Friday, October 03, 2008

HACIA BARRO Y TRIZAS EL CAMINO...




*Ilustración de Ray Respall Rojas tgrafica@cubarte.cult.cu
-Indicar "para Ray", en el asunto del correo.




*


Abrí mis afrentas cotidianas como quien corre la cortina de su vida revolviendo entre la menta y la rosa nacarada para que me mostraran el sendero bulevareño. Debí enfrentarme al puñado de tierra que cegó un girasol que me envolvía, puse un cántaro gris en las mejillas de mis perros y me encolumné erguida al vagabundo mundo de mi adentro. Quise abrir la puerta de mis ojos y su llave estaba enredada entre los dientes, encaré la mirada en el espejo y una estrella mordaz hizo temblar mi carcajada. Aún así no
retrocedí, seguí adelante y encontré de par en par las astas del molino que volteaban y volaban con el viento y el agua hacia barro y trizas el camino.
Tuve que emprender la retirada, porque me encontraron sin rumbo cierto un tal Quijote y Rocinante.




*de Ana Lia Gattás. analia_gattasz@speedy.com.ar






HACIA BARRO Y TRIZAS EL CAMINO...






Cambio de dolores*



Desde su más tierna edad, su vida se llenó de sinsabores. Amigos abusones en el colegio, amores desgraciados, malos profesores, experiencias laborales nefastas…Todos estos desengaños le llevaron a una tristeza casi crónica. Tenía el alma dolorida de tanto sufrir y curarla le salía carísimo en psicólogos. Es por todos sabido que la curación de los "dolores del alma" no los cubre el seguro médico.

Decidió hacer caso a las recomendaciones del Dr. Plumkier, el último psiquiatra que le atendía, y emprendió un viaje por África con el fin de distraerse, porque el dolor de su alma era tan intenso que debía alejarse de su rutina habitual.

Hizo una tournée por los países centroafricanos y remontó el río Congo en un barco. Este viaje le permitió conocer a los pigmeos con los que se quedó a vivir durante una larga temporada. En éste tiempo entabló relaciones serias con una aborigen y después de enamorarse locamente decidió casarse con ella.

A su regreso, casado con la pigmea, se divertía comentando que nunca una cosa tan pequeña le había dado un amor tan grande. Fue muy feliz cuando visitó al psiquiatra y le comentó que iba a prescindir de sus servicios porque ya estaba curado. Le dijo, de pasada, que también era importante el ahorro, porque el tratamiento de los dolores de espalda, sí que entraba en la Seguridad Social.




*De Joan Mateu joan@cimat.es



















EL ABUELO*




Mi abuelo
roturaba la tierra
con un arado de dos rejas
que tiraban ocho
percherones oscuros.
Ni para un tractorcito Pampa
le dió el cuero,
y cambió los arneses
por un boliche
de mala muerte
en un barrio
que habitaban borrachos.
Un día
la Muerte
se acercó al mostrador
y pidió una ginebra
y la bebió diciendo
"está paga"
y se sentó a esperarlo.






*De Jorge Isaías. jisaias46@yahoo.com.ar

















EL RESCATE DE LOS ADICTOS
Cuidado, no hagan burbujas*





*Por Raúl Dellatorre






Viéndolo en forma desapasionada, se diría que el plan de estabilización votado ayer consiste en envolver el impacto de la explosión de la burbuja inmobiliaria dentro de una burbuja mucho más grande. Desapasionada, aquí, quiere decir no entrar en la lógica de la desesperación alimentada por el discurso "urgente" de Bush, que buscó convencer por la vía del pánico a los estadounidenses -congresistas incluidos- y al mundo de la necesidad de apoyar el paquete, sin contemplar sus razones ni el origen del problema.
Pánico expresado en discursos de tono dramático, como el del pasado 19 de septiembre, enunciando "tenemos que actuar ahora para proteger la salud de nuestra nación, amenazada por riesgos graves". Y que fue subiendo de tono al correr los días sin una respuesta positiva.
Volviendo a lo de las burbujas superpuestas, los 850 mil millones votados ayer no están orientados a atacar el problema real. Por el contrario, se diría que lo agravan. Y a muy corto plazo, en cuestión de semanas. Esto, si se entiende que el problema real es que Estados Unidos se armó, para sí y para el mundo, un sistema financiero divorciado de la actividad productiva, un sistema que dejó de estar al servicio de la creación de riqueza y que, en cambio, creó un maravilloso mecanismo de multiplicación de dinero para quienes pudieran aprovecharlo.
El asunto es que, como paralelamente no se creaba una riqueza semejante a esa acumulación, sólo podían estar sucediendo dos cosas: se estaba asistiendo a una fabulosa transferencia de riquezas en favor de los "jugadores más afortunados" en la ruleta o se estaba creando un capital ficticio (papeles y activos que no valían lo que decían valer). Lo que sucedió fue una perversa combinación de ambas.
¿Cómo pudo pasar, y justo en el corazón del capitalismo? Las hipotecas basura son apenas la punta del iceberg: el aliento hasta la alienación de la compra de viviendas por parte de quienes no tenían con qué pagarlas (o de varias por parte de quienes no podían llegar a poseer más de una), con la ilusión de que las casas "se pagaban solas", por una suba en su valorización que iba a superar largamente el costo del crédito obtenido para comprarla con hipoteca. Pero otros muchos negocios ilusorios se fueron armando
siguiendo la misma lógica: comprar sin plata, endeudarse y esperar multiplicar la inversión inicial tanto que iba a permitir cancelar la deuda y quedarse con el capital adquirido.
Para hacer factible el mecanismo, los intermediarios del negocio (bancos de inversión, sociedades de crédito, aseguradoras, fondos de riesgo) se valieron del comercio electrónico para poder multiplicar al infinito las operaciones y reducir a segundos su concreción. La virtualidad hizo creer que multiplicando las operaciones se reducía el riesgo. Pero pasó lo contrario, porque el inversor en este juego se vio obligado a actuar como jugador adicto: a más apuesta, más necesitaba ampliar la masa de dinero en
juego. Pero un día, la carroza volvió a ser calabaza, como en el cuento.
El plan que ayer votó el Senado no dice cómo desarmar esta terrible maquinaria. Por el contrario, aceita las piezas respaldando a las entidades (apostadores) que jugaron fuerte y perdieron. Los compradores de viviendas y depositantes, que le prestaron la plata para su aventura, ahora deben creer en la "solvencia" del sistema y soñar así con recuperar lo suyo.
El plan no resuelve la ficción sincerando la verdadera contabilidad bancaria. Por el contrario, la encubre, diciendo que entidades quebradas son confiables. El costosísimo valor enunciado sólo intenta hacer más contundente el argumento con el que se encubre el problema real. La bien actuada situación de pánico por parte de la Administración (Bush, Paulson y Bernanke en la primera línea) es funcional a la solución (¿solución?) ensayada. Y además, para poder darle salida a la ley, recurrió a una ficción todavía mayor, sin sonrojarse siquiera por lo ilógico del planteo: la enorme partida de 850 mil millones de dólares que costará no se pagará con más impuestos, sino que los contribuyentes pagarán menos impuestos. Hasta habrá desgravaciones para ciertas inversiones en energías alternativas. El plan, así, no sólo es inofensivo, sino que además suena limpio, no contaminante.
Si así fuera, el rescate se estaría pagando con una fabulosa emisión de dólares, lo cual convertiría a la moneda estadounidense, precisamente, en la nueva burbuja. La futura burbuja que estalle podría ser la del dólar, de allí que haya quienes se aventuren a pronosticar el fin de la hegemonía monetaria estadounidense.
Pero a no alarmarse, que el gobierno más poderoso del mundo es el que está al mando. Y no hay por qué no creerle: es el mismo que nos alertó a tiempo sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Irak.







*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/subnotas/112615-35664-2008-10-02.html














CAMINO DE LA SANGRE*





Hoy se ha roto el cántaro y la vida.
Hay un silencio de labios arcillosos.
Yacen mutilados, pájaros sin alas.
Un balazo de sombras ha vaciado la luz.
Ahora soy yo la que calla.
Me mimetizo con la luna llena y parto.



Llego a un país extraño
Están todos, también él.
"Esta es ella"-dice- "La más pequeña y terca"
Avanzo más, amorosamente,
casta piel y desnudez de niño.
Traspaso sus miradas,
Casi están al alcance de mi mano. Tan cerca.
Es en vano. Es como intentar asir los chorros,
de la luz o el agua.
Lloro sobre el polvo. El olor a tierra mojada es tan intenso...
... y decido volver...



Aún no conocía la angustia del regreso.
Giro sobre mis pasos y allí están de nuevo.
Todos, están todos.
También él.
El aire que respiro no es el mismo
el aliento y la sangre sí.









*de Amelia Arellano arellano.amelia@yahoo.com.ar















EN LOS CONJUNTOS SOCIALES Y EN LA INTERSUBJETIVIDAD
Sufrimiento en el vínculo*






Para el autor, "la modalidad de sufrimiento contemporánea es la superfluidad y la dispersión, junto con la caída de las figuras reguladoras y donadoras de autoridad y de los sentidos simbólico-imaginarios que organizaban las ficciones que sostenían la modernidad".



Por Carlos Pachuk *






"El sufrimiento, en todos los órdenes, resulta hegemónico en la realidad y en el imaginario social de estos tiempos; si bien desagrega y genera desesperanza también representa el momento de lucha vital" previo a toda desinvestidura. Quizá transitemos en la Argentina, a partir de 2002, un nuevo clima fundador de lo grupal, como lugar de nutrición, cohesión o ilusión, otra forma de estar con los otros que recupere bajo nuevos modos, los espacios de intimidad que "inventó" la modernidad. Desde nuestra
práctica clínica, nos introducimos en una lógica contradictoria donde los caminos del sufrimiento conducen también al campo del deseo y la creatividad.
Apoyándonos en algunos conceptos de las ciencias sociales, aquello que denominamos realidad o experiencia, forma parte de la ficción dominante en cada época histórica. Esa ficción es lo que permite armar lazo social y también lo que sostiene los procesos de producción de realidad social y subjetividad. En este sentido, tal como plantea Ignacio Lewkowicz, la figura del monarca y los súbditos organiza un tipo de lazo social, crea las condiciones para generar determinada subjetividad, crea mundo (Pensar sin
Estado).
Como latinoamericanos nos debemos pensar cómo se construyó nuestra historia: ¿nuestra colonización acaso no contribuyó al pasaje de la Edad Media a la modernidad europea, que se produce en forma acelerada a partir de la fecha mágica de 1492? Es evidente que el crecimiento de la burguesía y la
acumulación del capital fueron generados a partir del descubrimiento del Nuevo Mundo. La conquista de América y el despojo de la riqueza que provenía de los pueblos que la habitaban fue, junto con la preeminencia de la ciencia sobre la religión y el triunfo de la razón, uno de los factores decisivos de
la construcción de la modernidad. Esto ya lo había planteado Marx en el Manifiesto Comunista, aunque en forma elogiosa hacia la burguesía exportadora de "progreso".
Luego en Europa la figura del Estado-Nación y la del ciudadano crea otro mundo, es el mundo de las instituciones que articuladas entre sí apuntalan la producción de sujetos que transitan de manera relativamente organizada y escalonada de la familia a la escuela, de la escuela a la fábrica o a la
universidad y de allí al mundo del trabajo, a esta idea de progreso, de "hacerse un lugar en el mundo" que implica básicamente sustento económico y reconocimiento social.
¿Cómo es hacerse un lugar en un mundo dominado por las corporaciones? Un horizonte que desde el Contrato Social promete incluir a todos a cambio de cierta renuncia y que desde hace mucho tiempo no incluye, y tampoco dice que no incluye, constituye una doble violencia.
Como plantea un autor, el mundo actual se parece a cuando alguien va a ver un espectáculo y se encuentra con un cartel que dice "localidades agotadas".
En ese caso uno podría elegir ir a ver otro espectáculo, pero en el agotamiento del mundo que vivimos lamentablemente "no hay adonde ir". En los albores de este nuevo siglo asistimos a la caída de la ilusión neoliberal: es evidente que este modelo, para funcionar, produce como efectos la amplia exclusión y expulsión de gran parte de la población, que luego retorna bajo figuras de violencia casi naturalizadas como única manera de existir. La "globalización" es el término que comúnmente se utiliza para dar cuenta de esa extraña experiencia del "mundo que se expande y al mismo tiempo se agota".
En la actualidad, somos partícipes de la pugna entre el modelo liberal y otros que intentan revertir esta realidad. Aun así, resulta inevitable hacerse cargo de los efectos, al menos en nuestro país, de dos generaciones de desocupados, con las consecuencias de desarticulación familiar, social y psíquica que padecemos.
Ocurre en simultaneidad una revolución informática y biogenética que contribuye a la formación de nuevas subjetividades. Señalamos que se va profundizando en el psiquismo y en los vínculos una brecha entre el afecto y el lenguaje, pues los nuevos seres humanos están más en contacto con las "máquinas" que con las madres. Esto fue conceptualizado por Franco Berardi como la "aceleración de la infoesfera". Por su parte, Bauman lo plantea en estos términos, en La sociedad sitiada: "La nueva velocidad vuelve a la acción momentánea y por ende virtualmente imposible de prevenir, así como
potencialmente imposible de castigar. Y la imagen especular que nos devuelve esa impunidad de la acción es la vulnerabilidad de sus objetos, potencialmente ilimitada e irremediable".
Nos preguntamos sobre qué formas de poder se está realizando el inevitable "salto antropológico" producido por la aceleración de la infoesfera y la mutación cognitiva. Las modalidades discursivas y relacionales toman el sesgo de lo múltiple, que, al ser asociativo y conectivo a la vez, introduce
una clínica configuracional que transforma la idea tradicional del dispositivo psicoanalítico, basado en la teoría de la representación. Luego admite el trabajo con la presentación y lo irrepresentable como otro modo de estar y de producir realidad. ¿Será posible generar modos de poder alternativos y horizontales para usufructuar la "mutación cognitiva", es decir, las nuevas subjetividades que produce la tecnociencia?
La mitad de la población del mundo ya tiene teléfono celular: ¿qué tipo de subjetividad genera la combinación de velocidad, simultaneidad y predominio de la imagen? Los profesionales y ejecutivos de 40 años "vuelven a tener posibilidades", dicen los periodistas de economía. Nos alegramos por las
nuevas invenciones y nos quedamos pensando las consecuencias que el neoliberalismo de la década de los noventa produjo en nuestras cabezas y en nuestros cuerpos. Los que ya no tienen posibilidades, los que tienen más de cuarenta, los que dejan que se les note el tiempo en la cara, los que envejecen, los que nacen pobres...
¿Posibilidades de qué? De ser queridos, reconocidos, amados, tenidos en cuenta, valorizados, de ganarse el sustento, de acceder a una vivienda, de seguir perteneciendo a alguna clase. Posibilidades de formar pareja, de tener hijos, de criarlos, de alimentarlos, de encontrar razones para seguir estando en pareja con la misma persona pasados los dos años o los dos meses o los dos días...
El avance de la tecnología sin ninguna pregunta bioética pone en riesgo la existencia misma del planeta. Hay una idealización del presente y una cooptación de los procesos deseantes y cognitivos. Tal como lo señalaba Heidegger, la ciencia "no piensa", conoce, investiga, descubre pero carece de una reflexión ética de los efectos sociales de su producción.
Desde este cruce podemos decir que la modalidad de sufrimiento contemporánea es la superfluidad y la dispersión, junto a la caída de las figuras reguladoras y donadoras de autoridad y de los sentidos simbólico-imaginarios que organizaban las ficciones que sostenían la modernidad.


Sujeto múltiple
Luego es conveniente diferenciar conjuntos sociales, intersubjetividad y vínculo. Los conjuntos sociales son heterogéneos y producto de una multiplicidad histórica, cultural y económica; generan un imaginario social que impregna los "capilares foulcaultianos" de la intersubjetividad anónima y de los vínculos que son, al mismo tiempo, autónomos, tienen una lógica propia y proveen nuevos significados a los conjuntos sociales en una retroalimentación continua. El vínculo implica una historia, un recorrido con un otro significativo para el sujeto que definimos como el Dos. La intersubjetividad parece un terreno más amplio, cuyo devenir es incierto y puede generar pertenencia al Dos o desplegarse en un potencial N. Debemos eludir una encrucijada polarizada entre el anhelo nostálgico de la solidez y las certezas modernas o bien, una visión acrítica que se desliza a una resignación del presente, sin posibilidades de transformación.
El paciente actual conlleva una doble pregunta: ¿qué nos demanda lo que hay y cómo hacer con lo que hay? Lidiamos día a día con el fantasma de la destitución del lugar del analista y del espacio de la sesión. En este sentido el paciente produce lo mismo que padece, transfiere al analista el fantasma de la destitución subjetiva.
De allí surgen situaciones clínicas donde el paciente suspende, posterga y manipula el encuadre como si fuera algo accesorio en su vida y desmiente así su propia demanda en una suerte de catarata de vínculos desubjetivados en la que todos los actores se ven arrastrados. ¿Son resistencias, en el sentido clásico, o momentos de hundimiento de la espesura simbólica en los que, como en el zapping mediático, cambiamos de canal, ya no estamos en el mismo lugar, ya no somos lo que decimos ser? ¿Colapso de la palabra y del sentido?
Quizás esto convoque a una clínica de lo real, término de origen lacaniano, aunque ya pertenece al corpus psicoanalítico, donde lo predominante sean las intervenciones del analista fijando al paciente límites concretos para sostener el vínculo analítico. Dicho en otras palabras, el imaginario de la
sociedad de consumo se instala en el acontecer transferencial de la sesión.
Nos preguntamos bajo qué condiciones y en qué encuadre es posible realizar un tratamiento. ¿Será necesario recuperar cierta lógica disciplinaria?
Posiblemente el espacio analítico sea un lugar donde generar legalidades que regulen y otorguen consistencia a la dispersión y fragilidad psíquica producida por la cultura de la velocidad y la imagen. Dicho en otras palabras, el interrogante que proponemos dilucidar en la clínica apunta a destronar la "cultura" del mercado en la hegemonía del proceso analítico, para evitar la transformación del analista en un objeto más de consumo.
En psicoanálisis distinguimos cuatro categorías para pensar al otro, a partir de la elaboración del narcisismo: idéntico, semejante, diferente y extrañoajeno. Se pone en crisis la noción de semejante y esto produce un efecto aterrador. En la imposibilidad de ser semejantes, la diferencia gira hacia los extraños que pierden el misterio de la ajenidad y se vuelven siniestros, a veces como doble amenazante y a veces como simple resto o desecho. En el plano social la manera de nominar al delincuente nos recuerda al concepto del subversivo de las épocas de la dictadura militar en tanto irrupción del mal, "seres extraños que siembran el terror entre ciudadanos inocentes". Se omiten las verdaderas causas que remiten a una triple exclusión: económica, social y simbólica. El Mercado necesita producir permanentemente la sensación de obsolescencia para fomentar el consumo y el fortalecimiento de la identidad en una ilusión que promete el paraíso pero aquí y ahora, en la tierra y no en el cielo, como lo hacía la religión.
Quizá se nos fue "haciendo la cabeza" que el mundo es como el Mercado dice que debe ser y quizá durante muchos años parecía el único mundo posible y hasta parecía que ésa, la del Mercado, era la única voz.
Voz o imagen que se hace voz en cada uno de maneras imperceptibles y así, de a poco, vamos siendo curiosamente "disciplinados" por una "sociedad de control" o controlados y manipulados por una sociedad "disciplinaria" sui generis.
También en ciencias sociales son ampliamente conocidos ambos términos. Se denomina sociedad disciplinaria a los procesos sociales bajo los cuales se desarrolló la modernidad, eslabonamiento de instituciones que ligadas entre sí constituyeron la trama estatal de producción de subjetividad, con su
correlato de no incluidos, recluidos y expulsados, nos referimos a los locos, los criminales, etcétera, con sus premios y sus castigos, sus sistemas de reconocimiento, de valor, sus prescripciones, prohibiciones y
transgresiones.
El sufrimiento era por alienación, la violencia era normativa en función de la organización de un mundo de incluidos y excluidos que generalmente adoptaban la forma de la reclusión, también en ámbitos institucionales, la cárcel, el hospicio, etcétera.
Por otra parte, las que Deleuze denominó "sociedades de control" proceden de otro modo: en lugar de responder a una ley común que promete incluir, acontece un permanente proceso de interiorización de la amenaza de exclusión que precariza todos los vínculos y todos los ámbitos (laboral, afectivo,
social), afectando los modos de pertenecer, de hacer lazo social, los anclajes familiares y de pareja, los modos de agruparse, de ser sujeto; éste desde ese momento toma imaginariamente el relevo de las funciones que otrora estaban delegadas en el Estado y en las instituciones y trata de hacerse cargo de resolver privadamente lo que en realidad sigue siendo una cuestión de todos, una cuestión pública, común.
Si las sociedades disciplinarias actúan sobre el cuerpo más directamente, a través del castigo y de la punición, las sociedades de control o "sociedades de seguridad", como las denomina Foucault, actúan más sobre la acción del individuo, es más una acción sobre la acción, un verdadero poder entendido como hacer, operando sobre los "soportes" y "los elementos de circulación" de la acción, en lugar de actuar sólo a través del adiestramiento del cuerpo como las disciplinas que dictan y ordenan de manera directa qué se debe hacer y qué no (Lazzarato, Mauricio, Políticas del acontecimiento, ed. Tinta limón, Buenos Aires, 2006).
Se trata de la implantación de un sujeto de certeza que, a diferencia del sujeto cartesiano, que dudaba como método para acceder a la supuesta verdad, es un sujeto tecnológico, transparente que porta un discurso agresivo que se corresponde con el desarrollo ilimitado del poder sobre los pueblos y capaz
de autotribuirse todos los designios.
Apostemos a que las nuevas maneras de agruparse, artísticas, intelectuales, sociales, políticas, vayan delineando modos de producir subjetividad alternativa a las políticas de mercado, permitiendo crear vínculos y redes sociales, y que este sujeto de certeza se transforme en sujeto múltiple.






*Presidente de la Federación Argentina de Psicoanálisis de las Configuraciones Vinculares (Fapcv). Fragmento del libro Curarse con otros, en preparación.







*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-112578-2008-10-02.html

















bienestar y cortesía*






dejado el hombre que he sido tentar por el
[dinero
a los efectos tentadores
de renunciar a mi más madre
cargo ahora con ella
y mis millones
y por mi bien es tiempo de que crea
que no me quita lo valiente








huevos*




el cuerpo de huevo de esa chica de marte daba
[superávit
no sólo los de marte se volvían cuerdos por
[ella
con ella
e invertían el pánico
altos los oropeles lucen en las fotografías
rabiosamente justificado el escroto
asociados
consisten los alígeros





*Poemas de Rolando Revagliatti. revadans@yahoo.com.ar








Homenaje*


Los amigos y la familia de Horacio Rossi invitamos al acto de homenaje que le realizaremos el próximo sábado 4 de octubre a las 11 hs, frente a su domicilio, Bvard. Pellegrini 2936, en el cantero central del boulevard. Haciéndonos eco de uno de sus poemas


Ese árbol no tiene hojas
¡las flores!
lo sostienen en el aire.


plantaremos un lapacho rosado acompañado por una placa con el poema citado.
Comparten esta invitación SADE Seccional Santa Fe, ASDE, Taller literario La Madeja , El Arca del Sur, Taller Literario Paula Albarracín, La Urdimbre , Grupo Alephianos, los colegas y todos quienes disfrutaron de su cálida presencia.



*Enviado para compartir por Oscar A. Agú. cachoagu@yahoo.com.ar





InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Blogs para visitar:
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/
http://zonamutante.blogspot.com/
http://www.metroflog.com/Exducere


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: