Monday, October 19, 2009

¿ME DEJÁS JUGAR UN RATITO MÁS?



*ILUSTRACIÓN DE RAY RESPALL ROJAS.



UN RATITO MÁS*



De la niña recuerdo
la pregunta cotidiana:
_¿Mami, me dejás jugar
un ratito más?_


Ella consentía
y yo gastaba el patio
de tanto brincar.


Era la meta soñada,
reír y jugar...
figuritas, rayuela, escondidas,
saltar con la soga y cantar.


La niñez quedó lejos,
los recuerdos se acercan
más y más...


Hoy repito la pregunta
pero, a otra mamá:

_¿Vida, me dejás jugar
un ratito más?_



*De Matilde Lopez Camelo caminandosignosfm@hotmail.com







¿ME DEJÁS JUGAR UN RATITO MÁS?






AUSENCIA DE COLOR *



Ya no habrá para mi cielo ocre, azules o rosas.
Ya no habrá pentagramas de luz. Mi cielo será negro


Amor, inmensa eternidad, llama candente.
Amor, barrera sin fronteras,
Pulmón de rosa azul.


Amor. Amor. Amor. No te puedo olvidar.
Sumergida en mares de destellos
En el verde, el topacio y el rubí.
Me abrazo incandescente a la página en blanco,
Devuelve, quemazón, abrazo,
Rojo malvón en flor.


En ausencias de luz, convoco al negro,
Negro sobre mí, rondando el aire,
Pecho de zorzal palpitando mi asombro.
Amor, espina que no duele,
Negro clavel del aire aferrando mi sombra.


En la noche estrellada vislumbro lirios blancos
Más crecen por doquier aciagos lirios negros.


Amor. Amor. Amor. No te puedo olvidar
y otra vez y otra vez,
Elijo la soledad y el negro.
Porque eres como él.
El negro no es color. Es su ausencia.
No es el color, entonces, es la ausencia
que duele.



*de Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar









¿ALGUIEN VIO JUGAR AL "CHATO" COLLERE?*



El primer mito futbolístico de mi pueblo tiene nombre y apellido: Juan Bautista Collere, a quien apodaban "El Chato".
Empezó en las huestes albiazules del Club Federación, pasó a Corralense, de Corral de Bustos, desde donde fue transferido al Club Argentino de Rosario, llegando a jugar en 1945 convirtiendo 43 goles. Pasó un año en Tigre, luego sobrevino una lesión, meses de inactividad y cuando se recuperó se disputaron su pase Chacarita y Racing.. Jugó un año en la Academia y volvió a Argentino de Rosario en 1948.
Gracias al inefable Masquique tengo un recorte del diario La Tribuna en este último regreso. No sé cuando terminó su carrera deportiva, pero fue entre la década del cuarenta al cincuenta cuando cosechó sus éxitos profesionales. Al serle requerido el monto de lo que fue había ganado en su carrera.
-Doce mil pesos , dijo.
Cuesta trabajo imaginar a los valores de hoy si era mucho o poco esa plata, pero estoy tentado a pensar que en aquellos años los jugadores no eran potentados como ahora. Hay algo seguro se jugaba con otro estilo y con otra pasión.
Estos son los datos escuetos de una carrera, sacadas de un reportaje en su regreso a la ciudad, del día 14 de mayo de 1948, que no recogen las historias del fútbol.
En esos años, mi vecino el inefable "Pajarito" Pichichello también triunfaba en Tiro Federal, dejó en Ferrocarril Oeste y terminó su carrera en un club Rosario, cuyo nombre no recuerdo.
A "Pajarito" lo traté, porque cuando caía por el pueblo lo rodeábamos como su enjambre los niños de entonces.
Jugaba en el mismo puesto del "Chato" (entreala izquierdo, según la nomenclatura de aquellos tiempos) es decir con el 10 a la espalda.
Allí desgranaba sus anécdotas ante un público azorado e su infantil.
El caso del Chato es distinto. Nadie, de todos los que he hablado, lo vió jugar. Ni los más grandes. Está sin embargo instalado como un mito inamovible, tal vez, mito inaugural en un pueblo que dio al fútbol decenas de buenos cracks que lustraron y lustran la autoestima local.
Era, según las mentas, pequeño y silencioso, tranquilo, pero una furia en el área, apilaba defensores, y tenía, como los goleadores, un instinto salvaje de gol.
¿Y, él? ¿Cómo era?
Yo conocí a otro Collere, a quien llamaban "Piquino" y trabajaba en el Sindicato de Estibadores con mi padre. Ignoro si eran hermanos pero su única habilidad eran los chistes mordaces y su pasión, el trabajo.
En la década del ochenta jugó en las huestes albirrojas de Huracán un Collere a quien también apodaba "El Chato" y creo, era su hijo. Yo lo vi jugar. Era bueno.
Cuando lo comenté en voz alta, alguien me respondió: ---Al otro, el verdadero, no le lustra los botines.
Claro que yo di por sentado que había visto al otro, a Juan Bautista, "al Chato verdadero" jugar aunque sea un partido. Me contestó que no, por la edad, me dijo, pero que no hacia falta, si todo el pueblo sabía que la calidad futbolística y aun humana era incontrastable.
Ahora, cuando estoy recopilando estos apuntes deportivos me desuellan sus nostalgias y, pese a mi obstinación , no encuentro a nadie que haya sido testigo del dominio endiablado que, dicen, tuvo con la pelota.
Los pocos datos orales que recojo, sumado a este recorte amarillento de tamaño sábana que tuvo el diario La Tribuna por entonces, sólo agrega una cara, un cuerpo menudo, un trajecito escueto y prolijo, su ademán en pose fotográfica manipuleado (o intentando manipulear una impresora).
Al pie de la foto, titulado en el contenido estilo de entonces el anónimo periodista acota: "El entreala de Argentino observa curioso el funcionamiento de la titulera Ludlow, Collere parece reflexionar: Esto es muy difícil; prefiero vérmelas con las defensas más duras". Y dejó la máquina para posar en un grupo con los muchachos. Al irse prometió por lo menos un gol.
"Los muchachos" no son otros que los periodistas y personal del taller del diario, quienes al lado posan para la mera eternidad junto al crack que había nacido en mi pueblo, había corrido tras una pelota en los mismos lugares que yo y otros, pero vivimos luego con diversas fortunas esto del fútbol, como el lector supone.
La nota en cuestión, a cuatro columnas, más las dos fotos mencionadas, tiene con su titulito que reza: "Un hombre sobrio".
"Collere es un hombre de costumbres sobrias, sencillo y disciplinado. Nunca se lo ha visto caer en hechos criticables que tanto afean al deporte. El se entrega por entero a la lucha y pugna con recursos nobles en las contiendas más bravas. Pero jamás ha perdido la línea. Lo celebra por él y por Argentino, que se honra con su valioso aporte."
Debo inferir de esta semblanza deportiva, y moral, ya que estaría a su persona y su costumbre, que era el "Chato" Collere un hombre sobrio y discreto como tantos en mi pueblo y en su tiempo..
Pero el mito es otra cosa. El mito lo quiere trnsformando su pequeño cuerpo sudoroso en un gladiador de jornadas históricas, las que fueron cohesionándose hasta ser este símbolo intransferible, envidiable. Un elegido de los dioses, un hombre que es mito en mi pueblo. Aunque nadie que yo conozca lo haya visto jugar nunca.
Cuando deviene una jugada única, de imposible concreción , la gente dice: "El "Chato" lo hacía mejor" , o, al "Chato" si que este gol no se le escapaba".
Mi pueblo, como tantos otros fue cuna de grandes futbolistas, de craks, que dieron que hablar a las generaciones futuras y fueron mitos: El "Pelado" Miguez, el "Flaco" Meggi, Ramón Giaccobe, el "Chiquito" Giaccobe, su hermano y el último de todos: El "Balazo" Renzi.
También hubo otros, muy buenos a los que faltó "piolín" como dice el tango. El "Pochi" Lencioni, que jugaba como los dioses, sólo cuando quería.
Yo lo vi una vez y cuando pregunté por él me refirieron la siguiente anécdota:
Lo convencieron y lo llevaron a que se probara en las inferiores de Ñuls.
Cuando el técnico, que era Jorge Griffa (nada menos) se acercó a darle instrucciones, él se retiró de la cancha airado y soberbio como un dios. -¿vos me vas a enseñar a jugar a mi, Flaco?,- lo dijo antes de
caminar cansinamente hacia los vestuarios con los botines en la mano.
Le faltó esa humildad que tienen los grandes, aunque habilidad con la pelota le sobraba.
Me quedo entonces con ese recuerdo prestado que la historia oral del pueblo me regala, ya que cuando nací, era un crack y ya no estaba entre nosotros.
El "Chato" que se agranda en el recuerdo, pese a ese cuerpo breve agigantándose en la memoria colectiva, tal vez por ser el primero que se destacó fuera de esa comarca chica, ingenua, llena de sapos y de yuyos, y de cereal y de ilusiones, que como sabemos es el deseo más grande que da manija a la rueda de la Historia y termina transformándolo en mito fundador en todas las conciencias.



*de Jorge Isaías. jisaias46@yahoo.com.ar







El banquete*


Han llegado los terribles años de la crisis. Los alimentos escasean y la gente ha tenido que buscar alternativas. La aristocracia ha tenido que prescindir de los mayordomos ingleses, sustituyéndolos por rumanos o peruanos que han ido invadiendo a la vieja Europa. Todos buscan trabajo y hacen lo que sea por conseguirlo.

Sin embargo este cambio, en los tiempos de carestía que corren, es una ventaja porque esta gente está acostumbrada a buscarse el sustento y siempre encuentran una solución para que en la mesa no falte comida.

Hoy en casa de los Plumkier hay celebración. Una cena por todo lo alto a la que acuden sus mejores amigos, algún político y varios artistas. En total 24 a la mesa lo que significa un verdadero reto para el jefe de mayordomos oriundo de Trujillo.

La hora de la cena es anunciada por el tintineo de una campanita de plata suavemente agitada y los comensales toman asiento a la mesa mientras un grupo de la altiplanicie comienza a desgranar las notas de "El cóndor pasa". Por la puerta del fondo de la estancia entra, portada por cuatro descendientes de los incas, una enorme bandeja de plata sobre la que va, maniatada, desnuda y con una manzana en la boca, la mujer del mayordomo.

Delicadamente colocan la bandeja en una mesa lateral y mientras la trocean y reparten, se escucha la plegaria: "te damos gracias señor por los alimentos que vamos a tomar".




*De Joan Mateu. joan@cimat.es







D10S*


Hay que decirlo sin temores, sin esconder la vida pulsional del barrio bajo la alfombra, esa que late en cada uno de nosotros pero que va más allá del cuerpo de cada vecino, se trata de lo que somos, en definitiva, como grupo humano. No pretendemos ser lo mejor de la ciudad, tampoco los que sobresalen por su creatividad o su empuje especial ante situaciones críticas u originales. Para dar un ejemplo el recordado 11-S, cuando las torres ardían y el humo, veíamos por televisión, inundaba todo el Central Park y aledaños la gente del barrio salía de sus casas corriendo para jugar a la quiniela. Si hubo algo significativo para Chacarita – Colegiales – Villa Ortúzar de toda esa tragedia fue que, según la sección estadística de la Lotería Nacional , la mayor concentración de aciertos en la jugada de la mañana del 11 de septiembre se realizó en nuestro barrio y fueron nuestros vecinos, como se comprenderá amantes del escolaso como pocos, los héroes de la tremenda hazaña.
Todavía el bar Argos estaba en pie y mucha gente partía de allí luego de hacer suculentas vacas, para apostar en la primera jugada del día. Con tremendo asunto era lógico, si se puede decir así, que la diosa fortuna huyese por un rato del norte opulento, por ese momento caído en desgracia por el cruel atentado, y recalase en nuestra ciudad de Buenos Aires atraída por el dos por cuatro.
Por eso cuando salieron el 56 (la caída) y el 86 (el humo), en las primeras quinielas del día en capital y provincia, en el Argos se armó un griterío ensordecedor y alborozado: abrazos interminables, puños cerrados como zamarreando el limbo, puteadas irreverentes mezcladas con predicas piadosas al cielo, cuentas que se hacían en voz alta, un par de trucos se inclinaban hacia la meca, botellas que se abrían sin cesar, no era el Argos el Muro de los Lamentos precisamente. Tanto escándalo se hizo que otros vecinos vinieron para averiguar y echar una mano de ser necesario. Así se iban enterando de la desgracia ajena y de la buena nueva con que la diosa fortuna nos regalaba. No dejaba de ser raro el asunto, por un lado asombro y dolor (no hay que tomar los vecinos como insensibles ante tanto daño) y por otro los mangos que de a miles caían en muchas manos humildes y trabajadoras del barrio.
Desde esa época nos ha quedado una extraña solidaridad, pese a que el bar Argos ha cerrado hace tiempo, ante ciertos eventos los vecinos tenemos la costumbre de convocarnos en las calles para compartir y establecer acciones en conjunto. Así pasa los 24 de diciembre con los festejos en Delgado y Conde, por ejemplo. También los 31 de diciembre se comparten bebidas y bailongo después de la medianoche. Cuando sale Defensores de Colegiales campeón o asciende Chacarita la parranda y los fuegos artificiales no se hacen rogar ni esperar. Ni que decir si algún suceso delictivo afecta a alguno o un incendio hace estragos en alguna casa.
Pero lo de anoche fue distinto, hasta el final del partido la gente permaneció en sus casas, quizás bajando la adrenalina que el peligro de la no clasificación había planteado. Es que hacía pocos días del sufrimiento padecido en el partido con Perú y la gente estaba cuidando su corazón, regulando el bobo ante las continuas emociones violentas. Tal vez por eso no habían arrancado festejos o acciones colectivas de la barriada.
El asunto que el toque de arranque, la piedra del escándalo, el inicio del motín fue cuando D10S largó la conferencia de prensa con su mano izquierda agarrando un rosario. Es que ahí, con toda la gente en vilo, el Diego cantó: -Muchachos periodistas ¡Mámenmela!- y eso arrancó una energía colectiva indescriptible, que se despertó en varias cuadras a la redonda, una onda sísmica que hacía levantar a los vecinos en vilo de la cama o de las sillas del comedor.
Definitivamente la masa se puso en acción para afincar en los bares de Federico Lacroze y Alvarez Thomas. Ya la cosa estaba casi fuera de control cuando D10S remató duro y desafiante: -Entramos en el mundial, entonces muchachos… sigan mamando.
Para que te voy a contar, gente que no lo banca a D10S, quiso saber en qué lugar el hombre iba a poner su humanidad al servicio de los periodistas y de todas aquellas personas de buena voluntad para el acto, para boicotear el acto.
También hubo otro grupo que, demás está decirlo fanáticos del Diego, empezaron a buscar un gran local para que el ídolo viniese directamente de Uruguay al barrio a realizar el show. Ya al toque se diseñaron remeras y banderas que se comenzaron a vender en la esquina, a nadie le importó en la euforia callejera, saber que las mismas se estaban confeccionando en un taller textil trucho que tiene gente trabajando las veinticuatro horas. También estaban los dependientes de siempre que esperaban instrucciones para actuar en consecuencia, desorientados iban en una u otra dirección si poder establecer un rumbo autónomo.
Una comisión de homosexuales del barrio cantaba por lo que consideraban, recordando el piquito de Caniggia y Maradona en la cancha de Boca, que por fin una celebridad argentina y mundial salía del placard para mostrar los beneficios de las mamadas ya individuales, ya grupales entre muchachos y que las mismas podías ser democráticamente extensivas a todo aquel que quisiera o quisiese pisar suelo gay.
Las prostitutas, por el contrario, tiraban la bronca por que la clientela rajaba hacia la calle y no se dirigía hacia ellas para festejar el triunfo. Muchas amas de casas tomaron esa noche la iniciativa de tirar la chancleta para siempre siguiendo los consejos de D10S, es que estaban cansadas de maridos reiterados en la posición del misionero en la catrera.
Una cetrina pampeana que era la líder de las esposas desatadas arengaba: -Quien era más indicado que él para dar la voz de ahura, canejo- así que en el tumulto más de un vecino se vio beneficiado en un zaguán y en los refugios de las paradas de colectivos.
Las beatas corrieron a encerrarse en la parroquia, al mismo tiempo que el cura no entendía cómo no pasaba lo mismo con la siempre pobrucha procesión del día de la virgen, es que si D10S podía mover la pasión tan fácilmente lo justo sería que la virgen tuviera igual recibimiento popular. Lloraba al rezar dado que nadie le daba las ansiadas señales al respecto, observaba una vez más su rebaño en peligro y su señor se negaba a indicarle el camino.
El oficial de cuadra de la taquería 33, tampoco sabía que hacer. Dudaba entre reprimir sin más o acordonar la zona para evitar que la grave epidemia se expendiera a los finos barros de Palermo y Belgrano. Por las dudas pedía que se hiciera presente la guardia de infantería, desde la central le decían que entre los reclamos de Lezama, Kraff y los que se oponen al basural de Berazategui no quedaba ni el sereno en los cuarteles, de hecho, le decían preocupados, estamos rogando que nadie se avive y ocupe la central.
Los punguistas y los chorros, en un acto de solidaridad que los ennoblece, dejaron sus oficios y afanes para otros momentos. Demás está decir que nadie durmió luego de las palabras de D10S, el que sin querer había dejado su sermón de la montaña y la gente de Chacarita – Colegiales – Villa Ortúzar respondió noblemente al llamado.
Con las primeras luces del día cada uno volvió hacia sus quehaceres, casi furtivamente. Bastó el paso del diariero dejando casa por casa los periódicos, para que la pelirroja de la panadería y el pelado de Giribone se despidieran con un beso corto y pasional. Cuando los barrenderos empezaron su faena las últimas sombras se desvanecían presurosas detrás de puertas y jardines. Al sonar del timbre de las escuelas para informar la entrada ya todo había vuelto a la normalidad.
Mientras tanto un jubilado que estaba atado a la radio para saber qué había pasado al final del partido fue abordado por su esposa, Juana, que luchaba por detener el Alzheimer que, mate en mano, le preguntó: -¿Decime Negro por qué el maleducado de Reutemann dijo que se metieran la candidatura a presidente en el culo?


*de César Hazaki. cesar.hazaki@topia.com.ar
http://www.topia.com.ar/contenido/d10s







Walking Around*


*Pablo Neruda


Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
Navegando en un agua de origen y ceniza.
El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.
Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.
Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío
No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.
No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndome de pena.
Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.
Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.
Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.
Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.


-Enviado para compartir por Verónica Capellino. veroaleph@hotmail.com








El Mago de Oz*

De la vida en películas y series



"Sigue el camino de baldosas amarillas", le aconseja el Hada Buena a Dorothy.



Estabamos sentados, mi hijo y yo, en el sillón del departamento donde viven mis hijos con su madre. A media tarde veíamos "El Mago de Oz" la película de Víctor Fleming filmada en 1939, cuando Judy Garland tenía 17 años.
Mi hijo tenía 10 años y estaba con faringitis. Cada vez que se enfermaba renacía una angustia
repetida. De lenta llegada como aquella tormenta sobre el Gran Buenos Aires, que se oscurecía como el cielo de la granja de Kansas.


*

¿Esto no es Kansas? se pregunta Dorothy, después ver pasar imágenes reales en el torbellino y aterrizar con su casa matando a la bruja del este. Lo lindo de los mitos y de las hadas es que no pueden ser trasladados a ningún lugar real ni presente ni pasado, seria injusto, cualquier cosa siniestra que se
filtre en un cuento de hadas no debe tener parecido con cualquier país del nunca jamás.
Nada de festejar, pequeñilandia no es un país de siempre-infancia. No Argentina país-jardín de infantes.
El inconsciente no tenía tanta realidad para negar en el relato. Lyman Frank Baum, el hijo de un magnate petrolero escribió el libro en el año 1900, cuando los huracanes llevaban casas y no bombas. Ni la primera ni la segunda guerra mundial habían sembrado El Certificate of Death que festejan esos pequeños.

Judy no se pregunta por que puede calzarse los zapatos de la bruja, son las peripecias del irse, la moraleja de salir a ver el mundo y sus peligros, y encima tener que calzar los zapatos del otro.
Y ni siquiera la infancia es un lugar donde no pueda ocurrirme nada malo. Y ella sigue por el aire, o por las baldosas amarillas de sueño / agitando vacíos / entre almas y cosas / con ojos de aire y cielo.



*

Fue un domingo cuando mi hija tenía 5 años, por la ventana ingresaba un rayito de sol dejando ver ese Krill del aire flotando en un vacío que no es tal. Del silencio me preguntó:


-¿Cuando uno se muere no puede jugar?


Por un cielo
de luces
sueños
barcos
zeppelines
navegan.

Se va la infancia
tirada de cuerdas
invisibles.

títere quieto
barrilete sin viento

afuera un leve cielo
oscurece a pinceladas
figuras o hadas
de rojo a lilas.

un niño escapa
sin irse, en nubes.



*


Allí esta Judy Garland nacida con el nombre de Frances Gumm el 10 de junio de 1922, en la esquina donde las baldosas amarillas se abren en dos senderos, quizá caminos irreversibles que se abren para siempre como en cada vida. Hasta aquí duro el consejo pensé. Pero la naturaleza en los cuentos es sabia y hasta los espantapájaros hablan y dicen cosas interesantes, como las que dicen quienes están acostumbrados a cargar con su propia Nación en un relato, no en una bolsa muda de linyeras:
"Acaso muchas personas sin cerebro no hablan día y noche ?" (...) "Él dice soy un fracasado por que no tengo cerebro".
Lejos esta de imaginar el Espantapájaros sin cerebro una cultura de tele-vidente. Aquí, en la noche Argentina donde los cerebros han partido a un extraño limbo y sus cuerpos quedaron sentados en las camas de novela en novela hasta dormirse con el televisor encendido.

-No necesito alimento, -dice, y como no puedo pensar no querré mandar.

No lo creo, con el mismo razonamiento con el que deslumbro el Espantapájaros podría decir: "muchas personas que no pueden pensar si aprenden a mandar"
ya caeréis en mi poder anuncia la bruja del oeste para confirmar que ella vale sólo por su escena.
¿Por qué las brujas siempre se derriten en los cuentos preguntaba Franco?
No se -le digo. Más tarde pienso que sólo existen por sus efectos, por las consecuencias que generan en los demás, no existen por sí mismas, como la histeria que busca percha ajena para colgar el cuerpo o la ilusión. Nada de vivir por sí mismas, esa es la naturaleza de las brujas me respondo
en mi tardía-mente.



*

Ella canta Last way (...) some way on the rainbow antes de la tormenta, antes de conocer al profesor Maravilla. no puede ver en la bola de cristal que viajara por los sueños que abren el museo del ayer y dejan entrever la mañana siguiente. Cierto que el mundo no es Kansas ni Texas. Ella todavía hace equilibrio como en una tensa cuerda sin llanto, y no termina de caer en el chiquero.


*

"No tengo cerebro"
"No tengo corazón"
"No tengo valor"

Paradojas. Gran mensaje del mago de Oz. El pensamiento paradojal: buscar lo que ya se tiene y no se puede reconocer por sí mismo.


*

"Los niños son fuertes porque sobreviven a sus padres" dijo años atrás mi psicólogo.
También recordé un reportaje a Rosa Montero donde decía que "Nadie llega a adulto sino resigna ciertas cosas". Desde ese día me pregunto ¿Que clase de cosas hay que resignar para ser o sobrevivir en la adultez?.


*

En ese sueño mi padre se despedía de mi "quizás no quede de mí más que una sombra en el papel".
Unas cenizas que harán áspero el recorrido de la yema.


*

Pobre Judy Garland.
Pobres los caídos de sueños y relatos de infancia. -Digo, tratando de consolar ilusiones pérdidas. Cuando ya no quedan senderos marcados de ningún color.




*de Eduardo F. Coiro inventivasocial@hotmail.com

- 2003-




*

Queridas amigas, apreciados amigos:


Este domingo 18 de octubre de 2009 presentaremos en la Radiofabrik Salzburg (107.5 FM), entre las 19:06 y las 20:00 horas (hora de Austria!), en nuestro programa bilingüe Poesía y Música Latinoamericana, música del compositor brasilero Claudio Santoro. Las poesías que leeremos pertenecen a Clara Rebotaro (Argentina) y la música de fondo será de Tarpuy (Andes).
¡Les deseamos una feliz audición!


ATENCIÓN: El programa Poesía y Música Latinoamericana se puede escuchar online en el sitio www.radiofabrik.at
(Link MP3 Live-Stream. Se requiere el programa Winamp, el cual se puede bajar gratis de internet)!!!! Tengan por favor en cuenta la diferencia horaria con Austria!!!! (Recomendamos usar http://24timezones.com/ para conocer las diferencias horarias).


REPETICIÓN: La audición del programa Poesía y Música Latinoamericana se repite todos los jueves entre las 10:06 y las 11:00 horas (de Austria!), en la Radiofabrik de Salzburgo!

Freundliche Grüße / Cordial saludo!

YAGE, Verein für lat. Kunst, Wissenschaft und Kultur.
www.euroyage.com

Schießstattstr. 37 A-5020 Salzburg AUSTRIA
Tel. + Fax: 0043 662 825067



*

Inventren Próxima estación: CASBAS.

Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar
http://inventren.blogspot.com/


*

LA JIRIBILLA.

-Revista de cultura cubana.-

http://www.lajiribilla.cu/



InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Suscribase a la edición cotidiana de inventiva social*
Cuota anual 2009 para lectores y/o escritores: $45 en Argentina.
-10 Euros desde el exterior-
Consultar por suscripciones con difusión de actividades culturales.

*Escribir a Eduardo Francisco Coiro.
inventivasocial@yahoo.com.ar


Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar


INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Para visitar:
www.walkala.priv.at
http://incoiroencias.blogspot.com
http://urbamanias.blogspot.com/
http://remontandosoles.blogspot.com/
http://www.lajiribilla.cu/
http://zonamutante.blogspot.com/
http://www.metroflog.com/Exducere
http://albordedelapalabra.blogspot.com



Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.
Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.
La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor. Inventiva solo recopila y edita para su difusión las colaboraciones literarias que cada autor desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre el escritor y el editor, cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: