Friday, July 30, 2010

NADIE SABE EN-LO-QUE-SER...



*Ilustración: Ray Respall.




SANTO DE CARTÓN*


“Nadie sabe en-lo-que-ser. Nadie sabe enloquecer.
Ni reconocerse bien. En la inmensidad cruel la figura, fisura.
Cordura, sombra, locura. Extraño reflejo convive en la espesura.
Segmentos de mares difumados. Cortinas al corazón
Ojos ahogados. Ciegos. Silenciosos.
Pasiones con-templadas en la tempestad.”
RICARDO ROSALES ARELLANO



Dime huésped de los basurales.
¿Quién escribió tu oráculo de cartón prensado?
¿Que alondra triste escribe el epitafio en tu ventana?
¿Quien des puebla tus herencias de ser?
¿Quién borra las marcas gigantescas de tus zapatos rotos?
¿Que viento helado moja tus ojos de violetas?
¿Quien ha roto tu flauta de Hamelín
¿Quien borró tu mapa de arroyos y calandrias?
¿Quien marcó en tu frente la cruz de la derrota?
Dime huésped de los basurales.
¿Quién arrancó la risa de tus estrellas ojos?
¿Quién extravió la llave de tu cofre?
¿Quién cortó las mangas camisa de tu padre?
¿La lengua y la pollera de tu madre’
¿El vientre de tu hermana?
Quien sabe las preguntas. Quien sabe las respuestas.
Paco. Pico. Poco. “La figura fisura”
Pájaro triste, lumbre, enigma miedo.
Páramo de plata, sedal de oro.
Has de saber. Algún día alguien gemirá.
Y no serás vos ángel niño, santo de cartón.
Cuando la manzana de Newton devenga en luna.
Caerán. Otra vez caerán



*de Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar






NADIE SABE EN-LO-QUE-SER...





EL BOLSILLO DEL ÁNGEL*


La muchacha de la prensa le dijo, señalando al cielo:

- ¿Vio? Los ángeles escondieron la lluvia en sus bolsillos... Hace una tarde espléndida luego de una mañana insoportablemente húmeda.
- ¿Y tú crees en los ángeles? – le dijo con sorna… la chica era gentil, le caía bien, pero pecaba de ingenua.
- Creo en ellos – le respondió con seguridad -, he tenido oportunidad de verlos. No puedo quejarme de la vida, ha sido muy buena conmigo.

No le respondió. Tomó su periódico y se encaminó a casa. ¡Vaya manía! Pensó. Pero se percató de que sentía envidia por esa fe de la gente simple. Necesitaba desesperadamente creer en algo, ¿en los ángeles, para comenzar? ¿No había dicho la chica que estaban en esta tierra, que podían ser vistos? Algo haría hasta encontrar uno.

Se dedicó a buscarlos entre los rostros de la multitud. Al no percibir señales, fue a los lugares olvidados, a donde están los que sufren, los que necesitarían la presencia de un ángel. Conoció el dolor, la pobreza, la cercanía de la muerte, la soledad, el desamor, el desaliento… Tantas penas que, a falta de visiones celestiales, quiso ayudar, así fuera a hacerlas más llevaderas. A veces basta una mirada, a veces un abrazo, una palabra de consuelo. Dos años después, cuando le llegó la edad del retiro, se dedicó de lleno a esto.

Aunque sin ángeles, trabajó con entrega, con devoción. Tanto quiso creer, que entendió que no necesitaba una epifanía para sustentar su fe, le bastaba sentirse bien con él mismo, aquí y ahora, y para lograrlo siguió volcándose en la felicidad ajena.

En el hospital donde pasó sus últimas horas, su deseo le fue concedido: al pedir que lo voltearan hacia la ventana para contemplar el crepúsculo – a pesar de que no había parado de llover -, vio un ángel que lo miraba desde el cristal. La revelación no venía del exterior: era su propio reflejo.

Tomó las nubes con la punta de los dedos y se las guardó en el bolsillo del pijama. El sol le regaló el mejor de sus ocasos.



*de Marié Rojas.
La Habana. Cuba.






ALFREDO MOFFAT, EL CREADOR DE EL BANCADERO, LA COOPERANZA Y EL MOVIMIENTO OYITAS

“Inventar ideas para curar vidas”*


“Trabajé con pobres, con locos, con chicos, adentro del país, afuera del país –dice Moffat–. Me desgasté, trabajé demasiado. Entonces lo que quiero hacer ahora es que eso sirva para que otros sigan aliviando el dolor de los que no tienen terapia, el dolor de los que están desamparados.”


*Por Marcela Stieben



–¿Cuándo nació su deseo de ser arquitecto y psicólogo social?

–Ser arquitecto nunca fue un deseo mío. Fue una imposición de mi papá, que era muy insistente. El había querido ser ingeniero civil y era maestro mayor de obras. El creía que yo era él. Hay padres que se confunden. En segundo año de Arquitectura yo me había cambiado a Medicina, que era lo que yo quería ser. Yo quería ser médico. Terminé la carrera de Arquitectura en la UBA en 1960, le di el título a mi papá, pero nunca ejercí. Soy médico de almas.

–Es bravo hacer una carrera larga y costosa como Arquitectura sin querer hacerla. ¿Hacía los planos y todo a desgano o algo le gustaba?

–No, no me gustaba. La parte de arte sí me gustaba un poquito: llegué a profesor adjunto en Historia del Arte en la UBA. ¡Tenía una formación estética fuerte!

–Y finalmente fue psicólogo social.

–Sí, con Enrique Pichón Rivière. Estuve diez años al lado de Pichón. El decía que yo era su hijo “putativo” (risas). Fue el maestro, realmente. Era un maestro zen, desconcertante, nada convencional. Yo ya era raro de antes, así que nos juntamos y nos hicimos amigos enseguida. Cuando nos conocimos reforcé mis partes más insólitas y de trabajos alternativos, de formas fuera del sistema académico. Pichón me nombró “médico de almas”. El consideró que yo podía trabajar curando gente.

–¿Siente que curó a muchos pacientes?

–¡Cientos, miles! En forma directa debo de haber tenido unos 500 pacientes y después tengo cerca de 50.000 indirectos. En El Bancadero cerca de 40.000 personas se aliviaron.

–De todo lo que hace día a día, que es mucho, ¿qué es lo que más le importa?

–Ahora estoy haciendo que no se pierdan unos 50 años de trabajo. Más que todo es eso porque de golpe me di cuenta de que me volvía viejo. Tengo 76 años...

–¿Qué día nació?

–El 12 de enero de 1934. Nací en el hospital Rivadavia el 12 de enero de 1934 y fui criado hasta los cuatro años por mi familia materna alemana. Eran inmigrantes que llegaron a Comodoro Rivadavia a fines de la Primera Guerra Mundial y comenzaron a luchar desde abajo. De mi madre recibí el mandato de vencer las dificultades, ya que ella venía de la guerra y llegó a la Argentina con sólo 12 años. Y de mi familia paterna heredé la distancia inglesa, que me sirve para preservarme en la terapia con situaciones límite. Viví tantos años e hice tantas cosas que me parece que hubiera nacido en el 1800... Tengo miedo de irme y que se pierda la experiencia de una persona que durante 50 años estuvo trabajando con el dolor psicológico de los que más sufren.

–Suele mencionar su edad en discursos y conferencias, ¿por qué lo reitera tanto?

–Es que por tradición, siento que me quedan ocho años... Para la muerte me guío por mi familia inglesa y mi bisabuelo inglés, mi abuelo y mi padre murieron a los 84 años. Así que, en principio, viviré hasta los 84 años. Puede ser que sea más, ¡pero por lo menos tengo asegurada la vida hasta los 84 años! Mi preocupación ahora, a mis 76 años, es poder transmitir 50 años de experiencia en trabajos con la pobreza y la locura, desarrollando teorías y técnicas. Más que enseñar yo hablo de entrenarse para trabajar con chicos de la calle, con jóvenes violentos, con drogadictos y fundamentalmente con psicóticos, tanto en el Hospital Borda como en los principales manicomios de Latinoamérica.

–En la contratapa de su último libro dice que la Terapia de Crisis tiene como fundamento epistemológico la filosofía existencial, que percibe al hombre como un proyecto, un ser arrojado a su futuro.

–Sí, así es. Las crisis psicológicas ocurren ante transformaciones inesperadas. En los momentos de discontinuidad de esa aventura del existir, el yo queda solo y paralizado. La mirada del otro es lo que me define, yo existo en ese transcurrir del encuentro.

–En el capítulo dedicado a la Depresión, en el mismo libro (Terapia de Crisis, la emergencia psicológica), señala que cuando falla el mecanismo que transforma la pérdida en recuerdo se instala el fantasma de la depresión.

–El depresivo se vincula con un fantasma que es alguien que está y no está. Como queda abrazado a lo perdido y pierde los brazos para vincularse con personas reales, vive en el pasado. Las causas pueden ser de dos tipos: una por pérdida traumática (orfandad, pérdidas importantes que no tuvieron proceso de duelo, que no pudieron llorarse y compartirse) y la otra es por no haber tenido un hogar donde se le enseñara el deseo, la exploración del mundo, sólo aprendió la desesperanza, son familias grises, escuelas de frustración. El diálogo es interior y tiene como argumento el reproche o la culpa. El mundo le es ajeno y lejano, su percepción es endoperceptiva (está dirigida hacia adentro).

–En su página web tiene miles de fotos de todos los seminarios que da por el mundo y muchísimos textos útiles para los que trabajan con la comunidad.

–Es importante que ponga mi página web porque es una enciclopedia con 3000 páginas, 1000 documentos fotográficos y mis libros que se pueden descargar gratis (www.moffatt.org.ar). Cuando yo veo todo lo que hice, leyendo en la página todos los documentos, pienso: ¡un solo hombre no pudo haber hecho tantas cosas! Trabajé con pobres, con locos, con chicos, adentro del país, afuera del país... ¡Me desgasté, trabajé demasiado! Entonces lo que quiero hacer ahora es que eso sirva para que otros sigan aliviando el dolor de los que no tienen terapia, el dolor de los que están desamparados. El arte permite entender la vida cuando la ciencia no tiene respuestas. Nos permite dar un sentido profundo a la aventura de existir. El trabajo organiza las redes comunitarias, las instituciones... Y los grupos estructuran la vida cotidiana.

–Si hoy se cumpliera uno de sus sueños y lo designaran director del Hospital Borda, ¿qué revolución haría?

–En 24 horas puedo cambiar el Borda, porque tengo la experiencia. Haría una comunidad terapéutica. El paciente pasa a ser un protagonista de su propia cura. Esas 12 manzanas del Borda se transforman en un pequeño pueblo donde hay asambleas de comunidad, grupos terapéuticos, psicodrama y terapias familiares. Casi todo lo contrario de lo que hoy se hace.

–Es poder incorporar al paciente como ser humano, mirar su alma y no verlo como un depósito de pastillas.

–Es organizarlo como un pueblo con reuniones de asambleas de comunidad, con elección de autoridades, e inmediatamente la persona deja de ser un objeto, digamos un ente psicótico, para ser una persona. Mi especialidad son los psicóticos. Lo que más me interesa es arte y locura, pero uno a veces tiene que salir del hospicio porque afuera están más locos que adentro. A veces nos maltratamos mucho. Como dice Cristina: deberíamos querernos más.

–Puntualmente, ¿cuál sería la primera medida que tomaría si se concretara su fantasía de ser nombrado director del Borda?

–Para realmente arreglar el tema de la salud mental, para humanizarla y evitar esos depósitos de destrucción de almas que son los manicomios, si fuera director del Borda, también pediría ser decano de la Facultad de Psicología porque entonces pongo las dos instituciones juntas, en un mismo lugar, y hago un hospital escuela. Por la mañana curan y por la tarde estudian. Como en Medicina. Yo empecé primer año de Medicina, quería ser médico, y llegué a ser médico de almas. La Radio La Colifata y la Cooperanza demuestran que estas personas que son acusadas de locas pueden ser de lo más sensatas. Cualquier persona puede ir a las tres de la tarde al Borda, donde funciona desde hace 24 años, ininterrumpidamente, y verlo.

–En los seminarios que dicta en las principales universidades de Colombia, Chile y otros países adonde lo invitan, ¿cuál es la principal inquietud de los alumnos?

–Cómo hacer. Lo que más les importa es qué hacemos nosotros. Si diera psicoanálisis diría: hay que tener un diván, hay que tener pacientes relajados que asocien libremente y hay que detectar la situación edípica, etc. Nosotros trabajamos desde grupos usando el psicodrama, grupos operativos, es otra modalidad completamente distinta.

–Yendo a su vida personal: ¿está solo o tiene pareja?

–Estoy de novio con Daniela, una alumna mía de 23 años. Yo no tengo la culpa de que a ella le gusten los abuelitos. Se enamoró de mí y yo respondí. Hace un año y tres meses que estamos juntos. No vivimos juntos, pero compartimos muchos viajes.

–¿Siente que es como beber de la Fuente de Juventud?

–Yo creo que Daniela tiene una maduración prematura que se encuentra con una parte infantil mía. Se encontraron aspectos adolescentes míos con aspectos maduros suyos.

–¿Piensa ser padre nuevamente?

–¡Nooooooooo! Está descartado eso. ¡El nuestro es un encuentro existencial fuerte!

–¿Ella lo ayuda con la escritura de sus libros?

–Sí, y me ayuda en la Escuela también. Ella es muy cariñosa y nos llevamos bien.

–¿Daniela está por recibirse de psicóloga social?

–Sí, termina este año. Y, por supuesto, se recibe sin examen (risas). Fuimos juntos a Uruguay y a Salta. En Tartagal fui a dar el seminario “Primeros auxilios psicológicos”. Trabajo mucho con los sindicatos docentes que me convocan para darles seminarios a psicólogos y maestras. Yo entreno a los que trabajan con gente lastimada. Estuvimos una semana y fue difícil porque el clima es muy húmedo y muy caluroso. Me hizo mal y volví con una gripe, me dolían las articulaciones. Siento la edad, tengo problemas físicos y a veces pienso: ¿mire si me muero y no transmito todo lo que hice?

–Sé que usted edita sus propios libros, si alguien quiere leer su último texto, Terapia de Crisis, la emergencia psicológica, ¿puede verlo en su página web?

–Yo fui profesor de diseño gráfico y puedo ser autor, editor, distribuidor y librero. Con la ganancia de los libros nosotros sostenemos “las oyitas” (ollas populares en villas) y aunque con un solo click se pueden bajar mis textos desde la página web, a muchas personas les interesa tenerlos en papel y me compran los libros. Un editor me dijo: “Vos sos un autor suicida”. Pero a la gente, además de bajarlo, le gusta tenerlo y leerlo como libro, así que por suerte se vende y en los seminarios que dicto todos lo compran como libro de estudio. Y como tengo una economía de mínima, esto me da la independencia como para decir lo que yo veo y lo que yo pienso. No dependo de ningún partido político, ni de empresas ni de la Iglesia ni de nada, con lo cual tengo también un castigo académico de la Universidad de Buenos Aires (UBA). No pude volver a la Universidad después del proceso militar porque mi propuesta se opone a las formas ortodoxas de la psicoterapia. Esas formas ortodoxas, en general, están hechas para preparar psicológicamente a cierto sector social. No pueden operar con chicos de la calle, no pueden operar con adictos, no pueden operar con psicóticos.

–En agosto está comenzando un seminario dictado por usted y su equipo sobre “Técnicas psicodramáticas”. ¿A quién está destinado y en qué consiste?

–Sí, está destinado a quienes deseen adquirir conocimientos o necesiten técnicas para resolver situaciones conflictivas en escuelas, hospitales, familias, comunidades... Las técnicas psicodramáticas utilizadas son: formas de caldeamiento, armado de la escena, figura plástica y soliloquio, técnicas de regresión: ensueño dirigido, uso de objetos intermediarios, juegos dramáticos, escenas temidas y deseadas, uso de disfraces y máscaras... Y los temas básicos a desarrollar durante el seminario que daré en el último cuatrimestre de este año tienen los siguientes temas básicos a desarrollar: la infancia (la matriz de identidad, técnicas de regresión, el paquete generacional y los ancestros, el niño fantasma y los juegos infantiles); los miedos (de la indefensión a la potencia; las escenas temidas; simultaneidad; contracción-miedo; de lo temido a lo deseado); la soledad (aprender la despedida, los personajes y los lugares ausentes; diálogo con lo perdido y el reencuentro; el diálogo interior); los vínculos (el encuentro en el aquí-ahora, conflicto generacional; la violencia como vínculo; la sexualidad), la creación (el proyecto, el tema del futuro; uso de disfraces y máscaras; música, danza y esquema corporal; el camino nuevo y juego con lo imprevisto). Las opciones horarias son: viernes de 19 a 22 o sábados de 14 a 17, en la Escuela: Rivadavia 3482, cerca de Once, en la Ciudad de Buenos Aires. Yo vivo también ahí. Tengo mi escuela y mi casa. Me resulta práctico. Y también voy a dar un curso ahora en agosto.

–¿De qué se trata ese curso?

–Se llama Curso de Primeros Auxilios Psicológicos. Es un curso teórico práctico en cuatro módulos (cuatro meses) destinado a quienes deseen adquirir conocimientos o necesiten técnicas para resolver situaciones conflictivas, tanto en una escuela, en un hospital, en la comunidad o en familias. Puse dos opciones horarias para que le quede cómodo a la gente que trabaja o estudia otra carrera y tiene que organizar sus horarios. Lo daré los martes de 10 a 13 o de 19 a 22 y consta de cuatro módulos.

–¿Y la carrera de Psicología Social comienza en su escuela cada año en marzo?

–También pusimos un primer año intensivo que empieza ahora en agosto para los que quieran comenzar ya. De agosto a diciembre es el primer año y en marzo del año próximo siguen la carrera normalmente. Se pueden poner en contacto para pedir informes en el mail: mirthaviamonte@hotmail.com Tengo muchos alumnos no sólo acá, en Buenos Aires, sino en las distintas sedes del interior, en Córdoba, Bahía Blanca, Neuquén y algunas otras. Para quien quiera comunicarse en La Plata con la Escuela de Psicología Social puede escribir a escuelamirthaviamonte@hotmail.com o llamar al teléfono: (0221) 15-4089-6911. En Tigre pueden llamar al 4684-1162 y la web de la Escuela de Psicología Social de Tigre es www.psicologiasocialtig.com.ar o el celular: (011) 15-6484-9117 y la Escuela de Psicología Social de Patagonia Norte tiene su página web también: www.surpsicosocial.com.ar.

–En Buenos Aires usted creó muchas instituciones de ayuda comunitaria, ¿podemos dar algunas direcciones y teléfonos para los que quieran colaborar como voluntarios o para el que necesite ser asistido de una u otra forma?

–¡Sí, claro! Hay muchos jóvenes y no tan jóvenes que ayudan y son solidarios. Desde hace muchos años funciona El Bancadero, una mutual de asistencia psicológica. El teléfono de El Bancadero es 4865-0923 y el horario de atención es de 16 a 20. El mail es: elbancadero@hotmail.com
Por otro lado están funcionando “las oyitas”, que son una red de ollas populares para chicos organizadas por sus madres en asentamientos y villas. Para conocer en detalle estas “oyitas” pueden ingresar en mi página o en la página web: www.oyitas.org.ar. Para la reparación de las redes comunitarias proponemos un enfoque en socioterapia y especialmente en técnicas de autogestión comunitaria con la utilización de estrategias alternativas.

–Conocí personalmente esa casona cuando fui al Bancadero en la década del ‘80 para hacerle un reportaje y vi la cantidad de gente que acudía para ser asistida.

–El Bancadero es totalmente autogestivo y es una prueba de que cuando se quiere hacer algo se puede. Si en un principio se hubiera contado como proyecto, la experiencia Bancadero no se hubiera realizado nunca porque habrían dicho que era imposible, lo habrían creído una cosa absurda e impracticable. Era el último año de la dictadura militar, estaba el general Bignone y había muchas personas en crisis que estaban realmente muy mal. Fue en ese momento cuando se me ocurrió crear un centro de salud mental alternativo, porque en ese momento no había ninguno y si alguien hacía algo así, obviamente la dictadura lo cerraba. Al comienzo se llamó Cooperativa de Salud Mental y funcionó en una vieja casona de la calle Gascón a la que arreglamos a pulmón poco a poco. No éramos unos improvisados, teníamos mucha experiencia en trabajo alternativo. Con nosotros estaban Tato Pavlovsky y Fernando Ulloa, entre otros.


¿POR QUE ALFREDO MOFFAT?
Un arquitecto del tiempo



Por M. S.

Alfredo Moffat tiene el título de arquitecto otorgado por la UBA, pero además, en su currículum vitae se podrían agregar los títulos de psicólogo social, psicodramatista, catedrático universitario, más creador del Bancadero, el Bancapibes, Cooperanza (en el Hospital Borda con la famosa radio La Colifata) y del movimiento Oyitas. Y sigue la lista porque con sus 76 años, en la actualidad es director de la Escuela de Psicología Social para la Salud Mental, es un reconocido conferencista internacional y ha sido discípulo del maestro Enrique Pichón Rivière durante muchos años. Escribió más de media docena de libros y aunque se venden como todos los libros, Moffat los colgó a todos en Internet donde se pueden conseguir con un solo “click”, como dice él. Ha hecho tantas cosas y tiene tantos títulos, que en su tarjeta de presentación dice: Alfredo Moffat. Arquitecto del tiempo (Se arreglan vidas). En su página www.moffatt.org.ar puso una bienvenida bilingüe: “Este material tiene el fin solidario de transmitir teorías y técnicas, para reparar la vida donde sea necesario. This material has the humanitarian aim to teach theories and techniques to repair life wherever it is necessary”.
–Quien quiera comunicarse personalmente con usted, ¿a qué teléfono puede llamarlo?
–A mí pueden contactarme por teléfono llamándome al 4865-4177 o escribiéndome a los correos electrónicos: alfredomoffatt@gmail.com y amoffatt@fibertel.com.ar. Y si quieren leer toda mi página web pueden estar meses leyendo durante horas por día. El sustento filosófico de la Teoría de Crisis es el pensamiento existencial donde la identidad está determinada por un proyecto que da sentido a esta aventura de vivir. Yo me defino por la relación con los otros con quienes construyo un camino en el tiempo. Y hablando desde mi propia experiencia de vida, a los 76 años, le puedo decir que lo que tiene de positivo la vejez es que pone en perspectiva muchos problemas que antes parecían importantes. Se simplifica el mundo y va quedando lo que es más sustancial, que es el amor, la muerte, la tristeza y la alegría, la justicia, el dulce de leche, algún whisky y, básicamente, inventar ideas para curar vidas. Esa es mi vida.



*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/dialogos/21-150156-2010-07-26.html








Tiempos*




*Por Rodrigo Fresán
Desde Barcelona


UNO A medida que nos movemos hacia el futuro -en términos personales- el pasado es cada vez más grande, más pesado, más presente. Hay algo paradójico ahí: el aquí y ahora ya fue (se esfuma en el tiempo que me ocupa teclear las palabras "el aquí y ahora ya fue"), el futuro pone siempre un par de líneas de distancia y así es la cosa, en eso estamos.
Pregunta: ¿Qué tiempos hace?
Respuesta: Todos al mismo tiempo.


DOS Me entero de que en las universidades de Sheffield y Warwick se descubrió la proteína llamada ovocledidin-17 y que esto ha resuelto el enigma temporal en cuanto al huevo y la gallina. Primero fue la gallina y luego el huevo. Pero enseguida surgieron voces disonantes que aseguran que antes de la gallina fue el dinosaurio. Así que...


TRES Leo en el suplemento ciberinformático de El País de la existencia de un site en Internet (entro muy poco ahí, se pierde mucho el tiempo ahí adentro, Internet es un país extranjero que está en todas partes y a toda hora y donde hacen las cosas de manera diferente) en el que un tal Matt Novak ha
ido reuniendo diferentes versiones del mañana planteadas y soñadas por futuristas, desde 1870 hasta casi ahora mismo. El site -su nombre lo dice todo- se llama Paleo-Future (www.paleofuture.com) y se presenta bajo el slogan: "Una mirada al futuro que nunca fue". Es muy divertido perderse y encontrarse ahí, en cientos de variaciones (viñetas, noticias, ilustraciones de libros, fotografías y planos) girando alrededor de un aria que canta los blues inevitables de que todo mañana nace condenado a ser ayer. Los tiempos no están cambiando. Tan sólo parece que cambian. Y, cuando cambian, cambian de forma distinta pero en el fondo siempre igual.


CUATRO "Hoy es hoy, ayer fue hoy ayer", canta Andrés Calamaro en "Los divinos". "Si miras atrás mañana es hoy", canta Joaquín Sabina en "Tiramisú de limón". Ambas canciones suenan y resuenan en este agotador verano español donde se agotan las camisetas de la selección campeona del mundo pero casi todo lo demás sigue sin venderse ni comprarse. La agotadora crisis continúa y comienza a dejar de entenderse como circunstancia pasajera para aceptarse como nueva forma de vida. De acuerdo: la tormenta va a pasar tarde o temprano; pero ya nada volverá a ser como fue en aquellas playas perfectas en la que España refulgía como tesoro encontrado y modelo europeo. Ahora subió la marea y se ha llevado los aéreos castillos de arena y sólo queda percibir el presente como un día a día, paso a paso, objetivo a objetivo.
Los noticieros apuntan que han pasado diez años desde que Zapatero llegó al frente del PSOE y, de ahí, al frente del país todo. Larga entrevista casi a medida en El País del domingo ("He pasado noches sin dormir") pero el editorial es bastante menos mimoso. "La formación de equipos políticos quedó enteramente sometida a su voluntad, y el debate y la crítica interna fueron desterrados", leemos allí. Y todos tiran de archivo y recuerdan que el 22 de julio del 2000, en el congreso de su partido en el que fue coronado, con el PP en el gobierno y los socialistas en horas bajas, un Zapatero más rozagante dijo: "No estamos tan mal". Una década más tarde -arrugas nuevas, la soledad del poder, acto conmemorativo, su talante social y reformista talado para que no se propague el incendio-, Zapatero afirma: "Estamos mejor de lo que parece y lo vais a ver". Esperemos que así sea, que sea pronto, y que la cosa no se quede en mero paleo-futuro o retro-presente o lo que sea mientras, por aquí, la gente repite cada vez más aquello de "Contra Aznar vivíamos mejor".


CINCO Leo Reality Hunger: A Manifesto, de David Shields. En su portada, una avalancha de elogios de gente a la que admiro -Jonathan Lethem, Geoff Dyer, Ben Marcus, Amy Hempel, Lydia Davis y Charls Baxter entre otros- celebrando la "controversial" y "modesta proposición" que Shields hace en este manual a base de (lo sabemos llegando al final) citas ajenas enhebradas en un discurso que reclama como suyo. La tesis y ars poetica de Shields podría resumirse más o menos así: todo es de todos y nada es de nadie y adiós a géneros y límites y fronteras y copyright. (En este contexto, no me queda del todo claro por qué Shields, firma y solicitó y ganó tres becas y recibió adelanto y cobrará derecho, pero son detallitos, supongo.) ¿Qué hora es? Hora de ya nunca tener que preguntar qué hora es. Bienvenidos a un nuevo orden donde ficción y no-ficción son más o menos lo mismo al ser devoradas por una realidad famélica (a la que la literatura, según Shields, tiene que imitar realmente y no realísticamente, como hasta ahora) y donde toda obra personal y privada deberá adoptar usos y costumbres googleanas y
copy-pasteras que recuerdan a ciertos enredadores malos hábitos de ciertos enredadores de la red. Y el problema no es el manifiesto de Shields (que cada uno diga lo que quiera), sino el que funcionará a unos cuantos como licencia para robar en nombre de la vanguardia y del suyo. En su nota final, Shields protesta porque los abogados de la editorial Random House le exigieron identificar la fuente original de todas y cada una de las citas utilizadas en un apéndice a Reality Hunger. En algún lugar, Andy Warhol
sonríe y susurra con esa vocecita tan warholiana: "Yo les avisé..."


SEIS Afortunadamente, el tiempo pasa y pasará incluso para las supuestamente innovadoras e instantáneamente añejas leyes de Shields. Y del polvo venimos y al polvo volvemos y en el principio y en el final de todo soplará en el viento que arrastra el polvo de las estrellas. Un titular en otra página de
El País nos pone en caja y nos hace comprender (incluso a los entusiastas del formato caótico y a los optimistas del mañana siempre mejor) que las cosas son diferentes y su comprensión y compresión total todavía está fuera de nuestro alcance, lejos. Descubierta una estrella monstruosa, leo allí. Y cómo no seguir leyendo que "monstruosa" equivale a "la más grande hasta ahora" y "muy por encima de las previsiones de los astrónomos hasta ahora". La estrella -bautizada R136a y viviendo en la nebulosa Tarántula, situada en la galaxia de la Gran Nube de Magallanes, a unos 165.000 años luz de la
Tierra- fotografía bien y da un poco de miedo. Y en la nota, Paul Crowther -líder del equipo descubridor- comenta: "A diferencia de los humanos, estas estrellas supermasivas nacen con mucho peso y lo van perdiendo con la edad". Lo que me recordó a algo que, días atrás, había respondido a un cuestionario sobre mi relación con mi biblioteca. Con mi pequeño gran universo privado, donde -los libros que leímos, los que leemos, los que no leemos aún y a los que nos acercaremos en esa cuarta dimensión que es la relectura- todos los tiempos transcurren al mismo tiempo. Y todos nos pertenecen, porque les pertenecemos de una manera mucho más saludable y honesta de la que predica Shields. Y esto es verdad: el 90 por ciento del polvo de una casa sale de nosotros (piel muerta, fatiga de materiales, etc.) y, sépanlo, no conviene sacudirles mucho el polvo a los libros, ya que funciona como agente protector y rejuvenecedor del papel. Paradoja: nosotros nos deshacemos para que los libros no se deshagan y alcanzamos la inmortalidad entre páginas que cuentan las vidas y las muertes de inmortales. Visto así, no estamos tan mal, estamos mejor de lo que parece y lo vais a leer y -de algún modo- todo final será un final feliz. Mientras tanto y hasta entonces, diga lo que diga Shields, para mí Matadero-Cinco (clásico atemporal donde pasado y presente y futuro son tiempos simultáneos) será siempre propiedad de Kurt Vonnegut, a quien agradezco el alquilármelo durante todos estos años y los que vendrán. Será un placer irme a vivir y a posarme sobre sus páginas cuando, hecho polvo, dentro de un tiempo, ya no esté aquí pero siga allá.


*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-150195-2010-07-27.html







Caminamos*



Por las obtusas calles de lo cotidiano
caminamos.
Sin nadie a los costados,
con una incomprensible guía en el bolsillo
y una no menos incomprensible fe en nuestro itinerario.


Alrededor hay rostros que nos miran con desconfianza,
acaso horrorizados
o interrogantes,
o indignados,
o con fingido espanto santiguándose ,
y en todo caso, ajenos, del otro lado de la vía.


Pero en cualquier esquina nos asalta
el rostro cómplice que nos contempla con cierta admiración
y cuya sonrisa nos empuja a seguir dibujando senderos
para los pies descalzos del mañana.


Y entonces la nieve en los zapatos ya no resulta tan pesada
ni vacilamos ante los inclementes empujones
o las mezquinas zancadillas que se van alzando a nuestro paso.


Aun así, las calles son las mismas que nos vieron
echar a andar en una madrugada yacente en el olvido.


Tal vez no hagamos más que dar vueltas en círculo,
erráticos vaivenes en la oscuridad.


Y sin embargo, caminamos,
sin nadie a los costados caminamos,
con una obstinación quizá heredada
de aquellos otros que algún lejano día caminaron
forjando sin saberlo caminos útiles,
ciudades habitables y espíritus.



*de Sergio Borao Llop. sbllop@aragonesasi.com





Correo:



La escritora Ana Romano presenta su primer libro de Poemas*



El próximo jueves 19 de agosto se presenta “De los insolentes fantasmas”, el primer libro de la poeta Ana Romano en la Academia Porteña del Lunfardo, Estados Unidos 1379, Capital Federal, a las 19 hs.

La obra, editada por Vela al Viento, y que cuenta con 65 poemas, todos de su autoría, ya fue declarada “de Interés Latinoamericano” por la Fundadora y Directora Ejecutiva del Foro Femenino Latinoamericano (entidad con sede en Argentina, Guatemala, Ecuador y México).


Ana nació en la ciudad de Córdoba y reside en Buenos Aires. Es Profesora de Francés. Obtuvo premios y menciones en certámenes literarios e integró varias antologías. Participó en talleres de poesía coordinados por Fernando Molle, Walter Cassara, Hernán A. Isnardi y en la actualidad con Rolando Revagliatti.


Palabras de Rubén Eduardo Gómez editor de la obra:
…¿Qué se le puede reclamar a la poesía? ¿No es acaso la poesía la que nos muestra el siguiente paso, (aunque / el camino / prosigue) la que traspasa muros, flota en el aire como un beso (Floto / sobre mares / Un último suspiro) y se aparece en este mundo cuando se le antoja?
No es precisamente cortés la poesía y diría que también es insolente. Como los insolentes fantasmas de Ana Romano, como este libro que rompe la siesta con precisión y buena palabra.”


-Enviado para compartir por Alejandra Benenati. aleben03@yahoo.com




*


Inventren Próxima estación: HENDERSON.



Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido por las siguientes estaciones:

MARÍA LUCILA.

HERRERA VEGA. / HORTENSIA. / ORDOQUI. / CORBETT.

SANTOS UNZUÉ. / MOREA. / ORTIZ DE ROSAS.

ARAUJO. / BAUDRIX. / EMITA.

INDACOCHEA. / LA RICA. / SAN SEBASTIÁN.

J.J. ALMEYRA. / INGENIERO WILLIAMS. / GONZÁLEZ RISOS.

PARADA KM 79./ ENRIQUE FYNN. / PLOMER.

KM. 55. / ELÍAS ROMERO. / KM. 38.

MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD. / MERLO GÓMEZ. / RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA. / JUSTO VILLEGAS. / JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE. / ALDO BONZI. / KM 12.

LA SALADA. / INGENIERO BUDGE. / VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA. / VILLA DIAMANTE. / PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*
*Cuota anual para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-
Consultar por suscripciones con difusión de actividades culturales.

*Escribir a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@yahoo.com.ar



Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: