Wednesday, May 25, 2011

HERMOSOS PERDEDORES...



*Ilustración: Walkala. -Luis Alfredo Duarte Herrera- http://galeria.walkala.eu




PETIT PAYS*

Oi tonte sodade Sodade sodade
Oi tonte sodade Sodade sem fim Petit pays je t'aime beaucoup
Petit petit je l'aime beaucoup



Mi pequeño país.
Amor que viene desde lejos.
De aquí. De allá. De lejanos desiertos.
Amor que viene desde los salitrales de tu cuerpo.
De tus ríos de azufre. Desde el cobre.
De las dolientes muertes.
De las cuencas apagadas con cal.
Amor, mi pequeño país, abrázame.
Abrázame que hoy tengo frío.
Me duelen las goteras del techo.
Y la lengua descalza y los pies callados.
Abárcame que hoy huelo ausencia.
Me duele el aire que respiro.
El sudor de mi abuelo. Y la frente y la boca.
Y el ruido de los pasos de su padre cuando huyen.
Y las manzanas agrias de los pechos.
Una viudez de insomnio. Un mar ausente.
Mi padre con sus manos fariseas.
Rosa madre de carne deshojada.
Me duelen las lloviznas y los espejos rotos.
Mi pequeño país, mi paraíso.
Abrázame en tu soledad. Me duelen los vacíos.


Y te busco… y no te encuentro… y te añoro.
Y me arrodillo… e imploro.
Y una flecha de luz, emerge. Y se detiene.
Allí mismo, en el mismo lugar, se detiene.



(*)Canción interpretada por Cesária Évora.

*De Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar










Sombrero de copa*



*De Esther Andradi. esther@andradi.de



"...rara, como encendida"
para Alejandra Maass


Ahí estaba él con su sombrero adornado con frutas rojas -acaso eran frutillas- y rosas también rojas, émulo de Carmen Miranda rondando por las azoteas del vecindario. Se paseaba por los rincones contorneando sombrero y revoleando su cuerpo en rojo. Frambuesas caían en cascada sobre sus hombros, jugo de tomate le dibujaba las ojeras, oh, ese sombrero de rojos rotundos espejándose en la ventana. Se deslizaba sobre una alfombra de geranios que caían languidecientes a sus pies, el rojo era catarata de pulpas y diademas, guirnalda de rosas con espinas jugaban a cubrirle la desnudez -pero apenas- y la línea perfecta de su codo bailaba hacia el cielo. Raso. Rojo de sangre, vino tinto salpicando el techo, corcho en el aire, mermelada de frutilla.
Entonces vino la dama. Con su corazón atravesado por espadas, sostenía el cuerpo con los tres zancos de sus dolores: dolor del alma, dolor en su ilusión, dolor del dolor. Gasas negras, levemente agitadas por el viento, cubríanle sus heridas. La dama se plantó frente al sombrero y desenvainando su lengua, le podó las frutas una por una. Él se bebió el jugo derramado mirando amanecer entre sus piernas un balcón de malvones. Santa Rita de los pobres, bellas artes al alcance de los que tienen ojos para ver, lengua para beber, paladar para degustar. Se devoraron el resto de pulpa de tomate esparcido sobre los vientres lisos, buscaron y hurgaron y al derramarse el vino sobre la alfombra vieron la copa. Un recipiente de barro templado al fuego de algún infierno. Una copa donde cabía la mano y si insistían también un brazo y después probaron con meter un pie, y otro, y una pierna y al mismo tiempo se resbalaron por las paredes cavernosas de un abismo oscuro: la copa cobraba profundidad a medida que penetraban en ella.

Quiero ver que hay en la copa que vive, insistió la dama inquieta. Aquí se entra descalzo, ordenó Kasandra, que estaba de guardia -menos mal, ella se quedaba afuera- y acto seguido, se encargó de cuidar los zancos que la dama hubo de quitarse. Cuando comenzaron el descenso un vaho húmedo de menta y azafrán casi la desmaya, pero siguió amarrada a su sombrero mientras se deslizaban en un lago de espuma que olía a romero y a miel.
No reconocieron aquella voz que daba consignas en el escenario. De un extremo a otro de la cavidad en penumbra, una niña arrojaba una esfera detrás de la otra, que desafiando las leyes de la física, discurrían lentamente en el aire, deteniéndose por un instante, para después seguir su curso y desaparecer por el otro extremo. En su recorrido, las esferas eran recogidas por otras niñas que se las iban pasando hasta volver a la primera -¿o era la última?-, que volvía a arrojarlas. Absortas en la elipse que trazaba el transcurrir de una y otra esfera, no parecía importarles otra cosa. Cada vez que una esfera se detenía en el aire, se iluminaba una vitrina: así fue pasando Ishtar transformada en madrina de Ifigenia, y con la lluvia de la retama se abanicaba Safo, pero no hubo ni habrá flor de loto como aquella donde Dionisios se embarcaba con Ariadna. Dejalo que trabaje, le susurraba, refiriéndose a Teseo obsesionado con treparse al trono. Nosotros descansemos, reina, le decía. Y su aliento de dios le rozaba el lóbulo de la oreja.
Tantearon los bordes con sus manos, y al tiempo percibieron el aire cálido de un entrepiso desparejo que abría puertas y compuertas, y comenzaron a buscar cualquier cosa para saciar el hambre descomunal que traían. ¿De qué color es la ambrosía? Se sabe, la batalla requiere de soldados, y la sobremesa de postres, y el sombrero se llenó de miel, jugo de tomate, frambuesas, frutillas, sandías, oscuros higos del verano, mientras la copa seguía iluminándose entre esfera y esfera, dispuesta a ofrecer delicias para aplacar con todo la sed y el hambre de caminantes sin zancos. La dama entonces se acurrucó sobre la superficie cálida, tomó el sombrero en sus brazos, fue trozando frambuesas y guindas, y llevándoselas a la boca disfrutó. Como la primera vez.
Al ágape fueron llegando de a una, y ocuparon un sitio ya dispuesto: aquí, se sentó aquella con fama de matar a sus propios hijos, allá, la otra que aguantó las infidelidades de Zeus, y de este lado María del Mar, madre de dios, mientras la dama y el sombrero seguían en lo suyo, comiendo y bebiendo aquello que deseaban, sintiendo que el cuerpo se ensanchaba y el espíritu inquieto se regocijaba. ¿Habrán visto acaso cómo se abanicaban las Ménades después de un corte limpio de razones, descolgarse del trapecio a los Sátiros, a la Cabra saltando como tromba hacia el monte? ¿Habrán oído blasfemando a Teseo que en vano buscaba al Toro de las Pampas? ¿Oyeron el temblor de las muñecas de Ulises cuando supo que sus marineros perdieron el rumbo? ¿Y las historias lascivas de Circe? ¿Vieron acaso los muslos de Hermes, palparon los cuernos erectos del Minotauro, el trasero de Zeus?
Todo indica que ellos ni se enteraron. Comieron y bebieron, y después se acomodaron en el pecho del árbol que les recogió el cuerpo con las ramas, hamacándolos hasta que se durmieron. Al clarear el alba, las incursiones de un gato curioso los despertaría. Envueltos en una manta, roja, con vino hasta en la frente, escaparían de aquel hotel de mala muerte. Ladrones de azoteas, viviendo en las cornisas, en la estampida no reconocerán la voz que ordena el escenario, una niña arrojando una esfera, y en la vitrina, por un instante iluminados, ella y su sombrero.



***

Esther Andradi. Nació en Argentina, estudió Ciencias de la Comunicación en Rosario y en 1975 emigró al Perú. En Lima ejerció el periodismo escrito y publicó su primer libro. En 1981 viajó a Berlín donde escribió guiones y reportajes para la radio y la televisión alemanas. En 1995 regresó a Argentina y vivió en Buenos Aires siete años. Desde 2003 reside nuevamente en Berlín. Ha publicado testimonio, cuento, poesía, ensayo y novela, y ha sido traducida al alemán y al inglés. Autora de Ser mujer en el Perú, Come, éste es mi cuerpo, Chau Pinela, Tanta Vida, Sobre Vivientes, Berlin es un cuento. Antologías: Comer con la mirada, Vivir en otra lengua y Miradas sobre América. Crónicas de viaje, exilio y migración


-Sombrero de copa enviado a Aurora Boreal® por la escritora Esther Andradi.

*Fuente: AURORA BOREAL. http://www.auroraboreal.net/index.php?option=com_content&view=article&id=802:sombrero-de-copa&catid=81:puro-cuento&Itemid=198










EN OCASIÓN patriótica*



Escribiendo de corrido
dejo que las palabras fluyan
nombrando, señalando, cantando.


Y en ese fluir vienen imágenes
fuertes y claras
del patio de infancia y los barriletes
de los troperos arriando ganado
del paso de los trenes
de la voz de mamá llamándome a merendar
de mi padre, con su victrola
sus discos de pasta
y el inglés a distancia.
Hablaba y leía inglés, mi padre.


Y viene ese vocear de los piamonteses
a los gritos
para hablarse de campo a campo
en un idioma mezclado
enriquecido por la cotidiania
y vienen sus manos callosas
haciéndome caricias en la memoria.


El camino a la escuela, terroso, se dibuja en mis recuerdos;
lo hacia bajo la sombra de los eucaliptos
el cotorreo de los loros
el mugido de los animales en el brete
el paso del tren;
y se dibujan:
la vocinglería de los recreos
la primera pelea, nena de por medio,
a puño limpio con mi amigo
el aljibe del florido patio central donde acudíamos sedientos.


Esa enorme sensación de estar lejos
sumidos en la inmensidad
de un horizonte que se prolonga
y sigue, y sigue
y que me habita desde siempre.


Y la otra escuela, la del pueblo vecino, hoy ciudad de Ceres
ferrocarrilero
con su enorme patio, el huerto, el jardín
y nosotros, laboreando en ellos
aprendiendo el idioma de la pacha.


La patria se me cuelga en la bici
en la matinée de los domingos
en los picados de fubol
en los juegos nocturnos, bajo el farol,
el de la esquina y en verano.


La patria se me filtra en el glostora tango club,
en el partido de los domingos,
allá en Buenos Aires,
prendidos a la radio,
en los personajes de Sandrini.


Y, sí. Se ensombrecía en el rostro de mi padre
seguidor de Irigoyen
ante cada golpe militar.


Y volvía ella, toda oriunda, elevándose
frente a casa
en el globo aerostático
inmenso que, al soltar amarras,
se perdía de nuestras miradas
en la vastedad cielar.
Porque la patria era esa vastedad
de cielo y pampa sinfín.
Todo lo demás era una lejanía difusa
inabordable
cercana sólo con sus nombres de ciudades
de ciudades tragahombres
vigorosas
enormes…


De todo ese amplio patio de infancia
donde se dibujo la patria
quedaron nombres:
Mataco, Don Cárdenas, Galeano
El Loco Díaz, don Jakich…
peones de laboreo, carreros, ferroviarios, campesinos.


Es el lugar donde aprendí a mirar el mundo
a tocar la tierra,
a oír sus cantos
“…y retumba, retumba un bombo en mi corazón”
a disfrutar los bailes –folclore, tarantela, tango-
a saber que la muerte nos visita a diario
y que la vida se renueva otro tanto
a entender que el trabajo dignifica y saber que hubo,
además, gente que lucho por ello.


Hablar de patria es hablar de matria.
Aquello que en su cuenco nos engendró
nos dio un lugar en el mundo,
nos alimentó y creyó en cada uno.


La que nos dio nombres como identidad incipiente
nombres que hicieron surgir con el primer golpe de cincel,
en la piedra a pulir, el perfil de su rostro.
Y hablo de Belgrano, San Martín, Castelli, Moreno,
French, Berutti, Saavedra, Laprida, Rivadavia,
y sus ideas encontradas en el filo del primer golpe.
Pero allí están.


Hablar de matria es, también, hablar de dolor,
de ausencia puras y brutales.
Fue cuando ella me mostró el otro rostro
como el dios hindú, Krishna, lo hizo
al príncipe Shidarta
y éste suplicando que vuelva al que él conocía.


No hay retorno.
No hay retorno de los Dorregos fusilados.
¿Por cuántas Ligas Patrióticas?
¿Por cuántas triples A?
Y uno anota en su impávida memoria:
Campaña del desierto
Patagonia Rebelde
Forestal
Talleres Vasena
Plaza de Mayo
Trelew
Treinta mil…
y siguen.



Y uno espera que ese rostro no vuelva
Y sabe que no es así
que hoy es paco, bolsita aspirada
marginado
laburo a destajo…



Y se vuelve al patio de infancia
donde la matria se dibujó
y cual loco del aire, uno la muestra,
dice que es posible, que otra matria es posible
con sólo estirar los brazos y las manos abiertas
como el globo aerostático
elevándose
en otro cielo.



*De Cacho Agú. oscarcachoagu@yahoo.com.ar








Efímero tiempo de amor*


Te fuiste como llegaste
sin pensar siquiera
en los vestigios que dejan los daños.


Eso quedo claro,
y lo acordamos en principio.


_No fue tiempo vano.
Nos dijimos y partimos.


Nada dejamos.
Nada derrochamos.
Germinada la semilla,
creció el árbol.
Y ya maduro el fruto
de su jugo nos embriagamos.


Fugas promesas de amantes,
efímero tiempo de amor.
Momento.
Fragmento.
Camino alterno
que su fin encontró,
Así fue y allá quedo,
traspapelado en el tiempo.
Hermoso tiempo vivido.
Efímero tiempo de amor



*De Alfredo Castelli. castelli700@hotmail.com
-MARIA JUANA. PCIA DE SANTA FE.







Noviembre*



Con espumas de manzanilla
la siesta va vestida,
blanca blanca la pollera
blanca blanca y amarilla.

Cintos de alambre afinan su talle
y pajaritos azabache
le prenden sus hebillas.

Bajo su blusa de trigo
una langosta late
porque el sol la mira
y porque no la mira.

El viento tumba y eleva las espigas.

Verdecito corazón
Ay, que el sol la mira
y que no la mira...

Por el aire por el aire
la siesta va vestida
con blusa de verde trigo
y pollera de manzanilla.

El viento tumba y eleva las espigas.

En su pecho
una langosta late enamorada...

por el sol
que la mira y no la mira.



*De Teresa Guzzonato.
-poeta santafecina-
-Enviado para compartir por Elsa Hufschmid. elsahuf@yahoo.com.ar





Inventren Próxima estación: CORBETT.
Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar
http://inventren.blogspot.com/


-Editor Responsable del Inventren: Urbano Powell. urbanopowell@yahoo.com.ar
http://urbamanias.blogspot.com/


El Inventren sigue su recorrido por las siguientes estaciones:

- SANTOS UNZUÉ.

- MOREA.

- INGENIERO DE MADRID
(CON COMBINACIÓN EN EL FERROCARRIL PROVINCIAL
CON DESTINO LA PLATA O MIRAPAMPA)


-ORTIZ DE ROSAS.

-ARAUJO.

-BAUDRIX.

-EMITA.

-INDACOCHEA.

-LA RICA.

-SAN SEBASTIÁN.


-J.J. ALMEYRA.

INGENIERO WILLIAMS.

GONZÁLEZ RISOS.

PARADA KM 79.

ENRIQUE FYNN.

PLOMER.

KM. 55.

ELÍAS ROMERO.

KM. 38.

MARINOS DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO.


LIBERTAD. MERLO GÓMEZ. RAFAEL CASTILLO.

ISIDRO CASANOVA. JUSTO VILLEGAS. JOSÉ INGENIEROS.

MARÍA SÁNCHEZ DE MENDEVILLE. ALDO BONZI. KM 12.

LA SALADA. INGENIERO BUDGE. VILLA FIORITO.

VILLA CARAZA. VILLA DIAMANTE. PUENTE ALSINA.

INTERCAMBIO MIDLAND.



InventivaSocial
"Un invento argentino que se utiliza para escribir"
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/



Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar




INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar


Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus propuestas de escritura.

No comments: