Saturday, May 07, 2011

DE SOLEDAD Y SOMBRA...



*Ilustración: Walkala. -Luis Alfredo Duarte Herrera- http://galeria.walkala.eu








*



Ya no tengo más soledad para juntar.

Hilvanadas como en un collar de perlas, las soledades van deslizándose una tras la otra.

La más blanca es la de los secretos y rencores, iluminadas asombrosamente rogando ser abiertas.

Sigue a ella, el desamparo con su perlado ostracismo.

El redondel de la encrucijada frente a mi espejo, es bastante pesado y frío.

En un carretel silencioso y apagado, se entrecruzan las ilusiones, las curiosidades y los enigmas.

Sobre camalotes sospechosos viajan las ausencias y la vibración de la falsa compañía.

En un rayo de luz primaveral paradojalmente falta un socio para compartir el bienestar y la belleza.

También en un grano de arena amargo, molesta mi visión de la amistad, la hace turbia.

Si me animara a contar, si no tuviera miedo a transmitir lo infame de mí, quizás las cadenas de la soledad se reducirían.




*De Azul. azulaki@hotmail.com










INÚTIL BÚSQUEDA*



No encuentro el signo
que defina soledad y sombra,
sólo están unidas,
compañeras de ruta
de mi esencia.
Son hermanas, rezan
plegarias al descuido
para que la niebla
no las contamine
y tuerza el sendero
separándolas.
Soledad y sombra
germinan en los sueños
abrazos púrpuras en invierno
y leve brisa fresca
cuando el sol claudica
su mayor contagio.



*De Emilse Zorzut. zurmy@yahoo.com.ar








Ensueño*


Me acuesto, acomodo mis músculos al sueño y un segundo antes comienzo lento, muy lento a inflarme como un globo, me esfuerzo en no elevarme pero es inútil. Mientras mis tendones, mis huesos, mis tripas se inflan, me elevo hacia el techo.
Desde la cama me veo flotando, estiro la mano con la ilusión de bajar pero la sensación deliciosa de flotar suspendida en el aire, desdoblarme en persona y globo, me produce una extraña felicidad.
La que está en la cama, asustada, los puños apretados, los dientes encajados, desorbitada.
La del globo, extasiada, la sangre corriendo loca por las arterias, gozosa. Acariciada, sintiendo que su enorme cuerpo aéreo lograba la calma espiritual que sus días necesitaban.
Lentamente el globo, yo, bajo, me acomodo en mi pobre esqueleto cansado, sufrido, y trato de dormir siguiendo el gris y rutinario vivir.



*De Elsa Hufschmid. elsahuf@yahoo.com.ar







El extraño curso de los días*



*Por Miriam Cairo. cairo367@hotmail.com



I.


Hay días raros. Rarísimos. Como si fueran reales. Días que tienen un adentro y un afuera. Días en que los ángeles persiguen a los dragones por las azoteas de los edificios, y los dragones mandan mensajes de texto al hombre araña que no responde porque está haciendo terapia de pareja con la tarántula de sus sueños.



II.


Hay días sádicos. Días en los que una escribe como si estuviera viviendo.
Una dice lámpara. Dice cuerpo. Dice sobresalto. Una dice "quiero nadar desnuda en tu sangre" y el crimen ocurre con toda su potencia.



III.


Hay días esmerilados como el de ayer, sin ir más lejos. Días en que mientras una lee un cuento de Saer se da cuenta de que la muerte es algo que al ser humano le sienta bien. Al muerto le sienta bien. Y que la vida le sienta bien a los que viven. Pero al que escribe sólo le sientan bien los vidrios esmerilados, las lluvias y otras peripecias.



IV.


Hay días julianos en los que el cuervo del tiempo es una cuenta continua.
Días en que soy un cuerpo celeste en medio de otros eventos estelares. Y el hombre con el que estoy de pronto es capaz de mover su mano izquierda, imperceptiblemente, como el movimiento de una estrella, y separa el día de la noche. Sólo eso.



V.

Hay días kafkianos en los que una, mientras más afuera se siente del mundo, más adentro está. Profundo asombro. Respiración como asfixia. Silencio en eco. Otra es alguien que también es yo. Otra es la malabarista manca que ha decidido escribir con la mano que le falta.



VI.


Hay días falsos que se imponen como si fueran verdaderos. Al lunes le sigue el martes como un cordero sumiso. Y el martes cree en sí mismo a tal punto que su propia mentira se vuelve verdad. Si una mira los calendarios encuentra que es martes. Si una pregunta qué día es hoy cualquier persona es capaz de contestar, "martes". Hay días con verdades irrefutables. Pese a todo, una se reserva el derecho al vicio y la blasfemia.



VII.


Hay días físicos en los que la ley de gravedad se cumple a rajatabla. Una siente que apoya los pies en el suelo y cree en todos los objetos que caen.
El cabello cae lentamente desde la cabeza, y también los párpados, y los hombros y la lengua caen hasta más abajo de la noche. Caen hasta no poder más porque hay una ley que se respeta.



VIII.


Hay días homéricos en los que el mundo nos retiene. Días en que otros viven para que una escriba. Y una escribe, envuelta en su propia piel, a toda costa atada a los anhelos desmedidos. Las piernas entablan una relación filial con la cintura, con la garganta y con los senos, pero no se mueven porque una, que quisiera vivir, no puede.



IX.


Hay días breves que pasan como la sombra de un pájaro. Los vendedores hacen cuentas apresuradamente. Los compradores desembolsan dinero apresuradamente.
Los que miran y no compran ni venden, miran todo apresuradamente, porque ese día lleno de desigualdades pasa breve, pesado y oscuro como la sombra de un pájaro.



X.


Hay días amontillados en los que la felicidad no ocurre para siempre. Días en los que a una la llaman por su nombre de pila. Una toma de la pila de los nombres su nombre. Lo parte en dos. Separa las dos sílabas asimétricas y no ocurre nada extraordinario.


Último
Hay días dantescos en las que una decide sentir más fuerte la crueldad del mundo. La siente propia. Una es un monstruo que se devora a sí misma, cruelmente, atrozmente. Con el mismo apetito mata a un hombre que es una misma. Una entra en su casa y le descerraja un tiro en el hombro y otro en el pecho y el hombre muere. Una mata en nombre de la paz. Una mata porque no tiene un poeta que la guíe. Hay días en que una es el monstruo de occidente desgarrando a oriente.


*Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-28572-2011-05-07.html







ROSAS, HASTA VIVIR*


No, no venía sola.
La acompañaban crepúsculos.
Palomas desoladas.
Portones, esquinas y arboledas.
Nos juntamos una tarde presurosa de verano.
Por fuera sonreía.
Por dentro, uva morada triste
Ella iba Yo, venía.
Tomó una copa y la llenó con preguntas secretas.
Mis preguntas secretas.
Rosa salmón oscura. Rosada pena negra.
Enumeró las hojas de su vida.
Eran, también las mías.
Algunas invertidas.
Risa sal cenicienta mojó su servilleta.
Llanto de calabaza secó la mía.
Los mismos sayos: la congoja y la risa.
La mentira, la honra, la comedia feliz.
Despedida. El adiós. Hasta siempre.
No brazos. No abrazos. No padre.
Padre nuestro que estás en los cielos.


Le dije que los perros ladran a la luna.
Que el café huele a tibieza.
Que mirara en la mesa.
Una paloma con un anillo de oro.
Un nido en el pajar.
Y un olor de rosas que se funde en los huesos.
Que se funde en la savia. En la sabia palabra.
Le dije, puedo morir ahora, hasta vivir



*De Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar







Bin Laden y la última aventura de Superman*




Por Ariel Dorfman *


¿Puede ser una suprema coincidencia? ¿O acaso hay gato -o superhéroe- encerrado?
Para entender por qué ahora, justo ahora, en esta de todas las fechas posibles, se llevó a cabo el ajusticiamiento de Bin Laden, tal vez sea necesario vincular su muerte repentina y deseada con dos acontecimientos aparentemente desconectados que surgieron la semana pasada.
El primero, que causó entre fanáticos de la guerra entre el bien y el mal casi tanta consternación como el asesinato del funesto y lúgubre jefe de Al Qaida, aunque menos júbilo, fue el anuncio de Superman (en la historieta número 900 de aniversario que celebra sus peripecias) de que pensaba ir a las Naciones Unidas para renunciar a la ciudadanía norteamericana. El Hombre de Acero que, desde su primera aparición inaugural en la revista de historietas Action de junio de 1938, se viste con los colores de la bandera yanqui y actúa en nombre de los valores norteamericanos, llegó a tan drástica decisión después de sufrir los reproches del encargado de seguridad del gobierno estadounidense (un hombre de raza negra con un peregrino parecido a Colin Powell) por haber volado hasta Teherán para demostrar
durante veinticuatro horas su solidaridad con los manifestantes de la revolución verde que protestaban contra el despotismo de Ahmadinejad y sus secuaces. El gobierno de Irán (en la historieta, por cierto, ya que dudo de que los ayatolas reales se dediquen a leer solapadamente las aventuras de Superman) denunció tal acto -por silencioso que fuera, y animado por la no violencia- como una injerencia del Gran Satanás en sus asuntos internos, casi como una declaración de guerra. Me desagradan sobremanera los
autócratas de Irán, pero no se les puede objetar su lógica al aceptar las palabras del propio Hombre de Acero respecto a encarnar desde hace décadas "truth, justice and the American way" ("la verdad, la justicia y el modo de ser/proceder de EE.UU."). Así que Supermán, para poder obrar desde ahora en
adelante más allá de las fronteras nacionales y los intereses circunstanciales de cualquier Estado, se vio obligado a establecer su independencia frente a su país adoptivo. Porque, en efecto, Supermán no nació en los Estados Unidos sino que en el planeta Krypton, llegando de bebé (sin pasar por aduanas ni inmigración) a Kansas en una diminuta nave espacial, siendo acogido en ese territorio, en mero centro de EE.UU., por los Kent, granjeros que personifican precisamente la "American way". Era Ka-El. Sería Clark Kent.
Es difícil exagerar la indignación con que este acto audaz de renuncia a la ciudadanía, esta "bofetada", de Superman fue recibido por el pueblo norteamericano. He leído (¡en serio!) blogueros que llaman a deportar a su planeta de origen al nuevo campeón del internacionalismo (como si fuera un mexicano "ilegal"), y ya circula una petición para que los ejecutivos de la Time Warner (dueños de la empresa que mercantiliza a Superman) fuercen a los autores de la historieta a retractarse. Y múltiples comentaristas conservadores habían visto este insulto del superhéroe como la prueba definitiva de la decadencia del país más poderoso de la tierra: ¡hasta el ídolo que representa más universalmente nuestro modo de vida nos está dando la espalda!
No sé si el presidente Obama sigue atentamente las aventuras de Supermán (se sabe que es un fan del Hombre Araña, de cuyo origen neoyorquino no caben dudas), pero alguien tiene que haberle llamado la atención sobre la merma de prestigio que significa la deserción de un tal titán. ¿Qué pasa, por ejemplo, si el Hombre de Acero, adalid de los desposeídos, decide cerrar Guantánamo o usar sus ojos de rayos equis para liberar algunos Super Wikileaks, ahora que ya no jura lealtad a la bandera norteamericana? ¿Qué pasa si se pone al servicio de una potencia como China? -aunque, pensándolo bien, no hay mucha Verdad o Justicia en ese país, así que seguramente no aceptaría ese tipo de alianza. En todo caso, los consejeros de Obama tienen que haberle explicado que la defección de Supermán debía tratarse como una inmensa crisis cultural e ideológica que incluso podía costarle al presidente su re-elección, puesto que los republicanos ya cocinaban planes para acusarlo de haber "perdido" a Superman (como si fuera Cuba o Vietnam).
La respuesta de Obama fue genial: al matar a Bin Laden, probaba que EE.UU. no necesita a un hombre musculoso que vuela y atraviesa paredes para defenderse de los terroristas, que para eso tiene helicópteros y Navy Seals y computadoras y armas -cómo que no- de acero. Un modo de restaurar la
confianza nacional que estaba a mal traer y que difícilmente podía tolerar otro menoscabo a su aureola.
Claro que antes de que pudiera realizarse aquella operación en Pakistán Obama tenía que arreglar otro asunto, un problema que lo rondaba hace varios años. ¿Cómo iba a pararse frente al mundo y revelar el asesinato de Bin Laden en nombre de los Estados Unidos si un insólito porcentaje de su propio pueblo dudaba de que el presidente fuera, en efecto, norteamericano? ¿Cómo crear el contraste con el tránsfuga Supermán si a Obama mismo se lo acusaba de haber nacido en el extranjero, en Kenya, que, como se sabe, está mucho más lejos de Kansas que el planeta Krypton, por mucho que los tres lugares
compartan la Kafkiana letra K?
Y de ahí que Obama produjo hace unos días su certificado de nacimiento, tapándoles la boca a quienes lo señalaban como un "alien" (ajeno, extranjero, pero también "alien" significa extraterrestre, otro
significativo paralelo entre el presidente y el Super-héroe). Por cierto que un grupo de conciudadanos suyos sigue creyendo que Obama no nació en territorio norteamericano. Insisten en que el documento se falsificó y que el hospital fue sobornado y que la madre (¡nacida originalmente ni más ni menos que en Kansas!) trajo al niño de contrabando a Hawaii porque sabía que en cuarenta y tantos años más ese niñito mulato sería presidente. Se me ocurre que la única manera de que esos recalcitrantes acepten de que Obama nació en EE.UU. sería que se blanqueara enteramente la cara y toda la piel.
Ya no sería, entonces, un "alien".
Pero para la mayoría de sus compatriotas, Obama logró en una semana una verdadera y triple proeza. Habiendo probado que era un presidente legítimo, pudo, armado de su certificado de nacimiento y también del ejército más vigoroso del globo, eliminar al siniestro enemigo número uno de los Estados
Unidos. Y sin que interviniera Superman.
¿Y ahora qué?
Ahora, propongo una hazaña de verdad: ya que la razón por la cual Bush invadió Afganistán era debido al amparo que los talibán le ofrecieron a Bin Laden, ¿no ha llegado el momento de retirar todas las fuerzas norteamericanas de ese país de montañas y guerrillas?
Estoy seguro de que Superman, en conjunción con las Naciones Unidas y esgrimiendo su nuevo pasaporte cosmopolita y global, estaría feliz de ayudar en el transporte rápido de la tropas. Sería bonito que lo leyéramos en las próximas aventuras del Hombre de Acero, sería alentador que Obama y Superman
-ambos con sus orígenes en Kansas, ambos menospreciados por ser "extranjeros"- colaboraran para crear por lo menos un pequeño oasis de paz en un mundo donde desafortunadamente escasean por ahora tanto la verdad como la justicia.


* Su última novela es Americanos: Los pasos de Murieta.

*Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/167506-53421-2011-05-04.html





Correo:



ALAN GARCÍA EN SU LABERINTO*


“Mi felicidad por lo que significa la beatificación de Juan Pablo II. Su primer milagro ha sido extirpar de esta tierra a la encarnación demoníaca del crimen, del mal y del odio. Y creo que es una gran noticia que debe complacer al señor (Barack) Obama” “De alguna manera esto reinvindica al presidente George W. Bush, que fue quien tomo la decisión de castigar a (Osama) Bin Laden y continuar de manera paciente este trabajo que da sus frutos finalmente”. Alan García


Un comentario disparatado en boca de un famoso suele ser reproducido por el periodismo sin llegar muchas veces a un análisis profundo que permita comprender mejor cómo se siente ese que delira.
Para penetrar y comprender, no voy a ser original, me baso en una teoría ya probada.
La locura es una defensa contra la angustia, la estupidez verborrágica es una defensa contra el sufrimiento por sentirse desplazado.
El verdadero problema o temor-dolor actual de ALAN GARCÍA no es el fantasma de Osama bin Laden, o de ese otro cadáver viviente que es W.Bush. Mucho más que ese espectro lejano y difuso Alan García sufre hoy una herida profunda de su narcisismo y de su nececidad de no morir, de seguir siendo amado y necesitado por su pueblo. Pero nadie es eterno, nadie es politicamente imprescindible. Y por ley de la democracia en su renovación periódica, hoy el dos veces presidente peruano, comprende con impotente dolor que la historia lo desplaza, que Perú ya no lo necesita como presidente. Se consulta la voluntad en sufragio para reemplazar al ayer mimado ALAN GARCÍA por otra u otro y ya nadie lo aclamará más a él, sólo su Dios y su Santa Madre.
Pero ese sufrimiento de sentirse desplazado fue sumergido en lo Inconciente profundo por ser demasiado doloroso de soportar. Tener que dejar el lugar de poder tan deseado es como morir.
Entonces su mala conciencia le propone una engañifa verbal contra esa angustia, le proyecta el fantasma de su propia muerte política sobre otro más muerto que él, bin Laden.
Hoy me siento morir porque voy a ser desplazado y reemplazado del paraiso gubernamental, pero VEAN COMO OSAMA BIN LADEN ESTÁ PEOR QUE YO PORQUE LO HAN MUERTO MÁS QUE A MI. MILAGRO ya no sufriré MILAGRO
Ahora, viendo ese cadáver baleado y desaparecido, me tomo del crucifijo como Etchecolatz y Videla, me alivio y le digo al mundo: MI FE ME HA SALVADO A mi me van a reemplazar muy pronto, pero a mi enemigo o al enemigo de mi amigo, le va peor, porque está muerto, miren.
Ese es el proceso psicológico regresivo inconsciente que hace ALAN GARCÍA No es estupidéz, no es locura, como se comenta ligeramente. Hoy se siente morir y necesita un poco de delirio defensivo para aliviar su propia angustia. Todos hacemos eso, todos negamos la realidad que nos hiere el narcisismo, todos negamos que el tiempo pasa y la historia nos va desplazando.
Juan Pablo II ha muerto, Reagan & Bush han muerto, Menem & Pinochet han muerto. Bin laden ha muerto.
Vivan los nuevos reyes del Bien y del Mal. Pongan sus barbas en remojo los funcionarios públicos que, como el pobre Alan García, se soñaban eternos.



*De Rubén Vedovaldi, rubenvedovaldi@netcoop.com.ar



*

Inventren Próxima estación: CORBETT.



Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/


InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: