Friday, September 05, 2008

EL CIELO ESTÁ LLENO DE HUECOS...




*Ilustración de Ray Respall Rojas. tgrafica@cubarte.cult.cu
(indicar "PARA RAY" en el asunto del correo)




Apocalipsis*


A los damnificados del huracán “Gustav”. Agosto/08.



Las rosas y los girasoles
están muriendo,
los pájaros y los peces
son menos cada día.
Los glaciares se derriten
y la tierra se seca o se inunda.
Los huracanes matan y empobrecen aún más.
Crece el hambre y las muertes evitables.
Los del Norte gritan que la culpa es nuestra.
Nos acusan de intentar sobrevivir
y de entretener la miseria copulando, sin condón.
Los del Sur sabemos, que es el egoísmo y la avaricia de ellos
la que viste de luto al Planeta.
Dicen que veremos caer a los ángeles
porque el cielo está lleno de huecos.




*De Miguel Crispín Sotomayor. arcomar@cubarte.cult.cu






DUNAS*



La luz es efímera y la noche eterna.
Estás parado en un universo hecho de piedra y dunas.
Nadie ha de salvarte.
Ni la agonía del polen, ni el parto de la rosa.
Ni las huellas frías en las ardientes colinas del deseo.
Ni la saciedad, ni el hambre.
Ni las ramas que brotan de tus ojos.
Ni los anillos de lluvia.
Ni lo negado, ni lo dado.
Ni la pupila cerrada del Bautista.
Ni la espada, suspendida, de Damocles.
Ni el oro de Siddartha, ni la plata de la traición abrazo.
Ni Lancelot, ni Gilgamesh. Ni el caballo de Troya.
Nada habrá de salvarte.
Salvo los salmos de la historia
Que no has de conocer, hoy. Tal vez, nunca.



*de Amelia Arellano arellano.amelia@yahoo.com.ar










EL CIELO ESTÁ LLENO DE HUECOS...













EL ÁRBOL*





Había decidido cortarlo, le traía demasiados recuerdos. Había crecido a su sombra, en su tronco tenía las iniciales de sus amores, que ascendían en la medida en que su cuerpo se estiraba: amor de infancia, amor de adolescencia, amor adulto, aquel oculto amor imposible... no había por qué almacenar tantas
remembranzas, era hora de borrar el pasado y vivir más el presente.
Llegaron los de la poda y comenzó el lento proceso de derribarlo, el camión esperaba para llevarse los fragmentos. Escuchó el sonido de la sierra, impávida, mas cuando lo vio caer, algo le hizo correr a su encuentro, arrodillarse y contemplarlo, ajeno a partir de ahora del viento y la llovizna,
de lunas y de soles...
Habló entonces por milagro el árbol, mostrándole su pecho herido de iniciales:

"Yo te quise más que todos, pues te amé en silencio".




A los tantos árboles caídos en mi ciudad al paso del huracán


*de Marié RojasTamayo tgrafica@cubarte.cult.cu
(indicar "PARA MARIÉ" en el asunto del correo)








El escarabajo*



Con sus pinzas de jardinero
Camina ondulante
Por las colinas del césped
De los jardines de Punta Lara
En su silente andar
Escala las piedritas
Y los cardos
No se adonde irá…

No conozco su casita
Ni su esposa ni sus hijitos
Como un centinela blindado
Cerca del río
Cuando el sol pinta el naranja
Entre verdes y amarillos
A mi guerrero cauteloso
Si estás atento, lo encontrarás.



*De Azul. azulaki@hotmail.com









Manual del perfecto suicida*



El verdadero suicida
Odia el sabor de las pastillas,
Se aterra ante el fuego,
No quiere escuchar de cuerdas
Que siempre alguien desata
Y dejan feas marcas en el cuello.

El verdadero suicida
Teme a los saltos
Y a las alturas,
Huye de las barandas de
Viejos balcones tambaleantes
Que lo acechan.

El verdadero suicida
No acude al mar
Porque las olas, irremediablemente,
Lo devuelven,
O al final se descubre capaz de dar brazadas.

El verdadero suicida
No necesita testigos,
Heroicos rescatadores
Con quienes crear un lazo indestructible.

No pretende que lo regresen.

El suicida verdadero
Apenas quiere partir.

El suicida auténtico sabe que,
Para morir, sólo basta desearlo.




*de Marié RojasTamayo tgrafica@cubarte.cult.cu
(indicar "PARA MARIÉ" en el asunto del correo)








Viva la vida*




*Por Rodrigo Fresán
Desde Barcelona



UNO
Viva la vida es el título del nuevo disco de Coldplay y ahí -en la canción que le da nombre a todo el asunto- un exultante y juvenil Chris Martin se cubre por un puñado de minutos con la capa de un anciano monarca modelo Lear temeroso de escuchar, muy prontito, el eco de ese "¡El rey ha muerto! ¡Larga
vida al rey!". Y el tema de esta semana es la vejez, el crepúsculo, el largo adiós y el afán de los mortales de negarlo a toda costa para así intentar parecerse, cada vez más, a divinas maquinarias de combustión eterna. Algo así.


DOS
Las crisis continúan, los números no sólo no cierran, sino que derriban las puertas a las patadas, continúan las investigaciones por la tragedia aérea, la princesa Letizia estrenó nariz nueva, el juez Garzón se propone censar e identificar de una buena vez a todos los muertos en la Guerra Civil Española, se acabó la contratación de mano de obra importada y la gente vuelve de las vacaciones y se parapeta detrás de los sillones a la espera de que lleguen los sobres con las facturas de las tarjetas de crédito.
Y -misteriosamente o no tanto- no dejan de difundirse noticias sobre la prolongación de la vida, el fin de la vejez, el advenimiento del súper-hombre. La biomedicina. Leo en El País un artículo de Milagros Pérez Oliva que arranca con estas palabras: "Todos lo tienen ya muy claro: este siglo que acaba de comenzar será sin duda el de las ciencias de la vida. La revolución de la biología nos va a dar por primera vez la posibilidad de crear nuevos seres en el laboratorio que trabajen para nosotros y hasta de rediseñar nuestro propio cuerpo. El que vamos a emprender ahora es un viaje por las fronteras de la ciencia, allá donde la ola del futuro rompe con el presente y la ciencia-ficción se convierte en realidad. Será también un viaje al interior de nuestro cuerpo y de nuestro cerebro. Vamos a ver cómo la ingeniería de tejidos prepara las herramientas para crear y reparar órganos, cómo los biólogos crean animales capaces de producir energía y medicamentos para nosotros y cómo los neurocientíficos no sólo son capaces de leer lo que ocurre en nuestro cerebro, sino de modificar nuestro pensamiento. Y vamos a hacerles preguntas de largo alcance: ¿cómo será nuestro cuerpo dentro de 200 años? ¿Es inevitable que envejezcamos? ¿Hasta cuánto podemos vivir?".
Después, a continuación, la implacable enumeración de avances, pronósticos y hallazgos y -tiemblo- comprendo que yo pertenezco a la que probablemente sea y vaya a ser la última camada de ancianos auténticos y puros.


TRES
Y está claro que no se trata de un temblor novedoso: en la Edad Media uno podía considerarse afortunado si llegaba más o menos en buen estado a la provecta edad de 35 años (para longevidades, había que irse para el lado de los elfos o hobbits) y el hombre más sabio y culto era el que había
conseguido leer, digerir y reflexionar un número de páginas equivalentes a las de la contundente edición dominical de cualquier periódico importante.
Mucho más cerca, la cosa era muy diferente antes de la penicilina. La gente moría como esos experimentados ratones experimentales que, leo, ahora viven más que nunca gracias a algo que se conoce como "restricción calórica" y que no es otra cosa que el comer muy poco sin que esto signifique caer en la malnutrición; y hacia allí van e irán, supongo, flamante hordas de raquíticos de luxe en busca de la vida eterna. Otros, en cambio, observan detenidamente los hábitos del camaleón Furcifer labordi como modelo perfecto de administración de calendario a lo largo de un año de existencia. Es poco
tiempo, sí, pero perfectamente estructurado y se trata de estudiarlo y emularlo y de advertir los riesgos que pueden resultar de prolongar ciertas edades por encima de otras o de alterar el balance de cuotas demográficas.
"Una de las cosas más sólidas que hemos concluido con la teoría de la historia de la vida es que existen las compensaciones. Si aumentamos el número de jóvenes, el precio suele ser un envejecimiento. Si consigues algo que viva más tiempo, los precios a pagar aparecen antes en la vida, con una fertilidad menor e incluso esterilidad", precisa Steven N. Austad, autor del libro Why We Age en una entrevista de The New York Times. Mientras tanto y hasta entonces, ahí están todas esas propagandas de cosméticos y antiarrugas varios con dicción de futurismo absurdo y nombres complicados y gráficos
incomprensibles. Y el otro día alguien me comentó, con aire conspirativo, que luego de demasiadas aplicaciones el botox acaba alcanzando las playas del cerebro y afectando su ecosistema. Lo que no sé si es cierto pero explicaría, por ejemplo, una canción tan espantosa como "Spanish Lesson" de Madonna.


CUATRO
Y el tema está lejos de ser nuevo. Ahí están los matusalénicos patriarcas del Antiguo Testamento, los héroes germánicos bañándose en la blindante sangre del dragón y las sombras victorianas de Drácula, Ayesha, Peter Pan y Dorian Gray más o menos enorgulleciéndose de la perfección de su cutis. Pero
hay algo perturbador en este cada vez más constante e indiscriminado bombardeo de noticias en los que la vejez es presentada como enfermedad curable y la obligación de alegrarnos porque las páginas de la revista Nature predican la buena nueva de que "en levaduras, en la mosca de la fruta y en el gusano Caenorhabditis elegans un compuesto llamado resveratrol presente en la piel de las uvas, en el vino tinto y en las nueces afecta la actividad de un gen implicado en la longevidad". Yupi.
Leo y escribo todo esto en un continente envejecido en el que cada vez nace menos gente. Y transcribo data contenida en un artículo de Mónica Salomone en El País de este jueves: "La esperanza de vida en el mundo desarrollado ha aumentado unos siete años en las últimas tres décadas y el último informe de
Eurostat, publicado hace unos días, dice que los mayores de 65 años constituyen ahora el 17,1 por ciento de los europeos, y serán el 30 por ciento en 2060. También serán más los octogenarios: del 4,4 por ciento actual al 12,1 por ciento. Los demógrafos son los primeros sorprendidos. "La mortalidad de los mayores no se estanca, sino que baja. Esto era totalmente inesperado", dice Julio Pérez Díaz, del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.
Lo inquietante de todo esto es que -al menos durante varias generaciones- aquellos que tengan acceso a selectivos y carísimos métodos y sistemas de fabricación de ultrajóvenes o power-viejos serán, inevitablemente, privilegiados de clases privilegiadas. Lo que convertirá a los ancianos en pobres involucionados a segregar y perseguir. La Guerra del Cerdo y todo eso y tal vez habría que ponerse a reflexionar sobre el viejísimo tema de la calidad versus la cantidad y a qué dedicar todo ese tiempo que se ganaría siempre y cuando fuera un tiempo soleado y sin nubes ni enfermedades. De lo contrario, no seremos más que eternautas de nuestro descontento en cámara lenta. Vivir de sobra para hacer menos o deshacer y deshacernos de más.
El otro día me enteré de que, parece, el Homo-Sapiens, contrario a lo que se venía asegurando, se impuso sobre el Neanderthal no por haber sido más inteligente, sino más fuerte. De ser así, estamos en problemas: alcanza con ver y padecer lo que le vienen haciendo al cuerpo del planeta nuestros nuevos y revolucionarios avances científicos.
Tal vez, ya que estamos, tendríamos que empezar a preocuparnos para buscar y encontrar fórmulas no para ser más duraderos, sino para ser un poco más inteligentes.


*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-110980-2008-09-05.html







Dale que no existías y yo te pintaba?*


Vos quedate quieta, no te muevas. Si te hago cosquillas con los pinceles, aguantate. Tengo que poner todos los colores acá. Cómo se llama esto, ma? Ah, paleta. Por ejemplo: mezclo rojo y un poquito de violeta para el pelo, gris para la remera, que se forma con negro y blanco, color mamá para la piel, que se forma con un poco de color mamá de mi mamá y otro poco de papá de mi mamá. Si quiero una mamá de invierno le agrego blanco, pero si la quiero como cuando vuelve de Mar del Tuyú, no le pongo nada de blanco. Para los ojos, las pestañas y las cejas uso negro. Necesito este pincel muy ancho y aplastado, este mediano y este chiquito para los contornos. Primero te pinto todo todo de color mamá, y arriba lo demás, porque debajo de la ropa sos toda mamá. Después pinto la remera y el pelo. Ahora con este pincelito finito pinto las pestañas y las cejas. Esperá que solamente me falta contornear, porque si no te desparramás. Listo... ya estás.
Hola ma!!!



*De ANDREA RAMUNDO rosadeleo07@yahoo.com.ar








De vagones y dinosaurios*



Hace unos años encontré una noticia interesante en el reverso de un recorte de publicidad política. Ignoro por que lo recorte, pero lo cierto es que en el reverso esa cara patetica de político argentino diciendo: -Vamos a construir un tren del futuro... Por azar leí del otro lado antes de hacer un bollo y tirarlo al cesto de papeles. Allí había una verdadera noticia, en ese recorte cortado a mano temblorosa del diario donde no quedo ni la fecha ni su redacción completa, es apenas un pedacito de la noticia:
"Melchor Bustamante, o Cacho, tal como lo llaman en el barrio, tiene 66 años, en 1990, como no pudo seguir pagando las cuotas de su casa, se trasladó con su mujer y sus 5 hijos a la estación, que por entonces era un basural. Con paciencia y trabajo, Cacho transformó un antiguo vagón en una casita de
tres cuartos, cocina y baño. Ahora, la municipalidad quiere echarlo..."
No se donde transcurre, podría ser en muchos lugares de la Argentina.

Ahora estoy viendo unos vagones incendiados que quedaron a un costado, radiados en una vía muerta esperando remate de los liquidadores de la ENABIEF.

Me acerco, creo que hay testimonios mudos de algunas vidas que hicieron un hogar bajo ese techo curvo de vagón de carga, el fuego hundió el portón corredizo en la tierra, en un rincón chamuscado veo una muñeca quemada, su rostro deja ver pedacitos de pelo rubio y un solo ojo celeste.
Ganchos "S" colgados, seguramente usados como percheros. Ollas perforadas, algunas atravesadas de hojas de gramilla y enredaderas.

Ese pasado es presente en otros vagones, hogares frágiles refugios desesperados a merced del valor de reventa del fierro viejo.

Veo una grúa antigua, fuertes engranajes clavados en su último vigor y un brazo estirado al atardecer, sin guinche, que la imaginación de Regazzoni podría transformar en un dinosaurio, -un Allosaurus, papá- me dice Franco. Y promete dibujarlo, terminado, con engranajes y todo como esqueleto.

Sí, esa grúa puede salvarse bajo la mano del niño dibujante, o el artista soldador premiado por el mundo.

Sueño, aun, con esos vagones transformados con dignidad. No en un vagón de country, no en fuego líquido después del negocio líquido- efectivo de chatarreros de la propiedad y memoria colectiva.


-Texto del año 2003-


*de Eduardo F. Coiro. inventivasocial@hotmail.com







InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Blogs para visitar:
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/
http://zonamutante.blogspot.com/
http://www.metroflog.com/Exducere


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: