus propios fines y hacer de esa degradación un triunfo paralelo. La connivencia entre el poder político y el económico la conocemos bien los argentinos, pero fue el primer síntoma de esta caída libre mundial. El gobierno de Bush no sólo gobernó para los grandes capitales. Los incluyó en su gabinete. Concluyó la fase de simbolización, y se pasó a la etapa literal. Pero para los norteamericanos, que los gerentes de las grandes empresas se dedicaran a la política fue una cucharada más de su propia medicina. Se intoxicaron de sí mismos.
Mientras todos los ojos están fijos en las pantallas de las Bolsas de los países que llevaron adelante, con alianzas políticas y militares entrecruzadas, este modelo ya partido, mientras la palabra recesión todavía no encarna en gente con nombre y apellido y no parece haber ninguna reacción colectiva de protesta, habrá que prever que en el nuevo escenario, una vez más, los más castigados serán los migrantes. Quizás esos países se vuelvan tan hostiles con los extranjeros que ahora pueden arrebatarles un puesto de trabajo, que nuevas pestes sociales acechan acá en la puerta.
El marco legal ya estaba siendo actualizado, por esas cosas de la vida. Los inmigrantes en Estados Unidos y Europa serán rechazados de cuajo, y veremos, cuando la recesión encarne en ciudadanos del Primer Mundo, cómo esta ira que ahora no aparece, cómo este enojo que las calles no reflejan, cómo esta pasividad que deja hacer a los dueños del bote, se dirigirá, seguramente, hacia los otros, los recién llegados. Quizás habría que pensar, desde cada Estado latinoamericano, la manera de ofrecerles a los compatriotas emigrados condiciones integradas de bienvenida, para que desde este continente empiecen los gestos de amparo, mientras el Primer Mundo defienda con uñas y dientes su intemperie.


*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-113527-2008-10-18.html






El suicida*


Hacía un mes que lo habían despedido de su trabajo de recogedor de basuras. A pesar de que no era el mejor empleo, al menos, era estable y había hecho en él muchos amigos.

Cuando le despidieron, cayó en una depresión profunda con la que se encerró en su apartamento. Se negó a contestar al teléfono, ver la televisión y a conectar de ninguna manera con el mundo exterior. Se sentía acabado y menospreciado. Lo único que quería era morir.

Esta idea fue fraguándose en su mente hasta que se convirtió en una obsesión. Los últimos tres días pensó únicamente en la manera de poner fin a su vida, hasta que acabó saltando por la ventana desde una altura de seis pisos.

Su sorpresa fue mayúscula cuando aterrizó sobre un montón enorme de bolsas de basura que amortiguaron el impacto. La policía lo recogió de allí mientras él intentaba acabar con su vida golpeando su cabeza contra montones de desperdicios mientras preguntaba "¿Dónde hay algo más duro?¿Dónde hay algo más duro?"

Cuando lo llevaban hacia el manicomio aún no entendía porque no había podido suicidarse. Todos los años que estuvo encerrado se lo siguió preguntando. Si hubiera puesto la radio o mirado la televisión hubiera sabido que sus compañeros, solidarizándose con él, habían iniciado una huelga de basuras, acumulando alrededor de su vivienda toda las bolsas del barrio consiguiendo, aquella mañana el compromiso de su readmisión.



*de Joan Mateu. joan@cimat.es






*


Es el ritmo interior del poeta
el que vuelca un corazón envuelto de recuerdos
el que exalta desde los trinos al silbo
el del paso acompasado del camino,
o el de la huella arrastrando su silencio

Así nostalgio de memorias la infancia…

Madero y clavo tiemblan
donde el corazón poeta las descubre,
donde el gigante baila
un ritmo de lluvia nacido a la intemperie.
Así palpita esta distancia
en el gemido mismo de las luces,
de los grillos y su salto y su canto,
Ellos, universo del poeta,
ritmo que nace y hace sangre
desde el cordón umbilical
hasta el viento ardiente de solfeos
que van
y vienen
y van...




*De Ana Lía Gattás. analia_gattasz@speedy.com.ar






La mano que mece la escritura*




*Por Miriam Cairo. cairo367@hotmail.com




Puesto que no llegan tus labios a las nueve, me inclino ante el cuaderno, animada por todo cuanto no sucede en rededor. Cosas menudas se me presentan. Un verso de Perlongher, una botella, una idea del más acá, un temblor en la mano izquierda. El arma de la noche real, la única estrategia contra su propia derrota, es reinyectar un enjambre de brillantes mariquitas sobre un asfalto apelmazado de soledad.
Desde ya te digo que tu método de alejar tus labios de los míos es tan malo como el mío para no desearlos. En este terreno, como en cualquier otro, creo que la voluntad parte de donde quiere y llega a donde puede. Por todo ello tengo grandes deseos de escribir sobre tus besos y no sobre otra clase de tempestad.
Mi mano quiere pensar en escribir para ganarse un oso de oro. Escribe, como cualquier narrador, en primera o en tercera persona. Ensaya con cierto éxito el desafío apelativo de la segunda, porque busca un otro que quiera oír. Mi mano no nació en una librería de Londres, ni siquiera en Cúspide, ni en Ross, ni en Clásica y Moderna. Mi mano nació en un extremo de mi cuerpo y lucha por su independencia. Ella trata de escribir su propia historia que tiene que ver con una sombra nacida en mi cerebro.
Pongo un ejemplo: no tendría caso que ella contara su catástrofe, ni los estragos del alcohol, porque la mano que escribe tiene dificultades para hablar de ciertas cosas. Creo que me estoy enredando. Es costumbre de mi mano, trazar laberintos palabra por palabra de tal modo que ni ella ni yo sepamos hacia dónde vamos. Mi mano no es la mano ciega del prodigioso. Ella y yo nos extraviamos en una habitación de tres por tres o en el bar de siempre. Nos extraviamos mientras las mariquitas se mueven como sirenas abroqueladas en un mare mágnum de desodorante masculino realzado con perfume de imitación. Abanican los sueños de la ciudad con sus pestañas postizas. Mueven el pelo histriónicamente como si una cámara les pidiera shock.
A las nueve tus labios no vienen a mis labios y yo cedo el poder de la conciencia a mi mano. Dejo que me lleve por sus enrevesados caminos. Ella da vuelta la página del diario que pronto será de ayer. Leo: "Tolstoi dijo que el hombre puede pasar hambre y guerras pero que la tragedia principal es la de la alcoba." Hay noticias que no envejecerán jamás. Yo escribo con mi mano salvadora.
Faulkner bebía para sentirse más bello, más alto, más calmo. Carver bebía porque todo lo que deseaba no iba a suceder. Bukowsky bebía porque un sabor temprano de la muerte no es necesariamente mala cosa. Duras bebía en caso de insomnio o súbitas desesperaciones. ¿Es Fogwill quien en otro diario reclama el derecho a la embriaguez? Cheever bebía para salvarse del terror de los puentes, del terror de la esposa, del terror de la escritura, del terror de A. Mi mano me da de beber porque la noche se pierde en busca de su noche. Nadie está seguro consigo mismo.
Digo. Bebo. Escribo. Espero. No es el hambre y no es la guerra lo que te demora. Pero qué se le va a hacer si la vida es una princesa que siempre pierde su zapato. En una tarea eterna, la mano busca independizarse para torcerles el cuello a la vida y a la princesa.
Cenicienta es una mariquita hermosa que puede hacer promociones de make up. Y a pesar de su madrastra se la ve tan chillona, tan pizpireta en esa esquina en la que hace flamear su intimidad. Esa pequeña porción de realidad colgándole entre las piernas la pone por encima del cuento y queda a salvo de las miradas piadosas. Se vuelve ruda y temperamental. Cenicienta se encabrona con el milico que le reclama las cuotas que le adeuda. Recias palabras salen de su boca. Walt Disney no las podría repetir nunca. Cenicienta se ha llenado de coraje y de baratijas, pero prefiere los dijes de fantasía al oro inquisidor de la protección policial.
Mi mano está desconcertada. Sobre el cuaderno espiralado empuña la segunda persona y no sabe por qué te imitan unos peces de iridio que imagina. Se inquieta porque pronuncian tu nombre húmedo con sus labios húmedos pero yo no la escucho. No le digo nada porque no decirle es mi modo de clausurarla. Igualmente su voluntad excede los límites de las falanges, sube por el brazo como una benéfica gangrena de palabras. El hormigueo vitaliza la hora difícil. Me parece haber escuchado que el escritor cuenta una historia para intentar calmarse. Una historia de besos quemantes.
La mano ejerce un impulso natatorio junto a los peces que te nombran. El ron es un mar que huele a amapolas. La historia que mi mano escribe es absorbida por las corolas libadas de las flores. Ocho horas pasan rápido porque cada una de ellas se disuelve en su noche. El ron desnudo, en mi mano desnuda, en mi cuerpo desnudo pasa rápido y me disuelve en mi noche. La mano ebria se anima a dar una brazada. Intenta expresar un esfuerzo natatorio. Pero no creo ni por un instante que con él lleguemos a la orilla. Esta noche, aquí sobre la tierra, se repite la historia de siempre: los muertos de estas guerras son puestos inmediatamente de pie en la habitación donde duerme el oso de oro.
Ya no son las nueve pero las mariquitas y yo todavía tenemos un aspecto bastante ágil. Lástima que a esta hora se haya muerto la esperanza. No diré que mi mano es tan enrevesada como mi cerebro pero, como él, no lo dice todo. A esta hora, los que no quieren llorar necesitan un hombre, o una mujer, o un hombre-mujer sobre sus tacos altos. La guerra de las alcobas deja cadáveres que las mariquitas enfermeras reviven con lenitivos orales. Uno a uno pasan. En media hora estarán listos para regresar al campo de batalla. Las mariquitas vuelven a decorar con rouge la boca sanadora. Son hermosas. No son hermosas. Con mi mano emprendedora lanzaremos una línea de cosméticos transgenéricos para hermosear la diversidad. No se trata de eso. No hay necesidad de belleza. Las mariquitas no lloran porque no son bellas. Las mariquitas no lloran.



*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-15670-2008-10-18.html







Correo:

*

El miércoles 22 a partir de las 19 hs. en la sala del espacio de arte del Pasaje la Piedad
(Bme. Mitre 1575 Local A)
Inauguraremos con una excelente selección de nuevos artistas que integran la exposición.
ARTE y Artistas emergentes II

En esta oportunidad brindaremos asimismo por un año de trabajo ininterrumpido promoviendo el arte y la cultura a puertas abiertas donde incluimos en distintas oportunidades mas de 300 obras realizadas por un sin numero de artistas además de: presentaciones de libros, charlas,seminarios y cursos.
esperando contar con su habitual apoyo le adjunto la invitación.
atte.

*Ponce Boscarino. ponceboscarino@gmail.com

www.ponce-boscarino.blogspot.com
www.arponceboscarino.blogspot.com



*

Queridas amigas, apreciados amigos:


El domingo 19 de octubre del 2008 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música del compositor español Agustín Castilla-Àvila. Las poesías que leeremos pertenecen a Marcelo Marcolín (Argentina) y la música de fondo será de Wayanay (Andes). ¡Les deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at
(Link MP3 Live-Stream. Se requiere el programa Winamp, el cual se puede bajar gratis de internet)!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!


REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Cordial saludo!
YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schießstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel. + Fax: 0043 662 825067






Convocatoria*



El trilingüe Magazín Cultural Latinoamericano XICóATL "Estrella Errante" (impreso y digital), que desde hace 17 años se edita en Salzburgo, Austria, convoca a ensayistas, narradores y poetas a colaborar con el trabajo de difusión cultural que llevamos a cabo.

Las colaboraciones deben tener una extensión máxima 4 páginas para ensayo y cuento. Para poesía se ruega enviar una selección de poemas de un máximo de 10 páginas. Los escritos deben acompañarse de un breve curriculum vitae (que contenga la dirección postal) y una foto digital del escritor a la dirección euroyage@utanet.at
Los textos seleccionados serán traducidos al alemán y publicados de manera digital e impresa.

Más informaciones sobre nuestra labor cultural sin ánimo de lucro en Europa encontrarán en nuestra página de internet www.euroyage.com
Cordial saludo,



*Dr. Luis Alfredo Duarte-Herrera
Director de YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schiessstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel: ++43 662 825067


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Blogs para visitar:
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: