Sunday, July 11, 2010

EL FONDO SIEMPRE EL MISMO...


ILUSTRACIÓN: RAY RESPALL ROJAS. LA HABANA. CUBA.

LETEO (*)


“De dónde viene esa tristeza extraña
que sube sobre el mar sobre la roca oscura y desnuda.”
CHARLES BAUDELAIRE



Ha vuelto, ¡Ay! ha vuelto.
El río insomne, el que creía que jamás vendría.
Ha vuelto.
Remembranzas / Piedras.
Pájaros alimento / semillas / amapolas olvido.
Insaciables pasos / escucha.
Cuevas color sepia.
Cauces / subterráneos / vigentes / actuales.
Escisión / vigilia / sueño.


Cualquiera es la figura.
El fondo siempre el mismo: la tristeza.


Máscaras / camufladas / olvido
Bandadas / gaviotas / langostas / jotes / mariposas.


Han vuelto todos.
Todos/ han vuelto ¡Ay!
Y yo sin casa. Y yo sin piso. Y yo sin techo
Ya no queda queso / ni vino / ni pan.
No hay fuego prendido / ni agua hirviendo.
Tampoco queda el niño.
Otro
Triste / Pupila cal hambrienta.
Cataratas / luz ciega / no recuerdos.


Cualquiera es la figura.
El fondo siempre el mismo: la tristeza


Amapola / frescura / inodoro
El Sahara / La sed / Los Nómadas /
La pasión se calcina


Caderas ondulantes / Una copa de vino.
Uno mismo.
Otro.
Roba piel y rostro.


Frágil. Figura de mi madre
Violenta libido de mi padre.
Catecismos. Restos, naufragio humano.
Túneles oscuros incestuosos / sin salida / sin regreso.
Clepsidras / placenta llanto luz.
La culpa, la vergüenza y el miedo, tienen sexo.
Grito solitario / revueltas sábanas.
Silencio fugaz / multitud ruidosa / fragmenta / aturde
Ronda del rabo / perros rabiosos / extraviados.
Sabores
Acre / amargo / salobre.


Cualquiera es la figura.
El fondo siempre el mismo, la tristeza.


Puñado de agua.
Ramas preñadas / vientre luna llena. Leche.
Troncos, huecos / procrear ratones.
Engañosos imagos / mohosa casa.
Lucha. Defensa / andén desierto.
Perseguidores / Simulación / Ausencia de color
Luz perseguida / miedo adoración / terror posesión
Frenesí / Eros amordazado / compulsión.
Malas palabras pegan / expulsa / maldice.
Buenas palabras / mudas / alertas / abstinentes.


Latido tácito / grito explícito.
Fragmentos / Tánatos / alerta
Tiemblan paredes casa.
Otra vez sin preguntas / otra vez sin respuestas.


Cualquiera es la figura.
El fondo, siempre el mismo, la tristeza.


Picasso, Dalí, Apollinaire.
Rimbaud, Artaud, Baudelaire.
Miró.
Mujer remando / río olvido / la llevó la corriente,
Apolo / rostro fulgor/ hermoso
Arpía / perfil de miedo / ríe / grotescamente


El beso/ ha llegado / el beso / apasionadamente / beso.
Ojos entrecerrados / piernas abiertas / macho de tigre siberiano.
Lengua inquieta / mira / ojos quietos.
Safo / Acantilados del deseo.
Mareas pasión, huecos ausencia.


Cualquiera es la figura,
el fondo siempre el mismo, la tristeza.


Aquellos.
Añorados deseados anhelados / nunca vienen.
Adversidad.
Buitres / buitres / buitres.
Mariposas negras.
Vientre / aleteo / pecho.


Fosas nasales.
Larvados / inmortales/ reznos
Músculos vuelos truncados.
Deseo. Interruptus.


Noche rosa agua viva
Cáliz néctar pasión boca.
Lanzallamas. Azul. Gruta furtiva.
Llanto / rabia / amanecer anónimo
Andrómeda ya no espera a Perseo.


Cualquiera es la figura.
El fondo siempre el mismo. La tristeza.


Fondo/ cenagal.
Pensamientos flacos / perros gordos.
Rata gris de cloaca
Obsesiones/ bubones infectados.
Nudo gordiano.
Cola de serpiente / Metástasis.
La señal de la Cruz y un garrote.
Sangre/ alfombrada tarde.
Los vestidos se pierden.
Extraviados zapatos.
Hay que subir la cuesta.
Niños a upa.


Cualquiera es la figura.
El fondo siempre el mismo, la tristeza.


No. No. No.
Pase de mí el veneno de la flor perpetua.
Pavoroso ardid interminable.
La figura es el fondo y el fondo es la figura
Fondo figura espejo.
Corderos cabizbajos.
Víctima tigre cebado. Tristes zarpas.
Río olvido descuidado.
Han vuelto y no hay lugar.
No espacio Memoria hambrienta.


Nunca se irán.
Adiós y bienvenida.
El olvido desciende.
Piernas amordazadas.
Ciega boca
Alivio espada fálica / parte mi inocencia en tres.


Piel y huesos / potestad del misterio
Bienvenida seas noche eterna.


Despertares.
Muero porque vivo.



(*)Poema premiado por la Universidad de Buena Ventura-CALÍ-COLOMBIA (2008)


*de Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar










EL ROSTRO DEL ÁNGEL*



- Dijiste que habías muerto de amor una vez – me mira inquisidor.
- Fue hace tiempo – respondo mientras la camarera rellena mi vaso.


Nos atrapó la tormenta a la salida del teatro y, al ver el mesón abierto, corrimos a refugiarnos en sus entrañas. Es tarde, apenas una señora envuelta en un chal bebe en un rincón. Nos sentamos lejos para no perturbar su soledad. Para mitigar el frío, pedimos a la camarera vino tinto, que bebemos a sorbos lentos… Cada vez que el vaso se vacía, regresa ella, solícita, a llenarlo. De vez en cuando miramos hacia fuera, a pesar de que el sonido de la lluvia nos dice que aún debemos permanecer esperando el regreso de la calma.

Miro sus ojos, sabiendo que volvería a morir si me alejara de él. La camarera nos trae panes dorados, que comemos mojándolos en aceite. No le voy a contar de mi primera muerte, aunque sé que quiere escucharlo. El amor no muere, sólo cambia su semblante; pero dentro de nosotros algo se marcha con el que se va. No hablo de amores pasajeros, sino de ese momento en que sabemos que hemos encontrado a la persona perfecta, que nuestra vida no será la misma sin ella. La otra mitad que anuncian los textos sagrados, que nos acompañará por siempre o compartirá un tramo de nuestro camino.

En aquel entonces no conocía que el amor podía tener varios rostros, para mí sólo era aquel, mi alma gemela, que había tenido la fortuna de encontrar. No sabía que a veces hay que dejarlo ir. Necesité morir para comprender lo que desde un principio debí haber adivinado: Alguien, tal vez un ángel, ata y desata los destinos, más allá de nuestra voluntad. No debemos apegarnos a lo que no nos pertenece.

Cuando encontré a este hombre, no sabía que el que buscamos podía cambiar de faz. Luego comprendí que para ser mitad no siempre hay que ser dos, aunque en esto no funcione la lógica ni la matemática. Ahora lo tengo frente a mí, compartimos la lluvia, el vino y el pan. Comunión perfecta. Sé que lo amo, sé que me va a amar, como me ama una parte de mí que anda vagando por estos mundos.

Ha escampado, es hora de marcharnos, pido la cuenta con una señal. La bebedora solitaria se ha incorporado y arrima su silla a la mesa.

- ¿No vas a hablar de nada? – me dice él sonriendo.
- Sí, de la amabilidad excesiva de la camarera, de su obsesión porque el vaso nunca esté vacío, de la serenidad de su rostro...
- ¿La camarera, dices? – responde sorprendido - ¿Estás bromeando o has tomado demasiado vino? Quien nos ha servido todo el tiempo ha sido un mesero, un hombre de más de sesenta años. Es cierto que se adivina serenidad y sabiduría en sus ojos, pero también sufrimiento.

Lo miro sin entender, ¿por qué juega conmigo de ese modo? La mujer que bebía en la esquina se nos acerca.

- Disculpen que haya escuchado esta parte de su conversación. Quisiera saber si es un juego; porque el camarero, si bien es hombre, es muy joven. Sonríe con los ojos, me ha regalado más de un guiño esta noche, cada vez que iba a rellenar mi vaso; si no fuera por mi edad y la de él, diría que se me está insinuando… Creo que lo hace porque notó que estaba triste y, aunque no lo crean, logró darme algo de alegría.

La miramos sin saber qué responder. Ella se encoge de hombros y sale. Seguimos sus pasos. Todavía hay agua acumulada en los bordes de la calle. Decidimos esperar unos minutos en la acera.

Un joven elegantemente vestido entra al mesón. Nos miramos, sin necesidad de formularnos la pregunta. Sonreímos. La vida tiene sus misterios, el rostro del ángel puede ser una perfecta broma de los dioses.

El joven viene saliendo y se dirige a nosotros:

- Les vi salir del mesón y pensé, si está abierto a esta hora, no me viene mal una copa. He entrado, pero está vacío. ¿Podrían decirme a dónde se ha ido el camarero, o la camarera, si en algún momento lo hubo?

Nos encogemos de hombros. Él se aleja protestando.

Seguimos camino, tomados de la mano, a pesar de que la lluvia se ha reiniciado y cae, persistente, sobre nuestras ropas de ocasión especial.

La noche nos envuelve.



*de MARIÉ ROJAS.
La Habana. Cuba.







Los huesos de Pérez*




*Por Sandra Russo


Roland Barthes cuenta que en 1945, en Suiza, a raíz de un pneumotórax, los médicos debieron extraerle un pedazo de costilla. Se la devolvieron envuelta en gasa, junto con sus pertenencias. El pedazo de costilla le pertenecía, igual que su reloj o su billetera. Más incluso que eso. Barthes tuvo conciencia entonces, dice, de que "mi cuerpo me pertenece, sea cual fuere el estado desmembrado en el que me lo devuelvan: soy el dueño de mis huesos, tanto en vida como muerto".
Barthes guardó aquel pedazo de sí en un cajón de su escritorio. Lo incomodaba. No sabía qué hacer con él. Lo mantuvo allí mucho tiempo, junto a otras cosas inservibles. Con esa observación lingüística que bordea la poesía, en ese texto habla de los cajones de los escritorios o las mesas de luz, esos otros cajones que guardan nuestras pequeñas cosas muertas. En la traducción que leí se usa "gaveta", pero para nosotros es un "cajón".
Barthes no se animaba a tirar la costilla al incinerador del edificio, en lo que hubiera sido una precaria y parcial cremación. Un día lo tiró por el balcón de su casa, envuelto en la gasa hospitalaria. Algún perro habrá ido a relamerla, imaginó.
Me viene inevitable a la mente el hueso de Pérez, el que dice que quiere y que reclamará el ex juez Gabriel Cavallo porque llegado el caso no le alcanzará lo que diga "el disco rígido". Se refería a la información proveniente del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG). Cavallo borra toda huella de sangre del discurso, lo virtualiza. Borra la sangre del pasado y la del presente. Dice que quiere el hueso.
Es evidente la estrategia defensiva, que necesita un previo desprestigio del BNDG, a cuyos profesionales es necesario invisibilizar: en todo caso se trata, como en todos los otros casos, de gente que paga el Gobierno. Esa estrategia llega a un clímax cuando Cavallo pide "el hueso de Pérez".
La sangre, los huesos. El ADN que se almacena y compara en el BNDG desde hace años, un trabajo pródigo en reconocimientos internacionales. El trabajo ciclópeo de búsqueda a través de la sangre o lo que la reemplace. La búsqueda de la vida extraviada, expropiada, apropiada, expuesta en la síntesis de su ADN.
Pero los huesos. Hablemos de los huesos, que trajo a escena la frase de Cavallo. Esta semana fue premiada por la Fundación Nuevo Periodismo, la más importante de habla hispana, la argentina Leila Guerriero. Una de las mejores prosas nacionales. Su trabajo, publicado por la revista mexicana
Gatopardo, se titula "El rastro en los huesos", y es la fabulosa historia del Equipo Argentino de Antropología Forense.
Es necesario leer el trabajo de Leila, ahora que el abogado defensor de la señora de Noble pide "el hueso de Pérez". Es un trabajo sanador, porque reconstruye el esqueleto histórico y emocional de quienes se internaron en las fosas individuales y comunes durante los últimos veinticinco años para
buscar los huesos de los muertos negados.
Esta semana también habló Videla. Volverían a hacerlo. Para ellos no cayó el Muro de Berlín. "Los desaparecidos no están, no son, no tienen entidad", supo decir el general. No tienen identidad. Era la coartada perfecta. No dejar rastros. "El rastro en los huesos" relata cómo fue que con el horror
todavía soplándoles en la oreja, en 1984, un grupo de estudiantes de Antropología dejaron de buscar huesos de guanacos y empezaron a buscar huesos humanos.
"En 1988, cuando fueron convocados como peritos para excavar en el sector 134 del cementerio de Avellaneda, un suburbio de Buenos Aires donde los militares habían enterrado a cientos, pocos de ellos tenían más de 22. La fosa de Avellaneda permaneció abierta dos años y sacaron de allí trescientos
treinta y seis cuerpos, casi todos con heridas de bala en el cráneo, muchos de ellos todavía sin identificar."
Buscaban los huesos de otros jóvenes. Excavaban ante la mirada de los familiares. Mercedes Salado, una bióloga española que integra el Equipo desde 1997, dice: "Esto no es un trabajo, es una forma de vida. Está por encima de tu familia, de tu pareja, por encima de tu perspectiva de tener hijos. Nos hemos
olvidado de cumpleaños, de aniversarios de boda, pero no nos hemos olvidado de una cita con un familiar. Y en el fondo es tan pequeño. ¿Qué haces? Encuentras la identidad de una persona".
Los huesos de Pérez han sido inagotablemente buscados. Quiere el azar que una frase textual del trabajo de Leila, pronunciada por el antropólogo forense Luis Fondebrider, los aluda en esa generalidad que abarca el apellido común que usó Cavallo. El Equipo, que participó contratado por el Tribunal Criminal Internacional para la ex Yugoslavia, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, comisiones de la Verdad en Filipinas, El Salvador y Sudáfrica, fiscalías de todo el mundo y actualmente está trabajando en Ciudad Juárez, participó también en la identificación de
los restos del Che Guevara. Y afirma Luis Fondebrider, uno de los que están desde el principio:
"Pero para nosotros todos son personas. El Che o Juan Pérez".
El BNDG y el Equipo Argentino de Antropología Forense son dos de las inequívocas construcciones democráticas de las que todo bien nacido está orgulloso. Forman parte de un gigantesco movimiento colectivo de reparación, pero ellos han sido el ancla, han hecho el esfuerzo mental y físico que demandó en estas décadas la tarea de devolverles a miles de vivos y muertos su nombre verdadero.
No es Cavallo quien más o mejor reclama el hueso de Pérez. El descenso al infierno de los huesos NN, punto culminante de la política de exterminio ya probada y condenada por la Justicia, debería acotar por decoro, ética y respeto a la verdad los argumentos del abogado.


*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-149208-2010-07-10.html








El proyectil subjetivo*




*Por Miriam Cairo. cairo367@hotmail.com



1

Ese hombre es alto, frío y húmedo como una ciudad de Sudamérica a la que una llegó de la mano de Lasserre que tradujo a Burroughs. Ese hombre exhala un aire que a una se le mete dentro como el frío húmedo de las amapolas. No tiene un atisbo de calor en ninguna parte y, a su lado, una nunca llega a
calentarse. Como en ningún otro hombre que una haya conocido, en él se siente el peso muerto de los francotiradores. De toda su persona no se desprende una sola ternura masculina. Ese hombre es algo así como el resultado final de una radiación atómica o de una sociedad cualquiera.


2

De chocolate. Con crema y frutillas. Los invitados mastican con deleite.
Revientan trozos rojos en la boca. Una mezcla untuosa de fruta, crema, harina, baba. Y a tragar para empezar otra vez sin perder de vista el suculento manjar que ha de ser comido. Los invitados que mastican frutillas nunca sabrán los versos de aquel poema que te salva del mundo. Ni de aquel poema que te salva de los francotiradores. Ni de aquel poema que te salva de los invitados.


3

La pornógrafa mística construye un misal de movimientos: ora de rodillas, ora de pie, ora boca abajo, ora boca arriba. Aquí y allá se le levantan montoncitos rosados por donde los ángeles pasan sus falanges aladas. De pronto, alguien golpea la puerta. Ella presiente el olor divino de dios que entra con las llaves del reino.


4

En cualquier farmacia se puede comprar xilocaína. En todas las fuentes de la ciudad, salen chorros espléndidos de xilocaína. En los restaurantes, sirven copas heladas de xilocaína. Los esposos y las esposas cada mañana se bañan, por separado, con xilocaína. Los hijos desayunan cereales con xilocaína. Los legisladores despenalizan la xilocaíana. Los reyes magos regalan caramelos de xilocaína. Los médicos, la recetan. Los enfermeros la aplican cada ocho horas. No hay dolor en el mundo.


5

La pornógrafa mística, por su manera de ser, fácilmente destructible y a menudo replegada en sí misma como un caracol, cabe en su propia mano.


6

Nos hallamos presos en el anillo de un círculo. Cuando oímos una palabra última con el oído último, estamos inmediatamente junto a la cosa última presente ahí, ante nosotros. Pero cuando oímos la metáfora del sexo con el oído del sexo, su salpicadura surge por primera vez, siempre.


7

La frutilla se rompe en la boca. Estalla. Y la propia vida se embadurna de crema y saliva. De pronto, se vuelven extrañas las cosas. Me pregunto cómo será la vida sexual de mis invitados. Suerte que la torta tiene frutillas porque creo que mis invitados nunca se salen de su lugar, salvo para romper frutillas en la boca. Dignas de ver aquellas nieves y aquellas cremas, aquellos hongos purísimos. Mientras los veo comer sospecho que ninguno de ellos lee lo que yo leo.


8

La pornógrafa mística se lee doblemente como ángel y fiera enjaulada en el corazón de la ciudad. Nos debe dar miedo tocar a esta mujer. Nos debe dar miedo sentir cada siglo de sus besos lentos. Nos debe dar miedo arrastrarnos por el interior de su cuerpo o descubrir que existimos en los enrevesados
pliegues de su cerebro.


9

Es imposible entrar en contacto con los francotiradores. No tienen sexo: tienen aparato reproductor. A veces llegan a fastidiar tanto que no nos queda más remedio que matarlos a golpes de adiós. A ellos no se les puede decir "vamos de nuevo", porque los francotiradores van una vez y nada más.


10

Este café tiene el aspecto de una taberna de la época de la perdición. Se oyen croar ranas en los pantanos que la rodean. El mozo tiene una espléndida cabellera azulada que me recuerda tu calvicie. Me acuerdo de aquel sol de diciembre en un cielo violeta y de tu otra calvicie. Recuerdo que nunca
hablamos de Farinelli porque no pensábamos ni remotamente en las bondades canoras de un castrado. Croan las ranas en un pantano que no existe.


*Fuente: Rosario-12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-24371-2010-07-10.html






Ese mundial era nuestro...*



Gnomo, era su nombre de compañero y su apodo en la escuela industrial.
Cruzó la avenida Mitre en Villa Domínico y enfiló para el bar, faltaban 10 minutos para la cita, pero él siempre llegaba temprano mientras terminaba de armar "el minuto". Aunque sabia que su rostro no espejaba el amor, pensó en decir que esperaba a la chica que había conocido el fin de semana anterior en el parque Sarmiento. Sí, casi enfrente. Entró. Ese lugar era más razonable para levantar quinela clandestina que para esperar una señorita. Piso con la seguridad de la repetición, no era la primera vez que se reunía con compañeros del partido. Eligió una mesa individual, seguramente incomoda para la reunión prevista, pero desde ahí en el centro de ese lugar indefinible se controlaba con la visión la puerta, la avenida, las hojas de ese otoño amarillo casi siniestro. Ese lugar era imposible para un encuentro amoroso... Oteo el lugar, en una mesa grande hecha de tres individuales estaban 8 tipos.
Parecian oficinistas. Divertidos, relajados, daban por seguro el triunfo de la selección y de eso hablaban, muy argentinos. En el reloj eran las 18 hs, las últimas lágrimas de luz se fugaban de la crueldad entre los autos interminables de la avenida.
La puerta era ese umbral de ansiedad. No sabía quiénes iban a venir a esa reunión además de Pocho, el responsable de la zona sur. Intuía, que en esa reunión clave, podrían asistir los cuadros más destacados del Partido. Bueno, al menos los que no estaban ya secuestrados.
Del frío apuro a fondo el café doble. En la radio el gordo Muñoz relataba. Nunca faltaban comentarios afines al de "los argentinos somos derechos y humanos".

Un gusto amargo de tiempo difícil lo acompañaba de sol a sombra, él estaba "levantado" y casi todos sus compañeros tambien, viviendo en pensiones o casas del pueblo. Otros, abandonados a su suerte, vagaban por las calles. Temían volver a sus casas. Varios dirigentes del comité central fueron detenidos, y serian "desaparecidos" de la dictadura. Muchos pendían del delgado hilo de cuerpos resistiendo la tortura y el terror...
A las y media empezó a inquietarse, ni siquiera Pocho había llegado, -no pasa nada el transito está jodido a esta hora y con ese Citroen 2cv no se le puede pedir nada¡¡¡-
Volvió a conectarse con la mesa de oficinistas festivos, el clima de cargadas era total y grotesco: ni señora, ni hermana, ni madre estaban a salvo de esa horda primitiva. Un gordo grandote se paró haciendo cuernos con la mano derecha, diciendo "voy con tu mujer..", otro fulano tomó un sifón y parandose amenazó con apagar ese escandalo. Asqueado, desprecio el show por un instante y volvió a fijar la mirada en la puerta. ¿Llegaban los "cumpas"?

Un chorro de soda en los ojos lo desubicó, ¿qué carajo les pasa? !, -gritó. Ya era tarde. Dos 9 mm le apuntaban. Le aplastaron la nariz contra la mesa mientras lo esposaron. A los golpes lo llevaron hacia la esquina de Centenario Uruguayo. Una mano le apretaba el cuello desde la nuca y solo podía ver esas baldosas vainilla, - ¡ zurdo de mierda....te dejaron solo ! -Pudo ver la marca "Ford" en la camioneta, en la caja, hundido en un ángulo estaba Pocho, ojos vendados, la cabeza que quería tocar el pecho y no podía, las manos esposadas coronaban los parietales y se sostenian en la cumbre de las rodillas. Era una estatua congelada en horror... la queja parecía tardía, inútil, - me batiste...-Esa voz , de muerto en certezas, lo corto en filo - no seas boludo... el partido se terminó... Despues de la capucha, casi en asfixia, lo aplastaron en la cabina, sentía el peso de las botas en la espalda. Casi no hay palabra con Pocho, sólo una frase : -No dije todo, dejé tu parte....
El tiempo se había detenido. Era una ruta a velocidad constante. El aire que silva de los vehiculos que cruzan. Cuando se presentía la llegada a destino. Antes de la despedida con Pocho, quedó una frase flotando, dicha con tono de orden: - ¡No te hagas mártir, ya no queda nada para defender! -

La recepción fue con patadas y una piña fuerte en el estómago, doblado, a vomitos, entro en la celda. No estaba solo, dos tipos respiraban con antiguedad en el lugar, -¿ Te golpearon mucho pibe ? - - Podría haber sido peor-. el silencio no tenía edad, y había que economizar palabra en esa incomodidad de escuchar consejos."Hace meses que estamos en este pozo, no dormis nunca de los gritos, y aun en sueños, los soñas como si estuvieras despierto... Despues de tres o cuatro sesiones de parrilla vas a cantar lo mismo y además vas a mandar al frente a cualquiera para tener alivio entre picana y submarino. "Eran dos oficiales Montoneros, también vendidos por su jefe." Tratamos de evitar la tortura y colaborar, con suerte algún día volvés a ver la luz y la familia va a necesitar que quedes entero..." "¿Sos del PCML, no..? Los paras se burlaban, decian que estaban llegando los antifascistas, los amarillos de Mao... Bueno, con Uds, van a ser cordiales, no les tienen tanto odio, no les boletearon a nadie.... ¿Para que tenian los fierros? ". El no contestó, no quería oir más."Nosotros estamos jodidos, si nos hubieramos largado con la guita de los Bunge estariamos tranqui." Hablar no servía. La humedad y ese olor a moho penetraban hasta los pulmones, no daban ganas de respirar.Temblaban de frío, abrazaron los cuerpos para refugiar un poco de calor, en la brutal necesidad no había diferencias ideológicas, el desamparo los acurruco como cachorros.En el alba, lo sacaron sin palabras, solo manos en el cuerpo. Esa habitación, era calida despues de la celda y parecía seca. Sentado,le descubrieron la mirada y los ojos no podian ver nada despues de tanta pupila negra, negados a la luz, sus ojos no veian nada humano ahí, enfrente, del otro lado.Detrás de un viejo escritorio estatal, gris metalizado, estaba el "Ratón", un cuadro, un miembro de dirección del partido. El mismo elocuente y seguro camarada, un teórico, surgido de la docencia universitaria.Ahora, se lo veía mortal, con ojos gastados de tanta luz artificial. desprolijo, la barba de días. y ese bigote tipo militar proliferaba en el de Niestche. Sin vueltas, comenzó el interrogatorio...."Las autoridades de este lugar me piden los datos que tenés sobre los militantes del partido y de otras orgas.... acá, ya se sabe que hay militantes de base que dependen de vos..... y Pocho no dijo todo lo que podía decir, así que ahora te toca descargarte a vos.....-¡Traidor hijo de puta ! - - Mirá..., le dijo el Ratón en resignación, acá no hay lugar para heroismos, casi todos hablaron para demostrar sumisión y mostrarse quebrados, y al que no se quiebra, lo quiebran en la tortura.
¿Qué pasó con el "Gran Timonel"? entregó hasta la señora y los hijos. No hay nada en pie, y vos no te vas a inmolar por 5 o 6 boludos que ni siquiera los van a ir a buscar....¡¡¡, al Pato lo reventaron y cantó. Entre vomitar ahora y hacerlo reventado da igual. Estamos en sus manos. Pensalo, despues te interroga el encargado -El captor que aguardaba a su espalda lo tabicó y lo condujo a una nueva celda, esta era de aislamiento, la altura no permitía ponerse de pie, solo moverse de rodillas. Era una cucha donde no cabian un cuerpo y su alma. El hambre y el frío no dejaban dormir, los alaridos tampoco. En ese tiempo sin tiempo, toda su vida parecia correr en imágenes y representaciones veloces, daba vértigo y mareos. Nauseas. ¿ Y los viejos...?. No sabían de él desde un mes atrás, cuando se había levantado, sintió como nunca que los quería, quería volver a verlos tomando mate bajo la parra, comiendo la picada con el vaso de vino tinto, respirando el aire fresco de la quinta y el aleteo en torcazas.desde esa mazmorra infame recorrió postales de esa impensada militancia que lo llevo hasta ahí, fuera de la civilización y pronto, quizá, de la vida también. ¿Era la revolución lo más importante? No era difícil hacer una revolución en encuentros de música y lectura, leyendo sobre la crisis inevitable del capitalismo entre mates y sonrisas.

La puerta se abrió en el ensueño, en pasos de temblor trato de recordar que compañeros conocía tambien Pocho, su vida dependía de esa coincidencia..... -En un flash aparecián rostros, intactos, confiados, indefensos, abandonados, perdidos, ¿Qué sería de ellos? ¿Cual sería el suyo?
El encargado fue breve: "Habla y rápido, sino te pasamos al asador, y los muchachos de la parrilla estan apurados porque va a empezar el partido de la selección, no te hagas más el pelotudo..."

Afuera, no tan lejos de ese chupadero, multitudes estallaban festejando el triunfo de Argentina sobre Holanda. Ese mundial, era nuestro.



*De Eduardo Francisco Coiro. inventivasocial@hotmail.com







plebeyo*



plebeyo, picoroso
sentimental y distante
operado que fui de nimiedades no siempre
padecí satiriasis escarlatina supositorios en los años cincuenta
rencor y envanecimiento
celos retrospectivos
canas verdes
me aflijo me entontezco

soporto pesadillas (desnudeces
propias y periódicas en la megalópolis)
sociópatas, arrebatos
abusos de confianza, de autoridad
impuestos

tengo debilidad por la fauna
por los billetes nuevos en fajos dentro de valijas modernas y canastos
por los detalles
por las damas en los vestuarios espiadas
por bergman por fellini por la ancianidad
por algunos recuerdos

“no ha estado con su padre
su madre
ha estado con él
no ha estado con él
su padre
ha estado con su madre”

superé ínfulas, desprestigio, anacronismos
de los años sesenta: esquives y virginidades
acné blancura de nieve negrura de carbón
aberraciones y violentaciones

soy formal y también otras cosas
ruego contestación a pie de página
impresiono mis impresiones señalo mis señas particulares
abandono mis mañas en un escote excelente
y así de paso reafirmo mi virilidad
(soy el dulce objeto
de la vivaz parsimonia
de una fellatio)

incapaz con enchufes cueritos motores
espinas militares sombras y bultos
me repelen los aristócratas y los hiperkinéticos
me enfebrecitan las núbiles y las religiosas
me entonan los surrealistas
me buscan los sheriffs de los condados de venus y lanús

abarqué mucho y apreté poco
aunque de tanto mucho que abarqué
apreté bastante
en los años setenta
una vecina de zagala o villa pueyrredón
adulta
entornaría una glicina y los párpados

me parece que me escandalizo en los años ochenta.



*De Rolando Revagliatti. revadans@yahoo.com.ar




*

Queridas amigas, apreciados amigos:


Este domingo 11 de julio del 2010 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música del compositor cubano Aurelio de la Vega. Las poesías que leeremos pertenecen a Roque Dalton (El Salvador) y la música de fondo será de Rikcharyi (Andes). ¡Les
deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at (Link: MP3 Live-Stream).
Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!
(Recomendamos usar http://24timezones.com/ para conocer las diferencias horarias).


REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Freundliche Grüße / Cordial saludo!


YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com
Schießstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel.: 0043 662 825067



*


Inventren Próxima estación: CORACEROS



Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido por las siguientes estaciones:

HENDERSON.

MARÍA LUCILA. HERRERA VEGA. HORTENSIA.

ORDOQUI. CORBETT. SANTOS UNZUÉ.

MOREA. ORTIZ DE ROSAS. ARAUJO.

BAUDRIX. EMITA. INDACOCHEA.

LA RICA. SAN SEBASTIÁN. J.J. ALMEYRA.

INGENIERO WILLIAMS. GONZÁLEZ RISOS. PARADA KM 79.

ENRIQUE FYNN. PLOMER. KM. 55.

ELÍAS ROMERO. KM. 38. MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD. MERLO GÓMEZ. RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA. JUSTO VILLEGAS. JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE. ALDO BONZI. KM 12.

LA SALADA. INGENIERO BUDGE. VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA. VILLA DIAMANTE. PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*
*Cuota anual para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-
Consultar por suscripciones con difusión de actividades culturales.

*Escribir a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@yahoo.com.ar



Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: