Friday, May 20, 2011

DEL OTRO LADO DEL SOL SE OCULTAN LAS PENUMBRAS VERDADERAS...



*Ilustración: Walkala. -Luis Alfredo Duarte Herrera- http://galeria.walkala.eu




«Jazmines y verdugos»



*Por Cristina Castello. castello.cristina@gmail.com


Un pelotón de verdugos persigue
A los jazmines que danzan con la brisa
Libaneses, palestinos. Humanos.
Se les mueren los soles en los párpados
Tienen horizontes cortados con tijeras
Se alimentan de llantos succionados
Y en el alma acunan una paloma muerta.
La savia los repele y la muerte los saquea
Tienen vedados todos los firmamentos
La plegaria a un dios ensordecido surca sus jirones
Y Tánatos vence en cada batalla a Eros.
Las campanas no tañen ángelus de pétalos
Los campanarios despavoridos silban esqueletos.
Como fuegos artificiales el Poder juega misiles
Que estallan los fragores de bombardeos y de huesos.
Y ellos mueren abortando, tal flor antes de ser nacida
Pero qué, qué hago yo con mi sola voz que brama.
Millones de estrellas suicidan mis mejillas
Mientras mi alma cruza las galaxias de cedros
Para que el universo abreve nidos en cálices
Por ramos de piececitos de bebés bien nutridos
Por un cielo que dirija la orquesta del coro de ángeles
Y una cama que por el mar navegue jazmines, a la paz


©Del libro «Orage/Tempestad», de Cristina Castello, publicado en París en octubre 2009.
-Escrito en París, 18 julio 2006 Mientras Palestina y el Líbano regurgitan pavor.
www.cristinacastello.com









Oscuro bosque sin pájaros*


Hansel Y Gretel tiraron miguitas para volver cuando estaban perdidos en el bosque oscuro.

Muchos años después los golpeadores hicieron del bosque un lugar siniestro.
Desaparecieron a otros niños de su sangre y su historia.
Los niños robados no tenían migas para volver al camino.


Como una maravilla del cuerpo se desprendieron las llaves del regreso.



*De Cristina Villanueva. libera@arnet.com.ar






A mi hija*


Por esa vida que arderá en tus venas
sufro
Sufro desde ya mi niña, por tu futuro,
por las argucias que se valdrá la vida
para probarte, para torcer tu camino
sufro.
Por las angustias, tus desvelos y dolores.
Esa vida que late en tu sangre también
te dará alegrias y placeres.
Arderá con tu pasión por transitarla.
Yo solo miraré.
Te dí alas, solo acompañaré tu vuelo.
Sola y muy quedo gozaré o sufriré.
Te dí la vida nada más.
Nada menos.



*De Elsa Hufschmid. elsahuf@yahoo.com.ar





Las holladuras de los anónimos.*


*Por Jesús Brilanti. lugburtian@hotmail.com


Tendremos que navegar a la deriva para despertar al día siguiente y mirar, que el cauce del río ha inundado la aleación entre mi karma y la sensibilidad.
Tendremos que volar por entre los rayos del sol para dormir a la noche siguiente, y soñar que las raíces de mi pasado han menguado el desdoblamiento de las almas y los orgasmos.
Caminando llegaremos a recoger las holladuras de los anónimos, allá en aquel lugar donde el humo penetraba en los anaqueles de mi tórax; allá donde la brisa emborrachaba la razón y las risas ondulaban por debajo del líquido seminal.
Los laberintos de aquel paraje mostraban ansiedad y manifestaban con llanto su deseo de ser cuestionados por algún mortal, pero los seres humanos se habían hastiado de la muerte cual topaban por las callejuelas de los laberintos, ahora la muerte ha muerto y las entradas permanecen clausuradas; la memoria perdida, dilapidada allá en los collados del vapor y éste perdido y encontrado en las lágrimas del ateo.
Lloremos entonces las ausencias, las ausencias de las divinidades, la omisión de los esplendorosos, la de los arcángeles y el no estar más aquí de esos labios vaginales.
Lloremos por las contracciones cerebrales que abofeteaban las veladoras en los altares, y que propagaban la esperanza de que el Juicio Final alimentara mortalmente nuestra incredibilidad.
Tendremos que encontrar las cadenas que dejaron los elfos escondidas entre la arena del camino, el sendero que podría perderse en el tenue andar de un viejo trozo de pared arcaica.
Tendremos que naufragar en las montañas de la vaciedad para percatarnos que del otro lado del sol se ocultan las penumbras verdaderas.








TOMAR LAS ARMAS*



*Por Danilo Martin Gatti. desarma_ysangra@hotmail.com



Un hombre se inclina a recoger su lápiz,
Se ha caído.

Se inclina con cuidado, pues el cuerpo (como todo lo demás) ya no es el de antes.
Este hombre se inclina, y al hacerlo, pensamientos lo abordan, imágenes se le cruzan
Delante.
Como electricidad.

De repente, parece ganar vértigo y perder equilibrio.

Le cuesta cada vez más llegar, la vista se le nubla, la mente se puebla.
El hombre sigue allí.
Así.

Inclinado,
Con la mitad de su cuerpo hacia abajo, estirando su mano,
A punto de tomar el lápiz,
Pero no.


Transpira.

El hombre ahora teme, que todos a su alrededor noten lo que le sucede.
Súbitas palpitaciones lo asustan.
El hombre siente que el tiempo se detiene.
Todas las miradas, adivina, sobre él.

Sufre.

Trata de concentrarse, de apurarse. De centrarse en ese lápiz.
Es en vano.
Inventa excusas para el momento de incorporarse. Imagina que cara pondrá, como fingir que nada pasa, que nada paso por su cabeza.
Cuando, en realidad, todo ha pasado.


El aire del lugar ya es irrespirable, la tensión parece apoderarse de todo.
Cree, el hombre, que todo a su alrededor ya es niebla, bruma…
Al menos eso quisiera.


Imagina las risas solapadas, como sobradoras. De costado, pequeñas, con la boca entre cerrada.
Imagina las cargadas, las preguntas inquisidoras.
Ya lo sabe,
Ya lo saben.

El hombre tiene pánico.
¿Notaran, entonces, lo que paso?
Aun peor ¿Sabrán, al fin, lo que verdaderamente piensa? Lo que oculta. Aquello que esconde bien atrás de su mente, de sus ojos.
¿Adivinaran en su rictus el alarido contenido que grito? ¿Verán en sus gestos la cara de espanto que percibió?
¿Y qué hay de las voces?
¿Y qué hay de sus silencios?
¿Descubrirán el peso de sus silencios?

Se dice a sí mismo “eso no debe suceder”,
No puede permitirlo.

El hombre, lento, como una clavija, como un engranaje sin aceitar, se incorpora. Se toma con una mano la base de la espalda pretendiendo dolor.
Una vez incorporado los mira, uno a uno. A todos, a toda la ronda alrededor de la mesa.
Detrás de sus lentes empañados todos parecieran haberlo notado.

(A decir verdad, detrás de esos lentes empañados el mundo entero parece distinto)


En silencio,
Planea su huida.


Un hombre se inclino. Un hombre ha caído.
Para siempre.
Para no volver a ser el mismo.






CON LA PIEL ESCRITA EN GOLONDRINAS*


"Nadie estuvo en su ropa, en su patria, en sus raíces.
Un silencio de lobo avanzó y corcoveó por estas calles.
El terror derribó puertas y espió por las mirillas..."
EDUARDO DALTER


He escrito cada una de las puertas de la que fue mi casa.
Me he escrito la piel en golondrinas.
En ojos de carbón. En turmalina negra.
Teñí la patria de trigo desgranado.

Ahora me encuentro en un país con fauces.
Atlas de desamores.
Doblo la esquina del deseo y encuentro casas, puertas.
De todas esas casas, una me ha de habitar.
De esas puertas, alguna, ha de ser la mía.
¿Se han borrado las huellas?
¿Somos Hansel o Gretel?
¿Se han escondido los caminos?
¿Han huido los niños y los nidos?

¿Qué hacer con este temblor de rosedales?
¿Con estas vísceras de toro, en amarillo?
¿Con esta puerta ojival que no me nombra?

Una larga avenida y un grito, me responden.
En bermellón, en azul lirio, en jade.
En sepia. No entiendo lo que dicen.
Pero sé, con la piel escrita en golondrinas.
Que solo soy, una mas, inquilina de amores.
Y un reflejo, una foto, un espejo, de la inmortal palabra.


*De Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar

-Poema basado en fotografías de Pedro Martínez. Exposición 2010. ESPAÑA







Yo soy la Nube Roja*


al jefe Red Cloud, Oglala Sioux


Beginning in 1866, Red Cloud orchestrated the most successful war against the U. S. ever fought by an Indian nation... he continued to fight to preserve the authority of chiefs such as himself, opposed leasing Lakota lands to whites, and vainly fought allotment of Indian reservations into individual tracts under the 1887 Dawes Act: Elsie M. Cavender, en Dakota Indians



Yo soy la Nube Roja, voz de viejo cacique
y aún más viejo Guerrero.
Nací como sustancia del Altísimo.
Como nube fue mi voz y es todavía;
pero la nube es también lágrima y la humedad,
si la sintieras en mis ojos.

Es indicio que gimo
por mi pueblo y la nube, si la ves enrojecida,
es indicio de sangre. Sangre cayó
en los territorios donde estuve,
donde me conocíste,
despojándome de tierras,
masacrando los búfalos,
empujándome como horda a tus reservaciones
(que fueron cautiverios para nubes rojas como yo,
que viajan cielos, que cruzan inmensidades).

Yo Nube Roja / Chief Red Cloud / el líder
y así decías cuando yo era un jovencillo huérfano
de padre, hijo de madre Oglala, madre buena
como fue la Tierra antes de que arribaran.
Mi tío fue Jefe del Humo; él era espíritu
de fuego, descifraba las formas fantasmales
y crecí como él, en planicies norteñas
de Nebraska, viendo el humo que arde con el fuego
y la nube que se condensa y llovizna con el aire...

Es cierto que había tristeza, entonces,
... pero eramos guerreros con sabias emociones,
poníamos el corazón en las palabras,
cumplíamos las promesas... hasta que llegaron
(donde aún hoy vive la pequeña comunidad
de mis hermanos, los que hoy sufren)...
Aduzco lo mismo que mi tío, en los días
que con él hice mi crianza: Eres tú quien divides,
Teniente, eres tú, el coronel blanco,
cara pálida, William Fetterman.

Tú, que no puedes amar a mis hermanos.
Tú, que defiendes caravanas de mineros
y expulsas a mis lakotas del Este, destruyes
en mis aldeas en la Gran Minnesota:
y escribes en tus anales: 1862 y 1863,
soy el que los extermino.

Con regimientos de Fort Phil Kearny,
Wyoming, yo los tendré en mis manos
y no quedará uno.

Sí, ya no tuve vecinos de paz,
nadie fraterno. Tú sacaste al criminal del guerrero
(el buen guerrero que yo fuí, cuando amaba
desde el Cielo y en él, era un corazón nube y agua).
Hoy soy Nube Roja / nube sangre / nube lágrima.

... porque tú querías oro y espacio, tú pervertiste
a tribus como Utes, Crow, Pawnees y Shoshones,
tú nos llevaste a las sangrientas batallas
fraticidas, territoriales, ventajeras
y, siendo joven, la inocencia se pierde.
Tú me hicíste tu terror, yo te batallo
porque tú me batallas y me despojas primero.

Yo soy Nube Roja, ahora no la voz,
ahora no la tranquila tarde que el sol tiñe,
ahora soy sangre, desde 1866, soy tu sangre
y tu amenaza, tu guerra,
lo que origina el odio.
Me despedazo como una nube que se destaja
como lágrima viva y baja a tierra,
a la nación Lakota,
baja a los campos mineros de Montana,
baja al sur de Colorado y a las navas
del Platte River, baja mi nube-lágrima
de Wyoming y el Sendero de Bozeman,
a todo el corazón sagrado de mi antigua Lakota
baja y baja y baja. Baja a matarte, Coronel.

Voy a atacarte durante todos los inviernos,
a partir de diciembre.
Me temerán los Garrington
por las Colinas Negras y la mitad occidental
de Sur Dakota, voy a llegar a Wyoming
y Montana y firmarán la paz en Fort Laramie.

Yo no estaré, junto a Caballo Loco
ni Toro Sentado; yo necesito ser lágrima
en los días que se rompan
los tratados y se quebrante a mi gente.

Es lo que me dice el Espíritu
en las Danzas Fantasmales
porque mi nombre es Nube Roja
/ lágrima de sangre.

No, yo no estaré en el juego de convenios
donde no hay palabra y la burla se impone
porque el agua al sol se seca
y hay que aprender a esperar la noche
en la Guerra Lakota...
Cuando se enfrenta a Custer y McGillycuddy,
Thomas Bland me será más sincero.

Me verás impugnar lo que han traído
en nombre del Gobierno: leyes rotas,
rotas promesas, rotos corazones,
rota la autoridad de mi pueblo.



*CARLOS LOPEZ DZUR. baudelaire1998@yahoo.com
De EL LIBRO DE LA GUERRA



-Carlos López Dzur, miembro de la Generación de Escritores y poetas del Setenta en Puerto Rico. Comenzó a publicar sus libros en los '80; educado en la Universidad de Puerto Rico, San Diego State University, Universidad de California y Montana State. La mayor parte de su obra expuesta en las redes de la internet. Estudió Historia y Filosofía Contemporánea. Tiene más de una veintena de libros escritos (prosa y poesía). Entre ellos, «Teth mi serpiente», «Tantralia», «Lope de Aguirre y los paraísos soñados», «Berkeley y yo», «El pueblo en sombras», «Heideggerianas» y otros. La Editorial Alebrijes publicó su libro poético «Yo soy la Muerte».





Correo:



Como una Aerolínea, el Sol en Prahuaniyeu*


Hoy supieron de la misteriosa Meseta del Somuncurá. Hoy supieron que la ruta transversal, desde El Alto Valle a Los Altares jamás fue construida.

Allí, triste paradoja, el Sol brilla como en pocos lugares en la Tierra.

Quizá alguno insistió e insistió con su teléfono celular de poder hablar, allí, en medio del más duro clima del Territorio Continental. Sí, seguro que insistieron con la señal así, como cuando estaban en un acto en 2003, en el profundo Valle de Ocloyas: Creían que inauguraban un teléfono e Internet por gracia nomás.

También habrán sabido que Los Menucos estaba en alguna parte, así como el apellido de la intendenta y ella misma, perpetuado casi como el nombre del movido Pueblo de la Línea Sur de Río Negro.

Prahuaniyeu, o Prahuaniyeo como acostumbran a pronunciar algunos locales sobre el final de todos los "niyeo" que hay por la zona.

Hoy se enteraron (algunos nuevamente), que los chicos van a la escuela en verano y no en invierno por allí. Hoy se enteraron que hay gentes por esos pagos que, ni siquiera, figuran en los mapas, salvo por el glorioso mapita satelital que estos días descubre todo, menos esos puntos raros y misteriosos del Primer Mundo (Tapaditos con simpáticas rayas nomás).

El ripio era eso, justo lo que accede a Prahuaniyeu. Eso que apenas comienza a ser Historia en la Ruta 23. Eso que muchos quisieran se convirtiera el resto del ferrocarril del Estado, la Línea Viedma - Bariloche.

Solo sopla el viento, pero no porque un vendaval sojero hubiera tocado esas tierras, sino porque la Madre Tierra así lo quiso alguna vez, a excepción del sobre pastoreo que supimos darle gracias a nunca asignar la propiedad a los 3.000 huincas y originarios que sufren la inmensa soledad de sus pocas
hectáreas. A los ingleses sí les dieron escritura, hace tiempo y a lo lejos.

Pero no, no es hora de rezongar. 22 son muertos por quien sabe que razón momentáneamente misteriosa.

Pero que si podía aterrizar? ahímasito nomás estaba el aeropuerto de Los Menucos, salvo se diera la gran casualidad, que desde que el Turco Memen bajó unos minutos en los '90, jamás lo volvieron a mantener. Ah! cierto, si Bahía Blanca, Base Aeronaval Estratégica no tiene balizas, qué las va a
tener ese pueblito de por allá!!!

No, no se preocupen, quedan unos 1.500 pueblos y parajes más que nadie conoce y que ni en el mapa figuran. No me pregunten cuántos tienen teléfono, allá por el 2006 eran más de 600.


*De Jorge de Mendonça. jorgedemendonca@gmail.com
- Ingeniero White - Buenos Aires



*

Inventren Próxima estación: CORBETT.


-Editor Responsable del Inventren: Urbano Powell. urbanopowell@yahoo.com.ar
http://urbamanias.blogspot.com/



-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar
-Para leer: http://inventren.blogspot.com/

El Inventren sigue su recorrido por las siguientes estaciones:

SANTOS UNZUÉ.

MOREA. ORTIZ DE ROSAS. ARAUJO.

BAUDRIX. EMITA. INDACOCHEA.

LA RICA. SAN SEBASTIÁN. J.J. ALMEYRA.

INGENIERO WILLIAMS. GONZÁLEZ RISOS. PARADA KM 79.

ENRIQUE FYNN. PLOMER. KM. 55.

ELÍAS ROMERO. KM. 38. MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.

LIBERTAD. MERLO GÓMEZ. RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA. JUSTO VILLEGAS. JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE. ALDO BONZI. KM 12.

LA SALADA. INGENIERO BUDGE. VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA. VILLA DIAMANTE. PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.



InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: