Monday, September 29, 2008

EN UN LENGUAJE QUE NADIE ENTIENDE...





*Ilustración de Freyja. freyja_walkyrien@hotmail.com













DESENCUENTRO*





Lentamente aprendo
a desencontrarme con la vida.
El universo está allí,
sé que soy parte de él
pero aún es oscuro
el espacio que me contendrá
definitivamente.
Estoy y no estoy con el otro.
Entre mi casa interna
y el afuera hay desajustes.
He comenzado a expresarme
en un lenguaje que nadie entiende.
Estoy rodeada de ojos asombrados
y de signos de interrogación fluorescentes.
Por momentos me da miedo
el arco iris de sorpresas
que bailotean delante de mí.







*de EMILSE ZORZUT. zurmy@yahoo.com.ar









EN UN LENGUAJE QUE NADIE ENTIENDE...







LA BUSQUEDA*



Los ojos de los hombres tras las rejas del viejo y derruido edificio miraban con resignación un mundo que les estaba vedado. Nadie sabía para que eran las rejas: para que no salieran o para que no entraran. Lo que debió ser un pomposo cartel de madera, ahora lucía descascarado, con algunas letras de bronce ennegrecidas por el tiempo y en el cual rezaba: C-INICA - EURO-SIQUI- T – ICA _ ORTE.
Un parque donde se confundía la vida vegetal de hombres y alamedas. Entre ellos Juan. Juan. La ficha con su diagnóstico era incompleto, con correcciones, nadie sabia desde cuando estaba, de donde venía, solo un nombre que alguien colocó por no dejar el espacio en blanco. Juan, el loco, el de mirada de asombro, el que cuando había sol miraba la luna y que cuando había luna dibujaba extraños soles verdes.
Juan, el profeta. El que predecía el futuro. Juan el de los rizos desordenados de oro y plata que era mirado por los cuerdos con conmiseración y por los locos con respeto. El que en invierno llevaba sandalias y en verano gruesas camisetas de frisa.
Los cuerdos miraban con preocupación, casi con desconfianza el círculo que formaban los locos alrededor de él, que, confiados, le escuchaban. Les hablaba de otro universo, de otro planeta, allí los hombres eran iluminados, de sus ojos salían melodías, de sus oídos azucenas y de sus bocas rojas rosas sangrantes de pasión.
“Todo lo que sea materia se transformará. Tendrán luz propia y serán inmortales eternos. Todos podrán ir pero deben encontrar su mitad.”
Cuando me contaron la historia los locos estaban serios y los cuerdos reían.
Juan, expectante al lado de ella.
Juan está loco de amor decían los gorriones, están enamorados maullaban los gatos. Está loco de remate decían los cuerdos.
Todo el día y muchas noches Juan estaba con ella, hablándole despacio o escuchándole.
También yo la observaba. Casi sabía de memoria su cuerpo duro, muslos largos y prietos, pechos que desafiaban al viento, Cabellera de oscura jungla ocre. Los brazos siempre abiertos, como esperando. Cara de virgen antigua. Leve comba en su vientre y un pequeño sol en la parte superior de su pubis.
La nieve comenzó a caer de noche, los pétalos helados cubrieron el parque, los gorriones volaron alborotados y los gatos no salieron a cazar ratones.
Los cuerdos, serios, no entendían el porque de la alegría de los locos. Juan yacía al lado de ella, cubierto de nieve, parecía una estatua más, su mano como al descuido, descansaba sobre el pubis de mármol.
"Al caerse, debe haberlo apretado" -Dijo el director.
Cuando quisieron levantar la estatua, la pequeña explosión asustó a los hombres. Sus muslos largos y prietos, sus pechos que desafiaban al viento, sus brazos abiertos, su cara de virgen antigua, volaron en mil pedazos, desintegrándose en partículas brillantes que parecían bichitos de luz.
En la mesa de la morgue, Juan, con su flaco cuerpo desnudo, iluminado por una extraña luz, parecía un niño. . Sorpresa y estupor en médicos y enfermeras.
El impacto me golpeó como un rayo.
No me sumé, por lo tanto, al desconcierto de médicos y enfermeros, al observar el pequeño sol que resplandecía como un amanecer en la fronda ingrávida de su pubis.
Me uní con tal desenfreno a la danza de los locos, que regresé en el tiempo; la risa, el baile y el llanto salían incontrolables, como lo fue el impulso que hizo que me sacara la chaqueta y me dirigiera al parque. Comencé la búsqueda... Me sentí invulnerable, inmortal, todo el tiempo era mío.




*de Amelia Arellano arellano.amelia@yahoo.com.ar








Penicilina*



*Por Sonia Catela. soniacatela@yahoo.com.ar




¿Y si se hubiera muerto por ese brote mortífero en la base de la nariz?
Antrax, diagnóstico el médico, ántrax, se admiró la tía Titi y agregó con dramatismo que una prima suya, Amanda, había sucumbido por la infección, sentencia de muerte antes de la penicilina, así que ella, la Nena, (como ominosamente la bautizan) respira y camina gracias a ese invento, Fleming, el primer antibiótico; se sube al ómnibus atestado, el gobernador ha firmado su indulto y ella liberada de la cuenta regresiva y la silla eléctrica, navega calle Córdoba renegando por los piropos que se abren como pajonales a medida que los atraviesa, y ya apenas si le queda una mancha rojiza en la zona cercana al labio, pero la mejilla se le ha deshinchado, directo al cerebro un escuadrón de soldados mortales, liquidados por el general Fleming, "viniste a horario, milagro" la abraza Marcos, y le da un empujoncito, frotándola ligeramente, "pensé que no llegaba con vida para el examen. Que no sé si de verdad estoy viva", "demasiado olor a Cortázar, querida", "si todavía no lo leí... Según la devaluación que nos aplica la profesora, Cortázar nos excede", se despiden, vuelven a encontrarse a la salida del colegio, un par de días seguidos, caminan abrazados: "A veces creo que todos estamos muertos, y me incluyo", "Dejá de abusar de la jerga cortazariana, Nena". Marcos ni siquiera recuerda lo que ella le mencionó. Lo
aburre. Lo irrita. Eso no la disuade de perseguir a tía Titi tras el identikit de Amanda. Morena, enamorada, aunque, mejor le caía "estado de noviazgo con fecha de consumación en boda", con quién, con un señor vecino del barrio, Rivas, del que consigue una entrevista con propósitos difusos, para un inexistente periódico escolar. El hombre la está invitando a pasar.
Se cree poeta. Todos se creen poetas. La acomoda en el living, a TV encendida, poca luz, hay que vigilar la cuenta de electricidad. "¿Quiere que le hable de Amanda Rojas? Francamente..." Rivas no la recuerda. Piensa que se trata de: "ah, sí, esa autora de mala literatura...". La Nena humilla a Amanda cediéndole al señor todo tipo de precisiones, la croquiñol con la que intentaba no parecer tan criolla, las acuarelas de rincones del barrio que pintaba, muerta en julio, ¿o se olvidó que iban a casarse en setiembre? Ah, ésa Amanda. Pasaron treinta años, señorita, se disculpa Rivas y se le van los ojos tras el partido de la Selección. "Cuénteme algo que yo no sepa sobre ella" le reclama pero, ¿y el poeta y su creación? ¿en qué quedan? ¿o no se concertó al encuentro para que él se loara con sus propias rimas?
Rivas exhibe el librito de autoedición encima de la mesa ratona, frente al sofá; lo enfoca significativamente. La Nena no acusa el mensaje. "¿Que le hable de Amanda? Pasaron treinta años", reincide Rivas y se desliza hacia un punto del asiento donde puede fingir que la atiende, pero no descuida el gol que mete la Selección. Ya no se acuerda de Amanda. ¿Y en su muerte? ¿Qué se
le daba en el hospital cuando no había penicilina? ¿Y el entierro? ¿Qué le escribió en la corona? El hombre hace tremendos esfuerzos. Empieza a inventar. Aprovecha para abrir el librito y leer una de las vulgaridades a las que llama poesías. Pero la Nena no lo atiende. La atrapa una foto de la colección que Rivas despliega sobre una chimenea de uso decorativo, (no hay que ensuciar la sala de hollín). "Es ella"; marca la cabeza que sobresale entre las de un grupo de muchachas. "¿Sí? Claro. Amanda". Ya no lo aguanta, planta la conversación, "¿y el artículo?" balbucea Rivas, "señorita, se olvida el libro que le autografié" trata de detenerla; ella mantiene el paso.
En La Piedad la aturde el epitafio que Amanda se creó para sí misma, "Antes o después", aquel mensaje último que resalta en la chapa oxidada y el florerito vacío.
Esa noche, en la vereda, toma cerveza con la tía, sentada cada cual en un sillón tijera. Titi le confía algo. "Para mí, ésos no se casaban. Amanda andaba en dudas. Y yo siempre la había cargado con..." y cuando va a ponerle rostro y sílabas a la identidad del otro amor de Amanda, lo guillotina: "sí, ...la cargaba con un muchacho del barrio" No aclara quién, se olvidó, asegura, pero se aleja con sus pensamientos como si los metiera en globos que volaran, distanciándose. El otro enamorado había decidido un encuentro definitivo, empujar a Amanda para que no la atropellara el error de ese matrimonio que venía a demasiada velocidad e iba a chocarla, pero entremos que se puso fresco, interrumpió la tía y plegó el sillón, chau hasta mañana.
Como si el fresco fuera una cuerda floja y caminar sobre ella entrañara peligro.
Tras días de acoso, Titi le confiesa, se le escapa la indiscreción. "Porque tu padre sí que se hallaba enamorado... "¿Mi padre?" La tía se sofoca, se retracta en lo que puede: "A lo mejor... ese romance coagulaba. A lo mejor no. Pero punto. No se puede pensar en lo que hubiera pasado. No pasó. Y no
se hable más el asunto". Portazo.
Por eso la Nena también se llama Amanda, salió como hija de nombres. ¿Y si lo interroga al viejo? Pero el pasado se cierra sobre sí mismo, hermético.
Cuando manipula a propósito viejas fotografías de aquella veinteañera delante del ex candidato, él pasa de largo, asunto que no le concierne. La Nena anuda las tapas del asunto y enfría especulaciones. Antes o después. ¿A qué se refería la otra Amanda con ese epitafio? ¿A la arbitrariedad de la muerte? ¿A un reencuentro con su padre? Antes o después. Sin embargo, muerta de largada.
A los abrazos, en el parque Independencia, se desahoga con Marcos sobre las llamativas coincidencias. Lo escucha: "Serías encantadora si no..." Si no hablara.
"Sabés qué. Ya no quiero seguir con esto, Marcos" .
"Me estás mirando con los ojos de ella; de aquella Amanda".
"Probablemente".
"Como sea, piba; me tenés podrido". La suelta.
La Nena alza el bolso. Se acomoda la blusa. Le permite que se quede con la última palabra, una donación que Marcos no se merece. Qué importa.
Tomando por Córdoba, se abre paso entre malezas de ardores verbales. Algunos le cosquillean casi un sí. "Gracias, Fleming", se le dedica por última vez al investigador, de cuerpo entero. Y tiene que leer a Cortázar, de todos modos. Pronto.
...


*Un episodio similar a éste se vivió en la década del 60, en el vecindario del barrio rosarino de Zona Sur.


*Fuente: Rosario-12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-15393-2008-09-29.html








El niño*




Había una vez un niño
que era rubio como el sol,
con los ojillos azules
y con todo su candor,
nacido de una familia
feliz y un tanto precoz.


El padre era político,
de aquellos de profesión,
de los que tienen amigos
hasta debajo el colchón.
De los que hacen y deshacen
y arreglan la población.


La madre un ama de casa
de misa y de polisón,
de rosario los domingos
y de obras de caridad.
Con un alma tan sencilla,
¡Ay! que penita que da...
Y una tía de esas que hay
en toda familia unida,
que nadie sabe quien es
pero está en casa metida.


Nuestro niño, era muy bueno.
Iba a un colegio de curas
y como un Nazareno
evitaba las locuras.
Y era toda su afición
dibujar cosas bonitas:
Caminitos con casitas,
leones entre la selva,
camellos sobre la hierba,
señores con coche
de lujo y derroche,
señoras morenas
con ojos de penas...


El dibujo era toda su vida,
su forma de hablar.
De ahí el desastre
que voy a relatar:


Un día el buen niño
pintó un arbolito,
y en lugar del verde,
que era muy bonito,
las hojas pintó
de un rojo violento
que a nadie gustó.


Y al preguntarle
porque de aquel cambio,
el niño callaba,
y así preocupaba
más a la familia,
¿Tendrá un trauma oculto
pobre criatura?
¿Tendrá alguna fobia?
¿Una depresión?
¡ No es normal pintar
de rojo las hojas,
eso ha de indicar
cosas horrorosas... !


Ante tal problema
la familia unida,
Toma la medida
de afrontar el tema.
Buscar un psiquiatra,
alguien que lo oriente,
hay que ser paciente,
no meter la pata.
Un profesional
que muestre el camino
y que con buen tino
corrija su mal.


Se busca un doctor
sabio y afamado:
Para el bienamado
todo lo mejor...
Y empieza un buen día
la terapia ansiada,
buscando el motivo,
la desviación
y salvar al niño
de la situación.


Una sesión por semana,
aunque parece bastante
al ser una lacaiana
quizás el niño no aguante.
Pero al menos buscaremos
la razón de esta cosa.
¡Pintar de rojo las hojas!
Debe ser por un mal lance.


Al cabo de 100 sesiones
no encontramos el motivo
y tras muchas reuniones
escuchamos opiniones
de otro médico en activo


Eso es un trauma freudiano
de primera juventud,
que es cuando se fragua todo
y sale en la senectud.
Hay que buscar los motivos
al principio de la infancia.
Y el niño está hecho un lío:
Ahora ni pinta ni canta.


La culpa es de la niñera,
o la madre descuidada,
o de una cocinera,
o de una tata muy alta,
y también podría ser
de una tía
que vivía
en la casa con los tres.


La madre, preocupada.
El niño sin pintar.
El medico de almohada
sólo hace que facturar.
El padre desesperado;
¡Vaya trauma tiene mi hijo!
Ya no sé a quien me dirijo,
estoy todo despistado.


Hasta que un día, la tía,
toma al niño en un aparte,
y sentándolo en la silla
le pregunta por su arte.
“Mira niño, ¿que ha pasado
que antes pintabas de verde
las hojas del arbolito
y ahora usas el rojo?
¡Eso es que estas malito!
¿Qué es lo que ocurre mi bien?
El niño la mira fijo:
“¿ Era éste el gran problema?
Podían haber preguntado...
Pinto las hojas de rojo
porqué el verde se ha acabado”




*De Joan joan@cimat.es







Pensemos en "Playboy"*



Playboy en el caso de la valija, o cómo en los temas menos pensados se deja ver una derrota en la batalla cultural.



*Por Sandra Russo


Al escándalo de la valija no podía faltarle una chica Playboy. Ya había pasado con una pulposa compañera de los sin techo brasileños. Y aunque María Luján Telpuk tenga techo y un ex trabajo seguro pero embolante, comparte con la sin techo brasileña haber lanzado señales de humo erótico desde las
páginas de política de los diarios de sus respectivos países. En el caso brasileño, es posible una lectura específica, ya que la marca Playboy tiene connotaciones muy fuertes. Aunque debe haber habido algunos compañeros de la pulposa que le deben haber advertido que estaba prestándole el cuerpo a un sistema de signos en el que también se inscriben todas las pestes capitalistas, la mayoría de ellos debe haber festejado "llegar" a la tapa de Playboy. "Mostrar" qué hembras hay en sus filas. Cierto orgullo confesado o no debe haber recorrido a muchos sin techo que estaban siendo representados en la tapa de una revista erótica norteamericana por una de sus mujeres, desnuda, vuelta objeto de deseo de hombres capitalistas. La lógica de barrio aplicada. Los movimientos políticos no le prestan mucha atención a la idea que tienen de los cuerpos de sus mujeres. Hombres y mujeres. Eso implica otros debates. Pero sobre los movimientos o partidos políticos
latinoamericanos. Porque nuestras hermanas latinoamericanas son nada menos que las latinas, el nuevo objeto de deseo yanqui.
En el caso de Telpuk, las cosas son muy distintas. Comparten sí la vía a través de la cuál "llegan" a Playboy, esa usina que Playboy tiene abierta siempre, y que le permite ofrecerle al lector las fotos de desnudos "cuidados" más famosas del mundo, pero con el plus de que estos cuerpos arrancados de otros ámbitos son cuerpos virginales en el sentido de estar desnudos a cuatro colores para consumo opcional de millones de lectores. La mayoría de las chicas Playboy ha estado desnuda desde mucho antes. Estos
cuerpos traen no sólo una primera vez, sino también y sobre todo la idea de que una oferta económica de Playboy y su tapa pueden cambiarles la vida: son cuerpos cuyas dueñas necesitan que sus vidas cambien. No es una aspiración femenina generalizada salir en pelotas en la tapa de Playboy. Es un síntoma, más bien, de un tipo de mujer que busca un atajo. Playboy, así, "compra". La operación simbólica es prostibularia.
El caso de la valija debe tener para los norteamericanos una connotación como la que tenían esas películas de Emilio Disi haciendo de detective. La estructura narrativa de una porno sin sexo. Ya tenemos dos personajes femeninos: la secretaria y la policía aeronáutica. De eso se ocupa Playboy:
de captar situaciones con un morbo invisible, y hacerlo un desnudo.
Lejos de los tiempos de Para leer al Pato Donald, que se devoraba en las universidades de los '70, el imperio no ha dejado de tender sus increíbles tentáculos disciplinarios sobre episodios menores o mayores del mundo hispano, poblado de hembras latinas con curvas y tetas igual de hechas que las norteamericanas, pero con mejor caída.
Esto es probablemente causa del protagonismo hispano en Estados Unidos. Ya ha creado un dialecto, el spanglish. Pero también como grupo mayoritario imponen estándares de belleza. Hemos perdido innumerables batallas culturales frente al discurso imperialista, y nuestras relaciones con el cuerpo y el erotismo no escapan a lo que fue entregado en esas derrotas. Los ciudadanos urbanos de las grandes ciudades de América latina somos sujetos identificados con los habitantes de Nueva York. Sus gurúes sobre el bienestar son best sellers, mientras los ataques de fobia y de pánico llueven como garúa. En materia del respeto por nuestros cuerpos y de nuestro erotismo, hemos perdido incontables veces en la famosa batalla cultural.
Pero ahora, lo latino es bello. Los latinos viven pobremente, pero se han colado en Hollywood. El estándar latino de belleza hechiza por su desmesura, por su promesa de descontrol, por romper el modelo de la hembra andrógina de la moda, ése que le propone cuerpos sin carne y sin deseo. El hecho es una buena oportunidad para ponerse a pensar en estas cosas. Avisé.



*Fuente: Página/12
http://www.pagina12.com.ar/diario/mitologias/27-112429-2008-09-29.html







Homenaje*


Los amigos y la familia de Horacio Rossi invitamos al acto de homenaje que le realizaremos el próximo sábado 4 de octubre a las 11 hs, frente a su domicilio, Bvard. Pellegrini 2936, en el cantero central del boulevard. Haciéndonos eco de uno de sus poemas

Ese árbol no tiene hojas
¡las flores!
lo sostienen en el aire.

plantaremos un lapacho rosado acompañado por una placa con el poema citado.
Comparten esta invitación SADE Seccional Santa Fe, ASDE, Taller literario La Madeja , El Arca del Sur, Taller Literario Paula Albarracín, La Urdimbre , Grupo Alephianos, los colegas y todos quienes disfrutaron de su cálida presencia.


*Enviado para compartir por Oscar A. Agú. cachoagu@yahoo.com.ar



*


Queridas amigas, apreciados amigos:


El domingo 28 de septiembre del 2008 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música del compositor español Tomás Garrido. Las poesías que leeremos pertenecen a Christiano Withaker (Brasil) y la música de fondo será de Marcelo García (Argentina).
¡Les deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at
(Link MP3 Live-Stream. Se requiere el programa Winamp, el cual se puede bajar gratis de internet)!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!!


REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Cordial saludo!


YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schießstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel. + Fax: 0043 662 825067



InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por Yahoo, enviar un correo en blanco a: inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a: inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Blogs para visitar:
http://incoiroencias.blogspot.com
http://www.metroflog.com/Lunanoconquistada
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/
http://zonamutante.blogspot.com/
http://www.metroflog.com/Exducere


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

No comments: